Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El Turismo como alternativa para la educación ambiental

Resumen: El surgimiento del Turismo como actividad económica, así como su constante dinamismo ha surtido de beneficios monetarios a varios países, directa o indirectamente; pero esta actividad multisectorial ha acarreado en cierta medida el desgaste medioambiental de los centros de actividad...

Publicación enviada por Edianny Carballo Cruz




 


RESUMEN
El surgimiento del Turismo como actividad económica, así como su constante dinamismo ha surtido de beneficios monetarios a varios países, directa o indirectamente; pero esta actividad multisectorial ha acarreado en cierta medida el desgaste medioambiental de los centros de actividad turística y de sus comunidades aledañas.

Estos impactos negativos sobre el medio están muy relacionados, entre otros factores, con la presencia de visitantes con costumbres carentes de conciencia y cultura ambiental; sin embargo, para corregir estos efectos mediante el presente trabajo pretendemos hacer del Turismo en una herramienta para instruir al visitante con hábitos conservacionistas hacia el entorno; utilizando como vía de acceso para llegar a las personas y educarlas ambientalmente para lograr el cambio social en los turistas a partir del desarrollo de valores, actitudes y habilidades para asumir una responsabilidad ambiental, convirtiéndose así el Turismo en un disparador de situaciones que se pueden materializar en "buenas prácticas" (no arrojar basuras, cuidar los árboles, etc.) o en nuevas demandas que obliguen al mercado a tomar medidas de control.

INTRODUCCIÓN
El turismo es una actividad multisectorial que requiere la concurrencia de diversas áreas productivas —agricultura, construcción, fabricación— y de los sectores públicos para proporcionar los bienes y los servicios utilizados por los turistas. No tiene límites determinados con claridad, ni un producto tangible, sino que es la producción de servicios que varía dependiendo de los países.

Esta actividad económica se ha desarrollado a grandes pasos, convirtiéndose en la industria con tasa de crecimiento más elevadas a escala mundial. Este crecimiento ha tenido también impactos directos en otros sectores o ramas como el transporte, la industria, la producción de alimentos y proporciona además volúmenes de ingresos considerables, sin embargo, el crecimiento del turismo a escala internacional ha acarreado problemas, sobre todo en lo referente a su impacto en las sociedades y en el medio ambiente.

Donde el Turismo va actuar como el disparador de situaciones para llegar al visitante durante su viaje o estadía de manera que se infunda en él el conocimiento, el desarrollo de diferentes respuestas ante la educación ambiental; siendo el desafío de esta promover una nueva relación entre el turista y su entorno, a fin de procurar a los visitantes actuales y futuros un desarrollo personal y colectivo más justo, equitativo y sostenible.

La educación ambiental se ha diversificado y hoy son muchas las vías y alternativas que se emplean para lograr mayor masividad y efectividad, conociendo además que el cúmulo de de oportunidades que brinda la industria turística relacionados con el contacto directo con la naturaleza y su preservación.

En nuestro trabajo analizamos al Turismo como una importante herramienta para formar a un cliente ambientalmente educado y mediante el mismo pretendemos diseñar la conducción del Turismo caracterizando y potenciando el cuidado del entorno y los recursos naturales como una alternativa para contribuir a la Educación Ambiental.

DESARROLLO

LAS CARACTERÍSTICAS DEL TURISMO HACIA EL SIGLO XXI. MEGATENDENCIAS GLOBALES:
El envejecimiento de la población europea o de las naciones industrializadas demandará otros productos turísticos. Se supone además un aumento en demandantes mujeres independientes, sin pareja y un aumento en las familias tardías, parejas mayores con hijos pequeños. Esto indudablemente requerirá de nuevos servicios.

Entre las tendencias culturales se denota ya un aumento en la calidad exigida por el turista, una maduración como consumidor. Este reclama, mayor y mejor información, calidad del producto (servicios e instalaciones), calidad del entorno, y en los servicios públicos que necesita. También la personalización de los viajes de acuerdo a las expectativas y no los tours estandarizados. Se trata de una búsqueda personal, en la que se puede desarrollar un tratamiento mucho más adecuado respecto del ambiente.

La diversificación motivacional aún será mayor, donde empiezan a surgir nuevas demandas, con planteamientos más dinámicos, microproductos, etc. Esto se asocia a un turista más activo y participativo, que le gusta decidir sobre sus vacaciones, quiere ser activo en su viaje, con demanda de actividades lúdicas, deportivas, ya sea como accesorio o motivo de viaje.

Justificado lo anteriormente planteado, están las palabras de varias autoridades del Turismo a nivel internacional al referirse a las nuevas tendencias de la demanda en el mundo:
“… Ciertamente, los nuevos destinos turísticos deben acomodarse a los nuevos intereses de los turistas que parecen ser menos hedónicos y más cultural, social y ecológicamente informados” .
“… El turista quiere ver cosas nuevas, pero además el turista, y esto lo dicen las cifras de la Organización Mundial del Turismo, quiere protección ambiental, ¿qué significa esto?, que quiere ver lo auténtico, no lo de plástico, quiere ver los pueblos, los mercados y la gente, el medio ambiente que no es nada más el medio natural, también es el medio histórico y el medio social…”

Existen también megatendencias económicas, entre ellas el aumento en la renta de los consumidores de servicios. Esto es una manifestación lenta que solo se ha alcanzado en algunas áreas. No obstante es positivo su avance paulatino porque augura una mayor seguridad. La expansión comercial también es fundamental porque posiciona al comercio del turismo en otro rango dentro de la economía y por supuesto a nivel competitivo. Esto va de la mano con la evolución de los tipos de cambios y la incertidumbre que eso provoca aún hoy. Lo anterior se asocia al flujo de las inversiones y la aparición de centros de crecimiento acelerado, no controlado, con la formación de enclaves, que hay que evitar. América Latina se está convirtiendo en receptora de estas situaciones.

La mejora en los sistemas de transporte y telecomunicaciones acelera los procesos asociados al turismo y beneficia procesos de cambios en materia ambiental. Indudablemente esto requiere de una buena gestión.

En términos de tendencias políticas, la incorporación de nuevos territorios al escenario mundial abre el juego a la competitividad y a la diversificación a la que irremediablemente todos los destinos se enfrentan.

La OMT ha reconocido una sensibilización del turista por aspectos ambientales. Este factor va más allá de la diversificación motivacional, es una valoración incluida dentro de las grandes tendencias del mundo actual. No solamente hay un conjunto de turismos específicos de base medioambiental, sino que cualquier actividad turística tiene que considerar su aspecto ambiental. Desde esta perspectiva podemos distinguir cuatro maneras distintas de intervenir el medioambiente en la oferta turística.

1) Como motivación exclusiva, lo que ha dado el Ecoturismo o turismo de la naturaleza.
2) Teniendo en cuenta el ambiente, como principal factor pero no único. Ejemplo de esto es el Turismo rural, incluyendo en este caso el concepto ambiental desde la antropología.
3) Cuando el aspecto ambiental tiene el carácter complementario. Aquí, el entorno se convierte en un espectáculo, con una duración y un entorno limitado (parques temáticos, delfinarios, acuarios), etc.
4) Cuando el medio ambiente entraría formando parte, de algún modo, de los productos y servicios concretos. Hoteles con energía alternativa, restaurantes con productos ecológicos, transportes no contaminantes, etc.
De una u otra forma todo esto contribuye en la educación ambiental.

IMPACTO DEL TURISMO SOBRE EL ENTORNO:
La información acerca de las repercusiones ambientales del turismo tiene dificultades conceptuales y metodológicas similares a aquellas relacionadas a la dimensión holística del medioambiente. La investigación sobre las repercusiones del turismo es tópicamente desigual y particularmente escasa acerca de la calidad del suelo, del aire y del agua. La mayoría de los estudios se refiere a los efectos que ejerce el turismo en un componente ambiental particular. América Latina carece de estudios regionales sobre su situación y faltan evaluaciones previas del impacto de los proyectos.

El turismo puede afectar las áreas naturales como las construidas y habitadas. De lo poco que se ha investigado sobre esto último se reconoce que en ocasiones el turismo genera:

Contaminación arquitectónica: a menudo se ha fracasado al querer integrar la infraestructura de sitios o de lugares turísticos con las características del ambiente natural, provocándose así "choques" entre el medioambiente construido y el propio de la zona.

Urbanización y postura: la urbanización responde a los diferentes paisajes, ya se trate de ambientes costeros (lineal), a lo largo de valles y rutas escénicas, en áreas de tierra interior. En ocasiones esto no se respeta, las áreas permanecen mucho tiempo deshabitadas, etc.

Sobrecarga de infraestructura: se manifiesta cuando la intensidad de las visitas supera la capacidad de la infraestructura prevista. Esto a su vez trae aparejado contaminación y posibles consecuencias en la salud.

Segregación de residentes locales: la separación espacial de las áreas turísticas del resto del centro turístico o en los alrededores del campo conlleva, en ocasiones, a una segregación social.

Congestionamiento de tráfico: esto ha surgido como una de las consecuencias más significativas del desarrollo de centros turísticos. El incremento del congestionamiento de tráfico, sobrecarga de tráfico.

PROBLEMÁTICAS ASOCIADAS AL ACCESO Y NÚMERO DE LOS ESTACIONAMIENTOS
Es cierto que el equipamiento hotelero y los servicios de apoyo, así como las residencias privadas, son las principales fuentes de descargas residuales en muchos de los desarrollos turísticos. Detrás de esto se identifica la presencia de una sociedad que usando los recursos del entorno como atractivo, les otorga además la categoría de receptor de sus propios desechos.

Además de los que operan y gestionan con los recursos turísticos, existe una categoría que no debe ser descuidada en una visión integral del turismo como del desarrollo de los destinos turísticos; es el turista. Entendiendo a este como aquel que visita un lugar que no es el de su residencia habitual, con la convicción de abandonarlo, y que permanece en este determinado tiempo (horas, días, semanas, etc.). Se incluye entonces a los excursionistas o visitantes.

Los individuos que integran los flujos turísticos, hoy en día en mayor medida, provienen de lugares en donde se sienten sometidos a un ritmo exigente, generado por su rutina diaria. En tales condiciones se trasladan al lugar de sus vacaciones con la intención de "dejar atrás los problemas" y dispuestos a variar sus patrones de comportamientos diarios en virtud de un "cambio de aire".

La suciedad en las playas y la contaminación del mar reflejan que existe cierto sentido de "irresponsabilidad" hacia el entorno. La misma ineficiencia en los servicios de los destinos, o la apariencia "sucia" de algunos lugares, donde existe desorden o residuos por doquier, estimulan conductas evasivas. En definitiva se multiplica el problema porque la anarquía exterior que perciban los turistas les resulta en una tendencia a sumarse a esta.

En América Latina el problema se vislumbra tanto en el camping como en las áreas protegidas. El hombre puede ser un depredador consciente o inconsciente, y provocar innumerables daños (en la fauna, flora, etc.). En ocasiones las reservas naturales se convierten en focos de problemáticas ambientales, propias de lugares que no poseen una gestión ambiental adecuada.

Algunos psicoanalistas analizan al turista como un individuo capaz de transformar su comportamiento, adaptándose a múltiples situaciones. Un ser, que producto de las circunstancias, también desarrolla una capacidad de aprendizaje de determinados aspectos, los cuales en su vida cotidiana pasaría por alto; o por el contrario reacciona frente a determinadas situaciones que cotidianamente controla.

La evolución social y cultural conlleva innegables efectos sobre la calidad ambiental. Un papel relevante en esta evolución lo tiene el crecimiento demográfico y las necesidades que trae aparejadas. En algunos sitios, en la medida, en que la crisis ambiental va en aumento, la conciencia pública despierta y se manifiesta de diversas formas, denunciando situaciones que perjudican los productos turísticos, o productos turísticos que perjudican los destinos.

Como los destinos turísticos tendían a parecerse, en todo sentido, incluso en la decadencia que sufrían, y no se reciclaban ni mejoraban en calidad, empezaron a surgir demandas de nuevas alternativas. Pequeñas empresas primero, y grandes tour-operadores en la actualidad son beneficiarios de esta tendencia creciente.

Ahora bien, también los llamados turistas tradicionales, plantearon exigencias claras a los destinos y urbanizaciones ya conocidas. La calidad se convierte en una exigencia de la demanda que obliga a incorporar, incluso, la variable ambiental (Se reclamo por ejemplo: bajo nivel de ruido, control de la fauna nociva para el hombre, equipamiento autentico asociado al entorno, más información de los recursos y los atractivos, visitas a ecosistemas seguros, entre otros). Una nueva dinámica que incorpora a sitios y emprendimientos específicos, pequeños, con alta creatividad y acogida, atención personalizada.

En la medida que aumenta el interés por conocer acerca de la naturaleza, en igual proporción se requiere mayor información para satisfacerlo. En parte, esta es proporcionada por los medios masivos de comunicación, por la literatura ambiental, las asociaciones y fundaciones de diversas clases, incluso las experiencias personales, etc. De este modo se estimula la necesidad de profundizar tanto en conocimientos teóricos como en experiencias prácticas relativas al manejo de un turismo en equilibrio con el ambiente. A la par se han ido multiplicando centros cuya finalidad se orienta a la formación y educación ambiental, fomentando una serie de programas que buscan un cambio de actitud de las personas en sus relaciones con la naturaleza (ya sea desde el punto de vista de los profesionales del turismo como de las personas en general).

Es clara la importancia del turismo y de sus impactos sociales económicos y territoriales en la estructura previa de los lugares sobre los que se desarrolló y a los que influye directa o indirectamente. El turismo es constructor de paisajes en términos de gestión, con creación de composiciones territoriales, con cambios de la perspectiva y de percepción. Se ha convertido en un elemento clave para la mejora de la calidad de espacios degradados y la valoración del patrimonio, o por el contrario el causante de espacio degradados, muy artificializados y fuera de contexto.

Respecto a la gestión ambiental se buscan medidas de reducción de impactos que se apoyan en cambios asociados con el tipo de turismo (adecuación de los recursos para soportar la presión, limitación en el número de visitantes y educación ambiental a largo plazo, como mecanismo de cambio de modelo). Hay que hablar de calidad ambiental desde los mismos operadores, no solo en áreas receptoras, porque es evidente la gran importancia futura de las versátiles formas de educación, sensibilización e información relativas al medio ambiente, de las que forman parte, sin duda muchas formas de turismo.

El turismo también gestiona el paisaje, como recurso, fruto de la interrelación físico-ecológica, y cultural, sintetizando la actividad turística y el medio ambiente.- Se apoya en la dialéctica del espacio turístico como espacio de producción y espacio de consumo a la vez y hay que evitar un consumo excesivo. En las políticas de ordenación del territorio, el paisaje ha estado ausente muchas veces en la gestión del medio y protección del patrimonio. En tal sentido se cuenta con algunas experiencias de regeneración paisajística.

En conclusión se busca la definición de modelos de desarrollo para espacios con potencialidades, en las que se intenta lograr el dinamismo económico con la preservación de valores y patrimonio cultural. Se plantea además una propuesta metodológica para la planificación de los espacios turísticos con la definición de objetivos primarios, y específicos.

Explotar con "inteligencia local" las ventajas de la atracción turística que posea el espacio en cuestión, en el marco de la sostenibilidad y el consenso.

EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL TURISMO:
La Educación ambiental adquirió auge a partir de los ´70 cuando la degradación ambiental comenzó a considerarse como un problema social. De esta forma desde el Coloquio Internacional sobre Educación relativa a Medio ambiente (Belgrado 1975), hasta la Conferencia Internacional de Medio Ambiente y Sociedad (Tesalónica, 1997), se ha avanzado desde el punto de vista teórico y práctico en el campo de la educación ambiental.

El desafío de la educación ambiental es promover una nueva relación de la sociedad humana con su entorno, a fin de procurar a las generaciones actuales y futuras un desarrollo personal y colectivo más justo, equitativo y sostenible.

Podemos decir que la educación ambiental (formal y no formal) es por sobre todas las cosas una educación para la acción, desde una aproximación global e interdisciplinar, facilitando así un mejor conocimiento de los procesos ecológicos, económicos, sociales y culturales.

¿CÓMO A TRAVÉS DEL TURISMO PODEMOS CONTRIBUIR A LA EDUCACIÓN AMBIENTAL?
Con el turismo podemos contribuir con la educación ambiental desde el momento mismo que el turista decide emprender viaje porque es cuando se convierte no sólo en un futuro cliente, sino también en alumno porque con la provisión de información que seamos capaces de darle de nuestro entorno y del cuidado de este; podremos lograr que un grupo social, o un individuo partiendo del conocimiento de su realidad inmediata, logre cambios de conciencia, de actitud y de conducta, y mediante un método de análisis crítico, fomente su propia responsabilidad y participación en la solución de los problemas ambientales en cooperación con el resto de la población.

De modo que el turista sea capaz de transformar su comportamiento durante el viaje o su estadía al desarrollar diferentes respuestas ante las situaciones y ambientes por donde se mueve y a los que percibe de forma diferente a lo habitual. Muchos de estos aspectos en su vida cotidiana pasarían por alto. Por lo tanto utilizando el Turismo como vía de acceso para llegar a las personas y educarlas ambientalmente podemos lograr el cambio social en los turistas a partir del desarrollo de valores, actitudes y habilidades para asumir una responsabilidad ambiental, convirtiéndose así el Turismo en un disparador de situaciones que se pueden materializar en "buenas prácticas" (no arrojar basuras, cuidar los árboles, etc.) o en nuevas demandas que obliguen al mercado a tomar medidas de control. (Figura 1)

Tal como se señaló la educación ambiental es un proceso mucho más abarcativo y complejo, no obstante, desde las actividades recreativas, turísticas y deportivas, se puede educar en el respeto a otras culturas, otras formas de organización social, otros recursos u otras formas de ver el mundo.

Figura 1. Relación entre el Turismo y la educación ambiental.


CONCLUSIONES
• Indudablemente el turismo puede contribuir en la generación de actitudes responsables frente al ambiente, mediante la percepción de las problemáticas y la valoración de los diferentes espacios, culturas, idiosincrasias, etc. Esto es parte de la tarea formadora, que se asocia a una educación ambiental que va más allá de los límites formales. Promueve la movilización de la gente para que a partir de sus conocimientos y experiencias contribuyan, directa o indirectamente en el cuidado y la preservación del medio ambiente que visitan, y de su propio entorno.
• Se vislumbran una serie de situaciones nuevas en la relación turismo-ambiente. Estas apuntan al desarrollo sustentable, pero aún no se han alcanzado los propósitos que este plantea. Existen muchas formas de dotar a las diferentes modalidades de turismo, de un matiz ambiental (gestión de productos, itinerarios, información). Si esto se logra, el turismo que es una actividad en expansión, logrará aprovechar su capacidad transformadora de forma positiva y será una herramienta válida que contribuirá en la educación ambiental.
• Existen muchas formas de educar, incluso a partir de los errores que a veces el turismo ha cometido. También proponiendo sencillas maneras de revertir esta situación, e intentando hacer de las formas de ver el mundo una: la del equilibrio y la responsabilidad de todos.

BIBLIOGRAFÍA.
- BONILLA, Luis, Contenidos programáticos y formación ambiental en la escuela. Formación Ambiental. Red de Formación Ambiental para América Latina y el Caribe. PNUMA. Vol.8 Nº19 Abril- Agosto. 1997.
- BOULLON, Roberto. Ecoturismo y sistemas naturales urbanos. Colección Temas de Turismo. Buenos Aires. Argentina. 1993.
CASASOLA, Luis. Turismo y ambiente. Ed. Trillas. Turismo. México. 1990.
- DE FELICE, J., A. GIORDAN y Ch. SOUCHON. Enfoque interdisciplinar en Educación Ambiental. UNESCO- PNUMA.
Capítulos 1, 2 y 3. 1994.
- FOLCH, Ramón. Ambiente, emoción y ética. Actitudes ante la cultura de la sostenibilidad. Ed. Ariel. S. A. Barcelona.
España1998.
- HOUSTOUN, Helena. Proyectos verdes. Manual de actividades participativas para la acción ambiental. Biblioteca Ecología. PLANETA. 1994.
Informe de la OMT sobre las decisiones más importantes de la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en el Turismo (1999). Marzo de 2000.
- TIPS sobre Tendencias del Turismo en el Caribe y en el mundo.

AUTORA
Edianny Carballo Cruz.
Ocupación. Estudiante de cuarto año de Licenciatura en Turismo.
Centro. Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Ciego de Ávila.
País: Cuba
Teléfono Particular. 505237
Correo. edianny@turismo.unica.cu
pfr_elme@rect.unica.cu

Universidad de ciego de Ávila.
Facultad de Ciencias Económicas. Carrera de Licenciatura en Turismo.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados