Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Los modelos y dibujos industriales en los tratados de Libre Comercio (TLC)

Resumen: La propiedad intelectual constituye uno de los temas de mayor complejidad dentro del ambito comercial y dentro de las nuevas tendencias del derecho; hoy en dia este tema cobra gran relevancia, porque el sistema economico moderno ha convertido a la propiedad intelectual en una buena parte del costo de todos los bienes y servicios que utilizamos en nuestra vida diaria; tan es asi que la mayoria de los productos que estamos pagando corresponde al costo de los derechos de propiedad intelectual que contiene el bien, sobretodo en los bienes novedosos como son las maquinarias, los medicamentos y los quimicos en general.

Publicación enviada por Ivette Isabel Cañedo Tapanes




 


INTRODUCCIÓN
La propiedad intelectual constituye uno de los temas de mayor complejidad dentro del ámbito comercial y dentro de las nuevas tendencias del derecho; hoy en día este tema cobra gran relevancia, porque el sistema económico moderno ha convertido a la propiedad intelectual en una buena parte del costo de todos los bienes y servicios que utilizamos en nuestra vida diaria; tan es así que la mayoría de los productos que estamos pagando corresponde al costo de los derechos de propiedad intelectual que contiene el bien, sobretodo en los bienes novedosos como son las maquinarias, los medicamentos y los químicos en general. La Propiedad Intelectual se encuentra en el entorno que nos rodea, diariamente interactuamos con diversos productos sobre los cuales existen derechos de Propiedad Intelectual.

Los Diseños Industriales, son posiblemente la modalidad de la Propiedad Industrial más perceptible por los consumidores de los productos, los mismos embellecen el entorno y hacen la vida de las personas más agradable y confortable, a partir de ellos se gana mercado y consumidores.

En la selección de los productos en el mercado, lo primero que llama la atención a los ojos del consumidor es el diseño que llevan incorporados. La calidad del diseño es lo que en primer orden determina la decisión del consumidor de comprarlo o no. Por tal motivo las empresas deben dedicar especial atención a los Diseños Industriales, los cuales se pueden convertir en una fuente de éxito para las mismas.

La calidad de los diseños de los productos industriales refleja el nivel de desarrollo social, cultural y artístico de una nación, al mismo tiempo que, constituyen un indicador de su desarrollo industrial, por ello resulta de gran interés para los países y sus Gobiernos las regulaciones que sobre éstos se aplican.

En diciembre de 1994 propulsados por la necesidad de proteger a sus inversionistas y ampliar mercados a su propia medida, el gobierno de los Estados Unidos de América propugnó la creación de un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), en la cumbre que se llevo a cabo en Miami, la misma que fue bien recibida por la mayoría de los países suramericanos a acepción de Brasil, pero cuyas negociaciones se fueron estancando por la propia coyuntura política y legal del sistema norteamericano y de su incapacidad para conseguir que los demás países aceptaran condiciones por encima de los estándares internacionales; ante esto su política exterior se concentró en promover tratados bilaterales de libre comercio, tales como el NAFTA, el CAFTA y varios otros, donde la principal característica de estos acuerdos es que mezclan la negociación comercial con un "plus" jurídico que exige la modificación de ciertas normas legales para que se equiparen a las vigentes en EEUU; sobretodo en el área de derechos de propiedad intelectual. 

Con la presente investigación abordaremos el tratamiento que se le da los Diseños Industriales en los TLC, (CAFTA, NAFTA y ALCA) a partir de los requisitos establecidos para los mismos en el Acuerdo de los ACPIC. 

El trabajo se encuentra estructurado en Capítulos. En el primero se abordan aspectos generales de los Dibujos y Modelos Industriales que consideramos de vital importancia dominar, en el segundo se abordan de manera particular los Tratados CAFTA, NAFTA y ALCA y en el tercero las sanciones en materia de propiedad industrial a que pueden ser sometidos los países involucrados.

Los métodos y técnicas que fueron utilizados son la revisión bibliográfica y el método exegético analítico para el estudio de los artículos relacionados con los Diseños Industriales en el cuerpo de los diferentes tratados.

Este es el escenario que va a ser objeto de estudio en el presente trabajo, especialmente realizando una reflexión sobre el tratamiento de los modelos y dibujos industriales en los Tratados de Libre Comercio (TLC) y las implicaciones que se derivan de su aplicación. 

CAPÍTULO 1
Modelos o dibujos industriales. Aspectos Generales.
El modelo o dibujo industrial comprende las formas o aspectos incorporados o aplicados a un objeto, que le otorgan una nueva apariencia o particularidad en su aspecto exterior, contribuyendo a hacerlo más agradable y atractivo.

Los modelos o diseños industriales tienen como objetivo proteger la apariencia total o parcial de un producto, sus líneas, contornos, colores, forma, textura o materiales con los cuales se encuentra fabricado el producto o de su ornamentación. Los mismos podrán ser bidimensionales o tridimensionales. Es importante manifestar que la protección va encaminada al aspecto exterior u ornamental, no al aspecto funcional.

El Acuerdo de los ADPIC, en sus artículos 25 y 26, establece estándares mínimos de protección en cuanto a los Dibujos y Modelos Industriales, que los países miembros deben de cumplir. 

“Artículo 25: Los Miembros establecerán la protección a los dibujos y modelos industriales creados independientemente que sean nuevos u originales. Los Miembros podrán establecer que los dibujos y modelos no son nuevos u originales si no difieren en medida significativa de dibujos o modelos conocidos o de combinaciones de características de dibujos o modelos conocidos. Los Miembros podrán establecer que esa protección no se extenderá a los dibujos y modelos dictados esencialmente por consideraciones técnicas o funcionales”.

En el artículo 26 se otorgan derechos exclusivos al titular de un dibujo o modelo protegido en cuanto a su fabricación y comercialización. Se establece además que el periodo de protección será de 10 años como mínimo.

Los dibujos y modelos industriales son susceptibles de protección como modalidad de la propiedad intelectual. Los productores y empresarios que logran la realización de productos atractivos pueden solicitar su protección, contribuyendo de esta forma a incentivar las creaciones artísticas.

Para logra la protección de los dibujos y modelos industriales se requiere que cumplan con los requisitos siguientes: ser originales, novedosos e independientes.

La originalidad se refiere al aspecto que adopta el objeto a partir del trabajo creativo de su autor, en el cual se manifiesta su estilo que puede llagar incluso a ser distintivo.

La novedad se valora teniendo en cuenta que el aspecto que caracteriza el producto, la creación, no se encuentra ya registrada o sea de dominio público. 

La independencia se entenderá en el sentido de que no serán protegidos los dibujos o modelos industriales que hayan sido copiados o creados a partir de otros.

La protección otorgada al modelo o dibujo industrial otorga a su titular el derecho exclusivo de uso y explotación por un periodo de tiempo determinado. Por lo que puede impedir a terceros la elaboración, venta o importación con fines comerciales de artículos que lleven incorporado dicho dibujo o modelo así como que sean una copia, idéntica o similar, del dibujo o modelo protegido.

Como regla general en la mayoría de los países, para obtener la protección jurídica de un dibujo o modelo industrial será necesario el registro.

Existen otros elementos de los Diseños Industriales indispensables para que puedan ser objeto de protección jurídica ellos son la visibilidad, apariencia especial, aspectos no técnicos y la incorporación a un artículo utilitario. 

Visibilidad se pone de manifiesto en que el diseño industrial para ser protegido tiene que ser visiblemente apreciado, es decir percibido por el consumidor del producto, en dependencia del tipo de producto, esa visibilidad se encontrará presente tanto en el aspecto exterior como en el interior del producto.

Apariencia Especial el diseño industrial le otorga una apariencia determinada al producto en el cual se incorpora, logrando hacerlo más atractivo y distinguiéndolo de sus similares en el mercado.

Aspecto no técnico el diseño industrial se limita al aspecto estético, exterior o visible del producto, no protege ventajas técnicas o funcionales.

Incorporación en un artículo utilitario los diseños industriales se encuentran incorporados a un artículo que tiene una determinada utilidad o funcionalidad, haciéndolo más atractivo.

Una vez que el diseño se encuentra incorporado a un producto determinado, partiendo además de que dicha incorporación tiene que ser visible para los consumidores resulta de vital importancia su protección jurídica toda vez que el diseño puede ser copiado y apropiado por una persona distinta a su creador, perdiendo este los derechos exclusivos que le asisten a partir de su protección legal.

Esta protección tiene un carácter territorial por lo que el titular de un diseño industrial debe valorar la posibilidad de obtener el registro y protección en los países en los cuales se pretende comercializar el diseño.

Esta forma de protección se encuentra muy vinculada con los productos a los cuales se les aplica un diseño, se conoce que la calidad de un producto determinado puede estar reconocida en su diseño, influyendo en la capacidad competitiva del producto en el mercado nacional y mundial; en la selección de los productos en el mercado, lo primero que llama la atención a los ojos del consumidor es el diseño que llevan incorporados. La calidad del diseño es lo que puede determinar la decisión del consumidor de comprarlo o no, por ello constituye un signo de gran importancia para países exportadores de productos protegidos por esta vía y la aplicación de normativas con estándares extremadamente exigentes y excluyentes puede dificultar el uso de los diseños y modelos industriales que embellecen el entorno y hacen la vida de las personas más agradable y confortable, ganando mercados y consumidores.

La calidad de los diseños de los productos industriales refleja el nivel de desarrollo social, cultural y artístico de una nación, al mismo tiempo que, constituyen un indicador de su desarrollo industrial, por tanto, necesitan ser vistos como el centro de las actividades de las empresas (en especial las PYMES) que en la mayoría de los casos son las empresas que operan en los países latinoamericanos, pues las grandes empresas transnacionales son originarias de países desarrollados. 

Se refiere que el uso exitoso de los diseños depende de la prioridad y la alta consideración que se le dé dentro de la actividad empresarial. Es importante destacar que nuestros países no deben limitarse a la importación directa y a la introducción de tecnologías y diseños extranjeros, que tienden a provocar una dependencia tecnológica extranjera a la vez que minimiza la creatividad de nuestros diseñadores, por ello resulta sumamente importante analizar los Tratados de Libre Comercio que los Gobiernos suscriben o se adhieren, en los que se contemplan normativas de Propiedad Intelectual, entre ellos podemos abordar: 

- Tratado de Libre Comercio entre EEUU y Centroamérica (CAFTA),
- Tratado de Libre Comercio entre EEUU, Canadá y México,
- Tratado de Libre Comercio entre las Américas (ALCA).

De forma general, los tratados que no son más que la unión o integración de países donde se definen las bases a partir de las cuales los empresarios, dirigentes y diferentes estamentos de la vida nacional en cada país, en forma concertada, pactan políticas y herramientas que conllevan a la unidad a través del desmonte de barreras arancelarias, culturales y económicas.

Estos bloques son un punto de partida para un mercado libre y mas competitivo, allí hay integración, mueren políticas proteccionistas y se consolida la apertura económica; estos procesos toman tiempo y conllevan sacrificios.

CAPÍTULO 2
LOS TRATADOS DE LIBRE COMERCIO
2.1 TRATADO DE LIBRE COMERCIO ENTRE EEUU Y CENTROAMÉRICA
El Tratado de Libre Comercio Centroamérica – EEUU (CAFTA por sus siglas en inglés) fue iniciado por la administración Bush en Enero de 2002 como un esfuerzo por revitalizar las conversaciones atascadas para una Área de Libre Comercio de las Américas. Después de un año de discusiones preliminares, las "negociaciones" empezaron en febrero de 2003 y se completaron en diciembre de ese mismo año entre los Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Honduras. Costa Rica se unió al acuerdo en enero de 2004, y los seis países firmaron el acuerdo formalmente en mayo de 2004. En agosto de 2004 la República Dominicana se sumó al acuerdo base creando así un Acuerdo de Libre Comercio EEUU – República Dominicana – Centroamérica (DR – CAFTA).

El CAFTA fue adoptado primero por El Salvador en diciembre de 2004; Honduras y Guatemala en marzo de 2005; los Estados Unidos en julio de 2005; y Nicaragua y la República Dominicana en septiembre de 2005.

Inicialmente, se fijó la implementación del CAFTA para el 1ro de enero 2006. Poco tiempo antes, a mediados de diciembre 2005, la USTR (Oficina del Representante de Comercio de los EEUU) anunció que en su estimación, los países de Centroamérica habían fallado en decretar las leyes necesarias para que sus sistemas legales estuvieran completamente en concordancia con los cambios demandados por el CAFTA. A esa altura, la USTR inició un proceso de implementación individual, en la cual la USTR certificaría a los países que estuvieran listos para implementar el CAFTA caso por caso. Como resultado de esta política, el CAFTA se implementó primero entre los Estados Unidos y El Salvador el 1ro de marzo 2006; con Nicaragua y Honduras el 1ro de abril 2006; y con Guatemala el 1ro de junio 2006; a la República Dominicana todavía le hace falta cumplir completamente con las demandas de la USTR y todavía no ha implementado el acuerdo y Costa Rica es el único país que todavía no ha ratificado el acuerdo.

En cuanto al tratado, parte de la premisa de que las partes involucradas tienen condiciones de desarrollo similar, supuesto que, evidentemente no se cumple, porque una de las partes es la principal potencia mundial, mientras que las otras partes –concretamente los países centroamericanos- son países con un escasísimo desarrollo tecnológico-productivo. En consecuencia, la negociación se ha caracterizado por un tratamiento asimétrico que, al contrario de que afirman los negociadores, lejos de favorecer a los países centroamericanos, favorece principalmente a la gran potencia del norte. 

La asimetría se expresa, entre otras cosas, en el tratamiento del acceso a mercado de los productos agrícolas; en el tratamiento a la inversión extranjera; en la ausencia de mecanismos para garantizar, al menos, la transferencia de tecnología, no digamos su desarrollo; en la imposibilidad para el Estado de demandar a las empresas que violentan la legislación nacional o los términos mismos del tratado; en la imposibilidad de definir una estrategia de desarrollo, condición que sí se reserva el país del norte.

Resulta relevante destacar que el capítulo de propiedad intelectual ocupa en el tratado apenas 34 páginas, pero solo en las dos primeras compromete al país a ratificar 10 tratados internacionales relativos a la propiedad intelectual, con lo cual el TLC deviene en once tratados. Lo comprometido recae sobre los siguientes tratados:

A ratificar de inmediato:
1. El tratado de la OMPI sobre Derechos de Autor (1996)
2. El tratado sobre Interpretación o Ejecución de Fonogramas (1996)
A ratificar antes del 1 de enero del 2006:
3. El tratado de Cooperación en materia de Patentes, según su revisión y enmienda (1970)
4. El tratado de Budapest sobre el reconocimiento internacional del depósito de Microorganismos a los fines del procedimiento en materia de patentes (1980) 
A ratificar antes del 1 de enero del 2008:
5. El Convenio sobre la Distribución de Señales de satélite Portadoras de Programas (1974)
6. El tratado sobre el derecho de marcas (1994)
A ratificar antes del 1 de junio del 2007:
7. El Convenio Internacional para la protección de las Obtenciones Vegetales, Convenio UPOV 1991 Sin plazo: (en este caso se convino en que: “cada parte hará todos los esfuerzos razonables por ratificar o acceder a los siguientes acuerdos:..”)
8. El tratado sobre el derecho de Patentes (2000)
9. Arreglo de la Haya sobre el depósito Internacional de diseños industriales (1999)
10. El protocolo al Arreglo de Madrid, sobre el registro Internacional de marcas (1989)

Como conclusión parcial se puede expresar que el TLC no es un tratado, sino once tratados indisolublemente ligados, de los cuales varios ya han sido debidamente ratificados por los países centroamericanos , lo que sucede ahora es que al vincularse con el TLC no podrán separarse de ninguno de ellos, y si en el futuro se aprobara en ellos algún cambio, su ratificación tendría que hacerse de manera automática, so pena de caer en incumplimiento del TLC y quedar expuesto a las sanciones correspondientes, que sin duda no se dejarían esperar. Esta forma de comprometer a futuro un comportamiento obligado de las Asambleas Legislativas Nacionales, deja dudas acerca de su constitucionalidad.

Los diez tratados adicionales están vinculados a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), y aunque en muchos aspectos son concordantes con las disposiciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), no constituyen un mismo cuerpo jurídico y esto tiene importantes consecuencias en cuanto a la interpretación y aplicación de la normativa. Lo señalado resalta el grave error estratégico de cada uno de estos Gobiernos y en consecuencia el destacable triunfo de la delegación de los Estados Unidos, cuyo objetivo principal fue sacar el tema de la propiedad intelectual del marco de la OMC, para instalarlo en un contexto bilateral normado por las disposiciones del tratado, en concordancia con los acuerdos que a través de los años han ido definiendo los países desarrollados en varios protocolos internacionales, lo que no determina que el contexto de la OMC sea amigable para los países de menor nivel de desarrollo, pero sí que es un escenario menos peligroso que el diseñado en el TLC. 

Adentrándonos en el análisis de la firma de este tratado y las implicaciones que provoca para los países centroamericanos Estados Unidos logra garantías para sus empresas en caso de que vinieran a invertir aquí, tales como trato nacional, prohibición de requisitos de desempeño, libre flujo de capitales, posibilidad de recurrir a árbitros internacionales para dirimir conflictos más allá de la jurisdicción nacional, posibilidad de interponer demandas contra el Estado sin que ésta sea recíproca, ampliación del concepto de expropiación, participación en compras gubernamentales, entre otras.

A cambio de esas condiciones –que desde el punto de vista de los negociadores son incentivos para la atracción de inversiones– Costa Rica pone a la empresas locales en igualdad de condiciones frente a las externas, lo que significa “competir o morir”, asumiendo esto como un proceso de “selección natural”. Las empresas locales tendrán que enfrentar con el TLC un incremento de la venida de nuevas empresas, productos y servicios, y en el ámbito de los modelos y diseños industriales representará un mayor número de registros y competencia en cada sector, donde se le ofrecerán iguales bondades que a los nacionales para el proceso ante la Oficina encargada y donde es evidente que las solicitudes extranjeras tendrán un elevado nivel y provocarán interferencia para las que pretendan ser registradas con posterioridad.

Cuando se estudia la inclusión en los TLC de materia sobre propiedad industrial queda demostrado que constituiría un triunfo para las empresas estadounidenses de ese país y una amarga derrota para los pueblos centroamericanos que verían desvanecerse, aún más, las posibilidades de lograr sistemas de comercio sustentados en la competencia no desleal, a la vez que implicaría un triunfo para los monopolios fabricantes extranjeros.

2.2 TRATADO DE LIBRE COMERCIO ENTRE ESTADOS UNIDOS, CANADÁ Y MÉXICO (NAFTA)
El Tratado de Libre Comercio o North American Free Trade Agreement (NAFTA) es un conjunto de reglas que los tres países acuerdan para vender y comprar productos y servicios en América del Norte. 

Se llama "zona de libre comercio", porque las reglas que se disponen definen cómo y cuándo se eliminarán las barreras arancelarias para conseguir el libre paso de los productos y servicios entre las tres naciones participantes; esto es, cómo y cuándo se eliminarán los permisos, las cuotas y las licencias, y particularmente las tarifas y los aranceles, siendo éste uno de los principales objetivos del Tratado. Además el NAFTA propugna la existencia de "condiciones de justa competencia" entre las naciones participantes y ofrece no sólo proteger sino también velar por el cumplimiento de los derechos de propiedad intelectual. 

El NAFTA se basa en principios fundamentales de transparencia, tratamiento nacional y de tratamiento como nación más favorecida, todo ello representa un compromiso firme para la facilidad del movimiento de los bienes y servicios a través de las fronteras, ofrecer la protección y vigilancia adecuadas que garanticen el cumplimiento efectivo de los derechos de propiedad intelectual; adoptar los procedimientos internos efectivos que permitan la aplicación e implementación del Tratado, establecer una regla de interpretación que exija la aplicación del NAFTA entre sus miembros y según los principios del derecho internacional. 

El NAFTA fue firmado por los tres países el 17 de Diciembre de 1992 y entró en vigor el 1 de Enero de 1994.
Los objetivos del NAFTA han sido:
- Promover las condiciones para una competencia justa,
- Incrementar las oportunidades de inversión,
- Proporcionar la protección adecuada a los derechos de propiedad intelectual,
- Establecer procedimientos eficaces para la aplicación del NAFTA y para la solución de controversias,
- Fomentar la cooperación trilateral, regional y multilateral, entre otros,
- Eliminar barreras al comercio entre Canadá, México y Estados Unidos, estimulando el desarrollo económico y dando a cada país signatario igual acceso a sus respectivos mercados. 

Estos objetivos se lograrían mediante el cumplimiento de los principios y reglas del NAFTA, como los de trato nacional, trato de nación más favorecida y transparencia en los procedimientos.

En lo que se refiere al tema de trato nacional y acceso a mercados, el tratado establece que los países deberán otorgar un trato no discriminatorio entre los productos importados y los productos nacionales, esto con algunas excepciones. Fundamentalmente se trata de la incorporación del artículo tercero del GATT, que pretende que una vez que el producto es importado se debe tratar de igual manera que los productos nacionales. 

Esta regla es de aplicación en la temática de Propiedad Intelectual, puesto que en el Artículo 1713, que se refiere a la protección de los Diseños Industriales y se establece que “cada una de las Partes otorgará protección a los diseños industriales nuevos u originales que sean de creación independiente. Cualquier Parte podrá disponer que: 
(a) los diseños no se consideren nuevos u originales si no difieren en grado significativo de diseños conocidos o de combinaciones de características de diseños conocidos; y 
(b) dicha protección no se extienda a diseños que obedezcan esencialmente a consideraciones funcionales o técnicas”. 

En el apartado 1 se refiere a los requisitos que debe cumplir el diseño para gozar de protección jurídica, tiene que ser nuevos y originales, no pueden encontrarse registrados con anterioridad ni ser de dominio público. Además se hace referencia a que la protección no sea realizada sobre la base de ventajas funcionales que pueda tener el objeto, por lo que debe de basarse en su aspecto ornamental.

Igualmente se establece que “cada una de las Partes garantizará que los requisitos para obtener la protección de diseños textiles, particularmente en lo que se refiere a cualquier costo, examen o publicación, no menoscaben injustificadamente la oportunidad de una persona para solicitar y obtener esa protección. Cualquier Parte podrá cumplir con esta obligación mediante la legislación sobre diseños industriales o de derechos de autor”. 

En este apartado se tiene en cuenta lo establecido en el artículo 25.2 de los ADPIC, en cuanto a la protección de los diseños textiles.

Existe también un apartado donde se hace referencia a los derechos exclusivos que pertenecen al titular del diseño protegido, donde se tiene en cuenta lo establecido en el artículo 26 de los ADPIC, en cuanto a la posibilidad de establecer excepciones a la protección de los dibujos y modelos industriales, las cuales deben de estar enumeradas en la legislación nacional o en este caso en el tratado, y donde queda definido el periodo de protección de que gozara el diseño al amparo de lo establecido en el presente tratado, que coincide con lo regulado en los ADPIC.

Llevando a la práctica esta inclusión, podemos citar que en México, las pequeñas y medianas empresas se ven perjudicadas por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA por su sigla en inglés). Se especula que los países de América Central obtendrán escasos beneficios en textiles porque, aún con el trato preferencial, no pueden competir con los productos chinos.

La situación en el sector de la agricultura revela la falacia de las expectativas de obtener beneficios en materia de acceso al mercado, añadió Carlsen. Una razón importante es que los Estados Unidos se han negado a discutir la reducción de sus subsidios dentro de los TLC y así logran continuar con el “dumping”, con exportaciones a precios por debajo de los costos de producción.

Después de la entrada en vigor del TLCAN, las exportaciones mexicanas de frutas y vegetales a los Estados Unidos aumentaron un 50 por ciento. Pero esto fue más que compensado cuando México redujo sus aranceles agrícolas y las importaciones se triplicaron en el caso del maíz (el cultivo mexicano más importante) y se quintuplicaron para la soja, el trigo, los productos avícolas y la carne vacuna. También hay impactos en otros cultivos: los productores de sorgo están en crisis ya que los ganaderos cambiaron por maíz más barato como ración para el ganado. Hubo una pérdida de 1,7 millones de puestos de trabajo rurales.

2.3 TRATADO DE LIBRE COMERCIO PARA LAS AMÉRICAS (ALCA)
El Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) es un proyecto de integración comercial en el continente americano. Nació en la primera Cumbre de las Américas celebrada en la ciudad de Miami, Estados Unidos, en diciembre de 1994 y contemplaba la gradual reducción de las barreras arancelarias y a la inversión en 34 países de la región con la excepción de Cuba.

Con los cambios políticos ocurridos en América del Sur en la Cumbre Extraordinaria de las Américas celebrada en Monterrey, México, se acordó una versión menos ambiciosa para el 1 de enero de 2005 y que la presidencia del proceso se compartiera entre los Estados Unidos y Brasil.

En la negociación del ALCA, se están discutiendo aspectos similares a los tratados de libre comercio que se negocian bilateralmente. Se discute acerca de la reducción de las barreras arancelarias y el acceso a mercados, bienes y servicios de intercambio comercial, inversión extranjera, privatización de bienes y servicios públicos, agricultura, derechos de propiedad intelectual, subsidios y medidas antidumping, libre competencia y solución de diferendos. El ALCA parece ser una extensión del acuerdo de libre comercio entre EEUU, Canadá y México (NAFTA) a todo el continente, según los criterios y parámetros de la Casa Blanca.

El ALCA, chocó contra la movilización popular y la decisión de los gobiernos de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela de no firmar un tratado que condenaría a los pueblos de toda América a más hambre y exclusión. En la Cumbre de Mar del Plata se realizó una jornada histórica en la cual los pueblos dijeron no al ALCA.

El Presidente de Venezuela Hugo Chávez lo ha calificado como un instrumento de los Estados Unidos para la explotación en América Latina, afirma además que al ALCA lo “El ALCA está muerto, lo están enterrando los pueblos de este continente”. 

Frente al ALCA el Presidente Chávez propone la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), la cual constituye un verdadero proceso integrador en beneficio de los pueblos de América.

Uno de los temas más debatidos es el relacionado con los derechos de propiedad intelectual y patentes. Los críticos afirman que si las medidas propuestas por el ALCA se aplicaran, se impediría la investigación científica en Latinoamérica ocasionando aún más desigualdad y dependencia tecnológica respecto a países desarrollados. En lo relacionado con el tema de las patentes, analistas latinoamericanos han acusado a Estados Unidos de querer patentar todo, desde invenciones, descubrimientos, mitología indígena hasta seres vivos.

La Subsección B.2.h del ALCA se refiere a los Diseños, dibujos y modelos industriales.
En esta Subsección se plantea que cada parte del tratado establecerá la protección en función de lo establecido en el artículo 25 del acuerdo de los ADPIC, por lo que tendrán que tener en cuenta los requisitos establecidos en dicho acuerdo en cuanto a novedad, originalidad e independencia. Por otra parte podrán establecer las prohibiciones y excepciones que considere, siempre que sean respetadas las obligaciones contraídas en virtud de acuerdos regionales o multilaterales en materia de propiedad industrial.

La protección de los diseños, dibujos y modelos industriales será en un plazo no menor de 10 años y que se deberá incluir en las legislaciones un período de renovación mínimo de 5 años.

Acoge lo establecido en el artículo 26.1 de los ADCIP en cuanto a los derechos conferidos a los titulares de los diseños, dibujos y modelos industriales, a partir de los derechos exclusivos que le asisten.

En el artículo 5 se refiere al Agotamiento del Derecho, estableciendo que el mismo se produce una vez que el diseño, dibujo o modelo se hubiera introducido en el comercio en cualquier país por su titular o por otra persona son su consentimiento o económicamente vinculada a él. 

CAPÍTULO 3
EJECUCIÓN Y SANCIONES EN MATERIA DE PROPIEDAD INDUSTRIAL
Los EEUU entienden que los derechos de propiedad intelectual conceden a las compañías estadounidenses una mayor oportunidad para la competencia comercial, y es por ello que su observancia y protección forma parte ahora de las materias prioritarias bajo la política de comercio exterior de aquel país. La sección 301 del Acta de Comercio de 1974 de Estados Unidos es la principal herramienta con la que cuenta este país para combatir prácticas comerciales de otros países consideradas desleales por este gobierno. 

Se la puede utilizar para proteger los derechos de Estados Unidos contemplados en acuerdos comerciales multi o bilaterales (CAFTA, NAFTA, etc) así como para ponerle remedio a prácticas comerciales extranjeras consideradas como no razonables, injustificadas o discriminatorias que restringen o infringen el comercio estadounidense. Esta sección fue concebida como un mecanismo flexible en controversias comerciales y nace como una reforma a la sección 252 del Acta de Expansión Comercial de 1962 y con ella se da mayor poder al presidente de ese país para imponer sanciones comerciales. 

En tiempos de la globalidad y de la mundialización, resulta extraño la existencia de esta clase de procedimientos arbitrarios, pero tal vez la unilateralidad es la máxima expresión de la determinación para imponer los derechos de propiedad intelectual (DPI), puesto que se trata de incidir a través de diferentes espacios multilaterales y bilaterales, hasta, en caso de necesidad, llegar a exigencias unilaterales respecto de países con alta dependencia en sus exportaciones. De ésta los estados más poderosos logran imponer la ley, aún, fuera de su territorio. 

Existen tres categorías de acciones 301: 
- la 301 original: para prácticas comerciales desleales; 
- la 301 especial: para identificar países que no poseen una adecuada y efectiva protección de los derechos de propiedad intelectual o no ofrecen un acceso justo y equitativo a sus mercados para ciudadanos o compañías de Estados Unidos relacionado a propiedad intelectual. Aquellos países cuyas políticas y prácticas afectan en forma importante a los Estados Unidos o no participen en negociaciones de buena fe o no realicen progresos significativos en las negociaciones para solventar esos problemas, son identificados como países prioritarios y pueden ser investigados. Seis meses después se examina si la situación persiste. Si es así, se decidirá que acción tomar y podrán aplicarse incluso sanciones bilaterales comerciales; 
- la 301 super: para identificar las prácticas prioritarias que conllevan las mayores barreras al comercio y cuya eliminación beneficiaría significativamente a los Estados Unidos. Anualmente se brinda una lista de prácticas extranjeras desleales que pueden derivar en sanciones. 

La Sección 301 especial le permite al Representante de Comercio de Estados Unidos indicar, a través de las listas de observación prioritaria (priority watch list), cuáles son los países que más perjudican a sus compañías. Dichas listas son objeto de revisión permanente. A través de la Super 301, el mismo funcionario puede señalar cuáles de estas prácticas, a su juicio, deben ser eliminadas. El acta establece cuándo debe –acción obligatoria– y puede –acción discrecional– actuar el Departamento de Comercio de Estados Unidos y cuándo su aplicación es discrecional. 

Los casos obligatorios refieren a acciones que violan acuerdos comerciales. Esta conducta no puede darse si se presentan las siguientes situaciones: 
a) cuando un panel de la OMC concluya que no hay una práctica de comercio desleal; 
b) el Departamento de Comercio piensa que el gobierno extranjero ha tomado algunas acciones para solucionar el problema; 
c) el gobierno extranjero acuerda compensar; 
d) la acción provocaría mayores daños a la economía estadounidense que el beneficio que se obtendría; 
e) podría violarse la seguridad nacional si se realiza la acción. 

En el segundo caso, acciones discrecionales, el Departamento de Comercio puede actuar a iniciativa propia o a petición de alguna industria nacional si un acto, una política o una práctica de un país no es razonable o discriminatoria y afecta al comercio estadounidense o bien si la acción de los Estados Unidos es apropiada. 
Las sanciones que pueden imponerse incluyen las siguientes: 
- suspensión, retiro o prevención de la aplicación de beneficios comerciales derivados de concesiones; 
- imposición de derechos aduaneros u otras restricciones comerciales, imposición de multas o restricciones de servicios de un país extranjero por cierta cantidad de tiempo según la determinación del Representante Comercial de Estados Unidos; 
- entrar en un acuerdo obligatorio por medio del cual el país extranjero se comprometa a: 1) eliminar o suspender la ley, política o práctica; 2) eliminar cualquier gravamen o restricción; o, 3) proveer a los Estados Unidos con beneficios comerciales compensatorios.

La OMC no ha dejado sin efectos esta norma puesto que en la adhesión, los EEUU se reservaron el derecho de usar esta Sección cuando consideraran que había prácticas comerciales desleales. Sin embargo, la OMC puede autorizar a un país en desarrollo a utilizar las mismas represalias que un país desarrollado si considera que existen razones suficientes. 

La Sección 301 se utiliza como un mecanismo para abrir y mantener los mercados para los productos norteamericanos. Este sistema unilateral de sanciones adquiere mucha importancia dado que hoy gran parte de las disputas se producen por la inobservancia de las normas sobre propiedad intelectual. El seguimiento a la situación de cada uno de los países es paso por paso. En el informe del 2000 de la Sección Especial 301, el representante comercial de Estados Unidos anunció que realizó un detenido examen de la adecuada y efectiva protección de la propiedad intelectual en más 70 países, con un énfasis especial en examinar la apropiada y oportuna implantación del Acuerdo TRIPS por parte de los países en desarrollo, que era exigible al 1º de enero de 2000. Es decir, a pesar de que está pendiente la revisión del artículo 27.b(3) y el cumplimiento de las metas del TRIPS dentro del marco de la OMC, para los Estados Unidos el asunto es unilateral y ellos se abrogan el derecho de hacerle seguimiento al cumplimiento de un acuerdo multilateral. 

El paso de la lista prioritaria a la lista de observación es colocado como un triunfo del seguimiento que hace el Representante de Comercio, y constituye un buen ejemplo para otros países. Además del informe anual sobre el comportamiento mundial en materia de propiedad intelectual que realiza el Representante de Comercio de Estados Unidos, también se publican informes mensuales sobre los progresos de cada país, con comentarios muy positivos cuando los países se pliegan a sus exigencias. 

De esta forma la Sección 301 se convierte en una potente herramienta de los EEUU para imponer condiciones favorables a las actividades de sus empresas transnacionales, más allá de los tratados multilaterales y bilaterales. Ver limitado el acceso a las fronteras comerciales de ese país es una pesadilla para cualquier otro país, y esa amenaza es muy efectiva a la hora de exigir cambios en las legislaciones nacionales en materia de derechos de propiedad intelectual. 

Por ello, el análisis no solo se basa en el contenido formal de los TLC sino en las medidas que pueden tomar los EEUU contra los países que no atemperen su legislación o no actúen acorde a los lineamientos firmados en los acuerdos bilaterales o multilaterales. Esto constituye una llamada más al análisis de los documentos que se firman en este marco pues cada día afectarán en mayor medida los productos que se encuentren protegidos mediante las diferentes vías de PI, acrecentando las diferencias entre los mismos y la competencia desnivelada.

CONCLUSIONES
Con el estudio realizado arribamos a las siguientes conclusiones:
1. Los ADPIC establecen en sus Artículos 25 y 26 estándares mínimos de protección en materia de Dibujos y Modelos Industriales que los países miembros deben de cumplir.
2. Para la protección de los Dibujos y Modelos Industriales se requiere que los mismos sean originales, novedosos e independientes.
3. Las negociaciones de los TLC se han caracterizado por la imposición de la posición de Estados Unidos a partir de las diferencias en el desarrollo tecnológico-productivo de los países.
4. Los TLC acrecientan las desigualdades entre Estados Unidos y los países firmantes.
5. Los TLC acogen los principios de Trato Nacional y de Nación más Favorecida, lo que constituye colocar a las economías nacionales en una posición desventajosa.
6. El CAFTA establece el compromiso de los gobiernos de adherirse al Arreglo de La Haya, sobre el Registro Internacional de los Diseños Industriales.
7. En el NAFTA las regulaciones referidas a los Dibujos y Modelos Industriales acogen lo establecido en los Artículos 25 y 26 de los ADPIC.
8. En el ALCA se establece que cada parte establecerá la protección a los Dibujos y Modelos Industriales a partir de lo regulado en los Artículos 25 y 26.1 de los ADPIC.
9. Los Tratados analizados son los mecanismos principales utilizados para imponer normativas sobre derechos de propiedad intelectual en América Latina favorables a los intereses económicos de los países más industrializados y las corporaciones transnacionales. 
10. Las negociaciones bi- y multi-laterales de carácter esencialmente comercial y de inversión son utilizadas para introducir cambios en los países de América Latina que distorsionan y desestabilizan procesos políticos nacionales. 
11. La posibilidad de imponer sanciones en materia de propiedad industrial representan una nueva presión a los países involucrados en la firma de los Tratados analizados.

RECOMENDACIONES
La investigación realizada ha abordado la temática desde un punto de vista formal, citando en ocasiones apuntes que permiten visualizar la práctica, pero es importante destacar que existen otro conjunto de elementos y factores que requieren sin lugar a dudas examinarse, y que podrían constituir el objeto de un nuevo estudio, tales como:
1. Realizar un análisis del comportamiento de los Tratados en cada país, enfatizando en datos sobre el acceso de los productos al mercado, el nivel de solicitudes y concesiones en las diferentes Oficinas Nacionales y la competencia originada en los diversos sectores.
2. Investigar sobre sentencias o fallos que hayan sido aprobadas en torno a la aplicación de las cláusulas previstas en los TLC y regulaciones nacionales.

BIBLIOGRAFIA
1) Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC) (1994)
2) ALCA- Área de Libre Comercio de las Américas. Borrador de Acuerdo. Capítulo XX Derechos de Propiedad Intelectual.
3) Tratado de Libre Comercio de América del Norte. SEXTA PARTE: PROPIEDAD INTELECTUAL. Capítulo XVII. 
4) www.es.wikipedia.org/wiki/Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
5) www.es.wikipedia.org/wiki/ALCA
6) www.camaralima.org.pe/alcaperu/default.htm.
7) www.cubaminrex.cu/Enfoques/alca.
8) www.bilaterals.org/article.php3?id_article=1322; 101 razones para oponerse al TLC entre Centroamérica y EEUU; 18 octubre 2004
9) www.wipo.int/treaties/es/ShowResults.jsp?lang=es&treaty_id=9; OMPI/Tratados y Partes Contratantes/Arreglo de la Haya
10) www.sic.gob.hn/cafta/documentos.htm; Tratado de Libre comercio República Dominicana, Centro América y EEUU
11) www.encuentropopular.org/ejes/tlc/tlc064.html; Observatorio: El TLC-EEUU, Centroamérica y la República Dominicana en su primer año
12) http://geosalud.com/tlc/tlcsalud1.htm; El Tratado de Libre comercio con EEUU y la Propiedad Intelectual; MSc Mario Devandas

Autoras:
Lic. Ivette I. Cañedo Tápanes 
Lic. Cheila Fernández García
Ing. Mabel Alonso Guzmán.

[1] Acuerdo sobre los ADPIC, página 31 
[2]
Sitio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba: ALCA: Cuba sobre el ALCA. Página 4



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados