Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Calidad de vida en el Adulto Mayor 2006

Resumen: Los ancianos frecuentemente presentan una baja calidad de vida, dado por factores economicos, sociales, nivel de salud y nivel de vida. Objetivo: Determinar la calidad de vida del adulto mayor. Palabras claves: anciano, calidad de vida.(E)

Publicación enviada por Reynier Marshall Hechavarría y Otros Autores




 


RESUMEN
Introducción:
Los ancianos frecuentemente presentan una baja calidad de vida, dado por factores económicos, sociales, nivel de salud y nivel de vida.
Objetivo: Determinar la calidad de vida del adulto mayor.

Método:
Se realizó un estudio descriptivo- vertical con 130 pacientes ancianos, a los que se le aplicó la escala MGI- calidad de vida y una encuesta que categoriza los factores constituyentes de la calidad de vida. Los datos fueron procesados por métodos estadísticos.

Resultados: Del total de paciente, el 64, 6% fue femenino y el 35, 4% masculino, la edad que más incidió fue entre los 60- 74 años (62, 3%). El bajo nivel de la calidad de vida representó el 47, 7%, de los cuales se encontraron los pacientes entre 60- 74 años (16, 1%), solteros o viudos (33, 1%), bajo nivel escolar (76, 3%) y amas de casa (44, 6%). El consumo de café fue del 80, 8% y tabaco el 54, 6%. Las enfermedades crónicas no transmisibles que más incidieron fue la artropatías (83, 8%) y la hipertensión arterial (56, 9%). El 66, 9% consume algún medicamento y el 68, 5% no asiste a círculos de abuelos.

Conclusiones: En los ancianos prima la baja calidad de vida, especialmente los que se ubican en las edades entre los 60- 74 años, amas de casa y desocupados. La mayoría de los ancianos son grandes consumidores de café, tabaco y medicamentos y no se vinculan a los círculos de abuelos, sufriendo de artropatías y enfermedades cardivasculares. 

Palabras claves: anciano, calidad de vida. 

INTRODUCCIÓN
La Geriatría surge en Inglaterra donde se destacó Marjorie Warren, la cual demostró que con cuidados clínicos y de rehabilitación a muchos ancianos crónicos e inválidos eran incorporados a la familia y a la comunidad.

El objetivo primordial de la medicina geriátrica no es minimizar la incidencia de enfermedades y las muertes, sino mantener la autonomía y el validismo en el anciano, ya que ambos son elementos fundamentales en la salud del mismo. Además, hay que tratar de mantener al gerente en su hogar y en el marco social donde ha vivido, siempre que este reúna las condiciones higiénicas-sanitarias, estructurales y en especial las emociones. Es importante alentarlos a mantener o acrecentar su autosuficiencia, facultándolos a mejorar sus condiciones físicas, sociales y psicológicas durante etapas de cambio de estilos de vida.(1)

El número creciente de personas de edad avanzada en la población mundial, como consecuencia del desarrollo socioeconómico en general y del desarrollo de las ciencias en particular, hace que los problemas relacionados con la senilidad se conviertan en un importante rubro de los sistemas de salud. Por lo que conservar el adecuado estado físico y mental de este grupo de edad pasa a ser una necesidad imperiosa para los galenos.(2)

En Cuba la población con edades mayores de 60 años en el 2000 era de aproximadamente el 13% de la población total, en el año 2003 el promedio de vida fue de 76.25 años, y en el 2004 el 14.5% de la población adulta era mayor de 60 años.

Nuestro país ya es un ejemplo de nación en desarrollo con un envejecimiento importante de su población. El 13.9% de los cubanos en el año o más, cifra que aumentará según estimados a casi el 25% en el año 2025, con una expectativa de vida al nacer actual de más de 75 años.(3)

Durante muchos años la medicina ha existido a merced de diagnosticar y curar enfermos. Es lógico que así haya sido en las primeras etapas. Se consideró a la enfermedad como algo que ya existía y había que identificar para actuar sobre él, aliviar el dolor y evitar la muerte. Con este enfoque era difícil determinar los fenómenos mediáticos de la enfermedad y mucho menos incluir la vejes entre los objetivos de la medicina, la cual fue al principio relacionada con la enfermedad.

Se hacía necesario un vuelco de las creencias y del pensamiento científico para que afloraran el conjunto de variables y denominaciones que permitieran entender el proceso salud-enfermedad como producto de determinaciones mediatas que no se pueden buscar a través del diagnóstico de un enfermo, sino moviéndose desde el 
análisis de calidad de los procesos biológicos y la vida psicosocial del individuo hasta la calidad de las condiciones de vida de la sociedad.

El surgimiento del término “calidad de vida” es insipiente en el campo de la salud, aunque como concepto se remonta a la etapa del Renacimiento cuando el hombre comenzó a engrandecer la visión de su existencia, en obras como la de Campanela, donde se hablaba de una sociedad utópica en la cual se velaban principalmente de las actividades del modo de vida como del trabajo, nutrición, recreación, actividad sexual, entre otros; como premisa para lograr una vida con calidad, bienestar y salud.

En el mundo actual, toda vez que se produjo un desarrollo desigual entre los países, surgieron valores e instituciones de cooperación y ayuda que hacían posible los archivos de datos, y establecer comparaciones del grado de desarrollo y las condiciones de vida y de salud de los países. Surgió entonces la necesidad de realizar una valoración de la calidad de vida de los ancianos para poder planificar, organizar y ejecutar planes de ayuda a quien lo necesite, así como exigir cumplimiento de los acuerdos internacionales en lo relacionado con los derechos humanos.

Calidad de vida es un concepto por excelencia y comprende más aspectos de los que caben en cualquier rama de las ciencias. Es por ello que el especialista que lo usa debe dar una definición válida para sus propósitos y aclarar bien los indicadores en que descansa su definición. De no ser así el término calidad de vida sería intangible en su investigación por el gran número de factores que conforman su estructura.

Para varios economistas y filósofos pertenecientes a sociedades de consumo, la calida de vida no es más que la posibilidad que tienen las personas para adquirir productos, equipos o servicios que la tecnología y la sociedad moderna ofertan como novedosos o indicadores del estatus social.

En numerosos artículos médicos sobre calidad de vida se hace énfasis en la validez del paciente y debe ser valorada desde la presencia de las condiciones materiales y espirituales de vida imprescindible para propiciar el desarrollo biosicosocial que los criterios técnicos determinan para cada lugar y época, hasta el grado de satisfacción personal de cada individuo con las condiciones de vida que ha alcanzado.(4)

Recordemos que la dependencia y el deterioro físico y psíquico, más que la muerte en sí mismo constituye el fantasma de la edad senil y la mayor preocupación del anciano. Es por ello que la Gerontología de nuestra sociedad tiene un objetivo primordial, lograr un estado de salud que permita al anciano conservar al máximo la expectativa de vida activa y mantener un alto nivel funcional.(5)

Como frecuentemente los ancianos presentan una precaria calidad de vida, nos propusimos realizar este trabajo, con el fin de dar a conocer la situación al personal médico y así, asumir una conducta racional con estos pacientes.

MÉTODOS
Se realizó un estudio descriptivo- vertical, en el área de atención de los consultorios 2-3 y 2-4 del Policlínico “Bernardo Posse”, del Municipio San Miguel del Padrón, en el período comprendido de Septiembre del 2005 hasta Febrero del 2006. La población anciana de ambos consultorios fue de 130, muestra de nuestro estudio.

Para dar cumplimiento a nuestros objetivos se le aplicó primeramente a nuestra población objeto de estudio la escala “M.G.I Calidad de Vida”(ver anexo 2), cuestionario construido y validado en Cuba; el cual tiene validez de contenido, criterio y de construcción, es decir, presenta una adecuada consistencia interna y la confiabilidad necesaria para evaluar calidad de vida en el gerente. Cuenta de 34 afirmaciones que miden factores socioeconómicos, salud y satisfacción por la vida. En esta escala solo se permite una respuesta por inciso y sus afirmaciones son: casi siempre, a menudo, algunas veces y casi nunca. La sumatoria de las puntuaciones ubican al anciano en los siguientes niveles de calidad de vida: muy baja(de 34 a 94), baja(de 95 a 110), media(de 111 a 118) y alta(de 119 a 134).

En la segunda encuesta aplicada se procedió a definir y categorizar las diferentes variables de interés en nuestro estudio (ver anexo 2).

Los datos obtenidos, se analizaron a través de métodos de estadística descriptiva (por ciento), los que se describieron mediante tablas en el trabajo.
Se utilizó el programa de Microsoft Excel de Window Xp, además de materiales de oficina.

ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS
Una vez realizadas las encuestas al 100% de la población estudiada, se arribó al análisis de las mismas.

En el cuadro No.1 encontramos que en ambos grupos etáreos hubo un predominio del sexo femenino (64,6%) sobre el masculino (35,4%). El grupo de edades de mayor predominio de ancianos lo constituyó el de 60-74 años para un 62,3% del total de la población. Los análisis anteriormente realizados coinciden con la actualidad nacional donde existe mayor número de ancianos en el grupo etáreo de mayor edad, y además que la mayor expectativa de vida corresponde a las féminas.

En otras literaturas revisadas se encontraron resultados similares al nuestro tales como el de Estévez Ramos(1) el cual en un estudio correspondió al sexo femenino, así como Gonzáles Sánchez(5) que halló en su trabajo que el promedio de edad se enmarcaba entre los 60 y 79 años. Otros autores como Ramos Iglesias(6) y Vázquez Valdés(7) encontraron resultados análogos.

En el cuadro No.2 aparece la autovaloración que dieron los ancianos estudiados sobre su calidad de vida, encontrándose el mayor porcentaje de gerentes en el nivel “bajo”para un 47,7% del total de la población estudiada, seguido del nivel “medio”de calidad de vida para un 23,8%, y los valores inferiores correspondieron a los niveles “muy bajo” y “alto”para un 18,5% y 10,0% respectivamente. Estos resultados son muestra de los pocos años de existencia que tiene en nuestro país el programa del adulto mayor que conspira contra un desarrollo pleno del mismo, aunque es oportuno destacar que a pesar de ello ya existe cierto número de gerontes ubicados en los niveles “medio y alto”de calidad de vida, detalle que muestra el logro alcanzado con el surgimiento de este programa.

López Fernández(8) en su trabajo encontró el mayor porcentaje de ancianos en el nivel “muy bajo”de calidad de vida, dato que no coincide plenamente con el nuestro, y este hecho inferimos que está dado por las características particulares de ambas poblaciones de estudio, y al mayor desarrollo que tiene en la actualidad el programa de anciano con respecto a los años en que dicho autor realizó su investigación.

En el análisis de la calidad de vida por grupo de edades(cuadro No.3) encontramos que no existía relación entre la edad y la autovaloración de la calidad de vida, ya que el mayor porcentaje de ancianos pertenecientes al nivel “muy bajo” de calidad de vida se encontró en el grupo de 60-74 para un 16,1 %, mientras que en el nivel “alto” el mayor porcentaje (6,2)% correspondió al grupo de 75 y más. Este hecho fue analizado por López Fernández(8) quien planteó que los niveles más altos de calidad de vida correspondientes al grupo de mayor edad lo que refuta la idea de que a más edad menor calidad de vida, como lo hace también el autor Quintero Dunay(9).

En el trabajo se relacionaron los diferentes niveles de vida con el sexo(cuadro No.4) y se observaron porcentajes similares, tanto en el femenino como en el masculino, en todos los estratos de calidad de vida; por lo que debemos comentar que no existe relación entre la autovaloración del nivel de vida con esta variable demográfica, es decir, ambos sexos se mueven a lo largo de las diferentes categorías de calidad de vida abordadas. Continuamos coincidiendo con otros trabajos.(10) (11) (12) que abordan el tema del sexo ya que , como dijimos anteriormente; a pesar de comportarse los sexos con porcentajes similares, continuó predominando el femenino.

En cuanto a la calidad de vida y el estado conyugal (cuadro No.5) sí existió un marcado vínculo, ya que los estratos inferiores de calidad de vida (“muy baja”) el mayor porcentaje de los ancianos (13,1% y 33,1% respectivamente) no tenían pareja, mientras que en los estratos más elevados de vida (“medio”y “alto”) el mayor porcentaje (16,9% y 6,9% respectivamente) tenían su compañía marital. Por lo que encontramos que la relación de pareja es un factor importante en la autoevaluación del nivel de vida. Ramos iglesias(6) encontró que el mayor porcentaje de los gerentes sin pareja (75,8%) consideró su calidad de vida como “buena”, mientras que los que tenían pareja (53,1%) se autovaloraron de “mala”, hallazgo opuesto al nuestro.

En lo relacionado al nivel de vida según grado de instrucción (cuadro No.6), no tuvimos analfabetos por lo que se reflejó en dicho cuadro y aprovechamos el marco para resaltar la labor realizada por nuestra Revolución desde sus inicios, en aras de elevar los niveles educacionales de toda su población. El mayor porcentaje del total de población estudiada (76,3%) estuvo representado por el nivel “primario”de instrucción, hallazgo que concuerda con lo planteado por Tobaruela (13), y tal hecho tiene su explicación ya que la mayoría de los adultos mayores de hoy en día no tuvieron la posibilidad de estudios en la etapa prerrevolucionaria.

El nivel primario estuvo segundado por el nivel medio para un 17,7%, y por último por el nivel superior para un 6,2% hecho que está dado por la poca posibilidad (debido a la edad) que tuvieron estos ancianos de alcanzar niveles universitarios al triunfo de la Revolución. Otra información importante en nuestro estudio fue que no se encontró relación alguna de la calidad de vida con la escolaridad ya que los gerontes autovaloraron su nivel de vida independientemente del nivel de instrucción alcanzado.
En el cuadro No.7, vimos como el mayor número de gerontes correspondió a las amas de casa para un 44,6%, esto es debido al lugar, a que antes de la Revolución la mujer tenía escasas posibilidades de estudio y trabajo porque imperaba una sociedad machista, y en segundo lugar, en la población de estudio el mayor porcentaje estuvo representado por las féminas. Los que secundaron a las amas de casa fueron los jubilados con un 43,1% hecho que se debe a que los grupos de estudio sobrepasan la edad laboral. Por lo antes expuesto resulta lógico que el grupo de menor número de integrantes lo constituye el de los trabajadores con un 12,3%.
Cuando relacionamos la ocupación con la calidad de vida no se encontró vinculo alguno; ya que tanto amas de casa como trabajadores estaban distribuidos instantáneamente entre todos los diferentes niveles de vida reflejados.

E n el estudio de los hábitos tóxicos (cuadro No.8), los mayores porcentajes en el café y el tabaco para un 80,8% y 54,6% respectivamente, resultados que 
coinciden con Hernández Castellón (14) y Fernández Torrente (15). Estos resultados tienen que ver con el estilo de vida de nuestra población, donde el consumo de los mismos forman parte de nuestra idiosincrasia, tal hecho nos habla de la importancia que tiene continuar con la campaña contra el tabaquismo y demás hábitos tóxicos.

Los porcentajes más elevados del tabaco y el alcohol estuvieron ubicados en los estratos inferiores de calidad de vida, dato que nos muestra lo nocivo de su consumo para la salud.

En cuanto a las enfermedades crónicas (cuadro No.9), observamos que el mayor número de casos correspondió a las artropatías con un 83,8, de lo cual la Dra. J.Garry Lillo(16) refleja en un estudio realizado en España, que más del 30% de la población de 60-75 años aqueja de esta afectación; investigación que apoya el resultado de nuestro trabajo. En segundo lugar tuvimos a la Hipertensión Arterial con un 56,9%, lo que refleja los resultados de estadísticas nacionales e internacionales. Benett, P(17) plantea que esta última enfermedad cardiovascular que afecta con más frecuencia a la población de los Estados Unidos, y que casi el 50% de los adultos padecen de la misma. Estrella Casallo(11) encontró que el 54,7% de una muestra de 400 pacientes eran hipertensos. También Vázquez Vigoa(18) plantea y concuerda con que la Hipertensión Arterial en la actualidad afecta a más del 50% de la población anciana.

La Cardiopatía Isquémica constituyó la tercera en frecuencia dentro de las enfermedades crónicas valoradas para un 31,5%; Prieto Ramos(10) refiere que constituye una de las principales causas de morbi-mortalidad en el adulto mayor. En nuestro trabajo se ubicó sobre todo en los niveles “bajo”y “muy bajo” de vida ya que fue muy frecuente la variedad anginosa haciendo primar los sentimientos de minusvalía, falta de autoestima y ausencia de proyectos de futuro; factores todos importantes para tener una buena autoevaluación de la calidad de vida.

La Diabetes Mellitus ocupó el cuarto lugar en nuestra investigación para un 30,7%, resultado que supera el obtenido por Estrella Casallo(11) que fue de 21,5% en su trabajo. Vimos también que la misma repercute grandemente en la calidad de vida de los pacientes, en lo que concordamos con García Peña(19) ya que se presentó con mayores porcentajes en los niveles inferiores de vida. 

Por último se ubicó el Asma Bronquial con un 25,4% de la población objeto de estudio.

La ingestión de medicamentos y su relación con los diferentes niveles de vida aparecen reflejados en el cuadro No.10, donde obtuvimos el predominio de la utilización de 1 a 3 medicamentos diarios lo que correspondió con un 59,2%, sucesivamente por la ingestión de “4 o más medicamentos para un 27,7%. Por último con menos porcentaje estuvo la no ingestión de fármacos con un 13,1%. Las cifras antes expuestas no son casuales sino causales y se deben al hecho de que en el geronte existen generalmente imbricadas más de una enfermedad, además de coexistir el fenómeno de automedicación ante los trastornos del sueño(insomnio), muy frecuentes en el adulto mayor de 60 años. Resultados similares tuvimos a los de los autores Vázquez Váles(7) y González Tiberio(20), este último estudió la farmacoterapia en el anciano y observó que la polifarmacia y la automedicación son frecuentes en este grupo de edades.

Con respecto a la relación del nivel de vida con la utilización de medicamentos observamos que en el grupo de los que no ingieren fármacos, los menores porcentajes se encontraron en los niveles superiores de vida, hechos que hablan por sí solos de la gran relación existente entre la farmacoterapia y la autovaloración de la calidad de vida, es decir, se vio que a mayor cantidad de medicamentos ingeridos menor nivel de vida, porque existían por un lado de manera directamente proporcional más enfermedades, y por otro, que los mismos medicamentos ingeridos provocaban con el transcurso del tiempo trastornos gastrointestinales y otros contribuyendo de esta manera también a la disminución del nivel de vida.

En el cuadro No.11 que nos muestra la incorporación al Círculo de Abuelos y su relación con la calidad de vida, obtuvimos que el mayor porcentaje de adultos mayores no asistían a dicho círculo para un 68,5%, mientras que solo un 31,5% sí lo hacían. Esto se debe a que la gran mayoría de los ancianos se interesan por los pasatiempos que requieren de poca actividad como leer periódico, escuchar radio, ver la televisión y otros; además de que en los ancianos con autonomía recaen varias tareas del hogar que les consumen gran cantidad de tiempo. Nuestros resultados coinciden con los encontrados por González Fleites(21) el cual plantea una pobre vinculación de erentes a los Círculos de Abuelos. Por otra parte se observó que los mayores porcentajes de los que no asistían al Círculo de Abuelos se ubicaron en los niveles inferiores de calidad de vida; y viceversa.

Todo lo anterior nos convence de la gran importancia que tiene la participación en los Círculos de Abuelos para alcanzar estilos de vida adecuados a la salud y con esto elevar la calidad de vida.

Hasta aquí el análisis minucioso de nuestros resultados, los cuales han sido comparados con trabajos nacionales e internacionales para así arribar a conclusiones en nuestra investigación.

REFERNCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Estévez Ramos, Rafael; González Estrada, Martha; Basset Alvarez, Mirian. Estado anímico del adulto mayor según el lugar donde realiza sus actividades. Rev Cubana Enfermer 2001; 14(3): 168-173p.
2. López Mazó, Ivonne de M; Rodríguez Hernández, Heidy M. Propuesta de intervención para ancianos deprimidos. Rev Cubana Med Integr 2002: 15(1): 19-23p.
3. Vega García, Enrique: Méndez Jiménez, Jesús; Prieto Ramos, Osvaldo. Atención al adulto mayor. En temas de medicina General Integral de Álvarez Sintes. VI. Ciudad Habana Editorial Ciencias Médicas.2001. 161-201p.
4. Buendía, José; Riquelme, Antonio. Personalidad, proceso cognitivo y envejecimiento. En: Gerontología y Salud. Perspectivas actuales. Madrid Biblioteca Nueva. 2003. 77-91p.
5. González Sánchez, Regla Ledia; Fernández Torrientes, Eliana; Rodríguez Sánchez, Rosario. Características biopsicosociales de los ancianos de 2 consultorios del Policlínico “Bernardo Posee”. Rev. Cubana Med. Gen. Integr 2001; 14(1): 38-42p.
6. Ramos Iglesias, Niurka. Algunos factores psicosociales que influyen en la calidad de vida de un grupo de ancianos hipertensos. Ciudad Habana. 1999. Trabajo de Terminación de Residencia.
7. Vázquez Valdés, Alis. Características biopsicosociales del adulto mayor en el consultorio No. 7-4. Ciudad Habana. 2002. Trabajo de Terminación de Residencia.
8. López Fernández, Rosa. Determinación de la calidad de vida en ancianos residentes en la comunidad del policlínico “19 de abril”, municipio Plaza Ciudad Habana. 2000. Trabajo para optar por el título de máster en Gerontología Médica y Social.
9. Quintero Danauy, Gema; Trujillo Gras, Omar. Aspectos sociales del Envejecimiento. En: Calidad de Vida y Envejecimiento de Osvaldo Prieto Ramos. Ciudad Habana. Editorial Científico Técnica. 1999. 32-37p.
10. Prieto Ramos, Osvaldo; Vega Gorea, E. El envejecimiento en Cuba. En: Temas de Gerontología. Ciudad Habana. 2003.
11. Casallo, E; Sánchez Jurado, P.M. características sociodemográficas y valoración geriátrica en pacientes nuevos que acuden a consultas externas de geriatría. Rev. Esp. De Geriatría y Gerontol 2001. 36(2): 67-96.
12. Castañedo, G. estado funcional en un grupo de pacientes atendidos en consulta de evaluación. Geriatría CITED. La Habana. 2004. Trabajo de Terminación de Residencia.
13. Tobaruela González, J; Oliveaza Jiménez, J. Intereses, motivaciones y calidad de vida en residencias. Rev. Esp. De Geriatr. y Gerontol. 2001; 36(2): 111.
14. Hernández Castellón, R. El envejecimiento de la población el Cuba. Centro de estudios demográficos SECEM. Ciudad Habana 2003.
15. Fernández Torriente, E. Características biopsicosociales de los ancianos del consultorio No. 7-5 del policlínico “California”Ciudad Habana. 2004. trabajo de Terminación de Resistencia.
16. Garry Lillo, J. Artrosis en el anciano: una patología emergente. Rev. Iberoam. De Geriatr. Y Gerontol. 2000; 17(3): 9-11
17. Benett, P; Guil, K; Mandel, Ockner; Smith, E. Hipertención Arterial en el anciano. Tratado de Medicina Interna de Cecil. VI. La Habana. Editorial Ciencias Médicas. 2003; 294-296.
18. Vázquez Vigoa, A; Cruz Alvarez, N. Hipertensión en el anciano. Rev. Cubana Med. Gen. Integr. 2002; 32(1): 22-27
19. García peña, M; reyes morales, Hortensia; Garduño Espinosa, Juan; Fajardo Gutiérrez, Arturo; Martínez García, Carmen. La calidad de vida en el paciente diabético tipo II y factores relacionados. Rev. Med. IMSS 2000; 33(3): 293-298
20. González Tiberio, G. Nociones sobre la farmacoterapia en el paciente de edad. Rev. Iberoam. Geriatr. Y Gerontol. 2001; 17:25-30
21. Gonález Fleites,S. Evaluación Médico Social de dos consultorios. Rev. Cubana med. Gen. Intergr 2004; 9(4): 21-23.
22. Bazo, María Teresa. El cuidado familiar en las personas ancianos con enfermedades crónicas: el caso de los pacientes con enfermedad de Alzheimer. Rev Esp. Geritr. Y Gerontol. 2003; 33(1): 49-56.
23. Ferrer Cascales, Rosario Isabel; Ribera Domene, Dolores; Reig Ferrer, Abilio. Diferencias psicosociales y de salud en personas mayores según el modo de participación en un estudio.Rev. Esp. Geriatr. Y Gerontol. 2000; 33(1): 5-12
24. Reig, E; Jaula, I; Idooyagcablitia, R. Diferencia por estilo de vida familiar y género en la percepción de la calidad de vida laboral en trabajadores mexicanos mayores de 60 años. Rev. Iberoam. Geriatr. Y Gerontol. 2000; (8): 24-27
25. Rubio, R; Alexandre, M; Villaverde, S. Calidad de vida y senectud, estudio comparativo en función del sexo. Rev. Iberoam. Geriatr. Y Gerontol. 2003; 13(8): 45-50
26. OPS. Guía para el estudio del desarrollo de un sistema integral de apoyo para el envejecimiento activo. 2002.
27. Rocabruno Mederos, Juan Carlos. Calidad de vida y envejecimiento. En: tratado de gerontología y geriatría clínica. Ciudad Habana. Editorial Científico Técnica. 1999. 132-136p.
28. Quintero, Gema; González, Ubaldo. Calidad de vida, contexto socioeconómico y salud en personas de edad avanzada En: Gerontología y Salud de José Buendía. Madrid. 2001. 129-145p.
29. Gallego Moreno, A. Hipertensión sistólica, riesgo vascular y edad avanzada. Rev. Esp. Geriatr. Y Gerontol. 2001; 36(2): 65-68.
30. Ramos Cedeño, G. Determinación de la polifarmacoterapia en pacientes geriátricos de un consultorio en Cienfuegos, Rev. Cubana de Farmacología 2004.

ANEXOS
ANEXO 1. 

ESCALA M.G.I- CALIDAD DE VIDA

De las afirmaciones siguientes responda con una cruz(x) en una de las posibilidades de respuesta:
Casi ___ Algunas ___ Casi siempre ___ A menudo ___ A veces ___ Nunca ____ 

1. Realizo las actividades físicas que otras -------4 --------3 -------2 -------1 personas de mi edad pueden hacer(ejercicios físicos, subir y bajar escaleras, agacharse, levantarse.
2. Puedo ir a la bodega a hacer los mandados.
3. mi familia me quiere y respeta.
4. Mi estado de ánimo es favorable. 
5. Me siento confiado y seguro frente al futuro.
6. Con la jubilación mi vida perdió sentido.
7. Mi estado de salud me permite realizar por mí mismo las actividades cotidianas de la vida(cocinar, lavar, limpiar, bañarme, comer)
8. Puedo leer libros, revistas y periódicos.
9. Soy importante para mi familia.
10. me siento solo y desamparado en la vida.
11. Mi vida es aburrida y monótona.
12. Me desplazo ayudado por otra persona o sostenido por un bastón.
13. Puedo aprender cosas nuevas.
14. puedo usar el transporte público.
15. Mi situación monetaria me permite resolver todas mis situaciones, digo necesidades de cualquier índole.
16. Mi familia me ayuda a resolver los problemas que se me puedan presentar.
17. He logrado realizar en la vida mis aspiraciones. 
18. Estoy satisfecho con las condiciones económicas que tengo.
19. Soy capaz de atenderme a mí mismo y cuidar de mi persona.
20. Estoy nervioso e inquieto.
21. Puedo ayudar en el cuidado y atención de mis nietos( u otros niños que vivan en el hogar).
22. Puedo expresar a mi familia lo que siento y pienso.
23. mis creencias me dan seguridad en el futuro.
24. Mantengo relaciones con mis amigos y vecinos.
25. soy feliz con la familia que he construido.
26. Salgo a distraerme (solo, con mi familia o mis amigos).
27. mi vivienda tiene buenas condiciones para vivir yo en ella.
28. He pensado quitarme la vida. 
29. Mi familia me tiene en cuenta para tomar decisiones relacionadas con los problemas del hogar.
30. Considero que todavía puedo ser una persona útil.
31. Mi vivienda resulta cómoda para mis necesidades.
32. Mi estado de salud me permite disfrutar de la vida.
33. Tengo aspiraciones y planes para el futuro.
34. soy feliz con la vida que llevo.

ANEXO 2.
ENCUESTA

- Edad:
60-74
75 y más
- Sexo:
Femenino 
Masculino
- Estado Civil:
Con pareja
Sin pareja
- Nivel de instrucción:
Iletrado
Primario
Medio
Superior
- Ocupación:
Trabajador(a)
Jubilado(a)
Ama de casa
- Hábitos tóxicos:
Café
Tabaco
Alcohol
Ninguno
- Enfermedades crónicas:
Cardiopatía Isquémica
Hipertensión Arterial
Diabetes Mellitas
Asma Bronquial
Artropatías
- Ingestión de medicamentos:
No ingiere
De 1 a 3
4 y más
- Incorporación a círculo de abuelo:

No

Anexo 3
CUADRO #1 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLECIÓN POR GRUPOS DE EDAD Y SEXO

Grupo de edad

Femenino

Masculino

Total

 

No.                       %

No.                       %

No.                       %

60-74

54                      41.5

27                      20.8

81                      62.3

75 y más

30                     23.1 

19                      14.6

49                      37.7

Total

84                      64.6

46                      35.4

130                  100.0

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #2 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLECIÓN SEGÚN NIVEL DE CALIDAD DE VIDA

Calidad de vida

No.

%

Muy baja

24

18.5

Baja

62

47.7

Madia

31

23.8

Alta

13

10.0

Total

130

100.0

FUENTE: Modelo M.G.I Calidad de vida aplicado.

CUADRO #3 NIVEL DE CALIDAD DE VIDA POR GRUPO DE EDAD

Calidad de vida

60-74

75 y más

Total

 

No.                      %

No.                      %

No.                      %

Muy baja

21                   16.2

3                        2.3

24                     18.5

Baja

37                   28.5

25                    19.2 

62                     47.7

Media

18                   13.8

13                    10.0

31                     23.8

Alta

5                       3.8

8                        6.2

13                     10.0

Total

81                   62.3

49                     37.7

130                  100.0

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #4 NIVEL DE CALIDAD DE VIDA POR SEXO

Calidad de vida

Femenino

Masculino

Total

 

No.                      %

No.                      %

No.                      %

Muy baja

20                     15.4

4                          3.1

24                      18.5

Baja

39                     30.0

23                      17.7

62                      47.7

Media

18                     13.8

13                      10.0

31                      23.8

Alta

7                         5.4

6                          4.6

13                      10.0

Total

84                    64.6

46                      35.4

130                  100.0

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #5 NIVEL DE CALIDAD DE VIDA SEGÚN ESTADO CIVIL

Calidad de vida

Sin pareja

Con pareja

Total

 

No.                      %

No.                      %

No.                      %

Muy baja

17                      13.1

7                         5.4

24                      18.5

Baja

43                      33.1

19                     14.6

62                      47.7

Media

9                          6.9

22                     16.9

31                      23.8

Alta

4                          3.1

9                         6.9

13                      10.0

Total

73                      56.2

57                     43.8

130                  100.0











FUENTE: Encuesta.

CUADRO #6 NIVEL DE CALIDAD DE VIDA SEGÚN GRADO DE INSTRUCCIÓN

Calidad de vida

Primario

Medio

Superior

Total

 

No.                %

No.                %

No.                %

No.                %

Muy baja

16              12.6

5                   3.8

3                   2.3

24               18.5

Baja

48              36.9

10                 7.7

4                   3.1

62               47.7

Media

25              19.2

6                   4.6

-                     -

31               23.8

Alta

10                7.7

2                   1.5

1                   0.8

13               10.0

Total

99              76.1

23              17.7

8                  6.2

130           100.0

 

 

 

 

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #7 NIVEL DE CALIDAD DE VIDA SEGÚN OCUPACIÓN

Calidad de vida

Ama de casa

Jubilado

Trabajador

Total

 

No.                %

No.                %

No.                %

No.                %

Muy baja

10                 7.7

11                 8.5

3                   2.3

24               18.5

Baja

31               23.8

24               18.5

7                   5.4

62               47.7

Media

13               10.0

16               12.3

2                   1.5

31               23.8

Alta

4                   3.1

5                   3.8

4                   3.1

13               10.0

Total

58               44.6

56            43.1

16               12.3

130          100.0

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #8 NIVEL DE CALIDAD DE VIDA SEGÚN HÁBITOS TÓXICOS

Calidad de vida

Café

Tabaco

Alcohol

Ninguno

 

No.                %

No.                %

No.                %

No.                %

Muy baja

20               15.4

15               11.5

12                 9.3

4                   3.1

Baja

53               40.7

39               30.0

8                 13.9

12                 9.2

Media

21               16.2

13               10.0

7                   5.4

8                   6.2

Alta

11                 8.5

4                   3.1

-                     -

2                   1.5

Total

105            80.8

71              54.6

32              24.6

26               20.0

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #9 CALIDAD DE VIDA Y SU RELACIÓN CON ALGUNAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

Calidad de vida

Artropatía

Hipertensión Arterial

Cardiopatía Isquémica

Diabetes Mellitus

Asma Bronquial

 

No.              %

No.              %

No.              %

No.              %

No.              %

Muy baja

22             16.9

18             13.8

10              7.7

12               9.2

7                 5.4

Baja

55             42.3

37             28.5

23            17.7

15             11.5

14             10.8

Media

26             20.0

15             11.5

7                5.3

11               8.5

9                 6.9

Alta

6                 4.6

4                 3.1

1                0.8

2                 1.5

3                 2.3

Total

109           83.8

74             56.9

41            31.5 

40             30.7

33             25.4

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #10 CALIDAD DE VIDA Y SU RELACIÓN CON LA FARMACOTERAPIA

Calidad de vida

De 1 a 3

4 y más

Ninguno

Total

 

No.               %

No.                %

No.              %

No.              %

Muy baja

12                  9.2

11                   8.5

1                   0.8

24              18.5 

Baja

40                30.8

20                 15.4

2                   1.5

62              47.7

Media

20                15.4

2                     1.5

9                   6.9

31              23.8

Alta

5                    3.8

3                     2.3

5                   3.9

13              10.0

Total

77               59.2

36                27.7

17               13.1

130          100.0

FUENTE: Encuesta.

CUADRO #11 CALIDAD DE VIDA Y SU RELACIÓN CON LA ASISTENCIA A LOS CÍRCULOS DE ABUELOS

Calidad de vida

No asisten

Asisten

Total

 

No.                     %

No.                    %

No.                     %

Muy baja

22                     17.0

2                          1.5

24                      18.5

Baja

51                     39.2

11                        8.5

62                      47.7

Media

13                     10.0

18                      13.8

31                      23.8

Alta

3                         2.3

10                        7.7

13                      10.0

Total

89                      68.5

41                      31.5

130                  100.0















FUENTE: Encuesta.

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA
FACULTAD “Dr. MIGUEL ENRÍQUEZ”

AUTORES: 
Reynier Marshall Hechavarría.* 
Frank D. Martos Benítez.**
Fidel Cruz Díaz.***
Xiomara Soria Garbey.****
Yulaymis C. Savigne Soria.*****

* Residente de 2do año de Medicina
** Estudiante de 5to año de medicina. Alumno Ayudante de Medicina Interna.
*** Estudiante de 5to año de medicina. Alumno Ayudante de Cirugía General.
**** Especialista de 1er grado en Medicina Interna. Especialista de 1er grado en Geriatría. Máster en Cardiología.
***** Estudiante de 5to año de medicina



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados