Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Clausulas de solucion de conflictos en contratos que involucran propiedad intelectual

Resumen: El presente trabajo persigue como objetivo trasmitir nuestras experiencias en cuanto a la proteccion de los Derechos de Propiedad Intelectual involucrados en negociaciones comerciales, mediante el establecimiento en el cuerpo del Contrato de un conjunto de Clausulas que establecen pautas a seguir por las partes en la solucion de posibles conflictos y estan encaminadas a proteger nuestros derechos intelectuales.

Publicación enviada por Cheila Fernández García y Ivette I.Cañedo Tapanes




 


RESUMEN
El presente trabajo persigue como objetivo trasmitir nuestras experiencias en cuanto a la protección de los Derechos de Propiedad Intelectual involucrados en negociaciones comerciales, mediante el establecimiento en el cuerpo del Contrato de un conjunto de Cláusulas que establecen pautas a seguir por las partes en la solución de posibles conflictos y están encaminadas a proteger nuestros derechos intelectuales. Para el logro del objetivo trazado nos proponemos exponer los aspectos a tener en cuenta y negociar en la Cláusula de Solución de Controversias, en la que como regla invocamos la Corte de Arbitraje adjunta a la Cámara de Comercio de la Republica de Cuba, a partir de las ventajas que ofrece para las partes.Abordaremos además un conjunto de Cláusulas que parecen en distintos tipos de Contratos que involucran de alguna forma propiedad intelectual y que tienen como objetivo evitar posibles conflictos entre las partes contratantes.

INTRODUCCIÓN
La solución de controversias o conflictos, la corte de arbitraje que va a ventilar el caso y la ley aplicable al contrato constituye una de las cláusulas más polémicas en los contratos.

No basta con conocer la ley nacional de nuestro país, los árbitros que integran la Corte de Arbitraje, su profesionalidad y saber redactar en el contrato, según sea el caso, una buena cláusula como sigue y cito: “ las partes cumplirán el presente contrato de buena fe; cualquier discrepancia que surja en su interpretación o ejecución, o de los acuerdos que se deriven del mismo, serán resueltas mediante negociaciones amigables; de fracasar las negociaciones amigables, las partes se someterán a lo que resuelva la Corte de Arbitraje de Comercio Exterior adjunta a la Cámara de Comercio de la República de Cuba, conforme a sus reglas y será aplicable la ley cubana; el fallo de la Corte de Arbitraje de Comercio Exterior, adjunta a la Cámara de Comercio de la República de Cuba, será definitivo, inapelable y de obligatorio cumplimiento para las partes, la presentación de la discrepancia ante la Corte de Arbitraje no será motivo para el no cumplimiento del contrato”. De hecho esto solo indica el momento es que comienza el intercambio y las contrapropuestas de cláusulas.

El presente trabajo persigue como objetivo trasmitir nuestras experiencias en cuanto a la protección de los Derechos de Propiedad Intelectual involucrados en negociaciones comerciales, mediante el establecimiento en el cuerpo del Contrato de un conjunto de Cláusulas que establecen pautas a seguir por las partes en la solución de posibles conflictos y están encaminadas a proteger nuestros derechos intelectuales.

Para el logro del objetivo trazado nos proponemos exponer los aspectos a tener en cuenta y negociar en la Cláusula de Solución de Controversias, así como un conjunto de Cláusulas que parecen en distintos tipos de Contratos que involucran de alguna forma propiedad intelectual.

DESARROLLO 
1- Cláusula de Solución de Controversias

En nuestra experiencia la Cláusula de Solución de Controversias no es de la mas conflictiva a negociar, en la mayoría de los casos nuestra contraparte accede con gran facilidad a nuestra propuesta tal y como la citamos en la Introducción al presente trabajo. 

En el sector de la investigación desarrollos, nos enfrentamos a negociaciones que tienen por objeto tanto un producto terminado listo para su comercialización, como productos que se encuentran en fase de investigación y desarrollo.

En el primer caso cuando negociamos productos que ya se encuentran listos para comercialización, los mimos han pasado todas las etapas de ensayos y pruebas establecidas para su uso y en la mayoría de los casos cuentan con registro de marca o de patente en el extranjero. Es decir todos los gastos han sido desembolsados por la institución que los desarrolla de forma independiente, así como la protección por cualesquiera de las modalidades de la propiedad industrial, así como los registros sanitarios necesarios, además de los costos de la legalización de la documentación requerida para presentación ante las autoridades del país.

El tema comienza a complicarse cuando comenzamos a negociar con un socio extranjero en un producto que aún se encuentra en la fase de investigación básica o de desarrollo.

El asunto de la protección jurídica al objeto de la invención, la forma de presentar, tramitar una posible patente conjunta, el mantenimiento de esta y la vigilancia tecnológica, así como la infracción de terceros de la patente propiedad de ambos es un aspecto difícil de negociar. 
Siempre hemos comenzado con la propuesta de la Corte Cubana la cual es un órgano adjunto a la Cámara de Comercio de la República de Cuba, fundada por Ley No. 1184 de 15 de septiembre de 1965. Sus actuales reglas de procedimiento están contenidas en la Ley No. 1303 de 1976. Tiene su sede en La Habana y el idioma oficial es el español, ofreciendo el servicio de traductores e intérpretes para facilitar la comparecencia de las partes que no conozcan el idioma español.

Dicha Corte conoce y resuelve los litigios que surjan entre entidades de diferentes países en sus relaciones contractuales de comercio internacional o exterior, o en sus vínculos económicos y científico-técnicos, así como los de carácter civil que emanen de esos vínculos.

A la vez que brinda servicios de:
· Asesoría sobre contratación mercantil como vía de prevención de litigios.
· Conciliación para la solución de conflictos.
· Radicación y solución de conflictos de carácter comercial internacional. 

Como fundamento a la contraparte en el proceso de negociación esgrimimos múltiples elementos que permiten demostrar lo positivo e imparcial de la selección de dicha Corte, los cuales citamos a continuación:
· El prestigio y aval profesional nacional e internacional de nuestros árbitros, algunos de los cuales se encuentran insertos en la lista de miembros de los diferentes países, que han participado en tribunal constituidos sobre diversas temáticas,
· Los bajos costos del proceso en comparación con otras cortes extranjeras, 
· La cantidad de casos tramitados que pueden ser localizados en las Memorias de la Cámara de años anteriores,
· Los laudos arbítrales que han sido a favor o en contra de la parte cubana y la especialización de nuestro arbitraje en temas eminentemente comerciales, no sometidos a la jurisdicción ordinaria como sucede en el resto de las cortes de arbitraje internacional, los llamados arbitrajes domésticos, como puede ser el ejemplo de la coreana. 
· Mayor garantía en cuanto a la decisión, motivada por la disposición absoluta de las partes del proceso, al poder designar de mutuo acuerdo al árbitro. 
·
Celeridad: A diferencia de la lentitud que existe en los procesos judiciales condicionado por la diversidad de trámites que implica y la alta radicación de asuntos que se someten a la jurisdicción civil, el arbitraje es incomparablemente menos dilatado. No obstante, en nuestro ordenamiento legal la formulación contenida en la Ley 1303 del arbitraje en Cuba conspira contra este principio, que establece la posibilidad de prorrogar el término de contestación del demandado, que por demás es superior al establecido en el proceso civil ordinario, siendo el primero de treinta días hábiles y el segundo, de veinte.
·
Economía en los gastos del proceso: Al tener el laudo un carácter definitivo y ser inapelable evita a las partes un gran número de gastos de representación; además se podrá comparecer en el procedimiento por derecho propio o hacerse representar, sin tener que ostentar las partes la condición de abogado. Algunos comerciantes en Cuba discrepan de este criterio, pues consideran excesivos los gastos por el pago de los derechos de arbitraje y del procedimiento. El pago de los derechos de arbitraje comercial en Cuba oscilan desde $500.00 cuando la cuantía de lo que se demanda no sobrepasa los $30 000.00 y a partir de este límite, se establece una escala progresiva hasta $10 000.00 más el 5% cuando sobrepasa el millón el valor objeto de la controversia.
·
Confidencialidad: El arbitraje es una opción para evitar la publicidad de los debates que en parte se manifiesta en la jurisdicción estatal, donde las vistas en concordancia con la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral son públicas. 
· Mediante el Arbitraje se obtiene un laudo que posee autoridad de cosa juzgada y podrá se objeto incluso del ejecución forzosa.

En el contrato las partes invocan al arbitraje como vía para la solución de sus conflictos ya que pueden determinar en el mismo la ley aplicable a su solución.

Con respecto a la selección del derecho aplicable las partes en general deben valorar que el mismo sea lo suficientemente avanzado para dar solución al conflicto surgido en relación con los derechos de Propiedad Intelectual.

En el caso del los Derechos de Propiedad Intelectual existe diferentes criterios en cuanto a la ley aplicable para la solución de los mismos, algunos plantean que se debe aplicar la ley del lugar en que se explota la tecnología, otros la del lugar en el que se encuentre registrada, aunque en este caso quedaría fuera de la regla el conocimiento protegido mediante el secreto, que no requiere de registro. 

Nos inclinamos a pensar que en caso de no existir en el Contrato una Cláusula de Solución de Controversias debería de ser aplicada la ley del lugar en el que se ejecuta el contrato.

Debido a que en la negociación cada una de las partes va en defensa de sus intereses, aunque es negocio para ambos, en la mayoría de las ocasiones han contrapropuesto sus cortes con sumisión a sus leyes y a su sistema judicial que en algunos casos es el common law, en otros mixto, en otros musulmán y en los menos civilista. 

Comienzan entonces las interrogantes nuevamente a surgir, qué hacer, cómo decidir, una decisión mal tomada pudiera enfriar las negociaciones, pero a su vez acceder a todas sus solicitudes es complejo porque lo allí previsto persiste hasta que quede vigente la ultima obligación de las partes y a veces hasta que se encuentre vigente la última de las patentes concedidas en cotitularidad. El principio de la voluntad de las partes, lo que éstas decidieron en su momento es ley y los jueces solo decidirán en base a la intención de ellos, en base a la interpretación de sus intereses de aquí la importancia de dedicar en el cuerpo del contrato especial atención al resto de las Cláusulas que se encuentran en relación con los derechos de Propiedad Intelectual.

En los casos en los que no hemos podido lograr que en la Cláusula de Solución de Controversias se acepte a la Corte cubana se han propuesto las siguientes variantes:
- Proponer la Corte de Arbitraje de Paris, con gran prestigio internacional, reconocida por juristas de todo el mundo, compuesta por miembros procedentes de unos 60 países repartidos en los cinco continentes, la cual no constituye un tribunal en sí mismo, sino que su misión es la de asegurar la aplicación del Reglamento de arbitraje. La Corte no resuelve por sí misma las controversias sometidas a arbitraje, sino que supervisa el procedimiento. Para ejercer estas funciones cuenta con la ventaja de poder utilizar la experiencia colectiva de un círculo de eminentes juristas procedentes de culturas jurídicas y de horizontes tan distintos como aquellos de las partes mismas; pero que a su vez es sumamente costosa.

Esta Corte al igual que otras, conocemos por estudios, no en la práctica, que entre las razones para escogerla se encuentran: que sus decisiones son definitivas y vinculantes porque los laudos arbitrales no son apelables y por ello tiene más posibilidades de ser definitivos; que los laudos tienen un reconocimiento internacional, gozando de mejor seguridad que las decisiones judiciales nacionales; que es neutral ya que las partes son libres de pactar la sede, el idioma, las reglas del procedimiento, el derecho aplicable, la nacionalidad de los árbitros y la representación jurídica; la especialización de los árbitros; la rapidez y economía, aunque eso en este caso tiene diferentes puntos de vista y la confidencialidad porque las audiencias no son públicas y solamente las partes reciben la comunicación del laudo.

- Como segunda variante se encuentra proponer la ley del demandado y sumisión a sus cortes. Esta puede resultar algo contradictoria pero en el análisis consideramos que entre las variantes es más perjudicial para nuestra empresa ser demandada bajo otro fuero que en el patio propio, aún cuando la corte falle por la contraparte extranjera que instaura la demanda. Esta propuesta ha sido una de las más admitidas y de hecho aparece en algunos de nuestros acuerdos de investigación y desarrollo.

La forma de decidir el asunto no puede siquiera ser visto solo por la llamada prestación característica porque ambas partes van a trabajar de conjunto, ambos aportan y el lugar de la ejecución puede ser en un principio y uno y cuando las condiciones varíen otro y un ejemplo es el lugar de producción, que puede ser en las instalaciones cubanas y luego en las de la contraparte, dependerá del punto de vista con que se vea.

2- Otras cláusulas sobre solución de conflictos en contratos que involucran Propiedad Intelectual.
La sociedad actual requiere cada vez más de nuevas tecnologías y estas deben estar protegidas por cualquiera de las modalidades de la Propiedad Intelectual. 

Los derechos de Propiedad Intelectual fundamentalmente Patentes y Marcas, requieren del registro para su protección para poder hacer valer los derechos de sus titulares antes posibles infracciones de los mismos provenientes de terceros.

Los derechos sobre Patentes y Marcas son territoriales, es decir solo se pueden hacer valer en los territorios en los cuales fueron concedidos dichos derechos y son registrados al amparo de las legislaciones nacionales de dichos Estados.

Aunque existen Conveníos Internacionales que establecen estándares mínimos en materia de Propiedad Intelectual que deben acoger en sus legislaciones nacionales los países signatarios del acuerdo, existe diferencias entre las legislaciones nacionales. 

En los contratos de Investigación Desarrollo, Licencia de Know How, Licencias de Marcas, Empresas Mixtas e incluso de Distribución y Compraventa Internacional en los que necesariamente se involucra Propiedad Intelectual, se debe dedicar especial atención a todas las Cláusulas en las que se establezca pautas a seguir en la solución a posibles conflictos independientemente de las de Arbitraje.

A continuación expondremos algunos de los elementos más importantes a tener presente en las Cláusulas dedicadas a la Propiedad Intelectual en diferentes tipos de Contratos que permiten establecer pautas desde la negociación y firma del Contrato de que se trate, para la solución de conflictos en dicha materia. 

2.1- Contratos de Investigación Desarrollo
Estos contratos están encaminados a regular las relaciones de las partes en cuanto a la creación de nuevos conocimientos, los cuales pudieran ser susceptibles o no de protección por cualquiera de las modalidades de la Propiedad Intelectual, de aquí la importancia de establecer un conjunto de pautas a seguir para la protección de los derechos existentes y futuros involucrados.

** Como regla en los Contratos de I+D se establecen un conjunto de definiciones en materia de Propiedad Intelectual en función del Contrato a fin de evitar diferentes interpretaciones de las partes en torno a las mismas que pudieran dar lugar a un conflicto.

** Se declaran en Anexo al Acuerdo los derechos de Propiedad Intelectual de las partes, conservando cada una de ellas sus derechos sobre los mismos.

** Se establece siempre que las condiciones lo permitan que cada una de las partes desarrolle su parte del proyecto en su Centro, conservando la titularidad sobre dicho resultado.

** En el caso de desarrollo conjunto que trae aparejado la cotitularidad del resultado se establecen en el cuerpo del Acuerdo pautas a seguir para explotación conjunta de dicho resultado.

Entre las que se pueden encontrar las siguientes
-
Proporción de participación de los cotitulares en la comunidad.
- Responsabilidades en el seguimiento legal y mantenimiento de estos derechos.
- Acciones ante infracciones de terceros.
- Derechos y obligaciones de los cotitulares en caso de terminación del contrato por causas voluntarias o ajenas.

2.2-Licencia de Know How
Podemos definir como Know How al conocimiento o conjunto de conocimientos que no son públicos que posee una determinada institución productiva o de servicios y que le ofrece ventajas sobre sus competidores en el mercado.

El término know how ampliamente es usado para describir los conocimientos prácticos adquiridos a través de la experiencia e incluye la información industrial, los datos, la información confidencial, los secretos comerciales.

El know how es considerado una información útil y nombrar en muchas ocasiones como: know-who y know-how. Esta expresión se dice que incluye las fórmulas, las técnicas, los negocios y los planes de marketing para uso interno y otras propiedades intelectuales no protegidas por otras modalidades de Propiedad Industrial que en esencia constituyen la operación del negocio.

En virtud de los contratos de Licencia acuerda transferir el know how con el objetivo de posibilitar la fabricación y control de la calidad de los productos amparados por el Contrato.

El know how se transfiere en forma de Documentación Técnica escrita y debidamente actualizada que se adjunta al Contrato. Además en el mismo se establece que en caso de terminación o cancelación del Contrato por cualquier razón, toda la Documentación Técnica transferida será devuelta al titular de la misma.

Resulta interesante una reflexión en este aspecto pues se menciona en la literatura que el know how puede ser ampliamente protegido y por un tiempo indefinido, sin embargo si es descubierto o revelado independientemente o de forma malintencionada por alguna persona, el propietario de la misma se considera ha perdido su “fortuna”, pues aun cuando pueda arremeter contra quien uso indebidamente o ilícitamente la información ya ésta se encuentra en el dominio público y no puede regresar al status que se encontraba anteriormente. Esta característica condiciona que la decisión de proteger Propiedad Intelectual como know-how sobre otras figuras legales existentes deberá ser cuidadosamente valorada.

En virtud de este Contrato se otorga una licencia exclusiva y no transferible sin derecho a ser sublicenciada para utilizar el Know-how en la fabricación y venta del producto dentro del territorio otorgado.

En el cuerpo del Contrato se establecen definiciones entre las que aparece lo que se entiende por Know How a los efectos del Contrato.

Se establecen limitaciones expresas al LICENCIATARIO en cuanto a la explotación, cesión, uso o fabricación del producto. Por otra parte EL LICENCIATARIO no podrá practicar una política activa de comercialización del producto fuera del territorio y, en particular, no podrá hacer publicidad expresamente destinada a países fuera del territorio, ni establecer sucursal o almacén en ellos.

2.3- Licencia de Marcas
En virtud de este tipo de contrato el LICENCIANTE quien es titular de los derechos sobre marcas, otorga a un tercero, llamado LICENCIATARIO, autorización para el uso de la marca bajo determinadas condiciones y por un periodo de tiempo. 

La licencia puede ser gratuita u onerosa, se otorga por un tiempo determinado y en el territorio en el cual su titular tiene la marca registrada, atendiendo al carácter territorial que tiene los derechos de Propiedad Intelectual, y otorgar la exclusividad o no en el uso de la marca en el referido territorio.

En dichos contratos se establecen Cláusulas relacionadas con el mantenimiento de los registros de marca y se especifican los derechos y obligaciones de las partes.

En cuanto a las obligaciones el LICENCIANTE de autoriza el uso de la marca y a mantener el registro de la misma en el territorio, procediendo a su renovación antes del vencimiento del registro.

El LICENCIATARIO por otra parte se obliga a conservar la identidad de la marca y usarla adecuadamente, mantener su calidad, así como mantener informado al LICENCIANTE de posibles acciones violatorias de terceros

Se establecen Cláusulas destinadas a fijar determinados estándares sobre la calidad de las producciones a fin de que se mantenga la imagen alcanzada por la marca en el consumidor a partir de sus parámetros de calidad, o cual repercute en la imagen que tiene de dicha marca el mercado. 

2.4- Contrato para la Constitución de Empresas Mixtas
Los Contratos para la Constitución de una Empresa Mixta tienen como objeto la creación de una nueva persona jurídica diferente a las de las partes, a partir del aporte de capital, la que se dedicará al desarrollo, producción y comercialización de nuevos productos.

En los mimos se puede aportar como capital activos intangibles que involucren derechos de Propiedad Intelectual, en la proporción establecida en las legislaciones nacionales. 

En Cuba por ejemplo la Ley 77 el Ministerio para la Inversión Extranjera establece el aporte de derechos de Propiedad Intelectual y otros derechos intangibles como capital en la constitución de una Empresa Mixta o una Asociación Económica Internacional.

La Legislación China que regula la creación de Empresas Mixtas permite el aporte de Derechos de Propiedad Industrial como inversión de capital para la constitución de la empresa, estableciendo que dicho aporte no puede exceder del 15 % del total del capital aportado.

En este tipo de Contratos además de contar con un conjunto de Definiciones y Declaraciones de las partes importantes en función del Contrato, en las Cláusulas dedicadas a la Liquidación de la nueva Sociedad creada se establecen las pautas que debe seguir el Comité Liquidador en cuanto a la liquidación de los derechos de Propiedad Intelectual. 

Como regla se establece que 
** Los derechos de propiedad intelectual que cada socio ostente de forma legítima (adquiridos antes de la Constitución de la sociedad o durante la vida de ella) seguirán siendo propiedad de cada socio.

** En caso de derechos de propiedad intelectual cuya titular o cotitular sea de la nueva sociedad creada se decidirá la modificación del derecho correspondiente a favor de uno de los SOCIOS luego de pactarse la correspondiente compensación al otro SOCIO. 


2.5- Distribución
En este tipo de Contrato se otorgan derechos exclusivos o no al distribuidor para la comercialización de determinados productos en los territorios otorgados.

Los productos a comercializar por el Distribuidor pueden encontrase protegidos en virtud de derechos de Propiedad Intelectual en el referido territorio antes de la firma del Contrato o no.

En estos Contratos se consignan como regla en el Preámbulo, declaraciones de las partes en cuanto al reconocimiento de esto derechos y en todos los casos aparecen cláusulas relacionadas con los mismos.

En el caso de las Marcas se establece que el fabricante tiene la titularidad de las mismas y la obligación del distribuidor de no utilizar marcas idénticas o similares, así como de informar al fabricante sobre posibles actos violatorios provenientes de terceros y de colaborar con el mismo en la defensa de sus intereses en el territorio

2.6- Compraventa Internacional de mercancías para la importación
Se incluye una Cláusula dedicada a la Propiedad Intelectual, en la que se establece la obligación del VENDEDOR de entregar las mercancías al COMPRADOR libres de cualesquier derecho o pretensión de un tercero, basados en cualquiera de las modalidades de la propiedad intelectual, que hubiera podido ser ignorada en el momento de la celebración del Contrato, consignándose además que libera al COMPRADOR de responsabilidad ante cualquier reclamación de terceros que se produzca por dicho concepto, subrogándose en su lugar y grado a los efectos procesales y de indemnización.

CONCLUSIONES
Con el presente trabajo hemos arribado a las siguientes Conclusiones:
** Los derechos de Propiedad Intelectual tiene un carácter territorial, siendo aplicable a los efectos de su protección legal la legislación nacional.
** Las legislaciones nacionales aún y cuando existen estándares mínimos establecidos en los tratados internacionales en cuanto a Propiedad Intelectual, poseen diferencias.
** Sobre las base del principio de la autonomía de la voluntad las partes podrán determinar la ley aplicable al Contrato y a la solución de divergencias.
** En los Contratos que involucren Propiedad Intelectual las Cláusulas deberá establecer reglas o pautas a seguir por la partes en la solución de posibles conflictos en esta materia.
** El Arbitraje Institucionalizado, representado en la Corte de Arbitraje adjunta a la Cámara de Comercio Internacional de la República de Cuba es la vía más invocada en la solución de conflictos.

BIBLIOGRAFIA.
1. Alina Zaragoza Ramírez y Odalys Otero Nuñez
El Arbitraje y los contratos de joint venture. Su tratamiento en la ley de inversión extranjera cubana. Revista Iberoamericana de Arbitraje.
2. Acuerdo entre la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y la Organización Mundial del Comercio. Publicaciones OMPI. 1996.
3. Bond, Stephen R. Como Redactar una Cláusula Compromisoria. El Arbitraje Comercial Internacional. Suplemento especial del Boletín de la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI.
4. Dávalos Fernández, Rodolfo. Fronteras y Contratos. Editorial Ciencias Sociales. 2005.
5. Decreto Ley 203. De las marcas y otros signos distintivos.
6. Ley No. 77 de 5 de septiembre de 1995, Ley de la Inversión Extranjera, Publicada en la Gaceta Oficial de la Republica de Cuba, edición extraordinaria, no. 3, de 6 de septiembre de 1995. 
7. Ley “Law of the People’s Republic of China on Chinese-Foreign Equity Joint Venture” adoptada en 1979
8. Ley No. 1303 de 1976. De la Corte de Arbitraje de Comercio Exterior.
9. Ley No. 59 de 1987. Código Civil Cubano.
10. Matthew Clarke. Standard and Intellectual Property Rights: a Practical Guide for Innovative Business.. Boletín de noticias de la OMPI sobre las PYMES
11. Plantey, Alain. El Arbitraje Internacional en un Mundo de Cambios. El Arbitraje Comercial Internacional. Suplemento especial del Boletín de la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI.

AUTORAS: 
CHEILA FERNANDEZ GARCIA.
IVETTE I. CAÑEDO TÁPANES








Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados