Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Teletrabajo como opción a la inserción laboral de personas discapacitadas. Panorama mundial

Resumen: Las tecnologías de la información y la comunicación están transformando profundamente numerosos aspectos de la vida económica y social, como los métodos y relaciones de trabajo, la organización de las empresas, los objetivos de la educación y la formación, y el modo en que las personas se comunican entre si. Asimismo, están produciendo importantes incrementos en la productividad industrial y en la calidad y rendimiento de los servicios. La sociedad de la información no es la sociedad de un futuro lejano, sino una realidad de la vida diaria, donde la gestión, la calidad y la velocidad de la información se convierten en factor clave de la competitividad. (E)

Publicación enviada por Lic. Manuela León Ramírez y Lic. Rosa María Torres León




 


“Hay que combinar las tecnologías con la asistencia

personal para la mejora de la calidad de vida de los discapacitados”

Reyes Noya (1)

Del Teletrabajo

Las tecnologías de la información y la comunicación están transformando profundamente numerosos aspectos de la vida económica y social, como los métodos y relaciones de trabajo, la organización de las empresas, los objetivos de la educación y la formación, y el modo en que las personas se comunican entre si. Asimismo, están produciendo importantes incrementos en la productividad industrial y en la calidad y rendimiento de los servicios. La sociedad de la información no es la sociedad de un futuro lejano, sino una realidad de la vida diaria, donde la gestión, la calidad y la velocidad de la información se convierten en factor clave de la competitividad.  Las economías están pasando de la producción manual estandarizada a productos y servicios más diversificados, basados en el conocimiento. Por esta razón, las TIC ofrecen inmensas posibilidades para aumentar la productividad y los salarios reales y, con ello, para un crecimiento económico fuerte y nuevos empleos.

En los últimos años el teletrabajo se ha convertido en un fenómeno social que está incidiendo de forma significativa en las formas de planificar el desarrollo económico de determinadas regiones, en los sistemas de organización del trabajo, en las relaciones laborales y en los hábitos y comportamientos de vida. Su actual expansión es el resultado de dos factores que se interrelacionan de forma dinámica: la aplicación laboral de las tecnologías de la información y la existencia de una infraestructura de telecomunicaciones razonablemente avanzada.

Al definirlo varios autores apuntan que es una forma flexible de organización del trabajo que se  realiza, con la ayuda de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs), en un lugar distinto y alejado del que ocupa la organización o la persona para la que se realiza el trabajo;  modalidad que abarca las actividades laborales por cuenta ajena realizadas total y parcialmente fuera de las empresas, el trabajo en casa o desde centros específicos y el trabajo móvil o nómada de aquellos trabajadores cuya actividad requiere desplazamientos permanentes, siempre que se trate de un trabajo soportado por las tecnologías de la información y las comunicaciones. Dentro de este concepto se incluyen a demás las actividades por cuenta propia realizadas para clientes distantes utilizando las telecomunicaciones.

Se puede teletrabajar mediante contrato por obra o servicio, a tiempo parcial o completo, en nómina, como colaborador o en forma independiente, estos es, con las mismas modalidades de contratación que en el trabajo tradicional.

El espectacular desarrollo de las tecnologías informáticas aplicadas a las telecomunicaciones y, sobre todo, el abaratamiento de sus costes, ha hecho que a los estados, al plantearse cómo lograr el desarrollo de una región, les resulte más económico y socialmente más rentable promover infraestructuras de comunicaciones de banda ancha y servicios múltiples y formar adecuadamente a los trabajadores para que se incorporen a la gestión de productos y servicios de valor añadido. Creando así una fuente importante de empleo, a la vez que están contribuyendo a incrementar la competitividad de industrias de gran tradición, al reducir sus costes fijos en infraestructura física.

La organización del trabajo está cambiando de forma irreversible en las empresas a escala mundial; hoy los trabajadores pueden obtener de forma inmediata la información que requieren para desarrollar su trabajo desde su propio domicilio, desde un centro de teletrabajo o desde cualquier lugar que permita una conexión informática a la red de la empresa; en este contexto afirmar que en los próximos años el teletrabajo generalizará su uso, no es descabellado, aunque su implantación sea gradual, toda vez que nada se interpondrá en que la mayor parte de los empleados de una empresa opten por la telepresencia en ella.

Varias son las ventajas e inconvenientes que para la empresa trae la implantación del teletrabajo; aparejado a los evidentes ahorros en términos de gastos generales, su adopción implica un replanteamiento general de esta, con un modelo de organización dinámico y descentralizado, en el que el trabajo se centra más en tareas y procesos que en funciones. Para ello deben cumplirse los siguientes requisitos: un uso intensivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones para la producción de valor añadido, un sistema de control de gestión altamente formalizado, la existencia de sistemas de trabajo basados en la dirección por objetivos o en el trabajo por proyectos y la disponibilidad de recursos humanos capacitados.

De esta forma surge un nuevo mercado de empleos que incluye entre sus usuarios a grupos actualmente marginados del mercado laboral internacional, tales como las personas con discapacidad, pero también pueden crear fronteras para aquellos que no se adapten a la transformación del trabajo. La capacidad de adaptación  no deriva sólo del nivel de capacitación profesional, sino también de la naturaleza de las tareas para las que el trabajador esté preparado.

Existen varias modalidades de Teletrabajo, entre las más extendidas tenemos:

·        El trabajo en el domicilio, ya sea por cuenta propia o por cuenta ajena; siendo esta última la más extendida que responde a necesidades del trabajador (trabajadores que dentro de una empresa con organización del trabajo convencional necesitan, por circunstancias familiares, realizar el trabajo desde su domicilio) o a una política propia de la empresa. En esta modalidad es frecuente que los teletrabajadores alternen el teletrabajo con la asistencia a la oficina.

·        Centros de Teletrabajo o Telecentros, siendo estos una oficina que dispone de las instalaciones y equipos necesarios para desarrollar actividades de teletrabajo. Su diseño ha de ser flexible para que pueda albergar a muy distintos tipos de teletrabajadores, y suele contar con un equipo o persona responsable de su organización y mantenimiento, los que por lo general asume tareas formativas y de asesoramiento en relación con los aspectos más técnicos de esta actividad. Entre estos centros se encuentran las Oficinas satélite, Centro de Recursos Compartidos, Telecottages (Centros de teletrabajo en medios rurales)

·        Teletrabajadores móviles o itinerantes: engloba a los trabajadores que necesitan desplazarse frecuentemente para mejorar el servicio que prestan a sus clientes.

De las personas discapacitadas. Inserción laboral internacional, respaldo institucional.

“Es un problema con dos aristas; el no tener un empleo significa no tener cómo mantenerse, y no poder tener ni mantener una familia y, también significa no resolver la necesidad de sentirse útil a sí mismo y a la sociedad. En América Latina, uno de los tres continentes que con África y Asia forma el llamado Tercer Mundo, la situación es muy difícil en ese aspecto. El desempleo en nuestros países es alto para toda la población laboralmente activa, aunque no igual en todos ellos y, naturalmente afecta sobre manera a la población discapacitada en general”-

José Monteagudo.(2)

El término “personas discapacitadas” significa cualquier persona imposibilitada de asegurarse total o parcialmente por sí misma las necesidades de un individuo normal y/o una vida social, como resultado de una deficiencia, sea congénita o no, en su capacidad física o mental.

La legislación internacional les reconoce  entre otros derechos el acceso a un seguro social, económico y a un nivel decente de vida; de acuerdo a su capacidad, pueden conseguir trabajo y retenerlo,  comprometerse en una ocupación útil, productiva y remunerativa, y a asociarse en gremios o sindicatos; que sus necesidades especiales sean tomadas en consideración a todos los niveles de planteamiento económico y social; deben de estar protegidas de toda explotación, de todo trato y regulación discriminatorio, abusivo o de naturaleza degradante.

Según el informe, las constituciones nacionales del 50% de los países americanos protegen los derechos de los discapacitados, pero casi el 70% de ellos no tienen trabajo. La  pobreza es uno de los problemas más graves porque aproximadamente 600 millones de discapacitados viven en el mundo, de ellos  450 millones en el mundo subdesarrollado.(3)

Las estimaciones globales indican que un total de 250 a 300 millones de personas están severamente o moderadamente incapacitadas. Las causas de la discapacidad son disturbios cogenitales y peri natales; enfermedades contagiables tales como la poliomielitis, tracoma y lepra; enfermedades no contagiables; disturbios psicológicos; abuso de alcohol y drogas; trauma y lesiones resultantes de accidentes de tráfico, laborales y de casa; y violencia y conflictos armados.

Desde su establecimiento, Naciones Unidas ha promovido el bienestar y la integración de las personas discapacitadas, primero al proveer asesorías y organizar talleres y capacitación para su personal técnico. Desde los años 70, sin embargo, los esfuerzos de la Organización han incluido los derechos humanos de las personas con discapacidades y han hecho un llamado para la igualdad de las oportunidades en todos los niveles. En 1975, la Asamblea General adoptó la “Declaración de los Derechos para las Personas Discapacitadas”, haciendo énfasis en los derechos civiles y políticos de las personas incapacitadas. En 1976, los Estados miembros de Naciones Unidas proclamaron el año 1981 como el “Año Internacional de las Personas Discapacitadas para Promover la completa Participación e Igualdad”.

Resultados más importantes del Año Internacional fueron la formulación de un “Programa Mundial de Acción concerniente a las Personas Discapacitadas”, adoptado en 1982 por la Asamblea General (Resolución 37/52), y la proclamación de la Década de Naciones Unidas de las Personas Discapacitadas (1983-1992). En la conclusión de la Década, un Grupo de Trabajo de Expertos de Gobierno desarrolló una mesa de 22 “Reglas Estándares sobre la Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidades”, basada en la experiencia ganada en este periodo. En 1995, 117 Jefes de Estado y de gobierno en la Cumbre Social de Copenhague afirmaron su compromiso para la promoción de Reglas Estándares y estrategias de desarrollo para su instrumentación; Así su  Programa de Acción especifica que “Los gobiernos, en colaboración con las organizaciones de personas con discapacidades y el sector privado, deberían trabajar hacia la igualdad de oportunidades para que las personas con discapacidades puedan contribuir al beneficio, y se beneficien, de la completa participación de la sociedad. Las políticas que conciernen a las personas con discapacidades deberían enfocarse en lo que pueden hacer más que en lo que no pueden, y deberían asegurar su dignidad como ciudadanos.”(4)

Por sólo citar un ejemplo, según el Informe Forética 2004, que por vez primera evalúa la percepción que los consumidores tienen sobre la implantación de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa  en las empresas, uno de cada cinco (21,45% )consumidores españoles ha dejado de comprar productos de empresas que, en su opinión, realizan prácticas abusivas o irresponsables;  pues sólo un 12% de ellas cuenta con algún trabajador discapacitado en nómina.(5)

No obstante a los datos anteriores la legislación española obliga a las empresas con más de 50 empleados a reservar el 2% de su plantilla a los minusválidos. Pero las dificultades añadidas al contratarlos hacen que esta imposición legal no se cumpla en la mayor parte de los casos. Y eso, a pesar de las exenciones fiscales y de la Seguridad Social que conlleva la contratación de un trabajador discapacitado. Razón por la que el desempleo entre los minusválidos en edad de trabajar alcanza casi el 70%. Un porcentaje que sitúa a este colectivo en una clara posición de indefensión y segregación frente al resto de los ciudadanos.(6)

En la India se  acopió información segregada de género de 119 ONG distribuidas en el territorio nacional, sobre la participación de personas discapacitadas en el terreno laboral. Una de las conclusiones del estudio establece que las mujeres sólo conformaban el 29,50% de los cuerpos directivos y el 22,15% del equipo general de trabajo de las organizaciones participantes. Aún peor es el panorama de Mujeres con discapacidad en la toma de decisiones: ¡un mínimo 3,25% en cuerpos ejecutivos y un 10,46% en equipos generales de trabajo!”(7)

Según los datos del Ministerio de Trabajo de el Salvador, en los últimos cinco años la apertura de empleos era muy baja, teniendo registradas de 500 a 900 personas por año, y actualmente se ha logrado aumentar a tres mil personas.  Fuentes ministeriales han afirmado que la inserción de estas personas se ha logrado gracias a la apertura de las empresas, que en 35% están incluyendo en sus plantillas a personas con discapacidad.”(8)

Water Albán Peralta, Defensor del Pueblo de Perú, es partidario de que hay que evitar el encasillamiento laboral de las personas con discapacidad. La falta de empleo, uno de los principales problemas de su país, se agrava notoriamente cuando se trata de personas con discapacidad. Entre las dificultades que afrontan estas personas para obtener un puesto de trabajo está la falta de condiciones mínimas de accesibilidad y de acomodos razonables de los mismos, vale decir que la falta de recursos materiales impide a las personas con discapacidad ejercer sus funciones en las mismas condiciones que los demás trabajadores. Con motivo de que el año 2003 fue declarado en Perú  como el Año de los Derechos de las Personas con Discapacidad el estado diseñó un Plan de Igualdad de Oportunidades 2003-2007, dirigido a este sector de la población, el mismo que establece una serie de acciones concertadas entre los principales ministerios, a fin de incorporar progresivamente el enfoque de la discapacidad en el desarrollo de las políticas públicas.

No obstante a ello de acuerdo a su Sistema de Información y Estadística de Expedientes, entre enero de 2003 y junio de 2004 se ha registrado aproximadamente 1653 quejas, petitorios y consultas de personas con discapacidad, (de las cuales 1298 han sido formuladas por varones y 454 por mujeres), referidas a las dificultades que afrontan las personas con discapacidad para el adecuado ejercicio de sus derechos.” (9)

La Fundación Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), tiene como fines, según sus normas reguladoras, la realización de forma directa o concertada de programas de integración social e inserción laboral. Su  objeto principal es la realización de programas de integración social para personas con minusvalía física, psíquica o sensorial, destacando prioritariamente la formación y el empleo, así como la superación de todo tipo de barreras.

La Fundación ONCE, en su objetivo prioritario de crear empleo para personas con discapacidad como vía principal para conseguir su integración social, puso en marcha en 1997 el denominado Plan 5000, dirigido a crear 5.000 puestos de trabajo, así como la realización de 10.000 acciones formativas para personas con discapacidad en el cuatrienio 1997-2000. Los resultados del Plan desbordaron las previsiones mas optimistas y en solo dos años (1997-1998) se rebasaron las cifras establecidas.Con este importante antecedente y fruto de un acuerdo general entre la ONCE y el Gobierno español, el Grupo ONCE acomete ahora el Plan 20.000-40.000, que se plantea como objetivo la creación de 20.000 puestos de trabajo para personas con discapacidad y la realización de 40.000 acciones formativas tanto en materia de formación profesional, como de formación ocupacional y continua en el periodo 1999-2008.” (10)

Financiar proyectos empresariales gestionados por personas ciegas, ofrecerles cursos de formación que les faciliten la inserción laboral y luchar por la efectiva integración social de los más de 4 millones de ciudadanos ciegos o con deficiencia visual que viven en América Latina, son algunos de los objetivos de la Unión Latinoamericana de Ciegos (ULAC); organización internacional, no gubernamental y no lucrativa, que agrupa a organizaciones de y para ciegos de los 19 países latinoamericanos de habla hispana y portuguesa, con sede en nuestro país.

Esta organización, que aboga por la unidad del colectivo en la región, defiende que quienes no ven tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones que los demás ciudadanos. En la actualidad desarrollan proyectos para incentivar la inserción laboral de este colectivo. La Fundación ONCE para la Solidaridad con Personas Ciegas de América Latina (FOAL), creada por la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) en cuyo Patronato ULAC tiene tres representantes, ha implantado dos tipos de proyectos en ocho países de la región con el objeto de facilitar las posibilidades laborales; uno de estos programas tiene lugar en Argentina, Uruguay y Chile y consiste en preparar a personas ciegas en el manejo de ordenador, con el uso del programa informático Jaws, que, con una voz artificial, lee lo que sale en el monitor.

El gobierno cubano ha mantenido una estricta protección a las personas discapacitadas, brindándole la oportunidad de acceder a la educación, atención médica  gratuita en centros especializados e incorporación a las distintas formas de empleo, susceptibles a ser realizados por ellas. La informatización de la sociedad ha repercutido de manera decisiva en nuestro país, no viéndose excluidos del uso de los principales adelantos tecnológicos los  discapacitados, tal es así que en las escuelas especiales se han instalado hasta la fecha unas 24 000    computadoras.(11)

Recientemente la Comisión de lo laboral y Social en Ecuador corrigió el texto de un proyecto de ley sobre discapacidad que obligará las empresas que cuenten con un número minino de 35 trabajadores a contratar a una persona con discapacidad, y a uno más por cada 100 empleados que superen los 35. De igual modo el gobierno de México ha aprobado la Ley para la Atención a las Personas con Discapacidad que obliga a contratar a cinco personas con discapacidad por cada cien empleados públicos con que cuenten, así como crear una bolsa ole trabajo para su integración en empleos ordinarios.

Motivo de nuestra reflexión es la inserción laboral de los discapacitados en las condiciones actuales, con anterioridad referidas, la que consideramos es acertada en este entorno del Teletrabajo, dada las peculiaridades de esta forma de empleo; a saber:

·         La mayor flexibilidad que supone el teletrabajo favorece a aquellos trabajadores que  tienen algún tipo de discapacidad: su horario flexible constituyen un aspecto de suma importancia para elevar la calidad de vida.

·         La libre elección del lugar donde realizará su trabajo proporciona a las personas con movilidad reducida ventajas muy importantes: no precisan la utilización cotidiana del transporte adaptado, ni la ayuda de tercera persona para desplazarse, ni se requiere adaptación especial del puesto en la sede de la empresa. La modalidad de trabajo en casa permite al trabajador con discapacidad compatibilizar el trabajo con procesos de recuperación o rehabilitación, ajustando su horario a otras exigencias relacionadas con su salud; mejora la calidad de vida del entorno familiar y permite reducir algunos costes inherentes al trabajo.

·         Con solo incorporar a los equipos informáticos las adaptaciones concretas que precisen los trabajadores  dada su discapacidad, pueden desarrollar cualquiera de las actividades laborales que supone el  teletrabajo.

·         Finalmente la flexibilidad en cuanto al tipo de contrato permite adaptar los requerimientos de la empresa a la capacidad y tiempo de que dispongan las personas con discapacidad, que en algunos casos estará limitada por obligaciones de tratamiento o rehabilitación.

Una de las ventajas más significa que implica para una persona  que trabaja apoyándose en las tecnologías de la información es que ven potenciada su capacidad y su eficacia en los resultados. Si a esto le añadimos que los avances tecnológicos han ampliado su desarrollo incorporando medios informáticos  específicos para algunas discapacidades como son los referidos a deficientes visuales y auditivos en el ámbito de la voz y de la transmisión de señales para la comunicación, podríamos afirmar que el uso eficiente de las TICs no tiene barreras para ningún  discapacitado.

La herramienta más utilizada en Internet  es World Wide Web o WWW, con esta básicamente se nos  permite visualizar en la pantalla del ordenador  “páginas” con información alojadas en computadoras remotas (llamadas genéricamente “sitios”), de este modo se une información de un extremo del planeta al otro a través de algo que se denomina hipervínculo. Pero en ocasiones, estas páginas web, se convierten en barreras insalvables para quienes sufren alguna minusvalía, obviando el hecho que el la tecnología ofrece la posibilidad de hacer que los contenidos de Internet sean accesibles para un abanico más amplio de personas. Los símiles con el mundo tangible son evidentes, quién no ha oído hablar de las barreras arquitectónicas, estas existen y analizando de manera concreta su origen no resulta más caro ni más difícil construir una rampa que unas escaleras.

Lo anterior a condicionado que en la actualidad se abogue  porque cada web cuente con una versión preparada específicamente para que resulte más sencillo navegar por ella a las personas con algún tipo de discapacidad, sin variar los contenidos, sólo cambiaría la forma de presentarlos, es la comúnmente denominada versión accesible. De esta forma los diferentes grupos de discapacitados pueden acceder a la información en red sin mayores complicaciones, las opciones utilizadas  varían en dependencia de la discapacidad, en este sentido tenemos que los:

Discapacitados visuales (mayormente personas mayores, o que simplemente tienen problemas severos de miopía o astigmatismo) presentan dificultades para leer en pantalla, ya que la letra en los monitores suele ser demasiado pequeña; en contraste con esta barrera la mayoría de los navegadores modernos permiten alterar el tamaño y el color de la fuente para que ésta sea más visible, pero si aplicamos estos cambios a páginas webs convencionales sería imposible leer el texto que esta contiene. La versión accesible por la que opta la mayoría, permite aumentar el tamaño de la fuente tanto como se necesite. Si estas ayudas no son suficientes, hay programas que magnifican un área concreta de la pantalla. En este enlace, el organismo que fija los estándares de la www ofrece una serie de aplicaciones que aumentan zonas concretas del monitor.

En el caso específico de los Ciegos las páginas Web convencionales estarían lejos de su alcance pues han sido diseñadas como donde la inmensa mayoría de la información reside en textos e imágenes que, tal y como están presentados, quedan fuera del alcance de las personas invidentes. Una edición especial de estas con la ayuda de sistemas adecuados, tales como los  Sintetizadores de voz (que posibilitan la lectura de los textos); la línea de braille (método costoso basado en un implemento  que traduce al braille el texto de la pantalla). El acceso a la red de los invidentes  fue el eje central de  las Jornadas de Accesibilidad a la Web, que se clausuraron el 18 de octubre del presente año en España, donde se detectaron  problemas cruciales y posibles soluciones para mejorar la navegación.

En el mes de septiembre del presente año salió al mercado internacional el primer ordenador de bolsillo para ciegos y personas con deficiencias de visión, conocido como “Maestro”, diseñado por las compañías HP y VisuAide. El  mismo se caracteriza por incorporar la tecnología “texto-speech”, específicamente diseñada para invidentes, que permite la comunicación a través de texto y la pantalla táctil del ordenador se ha sustituido por una membrana superpuesta con botones de acceso y aplicaciones de comunicación que permiten a los invidentes acceder a la información sin necesidad de emplear un lápiz digital. Este modelo es el ordenador de bolsillo más pequeño y ligero del mercado con comunicaciones inalámbricas que incorpora de serie un software de seguridad que permite a los usuarios puedan enviar y almacenar todo tipo de información de forma encriptada con toda tranquilidad y seguridad. (12)

Por su parte los discapacitados motores, pueden verse imposibilitados de utilizar los periféricos de entrada (mouse, teclado), los que requieren de cierta destreza motora. Para estas personas se han creado programas de reconocimiento de voz o dispositivos especiales que les permiten navegar por las webs con una cierta soltura ayudados por órdenes vocales o teclados adaptados. Pero, para que todos estos sistemas funcionen, es importante que la configuración de la página sea sencilla y siga un orden lógico.

Sin embargo unido a las oportunidades que el teletrabajo tiene para la integración de las personas con discapacidad existen riesgos que es preciso señalar para lograr que las personas con discapacidad puedan laborar en condiciones de igualdad. La falta de formación adecuada, el desarrollo de tecnologías sin pensar que deben ser usadas por todas las personas y la insuficiencia de recursos económicos para acceder a las nuevas tecnologías son los más significativos de estos riesgos.

Lo anterior impone la necesidad de  desarrollar una acción decidida para adaptar la sociedad de la información a las necesidades de los ciudadanos, en caso contrario el desarrollo tecnológico, que tantas posibilidades y oportunidades ofrece para mejorar la integración social y la calidad de vida de las personas con discapacidad puede provocar también problemas adicionales para ellas. Se debe evitar que los avances de esta sociedad se conviertan en nuevos factores de exclusión para este tipo de  personas.

Implantar el Teletrabajo exige formación, tanto en las técnicas y habilidades propias de la profesión o actividad  especifica a realizar como en las técnicas informáticas y de comunicación, toda vez que los avances tecnológicos son continuos y el teletrabajador debe ser capaz de responder a las exigencias de un mercado dinámico y competitivo, a esto no escapan los discapacitados.

Materializando la formación que requiere el Teletrabajador en Madrid se inauguró una una Escuela de Trabajo para Discapacitados  o Centro de Teletrabajo, en el mismo  participan varios municipios de la Comunidad de Madrid que forman parte del consorcio Red Local. El apoyo financiero necesario fue aportado por la Unión Europea,  a través del programa Horizon desde la Consejería de Economía y desde los municipios de Red Local. El asesoramiento y la formación de los discapacitados corren a cargo del Grupo de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (GTIC) de la Universidad Politécnica de Madrid. El Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, aporta la infraestructura y el lugar físico donde se ubica el centro.

Estudiosos del tema señalan que el sector público debe asumir la obligación de garantizar ciertos niveles de igualdad a la hora de disponer de la tecnología de avanzada, toda vez la insuficiencia de recursos económicos para garantizar la infraestructura requerida para el uso de las TICs, convierte en sector vulnerable a la mayoría. En un orden más básico, sería preciso facilitar el acceso a la tecnología más elemental a las personas con discapacidad que tengan voluntad de teletrabajar, toda vez que el desarrollo tecnológico les ha permitido el acceso a sectores de conocimiento y actividad que hasta poco tiempo les estaban vedados.

Tradicionalmente, las personas con algún tipo de minusvalía trabajaban en sectores como la Administración, la Artesanía, que requerían menor cualificación. En la empresa actual  la discapacidad no es relevante porque permiten un trabajo desde el propio domicilio a través de un sistema apropiado de telecomunicaciones.

No sólo el orden laboral es el que cambia, el hogar sufre transformaciones evidentes cuando es elegido por el trabajador como entorno para desempeñar su labor, la  que requiere para ser desarrollada eficazmente en primer orden: disponer de un mínimo de metros cuadrados donde establecer el puesto de trabajo y en segundo orden la obligatoriedad de redistribuir las tareas domésticas en función de dedicar un espacio de tiempo para el trabajo.

Resulta obvio para muchos que el aislamiento de las personas con discapacidad se incrementaría si optan por teletrabajar, sin embargo el mero hecho de poder realizar tareas laborales puede suponer un importante incremento de calidad de vida para aquellas personas que no pueden moverse de su casa, y en el caso de personas que sí pueden hacerlo el hecho de trabajar en casa no implica necesariamente que haya ausencia de contacto personal. La opción por el teletrabajo no tiene, pues, por qué implicar un mayor aislamiento de las personas discapacitadas, ya que el teletrabajo se podrá ver siempre compensado y complementado con reuniones y contactos de tipo personal. Por otra parte, permite a las personas con discapacidad trabajar en un entorno menos hostil y más adaptado a las necesidades de cada uno.

Estudios anteriores enuncian las  características que debe poseer una persona para teletrabajar, ninguna de  estas excluye la posibilidad de que un discapacitado pueda optar por ser teletrabajador, en el que la capacidad profesional y ciertos rasgos de  su personalidad (persona equilibrada, capaz de comprometerse, que no precise de estímulos externos para realizar el trabajo, autosuficiente para organizarse y con capacidad para superar los problemas del aislamiento que pueden derivarse del hecho de trabajar en el propio domicilio) son condiciones indispensables para el éxito, no siendo determinante en ello la capacidad física (habilidades manuales, que pueda, por si solo o con la ayuda técnica adecuada, utilizar un teclado de ordenador, leer información de una pantalla, escribir o dictar y usar adecuadamente un teléfono) que este presente.

Múltiples son las actividades susceptibles de ser realizadas mediante teletrabajo, entre ellas destacamos las  que por su propia naturaleza puede desempeñar una persona discapacitada: Mecanografiado de textos y maquetación electrónica de libros o publicaciones periódicas; diseño de folletos publicitarios; diseño, realización y producción de carteles; diseño de Publicidad en Medios Impresos; diseño y realización de publicidad en medios electrónicos; diseño, realización y producción de CDs; diseño y confección de todo tipo de papelería, logotipos, publicidad, regalos; confección y diseño de Páginas Web, así como crear un servicio de actualización de websites;  comercio electrónico en la red; servicios de traducciones en la red; telesecretaría;  servicio de contabilidad; servicio de gestoría; atención telefónica personalizada; servicio de archivo; servicio de organización de viajes o actos masivos;  servicio de elaboración de documentos (trascripción de  fax, facturas, documentos comerciales, etc); atención telefónica de campañas de publicidad; encuestas telefónicas; recepción telefónica de servicios urgentes de mantenimiento y asistencia.

Luego de exponer la panorámica actual de la inserción laboral de las personas discapacitadas, así como si tutela institucional, consideramos válida la afirmación de que: el teletrabajo se va instalando inexorablemente en nuestras vidas, en muchas ocasiones sin ni siquiera ser reconocido como tal y los aspectos más relevantes de su puesta en marcha en el mundo empresarial siguen siendo culturales y de dirección y organización de los empleados.  Por tanto, a la pregunta de si el Teletrabajo es una opción de futuro o una realidad actual respondemos que, a nuestro juicio, es definitivamente una realidad actual que puede mejorar nuestras vidas haciendo nuestra sociedad más integradora en unos aspectos y menos en otros. Nos dota de mayor libertad a la hora de la organizar nuestra jornada laboral, pero se corre el peligro del individualismo y la desunión que provoque un empeoramiento de las condiciones laborales. La búsqueda del equilibrio entre las ventajas y los inconvenientes del teletrabajo sigue estando en nuestras manos.

En todo caso, el teletrabajo se presenta como una oportunidad de acceso al empleo para personas con discapacidad, en especial para aquellas que tengan problemas de movilidad o de adaptación a los ritmos convencionales de trabajo, debido a esto múltiples  son las acciones de los estados y ONGs para garantizar la inserción laboral de estos individuos, así como su formación efectiva en el uso de las principales herramientas de trabajo que le ofrece la Sociedad del Conocimiento.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1)   Reyes Noya; “Estrechando Lazos”; Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT-IMSERSO); [en línea]; URL: “http://foal.e-presentaciones.net/FOAL/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticias20041006-LG01.htm”, [consulta realizada el 20 de octubre de 2004].

(2)   Presidente de la Unión Latinoamericana de Ciegos;22/9/2004; [en línea]; URL: “http://foal.e-presentaciones.net/FOAL/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticia20040922-LG01.htm”, [consulta realizada el 26 de septiembre de 2004].

(3)   “Informe Regional de las Américas” de la ONU; 13/09/2004; [en línea]; URL:“http://foal.e-presentaciones.net/FOAL/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticia20040913-LG07.htm” , [consultada el 24 de septiembre de 2004]

(4)   Centro de Información de las Naciones Unidas Para México, Cuba y República Dominicana,[en línea]; URL: “http://www.unam.mx/cinu/comun/comu58.htm”; [consultada el 4 de octubre de 2004]

(5)   Luna, Javier; “Informe Forética 2004 sobre implantación de la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas” ; [en línea], URL: “http://www.discapnet.es/Discapnet/Castellano/Actualidad/Noticias/Discapacidad/Noticia_9177.htm, [consultada el 20 de octubre de 2004)]

(6)   Jiménez , Margarita; “La Esperanza de los Discapacitados” ; El Mundo: semanario de Economía familiar, consumo y empleo, Número 57 / Domingo 22 de Diciembre de 1996, [en línea], “URL:http://www.el-mundo.es/sudinero/noticias/act-57-7.html”, [Consulta realizada el 20 de octubre de 2004].

(7)   Mohit, Anuradhua; “Empleo de personas discapacitadas por las ONG en India: un estudio describe un panorama difuso, especialmente para las mujeres”; [en línea]; URL: http://www.disabilityworld.org/Aug-Sept2000/spanish/trabajo/india.htm, [Consulta realizada el 23 de octubre de 2004].

(8)   Más de tres mil salvadoreños con discapacidad han encontrado trabajo este año, 31/08/2004 ; [en línea]; URL: “http://foal.e-presentaciones.net/FOAL/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticia20040831-LG01.htm”, [consulta realizada el 8 de septiembre de 2004]

(9)   Albán Peralta, Water; Defensor del Pueblo de Perú, 16/09/2004 ; [en línea]; URL: “http://foal.e-presentaciones.net/FOAL/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticia20040916-LG03.htm",[consultada realizada  el 20 de octubre de 2004]

(10)   Fundación ONCE, [en línea], URL: “http://Www.Infodisclm.Com/Asociaciones/Fundacion%20once.Htm”, [consulta realizada el 5 de octubre de 2004]

(11)    Internet: Mitos y realidades. Cuba en la red; Mesa redonda informativa , efectuada en los estudios de la Televisión Cubana, el 22 de enero de 2004, “Año del 45 aniversario del triunfo de la Revolución”, p. 6-7

(12)   Nace el primer ordenador de bolsillo para invidentes, 18/08/2004, [en línea]; URL: “http://foal.e-presentaciones.net/FOAL/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticia20040818LG-01.htm”, [consulta realizada el 8 de septiembre de 2004].

 

AUTORAS:

Lic. Rosa María Torres León. Máster en Derecho Civil. Prof. Adjunta Universidad Las Tunas, Cuba.

Lic. Manuela León Ramírez. Prof. Asist. Informática Médica. Facultad de Ciencias Médicas. Las Tunas, Cuba.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados