Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La Doctrina Unicitaria de Dios La Pesadilla Modalista

Resumen: De acuerdo con la teologia modalista de los unicitarios, Dios es uno y no existen posibilidades de pluralidad dentro de la unidad de Dios. Creo que esta es una justa definicion del fundamento de la teologia de los unicitarios. El Padre, el Verbo y el Espiritu Santo, son titulos que se refieren al mismo ser. El Padre, el Hijo y el Espiritu Santo son solo titulos, roles, manifestaciones, modos de actividad, o aspectos relacionales para con los hombres.

Publicación enviada por Pablo Santomauro




 


De acuerdo con la teología modalista de los unicitarios, Dios es uno y no existen posibilidades de pluralidad dentro de la unidad de Dios. Creo que ésta es una justa definición del fundamento de la teología de los unicitarios. El Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, son títulos que se refieren al mismo ser. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son sólo títulos, roles, manifestaciones, modos de actividad, o aspectos relacionales para con los hombres. Esto es, ligeramente editado para ahorrar espacio, lo que David Bernard dice en Essentials of the Oneness Theology, p.8.

Analicemos cuidadosamente ciertos aspectos peculiares de la doctrina unicitaria:

1)          ¿Quién es el Padre en la teología de los pentecostales unicitarios?

Dejemos que los unicitarios mismos contesten esto. He aquí dos citas de David K. Bernard, teólogo máximo del movimiento (David K. Bernard ya no está afiliado a la Iglesia Pentecostal Unida) :

“El Padre es Dios mismo -- Dios en toda su Deidad. Cuando hablamos del Espíritu eterno de Dios, nos referimos a Dios mismo, el Padre” [1].

“Si hay un solo Dios y ese Dios es el Padre (Malaquías 2:10), y si Jesús es Dios, entonces, lógicamente se deduce que Jesús es el Padre”[2]. Por un análisis del error de este razonamiento de Bernard, ver nota [3].

A los efectos de nuestro análisis podemos resumir este punto diciendo que según Bernard, Dios es el Padre. Cuando el unicitario escucha o lee la palabra “Dios”, automáticamente piensa en el “Padre” y viceversa.

2)         ¿Quién o qué es el Verbo en la teología unicitaria?

Aquí encontramos dos posiciones contradictorias en la teología unicitaria. Mientras que unos dicen que el Verbo es el mismo Padre [4], otros, la mayoría a nuestro entender, enseñan un Verbo impersonal:

“El Verbo o Logos …. el plan o pensamiento de Dios …… expresado en la carne, que es en el Hijo. ¿Cuál es la diferencia entre los términos Verbo e Hijo? El Verbo tuvo pre-existencia y el Verbo era Dios (el Padre) – perteneciendo a Dios de la misma forma que la palabra de un hombre pertenece a ese hombre ----  por lo cual podemos usarlo (el término Verbo) sin referencia a la humanidad. Sin embargo, el Hijo siempre refiere a la Encarnación y no podemos usarlo cuando el elemento humano está ausente. Aparte de un plan preordenado en la mente de Dios, el Hijo no tuvo una pre-existencia antes de su concepción en el vientre de María. El Hijo de Dios pre-existió en pensamiento pero no en sustancia. La Biblia le llama a este plan pre-ordenado, el Verbo (Juan1:1,14).”[5]

 Nota: Si usted tiene la impresión de que las cosas se van complicando en esta teología que se supone es la revelación clara de Dios, siga leyendo y se dará cuenta de que aún no ha visto nada. Lo insólito es la pretensión que tienen los unicitarios de decir que la Trinidad es incomprensible o irracional.  

3)        ¿Quién es el Hijo en la teología unicitaria?

Aquí encontramos unanimidad total entre los modalistas: El Hijo es el aspecto humano de Cristo. El Hijo es un ser creado, pero no es divino en ningún modo, no pre-existió, y su rol cesará en cierto momento del futuro.  

La idea del Hijo engendrado es fundamental en el sistema unicitario. Los unicitarios piensan que si el Hijo es engendrado, la posibilidad de un Hijo eterno es imposible, por lo tanto ven los términos “engendrado” y “eterno” como excluyentes uno del otro.

 Cuando el unicitario dice que Jesús es Dios y es Hombre, lo que realmente está diciendo es que Jesús es el Padre y el Hijo: “Como el Padre, El es absolutamente y puramente Dios; como el Hijo, El es absolutamente y puramente Hombre; y cuando El dice “mi Padre es mayor que yo” (Juan 14:8), lo dice respecto a Su naturaleza humana creada, el Hijo …….. en este aspecto, permítanme dejar este punto claro como el cristal ---- la doctrina enunciada en este tratado enfatiza la humanidad real de Cristo; no es lo mismo que enseñar que el Padre ES el Hijo, o que el Hijo ES el Padre. Esa enseñanza es confusa, ilógica y antiescritural ---- pero cuando nosotros decimos que Jesús es AMBOS, Padre e Hijo, AMBOS Dios y Hombre, es otro asunto vastamente diferente.”[6]

 Más citas unicitarias:

  1. “Jesús  es ambos, el Padre (divino) y el Hijo (humano).”
  2.  “Cuando vemos un plural (especialmente una dualidad) usado con referencia a Jesús, debemos pensar en la humanidad y la deidad de Jesucristo. Existe una dualidad real, pero es una distinción entre Espíritu y carne, no una distinción de personas en Dios
  3. “¿Oraba Jesús a sí mismo? No cuando entendemos que Jesús era Dios y hombre. En su deidad, Jesús no oraba porque no tenía necesidad de orar a nadie. Como hombre, Jesús le oraba a Dios, no a su humanidad. El no oraba a sí mismo como hombre, pero le oraba a Dios, al mismo Dios que moraba en Su humanidad y quien habita el universo”.
  4. “Las oraciones de Jesús a Dios Padre procedían de su vida Humana, comenzando con la Encarnación. Sus oraciones no eran las de una persona divina de Dios hacia otra persona divina de Dios, sino las oraciones de un humano auténtico orando al verdadero Dios. La oración se basa en una persona inferior orando a un ser superior”.
  5. “Este no fue un conflicto entre dos voluntades divinas, sino un conflicto entre las voluntades humana y divina en Jesús.” ……. “Alguien puede objetar esta explicación aduciendo que Jesucristo se oraba a sí mismo. Sin embargo, debemos percibir que a diferencia de otros seres humanos, Jesús tenía dos naturalezas perfectas y completas --- humanidad y divinidad. Lo que sería absurdo o imposible para un hombre común no es extraño en Jesús. Nosotros no decimos que Jesús se oraba a sí mismo porque eso implica que Jesús solo tendría una naturaleza como cualquier hombre ordinario. Más bien, nosotros decimos que la naturaleza humana de Jesús oraba al  Espíritu divino de Jesús que moraba en el hombre”.
  6. ”Dios no murió en la cruz, ni ninguna persona divina eterna ofreció la sangre de su cuerpo divino eterno. Como el Hijo de Dios, Jesús ofreció  Su propia cuerpo humano y Su propia sangre humana a Dios.”

Todas las citas anteriores son de The Oneness of God, por David Bernard. Los énfasis son nuestros.

 

Comentarios nuestros:

1.         Cuando los unicitarios leen, escuchan o piensan acerca de Jesús o Cristo, conciben UNA SOLA PERSONA donde habitaron juntos el Espíritu divino y el espíritu humano mientras estuvo en la tierra.

2.         Cuando Jesús ora al Padre, lo interpretan como que un humano le ora al verdadero Dios, y al decir que hubo una lucha entre la voluntad divina y la humana de Jesús incurren en una contradicción inevitable.

3.         La ruta de escape que usan para salir de esta encrucijada, es peor aún ya que los lleva a consolidar la contradicción. Esto es lo que dicen: La lucha dentro de Jesús fue entre el Espíritu y la carne. El problema es que la carne no puede orar, hablar ni pensar.

4.         Consecuentemente, la verdadera distinción unicitaria es entre dos espíritus cognitivos e inteligentes, o sea dos voluntades. Esto, irremediablemente denota que hay dos personas en Jesucristo.

5.          Es evidente que los unicitarios creen que Jesús tuvo dos espíritus: 1. El espíritu divino eterno de Dios  2. El espíritu humano de un hombre. Jesús tenía, de acuerdo con los unicitarios, una especie de doble personalidad. Por lo tanto, cuando nosotros decimos que Jesús se oraba a sí mismo, ¡estamos en lo correcto! Pero la contradicción toma proporciones monumentales cuando vemos que en realidad, lo que tenemos frente a nosotros, es DOS PERSONAS EN UNA PERSONA. Resulta risible, ante esta realidad, que los unicitarios llamen a la Trinidad una doctrina incomprensible.

6.          De acuerdo con esta teología esquizofrénica, el espíritu divino abandonó al espíritu humano en la cruz. El que murió en la cruz no fue el Dios-Hombre de la tradición bíblico-cristiana, sino solamente un humano. Las repercusiones que tiene esta herejía en el aspecto soteriológico son tremendas y están fuera del alcance de este trabajo. Dicho sea de paso, ¿No fue el hereje Cerintus el que enseñaba esto? ¿No fue esto lo que refutó al apóstol Juan? ¿Dónde queda la falsa acusación unicitaria de que la Trinidad es de origen pagano?

Como hemos visto, antes de atacar la Trinidad los unicitarios tienen muchas explicaciones que dar acerca de su doctrina, la cual comparada con la Trinidad, ellos aducen que es coherente, sencilla, fiel al texto bíblico, la revelación de Dios, etc.<>

 

Notas:

1.       Bernard, The Oneness of God, p. 98.

2.       Ibid, p. 66.

3.       El razonamiento de Bernard puesto en forma de silogismo estándar es:

A.    Hay un solo Dios.

B.     Ese Dios es el Padre (Mal. 2:10)

C.   Jesús es Dios.

Por lo tanto Jesús es el Padre.  

El silogismo no es válido porque viola lo que se conoce como regla no. 3:  Si cualquier término es distribuido en la conclusión, también debe ser distribuido en las premisas. Como ninguno de los términos, Jesús (térm. Menor) y Padre (térm. mayor) no está distribuido en las premisas, el silogismo es inválido.

La conclusión de un argumento válido no puede ir o afirmar algo más allá de lo que las premisas implícitamente contienen. Si la conclusión va ilegítimamente más allá de lo afirmado en las premisas, el argumento es inválido y estamos ante un “proceso ilícito”.

No se necesita saber mucha lógica para darse cuenta del error de Bernard. La única conclusión lógica es que el Padre es Dios y Jesús es Dios (y teniendo en cuenta que el Espíritu también es Dios), por lo tanto estos tres son el único Dios. Por esto es que, teniendo en cuenta la evidencia bíblica, la Trinidad es lógica y el modalismo raya en lo absurdo.

4.        “…. El Verbo era la expresión visible del Dios invisible …. Partiendo de las Escrituras citadas, es obvio que el Verbo no era meramente un pensamiento impersonal en la mente de Dios, sino en realidad, el Espíritu Eterno mismo revestido por una forma personal y visible ….”.  John Paterson, God in Christ Jesus, p. 29.

6.         Paterson, God in Christ Jesus, p. 22.

 



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados