Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La enajenación y su relación con el nivel individual de determinación de salud

Resumen: Se realiza una revisión bibliográfica acerca de la relación entre Enajenación y Salud. Se aborda la significación filosófica de la enajenación como proceso social transitorio caracterizado por la conversión de la actividad humana y sus repercusiones nefastas al hombre.

Publicación enviada por Lic.Maria Magdalena Hernández Hernández




 



RESUMEN 
Se realiza una revisión bibliográfica acerca de la relación entre Enajenación y Salud. Se aborda la significación filosófica de la enajenación como proceso social transitorio caracterizado por la conversión de la actividad humana y sus repercusiones nefastas al hombre.

Partiendo de la conceptualización de la cultura y su vinculación con el hombre describimos las categorías Objetivación y Subjetivación; A continuación se exponen los tres niveles de Determinación Social de la Salud: nivel macro social, nivel grupal, y nivel individual, al profundizar en este último ,se realiza un análisis acerca del “Modo y Estilo de Vida”, donde se evidencia la responsabilidad que contrae el hombre de preservar la salud con formas inteligentes de comportamiento.

Entre otros aspectos se pone de manifiesto como los estilos enajenados de vida condicionan la aparición de Enfermedades Crónicas o Enfermedades no Trasmisibles a través de diferentes factores de riesgo.

Por último se concluye que la actitud de los hombres ante la salud no solo depende de las condiciones sociales, sino también de las valoraciones que poseen acerca de la misma.

INTRODUCCION
El hombre en su interacción con la naturaleza y la sociedad, constantemente está creando valores materiales y espirituales para satisfacer sus necesidades, este proceso de continua transformación y materialización recibe el nombre de objetivación.

Simultáneamente se desarrolla el proceso inverso: subjetivación donde las distintas clases y grupos sociales reciben las influencias que ejerce la sociedad sobre ellos, garantizando las transmisión de experiencias, convicciones, conocimientos, actitudes, rasgos morales, normas de conducta, habilidades y maneras de concebir el mundo, lo cual permite un permanente perfeccionamiento de las relaciones sociales.

Ambos momentos expresan la complejidad del fenómeno de la cultura, dado por sus múltiples funciones y facetas, tarea, contenido y problemas a resolver.

La cultura de acuerdo con el tipo de actividad puede ser cultura del trabajo, del habla, del pensamiento, de la salud entre otras. La cultura de la salud revela el grado de desarrollo alcanzado por el hombre en el conocimiento y dominio de su organismo y medio socio-ecológico, de modo tal, que trascienda en su actuación hacia una conducta que propicie un modo saludable de vida.

OBJETIVOS:
· Analizar el enfoque Filosófico de la relación entre enajenación y salud. 
· Analizar la enajenación del sujeto y su relación con el nivel individual de determinación de salud.

DESARROLLO
Durante siglos los hombres comprendieron la salud, como ¨ norma¨ es decir lo opuesto a la enfermedad. De acuerdo con esto siempre que un individuo se correspondiera con la ¨norma¨ estaría saludable, pero no siempre que estuviera saludable se correspondería con la ¨norma¨. Entiéndase por ¨norma¨ los aspectos estrictamente biológicos.

Esta concepción fue superada por la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al señalar que: ¨ La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de las afecciones o enfermedades.

En su obra Tesis sobre Feuerback, el filosofo ¨KarL Marx¨ definió la categoría salud refiriendo que la esencia humanista no es algo abstracto, inherente a cada individuo, es en realidad el conjunto de sus realidades sociales, y expresó la calidad de la existencia del hombre determinada por su relación armónica con el entorno natural-social que le corresponde. 

En circunstancias dadas la relación armónica de hombre con su medio natural-social se rompe, y los resultados de la actividad humana se transforman de modo tal que domina sobre el hombre y por ende no le permite apropiarse de la realidad objetiva. Estas causas se hayan según Marx en las condiciones concretas de vida, en la calidad de las relaciones sociales en la que el hombre se desenvuelve. Por lo tanto, la alienación tiene por causa unas determinadas condiciones materiales que constituye factores enajenantes de la actividad vital humana y no solo es una ilusión del espíritu como lo comprende el idealismo.

Todo lo expresado anteriormente es el enfoque filosófico entre Enajenación y Salud.

De acuerdo a Pérez Lovelle la enajenación de la salud se puede determinar socialmente a través de tres niveles, estos son, el nivel macro social, el nivel grupal y el nivel individual. Dichos niveles no actúan de forma aisladas pues la acción de uno puede propiciar o necesitar la acción de otro.
Intentemos aproximarnos brevemente a los niveles de determinación macro social y grupal de salud. 

En el nivel denominado macro social es donde se establece la relación entre la formación económico social como un todo y el estado de salud de la población en general, esto es, la crisis ecológica que pone en peligro la vida en el planeta, las desigualdades socioeconómicas entre el nivel de desarrollo de diferentes regiones y países que traen aparejados el desempleo y la marginalidad, las diferencias en los cuadros de salud existentes, y la Organización de Salud Publica donde se destacan la alineación en la gestión de salud, en los profesionales de dicho sector y en las poblaciones con respecto a su estado de salud. 

En el nivel de determinación grupal se estudia la relación entre el modo y las condiciones de vida de determinados grupos y su estado de salud, donde se destacan la desnutrición, el parasitismo e infecciones en los sectores desposeídos, situaciones estas rebasadas por el nivel de desarrollo de la medicina actual; otros aspectos se refieren a las actitudes de los grupos y clases respecto a la salud y enfermedad entre otros.

En el nivel individual de determinación de salud las condiciones individuales de vida están influidas por el carácter macro social y grupal que en si misma portan el sustrato para un proceso individual de vida enajenado o no.

El modo de vida como actividad vital sistemática de los hombres se transforma de forma inmediata a los cambios en las condiciones de vida y estos, a su vez, están determinados, en última instancia, por los cambios en el modo de producción. No obstante, se ha precisado que sería erróneo creer que el modo de vida de las personas varía automáticamente tras las mutaciones de unas u otras condiciones socioeconómicas.

En síntesis, el modo de vida se expresa en la actividad colectiva de los hombres y en la conciencia social.

La actividad sistemática del hombre se nutre del modo de vida familiar y social, pero es condicionada por la personalidad del individuo, al llegar a este punto proponemos llamarla “Estilo de vida” y limitar modo de vida para la actividad social y grupal.

El estilo de vida es un aspecto de la actividad diaria de las personas que indican la vida y orientación de la conducta y el racionamiento de la personalidad con una serie de variables que influyen en el proceso salud- enfermedad dado por regulaciones volitivas que determinan las formas de satisfacer las necesidades básicas en dependencia de sus temores, conflictos, frustraciones, sentimientos, motivos, autovaloración, sexo, edad, escolaridad, actitudes, criterios, e imagen del mundo que tiene el individuo.

Cada individuo imprime su impronta, un estilo con el que realiza la apropiación de las condiciones económicas, políticas morales y en el cual objetiva su existencia.

Sin dudas que el estado de salud individual está en dependencia de las condiciones y el estilo de vida donde entran en acción con un peso importante los elementos derivados del momento subjetivo de la actividad.

Cuando el individuo no puede asimilar correctamente sus condiciones de existencia y por ende no “elige” adecuadamente su estilo de vida y sus fines, se produce entonces un desbalance entre sus necesidades y capacidades y las posibilidades que tiene para satisfacerla; cuando esta situación se produce el hombre asume estilos enajenados de vida propiciando en la mayoría de los casos condiciones favorables para padecer de Enfermedades Transmisibles ó Crónicas.

La alienación es el proceso social transitorio que se caracteriza por la conversión de la actividad humana y sus resultados en fuerzas hostiles al hombre pudiendo expresarse subjetivamente en la conciencia como divorcio entre aspiraciones personales y las normas prescritas por la estructura social así como la percepción de estas últimas como hostiles a su personalidad. 

Enajenación significa la limitación de la búsqueda por el hombre y adecuada elección del sentido de su vida, si interioramos que el sentido de la vida es la misión del hombre de desarrollar todas y cada una de sus capacidades. Es precisamente este aspecto el que mide el desarrollo de sus capacidades y en especial su capacidad de transformar en medio socio natural, este enunciado coincide con la definición de calidad de vida que significa”Grado de control que el individuo mantenga sobre su entorno”. 

Esencia y existencia alienada es sinónimo de incapacidad de controlar el medio y por ende la vida no posee calidad.

El estilo de vida seleccionado por el hombre tiene la impronta de cómo se percibe por él la vida misma, y con ésta la percepción de la salud y la actuación con respecto a ella.

Conocimiento y actuación hacia la salud (verse cultura de la salud) tiene como fundamento el lugar que ésta ocupa dentro de la jerarquía de valores del individuo. Dicho lugar, si bien está determinado objetivamente por las condiciones materiales y espirituales, tradiciones, costumbres, también depende del sujeto mismo. Siendo un ejemplo obvio de enajenación el que el individuo no se sienta y por lo tanto no actué de forma responsable por su salud y deposite la responsabilidad en terceros: ya sea concibiendo la salud como un “don” no terrenal que escapa a su dominio y la enfermedad un castigo divino.

La ciencia conoce hoy un sinnúmero de factores de riesgo que condicionan la aparición de enfermedades que se pueden relacionar con la enajenación a nivel individual.

Como factor de riesgo se entiende el conjunto de condiciones anormales que pudieran producir un efecto dañino sobre el individuo.

Un factor de riesgo es un atributo que confiere al individuo un grado variable de susceptibilidad para contraer una enfermedad o alteración de su estado de salud. El caso que nos ocupa son los factores de riesgos modificables, los cuales pueden clasificarse en mayores y menores.

Los factores de riesgos modificables menores en todos los casos, su modificación depende en gran medida de la voluntad del individuo para remodelar su estilo de vida, como ejemplo de ellos tenemos: El sedentarismo, el estrés, la drogadicción, la gota e hiperuricemia y el consumo de carbohidratos y sal.

Los factores de riesgos modificables mayores tienen una elevada incidencia en la aparición de enfermedades o complicaciones; son modificables en dependencia de la intervención del equipo multidisciplinario de salud o de la voluntad política, como es el caso del desempleo y las condiciones nocivas de trabajo. En el primer caso se incrementa la pobreza, tienen una expectativa de vida menor pues la probabilidad que tienen de fallecer como consecuencia de enfermedades accidentes o suicidios es mucho mayor y en el caso de las condiciones de trabajo nocivas pueden surgir enfermedades profesionales y de las llamadas enfermedades condicionadas por la actividad productiva otros tipos de factores de riesgos mayores lo son la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la obesidad, el hábito de fumar, dietas ricas en grasa, la hiperlipidemia, la conducta sexual inadecuada, etc. Todos estos dependen también del estilo de vida del individuo.

La enajenación de la salud va mas allá a la irracionalidad de la relación con la naturaleza, a la irracionalidad de las propias relaciones sociales (relaciones de producción), a la organización de la salud pública y el carácter de los servicios de salud, a la pertenencia de los individuos actuantes a determinados grupos y clases sociales y por último al propio individuo y su estilo de vida.

CONCLUSIONES 

Debemos concluir con la consideración que la salud es un valor social que tiene relación con la calidad de la existencia humana. Es un valor concreto determinado por el modo de producción, el nivel de desarrollo socioeconómico alcanzado y la situación política existente.

La actitud de los hombres ante la salud es histórico – concreta, depende no solo de las condiciones sociales existentes, sino también de las valoraciones que poseen acerca de la misma, de sus conocimientos, costumbres, hábitos, condiciones de vida y del grado de satisfacción de sus necesidades vitales.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
- Lecturas de Filosofía, Salud y sociedad. La Habana: 2004. Editorial CM, p: 22.
Iden p: 20 y 23
Iden p: 26 
Iden p: 62
- Psicología y Salud. Núñez de Villavicencio. Ciudad de la Habana, 2001.
- Enfermería Familiar y Social. Colectivo de autores. Editorial CM. Ciudad de la Habana, 2004.
- Pedagogía. Colectivo de especialista del MINED. Editorial Pueblo y Educación.
- Fundamentos de Salud Pública. Toledo Curbelo, Editorial CM. La Habana, 2005. Tomo I y II 

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE C. DE LA HABANA.

AUTORA:
  LIC. MARIA MAGDALENA HERNANDEZ HERNANDEZ



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados