Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Estudio seroepidemiológico de lepra en dos areas de salud.

Resumen: Se realizó un estudio de intervención para determinar el comportamiento seroepidemiológico de la infectación por el Mycobacterium leprae de dos poblaciones de la provincia de Camagüey durante los años 2005-2006. Se efectuaron 1290 pruebas serológicas, aplicándose una encuesta confeccionada al efecto a los casos con serología positiva, las variables analizadas abarcaron: datos generales, examen dermatoneurológico, resultado de la baciloscopía, lepromina, tratamiento impuesto y seguimiento serológico. Los datos fueron procesados con el paquete estadístico EPIINFO 6.4 y posteriormente vaciados en tablas, se confeccionaron gráficos para su mejor análisis y discusión. La infectación por el Mycobacterium Leprae es evidente en las dos áreas de salud estudiadas a pesar de ser una de alta y otra de baja prevalencia en este momento, predominaron las edades entre 15-24 y 35-44 del sexo femenino, raza blanca, nivel medio de escolaridad y vinculación laboral, todas las personas que recibieron tratamiento medicamentoso negativizaron su serología al paso de 6 meses. Llegando a la conclusión de que en una Provincia donde la Lepra es endémica resultan todas las poblaciones de interés epidemiológico.

Publicación enviada por Dra. Rodriguez Heredia Odalys




 


RESUMEN
Se realizó un estudio de intervención para determinar el comportamiento seroepidemiológico de la infectación por el Mycobacterium leprae de dos poblaciones de la provincia de Camagüey durante los años 2005-2006. Se efectuaron 1290 pruebas serológicas, aplicándose una encuesta confeccionada al efecto a los casos con serología positiva, las variables analizadas abarcaron: datos generales, examen dermatoneurológico, resultado de la baciloscopía, lepromina, tratamiento impuesto y seguimiento serológico.

Los datos fueron procesados con el paquete estadístico EPIINFO 6.4 y posteriormente vaciados en tablas, se confeccionaron gráficos para su mejor análisis y discusión. La infectación por el Mycobacterium Leprae es evidente en las dos áreas de salud estudiadas a pesar de ser una de alta y otra de baja prevalencia en este momento, predominaron las edades entre 15-24 y 35-44 del sexo femenino, raza blanca, nivel medio de escolaridad y vinculación laboral, todas las personas que recibieron tratamiento medicamentoso negativizaron su serología al paso de 6 meses. Llegando a la conclusión de que en una Provincia donde la Lepra es endémica resultan todas las poblaciones de interés epidemiológico.

INTRODUCCIÓN

La Lepra es una de las enfermedades del hombre que ha sido reconocida por antiguas culturas (1). El 95% de la población mundial es inmune a la Lepra, esto quiere decir, que a pesar de ponerse en contacto con el bacilo no la desarrolla pues se necesita ante todo predisposición genética para que la enfermedad se manifieste. Es también conocida como enfermedad de Hansen (2). Ha afligido a la humanidad desde tiempos inmemorables. Afectó en un momento dado a todos los continentes y dejó tras sí una imagen terrible en la historia de mutilación, rechazo y exclusión de la sociedad (3).

Es una enfermedad bacteriana crónica poco transmisible, cuyo origen se remonta a épocas anteriores a nuestra era, su agente causal es el Mycobacterium leprae bacilo ácido-alcohol resistente y su modo de transmisión no se ha definido con claridad. Las manifestaciones clínicas varían en un espectro continuo que va desde la lepra lepromatosa hasta la tuberculoide, sus dos formas extremas. Según su epidemiología se clasifica en paucibacilar o cerrada y en mutibacilar o abierta (4).

El bacilo es de crecimiento lento, por lo que los síntomas visibles pueden tardar de 10 a 20 años en aparecer (5,6), pero si la enfermedad no se trata produce lesiones irreversibles (7), afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias superiores, además de algunas estructuras y los ojos (8,9).

Sin embargo la misma no es más que una dolencia escasamente contagiosa y totalmente curable, sobre todo cuando se diagnóstica precozmente (10, 11).Cualquier persona puede adquirir la enfermedad, aunque no se contagia tan fácilmente-como se creyó-de persona a persona.
Cuando nos referimos a la fecha en que la Lepra aparece por primera vez es incierta, se sabe que ha estado durante muchos siglos y algunos autores creen posible que se haya desarrollado en diferentes partes del mundo al mismo tiempo (12).

Los síntomas pueden ser muy diferentes dependiendo del tipo de Lepra y a qué parte del cuerpo afectada; síntomas comunes incluyen dolores en la piel, entumecimiento en las manos y los pies, nódulos en el cuerpo y nariz congestionada. Toma de 4 a 8 años para que los síntomas aparezcan dependiendo del tipo de Lepra, pero una persona no infectará a otras después de tres días a tres meses de ser tratada, dependiendo del tipo de tratamiento. Se diagnóstica por biopsia de piel o baciloscopia y su diseminación se previene por medio del diagnóstico y tratamiento precoz, valorando a los contactos del hogar.

A partir de los dos focos originales de la Lepra en India y Egipto, la enfermedad se difundió por todo el mundo y siguió su curso como una pandemia. Entre los siglos XIX y XX se presentó una pandemia y la prevalencia de la Lepra en el mundo era bastante elevada. En 1991 el número total de enfermos era de 55 millones; en 1994 de 2,3 millones, en 1998 había 780.351 y en el 2005 se reportaron como casos nuevos 296. 499. Se calcula que anualmente se diagnóstican más de 100 000 casos , teniendo una tendencia a la disminución de un 20 % anualmente, pero la existencia de subregistros es impresionante y estas cifras las consideran dudosas. Por ser la Lepra de países del tercer mundo en muchos de ellos no se informa dada su pobre cobertura de salud que es tal, que muchísimas son las personas enfermas sin diagnosticar y por tanto sin reportar. Ejemplo en el 2005 en América no reportaron pacientes de lepra países como Bolivia, Guayana, Honduras y Santa Lucia (Comunicación personal, 13)

Los primeros casos de Lepra que se conocen en Cuba datan de 1613 y posteriormente se van incrementando con el comercio de esclavos y la imigración europea, sobre todo de españoles y franceses. Puerto Príncipe, nombre inicial de la provincia de Camagüey, después de La Habana, es la segunda provincia en Cuba en que aparecen los reportes más antiguos de esta enfermedad (14).

En 1942 se efectúa el primer censo de Lepra en Cuba, en el que se registraron 1900 casos (tasa 0.4 x 1000 habitantes). Según datos de las oficinas del Negociado Estadístico y Censo del Patronato hasta el primero de marzo de 1948, existían en Cuba 3001 enfermos (tasa de 0.2 x 1000 habitantes): 2358 ambulatorios y 310 hospitalizados en el Sanatorio Nacional de San Luis de Jagua en la provincia de Oriente, del total de casos 303 (10.9 %) correspondían a la provincia de Camagüey (15).

Con el triunfo revolucionario se crea en 1960 la Sección de Lepra del Ministerio de Salud Publica; en 1962 se pone en vigor el Primer Programa Nacional de Control de la Lepra, el cual sufre modificaciones y actualizaciones hasta 1988. De 1966 a 1975 la provincia de Camagüey aportaba alrededor del 21% de la incidencia nacional. Del 77 al 89 la incidencia era de 45 a 50 casos por año, de 1989 – 1990 se realizó una intervención en la provincia haciéndose un pesquizaje con ELISA para Lepra, motivo por lo cual se trataron 385 personas con Rifampicina y Dapsone por 6 meses. Esto hizo que en los próximos 5 años la incidencia descendiera de forma escalonada hasta 14 casos, con un promedio entre los años 1990 y el 1996 de 24 casos de incidencia, a partir de ese año comienza a aumentar la incidencia hasta la actualidad (16,17).

En trabajo realizado en nuestro país, en el poblado de Artemisa, mediante un estudio psico-social e higiénico, se demostró que los enfermos no se sentían marginados y estaban incorporados a la vida social y laboral (18).

Anesvad consideró prematuro hablar de erradicar la Lepra para el año 2005, siendo que lo mismo había sido anunciado por la OMS para el comienzo del milenio, pero esto no ocurrió. Desde 1987 existe un tratamiento para curar la Lepra efectivo en el 90% de los casos, pero sólo una tercera parte de ellos lo sigue un tratamiento; un 15% de los enfermos pertenecen a la población infantil. Cada año aparecen 700.000 nuevos casos; 120.000 de ellos son niños. De los 122 países en los que en 1985 la epidemia era endémica, 108 han logrado que deje de ser un problema de salud pública prioritario. Según reportó la OMS a finales del 2005, los países más afectados son India, Angola, Brasil, Republica Centro Africana, Republica Democrática del Congo, Madagascar, Mozambique, Nepal, República Unida de Tanzania (13, 19)

La Lepra sigue siendo una enfermedad bastante frecuente en los países del tercer mundo (20). La enfermedad es más común en países tropicales, en mucho de los cuales la tasa de prevalencia es de 1 a 2 x 10 000 habitantes (21). El perfil epidemiológico de la lepra cambio notablemente en la mayoría de los países endémicos (22), y su eliminación se convirtió en una meta factible (23).
Los dos proyectos pioneros para la curación de la enfermedad son: el programa Multy Drug Therapy (MDT), una combinación de medicamentos (Rifampicín, Dapsone y Lampren), y el programa Elisa, que pretende la detección y actuación precoz ante la Lepra (24).

En un informe difundido la Organización Mundial de la Salud señala, aunque sin hacer énfasis en ello, que si bien la prevalencia ha disminuido, no así la incidencia. En todos los servicios de salud en los que existe personal leprológicamente entrenado, se siguen observando casos nuevos (25). Es un criterio unanimente aceptado (26, 27) que una enfermedad transmisible disminuye en una comunidad, cuando se reduce la incidencia. El optimismo generado por los resultados de la poliquimioterapia se basa, no en la disminución de ésta sino en la prevalencia, lo que constituye un peligro.

La región de las América de la Organización Mundial de la Salud (OMS) está conformada por 35 países con una población total de aproximadamente 879.617.000 habitantes en el año 2004. La reducción de la prevalencia observada con el uso de multidrogaterapia (MDT) durante los primeros años de su utilización motivó a que durante la 44 Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en 1991, se adoptara la resolución de eliminar la Lepra como problema de Salud Pública para el año 2000, lo que significaba registrar una prevalencia menor que un 1 x 10 000 habitantes. A pesar que la meta de eliminación fue alcanzada a nivel mundial para el final del 2000, algunos países no lograron alcanzarla por lo que se prolongo la meta al año 2005 (28).
En el año 2005 la OMS reporta la detección de 41 780 casos nuevos en el mundo y de estos 3 432 son niños y en Cuba aunque no constituye un problema de Salud tiene 208 casos nuevos y 8 son niños (29).

La provincia no tiene la Lepra como problema de salud pues presenta una tasa de prevalencia de 0,5 x 10 000 habitantes; mantiene dos municipios de los trece con una tasa superior de 1 x 10 000 habitantes.

Los principios básicos del control de la Lepra, que se funda en la detección oportuna de casos nuevos y la terapia eficaz en forma de tratamiento multidrogaterapia, no cambiarán en los próximos años.

Teniendo en cuenta que lo importante para erradicar esta enfermedad es el corte de la cadena de transmisión con un diagnostico precoz y un tratamiento oportuno nos motivamos a realizar esta investigación para conocer a través del estudio seroepidemiológico los niveles de infectación por el Mycobacterium leprae en dos áreas de salud de la provincia de Camagüey y contribuir así a la vigilancia epidemiológica de la enfermedad.

OBJETIVOS
GENERAL:
Determinar la infectación por el Mycobacterium leprae en dos áreas de salud de la provincia de Camagüey en el periodo 2005-2006.

ESPECÍFICOS:
1.- Identificar personas infectadas por el Mycobacterium leprae en una población de alta prevalencia y una población de baja prevalencia.
2.- Determinar el valor de la prueba serológica en las poblaciones con alto riesgo.
3.- Describir el comportamiento de la edad, sexo, raza, escolaridad, ocupación y hallazgo del examen dermatoneurológico en personas con serologías positivas.
4.- Relacionar el resultado serológico, la baciloscopía, lepromina y el examen clínico.
5.- Comparar los títulos serológicos antes y después de la intervención.

MÉTODOS
Se realizó un estudio de intervención para determinar el comportamiento seroepidemiológico de la infectación por el Mycobacterium leprae en dos áreas de salud de la provincia de Camagüey en el periodo 2005 - 2006.

El universo poblacional estuvo constituido por las personas residentes en los municipios de Jimaguayú y el área Este del Municipio Camagüey en el primero tiene una baja prevalencia de Lepra y el segundo una alta prevalencia.

Se decide incluir 1 290 personas asumiendo una confianza de 95% para la estimación con una precisión adecuada. Utilizando el muestreo aleatorio simple se seleccionaron 843 personas en el área Este y 447 personas en el municipio Jimaguayú.

Previo consentimiento informado (Anexo 1) a las personas seleccionadas para el estudio, se les realizó prueba serológicas y los que presentaron resultados por encima del nivel de corte (0,300) se les realizó encuesta (Anexo 2), además de la baciloscopía, el examen dermatoneurológico y la lepromina o prueba de Mitsuda.

La baciloscopia se realizó con el objetivo de detectar casos preclínicos que sin síntomas, resultaran multibacilares. Con el mitsuda buscamos la respuesta inmunológica frente al Mycobacterium leprae, se utiliza la inyección intradérmica con lepromina que produce una reacción de hipersensibilidad retardada para la clasificación de la Lepra (30). Hay dos tipos de reacción del sistema inmune al Mycobacterium leprae, la reacción tipo 1 que se debe a cambios rápidos en la respuesta mediada por células, hacia uno u otro de los extremos del campo limítrofe o dimorfo del espectro, y ha sido llamada como Lepra de respuesta inmune inestable. La reacción de tipo 2 es una respuesta humoral, antigeno-anticuerpo que involucra al complemento (31).
Los casos con baciloscopía negativa y respuesta inmunológica negativa o débil (Lepromina por debajo de 5 mm), sin lesiones cutáneas, ni toma neural, recibieron tratamiento profiláctico con Dapsone y Rifampicina por 6 meses y se les realizó seguimiento serológico cada seis meses por un año.

Criterios de inclusión

- Las personas seleccionadas de ambos sexos, previo consentimiento informado.
- Mayores de 10 años de edad.

Criterios de exclusión
· Ausencia de cualquiera de los criterios de inclusión.

Principios Éticos

Se cumplió con el principio de respeto a las personas utilizando el consentimiento informado y la no divulgación de la información personal, la encuesta se realizó de forma despersonalizada, el encuestador explicó el contenido a cada persona y las misma fue respondida en individual.
Las variables independientes analizadas fueron: edad, sexo, raza, escolaridad, ocupación, examen dermatoneurológico, resultado de la baciloscopía, resultado de lepromina y seguimiento serológico y las variables dependientes fueron: lugar de procedencia, y tratamiento recibido.
Los datos obtenidos se procesaron por el sistema estadístico EPIINFO 6.4 en una microcomputadora Pentium y los resultados se exponen en tablas. El análisis estadístico se realizó utilizando estadística descriptiva, distribución de frecuencias y Test de hipótesis de proporciones, tomándose como relación estadística significativa una probabilidad (P menor o igual que 0.05).

CONTROL SEMANTICO
Microelisa: ensayo eslabonado inmunoenzimático indirecto, patentado en Cuba para detectar la presencia de anticuerpos IgM al Mycobacterium leprae.
Serología positiva: Pacientes que presentaron títulos serológicos por encima del nivel de corte, es decir, valores mayores de 0.300 (32).
Lepromina: Solución fenolada de bacilos de Mycobacterium leprae muertos
Mitsuda: Prueba inmunológica indicadora de resistencia del paciente al Mycobacterium leprae. No es una prueba diagnóstica. Sus resultados se miden en milímetros, pudiendo ser:
· 0 _______ Negativo
· 1-3 _______ Dudoso
· 3-5 _______ Positiva Débil
· 6-10 _______ Positiva Intensa
· 10 y + _______ Positiva Intensa o Ulcerada (14).

Baciloscopia: Muestra linfática tomada del lóbulo del pabellón de la oreja y los codos en la que se busca el Mycobacterium leprae. Resulta una prueba diagnóstica en el caso de los pacientes MB, en la que los resultados del índice bacteriológico se expresa por la escala logarítmica de Ridley, que va de 0 - 6 y se basa en el promedio de bacilos observados en el frotis, contando los sólidos, los fragmentados y los granulados.
· Cod. 0 = ningún bacilo en toda la lamina
· Cod. 1 = 1 a 10 bacilos en 100 campos
· Cod. 2 = 1 a 10 bacilos en 10 campos
· Cod. 3 = 1 a 10 bacilos en campos
· Cod. 4 = 10 a 100 bacilos por campo
· Cod. 5 = 100 a 1000 bacilos por campo
· Cod. 6 = + 1000 bacilos por campo (33).

Lepra Multibacilar (MB): Es la Lepra Lepromatosa, Dimorfa y la Indeterminada con baciloscopia positiva (14).
Lepra Pausibacilar (PB): Es la Lepra Tuberculoide e Indeterminada con baciloscopia negativa (14).

DEFINICIONES OPERACIONALES
Población de riesgo: Toda persona que vive en un área donde se ha diagnosticado un caso de Lepra.
Escolaridad: Se tuvo en cuenta nivel de estudio terminado.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Se realizaron 1 290 serologías, en el periodo de Enero 2005 – Diciembre 2006 de ellas 87 muestras (6,7%) resultaron por encima del nivel de corte (0,300). En la Tabla No. 1, observamos que en las dos áreas de estudio la reactividad se comportó de forma similar lo que sugiere que en las áreas donde la Lepra fue endémica hay que continuar la pesquisa si se quiere erradicar la enfermedad, pues en ellas continúan circulando el Mycobacterium leprae que estimula a la producción de anticuerpos en la población.

TABLA No. 1
Distribución según positividad serológica y área de salud. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta

En un estudio realizado en nuestra provincia en el 2004 por Costa y colaboradores aplicaron la prueba serológica de ELISA a 13 434 personas de ellas 347 (2,58%) personas resultaron tener valores positivos (32).

Torrella, Adriana, Solis, Rosa L., Perez, Esther plantearon la utilidad del UMELISA HANSEN en el diagnóstico y seguimiento de la Lepra, cuando analizaron la relación entre la carga antigénica y la respuesta de anticuerpos IgM, en el comportamiento de dicha respuesta , ellos obtuvieron un 82% de coincidencia entre los resultados del UMELISA HANSEN y los de la baciloscopía. Este valor se vio afectado fundamentalmente por 16 pacientes con respuesta positiva a IgM y baciloscopía negativa.

En estos pacientes de acuerdo a lo reportado, la respuesta IgM puede indicar la reaparición de bacilos, por lo que se procede a su detección en la piel. En uno de estos pacientes se demostró la presencia de bacilos, dos meses después de resultar positivo por el UMELISA HANSEN. Entre los pacientes coincidentes en IgM y baciloscopía positivas con tratamiento quimioterapéutico, uno presentó una notable disminución en los niveles de IgM en correspondencia con una mejoría clínica. Además se observó una conservación de la respuesta de anticuerpos IgM en relación directa con la carga antigénica, independientemente del tiempo de evolución de la enfermedad (33).

González-Abreu y colaboradores encontraron una tasa de positividad de 9.3%, cuando estudiaron 3 336 muestras de suero de contactos de pacientes de Lepra en busca de anticuerpos antiglicolípido fenólico 1 con ELISA, usando el antígeno del disacárido sintético conjugado con albúmina bovina. (1).

Los grupos de edades con mayores valores de positividad, fueron los grupos de 15-24 años y 35-44 años, 22 personas (25,3%) y 21 personas (24,1%) respectivamente, como se observa en la Tabla No. 2.

TABLA No. 2
Distribución según grupos de edades. Camaguey 2005-2006.

Fuente: Encuesta * P= 0,0273

La literatura plantea que cuando existe un programa estable de Lepra, esta aparece en las edades después de los 35 años y comienza a declinar en los menores de 15 años, como respuesta al trabajo de prevención y control (34).

En el Anuario Estadístico del año 2001 sobre estudios seroepidemiológicos encontramos que las edades de incidencia tienen un predominio de 35 años y más (16).

En un trabajo realizado en Pinar del Río se reporta que hay un predominio en el grupo de 45-59 años siendo el que aporta mayor número de casos (35).
Santos L.P. realizó un perfil epidemiológico de la Lepra en el municipio de Taubaté Sao Paulo encontrando una media de edad de 44 años, ya que el 32 % del total de casos tenían entre 40 - 49 años y el 24.5% entre 30 - 39 años de edad (36) y Feliciano y colaboradores en su trabajo realizado en Recife, detecta que el mayor numero de casos se presento en pacientes entre 25 - 47 años con una mediana de 38 años (37).

En nuestro caso pensamos que los valores del grupo entre 35-44 están en correspondencia con lo reportado por la literatura. Pero los valores entre 15-24 son propios de esperar en nuestro sistema social, donde precisamente a partir de los 15 años nuestros jóvenes en su mayoría dejan el hogar de sus padres para estudiar en becas el técnico medio o el Pre-universitario, esto implica que comienzan a “convivir” por 3 años con otras personas (condiscípulos, maestros, empleados de la escuela) bajo esta premisa, pudiera explicarse que al vivir bajo nuevas circunstancias también adquieren nuevas infecciones subclínicas.
Del total de pacientes con serología reactiva el sexo Femenino fue el que predomino con un 71,3 %, así lo muestra la Tabla No. 3.

TABLA No. 3
Distribución según sexo. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta * P= 5,942 E-17

En estudios similares al nuestro, llevados a cabo, en la provincia de Formosa Argentina, en la Polinesia, en Malawi y en Brasil en el área urbana de Severínia y en el estado de Sengipe, se encontraron que la mayor seropositividad correspondió al sexo femenino, coincidiendo con nuestro trabajo (38, 39, 40, 41, 42).
Por otra parte en un estudio realizado en Colombia es notorio el predominio de los enfermos del sexo masculino con el 63%, del total de casos nuevos en el año 2000, mientras que el sexo femenino reporta el 37% de los casos (43).

Sin embargo, se ha reportado que las formas clínicas lepromatosa y dimorfa tienen mayor representatividad y tienen su mayor expresión en el sexo masculino. Se ha reportado en países latinoamericanos que no se aprecian diferencias significativas por sexo. En estudios más numerosos se mantienen esas diferencias y en algunas zonas africanas la mujer llega a ser más afectada. (44, 45).

De este modo, nuestro trabajo discrepa a otros en que la mayor afectación es en los varones en estos resultados reflejan la controversia en esta enfermedad respecto a su origen inmunológico, fisiológico, hormonal o ambiental (46).

Se observó un predominio de la raza blanca con 71 personas (81,6%) sobre la negra y la mestiza, lo que corresponde con la distribución racial de la provincia en la cual hay un predominio de la raza blanca, así lo muestran los resultados expuestos en la Tabla No. 4.

TABLA No. 4
Distribución según raza. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta *P= 5,082 E-40
En la literatura revisada se recogen pocas referencias en cuanto al color de la piel, pero Kanerko y colaboradores señalan la piel blanca como predominante (47).

Un estudio realizado sobre pacientes de Lepra en un hospital de Brasil se encontró un predominio de la raza blanca en 183 pacientes (50.4%) seguida de los mulatos y negros (49.5%) (48). Sin embargo en un trabajo realizado en el Hospital Universitario “Calixto García” se pudo apreciar que en la mayoría de las enfermedades cutáneas se distribuyen por igual en todas las razas; no obstante existe un predominio de la raza negra (49).

En la distribución según la escolaridad los valores máximos estuvieron representados en los de nivel primario y de preuniversitario, con 32 personas (36,8%) los de primaria y 30 personas (34,5%) los de preuniversitario; lo que puede estar determinado por el acceso y facilidad de toda la población cubana a la enseñanza y superación.( Véase la Tabla No. 5)
TABLA No. 5
Distribución según escolaridad. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta *P= 7,248 E-30

En un trabajo realizado por el Dr. Iñiguez Rojas sobre el nivel de escolaridad de los casos notificados del país, plantea que aproximadamente el 48.2% tienen nivel primario y secundario y el 47.6% el nivel universitario (50). Resultados parcialmente similarmente encontró Parra en un estudio realizado en Venezuela al afirmar que la población mayoritariamente constaba con grado de instrucción relativa (51).

Otros autores plantean que el bajo grado de escolaridad y el hacinamiento son factores que en la literatura se encuentran muy relacionados con la aparición de la enfermedad y las formas clínicas bacilíferas, datos que coinciden con nuestros resultados. Existen evidencias de la disminución o desaparición de la lepra en países con buen desarrollo socioeconómico y con medidas sanitarias adecuadas (52, 53, 54,55).

Como muestra la tabla No. 6, se comprobó un predominio de trabajadores 40 (46,0%), seguido de las amas de casa con 24 (27,6%). Coincidiendo con estudios anteriores realizados en nuestra provincia donde hubo un predominio de trabajadores 152 (43.80%), seguido de las amas de casa con 114 (32.85%) (31); también, Goulart y colaboradores reportan en su investigación que el 71% de los casos notificados se encontraban económicamente activos (56).Por otra parte Iñiguez Rojas en su trabajo Geografía de la Lepra en Cuba, exploró el comportamiento de los núcleos familiares de los enfermos y comprobó que los ingresos más frecuentes se encuentran entre 200 y más pesos para el 54.2% de los núcleos familiares, apareciendo para el total de las provincias cifras superiores al 50% (50).

TABLA No.6
Distribución según ocupación laboral. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta *P= 9,428 E-03

Sin embargo un trabajo publicado por el Patronato de Rehabilitación Social del Enfermo de Lepra en Madrid, España plantea que esta enfermedad es más frecuente en pacientes analfabetos y sin ocupación o con ocupaciones mal remuneradas (57). Coincidiendo con los trabajos realizados por Pinto Neto al afirmar que la Lepra se ve en personas con poco desenvolvimiento económico (58).
En la tabla No. 7 apreciamos que predominaron las personas que no presentaron lesiones de piel 82 (94.3%) del total de pacientes inspeccionados.

TABLA No. 7
Comportamiento del examen Dermatoneurológico. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta * P= 3,324 E-12

Consultando la bibliografía encontramos que en un estudio realizado en Nepal, Soares y colaboradores plantearon que ninguno de los contactos de Hansen con anticuerpos positivos, tuvieron rasgos clínicos de Lepra (59). Resultados similares obtuvieron Foss N.T y Callera F. en un estudio realizado en Ribeirao Preto, Brasil al someter a exámenes clínicos a los sujetos seropositivos y no encontrar signos de la enfermedad (60). Igualmente Feliciano y colaboradores en su trabajo realizado en Recife, Brasil, solo detectaron lesiones de 1 o más troncos nerviosos en el 13.6% de los casos estudiados (61).
Podemos observar en la Tabla No. 8 que de las 87 personas a las que se les realizaron lepromina se comprobó un predominio de resultados positivo intensa 55 (63,2%) y positivo débil 13 (14,9%) en la respuesta inmunológica frente al Mycobacterium Leprae en todos los títulos serológicos, solo 9 (10,3%) resultaron negativos y 1 (1,1%) dudosas; esto coincide con lo que refiere la literatura de que las personas que se ponen en contacto con el Mycobacterium leprae, nada más el 10% va a presentar manifestaciones clínicas de la enfermedad, pues en el resto su sistema inmunológico es capaz de destruir el bacilo (49).

TABLA No. 8
Distribución según resultados de la prueba de Mitsuda y los de Microelisa. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta *P= 3.334E-07
Foss N.T y Callera F, encontraron en su investigación que 10 sujetos con resultados serológicos positivos fueron sometidos a la reacción Mitsuda y solo 3 (30%) fueron negativos (60).
Por otra parte, en un estudio realizado por la Universidad de Godjahmada en Indonesia se informa que no hubo relación entre los rangos de seropositividad y en el ensayo de piel Mitsuda (62).

En la Tabla No. 9 se muestra que de las 87 serologías por encima de 0.300, predominaron las personas que no necesitaron tratamiento médico 77 (88,5%), recibieron tratamiento 10 personas (11.5%), de ellos ninguno resulto enfermo.

En Colombia Rueda y colaboradores plantean que el 10% de la población desarrolla una lepra indeterminada que si se diagnostica a tiempo y se trata, cura sin dejar secuelas (43).

TABLA No. 9
Distribución según resultado serológico por encima del nivel corte. Camagüey 2005-2006.

Fuente: Encuesta *P= 0,000E+00

Sin embargo en el estudio hecho en el distrito de Agra en la India era basado en una muestra al azar-seleccionada por encima de 10% de la población, extendidos por 300 pueblos y 16 unidades urbanas del distrito. Un estudio de casa en casa se dirigió de Julio del 2001 Julio del 2003 , en todos los 26 panchayats seleccionados (300 pueblos), 11 oficinas principales del bloque que tiene un componente urbano, y 5 rural. Una población de 361,321 personas se examinó para la lepra. Un total de 592 lepra nuevas se encontraron, dando una proporción de predominio de 16.4/10,000 población. Aunque el predominio global fue encontrado similar en las áreas rurales y urbanas, había áreas con el predominio alto. Aparecieron mas casos en el lado oriental de Agra (31.4/10,000 en Fatehabad y 28.5/10,000 en Bah Tahsils). Global, la proporción de multibacillary (el MB) de la lepra era 22.3% y la proporción de lepra de niño 8.4%. De los 592 casos, 523 (88.3%) era realmente nuevo mientras dando una nueva proporción de descubrimiento de caso de 14.5/10,000. Se encontró deformidad en 2 casos para un 4.8% (25/ 523). La duración de enfermedad entre los nuevos casos era 32.3 meses como comparado a 48.1 meses entre prevaleciente (registrado) los casos (es decir, pacientes que habían sido diagnosticados antes y habían sido tenidos que completar un curso lleno de M.D.T todavía). El número grande de casos no detectados encontrado en este estudio hace pensar en la necesidad por la educación en salud intensiva continuada hacer campañas y actividades de descubrimiento de caso (63,64).

Por último la Tabla No. 10 fue confeccionada teniendo en cuenta el resultado de la Microelisa antes y después del tratamiento. Se observa que negativizaron su prueba serológica 42 personas (56,3%) y todos los individuos disminuyeron su cifra después del tratamiento. Antes del tratamiento predominaron las serologías con valores de 0.300-0.34 9 y después de la intervención predominaron los títulos serológicos negativos (- 0.300) y entre 0.300-0.349.

Al revisar la bibliografía, en un estudio realizado en nuestra provincia negativizaron su prueba serológica 25 personas (50.0%) y todos los individuos disminuyeron su cifra después del tratamiento. Antes del el tratamiento predominaron las serologías con valores de 0.300-0.499 y después de la intervención predominaron los títulos serológicos negativos (- 0.300) y entre 0.300-0.399, (32).

TABLA No. 10

Comparación de los resultados serológicos antes y después de la intervención. Camagüey 2005-2006.


Carrazana y colaboradores en su trabajo realizado en nuestra provincia para conocer los resultados de la ELISA en la prevalencia de Lepra después de la monoterapia hallaron que los casos multibacilares tratados por 10 y más años resultaron seronegativos en el 54.8% y en los paucibacilares se observó seronegatividad en el 85% principalmente durante los primeros 5 años de tratamiento (70 let.). Igualmente en un estudio realizado en Corea con casos nuevos de Lepra se afirma que el nivel serológico en sangre disminuyó rápidamente en un 90% de los casos aproximadamente 1 mes después de comenzar la terapia multidroga (25).

En Nepal, Soares y colaboradores realizaron un estudio en el que demostraron que 4 contactos domésticos de enfermos de Hansen resultaron seropositivos y recibieron quimioterapia por un período variable de tiempo, reexaminados 6 meses después de terminado el mismo y en la repetición del examen los anticuerpos anti PGL-I, llegaron a ser negativos (59). Similares resultados describe Vijayakumaran, et al, en la India al plantear que la eficacia protectora de la quimioprofilaxis es de un 50% (63).

Si bien es cierto que el número de muestras a estudiar es muy grande comparado con el número de personas que resultan serológicamente positivas, esto, en una sociedad como la nuestra está justificado, ya que el principio de nuestra medicina es preventivo y siempre que podamos robarle un paciente a esté mal, el esfuerzo tanto económico como personal vale la pena.

Este tipo de estudio de tamisaje, nos permite focalizar la atención sobre aquellas personas y zonas de riesgo y nos da la posibilidad de realizar un diagnóstico temprano, en el cual no solo el propio paciente sale beneficiado, sino también sus contactos ya que la cadena epidemiológica queda eliminada tempranamente y esta es la única forma real de disminuir el número de pacientes en nuestro país y finalmente de poder eliminar la Lepra como enfermedad.

CONCLUSIONES
1.- La infectación por el Mycobacterium leprae se hizo evidente en las dos áreas de salud de la Provincia Camagüey, en el periodo comprendido 2005-2006.
2.- Se detectó una baja positividad en el estudio serológico efectuado a población tanto en el área de alta prevalencia como en el de baja prevalencia.
3.- Resulta ser de importancia Epidemiológica todas las áreas que hayan tenido Lepra como problema de salud en años anteriores.
4.- Hubo un predominio en las edades entre 15-24 y 35-44 años, el sexo femenino, la raza blanca, nivel de escolaridad medio, los vinculados laboralmente.
5.- El examen dermatoneurológico en las personas con serologias positivas no hubo manifestaciones cutáneas en la mayor parte de estas.
6.- En la mayoría de las personas con serologías por encima del nivel de corte se encontró elevada positividad en el test de lepromina y resultados negativos en la baciloscopía.
7.- Todas las personas que recibieron tratamiento medicamentoso negativizaron su examen serológico al paso de 6 meses, no resultando enfermos luego de la intervención.

RECOMENDACIONES
1. Hacer extensivos estos estudios de pesquisaje en aquéllos municipios del país donde la Lepra continúa siendo un problema de salud.
2. Continuar con la vigilancia seroepidemiológica de la Lepra en nuestra provincia para lograr a largo plazo la Lepra como enfermedad.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFIÍTAS
1.-González Abreu A. Manual de Lepra. México: Instituto Nacional de Salud Pública: 2000.
2.- Kasmera 34 (2): 10-113, Julio-Diciembre 2006.
3.- Programa de acción para la eliminación de la lepra. OMS. Ginebra: Guía para la eliminación de la lepra como problema de salud publica. Disto: General (s) 2004. WHO/ LEP/ 95.1.
4.- Fundamentos de Salud Pública/ Gabriel Toledo Curbelo...[y otros]. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2005.
5.- Anónimo. El proceso de la lucha contra la lepra. Bol. Oficina Sanit Panam 2003; 121: 348 – 349.
6.- Warm Dorff .D.K; Warm Dorff. J.A: Leprosy control in Zimbawe: from a Horizontal programe. Lepr. R EV: 2002. G1 (2): pp 183 – 187.
7.- Saderson P, Gebre S. Reversal reactions in the skin lesions of AMFES Patients: Incidece and risk factors. Lepr. Rev 2003. Sep; 71(3):309 – 17.
8.-López-Antuñamno,Francisco.Vigilancia epidemiológica de la Lepra. Lepra.Vol.4.No.1.2004.p.1-14.

9.- Terencio de las aguas J. Todos contra la lepra (Editorial), Rev. Lepral Fontilles 1996; 20: 935 – 936.
10.- Alabi GA, ET AL. Guía para la eliminación de la lepra como problema de salud pública: Organización Mundial de la Salud 2004; Plubication núm. WHO/LEP/95. 1: 6 –7.
11.- Pankhurst. R: Historia de la lepra en Etiopia en 1935: Rev. Leprolog. Fontilles. 15 (5). pp.: 630 – 231. 2004.
12.- htp://www.en colombia.com/medicina/material de consulta obtenida el 7/5/2006 17: 17: 03 GMT.
13.- Reunión Nacional de Lepra 2007. Comunicación personal Pof. Odelaisy Suárez Moreno IPK.
14.-Ferrá Torres TM, Carrazana Hernández GB. Lepra en la ciudad de Camagüey, Cuba. Rev Leprol Fontilles 2001; 23(1): 37-50.
15.-Carrazana Hernández GB, Ferrá Torres TM. Estudio de la incidencia de
lepra en la ciudad de Camagüey, Cuba. Rev. Leprol. Fontilles, 1990; 17(4): 353-62.
16.- MINSAP. Dirección Nacional de Estadística. Anuario estadístico. MINSAP. Cuba, 2004.
17.- Cuba. Ministerio de salud publica. Anuario estadístico. Incidencia y prevalencia de lepra según provincias. La Habana. Infomed. 2001.
18.- Estrategia Mundial para aliviar la carga de la lepra y sostener las actividades de control de la enfermedad (periodo del plan: 2006 –2010) [En línea] 2005 [Fecha de acceso 28 de Noviembre de 2005]. URL disponible en: http//www.paho.org/spanish/AD/DPC/CD/lep -WHO-global-strategy.htm.
19.- Valdés A. Lepra [En línea] 2003 [Fecha de acceso 23 de noviembre de 2005]. URL disponible en: http:// www.tusalud .com.mx/ 120608 . htm.
20.- OMS/OPS. Comité de expertos de lepra, OMS. Boletín de lepra al día 2002; 5:3.
21.- OMS. Guía para la eliminación de la lepra como problema de salud publica.Ginebra: OMS; 95. (Documento who/lep/ 95.1).
22.- World health organization. Report of the international conference on Leprosy. Hanoi, Vietnam, Jul 4 –7, 2001. Geneva: WHO; 2001. (Documento WHO/CTD/LEP/94.5.
23.- González Prendes MA. Historia de la Lepra en Cuba. La Habana, Cuba. Editorial Cenit. 1963.
24. - Who report of the fourth meeting of the leprosy elimination advisory. Group. 2002; 3, 7.
25.- Kulkarni V. Will extensive use of WHO recomemded MDT regimens control leprosy? Some reflections. ILA Forum 2003; 2: 4, 8 –13.
26. - Harbre M. Leprosy at a turning point? Int. J Lepr 2000; 68:312 – 318.
27.- Lepra [En línea] 2003 [Fecha de acceso 22 de noviembre de 2005]. URL disponible en: http:/www.lepraindia.org/facts.htm.
28.-Organización Panamericana de la Salud
Promoviendo la salud en las Américas.Prevención y Control de Enfermedades / Enfermedades Transmisibles / Lepra. Situación regional, Américas, principio de 2006.
29.- Terencio de las Aguas, J. El origen de la Lepra en América y su situación actual. Rev. Leprol. Fontilles, 2005; 17(2):157-63.
30.- Sengupta U. Experience and lessons from the use of lepromin and Mycobacterium leprae- specific serology. Lepr. Rev. 2000 Dec;71 (Suppl):S63-6.
31.- Lahiri R.; Randhawa B.; Krahembuhl J. Aplication of a viability-staining method for Mycobacterium leprae derived from the athymic (nu/nu) mouse foot pad. J Med Microbiol.2005;54( Pt3): 235-42.
32.- Costa Garcia M L, Atrio Mouriño N J. Estudio seroepidemiologico de Lepra Provincia Camaguey,Cuba.Rev Leprol Fontilles,2004; 20(1): 325-38.
33.- Odelaisy Suárez y María Elena Alonso. “Servicio de baciloscopía de la Lepra en Cuba y organización y función la red de laboratorios”. Fontilles. Vol. XXV. No. 5 (Mayo-Agosto). 2006
34. Torrella, Adriana, SOLIS, Rosa L., PEREZ, Esther et al. ANTI M. leprae IgM Antibody determination by ultramicroimmunoenzymatic (UMELISA HANSEN) for the diagnosis and monitoring leprosy. Rev. Inst. Med. trop. S. Paulo, May/June 1998, vol.40, no.3, p.177-182. ISSN 0036-4665.
35.- Naranjo Ferregut J A, Delgado Cruz A. Aspectos epidemiologico de la Lepra .Pinar del Rio.2004.8 (4).
36.- Santos LP. Perfil epidemiológico da Hanseniase no município de Taubaté-SP no año de 1999. Hansen. Int., 26(2): 112-116, 2001.
37.- Feliciano KVO, et al. Percepción de la lepra antes del diagnóstico. Rev Panam Salud Pública/Pam Am J Public Health 3(5), 1998.
38. - Ramírez R, Rodríguez I, Recalde H, Basualdo D, Murasioli D, Colombo M.
Estudio Seroepidemiológico de la Lepra en Formosa, República Argentina. Rev. Leprol. Fontilles. Vol., 23(2). Mayo-agosto, 2001: 159- 170.
39.-Chanteau S, Glaziov P, Plichart R, Flichart C, Cantel JL. et al. Low predictive value of PGL-I serology for the early diagnosis of leprosy in family contacts: results of a 10 year prospective field study in French Polynesia. Int. J Lepr. Other Mycobact. Dis. 1993. Dec; 61(4): 533-41.
40. - Prata PB, Bothland AK, Vinhas SA. Aspectos epidemiológicos da hanseníase em localidades do Estado de Sengipe, Brasil, perído de 1994-1998. Hansen Int 2000; 25(1): 49-53.
41.-Cartel JL, Chanteau S, Boutin JP, Plichart R, Richez P, et al. Assessment of anti-phenolic glycolipid-I IgM levels using an ELISA for detection of M leprae infection in populations of the South Pacific Islands. Int J Lepr Other Mycobact. Dis 1990. Sep; 58(3): 512-7.
42.-Mitie tada LRF; De Oliveira LR, De Melo CS, et al. Aplicao do teste ELISA anti- PGL-1em localidade com alta endemicidade de Hanseniase, na regiao norte do Estado de Sao Paulo. (A.O). Hansen. Int, 23(1/2): 35-48, 1998
43.- Epidemiologia en Colombia,OPS/OMS Colombia 2001.
44.-World Health Organization. Weekly epidemiological record. Relevé épidémiologique hebdomadaire. 2005; 80(13):13-124.
45.- Centro para el control de enfermedades. Hansen's disease (Leprosy). Technical information (monografía en Internet). 2003. Disponible en URL: http://www.cdc.gov/ncidod/dbmd/diseaseinfo/hansens_t.htm .
46.- Departamento Provincial de Estadística. Poder Popular Provincial. Resultados demográficos. Camaguey. 2003. Pág. 5-10
47.- Kanerco Kimie Aparecida y colaboradores. Casos nuevos de Hansen. Int, 15(1/2): 5-15.Dec. 1990. tab.graf.
48.- Oréfice F, Boratto LM. Estudo da Clinica ocular em hansenianos em hospital de Dermatología sanitaria: a prevencao em nossas maos. Arq. bras. Oftalmol; 53(1):13-6, 1990.
49.- Archives of Dermatology. March 2004; 140 (3).
50.- Iñiguez Rojas L, Rodríguez Fleitas CR, Gil Suárez R, Pacín Mérida AE.
Geografía de la Lepra en Cuba. La Habana, Universidad de La Habana,
2003. pp. 42.
51.- Parra CM. Caracterización socio-económica de los leprosos atendidos en la unidad de Dermatología sanitaria de Maracaibo. Venezuela. Cad. Saúde pública; 12(2): 225-31, abr - jun. 2002
52.-Benenson Abram S. Manual para el control de las enfermedades transmisibles. Informe oficial de la Asociación Estadounidense de Salud Pública. Washington. 2001.
53.- OPS-OMS. Boletín Eliminación de la lepra de las Américas. Noviembre de 2000. No. 8.
54.- De la Osa JA. Hansen (monografía en Internet). Citado 20 octubre 2002. Disponible en URL: http://www.granma.cubaweb.cu/salud/consultas/h/c18.html
55.- González Goizueta L. Lepra: un estigma médico y social sin erradicar (monografía en Internet). Citado 24 enero 2003. Disponible en URL: http://www.diariomedico.com/edicion/componentes/noticia/VersionImprimirDM_cmp/0,3237,230890,00.html
56.- Goulart IMB. et al.. Grau de Incapacidade: indicador de prevalencia oculta e qualidade do programa de controle da hanseníase em un centro de Saúde-Escola no municipio de Uberlandia-MG. Hansen. Int., 27(1): 5-13, 2002.
57.- Patronato de Rehabilitación Social del enfermo de Lepra. Ministerio de Servicios Sociales. Análisis de la realidad social del enfermo de Lepra. Madrid. Eurocolor. 1992. p.31-63.
58.- Pinto Neto JM, et al.. Consideracoes epidemiologícas referentes ao controle dos comunicantes de hanseniase. Hansen. Int., 27(1): 23-28, 2002.
59.- Soares DJ, Failbus S, Chalise Y, Kathet B. The role of IgM antiphenolic
Glycolipid-1 antibodies in assessing household contacts of leprosy patiente in a low endemic area. Lep. Rev. 1994; pags. 300-304.
60.-Foss NT, Callera F, Alberto FL. Anti-PGL 1 levels in leprosy patients and their contacts. Braz. J. Med Biol Res, 1993; 26(1): 43-51.
61.- Feliciano KVO, et al. Percepción de la lepra antes del diagnóstico. Rev Panam Salud Pública/Pam Am J Public Health 3(5), 1998.
62.-Soebono H, Klatser PR. A seroepidemiological study of leprosy in high-and low- endemic Indonesia villages. Int J Lepr Other Mycobact Dis. 1991. Sep; 59(3):416-25.
63.-Vijayakumaran P, Krishnaamurthy P, Rao P, Decierq E. Chemoprophylaxis against leprosy: expectations and methodology of a trial. Damien Foundation India Trust. Lepr Rev 2000 Dec; 71 (Suppl): 37-40.

64.-Lahiri R.; Randhawa B.; Krahembuhl J.Aplication of a viability-staining method for Mycobacterium leprae derived from the athymic (nu/nu) mouse foot pad. J Med Microbiol.2005;54( Pt3): 235-42.

AUTORES
Lic.Jamilet Gallo Navarro. *
Dra. Nieves Atrio Mouriño. **
Lic. Odelaisy Suárez Moreno. ***
Lic. Iris Vidal Camero. ****
Dra. Odalys Rodríguez Heredia *****

* Licenciada en Enfermería, Especialista de Primer Grado en Higiene y
Epidemiologia.
** Especialista de Segundo Grado en Dermatología
*** Licenciada en Microbiología
****Licenciada en Enfermería
***** Especialista de Primer Grado en Higiene y Epidemiología

Instituto Superior de Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” - Camaguey.
Centro Provincial de Higiene, Epidemiologia y Microbiologia.
Año 2007



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados