Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Coincidencias en el ideario pedagógico de Simón Bolivar y José Martí.

Resumen: El estudio de la obra martiana es significativo para todos los latinoamericanos, beber en ese manantial de ideas nos fortalece ideológicamente y nos prepara para enfrentar los nuevos retos que nos trae el nuevo milenio donde la unidad latinoamericana debe ser símbolo de nuestros objetivos a alcanzar. Los jóvenes que son el futuro de esa gran patria que es América, tienen esa tarea por delante.

Publicación enviada por Yaima Estevez y Mirian Lovaina




 


"Al que no sabe, cualquiera lo engaña. Al que no tiene cualquiera lo compra."
(OC. T1 página 283. Simón Rodríguez)
"Las naciones marchan hacia el termino de su grandeza, con el mismo paso con que camina la
educación."
Simón Bolívar (Decreto del 20 de mayo de 1820)
"Al mundo nuevo corresponde la Universidad nueva. A nuevas ciencias que todo lo invaden, reforman y minan, nuevas cátedras."
(OC. T8 página 281. "Escuela de Electricidad" José Martí)


Introducción
El estudio de la obra martiana es significativo para todos los latinoamericanos, beber en ese manantial de ideas nos fortalece ideológicamente y nos prepara para enfrentar los nuevos retos que nos trae el nuevo milenio donde la unidad latinoamericana debe ser símbolo de nuestros objetivos a alcanzar. Los jóvenes que son el futuro de esa gran patria que es América, tienen esa tarea por delante.

La continuidad histórica de las ideas emancipadoras americanas nos demuestran la existencia de un Simón Bolívar (1783 - 1830) tan necesario y presente para nuestros pueblos latinoamericanos, quien no vivió los orígenes de la formación del imperialismo como nuestro Martí (1853 - 1895), pero si al igual que el apóstol de Cuba supo señalar la necesidad de la independencia de América y su solidaridad con los independentistas cubanos.

¿Cómo es posible el surgimiento de estos grandes hombres Americanos?
José de la Luz y Caballero destacaba la importancia de tener al magisterio al lado de la patria, lo que llevaría a la formación de buenos patriotas.

La práctica histórico social como criterio de la verdad se encargó de demostrarlo: en las ideas y la acción educativa de Simón Rodríguez y Rafael Maria de Mendive se forjaron esos grandes héroes que fueron Bolívar y Martí.

Profundizar en el estudio de las similitudes entre las ideas educativas de Simón Rodríguez y Martí así como comprender la esencia del ideal educativo martiano y de Simón Bolívar son los objetivos que nos proponemos con este trabajo que sometemos a su consideración.

Desarrollo
La concepción de la educación en la obra de José Martí
Para el análisis de la concepción de la educación en la obra de José Martí nos hemos remitido al estudio del libro Ideario Pedagógico y a la tesis de aspirantura al grado de Doctor en Ciencias Pedagógicas del Licenciado Elmis Escribano Hervis del Instituto Superior Pedagógico Juan Marinello de Matanzas,Cuba.

Las conclusiones a las que arribamos fueron las siguientes:
Concepción de la educación martiana asumiendo la vía curricular -Establecimiento de un sistema educativo con una amplia base democrática, donde todos los grupos sociales y clases tengan acceso a la educación. Estrecha relación educación - instrucción y cultura como factores determinantes.
1. El diseño de la enseñanza, su contenido y las formas que adopte debe tener concordancia con el medio que circunda. En el diseño de tal enseñanza a de jugar un papel importante la inclusión de la ciencia y el espíritu científico desde la primaria hasta la Universidad.
2. Para hacer cumplir el diseño anterior Martí concibió un cuerpo de maestros misioneros de ciencia, proyecto elaborado en Santo Domingo, Republica Dominicana, aunque fue corta su aplicación por parte de sus seguidores.
3. Enseñar a pensar. Preparar a los hombres como verdaderos autodidactas y desarrollar en
ellos la creatividad y la inteligencia.

La esencia o postulado central de la concepción sobre la educación de José Martí se expresa en la siguiente idea:
"Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que la ha acontecido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive: es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre el y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podría salir a flote; es preparar al hombre para la vida."
(Revista La América, noviembre de 1883, T8, página 281)

Ese es el fin supremo de la educación, el fin que distingue la lógica de la concepción de la educación de José Martí.

Esta línea directriz puede localizarse con una presencia acabada en momentos culminantes de su obra como en La Edad de Oro (1889), en Nuestra América (1891) y en la carta a Maria Mantilla del 9 abril de 1895.

Podemos entonces llegar a la conclusión que su concepción sobre la educación se forma entre 1889 y 1895. Esta concepción es histórico - concreta, es decir se diseño en función de la especificidad del hombre americano, de la tradición de su pensamiento humanista que recepcionó las condiciones y necesidades de nuestro continente y la conformación del concepto de Nuestra América.

Para dar cumplimiento a la esencia de su concepción sobre la educación, tiene en cuentas algunas directrices fundamentales que comentaremos a continuación. 
1-Educar para la identidad americana: constituye una alternativa liberadora ante los peligros que acechan al continente en ese momento histórico tales como la desunión, el aldeanismo, el desarraigo, la copia sumisa de patrones exóticos. En La Edad de Oro se lleva ala práctica esta línea directriz, donde se educa al niño latinoamericano en el conocimiento de los héroes del continente, la historia patria y la cultura latinoamericana.
2-Preparar al hombre para el trabajo: con clara visión en su composición de preparar al hombre para la vida, precisaba la formación de un productor, que cada hombre labrase con sus manos algo que necesitasen los demás.
3-La educación científica: Martí fundamento la educación científica porque fue capaz de captar como pocos la esencia del momento en que vivía donde se gestaban cambios notables como expresión de la transición hacia una nueva época.
4-La formación de valores: La obra martiana es portadora de un contenido axiológico. Su humanismo lo lleva a situar al hombre como centro de su creación. Ejemplo: Abdala en el tomo XVIII] Drama.

El conocimiento no es solo para Martí cultura general sino también base importante para la formación de sentimientos, convicciones y virtudes humanas.

Puntos coincidentes en materia de educación entre el maestro de Bolívar, Simón Rodríguez y José Martí.
En enero de 1881 llega José Martí a Venezuela y permanece en este hermano país hasta julio de ese mismo año, desembarcando por el puerto de La Guaira desde donde se traslada a Caracas, siendo su primer acto según se describe en el primer numero de La Edad de Oro, el de visitar la estatua del libertador Bolívar. Allí en Venezuela convencido del valor de la ideas justas utiliza como trincheras de combate el periodismo y el magisterio con el objetivo de difundir cultura y educar. De esta forma impartió clases en los colegios de Aveledo y Tell Villegas, colaboro con la opinión nacional y fundó la Revista Venezolana, con el respaldo de diversos intelectuales y artistas del país.

Allí tuvo contacto con las ideas educativas de Simón quien nace en Caracas en 1771 coincidiendo en muchos casos con ellas, además el espíritu investigador me Martí en los temas americanos lo llevaron al descubrimiento del maestro Simón.

En su gran obra publicada Sociedades Americanas en 1928, solicita la arcilla que desea moldear en su empeño de educador:
"Dénseme los muchachos pobres," sobre ellos recaerá la actividad educativa del maestro Simón Rodríguez. No cabe la menor duda de cómo Martí "con los pobres de la tierra quiso su suerte echar.

Rodríguez y Martí fueron ardientes propugnadores de una democratización amplia de la enseñanza y de la educación, educación popular para todos, educación social republicana para formar ciudadanos con sentimientos del deber social y una educación para todos por igual, a fin de crear sentimientos de igualdad.

Ambos exaltaron el trabajo de los maestros quienes debían llevar a todos la necesidad del conocimiento sin excluir ningún sector social.

Rodríguez y Martí coinciden también en una cuestión no clara en aquel entonces, la relación entre instrucción y educación. Rodríguez dice en "
Luces y Virtudes Sociales", "Instruir no es educar; ni la instrucción puede ser un equivalente de la educación, aunque instruyendo se eduque".

Martí escribió en su compacto resumen Educación Popular:
"Instrucción no es lo mismo que educación: aquella se refiere al pensamiento y esta principalmente a los sentimientos. Sin embargo no hay buena educación sin instrucción. Las cualidades morales suben de precio cuando están realzadas por cualidades inteligentes".

Otra importante faceta común es, entre las concepciones pedagógicas de ambos pensadores, el papel del trabajo en la educación de los niños. Fue Simón Rodríguez un pionero de la combinación del estudio y el trabajo:
"Toca a los maestros hacer conocer a los niños el valor del trabajo para que sepan apreciar el valor del las obras".

Ese mismo criterio pedagógico defendía Martí al declarar. "En la escuela se ha de aprender el manejo de las fuerzas con que en la vida se ha de luchar. Escuela no debería decirse sino talleres."

De la importancia de la comprensión del papel de la educación decía Rodríguez:
"enseñen y tendrán quien sepa, eduquen, y tendrán quien haga".

Y Martí expresó: "al venir a la tierra, todo hombre tiene derecho a que se le eduque, y después, en pago, el deber de contribuir a la educación de los demás".
Ambos estaban por una enseñanza racional y científica enfrentándose a los criterios escolásticos y teológicos dominantes.

Rodríguez expresaba que debían impartirse cuatro tipos de conocimientos a los alumnos:
"instrucción social, para hacer una nación prudente; corporal, para hacerla fuerte; técnica, para hacerla experta; científica, para hacerla pensadora". José Martí al producirse nuevos descubrimientos años más tarde que reclamaban un papel activo de la ciencia, observo:
"A nuevas ciencias que todo lo invaden reforman y minan, nuevas cátedras. Que la enseñanza elemental sea ya elementalmente científica, que en vez de la historia de Josué, se enseñe la de la formación de la tierra".

El fanatismo y la ignorancia han ido de la mano con el retrazo, i la miseria, con la opresión y el servilismo esperanzado.

Bien sentencia el maestro de Bolívar:
"Al que no sabe cualquiera lo engaña. Al que no tiene, cualquiera lo compra".

Martí, coincidiendo, va más allá en su análisis:
"A un pueblo ignorante puede engañársele con una superstición, y hacérsele servil. Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre."

Las ideas educativas de Rodríguez y Martí se hicieron realidad con el triunfo de la Revolución Cubana el 1ro de enero de 1959, hoy se aplican en la Revolución Bolivariana y se extienden por nuestra América.

Algunas ideas sobre la Educación defendidas por Simón Bolívar.

Bolívar siguiendo las enseñanzas de su maestro escribió:
"El primer deber del gobierno es dar educación al pueblo. La salud de una república depende de la moral que por la educación adquieran los ciudadanos".

En otra ocasión expresaba:
"Las naciones marchan hacia el término de su grandeza con el mismo paso con que camina la educación".
Bolívar sintió la necesidad de combatir el analfabetismo y para ello ordenó el establecimiento de escuelas en todos los departamentos de la república y en decreto del 31 de enero de 1825 orienta la preparación de los futuros maestros de enseñanza primaria según el sistema Lancaster, que consiste en que un maestro puede ensañar a un gran número de alumnos, debiendo sus medios de esos alumnos auxiliares de los maestros, parecido a la que en Cuba conocemos como sistema de monitores, alumnos ayudantes etc.

Según el decreto Ley del 20 de mayo de 1920 se debía instituir la enseñanza primaria, moderna y popular donde todos los jóvenes mayores de cuatro anos y hasta catorce años asistieran a la escuela donde se les enseñan las primeras letras y la aritmética. Para educar a los huérfanos de la patria, hijos de aquellos padres que habían muerto en defensa de la patria elaboró el decreto del 17 de diciembre de 1819 donde se ocupaban los conventos abandonados para alojar y educar a estos niños.

Propone que al maestro se la llame Director, y a la escuela, Sociedad, destacando que la labor del Director es crearle ciudadanos al estado que lo defiendan, le ilustren, le santifiquen, le embellezcan y le engendren otros tan dignos.

En cuanto al descanso y esparcimiento proclama:
"Los juegos y recreaciones son tan necesarios a los niños, como el alimento: su estado físico y moral así lo requiere".

Ya en el campo de la educación a nivel estatal, Bolívar, crea una legislación educacional en el congreso de 1821, crea un sistema de juntas municipales que controlaba la educación desde la base y una subdirección de estudios en Caracas, germen del futuro ministerio de instrucción pública.

En medio de las más apremiantes contingencias de la guerra Revolucionaria Bolívar no olvida la necesidad de impulsar por todos medios la educación de los futuros ciudadanos de la patria. En 1822 da instrucciones para implantar en Bogotá la enseñanza científica, Bolívar fundó en Guayaquil la primera escuela náutica de que se tienen noticias en la América Hispana. Creó institutos para el desarrollo cultural de la mujer, sector olvidado en la sociedad.

Según los estatutos dictados por el libertador se pone fin a las discriminaciones sociales, religiosas y raciales para ingresar en las Universidades (Reforma Universitaria de 1827).

Impulsa la educación de oficios y técnicas.

Cuando critica las concepciones que despreciaban el aprendizaje de ciertos trabajos u oficios, considerados indignos bajo la colonia. Y así refiriéndose a su sobrino
Fernando escribe:
"Si su inclinación lo decide a aprender algún arte u oficio yo lo celebraría, pues abundan entre nosotros médicos y abogados, pero nos faltan buenos mecánicos y agricultores, que son los que el país necesita para adelantar en prosperidad y bienestar".

Bolívar se ocupa por formular métodos para enseñar a leer, dejando claro además algunos criterios didácticos al director de un colegio de Estados Unidos donde estudia su sobrino Fernando:
"La educación de los niños debe ser siempre adecuada a su edad".

En relación a la enseñanza de los idiomas expresó:
"Los idiomas muertos deben estudiarse después de poseer los vivos".

Se opuso a la enseñanza memorística planteando:
"La memoria demasiado pronta, siempre es una facultad brillante, pero redunda en detrimento de la comprensión;. Debe enseñársele al niño aquellas cuestiones que lo ayuden a meditar para resolver problemas y ecuaciones".

Sus recomendaciones más reiteradas fueron en torno a las ciencias exactas:
"Jamás es demasiado temprana para el conocimiento de las ciencias exactas, porque ellas nos enseñan el análisis en todo, pasando de lo conocido a lo desconocido, y por este medio aprendemos a pensar y a raciocinar con lógica".

Bolívar fue un promotor del desarrollo cultural abriendo siempre la revolución a las más diversas inquietudes culturales. Vio siempre en el periódico un vehículo excepcional para la educación e instrucción del pueblo. Los españoles aseguraban que la imprenta fue siempre su principal arma de combate. Mantuvo correspondencia con pintores, editores, políticos y periodistas de todo el mundo que se interesaban por la nueva república que surgía en América.

Como ha quedado demostrado Bolívar promovió en la nueva República que creó el desarrollo de una educación y cultura de masas revolucionando en América los criterios educativos, extensión de la educación recibida por Simón Rodríguez y que hoy aplica la revolución Bolivariana .Los maestros de hoy debemos revisar y enriquecer con la práctica pedagógica estos criterios.

Conclusiones
1-La educación y la cultura son las bases de todo proceso revolucionario porque le brindan al pueblo las armas del conocimiento que tanta falta hacen hoy a los pueblos de América. 
2-El ejemplo del maestro y su papel en la educación es fundamental para formar buenos patriotas y ciudadanos dignos de América, ejemplo de ello son Simón Rodríguez y Mendive. 
3-Para conocer la continuidad histórica del pensamiento educativo en América elevándolo a niveles superiores de acuerdo a las nuevas exigencias de la época es necesario el estudio obligado de los temas educativos que nos precedieron.

Bibliografía
-Escribano Hervis, Elmis. Tesis en opción al grado de Doctor en Ciencias Pedagógicas.Centro de Estudios Martianos.
-Martí Pérez, José. Obras Completas. Editorial Nacional de Cuba. 1963.
-Morales Salvador. Simón Rodríguez y José Martí. Convergencia y Actualidad. En Martí en Venezuela, Bolívar en Martí. Editora Política. La Habana 1985, página 111 - 129. -Pividal Padrón, Francisco. Bolívar Alfabetización y Enseñanza Primaria. En Antología Bolivariana. Editorial Ciencias Sociales. La Habana 1986, página 174 - 186.
-Pividal Padrón, Francisco. Bolívar Universidad y Cultura. En Antología Bolivariana.Editorial Ciencias Sociales. La Habana 1986, página 181 - 186.
-Valdés Galárraga Ramiro. Diccionario del Pensamiento Martina. Editora de Ciencias Sociales. La Habana 2002, página 145 - 150.

Autores
,Yaima Estevez y Mirian Lovaina.


Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados