Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Sustentos teoricos esenciales acerca de la capacitacion del docente para dirigir la formacion de maestros sordos

Resumen: La presente monografia se realiza a partir de un estudio bibliografico acerca de los sustentos teoricos esenciales relacionados con la preparacion del docente en las Universidades Pedagogicas para dirigir la formacion de maestros sordos en condiciones de integracion escolar. Se basa en la elaboracion de los fundamentos filosoficos, sociologicos psicologicos y pedagogicos de esta problematica, teniendo en cuenta el caracter de ciencia de la pedagogia, asi como las exigencias actuales del Modelo de Universalizacion de la Educacion Superior Pedagogica y las transformaciones que se llevan a cabo en la educacion de sordos desde una perspectiva humanista derivada de las concepciones pedagogicas para la atencion a la diversidad y a la igualdad de oportunidades educativas.

Publicación enviada por Raul Siles Denis




 


RESUMEN
La presente monografía se realiza a partir de un estudio bibliográfico acerca de los sustentos teóricos esenciales relacionados con la preparación del docente en las Universidades Pedagógicas para dirigir la formación de maestros sordos en condiciones de integración escolar. Se basa en la elaboración de los fundamentos filosóficos, sociológicos psicológicos y pedagógicos de esta problemática, teniendo en cuenta el carácter de ciencia de la pedagogía, así como las exigencias actuales del Modelo de Universalización de la Educación Superior Pedagógica y las transformaciones que se llevan a cabo en la educación de sordos desde una perspectiva humanista derivada de las concepciones pedagógicas para la atención a la diversidad y a la igualdad de oportunidades educativas.

“Siempre que trabajemos con los niños y jóvenes debemos pensar que todos pueden. Cada uno tiene decía Martí, una semilla escondida, que puede dar valiosos frutos. Descubrirla y abonarla es nuestra tarea”. (Turner Martí, 2002: 4)

Uno de los principios fundamentales de la Educación Especial a lo largo de la historia ha sido la integración social del discapacitado, y en este sentido desde finales de la década de los 70 el movimiento integracionista mundial en dicha educación cobró fuerzas al considerarse que la ayuda al estudiante discapacitado sería más eficiente si este logrará realizar sus actividades de conjunto con los estudiantes de la norma. A pesar de que las ideas sobre integración comienzan a desarrollarse en esta etapa, el eminente psicólogo L.S Vigotsky se había referido a ellas en la década del 30.

La dificultad esencial en la concepción de la integración escolar ha estado básicamente al aplicar esta sin haberse creado las condiciones, ni la preparación que ello presupone para insertar al alumno en un contexto integrador de acuerdo a sus posibilidades reales.

Los cambios que progresivamente se han de introducir deberán abarcar todos los aspectos de la vida escolar, programas de estudio, evaluación escolar, organización escolar y especial énfasis deberá hacerse en la preparación del personal docente. El objetivo a alcanzar es preparar la institución general de forma que tengan cabida todos los alumnos, que trabajen en programas educativos apropiados y concebidos en un marco docente común, en el que todos reciban el tipo de ayuda que necesitan, dejando la escuela especial solo para los niños y niñas que verdaderamente la requieren y por el tiempo que resulte necesario.

La integración escolar en Cuba exige mucho del profesorado, por cuanto se proyecta por un proceso pedagógico adecuadamente organizado y estructurado que tenga en cuenta la formación integral de la personalidad de los educandos, independientemente de sus diferencias, donde se utilicen métodos, procedimientos, medios y técnicas avanzadas dirigidas a lograr el desarrollo máximo posible de sus capacidades físicas y psíquicas, que contribuyan a dotarlos de una preparación, así como de formas de pensar y comportamientos acorde con el sistema de valores e ideales de la Revolución Socialista Cubana, que favorezcan su integración a la vida socio-laboral activa.

El desarrollo científico alcanzado durante los últimos años en las ciencias pedagógicas ha influido en la educación de las personas sordas, la cual adquiere resultados significativos en el contexto internacional por los avances de la comunidad sorda respetada como minoría lingüística. Actualmente en Cuba se proyectan las estrategias en función de elevar la cultura y preparar cada día más a esta parte de la población, incluyendo su inserción en las Universidades Pedagógicas.

De manera ininterrumpida la Educación Especial en nuestro país, ha venido dando pasos positivos en la instrumentación y perfeccionamiento de las modalidades de integración escolar a la escuela general, nos obstante aún la preparación del docente es insuficiente, esta situación está presente para dirigir la formación de maestros sordos en las Universidades Pedagógicas actuales.


Carácter de ciencia de la Pedagogía y su influencia en la Diversidad Educativa e Integración Escolar: Basamento filosófico, sociológico, psicológico y pedagógico desde la preparación del docente en las Universidades Pedagógicas cubanas.

En el mundo, durante los últimos años, la atención a las necesidades educativas especiales ha encontrado en su mayoría espacios dentro de los currículos de estudio de la escuela común, teniendo en cuenta el lugar especial que ocupan hoy las corrientes integracionistas y el respeto a la diversidad pedagógica en los diferentes contextos y niveles de enseñanza, resultando poco representativo este aspecto en la Educación Superior.

Cuba, significando la importancia de su modelo de Educación Especial, inserta experiencias positivas y novedosas en este sentido. La literatura docente revisada refleja que numerosos investigadores se han dedicado a este tema, sin embargo se considera que la Educación Superior, incluyendo las Universidades Pedagógicas, no satisfacen totalmente las necesidades educativas especiales de los estudiantes a partir de la circular conjunta MES-MINED sobre el tratamiento a los jóvenes discapacitados que continúan estudios en la Educación Superior.

Para los ISP, asociaciones de discapacitados, sedes municipales y la microunuversidad constituye un reto el ingreso de estudiantes con necesidades educativas especiales a la Licenciatura en Educación Especial. El diagnóstico realizado en nuestra provincia demostró que aún la práctica pedagógica no cuenta con una concepción teórica-metodológica que posibilite explicar el proceder en la capacitación de los profesores del ISP que dirigen la formación del maestro sordo de la carrera Educación Especial en un contexto integrador, a partir de las condiciones actuales de Universalización de la Educación Superior Pedagógica.

La temática que se analiza en esta monografía ha sido poco desarrollada en la ciencias pedagógicas, no obstante existen trabajos que demuestran los intentos por lograr aumentar el nivel cultural y posibilidades laborales de las personas sordas en el mundo a partir del respeto a su lengua natural, teniendo en cuenta el desarrollo tecnológico alcanzado en diferentes países Europeos y de América Latina, específicamente los estudios realizados parten de los principios del método materialista dialéctico y han estado desarrollados por los representantes de la tendencia bilingüe.

También han estado latentes en los últimos años los avances registrados en el Collegio de Gallaudet ubicado en los Estados Unidos, el cual constituye uno de los pocos centros de Educación Superior para sordos en el mundo, pero que solo satisface las necesidades de una minoría de estudiantes sordos y oyentes provenientes de una parte de la sociedad capitalista de diferentes países. También es necesario destacar que teniendo en cuenta las concepciones integracionistas determinadas Universidades han abierto sus puertas a los discapacitados, aunque en la mayoría de los casos la preparación de los docentes no es suficiente para atender la diversidad educativa.

Esta temática ha ocupado un rol importante en los estudios de la pedagogía a lo largo de la historia, ciencia que posee un carácter integrador y totalizador al integrar el sistema de conocimientos de otras ciencias de la educación que aparecen precisados desde sus principios, leyes, categorías, objeto de estudio y métodos científicos y cuya máxima expresión se da en el entorno escolar donde intervienen tres contextos de actuación: escuela, familia y comunidad.

Las obras de J.A Comenio en el siglo XVII, representaron el inicio de la construcción de la pedagogía como ciencia y le siguieron más tarde los aportes de Rosseau, Pestalozzi y Herbart.

Desde la antigüedad y hasta nuestros días, la situación de las personas que presentan diferentes discapacidades ha sido objeto de atención y estudio por parte de los especialistas en el mundo. Específicamente los temas relacionados con la sordera, desarrollo de la comunicación, asociado al aprendizaje y la integración social de personas sordas han sido temas de interés para los estudiosos en las diferentes épocas según la situación histórica-concreta.

En la etapa esclavista donde la educación adquiere un carácter clasista no aparecen formas de enseñanza a las personas sordas, aunque sobre la sordera algunos pensadores escribieron sus obras. Uno de ellos es precisamente Aristóteles (384-322 a.n.e) quien escribió en sus obras acerca de la sordera y su influencia en el desarrollo psíquico de las personas. También afirmó la importancia de la capacidad visual en la percepción y resaltó el papel del lenguaje en la enseñanza como expresión del pensamiento.

En la edad media se dio una contradicción basada en el interés y preocupación de filósofos y pensadores que creían en la educación de los sordos y por otra parte las condiciones sociales imperantes que obstaculizaban dicha situación, cuestión que abarco varios siglos. Durante el período feudal y época del Renacimiento (siglo V y mediados del siglo XVII) la instrucción adquiere un carácter teológico donde la iglesia asume la dirección de la enseñanza y los intentos que surgían para ayudar a las personas sordas eran destruidos por la iglesia.

Es a partir del siglo XI que se produce en la historia un acontecimiento de gran importancia en el desarrollo cultural y de las ciencias, que para varios autores incide en el florecimiento del humanismo y es precisamente la creación de las primeras universidades en países subdesarrollados de Europa occidental: Universidad de Bolonia, en Italia; la de París, en Francia; las Oxford y Cambridge en Inglaterra, luego surgen en otros países.

Específicamente en el Renacimiento (siglo XIV-XVI), considerado una época de grandes descubrimientos se desarrolla en sus inicios la pedagogía humanista y se resalta la atención a la individualidad del sujeto, aunque esta pedagogía respondía a un carácter burgués, cuestión que se agudiza más en las personas con discapacidad. En esta etapa se intento comenzar una enseñanza individual a los niños sordos de la clase dominante. En el propio siglo XVI se inicia la educación y la enseñanza de los niños sordos en España en el seno familiar y la iglesia, donde se destaca la figura de Pedro Ponce de León (1508-1584) quien fue reconocido como el primer maestro de sordos.

Con la aparición del capitalismo (siglo XVI - XVIII) toma auge el conocimiento científico dejando atrás el idealismo, lo cual influye en la educación de sordos ya que las ideas progresistas de esta etapa trajeron consigo la elaboración de métodos didácticos y educativos para la enseñanza individual de estas personas que se desarrollaba en Inglaterra, Francia, Holanda y Alemania. En esta etapa aparecieron los sistemas comunicativos fundamentales: oral y mímico. En la segunda mitad del siglo XVIII en estos países se crearon Institutos para alumnos sordos, destacándose el Francés que estableció el método mímico representado por la figura de Charles L´ Epee. En este Instituto se inician maestros sordos, destacándose además Diderot como representante de los materialistas franceses y Sicard como excelente precursor de la educación de sordos.

Durante el siglo XIX tomó auge el desarrollo de las ciencias médicas y naturales que influyen en la Pedagogía y Psicología, donde comienzan a emplearse métodos experimentales de investigación. Es precisamente en esta etapa que se aprueban leyes sobre la enseñanza obligatoria a niños sordos en países como Dinamarca y Suecia. Durante los siglos XIX y XX se mantuvo una fuerte lucha entre diferentes posiciones con relación a los métodos que se debían utilizar.

En Cuba los primeros intentos por educar a las personas sordas se enmarcan en el año 1819. En esta etapa Félix Varela hace referencia a dichos intentos en sus informes. Posteriormente existieron indicios de enseñanza colectiva, pero de forma privada y más tarde comenzó a funcionar el Instituto de sordomudos. Después del triunfo revolucionario la educación de sordos se insertó en el subsistema de Educación Especial y a partir del año 1994 se produjeron cambios en la educación de sordos internacionalmente en función del respecto a la identidad sorda. En esta etapa comienza a implementarse el uso de la Lengua de Señas Cubanas en las escuelas de sordos.

Los estudios realizados en el ámbito internacional y los propios de nuestro país demuestran que la tendencia pedagógica bilingüe se ha generalizado en el mundo con significativos resultados para el aprendizaje de los estudiantes sordos, es por ello que en los últimos años en el contexto cubano se aboga por la presencia de adultos sordos insertados en el contexto psicopedagógico.

La preparación de Instructores de Lengua de Señas Cubanas, auxiliares pedagógicos sordos y más reciente la formación de maestros sordos en determinadas Universidades Pedagógicas de nuestro país constituyen acontecimientos trascendentales y retos en el trabajo por elevar la cultura general integral de las personas sordas para su inserción social. Actualmente se implementa el proyecto educativo bilingüe para sordos que tiene como premisas: la Lengua de Señas Cubanas como primera lengua en la enseñanza del sordo, la inserción de la LSC como asignatura del currículo, metodología de la enseñanza del idioma español como segunda lengua en la educación de sordos, la inserción de maestros sordos en las escuelas de dicha enseñanza.

A partir de que la educación es un fenómeno social vista en su sentido amplio como la influencia que ejerce la sociedad en el hombre durante toda su vida, pues es un fenómeno social históricamente condicionado, con un carácter clasista que garantiza la transmisión de experiencia de generación en generación se considera necesario hacer referencia a la definición de Educación que trabaja la destacada pedagoga Guillermina Labarrere en el texto de Pedagogía (1988) donde se plantea:

“La educación es el proceso organizado, dirigido, sistemático, de formación y desarrollo del hombre, mediante la actividad y la comunicación que se establece en la transmisión de conocimientos y experiencias acumuladas por la humanidad. En este proceso se produce el desarrollo de capacidades, habilidades, se forman convicciones y hábitos de conducta”. (Labarrere Reyes, 1988:166)
A partir de lo expresado anteriormente la escuela tiene un carácter de institución educacional por excelencia y está llamada a ser el centro del proceso de socialización (en su etapa secundaria).

De esta manera las influencias entre la sociedad y la educación solo pueden entenderse como una interacción recíproca, una independencia que se manifiesta compleja y diversa. En este sentido es necesario señalar que según los criterios de Antonio Blanco la sociología de la educación no se limita a las relaciones e influencias recíprocas sociedad-educación, en el proceso de socialización, sino que abarca algo muy importante y que es precisamente la individualización del sujeto.

Para que un docente desarrolle un adecuado proceso de socialización a partir del respeto a la individualidad del sujeto de modo que logre integrarlo socialmente, es necesario tener en cuenta la influencia positiva que puede ejercer este sujeto en el desarrollo político, social, económico y cultural de la sociedad.

En la formación inicial de un maestro sordo los aspectos antes mencionados cobran mayor fuerza pues este maestro tendrá la misión de formar otras generaciones y de esta forma estará contribuyendo a incrementar el desarrollo de una sociedad más culta, en tal sentido su presencia en las escuelas de sordos significa dirigir el camino hacia la educación bilingüe desde las edades tempranas, condición que favorece en gran medida el ulterior aprendizaje de la lecto-escritura, así garantiza elevar el desarrollo de su comunidad sorda como parte de la sociedad en cuestión, y a su vez dicha sociedad como base objetiva del proceso educativo posibilita la integración de los alumnos sordos en su seno.

En la Pedagogía existe un paradigma teórico, que para algunos autores pudiera llamarse dialéctico e integrador, el cual propone una concepción de la educación que integra dos dimensiones: la científica y la humanista que en otros paradigmas se trabajan por separado, entre los que se destacan: el neoconductismo, el cognitivismo, el humanismo, el constructivismo y otros. En el paradigma integrador se ubica la teoría marxista de la educación aplicada por los pedagogos soviéticos y se concreta en el paradigma socio-histórico cultural. Todas estas corrientes propician la gran variedad de modelos educativos contemporáneos. Con relación a ello el pedagogo Orlando Valera afirma:

“Todos, sin embargo, tiene algo en común, una plataforma teórica que en lo general es de corte filosófico y una conceptualización epistemológica del conocimiento pedagógico que se sintetiza en la teoría pedagógica, por lo que caracterizar el marco conceptual en que se produce esta, es la opción más válida de carácter científico de la pedagogía en la contemporaneidad.” (Valera Alfonso, 2003: 6)

Toda teoría pedagógica está vinculada con una teoría psicológica que permite que la psicología llegue la práctica educativa mediada por la reflexión pedagógica. Tomando partido en el tema que se estudia se asume la psicología histórico cultural de esencia humanista basada en el materialismo dialéctico y particularmente en las ideas de Vigotsky y sus seguidores, que ofrece una profunda aplicación acerca de las grandes posibilidades de educabilidad del hombre, constituyendo una teoría del desarrollo psíquico íntimamente relacionado con el proceso educativo, que se puede clasificar de optimista y responsable.

En la actualidad, las ideas del enfoque histórico-cultural han tenido una amplia repercusión en la enseñanza, en este sentido la inclusión de lo social, su inserción en la cultura, así como la valorización de la acción externa para que se produzca el aprendizaje ha sido muy importante para el desarrollo del proceso educativo, que se diferencia en gran medida de la psicología genética de dentro del enfoque cognitivo donde la principal figura que se destaca es Piaget y que centra su estudio en cómo es el niño en el proceso de adquisición de conocimientos y cuáles son sus grados de avances.

El concepto desarrollado por Vigotsky de Zona de Desarrollo Próximo (ZDP) enfatiza en la importancia de la relación interpersonal en el proceso de aprendizaje que depende precisamente de la calidad de la interacción y le asigna un papel importante como mediador en el proceso dando al sujeto que aprende una posición activa y creativa en la construcción de su propio conocimiento, sin dejar de verlo en su actuación social. Estas ideas constituyen un fundamento básico en la preparación del docente de las Universidades Pedagógicas actuales para atender la diversidad a partir del dominio del diagnóstico de sus alumnos, aspecto trabajado desde una concepción pedagógica y desarrolladora.

En su esencia las categorías pedagógicas tienen una total aplicación en la temática abordada, a partir de que los tres pares de categorías en la práctica educativa actúan de forma integrada y se retroalimentan entre sí vistas todas ellas tanto en su propia dimensión como en sus interdependencias según las ideas que han estado presentes en los pedagogos cubanos del siglo pasado hasta la actualidad, así como en el contexto universal.

La instrucción y la educación se materializan en el proceso educativo. La instrucción se refiere al resultado de la asimilación de conocimientos, hábitos, habilidades, experiencias que se concretan en toda la cultura anterior precedente, mientras que la educación tiene como rasgos esenciales la formación o el desarrollo del educando y la orientación hacia los valores humanos.

En la preparación de los docentes del ISP par enfrentar la formación de un maestro sordo bajo condiciones integradoras, es imprescindible tener en cuenta el cumplimiento de este par de categorías ya que el docente debe adquirir una preparación que le permita dirigir la instrucción de conocimientos, hábitos, habilidades, capacidades según la concepción curricular de la asignatura que imparte, pero además debe influir en la formación de normas de conducta, valores, aptitudes positivas que debe tener un maestro sordo para posteriormente dirigir el proceso educativo con los alumnos que presentan necesidades educativas especiales en las escuelas de sordo, razón por la cual el docente de las Universidades Pedagógicas debe ser ejemplo de actuación profesional en el contexto integrador.

La enseñanza y el aprendizaje en su unida dialéctica constituyen categorías que se analizan en la temática a partir de la interpretación contemporánea en un sistema integrado estando presente la instrucción, la cognición, lo afectivo y lo conductual y donde el cetro es el alumnos como protagonista de su aprendizaje. Dicha concepción está en consecuencia con lo planteado por Vigotsky y sus seguidores acerca del papel del maestro como mediador en el proceso de enseñanza-aprendizaje, donde el alumno juega un rol importante en la construcción del conocimiento siempre bajo la conducción del maestro. El docente de las Universidades Pedagógicas requiere ser preparado para atender la diversidad, por lo que necesita conocer cómo conducir la enseñanza en un grupo de alumnos sordos y oyentes donde debe primar el respeto a la individualidad a partir de los métodos comunicativos y las diversas formas de lograr un aprendizaje cooperativo, socializador y significativo que responda a las demandas educativas de cada alumno.

Asumimos la concepción de Doris Castellanos Simons acerca de la enseñanza al valorarla como una actividad donde se respeten los intereses y necesidades de los alumnos. En este sentido plantea:

“… se intercambian, se crean y recrean significados, sentimientos y modos de actuación que permiten comprender (darle sentido) la realidad objetiva y subjetiva, y actuar siembre en ella para adaptarse y/o transformarse… Que propicia experiencias afectivas, estimulando la formación de sentimientos, actitudes, normas valores (que son, en principio, acordes al ideal de ser humano que persigue la sociedad concreta en armonía con las necesidades individuales y particularidades de las personas)…” (Castellano Simons,1999: 75)

A partir de lo anteriormente expuesto se hace evidente que en el proceso de enseñanza – aprendizaje que dirige el docente de las Universidades Pedagógicas actuales constituye una aspecto importante garantizar el intercambio y creación de significados, sentimientos y modos de actuación mediante la apropiación de la cultura bajo las condiciones de integración, para así contribuir a la transformación y el desarrollo en la preparación de ambos profesionales de la Educación Especial, logrando a su vez estrechar las relaciones afectivas en el grupo clase y teniendo en cuenta el respeto a las necesidades individuales y particularidades de los estudiantes.

La formación y el desarrollo constituyen categorías muy relacionadas entre sí, pero además se retroalimentan de los otros pares de categorías, pues parten de una unidad entre el pensar-sentir y actuar. La formación se expresa generalmente en la esfera afectivo - motivacional e incluye lo instructivo – educativo y desarrollador, mientras que el desarrollo se expresa en la esfera cognitiva cuando se producen cambios materializados en una nueva cualidad en la personalidad. La preparación del docente del ISP vinculado a la integración escolar de maestros sordos en formación incluye una sistematización en cuanto a desarrollar un proceso pedagógico que instruya, eduque y desarrolle la personalidad de este maestro en formación teniendo en cuenta lo ya expresado en las categorías instrucción-educación, pero además potenciando lo desarrollador que incluye un aprendizaje reflexivo, creativo, significativo, dinámico etc. que este dirigido al desarrollo, lo que implica alcanzar un peldaño o nivel superior expresado en su preparación para el desempeño profesional en las microuniversidades.

A partir de la aspiración social que existe teniendo en cuenta el desarrollo de las fuerzas productivas, las relaciones de producción y la lucha de clases productivas, se trazan objetivos, donde se enmarca la pertinencia social del objetivo, y en la temática que se analiza está referida a la preparación del docente para enfrentar los retos de la integración escolar en la formación de un maestro sordo que a su vez es un encargo social, evidenciándose en este caso la primera ley. Teniendo en cuenta el diagnóstico inicial o sea la situación actual de los estudiantes, sus posibilidades, debilidades, causas, zona de desarrollo próximo; el docente necesita estar capacitado para elaborar las estrategias a seguir y poner en función la dinámica y relaciones internas de los componentes del proceso docente- educativo de modo que logre el cumplimiento de los objetivos propuestos para alcanzar el ideal que se pretende formar de acuerdo con el modelo del profesional de la carrera Educación Especial.

En la Pedagogía actual cubana está presente el carácter transformador de la ciencia a partir de un vínculo profundo con la realidad educacional lo que ha permitido enriquecerla teniendo la práctica como punto de partida. Por esta razón se distingue de otras concepciones pedagógicas que han centrado su quehacer en el fundamento teórico, crítico con profundidad, pero sin avances significativos en la práctica educativa con escasas transformaciones en sus modelos como sucede en muchos países de América Latina.

A partir del basamento teórico del método materialista dialéctico aplicado a la psicología por el eminente científico L.S VIgotsky la pedagogía cubana actual asume el desarrollo de la personalidad basado en un enfoque socio-histórico y se ha nutrido de todo el acervo cultural y pedagógico de los grandes filosóficos, pensadores e iniciadores de la educación, pero en particular del pensamiento pedagógico martiano y sus riquezas expresadas a lo largo del siglo XIX y continuadas en el siglo XX.

A lo largo de los estudios sobre Pedagogía diferentes autores han propuesto gran variedad de principios para la enseñanza. En la actualidad la destacada investigadora Fátima Addine hace referencia a los principios para la dirección del proceso pedagógico a los cuales nos adscribimos en el contexto cubano.

Es de vital importancia tener en cuenta, al trabajar con los docentes de las Universidades pedagógicas vinculados a la formación de maestros sordos los principios del proceso pedagógico, teniendo en cuenta que siempre que se pretenda transmitir un conocimiento, este debe ser lo verdaderamente científico, acorde con nuestra ideología socialista, de forma sistemática, teniendo en cuenta las características y potencialidades de los estudiantes para que los contenidos que se trabajen sean asequibles a sus posibilidades intelectuales y conductuales, vinculando lo concreto y lo abstracto, haciendo uso de la imaginación de forma tal que exista un vínculo afectivo –cognitivo, donde el docente logre el desarrollo de la cognición en sus alumnos, pero en función de un adecuado trabajo afectivo-motivacional, estimulando en este caso los resultados alcanzados en el aprendizaje, evaluando el desarrollo individual y grupal a partir de establecer fuertes lazos afectivos entre sordos y oyentes en el contexto integrador.

En la dirección del proceso pedagógico el docente necesita evidenciar la unidad dialéctica entre lo instructivo, educativo y desarrollador tanto en el plano individual como colectivo de la educación de la personalidad que posibilite la preparación para la vida social activa de forma consciente. Siempre que se instruye, se educa y con ambas se logra el desarrollo de la personalidad que en este caso se refiere a un profesional de la educación que se forma en la actividad y en el proceso de comunicación.

Uno de los principios que posibilitan la dirección efectiva del proceso pedagógico y que guarda una estrecha relación con la temática que se estudia es el principio de la vinculación de la educación con la vida, el medio social y el trabajo, en el proceso de educación de la personalidad, el cual se basa en dos aspectos esenciales de nuestra concepción sobre educación: la vinculación con la vida y el trabajo como actividad que forma al hombre y se fundamenta en la dependencia que tiene la educación de las relaciones económicas, políticas y sociales de la sociedad en cuestión, en la necesidad de que los hombres no se apropien solamente de un sistema de conocimientos, sino que puedan aplicarlo para resolver las demandas de la sociedad.

En la temática que se estudia dicho principio está presente a partir de la misión que enfrenta el docente de las Universidades Pedagógicas en la formación de un maestro sordo desde el Modelo de Universalización de la Educación Superior Pedagógica, donde su preparación es materializada en el contexto de la microuniversidad teniendo en cuenta el desarrollo de los procesos sustantivos universitarios con un marcada vinculación entre la teoría y la práctica.

Para Martí y e otros destacados pedagogos cubanos, el trabajo resulta de vital importancia en la formación del hombre, así como la savia vinculación con el estudio. Luz y Caballero en relación con ello expresó:
“Es la educación una tarea eminentemente práctica, todo en ella ha de tener una constante y directa aplicación a los usos de la vida. La práctica en su más alta significación, no solo en el empirismo vulgar de algunos, sino el profundo conocimiento científico del hombre y la sociedad, constituye uno de los elementos. La práctica, lo mismo que la teoría, vale poco por sí sola, pero ambas unidas pueden producir brillantes resultados”. (Luz y Caballero, 1952: 563)

La vinculación entre la teoría y la práctica se materializa en Modelo de Universalización de la Educación Superior Pedagógica que tiene un carácter histórico – social, cuya génesis se encuentra en el alegato histórico “La Historia me Absolverá”. Las ideas sobre universalizar los conocimientos fueron concebidas por Fidel Castro desde el propio año 1953, y más tarde con el triunfo revolucionario puestas en práctica sobre la base de llevar la educación a todos los cubanos sin distinciones. En la actualidad se universaliza la enseñanza en la Educación Superior, lo cual había sido un sueño de nuestro líder, y que encuentra antecedentes en los cursos para trabajadores y cursos a distancia.

Otro de los principios del proceso pedagógico propuesto por Fátima Addine es precisamente el principio del carácter colectivo e individual de la educación y el respeto a la personalidad del educando. En este sentido la atención a la diversidad de estudiantes constituye un aspecto medular, incluyendo aquellos que se encuentran en la Educación Superior.

Para lograr el equilibrio entre una educación que garantice aprendizajes básicos para todos dando respuesta, al mismo tiempo a las necesidades de cada alumno, la educación común ha de convertirse cada vez más en especializada y diversificada. En este sentido los Ministros de Educación de América Latina y el Caribe, reunidos en La Habana, 2002, coincidieron al expresar:

“Es urgente proporcionar diferentes opciones, caminos y modalidades, equivalentes en calidad, para atender la diversidad de necesidades de las personas y de los contextos en los que tiene lugar los procesos de enseñanza y de aprendizaje. La diversificación de la oferta educativa debe acompañarse de mecanismos y estrategias que contribuyan a fortalecer la demanda por una educación de calidad de aquellas personas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad”. (MINEDUC, 2004: 48)

En muchos países recientemente, se ha comenzado a hablar con fuerza de la importancia de la diversidad en la educación en términos tales como” atención a la diversidad”, “educación para la diversidad”, normalización, integración, inclusión entre otros y nos lleva hasta el nuevo postulado lanzado por la Organización de las Naciones Unidas de accesibilidad. Las concepciones que están detrás de estos términos son diversas y están aún más en el ámbito del discurso, que en la práctica de las instituciones educativas y de las aulas, debido a los modelos neoliberales que imperan en los países fundamentalmente de América Latina.

Uno de los pilares de la educación del siglo XXI es el de aprender a vivir juntos, desarrollando la comprensión del otro y la percepción de las formas de interdependencia, respetando los valores universales. No existen educaciones diferentes, lo diferente han de ser los recursos y ayudas que se brindan para que todos los alumnos, por distintas vías, alcancen los fines de la educación y es por ello que se plantea que desde las actuales perspectivas, la igualdad de oportunidades no solo se refiere al hecho de acceder a la educación, sino también al derecho a recibir una educación de calidad.

Un papel significativo juega el diagnóstico integral del alumno en la atención a la diversidad, concebido como un proceso dinámico y continuo, de estudio de las particularidades positivas o negativas de los estudiantes para determinar la organización de las estrategias educativas de manera grupal e individual. Ello permitirá al docente orientarse hacia la búsqueda de métodos, estilos y formas de trabajo que satisfagan las necesidades educativas de los alumnos teniendo en cuenta el seguimiento de los resultados y el tratamiento a sus necesidades.
Con tal concepción el profesorado puede pertrecharse de estrategias que faciliten una mejor dirección del proceso de enseñanza-aprendizaje tratando de vincular lo instructivo-educativo y desarrollador.

Entre los principales factores que han influido de forma determinante en una nueva concepción y práctica de la Educación Especial, se encuentra el progresivo avance de la integración de las personas con discapacidad en la escuela común, el cual tiene su origen en un movimiento social de lucha por los derechos humanos, iniciado en diferentes países en los años 60.

La integración escolar: Antecedentes y actualidad en la educación de sordos.

El Informe de Warnock (1978 y La Conferencia de Salamanca (1994) constituyen puntos de partida para la atención a las necesidades educativas especiales y los movimientos integracionistas en el mundo, en el Informe de Warnock se distinguen 3 formas o niveles fundamentales de integración: física, social y funcional, los cuales se basan en las relaciones que se establecen entre los distintos tipos de organización de las instituciones escolares (clase especial –escuela ordinaria).

Sorder (1980) coincide con la propuesta de Warnock, pero a partir de la experiencia Sueca realiza a nuestro modo de ver un análisis más completo en relación con la distancia en cuanto a la utilización de ayudas, medios técnicos y otros recursos educativos.

Varios autores se destacan en cuanto a los estudios realizados sobre la estructura organizativa y la preparación del docente de las instituciones educativas para la integración escolar de los sordos. En este sentido se destaca el sistema en cascada de Deno (1970), el trabajo de Hearty (1980) entre otros.

El español A. Marchesi (1995) en sus textos se refiere a una serie de condiciones que deben crearse en la escuela integradora para sordos entre las que se destacan:
1- La posibilidad por parte de los maestros de la institución integradora, de conocer los problemas y las características de los alumnos sordos, sus procesos de aprendizaje, los sistemas de comunicación que puedan utilizar y los recursos técnicos más adecuados.
2- La presencia de un intérprete de Lengua de Señas, siendo una experiencia educativa realizada en varios países.

La integración escolar de alumnos con necesidades educativas especiales como opción educativa fue considerada e incluso defendida por algunos profesionales con especialidades afines a las ciencias de la educación desde las primeras décadas del siglo XX, donde se destaca la figura de Vigotsky.

La integración escolar en Cuba se ha desarrollado con auge a partir de la reconceptualización de la Educación Especial en el año 1997, tomando del contexto internacional los aspectos significativos y aplicables en el modelo cubano, además de reorganizar toda la experiencia acumulada durante años. Con relación a ello autores como R. Bell Rodríguez y R. López Machín han trabajado el tema de la integración escolar a partir de los tipos de integración escolar asumidos por los autores españoles Garrido y Santana (1997) e interpretados en nuestro contexto, estos tipos de integración se expresan de la siguiente forma: Integración completa, Integración parcial, Integración combinada y la Integración específica.

R López Machín en sus trabajos ha precisado la necesidad de garantizar la preparación de nuestras instituciones para atender la diversidad y desarrollar mejores niveles de aprendizaje en los alumnos con necesidades educativas especiales que se encuentran integrados en la escuela común, partiendo de la preparación del profesorado como condición básica.

En cuanto a la integración de alumnos sordos sus primeros intentos se ubican en el año 1821 en Baviera, su iniciador fue Grasse, y más tarde en Francia con Poladanted (1836), donde funcionaron --10-- escuelas con concepciones integradoras (1848-1858). Fundamentalmente en Inglaterra y Francia tomó fuerza el trabajo dirigido a la educación de sordos en esta etapa haciendo uso de métodos orales y mímicos.

Preparación del docente para atender la integración escolar de maestros sordos en formación en las Universidades Pedagógicas. Reflexiones desde la didáctica.

El movimiento integracionista se hace evidente en la segunda mitad del siglo XX cuando varios países se proyectan desde sus modelos educativos garantizar integrar sordos en las escuelas ordinarias fundamentalmente aquellos con menor pérdida auditiva, siendo una condición necesaria la capacitación del docente para enfrentar estos retos. En nuestro contexto educativo a propósito del papel del maestro, el profesor Horacio Díaz Pendás ha planteado:

“En todo proyecto pedagógico; el alma es el maestro: Él es el artífice por excelencia del desarrollo del trabajo con los alumnos, y del labrar del alma humana, que es lo más importante en la obra educacional”. (Díaz Pendás, 1996: 3)

Para que el maestro se convierta en el alma de todo proyecto pedagógico y esté en condiciones de cumplir cualquier misión histórico-social, en materia educativa, necesita ser preparado. Acerca de este particular se refirió en el siglo XIX el pedagogo cubano José de la Luz y Caballero, el cual incluyó dentro de las líneas más significativas de la estrategia política que desarrolló, en materia educativa, la necesidad de formar maestros capaces de cumplir la misión histórico .social que les sería encomendada.

En Cuba Independientemente de las acciones de capacitación desarrolladas, los docentes del ISP demuestran la falta de preparación específica para atender la integración de los alumnos sordos en las universidades pedagógicas y reclaman apoyos especializados.

Cuando reflexionamos en estos comportamientos de los docentes y profesores adjuntos del ISP, así como en la complejidad que encierra garantizar educación de calidad para todos los alumnos en una escuela integrada, nos cuestionamos si los docentes están preparados para enfrentar con eficiencia estas exigencias, razón por la que necesitan realizar un estudio detallado acerca de las cuestiones fundamentales sobre las concepciones pedagógicas en el marco de la integración escolar, además de recibir una determinada capacitación.

Es importante destacar que en las aulas escolares de cualquier tipo y nivel de enseñanza se puede apreciar la diversidad educativa expresada a través de diversas formas de manifestaciones, al respecto la destacada investigadora Doris Castellanos Simons ha expresado:

“La diversidad educativa se expresa en la esfera física o biológica, en la esfera psicológica, y en la esfera socioeconómica y cultural. Así los docentes tienen que trabajar en sus aulas con estudiantes de desigual nivel de desarrollo biológico y diferentes condiciones físicas, con capacidades, ritmos y estilos de aprendizaje disímiles, con necesidades, intereses y motivaciones muy singulares, así como con personas que provienen de ambientes socioeconómicos y culturales muy distintos y que por ende tienen una experiencia previa y una historia personal muy originales”. (Castellano Simons, 2002:75)

Sin dudas, esta tarea de garantizar educación de calidad para todos en una escuela integradora constituye un verdadero reto profesional. Enseñar a los que aprenden con mayor facilidad, a los que desde pequeño han contado con todas las condiciones que facilitan su desarrollo, no es una tarea difícil para el docente de las Universidades Pedagógicas; pero buscar las vías, métodos, procedimientos y medios que garanticen el máximo desarrollo de cada educando de acuerdo con sus particularidades, es una labor compleja que exige preparación, estudio, reflexión y búsqueda de alternativas metodológicas para dar la respuesta educativa más adecuada a cada alumno.

El desempeño profesional de los docentes del ISP visto desde las particularidades de la actividad pedagógica y el encargo social del maestro se define como “ la preparación y la responsabilidad que poseen para resolver de manera independiente y creadora los problemas relacionados con las tareas de instruir y educar a los estudiantes en correspondencia con las demandas del sistema educativo, enunciadas en el modelo del profesional de la educación vigente, que se expresan en la práctica mediante el cumplimiento de las funciones profesionales”. (Remedios González, 2003:2)

Entre las funciones profesionales del docente del ISP se encuentra la de orientación educativa, cuyas acciones se centran en la orientación hacia la profesión pedagógica en interrelación con las funciones docente-metodológica e investigativa. El aspecto básico de a desarrollar por el docente para cumplir con la función de orientación educativa es el trabajo con el diagnóstico pedagógico integral de sus estudiantes, condición necesaria para atender la diversidad.

En Cuba, como resultado de los problemas actuales de los sistemas educativos y de nuestra propia realidad histórico-social, en cuanto a la atención a la diversidad y básicamente a las necesidades educativas especiales, se ha indicado a los Institutos Superiores Pedagógicos trabajar en dos direcciones fundamentales:
1. Preparación de los alumnos en formación de pregrado.
2. Superación del personal docente en ejercicio.

En la primera dirección se han venido dando pasos positivos en los últimos cursos escolares, a partir de la implementación del Modelo de Universalización de la Educación Superior Pedagógica, que exige la preparación del maestro en formación durante un año intensivo en la sede central del ISP y posteriormente continua su preparación de segundo a quinto año de la carrera en las micruniversidades y Sedes Pedagógicas municipales.
En la segunda dirección, referida a la superación del personal docente del ISP y Sedes Pedagógicas Municipales a pesar de que se han venido enfrentando algunas acciones de capacitación en reuniones y talleres metodológicos; no han resultado suficientes para que los docentes asuman con éxito la atención psicopedagógica a los alumnos sordos en las condiciones de una Universidad Pedagógica inclusiva.

Teniendo en cuenta el papel de la didáctica como rama de la pedagogía, cuyo objeto de estudio es el proceso de enseñanza-aprendizaje, se considera que el buen docente necesita dominar las normas técnicas, sabiendo cuándo, cómo y dónde modificarlas de manera que puedan ser eficientes en la dirección del aprendizaje. Esto es posible si se comprenden los principios generales y aspectos que regulan la selección y aplicación de dichas técnicas específicas que las aporta la didáctica general y que el docente debe utilizar con sentido realista según la situación dada.

Para dirigir la formación de maestros sordos en un contexto integrador se precisa de una estrategia de capacitación que permita la preparación en cuanto a al trabajo con los principales métodos en la educación de sordos, procedimientos didácticos, utilización de medios de enseñanza visuales y prácticos, formas de organización de la docencia a partir de uso de técnicas de trabajo en equipos, parejas y personalizado, buscando el aprendizaje cooperativo y significativo, así como el dominio de las tendencias pedagógicas más actualizadas y el desarrollo de la comunidad sorda a lo largo de su historia para que de esta manera se logre establecer una adecuada dinámica de los componentes del proceso pedagógico.

La educación de las personas sordas durante años ha sido una problemática objeto de estudio para diferentes especialistas, siendo cuestionada fundamentalmente por los métodos o sistemas comunicativos empleados en las diferentes épocas históricas, constituyendo un hecho significativo el inicio profesional de maestros sordos en el siglo XVIII lo cual es en la actualidad un fundamento básico de las concepciones pedagógicas acerca de la implementación del Modelo Educativo Bilingüe Cubano.

El carácter científico de la pedagogía se expresa en el tema relacionado con la capacitación del docente de los Institutos Superiores Pedagógicos que dirigen la formación de maestros sordos, a partir de la vinculación entre los principios, leyes, categorías, de esta ciencia y los presupuestos teóricos esenciales de la temática trabajada fundamentados desde las concepciones filosóficas, sociológicas, psicológicas y pedagógicas de la educación.
Teniendo en cuenta el alto reto profesional del docente de los Institutos Superiores Pedagógicos en función de garantizar educación de calidad para todos a partir del desarrollo de las funciones docente – metodológica, de orientación educativa e investigativa; la preparación de este para dirigir el proceso pedagógico no responde a las concepciones actuales en la formación inicial de maestros sordos bajo las condiciones del Modelo de Universalización de la Educación Superior Pedagógica.

BIBLIOGRAFÍA
1-Achiong Caballero, Gustavo E. (2003) La Universalización de la Formación Docente en la Provincia de Sancti Spíritus: actualidad, retos y perspectivas. Pedagogía y Sociedad. 4, 1-12
2-Addine Fernández, Fátima. (2004). Didáctica. Teoría y Práctica. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
3-Aguayo Alfredo. (2004). El estudio del maestro. Educación. 112. 55-57.
4-Álvarez De Zayas, C M. (1999). La escuela en la vida. Didáctica. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
5-Bell Rodríguez, Rafael. Educación Especial. (1997). Razones, visión actual y desafíos. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
6-Blanco Pérez, Antonio. (2001). Introducción a la Sociología de la Educación. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
7-Díaz Pendás, Horacio. (1996). Ser uno mismo hablando de creatividad. Resumen de un Coloquio. Educación. 88, 3 – 5.
8-Caballero Delgado, Elvira. (2002). Selección de lectura. Diagnóstico y Diversidad. Compilación. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
9-Castellano Simons, Doris y otros. (2001). Aprender y enseñar en la escuela. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
10-____________________ (1999). La comprensión de los procesos del aprendizaje: apuntes para un marco conceptual, Centro De Estudios Educacionales, ISPEJV, La Habana.
11-Castellano Pérez Rosa María y Xiomara Rodríguez Fleitas. (2003). Actualidad en la educación de niños sordos. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
12-Chávez Rodríguez, Justo. (1996). Bosquejo Histórico de las ideas educativas en Cuba. La Habana: Editorial Pueblo Y Educación.
13-Colectivo de autores. (2002). Convocados por la diversidad. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
14-García Batista, Gilberto. (2002). Compendio de Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
15-Labarrere Reyes, Guillermina y Gladis Valdivia Pairol. (1989) Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
16-López Machín, Ramón. (2001). Educación de alumnos con necesidades educativas especiales. Fundamentos y Actualidad. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
17-Luz y Caballero, José De La. (1952). Escritos Educativos. Tomo I. La Habana: Editorial de la Universidad de La Habana.
18-Marchesi, Alvaro. El desarrollo cognitivo y lingüístico de los niños sordos. Perspectivas educativas. (1995). Madrid. Alianza Editorial. S.A.
19-Martí Pérez, José. (1963). Obras Completas, t.10, La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
20-MINEDUC. (2004). Comisión de Expertos de Educación Especial. Nueva Perspectiva, visión de la Educación Especial. Informe. Santiago de Chile.
21-Remedios González, J M y otros. (2004). Evaluación del desempeño profesional de los docentes del ISP. Informe del Proyecto asociado al Programa Ramal II, CDIP, ISP “Capitán Silverio Blanco Núñez, Sancti, Spíritus.
22-Turner Martí, Lidia y Balbina Pita Céspedes. (2002). Pedagogía de la ternura. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
23-Valdés Rodríguez, Manuel. Ensayos sobre educación teórica, práctica y experimental, tomo I. La Habana: Imprenta El Fígaro. S.F.
24-Valera Alfonso, Orlando. El debate teórico en torno a la pedagogía. ISP. Félix Varela. Material digital. S.F.
25-Vigotsky, L.S. (1989). Obras Completas, Tomo V. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

AUTORA
Lic Maytee Suárez Pedroso.
Profesora Asistente.

Tipo de Texto: Monografía.
Año de Terminación: 2006.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados