Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Jose Marti y la clase obrera

Resumen: El ideario martiano no solo es baluarte de la Historia Independentista en Cuba, sino tambien de la Latinoamericana. Sus ideas politicas, economicas y sociales mantienen su vigencia para todos los pueblos oprimidos y explotados del mundo. El trabajo relaciona el pensamiento martiano y la clase obrera donde se exponen algunos de los aportes de la vida y obra martiana a la clase obrera.

Publicación enviada por Lic. Lizet Débora García Corona y Otros Autores




 


Resumen:

El ideario martiano no solo es baluarte de la Historia Independentista en Cuba, sino también de la Latinoamericana. Sus ideas políticas, económicas y sociales mantienen su vigencia para todos los pueblos oprimidos y explotados del mundo. El trabajo relaciona el pensamiento martiano y la clase obrera donde se  exponen algunos de los aportes de la vida y obra martiana a la clase obrera.

 

Introducción

La génesis de la CTC es fruto legítimo de la prédica de José Martí, quien bajo la certera conducción del Capitán de la Clase Obrera Cubana, se empeñó en triunfar con esa fuerza más y llevar a un mundo nuevo con hechos, las ideas de un país como lo soñó el presbítero martiano.

El empeño de abordar desde la contemporaneidad y con la dialéctica de nuestros días,  el pensamiento martiano en torno a la clase trabajadora, resulta tarea harto difícil,  no sólo por su proyección, diversidad y universalidad, sino porque Martí es la síntesis de todo un profundo pensamiento democrático,  político y revolucionario que trasciende los siglos XIX y XX, y se enaltece en el siglo XXI para Cuba y el Mundo. Lo es también porque la labor unitaria de José Martí enmascara para el lector ordinario, su afiliación, su pertenencia o preferencia por un sector social determinado. Para un espíritu emprendedor que ha asumido la histórica tarea de unidad que  una nacionalidad encierre, un pueblo dividido por razones históricas, cuya desunión dio al traste con su primer esfuerzo emancipador,  no cabe ningún distingo visible de preferencia social.

 

Desarrollo

El estrecho vínculo natal entre el más universal símbolo de cubanía entre los  hombres, y los trabajadores comenzó con el nacimiento en una humilde cuna, seguido en los años de deportación en España y México, y con particular significación su estancia en los Estados Unidos, quien con la más preclara lucidez supo caracterizar la situación de la clase obrera en el monstruo, donde conoció sus entrañas, y desde allí vio la necesidad, del origen de un Primero de Mayo, sino que vislumbró en trabajadores cubanos emigrados , fundamentalmente en los tabaqueros,  los aliados en primer lugar para lograr sus propósitos.

 La realización de su empeño precisó del concurso de todos para la consecución del bien común, de ahí que la realización de su principal diseño estratégico: La creación del Partido Revolucionario Cubano, esté precedido de una intensa labor unificadora, las resoluciones de  Tampa, verdadero embrión de un organismo político aglutinado expresa:

Es urgente la necesidad de reunir en acción común republicana y libre, todo los elementos revolucionarios honrados.

La organización revolucionaria no ha de trabajar directamente por el predominio actual o venidero de clases alguna, sino por la agrupación, conforme a métodos democráticos, de todas las fuerzas vivas de la patria, por la hermandad y la acción común de los cubanos.

Su propuesta promete, no solo respetar sino incluir en la acción revolucionaria a cada uno de los diversos componentes de la sociedad cubana en el amplio propósito de fundar una república de trabajadora y cordial, de unidad y equidad, sin predominio de clase social alguna, una república ni exclusiva para los cubanos acomodados, ni exclusiva para los elemento obreros.  Recuérdese sino la base primera del Partido Revolucionario Cubano:

Lograr con los esfuerzos reunidos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la isla de Cuba, fomentar y auxiliar la de Puerto Rico.

En sus prédicas, la referencia es constante a todos los cubanos de buena voluntad y no podía ser de otra forma, la república de todos debe fundarse con el concurso de todos para que la ley primera de la república sea: El culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.  Sin  embrago tal aseveración, no debe conducirnos a cálculos erróneos.

La elaboración de una estrategia que sobrepase los límites de la independencia de Cuba , teniendo un carácter continental, destinada a impedir el vertimiento del naciente imperialismo norteamericano sobre nuestras tierras de América y destinada a la creación de una república con todos y para el bien de todos, tuvo que elaborarse en un largo proceso a partir de un alineamiento muy temprano junto a los grupos sociales más preferidos de nuestra sociedad.  No erramos al decir que fue conductor de la guerra necesaria para alcanzar la independencia de la Patria y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico.

Fue necesario una temprana toma de partido junto a los grupos, clases, capas, sectores y elementos marginados por el ordenamiento social entonces vigentes. Estrategia de tal alcance social sólo es posible desde la posición de los humildes.

José Martí, desde muy temprano toma partido al lado de los desamparados de siempre: esclavos, indios, campesinos , obreros...

-¿ Qué vi yo en los albores de mi vida? .” Se preguntaba en cierta ocasión.

-“El Boca abajo

-¿ Quién que ha visto azotar a un negro no se considera para siempre su deudor?.

-Yo lo vi, lo vi cuando era niño y todavía no se me ha apagado en la mejilla la vergüenza (...) Yo lo vi, y me juré,  desde entonces a su defensa.

Este juramento íntimo fue un elemento de permanente presencia en el cuerpo de ideas de José Martí, una condicionante fundamental, de su acción política posterior una posición hecha extensiva, cuando ya se haya abolido la esclavitud, al enorme grupo poblacional, que excluido por razón de su color , entrara totalmente a partir de 1886 en la categoría de trabajadores libres.

La profunda visión de José Martí de los sufrimientos de los sectores humildes no es, no pudo ser, la expresión de un sentimiento lastimero hacia los que padecen desde una posición distante y superior, es el grito de rebeldía, es el grito desgarrador del que padece, del que comparte penalidades y dolores, del que así mismo abriga esperanza. El mismo deja fijada su posición cuando expresa: No es nada; pero como yo trabajo, amo a los que trabajan: yo también he abierto piedras, y he saltado minas, y he cargado por las calles sus pedazos ¨ y para que no exista dudas de la humildad de su cuna nos comunica: “Pues mi padre, señores, fue soldado; pues mi madre, señores, es una humilde mujer; pues mi hijo señores, aunque en mis versos le llame yo príncipe, será un trabajador, y si no lo es, le quemaré las dos manos”.

Estas definiciones tan cardinales, nos permiten precisar su inicial toma de partido junto a las fuerzas del pueblo, son las que pueden ayudarnos a valorar cabalmente los objetivos de transformación que martí propugna: estos serán concebidos desde y para los desposeídos: desde y para los que también llamara “la gran masa irredenta”, “la masa sufridora”, “la masa adolorida “la masa mestiza, hábil, conmovedora del país, o simplemente “los pobres de a tierra”

El suyo, por tanto,  no fue un proyecto neutro e impreciso, sino que actuará para la posteridad integral, desde los humildes, con los humildes y para los humildes.

¡Cuanta proyección futurista!, desde esta posición se advierte en su sentencia. Se nos echa encima, amasado por los Trabajadores” un universo nuevo que es realidad presente para las actuales generaciones de cubanos  que edificamos y defendemos un mundo mejor y más justo, un imperio de equidad, de libertad,  de justicia, por preservar las conquistas logradas, por las cuales estamos dispuestos a morir como él sentenciara: “moriremos por la libertad verdadera; no por la libertad que sirve de pretexto para mantener unos hombres en el goce excesivo, y a otros en el dolor innecesario...Volverán a ver en Cuba, hombres que mueran preferentemente, sin manchas de interés en defensa del derecho de los demás hombres”

Sin embargo,  la CTC impuesta por la división, por una República llena de ambiciosos sanguinarios, sin escrúpulos y entregada a los caprichos de  una vecina potencia imperialista, llevó a pensar que las ideas del Apóstol morirían en el año de su centenario, hasta el amanecer del 26 de julio de 1953.

Aquel día volvió al combate una ola de martianos cubanos, sobre todo de trabajadores, con un líder nuevo al frente, que dio continuidad a la lucha que pareció aplazada  hasta la victoria, cinco años, cinco meses, cinco días más tarde , para hacer realidad la Cuba de los desvelos  por la que cayó en Dos Ríos del Héroe Nacional de Cuba.

El XVIII Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, en  la cual participamos como delegados y aprobamos una Resolución Especial por el Sesquicentenario del Apóstol de la Independencia, para materializarla en cada colectivo laboral del país, convertirla en un momento de reflexión y debate y lograr que de diferentes modos, todo lo que hagamos lo dediquemos en este año (2005), al 151 aniversario de su natalicio, al sesenta de cumplirse la entrada del Comandante Fidel Castro Ruz a la Universidad de la Habana y al cincuenta y dos de la hazaña  de la cual el fue autor intelectual: el ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en la antigua provincia de Oriente, por el movimiento revolucionario que encabezó Fidel Castro.

Razones suficientes existen para tales acontecimientos, no sólo la trascendencia de dicha conmemoración sino los estrechos vínculo de la CTC y su fundación, en el I Congreso celebrado entre los 23 y 28 días de Enero de 1939, muy en consonancia a los días de homenaje al natalicio de nuestro Apóstol.

Nuestro trabajo, se convirtió en instrumento de motivación, en lo delante de manera  permanente para hacer de enero, cada año en el movimiento sindical en la Universidad Pedagógica guantanamera, junto al aniversario de nuestra institución, una ocasión para que nuestro colectivo de trabajadores profundice más EN LA VIDA, LA OBRA Y EL PENSAMIENTO MARTIANOS.

¿Cómo Identificar a  Martí?

Trabajador incansable: maestro, abogado, traductor, periodista, crítico de arte, representante diplomático, dramaturgo, editor, conferencista, poeta, novelista, dirigente político y militar

¿Qué nos legó la vida y la obra del Maestro?

·       Inagotable fuente donde beber  su riqueza espiritual.

·       Un extraordinario y universal ideario.

·       Un arsenal de valores patrióticos e Internacionalistas.

·       Una constante demostración de la unidad, fuerza indispensable de la victoria.

·       Un vivo modo de actuación.

·       Caudal de orientación y estímulo.

·       Fuente de cultura y conocimiento.

·       Fuente de inspiración y estímulo a resultados de altura.

·       Caudal de reconocimiento individual y colectivo.

·     Símbolo de cubanía.

·     El Humanismo personalizado, de un profundo comunicador.

·     Extraordinario comunicador de alma lírica y épica.

·     Síntesis de los más altos valores humanos.

¿Cómo vio el Che a José Martí?.

Al hablar de él alertó.

“..Sin pensar que se acercan a un dios, sino a un hombre más grande que los demás hombres, más sabio y más sacrificado que los demás hombres, y pensar que lo reviven un poco cada vez que piensan en él y lo reviven mucho cada vez que actúan como él quería que actuaran ¨  

Estas dos grandes personalidades, nos están llamando a aproximarnos, a enriquecer permanentemente  nuestros modos de actuación personal y social con el conocimiento de la vida, obra y pensamiento de nuestro héroe de la independencia.

 

Conclusiones.

Martí sintetiza en el actual siglo XXI lo más profundo y democrático del pensamiento revolucionario y político, simboliza la más limpia y consecuente cubanía, que lo ha hecho trascender por los siglos y convertirse en paradigma para el mundo, y en especial la América y  Cuba.

 

Bibliografía.

1.      Martí Pérez, José.  Obras Completas. -- La Habana : Ed. Ciencias Sociales, 1963. – t.10

2.      ________, ______.  Los caballeros del trabajo- causas y efectos de la huelga ferrocarrilera. -- 

          -- La Habana : Ed. Ciencias Sociales, 1983. -- t.10

3.      _________, _____. Obras Completas. --- La Habana : Ed. Ciencias Sociales, 1983. -- t.11   

4.      _________, _____.  Obras Completas. -- La Habana : Ed. Ciencias Sociales, 1983. -- t.8.

5.      _________, _____. Obras Completas. -- La Habana : Ed. Centro de Estudios Martianos, 1985. -- t.2.

6.      Periódico “Trabajadores”  Año 2001.

 

Autores:  Ms.C. Teresa Velázquez Garrido.

                  Ms.C. Maricela Millet Duperey 

                  Lic. Armando Mengana Matos.

                  Lic. Emerlinda Hernández Fernández

                  Lic.  Gertrudis Simón Pineda

                  Lic. Lizet Débora García Corona            

                  Téc. Milagros Ramírez González

 

E-mail: lizet@ispgt.rimed.cu
Universidad Pedagógica “Raúl Gómez García”, Guantánamo. Cuba.

Mayo 2005



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados