Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Gaston Portal y sus “programas-archivo”

Resumen: En una television tan competitiva como la de los ultimos tiempos, donde aquel que no innova en sus propuestas no crece, y donde aquel que encuentra una idea es copiado por muchos otros haciendo que en la television ya no tengas opciones, es interesante ver que un formato tan repetitivo sigue estando vigente y parece no tener fecha de vencimiento. Por eso, en el presente trabajo se analizaran principalmente los “programas-archivos”, aquellos que se alimentan y sobreviven de otros medios, mostrandoles a los televidentes furcios de la television argentina, lo ridiculo, lo vulgar.

Publicación enviada por Natalia Bruno




 


ÍNDICE
· Introducción
· Historia de la televisión
· Antecedentes
· Del formato
· GP Producciones
· Resumen de los medios
· Rating
· Entrevistas
- Santiago Esposato
- Mariana Fabbiani
- Humberto Tortonese
- Susana Pizzani
· Noticias relacionadas
· Conclusión
· Bibliografía

INTRODUCCIÓN
En una televisión tan competitiva como la de los últimos tiempos, donde aquél que no innova en sus propuestas no crece, y donde aquél que encuentra una idea es copiado por muchos otros haciendo que en la televisión ya no tengas opciones, es interesante ver que un formato tan repetitivo sigue estando vigente y parece no tener fecha de vencimiento.

Por eso, en el presente trabajo se analizarán principalmente los “programas-archivos”, aquellos que se alimentan y sobreviven de otros medios, mostrándoles a los televidentes furcios de la televisión argentina, lo ridículo, lo vulgar. La utilización del material de archivo para construir segmentos críticos se perdió para transformarse en un programa que cuenta lo que pasó en otro programa, que a su vez toma elementos de otro programa, como una cadena alimenticia. De esta forma, la televisión se convirtió en una verdadera “caja boba” poco creativa y sin contenidos.

GP Producciones (productora de Gastón Portal) es una de las que con mayor insistencia se dedica a la realización de los mismos. Así, estudiaremos estos programas enfocándonos en su creación, su historia, su evolución y el secreto de su larga trayectoria de la mano de Gastón Portal.

· Objetivo: “Hace ya más de diez años, desde el recordado Perdona Nuestros Pecados (PNP) y pasando por una extensa lista de programas, Gastón Portal hoy volvió, con Resumen de los Medios (RSM), a apostar a un formato humorístico que sigue atrayendo a los televidentes. Cuál es su fórmula, por qué sigue teniendo éxito y cuál es el motivo por el que la gente elige sus programas tan repetitivos son algunos de los interrogantes que intentaré responder”.

· Lo personal: Elegí este tema porque soy consciente de su escaso y pobre contenido y me interesó analizar qué clase de gente lo mira y por qué.

Historia de la Televisión
Antes de comenzar con la explicación del tema elegido, me parece relevante hacer una reseña de cómo se creó la televisión en el mundo y en Argentina.

· Historia de la televisión
La historia del desarrollo de la televisión ha sido en esencia la historia de la búsqueda de un dispositivo adecuado para explorar imágenes. El primero fue el llamado disco Nipkow, patentado por el inventor alemán Paul Gottlieb Nipkow en 1884. Era un disco plano y circular que estaba perforado por una serie de pequeños agujeros dispuestos en forma de espiral partiendo desde el centro. Al hacer girar el disco delante del ojo, el agujero más alejado del centro exploraba una franja en la parte más alta de la imagen y así sucesivamente hasta explorar toda la imagen. Sin embargo, debido a su naturaleza mecánica el disco Nipkow no funcionaba eficazmente con tamaños grandes y altas velocidades de giro para conseguir una mejor definición.

Los primeros dispositivos realmente satisfactorios para captar imágenes fueron el iconoscopio, que fue inventado por el físico estadounidense de origen ruso Vladimir Kosma Zworykin en 1923, y el tubo disector de imágenes, inventado por el ingeniero de radio estadounidense Philo Taylor Farnsworth poco tiempo después. En 1926 el ingeniero escocés John Logie Baird inventó un sistema de televisión que incorporaba los rayos infrarrojos para captar imágenes en la oscuridad. Con la llegada de los tubos y los avances en la transmisión radiofónica y los circuitos electrónicos que se produjeron en los años posteriores a la I Guerra Mundial, los sistemas de televisión se convirtieron en una realidad.

· Emisión de programación
Las primeras emisiones públicas de televisión las efectuó la BBC en Inglaterra en 1927 y la CBS y NBC en Estados Unidos en 1930. En ambos casos se utilizaron sistemas mecánicos y los programas no se emitían con un horario regular. Las emisiones con programación se iniciaron en Inglaterra en 1936, y en Estados Unidos el día 30 de abril de 1939, coincidiendo con la inauguración de la Exposición Universal de Nueva York. Las emisiones programadas se interrumpieron durante la II Guerra Mundial, reanudándose cuando terminó.

En España, se fundó Televisión Española (TVE), hoy incluida en el Ente Público Radiotelevisón Española, en 1952 dependiendo del Ministerio de Información y Turismo. Después de un período de pruebas se empezó a emitir regularmente en 1956, concretamente el 28 de octubre. Hasta 1960 no hubo conexiones con Eurovisión. La televisión en España ha sido un monopolio del Estado hasta 1988. Por mandato constitucional, los medios de comunicación dependientes del Estado se rigen por un estatuto que fija la gestión de los servicios públicos de la radio y la televisión a un ente autónomo que debe garantizar la pluralidad de los grupos sociales y políticos significativos.

A partir de la década de 1970, con la aparición de la televisión en color los televisores experimentaron un crecimiento enorme lo que produjo cambios en el consumo del ocio de los españoles.

A medida que la audiencia televisiva se incrementaba por millones, hubo otros sectores de la industria del ocio que sufrieron drásticos recortes de patrocinio. La industria del cine comenzó su declive con el cierre de muchos locales.

En México, se habían realizado experimentos en televisión a partir de 1934, pero la puesta en funcionamiento de la primera estación de TV, Canal 5, en la ciudad de México, tuvo lugar en 1946. Al iniciarse la década de 1950 se implantó la televisión comercial y se iniciaron los programas regulares y en 1955 se creó Telesistema mexicano, por la fusión de los tres canales existentes.

Televisa, la empresa privada de televisión más importante de habla hispana, se fundó en 1973 y se ha convertido en uno de los centros emisores y de negocios más grande del mundo, en el campo de la comunicación, ya que además de canales y programas de televisión, desarrolla amplias actividades en radio, prensa y ediciones o espectáculos deportivos.

La televisión ha alcanzado una gran expansión en todo el ámbito latinoamericano. En la actualidad existen más de 300 canales de televisión y una audiencia, según número de aparatos por hogares (más de 60 millones), de más de doscientos millones de personas.

A partir de 1984, la utilización por Televisa del satélite Panamsat para sus transmisiones de alcance mundial, permite que la señal en español cubra la totalidad de los cinco continentes. Hispasat, el satélite español de la década de 1990, cubre también toda Europa y América.

En 1983, en España empezaron a emitir cadenas de televisión privadas TELE 5, Antena 3 y Canal +. En 1986 había 3,8 habitantes por aparato de televisión, en la actualidad ha bajado a 3,1. A finales de los años ochenta, había en Estados Unidos unas 1.360 emisoras de televisión, incluyendo 305 de carácter educativo, y más del 98% de los hogares de dicho país poseía algún televisor semejante al nivel español. Hay más de 8.500 sistemas ofreciendo el servicio de cable, con una cartera de más de 50 millones de abonados. En la actualidad en todo el mundo, la televisión es el pasatiempo nacional más popular; el 91% de los hogares disponen de un televisor en color y el 42%, de un equipo grabador de vídeo. Los ciudadanos españoles invierten, por término medio, unas 3,5 horas diarias delante del televisor, con una audiencia de tres espectadores por aparato.

Durante los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial se realizaron diferentes experimentos con distintos sistemas de televisión en algunos países de Europa, incluida Francia y Holanda, pero fue la URSS, que comenzó sus emisiones regulares en Moscú en 1948, el primer país del continente en poner en funcionamiento este servicio público. Cerca del 98% de los hogares en la URSS (3,2 personas por receptor) y en Francia (2,5) posee televisor, siendo el porcentaje de 94 en Italia (3,9) y 93 en los hogares de Alemania actualmente parte de la reunificada República Federal de Alemania (2,7).

· Televisión en el espacio
Las cámaras de televisión a bordo de las naves espaciales estadounidenses transmiten a la tierra información espacial hasta ahora inaccesible. Las naves espaciales Mariner, lanzadas por Estados Unidos entre 1965 y 1972, enviaron miles de fotografías de Marte. Las series Ranger y Surveyor retransmitieron miles de fotografías de la superficie lunar para su análisis y elaboración científica antes del alunizaje tripulado (julio de 1969), al tiempo que millones de personas en todo el mundo pudieron contemplar la emisión en color directamente desde la superficie lunar.

Desde 1960 se han venido utilizando también ampliamente las cámaras de televisión en los satélites meteorológicos en órbita. Las cámaras vidicón preparadas en tierra registran imágenes de las nubes y condiciones meteorológicas durante el día, mientras que las cámaras de infrarrojos captan las imágenes nocturnas. Las imágenes enviadas por los satélites no sólo sirven para predecir el tiempo sino para comprender los sistemas meteorológicos globales. Se han utilizado cámaras vidicón de alta resolución a bordo de los Satélites para la Tecnología de los Recursos Terrestres (ERTS) para realizar estudios de cosechas, así como de recursos minerales y marinos.

Así, la televisión ha evolucionado rápidamente, ahora, gracias a los avances en los medios de transmisión contamos con la televisión por cable, la televisión satelital y la televisión vía Internet, lo que nos une aún más con el resto del mundo.

· La Televisión argentina
El primer canal de televisión porteño se lo debemos al empecinado apuro de Eva Perón, quien los albores de la década de los cincuenta emplaza al entonces zar de la radiofonía, Jaime Yankelevich, a que rápidamente dotara al país de ese novedoso medio de comunicación. El pope de radio Belgrano, notable empresario radial en su origen, marcho a EEUU y se trajo unos equipos suficientes para complacer la ansiedad activa de la primera dama.

Un transmisor de 42 kilovatios, cinco metros de antena y siete mil televisores fueron puntapié inicial de la TV argentina. La primera imagen fue la de evita con la conocidísima foto de la sonrisa, el rodete y el prendedor. Formalmente su nacimiento se produjo el 17 de Octubre de1951 con un programa muy especial: el acto por el día de la lealtad en Plaza de Mayo, presidido por el general Perón.

Muchos espacios fueron prácticamente loteados y cedidos anunciantes con poder de decisión sobre los mismos. El estado mantenía la titularidad del servicio, pero en su seno comenzaban a desarrollarse importantes movimientos privados autónomos.

Concebida mediante el decreto 15.460 del 25 de noviembre de 1957, durante el gobierno de Pedro Aramburu, nació la TV privada. En Bs. As la primera emisora de estas características -canal 9- surgió el 09 de junio de 1960.

El avance de la cultura audiovisual sobre las costumbres recibió un fuerte espaldarazo, entrado los años 90, con la masificación del cable, que cambia radicalmente la manera de ver TV. Anteriormente, con escasos cuatro canales capitalinos y sin control remoto a mano se veía televisión de manera más o menos lineal. Se elegía un programa y se lo observaba de principio a fin.

La TV abierta comienza a mutar y están pasando cosas que conviene observar:
- Se descentraliza aceleradamente la programación.
- La programación dejo de ser un valor estable. Se mueve constantemente, terminan las largas temporadas con programas inamovibles. Los ciclos cambian de un canal a otro sin complejos.
- Los presupuestos son cada vez más ajustados.

A partir de 1947 algunos sostienen que las radios y varios diarios, con excepción de La Prensa, La Nación y Clarín, habían sido comprados por el Gobierno. Muchos creen que esto no es verdad, que el gobierno de Perón no compró las radios, que eran sociedades anónimas particulares, totalmente independientes del Gobierno. Sus titulares eran amigos de Perón. Eso lo hace cualquier gobierno. Ningún gobierno del mundo le da licencias al enemigo. La radio El Mundo y la cadena eran de Haynes. La cadena de Splendid era de Peralta Ramos, la gente de La Razón. En Radio Belgrano está Jorge Antonio. Eran todas cadenas privadas. El que estatiza las radios es la Revolución Libertadora.

La televisión argentina nació con una extraña mezcla de propiedad estatal y privada. Ni 100% estatal, ni 100% privada. La propiedad indiscutida de la señal es del Estado, no existen plazos de concesión, la legislación oscila entre inexistente y confusa.

A partir de 1974, poco tiempo había para pensar sobre la necesidad de televisión en color. Los contratos a los artistas eran por tiempo limitado, no se encaraba nada ambicioso, no se invertía en mantenimiento. Una lógica consecuencia era recurrir a los enlatados. Aunque sólo existían pocas series en horarios centrales (Ladrón sin destino, Dos tipos audaces, Kung Fu) en las noches se proyectan diversos ciclos de cine: Cine estelar y Los Oscar del Cine (C9), La segunda de la noche (C13), Premier 70 (C11) y Cine sin cortes (C7). Se iba desarrollando un lento pero inexorable desplazamiento de la producción nacional.

Es complejo analizar la programación del año; en el verano por los cortes los ciclos aparecían y desaparecían, rotaban de horario; los programas fuertes de la temporada, que comenzaban entre marzo y mayo, tuvieron suerte diversa: algunos duraron todo el año, otros fueron interrumpidos por las nuevas autoridades, algunos comenzaron con la televisión estatizada, figuras como Tato Bores y Mirtha Legrand desaparecieron abrupta y conflictivamente de las pantallas, comenzaban a aparecer nombres "no recomendados" en una nueva etapa de la televisión, tan íntimamente ligada a los avatares políticos. Algunos contratos se respetaban, otros no, algunos programas fueron levantados a cambio de mantener un prudencial silencio y cobrar todo el año (promesas en general incumplidas).

Un fenómeno que se desarrollaría fuertemente al final de la década comenzó este año: las miniseries. La emisión de QB VII, dentro del ciclo Antes que en el cine fue un suceso: 3.629.000 televidentes; sólo fue superado por transmisiones de fútbol internacional; el primer programa de ficción en audiencia (Porcelandia) tuvo 1.714.500 televidentes; entre los programas emitidos en el primer semestre le siguió Kung Fu, El chupete, La noche de los grandes, Hupumorpo y en 10° puesto Alguien como usted, con Irma Roy, una de las pocas actrices identificadas desde sus comienzos con el peronismo.
La tradicional telenovela de las tardes casi no tuvo representantes: Enséñame a quererte de Marcia Cerretani (enero a junio) y Juntos hoyŠ y aquí de Vito De Martini, el único nuevo encarado por las nuevas autoridades (desde setiembre).

Dos clásicos del género se mantuvieron muy activos: Abel Santa Cruz (hiperactivo diríamos) en un momento con cuatro ciclos semanales en el aire (y muy exitosos) y Alberto Migré, con el galardonado Dos a quererse y el no tan exitoso Mi hombre sin noche.
Otros programas unitarios fueron ¡Qué viudita es mi mamá! con Leonor Manso, Hay que vivir, producido por Eddie Williams y protagonizado por su esposa Iris Lainez (grabado originalmente para el extranjero), Cachilo (con un perro como protagonista y Betiana Blum trocando de sus roles de malvada a buena) y Mi hijo Damián (con Bisutti y Laplace), todos sin demasiada repercusión.

Dos programas de jerarquía fueron Historias de medio pelo, con autores rotativos provenientes del teatro (Somigliana, Cossa, Halac) y Una mujer en la multitud, dirigido por María Herminia Avellaneda y protagonizado por Norma Aleandro, que se mantuvo en pantalla dos años. En el Teatro de Jorge Salcedo, con libretos de Adellach, Lizarraga y otros, el recio y limitado actor encarnaba semana a semana personajes con distinta profesión.

Un sketch y un par de personajes inolvidables se gestaron este año: Ricardo Espalter y Enrique Almada dando vida al Toto Paniagua y el profesor de buenos modales, acompañados por Katia Iaros, dentro de Hupumorpo. Además de los ciclos de los clásicos Sofovich y Cammarota, hubo otras ofertas en humor, aunque sin gran trascendencia: Revisterema, escrita por Golo, ex libretista de Pepe Biondi; una nueva temporada de La tuerca, con nuevos libretistas y por canal 9; dos ciclos con Juan Carlos Altavista (La pensión de Minguito y Las aventuras de Minguito Tinguitella), un fallido ciclo con Alberto Olmedo: Alberto Vilar el indomable, con libreto de Víctor Sueiro (años antes de resucitaciones y ángeles) y Humberto "Coquito" Ortiz; se evidenció que en una comedia lineal, con libretos que debían respetarse, sin posibilidades de improvisar, sin la presencia orientadora de los hermanos Sofovich, el genio del cómico rosarino no funcionaba a toda máquina; Monoblock con libretos de Meyrialle y De Cecco y El gran Marrone con libretos del "zar de la revista porteña", Carlos A. Petit. Un intento renovador fue Humor y nada más, creación de Ricardo Parrota (quien, como "Pepe Muleiro" años después venderá muchos libros de cuentos de gallegos); por las pantallas de canal 7, el nuevo director Juan Carlos Rousselot decidió levantarlo por "su humor procaz". Garrafa, Humor a toda máquina, Bienvenido humor, El mundo de Chirolita y El sangarropo completaron el año con muchos programas humorísticos y poco humor.

A título de reseña los ciclos de teatro adaptado para televisión: Teatro alegre, adaptaciones de Marcelo Devoto y Gregorio Santos Hernando; Teatro de verano, Teatro de humor y Humor a la italiana (ambas con Darío Vittori por el 9), Osvaldo Pacheco presenta: teatro en familia y Teatro de Pacheco (nuevos títulos por problemas de derechos), La comedia brillante con Taibo y Bredeston y Teatro para sonreír con puesta y protagónico de Javier Portales.

Ciclos con mayores pretensiones fueron: Gran teatro, Teatro argentino con puesta de Carlos Muñoz, El teatro popular de Teresa Blasco (textos escritos especialmente para televisión) y La Casa, el Teatro y usted, con puesta de Fernando Heredia, repertorio muy variado, intérpretes que cobraban el cachet mínimo y utilidades para la Casa del Teatro.
Los Circulares de Mancera, ahora los domingos por el 11, el resucitado Sábados continuados, conducido por Daniel Guerrero, Silvio Soldán y Leonardo Simmons, Feliz domingo con Orlando Marconi y Soldán demostraban que los programas ómnibus de fin de semana seguían dando batalla; una nueva temporada de Buenas tardes, mucho gusto, Odol pregunta con su conductor emblemático, Cacho Fontana, y en las tardes de lunes a viernes Estrellas al mediodía, Almorzando con las estrellas (conducido por el muy laborioso Orlando Marconi), Radio, cine y teatro en TV (nuevo título para una vieja idea, con Jorge Jacobson y Juan Alberto Mateyko), Teleshow (con un grupo de periodistas y conductores no muy conocidos por entonces: Hernán Rapela, Laly Cobas, Alfredo Garrido y Víctor Sueiro) y Siesta, con Sueiro, Perla Caron y Borocotó Junior, fueron lo más visto de un año no muy destacado.

Para los chicos el debut de "la" conductora de la década: Julieta Magaña y Este es mi mundo. Muy pobre la oferta musical, con Los consagrados, con músicos de diversos géneros. El Tango Club conducido por Héctor Larrea, Luna de tango con Antonio Carrizo, Ventana a Buenos Aires y Tangueado conformaban el póker tanguero. La oferta de folklore se reducía a Argentinísima y Folklorísimo. Café con Parry y Séptimo piso representaban a los tradicionales shows, muy venidos a menos comparando con su glorioso pasado (desde Tropicana hasta Casino).

El deporte se circunscribía a la emisión de partidos en diferido, los lunes a la noche y a Coche a la vista. El mundial de fútbol disputado en Alemania Federal fue cubierto por Canal 7 con un equipo encabezado por su sobrio relator, Mauro Viale (la gente cambia en cuanto a sobriedad se refiere) y Enrique Macaya Márquez.

El 20 de julio de 1974 varias entidades sindicales firmaban una solicitada apoyado la estatización de los canales: Sindicato Argentino de Televisión, Asociación Argentina de Actores, Sindicato de Prensa (Capital Federal), Sindicato Argentino de Músicos, Asociación Argentina de Telegrafistas, Radiotelegrafistas y Afines, Sindicato Unico de Trabajadores del Espectáculo Público, Sindicato Unico de la Publicidad, Unión Argentina de Artistas de Variedades y Sociedad Argentina de Locutores.

El 23 de julio de 1974 los canales 9 y 11 fueron copados transitoriamente por pequeños grupos armados pertenecientes al Sindicato Argentino de Televisión, mientras el personal, ajeno a los hechos, deliberaba.

El 30 de julio los propietarios se comprometieron a vender los bienes muebles e inmuebles de los canales 9, 11 y 13 y de las productoras Telecenter (proveedora de contenidos del 9) y Proartel (proveedora del 13).

Al día siguiente varios sindicatos se reunieron con el líder radical Ricardo Balbín; a dicha reunión no concurrió el Sindicato Argentino de Televisión, muy cuestionado por la toma inconsulta de los canales una semana antes.

Para finalizar este apartado cabe destacar que sin Tato Bores ni Mirtha Legrand no se podría escribir la historia de la televisión argentina. Una palabra los unificó en 1974: "elitismo". Tal el término utilizado "off the record" por las nuevas autoridades de los canales para disponer el levantamiento de Dele crédito a Tato y Almorzando con Mirtha Legrand.

Antecedentes de los programas-archivo
Carlos Ulanovsky (periodista) hizo referencia a la existencia de los programas de archivos diciendo: “Son programas en principio baratísimos (aunque no deberían serlo), esto es sólo una consecuencia de que la Argentina sea un país difícil de regularizar, en el que es muy difícil que se cumplan las reglas y más aún que se implementen. Lo que sucedió es que se ha desregularizado la posibilidad de usar archivos ajenos, este es el desencadenante, hay vía libre”.

Todos los programas de archivos que vemos hoy tienen un pionero: “La noticia rebelde”. El mismo comenzó el 1 de enero de 1986 en ATC en lugar de otro recordado programa de los ’80, “Mesa de noticias”, pero la buena repercusión que tuvo en el público hizo que permaneciera por tres temporadas en el aire, las cuales quedaron en el recuerdo de sus televidentes, quienes disfrutaron de sus audaces secciones, hoy tan repetidas. El programa, producido por Raúl Naya y conducido por Carlos Abrevaya, Adolfo Castelo, Raúl Becerra, Jorge Ginzburg y Nicolás Repetto a la cabeza (equipo que logró que el programa fuera más original aún), surgió a partir de una idea en común: Ginzburg y Abrevaya, por su lado, llevaron a ATC una propuesta para hacer un noticiero humorístico, una idea muy similar a la que Castelo y Becerra habían presentado poco tiempo antes. “O se pelean para ver quién es el más fuerte, o se juntan”, les aconsejó Carlos Montero, una de las cabezas del canal en aquel entonces.

Entre las secciones más recordadas figuran la imitadísima, “Pasando revistas”, segmento en el que comentaban las notas que aparecían en medios como Gente y Siete Días, comentario que siempre terminaba con el revoleo de la revista en cuestión y la pregunta “¿a quién le importa esto?”. “La entrevista”, una de las secciones más temidas por los invitados, sobre todo por la pregunta inicial “para romper el hielo” que siempre hacía Ginzburg y que era bastante zarpada. “La gente tenía miedo de ir, pero lo vivía como un gran desafío. Era como sacar patente de listo haberse bancado el reportaje de La noticia rebelde”, recuerda el conductor de Mañanas Informales en el libro “Estamos en el aire”. También había publicidades truchas y móviles inexistentes: “Aquí no está ocurriendo absolutamente nada y somos el único medio presente”, decía un supuesto movilero.

Este programa también dio el puntapié inicial al ser el primero en pasar y criticar fragmentos de programas televisivos vistos con anterioridad, algo que después tomaron ciclos como “Las Patas de la Mentira”, “Perdona Nuestros Pecados”, “Caiga Quien Caiga”, “Televisión Registrada”, “Resumen de Los Medios”, entre otros.

A lo largo de los tres años en que “La noticia rebelde” estuvo en pantalla, pasaron también Gachi Ferrari, Daniel Dátola, Daniel Aráoz, Fernando Salas, Lalo Mir y Juana Molina.

“La noticia rebelde” terminó de escribir su historia en 1989. Durante sus tres años al aire consiguió recopilar buena parte del contenido que hoy puede verse por TV y que tan original parece. A lo que Castelo diría poco antes de morir: “La inspiración está bien; la copia me parece desleal”.
A mediados de los ’80, Miguel Rodríguez Arias recurrió a imágenes de archivo para poner al descubierto lapsus y actos fallidos de los políticos en la "Las patas de la mentira", programa que se considera aparte ya que se enfocaba más en la realidad política y guarda prácticamente todo lo que se ha dicho en los últimos veinte años de la historia política argentina.

PNP llega en el año 1994 producido por Gastón Portal por la pantalla de ATC con la conducción de Raúl Portal y la co-conducción de Federica Pais. Fue el programa que empezó a mirar el ombligo de la televisión pero que tardó un año en superar los 2 puntos, según textuales palabras del productor. Aquel programa basaba su humor articulando el material de archivo y la edición con el objetivo de darle un plus extra de sentido a las opiniones públicas de determinadas personas, así como también para mostrar distintos bloopers televisivos. En el año 1996 pasó a Canal 9, luego hizo 2 años en Canal 13 y finalmente en 1999 se acentó en Telefé hasta el 2002. Así como cambió de canales, también pasaron por el programa 2 conductoras: Mariana Fabbiani (nuera de Raúl Portal para ese entonces) fue la sucesora de Federica Pais. Ambas se caracterizaban por su alegría, su humor y una carcajada contagiable.

A estos programas les siguieron "TVR", "Nosotros también nos equivocamos", "El ojo cítrico", "Aunque usted no lo viera", "América Top Ten". Aunque cada uno con sus matices todos se basan en un mismo patrón: la televisión burlándose de la televisión. Toman de la TV momentos que consideran interesantes y los usan para modelar un producto que consiste en volver a emitir el material, acompañado por comentarios irónicos y carcajadas de fondo. "RSM" es más de lo mismo (no olvidar que el mismo también es conducido por Mariana Fabbiani, ícono de los programas-archivos) y lo trataremos en un capitulo aparte.


Los Portal con Fabbiani

Del formato
El formato es uno de los elementos fundamentales en la construcción de la programación televisiva. La noción de formato surge, aplicada con especial empeño al medio televisivo, como complemento del concepto de género frente a un despliegue de opciones tan amplio que indujo a reservar el término género para designar a los grandes grupos surgidos desde la clasificación por criterio temático o por el destinatario (ficción, información, variedades, infantiles, divulgativos) y el término formato para designar a todas aquellas variaciones formales del género producto de la mixtura, la transposición, multicodificación propios del medio.

El formato, forma o estructura del programa, es la consideración clasificatoria en razón de la manera en que está construido su contenido. El formato es la materialización del género. El tipo de programación que tiene, en mi caso RSM, es el de programación horizontal (también está la vertical), que es aquella que coloca un mismo programa en el mismo horario todos los días, o de lunes a viernes.

Los usos clásicos del lenguaje audiovisual son el referencial (que incluye noticieros, debates, magazines) y el no referencial (constituido por telenovelas, series). Pero la programación actual, da paso a un tercer tipo: el híbrido. El discurso de hibridación es una combinación de elementos que nos remiten al discurso referencial y al discurso ficcional. Son discursos que tienden a trabajar sobre los límites de la ficción y las barreras de accesibilidad entre el mundo real y el mundo ficcional. Se trata de una actividad representativa, creativa y expresiva.

El lenguaje se constituye en un instrumento con múltiples intenciones, y las relaciones contra actuales de comunicación se establecen sobre la doble dirección que señala a la verdad y la falsedad, la credibilidad y la incredulidad, la representación y el fingimiento. Si bien el informar y el entretener parecían tener una existencia autónoma y disociada, cada vez con más frecuencia se tienden a producir programas cuya matriz recupera elementos del campo de referencia externo que son moralizados como un campo de referencia interno.

Los tipos de programas que pertenecen a este tipo son:
- El concurso: este tipo de programas presentan la competencia, los premios y castigos, el triunfo o la derrota, las destrezas físicas o intelectuales. Puede ser grabado o en directo, y puede tener una emisión diaria o semanal. La organización narrativa es autónoma o autónoma-seriada. En cuanto a la organización narrativa puede ser un espacio real, un espacio real representado o un espacio fingido. Los sujetos que aparecen son reales.
- Los programas infantiles: definidos por las tópicas propias de los universos lúdico y escolar infantil. Puede ser grabado o en directo, y puede tener una emisión diaria o semanal. Tiene coincidencia temporal con la realidad y/o pasado próximo real. Los conductores no son periodistas sino actores, músicos o modelos que se adaptan a un perfil de público infantil, hay personajes creados para el programa como muñecos, bailarines, payasos. Se utilizan grandes escenografías en las que se distinguen espacios de interacción real o ficticia como la sala de juegos, el sector de concursos, entre otras.
- El magazine del corazón: se trata de una revista especializada en los temas propios del corazón y del "cholulismo" que con elasticidad suele adoptar estilos narrativos, emotivos, paródicos, irónicos, entre otros. Se distingue por focalizar los contenidos relacionados con los asuntos de la vida privada de personajes famosos. Por lo general se destacan las temáticas de carácter escandaloso y de naturaleza íntima. Es un programa que se emite en directo, y tiene una frecuencia de emisión diaria.
- El magazine de sucesos: aborda los contenidos en ambientes preferentemente domésticos, laborales o rurales. Los temas se destacan por su naturaleza violenta y su carácter escandaloso e íntimo. Hay una jerarquización de asuntos que provienen de la crónica policial periodística. Cuenta con una organización narrativa autónoma, ya que se narran diferentes sucesos, y no hay una continuidad. Estos sucesos pertenecen al campo de referencia externo o realidad referencial.
- El reality Show: se define por hacer coincidir la producción televisiva de un acontecimiento real caracterizado por su representatividad violenta, con la producción real de ese acontecimiento en su campo de acción natural (la realidad extra discursiva). De este modo, el hallazgo audiovisual captado mediante videos aficionados, cámaras ocultas, grabaciones telefónicas, etc, se reproduce en directo sobre el soporte televisivo. Serán reality los programas que transmitan acontecimientos en directo de corte espectacular, los que retransmitan en diferido o grabado, o aquellos que produzcan desde el relato de un invitado en el estudio.
- El talk Show: es un programa que simula el mecanismo de reproducción audiovisual propio de la estructura del reality show. Aquí la "acción real" es sustituida por la "palabra" de los invitados que narran esos hechos reales que no vemos; el hecho de crear una ilusión de que se están produciendo en directo algunos acontecimientos distingue una estructura que "pone en escena" de otra que simplemente transmite un suceso. Se organiza mediante secuencias narrativas en las que se intercalan relatos particulares enfrentados, intentando que por medio de la palabra se ejecuten "nuevas acciones en directo". Trata sobre pequeñas historias sintetizadas en relatos caracterizados por su carácter subjetivo (en primera persona) y privado.
- El periodístico-humorístico: la ágil combinatoria entre los recursos más clásicos del noticiero con la parodia y el humor, propios de las comedias de situación o de los programas humorísticos, es la clave del género periodístico-humorístico. Una estructura muchas veces informativa con entrevistas, crónicas y comentarios, y un estilo que evidencia marcas propias del grotesco, la parodia, el chiste y la ironía. Aquí es recurrente la presencia de sujetos que provienen del campo de referencia externo: políticos, deportistas, artistas, etc, sobre los cuales el género se propone ironizar o parodiar.
- El documental de Ficción: el género trabaja con técnicas propias de la producción documental para televisión, desde las que se recrean historias, personajes y situaciones (siempre ubicados en un pasado más o menos remoto) que se producen de modo controlado son ofrecidos al televidente en clave de ficción y se emiten de modo seriado. Este modo de emitir los contenidos que han sido documentados asocia al programa con las características propias de los discursos de ficción. El documental de ficción no recurre al empleo de la transmisión en directo: todos los contenidos son de producción grabada.
Luego de estas definiciones puedo decir que este tipo de programa (RSM) pertenece al tercer género recién mencionado (híbrido), específicamente al periodístico-humorístico.

GP Producciones

Con más de 500 mil horas (una década) son la productora con más archivos (incluyendo algunos de la década del 70) de la televisión argentina.

· Staff:
- Presidente: Gastón Portal

Datos relevantes:

A juzgar por su apariencia relajada, cero neurótica, nadie creería que ese chico de cara adolescente es un típico hombre de la televisión. Pero lo es. Es un productor de raza que, a pesar de sus treinta y pico, todavía habla de jugar, de crear, de aprender a ser delirante. Según sus palabras, todo lo aprendió de su padre, "el hombre más absurdo del mundo". Y parece que aprendió muy bien.

Escribió un teleteatro y actuó en él. Produjo programas como “Medios Locos”, un periodístico con altas dosis de delirio que salió a la medianoche, de lunes a viernes, por Canal 7. Llevó a juicio a Diego Gvirtz por plagio. Coprodujo, junto con "Fatto in casa", la productora de Matías Martin, el ciclo “Aunque usted no lo viera”. Fue una de las principales cabezas creativas que le dio forma a “Perdona Nuestros Pecados”, el primer programa que empezó a mirar el ombligo de la televisión y que tuvo como conductores a Raúl, su padre, a Federica País y luego a Mariana Fabbiani, su ex esposa.

Gastón, además de ser un reconocido productor independiente, habla con verdadera pasión sobre una de sus pasiones ocultas: la colección de fotografías. Con mucha verborragia, cuenta que tiene más de trescientas, que le llegan desde todas partes del mundo, que guarda algunas partes de los cuerpos fotografiados de sus ex novias y que, además, tiene una galería de arte en su propia habitación, con más de trescientas radiografías de distintas latitudes.

- Director General: Omar Daneri
- Gerente Comercial: Lic. Fernando Bajlec
- Coordinador de Producción: Guido Monis
- Productor Periodístico: Santiago Esposato
- Director General de GP Cine: Alfonso Rodríguez Saumell
· Dirección: Lugones 1739 (C1430EBA) - Villa Urquiza - Capital Federal
· Teléfono: 4523-7742/7148
· Mail: gpprod@gpprod.com.ar
· Página web: www.gpprod.com.ar
· Programas:


Acoso textual
De lunes a viernes de 17 a 18.
Tipo de programa: Talk show
Conducción: Horacio Cabak
Segunda temporada del ciclo que incluye conversación, juego y debate. Intervienen 8 panelistas femeninas y un entrevistado que es sometido a un reportaje a fondo.

RSM
Lunes, martes, miércoles y jueves de 21 a 22.30.
Tipo de programa: Humorístico
Conducción: Mariana Fabbiani
Colaboradores: Claudio Perez, Humberto Tortonese, Maju Lozano
Resumen de la cobertura que todos los medios hacen sobre los sucesos más importantes del día.


Fuera de foco
Lunes y miércoles de 22.30 a 23.30.
Tipo de programa: Humorístico
Conducción: Martín Cicioli, Pablo Granados con la participación de Pamela David.
Información con humor e ironía de los principales temas que ocurran día a día.

Ran 15
Domingos de 21 a 22.
Sábados de 21 a 22.
Conducción: Maju Lozano y Luis Rubio
Los 15 puestos más divertidos de la televisión: los peores vestidos, el rey de los papelones en TV o el que quedó peor después de una cirugía.

Como se puede observar, los 4 programas citados anteriormente son parte de la grilla del Canal América. A continuación presentaré el grupo mediático al cual pertenece dicho canal:

· América Multimedios
Composición accionaria: 50,5 % Grupo Avila Inversora; 49,50% Grupo Uno Vila / Manzano.

Gráficos
- Diario Ámbito Financiero (80 de Julio Ramos, 20% Grupo Avila Inversora)

Televisión
- Canal 2 América TV La Plata, Buenos Aires (se supone que el 73 % Grupo Avila Inversora; 17% Eduardo Eurnekian).
- 4 Canales del Interior del país.
- Señal Cablevisión Noticias (CVN) (Se supone que 73 % Grupo Avila Inversora; 17% Eduardo Eurnekian).

Radio
- La Red (AM 910)
· Grupo Torneos y Competencias
Composición accionaria: 54% Liberty; 20 % HTM&F; 20 % Admira y 6% Grupo Ávila Inversora.

Gráficos
- Revistas El Gráfico (50 % Torneos y Competencias y 50 % Grupo Uno Vila - Manzano)
- Revista Golf Digest.
- Revista Poder & Sociedad.

Radios
- La Red (90 % Torneos y Competencias y 10% Grupo Uno Vila -Manzano).
- FM Pop 101


Televisión
- Trisa (Telered Imagen SA / Televisión Satelital Codificada SA (50% Grupo Clarín; 50% Torneos y Competencias).
- Señal TyC Sports
- Señal TyC Max.
- América TV.

Productoras
- Teledeportes SA (Transmisión y merchandising de clubes)
- Entrada Plus

· Diferencias con Diego Gvirtz (Gerente General de Pensado Para Televisión -PPT-)
Raúl y Gastón Portal entablaron una querella contra Diego Gvirtz, productor del programa televisivo denominado: “Televisión Registrada” (T.V.R.). Se le imputa a Diego Gvirtz haber plagiado el programa televisivo denominado “Perdona Nuestros Pecados” (P.N.P) de autoría de los Sres Raúl Portal y Gerardo Sofovich y titularidad del Sr. Gastón Portal.



Diego Gvirtz
Según la información extraída de www.justiniano.com/revista_doctrina/Gafoglio/proteccion_programas_televisivos.htm, los querellantes manifiestan que : “toda la estructura, la puesta en escena, los bloques y la expresión de la idea original por parte de “Televisión Registrada”, no es más que una copia de la obra “Perdona Nuestros Pecados” . Asimismo, que “El responsable del programa Televisión Registrada ha desarrollado la idea del mismo modo que lo hiciera el programa antecesor denominado: “Perdona Nuestros Pecados”, con idénticos recursos técnicos, los mismos gags para la presentación del copete que antecede a cada nota, y casi idénticos comentarios a los que crearan los Sres. Portal para referirse a un hecho determinado, como así también se ha imitado la manera de rematar la nota para poner en evidencia tal o cual situación”.

El perito concluye afirmando que el material similar entre ambos programas no llega al diez por ciento, respecto de algunos segmentos o gags precisamente en los términos narrativos y temáticos, pero los formatos son diferentes, por lo que determinó la carencia de exclusividad. Agregó también que “el plagio requiere una puesta de escena similar, segmentos o gags en gran cantidad repetidos, circunstancia que no ocurrió en el cotejo de los programas peritados”.

El día 5 de Marzo de 2007, la sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal resolvió a favor de “Televisión Registrada” y Diego Gvirtz, en la querella por plagio al programa “Perdona Nuestros Pecados”, iniciada oportunamente por Gastón y Raúl Portal, confirmando los fallos anteriores y dándole a la cuestión caracter definitivo.

Los jueces, Gustavo Hornos, Ana María Capolupo de Durañona y Vedia y Amelia Lydia Berraz de Vidal, asistidos por el secretario de Cámara Dr. Daniel Enrique Madrid, concluyeron que ambas obras se realizaron con un enfoque diferente, que del formato, presentación, desarrollo y bloques de ambos programas se receptan similitudes mínimas y que no alcanzan ni se relacionan con una copia (reproducción fiel de algo original); que lo sustancial del material editado difiere notablemente, lo que coloca a “TVR” en la categoría de obra original, quedando de este modo disipado cualquier mínimo resquicio hacia la configuración en autos de un eventual atentado al derecho de autor.

Resumen de los Medios (RSM)
En una entrevista en la que se le preguntó a Gastón Portal hacia dónde estaba yendo al televisión, él contestó: “Está tratando de sobrevivir. Podés tirar proyecciones basadas en la televisión mundial pero no creo que vaya hacia un lugar pensado. Están peleando entre ellos para ver quién se queda con las migajas. Cuando entre algo más de presupuesto, se podrá laburar con más tiempo”.

Es cierto que la televisión está tratando de sobrevivir. Cada año hay más y más programas que se dedican a los programas-archivo y nadie hace un intento de crear e innovar. Hoy por hoy hay decenas de programas que hacen replay de lo que pasa en otros, así sean magazines que no pueden (o no quieren) evitar hablar de lo que pasó el día anterior en tal o cual programa (y no olvidemos a los noticieros que también reproducen lo que pasa por ejemplo en Gran Hermano).

En canal 9 tenemos “de 9 a 12”, “Los Profesionales” y “Bendita TV”. En Telefé el programa encargado de hacernos revivir los momentos más destacados del día anterior es el magazine “AM, antes del mediodía”. En canal 13 encontramos a “TVR”, un programa polémico que, como comenté en la sección anterior, tuvo sus disputas con la productora de Gastón Portal. Para el final decidí dejar a América que cuenta con “Ran 15” y “Acoso textual” (que dejó de ser un programa de entrevistas a famosos exclusivamente, para pasar a ser un programa de debate- y no quedar fuera de tema- sobre “Bailando por un sueño” o “Gran Hermano” donde los invitados ahora son, por ejemplo, ex participantes de dicho reality).

No es que me olvidé de “Resumen de los Medios”, sino que considero que se merece un párrafo aparte. Este programa, también producido por Gastón Portal, nace en el año 2001 por la pantalla de Azul televisión (actualmente canal 9) y era conducido por Gillespi y Gonzalo Bonadeo. Empezó emitiéndose los domingos pero su éxito hizo que fuera ascendido a los viernes a las 23 horas. Era un muy buen programa, pero así y todo duró poco en pantalla. Después llegó “Televicio”, en el 2002, con Mariano Iúdica y el ex Gran Hermano Gastón Trezeguet. Luego fue el turno de “El ojo cítrico” con la dupla integrada por Mariana Fabbiani y Luis Rubio, una pareja simpática y ocurrente que, en cierta forma, salva al programa, que no es más que un intento de renovación de “PNP”.

Desde septiembre de 2005 (4 años después de su primera aparición), RSM se puede ver en la pantalla de América con la conducción de Mariana Fabbiani, que es acompañada por Maju Lozano, Claudio Pérez, Humberto Tortonese y Juan Carlos Mesa (con pobres comentarios). Este año , ya sin Juan Carlos Mesa, el ciclo tiene 2 nuevas propuestas: una es un reality-show filmado en los camarines, una especie de backstage que muestra la previa (¿armada?) a salir al aire. Otra novedad es el "Tiro al blanco", un juego en el que participan los entrevistados que consiste en darle a un famoso la oportunidad de descargarse contra otro.

El desarrollo del programa actualmente es el siguiente: antes de que empiece el programa se reparten las rutinas, cuando ya están al aire la conductora presenta a los panelistas, y enseguida se hace un comentario de lo que ocurrió el día anterior en materia televisiva, anticipando aquello que se va a ver en los informes. Paso siguiente se da lugar al archivo, bajo la sección que ellos denominan "Perdidos en la tele", que son pequeños fragmentos de otros programas, acompañados por la locución de una voz en off y distintos efectos, que les permite hacer distintos chistes a la vuelta en el piso.

A continuación, ya entrado el segundo bloque, se sucederán los distintos "informes", que son la utilización del material de archivo bajo una determinada consigna, que se ocuparán de mostrar el conflicto, y todas la repercusiones que haya tenido en la televisión.

El programa continúa con esa dinámica (comentarios en el piso-informe-comentarios), hasta la llegada del invitado del día con quien se mantendrá una conversación relacionada al tema del día. Se muestran diversas intervenciones del invitado en el medio, y se charla al respecto.

Antes de que el programa terminé es el momento en que Humberto Tortonese hará un repaso de los medios, pero desde las revistas (aunque no faltará la oportunidad de unir el discurso hacia la TV).

Según Guido Monis, coordinador de producción, “ya está todo inventado” pero ellos supieron darle al programa una diferenciación. Y hace referencia al tipo de tratamiento que se le da a las notas en el archivo: la combinación de efectos, el uso de la locución en off. También tiene que ver con el tipo de humor que hacen en el programa y con respecto a eso, el gran aporte que dio el humorista (valga la redundancia) Humberto Tortonese.
Aunque apenas roce los 5 puntos de rating, es elegido día a día por un público “pluralista” (como lo definió Guido Monis), ya que no está bien definido a quien va dirigido el programa. La gente consume estos programas porque son bastantes divertidos y al mismo tiempo informa de lo que ocurrió en la televisión, no ayer, sino el mismo día.

Por su parte el ambiente también le dijo “sí” al programa, lo cual no es casual, ya que la temática del programa es el medio. El perfil de su audiencia es en general el siguiente: son trabajadores que pasan la mayor parte del día fuera de sus casas y su target es menor al ABC2.

Pero como todo, la televisión también está dentro de la moda y así como años atrás el “boom” fueron los reality-shows, hoy por hoy la gente ELIGE mirar estos programas.

· Cruzando fronteras
La moda de la autorreferencia atravesó el “charco” y llegó a instalarse también en Uruguay, amparado obviamente por una legislación que lo permite. Y lo hace nada menos que bajo la producción de Gastón Portal quien parece ser especialista en programas de archivo.

El programa se llama "Bendita TV", casualmente como el programa que aquí se transmite por Canal 9 con la conducción de Beto Casella, que mantiene el mismo género pero es un producto de la productora Filmic.

Pero eso no es todo: en canal 10 del mismo país encontramos a Victor Hugo Morales con su programa "La magia de la televisión", que también se dedica a evocar los mejores momentos de la televisión pero desde una perspectiva nostálgica.


· “Lo mío es mío”
En nuestro país, aunque no está muy bien legalizado, existe una ley que permite pasar hasta 3 minutos de material de archivo sin problemas.
Los actores que aparecen en estos programas, por su lado, pueden hacer el reclamo en Argentores. La misma es una Asociación Civil de carácter profesional y mutual, constituida el 17 de diciembre de 1934 y sus objetivos son la protección legal, tutela jurídica y administración de los derechos de autor y, a través de estas acciones, el enaltecimiento de la producción del autor destinada al teatro, cine, radio y televisión. A partir del reclamo, el programa debe pagar una suma de dinero muy escasa (20 o 40 pesos).

Y esta es la base del por qué funcionan estos programas acá y afuera no, ya que en otros países no se pueden hacer por un tema de los derechos y te puede llegar a salir alrededor de un millón de dólares por programa.

A lo largo de la historia fueron muchos los programas en los diferentes canales que fueron fagocitando sus contenidos para tener material y permanecer en el aire. Se puede afirmar que el más valioso capital que un productor de estos programas puede tener son los archivos. Por su parte, GP Producciones encontró un recurso para marcar lo que le pertenece. Se trata de un sistema anti-robo el cual consiste en ponerle un sobreimpreso en el medio de la pantalla con el nombre del programa.

RATING
- Audiencia
Cuando hablamos del rating, estamos hablando de la audiencia que tienen los diferentes programas o canales. Antes de explicar específicamente el rating, me gustaría definir qué es la audiencia.

Es un conjunto de espectadores que se comportan de manera similar frente a un mismo estímulo, en este caso la televisión, dependiendo de diferentes variables como por ejemplo la edad, las preferencias culturales, la personalidad, las conductas, etc.

También podemos definirlo simplemente como un conjunto de personas que reciben información de un medio masivo de comunicación. La audiencia de un medio -en un lugar y tiempo concretos- equivale al total de personas que perciben los estímulos difundidos por ese medio o soporte.

Los mensajes difundidos mediáticamente tienen una audiencia, que se corresponde, en el mejor de los casos, con la del soporte donde se insertan. En este sentido, los mensajes habrán de estar orientados hacia esa audiencia concreta, considerando sus gustos y necesidades; claro que ni los perfiles de audiencia que declaran los diferentes soportes se concretan lo suficiente como para convertir la comunicación de masas en otra más personal o íntima -y, en consecuencia, persuasiva-, ni los soportes tienen una audiencia homogénea en cuanto a preferencias y hábitos de consumo en general.

Los canales viven gracias a su audiencia y a los anunciantes que pagan por espacios de publicidad, pero desde hace ya un tiempo, estos no son tenidos en cuenta.

- IBOPE
IBOPE en 1992 inició sus actividades en la Argentina. En 1993 con un panel reducido de hogares medidos con people meters en GBA, comenzó a entregar datos al mercado. En enero de 1998, el grupo adquirió las operaciones de AC Nielsen en Latinoamérica, absorbiendo de éste modo a la empresa IPSA S.A. En junio de 1999, el accionista de IBOPE Argentina adquirió las acciones de Mercados & Tendencias, y asi se constituyó en única medidora de audiencia en la Argentina.

Desde sus inicios IBOPE Argentina es auditada periódicamente por la CCMA (Cámara de Control de Medición de Audiencia) y a finales del 2004 fue auditada internacionalmente por la firma Ernst & Young.

IBOPE Argentina cuenta con un panel instalado con people-meters de 810 hogares, actualizado de acuerdo a las características sociodemográficas de la población, para la medición de audiencias televisivas en GBA (Capital Federal y Gran Buenos Aires).

- People Meter o audímetro a botones
Denominación genérica del elemento electrónico que permite capturar información sobre la conducta televisiva de los panelistas. Puede operar almacenando datos en una memoria, comunicándose periódicamente con el centro de cómputos o hacerlo en tiempo real, esto es, transferir los datos en forma continua, permitiendo el cálculo de ratings en el mismo instante en que se producen las modificaciones de conducta de los panelistas, durante el transcurso de un programa. Debe ser de fácil uso y apto para todas las edades.

Suele incluir una señal sonora o luminosa para recordar, tanto a los integrantes del hogar como a sus invitados, que registren su presencia frente al televisor.

Estos deben ingresar su código (el que corresponde a cada uno) al encender la TV para que el aparato registre que persona de la familia está mirando determinado canal a determinada hora.

Esto posibilita obtener resultados más específicos con respecto al consumo de la televisión según la edad, el nivel socio-económico y el sexo.
En el caso de GBA todo nace desde lo que damos en llamar "Muestra Maestra". De este estudio se obtienen ciertas características de la población, que los censos oficiales no brindan, pero que son necesarias para la conformación del panel de hogares (nivel socio-económico, cantidad de aparatos de TV del hogar, posesión TV paga, etc.). Este estudio es también realizado en las otras plazas que también son medidas con people-meters: Gran Rosario, Gran Córdoba y Gran Mendoza. La selección de hogares que conformarán el panel, se nutre de los hogares relevados en la “Muestra Maestra”. Cuando un hogar acepta formar parte del panel, se procede a la instalación de un people-meter por cada aparato de TV que posea el mismo. El people-meter posee un control remoto y a cada integrante del hogar se le asigna un botón. Al encenderse la TV, el people-meter comienza a registrar fecha, horario y canal sintonizado, pero además solicita se identifique por lo menos un individuo del hogar. Todo cambio de sintonía es registrado por el instrumento de medición.

El hecho de poseer un people-meter, exige colaboración de parte de todos los miembros del hogar; cada uno de ellos, debe auto-identificarse toda vez que se observa y se deja de observar la TV.

En la actualidad para colectar toda la información almacenada en los people-meters, se emplea un sistema de comunicación digital, que la trasmite a través de una red celular a la central de procesamientos. Esta información es procesada, y además cruzada con otras fuentes de datos, como lo es la programación de los canales de la TV abierta, y la grilla de señales de cable de los distintos cable-operadores.
En el caso de GBA, se obtiene una información preliminar o provisoria correspondiente al día anterior, que se traduce luego en el producto denominado planilla diaria de ratings. A las 72 hs. ya se dispone de un dato definitivo, que es el que se brinda al mercado, y es el que permite alimentar los softwares comercializados por IBOPE Argentina, TvData (planificación) y TeleReport (análisis).


- Cámara de Control de Medición de Audiencia
Este organismo es el encargado del control de las centrales que miden el rating tanto para la televisión como para la radio.

Desde la privatización de los canales de televisión abierta de Capital Federal y casi independientemente del año que se considere, la televisión abierta, la televisión por cable y la radio reciben casi un 55% de la inversión publicitaria, en términos promedio.
Años atrás, las decisiones de cómo se distribuía ese importante porcentaje de la torta publicitaria se basaban en la información existente sobre audiencias de televisión y radio provistas por varias empresas medidoras.

Los canales de televisión abierta, los operadores de cable, las radios y las productoras independientes de televisión, decidían la continuidad de sus programas en virtud de los niveles de audiencia informados por alguna de esas empresas medidoras.

Los anunciantes, las agencias de publicidad y las centrales de medios determinaban, la participación de cada emisora y medio en sus pautas publicitarias, la utilización de horarios y programas, los costos por punto de rating, la cobertura y frecuencia, entre otros parámetros de planificación, en base a dicha información.

Evidentemente, todas esas decisiones variaban según cual hubiere sido la fuente utilizada, habida cuenta de las inevitables divergencias que existían entre las cifras publicadas por las empresas medidoras.
Por ello, la medición de audiencias constituye desde hace años una constante preocupación para el mercado publicitario y de las comunicaciones electrónicas.

Con el objeto de garantizar al mercado la calidad y transparencia de las operaciones de las empresas de medición, la CCMA encaró, desde sus inicios, un proceso de auditoría de las empresas medidoras que tuvo características inéditas, dado que fue la primera vez que se llevó a cabo un trabajo de este tipo en nuestro país.

En primera instancia, el objetivo fue evaluar procedimientos y no resultados, como una condición necesaria aunque no suficiente, para garantizar que metodológicamente los sistemas utilizados fueran razonablemente correctos.

En resumen, el proceso conceptual básico para cada auditoria fue el siguiente:
- Toma de conocimiento de la operación de la empresa.
- Obtención de la documentación de procesos y procedimientos.
- Análisis de la documentación.
- Pruebas y evaluaciones.
- Conclusiones sobre el estado de la operación.
- Sugerencias de modificaciones para el mejoramiento de la operación.

Actualmente la Cámara de control de Medición de Audiencia está integrada por los siguientes Socios Activos:
- América TV (Canal 2 de La Plata).
- Arte Radiotelevisivo Argentino S.A. (Canal 13 de Bs. As.).
- Asociación Argentina de Agencias de Publicidad (AAAP).
- Asociación Argentina de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA).
- Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC).
- Asociación de Tele radiodifusoras Argentinas (ATA).
- Bureau de Publicidad en Cable e Internet (BPCI).
- Cámara Argentina de Anunciantes (CAA).
- Cámara Argentina de Centrales de Medios (CACEM).
- Cámara Argentina de Productoras Independientes de Televisión (CAPIT).
- Compañía de Televisión del Atlántico S.A. (Canal 5 de Rosario).
- Desup S.A. (Radio América).
- Difusora Buenos Aires S.A. (Radio Disney).
- Latin American Multichanel Advertising Council (LAMAC).
- LS4 Radio Continental S.A.
- Radio del Plata S.A.
- Radiodifusora Buenos Aires S.A. (Radio Rock & Pop).
- Radio Libertad S.A.
- Radio Mitre S.A.
- Red Celeste y Blanca S.A. (Radio La Red).
- Radio Rivadavia.
- Sistema Nacional de Medios Públicos, Sociedad del Estado. (Canal 7 y Radio Nacional).
- Telearte S.A. (Canal 9 de Bs. As.).
- Telecor S.A. (Canal 12 de Córdoba).
- Televisión Federal S.A. (Canal 11 de Bs. As.).
- Televisión Federal S.A. (Canal 8 de Córdoba).
- Televisión Litoral S.A. (Canal 3 de Rosario).
- Votionis S.A. (Radio 10).

- Planilla de ratings diarios
En la planilla diaria de ratings (provisorios) están discriminados por orden ascendente, las 5 señales de TV abierta y el cable agrupado. El rating de cada programa indica el promedio dentro de su horario real de emisión. Aparecen en la planilla en el ¼ de hora en el cual está comprendido su horario de inicio.
Agrupados en columnas sucesivas se informan los siguientes datos:
· Total Abierta: Corresponde a la acumulación de los ratings de los canales de TV abierta que están transmitiendo. Puede ser que este valor sea inferior a la suma de los ratings aislados de los canales, dado que un hogar puede estar sintonizando diferentes canales en un mismo momento.
· Total Cable: Corresponde a la suma de los ratings de todos los canales de cable que están transmitiendo. Los canales de cable transmiten las 24 horas.
· Total Otros: Corresponde a la acumulación de ratings de aparatos de VCR, DVD, video juegos.
· Total Encendido: Es la acumulación de los ratings de TV abierta, cable y otros. Como en el caso de Total abierta, este valor puede ser inferior que las sumas aisladas de los ratings que componen el total encendido. El rating apertura - cierre comprende los horarios entre el inicio del primer programa emitido en el bloque principal y el horario de finalización del último programa emitido en dicho bloque.



En cuanto al programa el promedio acumulado del mes de mayo es: 5,6

ENTREVISTADOS
1. Santiago Esposato, productor periodístico de GP Producciones. Por un contacto conseguí el teléfono de Ezequiel Uquiola, también de la productora, quién me dijo que Santiago esa misma noche cuando llegara al canal accedería a mi entrevista si yo le decía que iba de parte de él. Y así fue...

N.B: ¿Cuándo empezaste en la productora de Gastón Portal?
S.E: Empecé un mes antes de que saliera RSM al aire, en agosto de 2005.

N.B: ¿Y cuál es tu trabajo específico en RSM?
S.E: Yo me encargo de los invitados, de llamarlos, contactarlos, arreglar un día y bueno, después todo lo que es data (información) del invitado para que Mariana (Fabbiani) tenga, y además coordinar las notas del equipo de exteriores... qué eventos cubre, a quién le van a hacer una nota, qué tipo de nota van a hacer. Y bueno, después en el piso, recibir al invitado y bueno, ver que no le falte nada, explicarle qué tiene que hacer, ubicarlo dónde tiene que ir y eso...

N.B: Bien, ¿cómo fue cambiando la manera de producir? ¿Cuál es tu opinión con respecto a eso?
S.E: ¿Con respecto a mi función?

N.B: Sí...
S.E: Lo que pasó en un principio que al ser un programa nuevo, ya era más complicado explicarle a la gente qué tenía que venir a hacer, qué tipo de programa era. Y ahora ya estamos en un punto que yo ya digo qué programa es y como ya saben cómo funciona, que es un programa que en general trata muy bien a los invitados, les da el lugar que ellos quiere, ya nos pasa que hasta vienen solos, llaman para venir.

N.B: Claro... y siendo un formato tan repetido, ¿Hasta qué punto un producto se considera propio o ajeno?
S.E: Yo creo que en este tipo de producto la diferencia está en el piso, en el desarrollo que vos le des a cada tema con los integrantes del panel y después creo que cada programa tiene sus perlitas: el sonido específico que le ponés a cada tape o el tipo de edición que hacés. Pero creo que en bruto no hay grandes diferencias, es todo más o menos lo mismo, los mismos temas, el mismo tiempo de cada tema. Creo que la diferencia, como te dije recién, está en el desarrollo, en el análisis que hagan de cada tema.

N.B: ¿Cómo fue que armaron el panel, que pensaron en ellos, en el equipo?
S.E: Ahí no fue tarea mía, pero bueno. Eso fue decisión de Gastón Portal, de Martín Bonavetti, que fue el primer productor ejecutivo de RSM, y un poco armó todo el equipo. Él fue el que un día dijo “¿Y si traemos a Tortonese?”. Y bueno, Tortonese que al principio, después del primer ensayo, que fue doce horas antes de que debutara, dijo “Muchachos, todo bien pero renuncio”. Y bueno, por suerte lo convencimos y acá está. En Claudio Pérez se buscó un tipo que pueda tener un perfil periodístico para tratar ciertos temas que ni Tortonese ni Maju (Lozano) con su perfil más de... no doña Rosa, pero una mujer que...

N.B: Común, digamos...
S.E: Claro, una mujer común. Y bueno, Mariana más de moderador y presentadora. Ahí se fue formando...

N.B: En cuanto al valor económico, ¿cuál es la proporción entre lo que se invierte y se recupera?
S.E: Mirá, por lo que me contaron, no es que esté empapado de eso, yo creo que acá, aproximadamente, invertirán 20 (veinte) para llevarse 100 (cien). Yo te estoy hablando de 20... tomalo como un porcentaje, no como una cifra. Ni 20.000, ni 20, ni 200. Pero, creo que más o menos es así.

N.B: ¿En cuanto a la publicidad cómo se manejan? ¿De qué tipo es?
S.E: Todo lo que es tanda, lo que está fuera de los bloques de RSM, lo que está en la tanda publicitaria, por lo que tengo entendido, eso lo comercializa América. GP comercializa todos los PNT, todos los productos que Mariana con producto en mano o por un tape promociona. Y después bueno, vienen los productos en particular, como el celular o los licores en la barra, eso también, por lo que tengo entendido, GP.

N.B: ¿Cómo definirías vos el tipo de público que mira el programa?
S.E: Yo creo que es bastante amplio porque creo que por un lado tenemos al (pasa una chica que él llama Gimena y bromea)... Está el joven entre 20 y 35 que no quiere ver Gran Hermano, no quiere ver Tinelli y no quiere ver una novela a esa hora, entonces bueno, busca, con un poco de humor...

N.B: Una opción diferente...
S.E: Claro, enterarse qué pasó en Argentina, un resumen así, de la televisión, diario que sea más desestructurado, ¿no?

N.B: Desde un lado un poquito humorístico, por ahí...
S.E: Claro, que tenga las cosas que uno quiere ver. Uno no quiere ver en un resumen diario el accidente en la esquina de Palermo. Uno quiere ver a la gente bailando en lo de Tinelli o quién se fue de Gran Hermano o la pelea de Moria-Carmen, ¿no? Que son los temas que al otro día se hablan.

N.B: ¿Y por qué pensás que cada día se consumen más?
S.E: Creo que, como en su momento eran los realities o la ficción, es una moda y hay que intentar que no pasen de moda. Por eso si vos ves el primer RSM del 19 de septiembre de 2005, creo que hasta ahora, es algo mucho más variado.

N.B: ¿Cómo trabaja la producción para recopilar el material?
S.E: Hay un equipo de visualizadores, que serán aproximadamente 70 chicos que están visualizando muchos canales y bueno, van tomando nota de lo que sale en cada programa, de lo que se dice y toda esa información se la pasan a los data entrys que son chicos de similares características a los que visualizan que van ingresando en un sistema cada nombre de cada personaje que apareció y lo que dijeron. Entonces todo eso forma una base de datos que cuando nosotros, por ejemplo, queremos buscar... ehhhh... “Macri en Boca”, entonces seleccionamos el personaje en el sistema, Mauricio Macri. En “texto” ponemos alguna palabra clave que puede ser “boca”. Y si queremos acotar el rango de fechas, lo podemos acotar, desde 2002 a 2005. O sino, no seleccionamos eso y nos busca desde el año 94, que es cuando entró a recopilar material GP y ahí te tira todo un índice que después yendo al archivo, con el número de fechas y lo que ingresó al sistema ahí vamos a lo que buscábamos.

N.B: ¿Qué tecnología se usa, una especial?
S.E: No, ahora los programas se están grabando en VHS y en digital. Estamos grabando los mismos programas... porque el sistema de lo digital que estamos implementando ahora. Desde el 94 hasta ahora que todavía se usa el VHS y ahora están bajando los programas a un disco rígido, que después la gente de sistemas de toda la televisión del día va cortando los programas y ahora nosotros tenemos la opción de buscando directamente por la computadora. Basta ir al archivo y buscar por tema.

N.B: Y con respecto a los archivos en sí, ¿tuvieron problemas alguna vez por algo que se mostró?
S.E: A ver, dejame hacer memoria... no, más problemas tuvimos por las cosas que dice Humberto con las revistas porque la verdad que es un tipo que no tiene absolutamente ningún tipo de filtro. Y si vos le decís “no hablés de esto” lo más probable es que lo diga, así que cuando no queremos que diga algo le sacamos otro tema, ¿viste?. “¿Por qué no hablás de tal cosa?” sin decirle lo otro. Pero así por cosas que hayamos mostrado no, no tuvimos ningún problema en particular.

N.B: Bueno, muchas gracias...



2. Mariana Fabbiani, conductora de RSM y programas anteriores.
Es una de las conductoras argentinas con más carisma y simpatía de la televisión argentina, en todos sus programas supo llevar de la mano el profesionalismo y el humor por igual. Definitivamente una de las caras mas conocidas de la TV local.

Uno de sus primero programas fue la co-conducción de PNP, con Raúl Portal, este programa duro varios años, estando de novia con Gastón Portal participó de muchos programas producidos por él.

Fue una de las caras principales de canal 13 conduciendo programas como "Mariana de casa", "El ojo cítrico" (formato muy parecido al de PNP) y varios otros, hasta que se pelea con Gastón Portal y decide tomar un tiempo de descanso después de más de 7 años consecutivos en tv.
Hoy en día conduce uno de los programas más exitosos del canal América , RSM, una especie de programa de archivo con mucho humor, que con tres panelistas muy rápidos hacen divertida la hora y media que tienen al aire. Cada programa tiene un invitado al cual Mariana entrevista.

Un lunes que fui al canal la vi, y con la intención de entrevistarla le hablé. Pero, siendo las 19.20, Mariana estaba llegando tarde (ese día el invitado a su programa era Telerman y ella quería estar bien preparada para su visita). Me dijo que vaya el miércoles y antes del programa hacíamos la entrevista. Y el miércoles ahí estaba yo otra vez. Para mi mala suerte, ese día iba a RSM Macri y Mariana estaba más nerviosa aún así que quedé con Valeria, su secretaria, en que la esperaría a que terminara el programa para hacer mi entrevista. Luego de presenciar el programa (gracias a Santiago), por fin logré mi objetivo de hablar un rato con Mariana quién, a pesar del cansancio y la hora (eran las 23.45), accedió a responder mis preguntas. Mientras yo preparaba el grabador y le agradecía por su amabilidad, ella prendía un cigarrillo...

N.B: Bueno, desde que empezaste en la conducción de este tipo de programa, con PNP, hasta la actualidad, profesionalmente, ¿en qué aspectos creés que creciste?
M.F: En todo, gracias a Dios. La verdad es que me veo en PNP y hay muy poco de aquel estilo, ¿no?. Quizás sí lo que conservé fue tratar de ser espontánea, natural... la risa, es algo que todos creían que lo hacía porque no sabía conducir pero no (se ríe con esa risa de la que habla), es parte de mí. El estilo si... creo que también uno va ganando experiencia y seguridad, en un montón de cosas te vas afianzando. Y también lo disfrutás más, ¿no? Tenés más humor y te animás un poquito más a todo.

N.B: ¿Ahora cómo es tu relación con Gastón? ¿Te da libertad para decidir algunas cosas del programa?
M.F: Si, claro, ¿cómo no voy a tener libertad? La verdad es que acá es un consenso todo el tiempo de lo que la producción propone y, digamos, el criterio que yo tengo. Intento hacer las cosas con las que estoy de acuerdo, nunca voy a presentar algo con lo que no estoy de acuerdo. Así que estamos todo el tiempo como cada uno... (saluda a un tal “Juani”, se ríe y pide perdón). La verdad es que intento como todo el tiempo respetar que ellos están desde temprano y que, a su vez, ese criterio que tienen es el de la gente que está desde adentro y yo trato de aportar una mirada más objetiva, más de espectadora, de haber visto el programa con una cabeza más fresca y bueno, ponernos de acuerdo.

N.B: En cuanto a los archivos que se muestran, ¿se tiene algún cuidado en especial con lo que se dice?
M.F: No, en realidad está el buen gusto. No va a haber nada feo ni agresivo para ver. No hacemos chistes con cosas que puedan lastimar: un defecto físico, una muerte, un dolor para alguien. Más bien se hacen informes que utilicen el humor sobre cosas que ya son casi bizarras, que por sí mismas están puestas en ese lugar escandaloso. No es que de algo que no lo es, nosotros hacemos un escándalo.

N.B: ¿Te demanda mucho tiempo estar acá en el canal con el programa?
M.F: Es un trabajo como cualquier otro, me demanda el tiempo que lleva cualquier trabajo que uno le dedica todo, lo que tiene. Yo acá, físicamente, llego a las 6 y pico. Bueno, ustedes me han visto. Pero antes por ahí paso por la productora, veo un poco los tapes si no pude ver tele el día anterior. La verdad es que es bastante concentrado también el material porque casi todo lo que mostramos y lo que la gente quiere ver está concentrado en el prime-time. Así que ahora llego a casa, por ahí miro un poco y me ahorro mañana. Y después durante el día miro tele un poco, para informarme, para llegar a la noche con la cabeza llena de todo lo que ha ocurrido en el día. Y después hay notas, hay cosas que uno tiene que hacer aparte, reuniones, cosas que tienen que ver más con lo comercial. Así que sí, mi vida un poco gira en torno a esto. La verdad es que le dedico full-time.

N.B: ¿Por qué creés que siendo un formato tan repetido la gente lo sigue eligiendo?
M.F: Yo no creo que sea formato repetido. Me parece que el archivo es un recurso que se está usando mucho, creo que en ese sentido PNP ha sido como precursor, de hecho fue el primer programa que lo utilizó y que hoy en día es un género muy visto, por sí mismo y que la gente elige. Está toda esa teoría de la tele auto-referencial, que está todo el tiempo como mirándose el ombligo y generando con el mismo material nuevos programas. Yo creo que pasa que la gente también está como ávida de diversión, distracción. Hoy hablábamos un poco en el programa, al aire, esto de que “Bailando” (por el programa de Tinelli) marca 35 puntos y “La Liga” 11, ¿entendés? Es como que, aunque uno tenga la intención de ponerle contenido, la gente por ahí no lo elige hoy por hoy. Elige una propuesta un poco más liviana y la tele no deja de ser un negocio. Está bien que tenga que tener cosas culturales y yo estoy a favor de una tele mejor, obviamente. Pero también la verdad es que esto es un trabajo y a todos les sirve que sea redituable. Pero sí sería en todo caso, la responsabilidad de los programadores, de los entes que regulan la televisión, exigir que exista cierta cuota de programas con contenido para que esto sea casi una obligación.

N.B: ¿Cómo fue el cambio que tuviste cuando estuviste en el programa “Mariana de casa” y con este?
M.F: Y, fue bastante porque es otro público, es una hora dirigiéndote a otra gente. No en esencia, yo siento que conduzco de manera muy similar. Creo que en “Mariana de casa” yo hice un buen trabajo pero era un programa más liviano y en otro horario y que quizás no era tan crítico, no era crítico de hecho. Así que en ese sentido, aparece quizás una Mariana más adulta, más como soy en la vida, diciendo lo que realmente pienso. Así que hubo como un cambio grande... creo que más grande todavía es la percepción de la gente hacia mi y no se puede dejar de tener en cuenta el horario. A las 9 de la noche es un horario que llega mucho más, que estás en la casa a la noche cuando comen, estás adentro de todos los hogares y bueno, eso hace que el programa también sea mucho más popular.

N.B: Y bueno, ¿cómo sentís que es tu relación con el público ahora?
M.F: Yo siento que, siempre lo sentí, y gracias a Dios, esto fue como ir creyendo, ¿no? Yo siento que el público siempre me ha querido mucho, me tuvo mucho cariño, ¿viste? Desde el principio hay como algo de cariño sincero. Yo lo siento en la calle... no tanto de cholulismo, sino de afecto. Y la verdad que está bueno, me parece que es una suerte que tengo. No me imagino lo que sería ser un político, salir, y que toda la gente te conoce y te insulte. Pero yo siento mucho cariño de la gente, hay como algo de protección. Me han dado el tiempo para crecer, me han sabido esperar y me han acompañado en todo mi proceso de crecimiento.

Finalizó la entrevista, Mariana me desea suerte para el trabajo y deja el canal con la misma sonrisa con la que entró 6 horas antes.



3. Humberto Tortonese, panelista de RSM. Humorista.
Estudió pintura, después empezó teatro: cuatro años con Lito Cruz y luego análisis de texto con Augusto Fernández. Estuvo en el Parakultural con Batato Barea y Alejandro Urdapilleta y under populoso y poesía exultante.

El primer día que fui a América lo vi y arreglé una cita con él. 2 días después nos encontramos en un bar llamado “Magno”, situado a la vuelta del canal (bar al cual Humberto concurre todos los días antes de entrar al mismo para prepararse para el programa). 7.30 entré al bar y lo vi sentado solo en una mesa, me acerco, lo saludo y enseguida me recordó. Me invita a tomar algo (cosa que no acepté) y con mucho gusto empezamos la entrevista.

N.B: Trabajar con el humor siempre estuvo presente en tu vida, ¿cómo fue que fuiste por el camino humorístico?
H.T: Bueno, se fue dando el camino, así, por las cosas que hice, por las cosas que elegí también. No sabía que iba a hacer humor. De chico cuando empecé a estudiar teatro lo hacía en realidad para ser actor, no humorista. No estudié específicamente teatro como para hacer humor y acá tampoco hay una carrera en la que se estudia como en Estados Unidos. Me parece que eso tiene que ser algo que lo llevás, que te vas dando cuenta a medida que vas actuando y con las cosas que vas haciendo. Como te contaba hace un rato, con Batato y con Urdapilleta las cosas tenían de todo, tenían también un poquito de tragedia, un poquito de grotesco. Y eso es lo que a mí me gustó, entonces seguí haciéndolo. Ahora... después las cosas que se fueron dando, como la radio y todo. Me llamaron...

N.B: Algo más específico...
H.T: No para hacer humor, para hacer radio y también terminás haciendo humor. Pero no es que decís “voy a hacer humor porque es la parte humorística”, ¿no?... mientras vas conduciendo, vas haciendo el programa y va saliendo el humor. Creo que es parte de mí, parte de lo que uno siente, en la forma que decís las cosas.
N.B: Claro, ¿y RSM?
H.T: Y acá en RSM me pasa lo mismo. Me pasa que, la verdad que cuando me llamaron para hacer esto yo no sabía cómo hacer este programa. Yo no era mucho de meterme en programas así a trabajar, me siento medio, a veces, incómodo si no estoy seguro de lo que quiero hacer o con quién estoy trabajando. Me costó un poco, pero cuando entré la verdad que, al poco tiempo, empecé a sentir como una confianza, como que podía realmente decir lo que quería y hacerlo o re-hacerlo a mi manera.

N.B: ¿Y con tus compañeros?
H.T: Con mis compañeros la verdad que muy buena onda. O sea, también hacer las cosas libre, ¿no?. No es que me dicen “Ay Humberto, hacé esto”. Con “pasando revistas”, hasta el día de hoy, que ya va a ser un año y medio de RSM, casi dos años, y que lo seguimos haciendo de la misma manera.

N.B: Bueno, y en cuanto a tu opinión, ¿nunca te marcaron nada?
H.T: No, no, la verdad que no. La cantidad de cosas que dije. Bueno, también, un poco como te decía antes, era cómo decís las cosas. Según cómo las decís, es cómo llegan también. Hay gente que les decís algo y lo toman bien y hay gente que lo toma no tan bien. Pero tampoco te llega porque saben desde donde lo estás diciendo... no lo estás diciendo desde un lugar jodido.

N.B: Bueno, ¡muchas gracias por tu tiempo!
H.T: De nada...



4. Susana Pizzani, licenciada en Psicopedagogía. Egresada de la Universidad del Salvador.
N.B: ¿Qué pensás de la televisión argentina?
S.P: Se considera que los medios de comunicación, no solo la televisión, por su cualidad de "masivos", influyen de manera importante en la educación de las personas. Contrariamente hoy en día, los programas solo se interesan por obtener un rédito económico y no tienen intención de brindarle a las personas contenidos educativos. Pero esto no es solo culpa de los productores, sino también de la sociedad actual que busca en la televisión una forma de distención y relajo.

N.B: Que no haya contenidos educativos, ¿trae alguna consecuencia en cuanto al aprendizaje o al comportamiento de los niños?
S.P: El aprendizaje de cualquier niño si bien no está totalmente determinado por lo que mira en la televisión, ésta influye en el mismo junto con otros factores que lo rodean, como el colegio o sus padres. El problema principal está en la falta de contención que tienen, ya sea por la ausencia de sus padres por largas jornadas laborales o simplemente porque los mismos no pueden controlar las 24 horas qué miran los chicos y qué no. Esto lleva a que estén expuestos a muchas cosas que deberían ir en horario de "protección al menor", pero que hoy cualquier programa, a cualquier hora, muestra. Así los niños conocen cosas de las que nunca escucharon, nunca les explicaron y hasta podría perturbarlos generando inquietud, ansiedad, incluso temor.

N.B: ¿Hay alguna patología relacionada con este tema?
S.P: Hay muchas variables que pueden afectarlos, como el tipo de estímulo, el contenido, los mensajes que transmiten. La consecuencia principal es la falta de atención y concentración, quitándoles motivación e interés. Considerando todos los factores, hasta podría generar alteración del sueño y, como mencioné anteriormente, temor.

N.B: ¿Qué pensás del hecho de que mucha gente mira este tipo de programas para distenderse y no elige, por ejemplo, leer un libro?
S.P: Tiene que ver un poco con lo que te decía antes, eso de que la sociedad también lleva a que la televisión muestre lo que muestre. Eligen qué quieren ver y en base a eso, se hacen los productos para satisfacer ese deseo. La gente llega cansada al final del día y elige una propuesta diferente, que le permita olvidarse de las preocupaciones diarias. Por otra parte, elige algo que no requiera esfuerzo cognoscitivo y desgaste mental, cosa que sí sucedería si eligiera leer un libro, que es un pasatiempo destinado a satisfacer otra necesidad distinta a la de la televisión.

NOTICIAS RELACIONADAS
1. La TV con replay
Más de media docena de ciclos repiten una y otra vez los fragmentos más escandalosos de la programación y crean una realidad virtual
Es un hecho. Pero no todo se ha dicho: la televisión ha completado la última etapa que la convierte en un mundo paralelo. Por un lado, va la vida real con sus hechos; por otro, viene el universo televisivo con sus mil intentos e inventos.

Fueron tradicionalmente los noticieros ("Telenoche", "Telefé noticias", etcétera) los puentes entre la vida real y el mundo de la pantalla chica. Ejemplo: un accidente automovilístico en una esquina cualquiera es un hecho de la realidad. Si ese hecho es reproducido en un noticiero se transforma en acontecimiento, en "el" choque de tal esquina o de tal barrio. De este modo, los noticieros son los puentes que unen el mundo real con el mundo de la TV.

Otro tipo de puente ha sido construido: los noticieros de la televisión. Esto es: los programas de TV que hablan de los programas de TV. Estos ciclos, entre los que se destacan -por su formato de "noticieros de actualidad"- "TV registrada", "Lo mejor de la semana" y "Televicio", son puentes que unen los hechos acaecidos en el mundo paralelo de la televisión con el mundo real que habita el televidente.

La consolidación de este tipo de puentes -que corren en sentido inverso al de los noticieros tradicionales- es la constatación del último giro de la pantalla chica: existir como un mundo paralelo que se retroalimenta más allá de la vida real.

¿Cómo saber de la existencia de los "mediáticos" (Guido Süller o Jacobo Winograd, de "Zap") si no es a través del televisor? ¿Qué hechos producen en el mundo real? Ninguno. ¿Qué hechos se producen en el mundo paralelo de la TV? Muchos. Cada día. ¿Cómo enterarse? Mirando esos programas o viendo las noticias de esos hechos -convertidos en pseudoacontecimientos- en "Televisión registrada", o "Televicio".

Para bien o para mal
Cada vez más la TV se ocupa de sí misma. A ciclos como "Televisión registrada", "Televicio" y "Lo mejor de la semana", se agregan "Vale la pena", "Rec" y "Noticias de novela" (seis en total o siete con "PNP" que hasta hace poco emitió Telefé). Y deben sumarse el paródico "Indomables" y "CQC" (por su "Top Five").

Pero nadie sabe cuál es el efecto que este tipo de programas causa en el televidente. Están quienes sostienen que en la repetición se produce un efecto de promoción. Es decir, si "Rumores", que mide unos 8 puntos al mediodía se ocupa de las flatulencias de Jorge Porcel (increíble pero real), obtiene una segunda exposición nocturna con más de 9 puntos de rating y ante un público diferente, cuando "Televisión registrada" repite tal segmento.
"En "Televisión registrada" no quiere salir nadie -señala Diego Gwirtz, productor de ese programa y de "Indomables"-. Mis productos son críticos y le muestran a la gente lo que es la televisión en su miseria más descarnada." Sería éste un punto de vista opuesto al anterior, según el cual este tipo de programas, estos noticieros de la TV misma, no tienen un efecto de promoción sino que son una pesadilla para la televisión de mala calidad. Si estos ciclos inflan o sepultan a los programas de los que se ocupan, o si producen ambos efectos a la vez, son interrogantes más que certezas.

Motor de escándalos
Todavía hay más. Basta que una figura de la pantalla chica colabore con una frase que pueda aludir (directa o implícitamente) a un colega, para poner en marcha la máquina de generar polémicas. Se reproduce esa frase y se la emite con toda malicia. Luego, en la vida real, la persona aludida, que se entera a través de la televisión (por ej.: escucha por medio de "Indomables" lo que se ha dicho en "Intrusos") hace su descargo o su contraataque por medio de los noteros televisivos quienes, conscientes de la mecánica del juego, salen a buscar esa "otra" palabra. Así, en dos días, se arma una pelea.
Martín Kweller, de P&P Endemol, que produce "Noticias de novela", cree que "el escándalo es un mal efecto. Me parece que a veces la gente hace TV pensando en lo que van a levantar este tipo de programas. En "Noticias de novela" lo que nosotros queremos es darle manija al género y por eso nuestra propuesta no es crítica".

El productor de "Indomables", en tanto, defiende su posición: "Las estrellas no son intocables y si se pelean, se pelean, y no tenemos por qué dejar de mostrarlo".

"Televicio", el recién estrenado programa de la productora GP, de Gastón Portal, incluye una de cal y una de arena. Más piadoso que "Televisión registrada", usa su espacio tanto para demoler a los impresentables de la pantalla chica como para destacar algún acierto.

Del lado de la generosidad total está la evocación. Si "Televisión registrada", "Televicio", "Lo mejor de la semana" y "Noticias de novela" son los noticieros de la pantalla chica, "Rec" y "Vale la pena" escriben la historia de la televisión con material de archivo.

Sin embargo, fuera del caso por caso, habría que pensar si el conjunto de los programas que cubren el día a día de la programación le hacen un favor a la industria de la televisión.

A veces sí y a veces no. Cuando "Televisión registrada" realiza sus formidables análisis comparativos del periodismo televisivo, claramente gana el espectador que puede ver, en un compacto de apenas unos minutos, cómo distintos periodistas han abordado la misma noticia. Pero cuando todos estos ciclos, incluido el "Top Five" de "CQC" muestran lo peor de la televisión -sobre todo de la programación vespertina, que no sólo no tiene desperdicio sino que prácticamente es toda ella un desperdicio-, ¿cuál es la sensación que dejan en el televidente? Que toda la televisión es así.

La verdadera TV
Es cierto que la pantalla chica pasa por uno de sus peores momentos a nivel de calidad debido a los magros presupuestos que hereda de la crisis económica. Pero también a la TV pertenecen productos como "Son amores", "099 Central", "Máximo corazón", "Grandiosas", "Simuladores" (con exitosa repetición), "Popstars", "Todo por 2 pesos", por nombrar algunos. Y la mayoría de ellos tienen altas mediciones de audiencia (porque, a pesar de lo que siempre se dice, el público suele consagrar la calidad).

Claro que para mofarse es mejor elegir lo peor. La moda de la televisión que habla de sí misma seguirá creciendo: P&P Endemol tendrá en el programa de Georgina Barbarossa, que estrenará hacia fin de año Canal 13, un segmento dedicado al análisis mediático, y el creador de "Televisión registrada" hará a partir de enero un nuevo programa que se ocupará del periodismo político televisivo.

Es un hecho y queda dicho. El puente ha sido construido. Continuarán llegando noticias de lo peor de la televisión a este atribulado otro lado del mundo, el de las personas de la vida real.
Miriam Molero
http://www.lanacion.com.ar/archivo/nota.asp?nota_id=432794&origen=relacionadas

2. TELEVISIÓN: POR CANAL 13, EMPEZÓ EL OJO CÍTRICO

Un PNP aggiornado
Sin pretender una mirada crítica sobre la TV, el ciclo resulta un entretenimiento eficaz y relajado.

Luís María Hermida
Como un incansable perro que juega a morderse la cola, la televisión descubrió, en su momento, con PNP, que volver la lente sobre sí misma y jugar a criticarse —aunque más no fuera liviana, superficial y lúdicamente— bien podía ser un nuevo género humorístico. Y vaya si lo fue. Desde aquel año 94 en que Perdona nuestros pecados inauguró una nueva cantera humorística, la pantalla no ha parado de explotar la idea en sus más diversas formas y/o adaptaciones. Formas que, en algunos casos, supieron sumarle algo a la idea, y en muchos otros fueron la simple repetición de un recurso cuya eficacia es inversamente proporcional a su explotación.

Mariana Fabbiani y Luis Rubio, en la conducción, y Gastón Portal en la producción, con El ojo cítrico (Canal 13, viernes a las 22), funden aquel espíritu primitivo de PNP con el último aporte, genuino y original, que tuvo el género: De lo nuestro lo peor, el ciclo de Canal 13 cuya mayor novedad fue la incorporación de los bloopers de grabaciones que nunca salían (hasta ahora) al aire. El resultado es un PNP aggiornado a los tiempos que corren que no resulta ni tan patético en su década de antiguedad ni tan novedoso como para sacudirse esa sensación de déjà vu que sobrevuela.

Con compaginaciones de imágenes de pantalla muestran a una Mirtha (Legrand) desmemoriada, a la periodista Cristina Clement en el cable perdidísima, o bien —jugando a que está en el estudio contiguo— el tiempo y los enojos que le cuesta a Víctor Sueiro grabar la apertura de su programa Misterios y milagros.

Lo que, en todo caso, pone a salvo la propuesta —más que el contenido en sí—, es el buen juego que se da entre la pareja conductora. Fresca, simpática y ocurrente. La incorporación de Mukenio, el "futbolista" africano que protagoniza la campaña de Arnet, protagonizando una suerte de "matrix penepiana", aún deberá mostrar su eficacia. Por ahora no es más que otro clásico del recurso "humor involuntario" de los Portal, padre e hijo: la incorporación de aficionados en roles en pantalla que siempre los superan.

Desprovisto de toda pretensión de echar una mirada u opinión crítica sobre la televisión y sus contenidos (a la manera de El resumen de los medios y Televicio, producciones del propio Gastón Portal, o TVR), El ojo cítrico se propone tan solo como un entretenimiento ligero y relajado. Nada más. Y nada menos.

http://www.clarin.com/diario/2004/01/11/c-00301.htm

CONCLUSIÓN

La realización de este trabajo surgió a partir de la curiosidad de qué era lo que llevaba a los productores a hacer este tipo de programas que se nutren de otros programas y por qué la gente los elegía una y otra vez.

El comportamiento de la sociedad se ha volcado hacia el consumismo, e incluso hacia la imitación.

En los contenidos transmitidos, las industrias imponen los gustos y las preferencias que en un determinado momento suelen considerarse (por ellos o gracias a ellas), las más aceptadas, las que a todos les gusta.

Más allá de informar, educar y entretener, el papel de los medios de comunicación social en la sociedad capitalista actual, está enfocado a crear y afianzar de forma continua, la ideología y conducta de consumo en el espectador.

Muchos podrán pensar que es un formato ecónomico de hacer, pero más allá de los recursos monetarios necesarios para su realización, después de haberme interiorizado en el tema buscando información y haciendo las entrevistas, me dí cuenta que para la misma hay mucha gente involucrada a quienes les demanda mucho tiempo recopilar el material y editarlo para cada programa.

Por otra parte, si bien este tipo de programas son tan criticados por trabajar con archivos, pude notar que sin ellos se perdería gran parte de la historia televisiva. Los mismos permiten que la memoria se mantenga activa y que la sociedad no se olvide de sus aciertos y errores (sociales y políticos). Hoy en día estos programas están de moda (como en su momento fueron los realities shows) y son la nueva forma de difusión de la información ya que brindan un resumen de los temas más importantes. Actualmente en la grilla televisiva hay varios programas-archivos pero como me dijo Santiago Esposato, lo que diferencia a uno de otro es el trabajo de piso, de edición...

La gente es libre para elegir qué quiere mirar y qué no, por eso el que critique simplemente puede tomar el control remoto y cambiar de canal. Cuando le pregunté a la gente de la productora por qué creían que la gente miraba estos programas, todos coincidían en que su público lo formaban personas que buscaban relajarse, despejarse luego de un día agitado y agotador de estudio o trabajo, buscando una opción diferente donde puedan ver todo lo ocurrido durante la jornada o el día anterior... y de paso, con una mirada humorística que los aleje por un rato de los problemas diarios.

BIBLIOGRAFÍA DISPONIBLE
1. Revistas:
- Luz
- Hombres
2. Diarios:
- Clarín
- La Nación
- Página/12
3. Páginas de Internet:
- www.monografias.com
- www.rincondelvago.com
- www.television.com.ar
- www.codigoretro.com.ar
- http://lauratv.com.ar
- www.wikipedia.com
4. Libros:
- Programación Televisiva, Gustavo F. Orza

AUTORA
Natalia Bruno
Estudiante De Relaciones Públicas
Universidad De Moron

FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES
LICENCIATURA EN RELACIONES PÚBLICAS
MEDIOS DE COMUNICACIÓN II (665)


“Género televisivo: Gastón Portal ®”



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados