GuidePedia

0


Son muchos los que le han preguntado a Ashley Tisdale si está embazada, ya que ha ganado peso. Algo que la actriz ha desmentido de manera muy alegre, comentando que: “La presión para ser perfecta es una lucha. No, no estoy embarazada, estoy feliz y no he sido estricta con mi dieta, pero gracias al recordármelo

Con un busto más generoso y una silueta en realidad hermosa, muchos pensaron que el cambio se debía a una maternidad que ella no había confirmado ni aceptado todavía. Ahora, ya con el rumor fuera de circulación, Ashley ha aprovechado las redes sociales para hablar de sus hábitos, esos que hacen que sea mucho más fácil llevar una vida sana y repleta de dicha.

Según sus propias palabras: “Cualquier actividad física ayuda a la salud y también es un buen calmante para el estrés. Los lunes, miércoles y viernes trabajo con mi entrenador, Jason Walsh. Kickboxing los jueves. Y voy a exprimirme a una clase de yoga los martes.”


Publicar un comentario

 
Top