Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La familia: Su papel irremplazable en la estructura social de un país

Resumen: Teniendo en cuenta que las crisis generacionales implican fuertes conmociones en la escala de valores de los individuos en la sociedad y que las circunstancias y algunas prácticas sociales hacen más difícil la vida de la familia, del hogar, atentando contra su estabilidad, se precisa que los profesionales atemperen sus saberes a las realidades circundantes.

Publicación enviada por MSc. Julia Miriam Quintana Cruz




 


RESUMEN
Teniendo en cuenta que las crisis generacionales implican fuertes conmociones en la escala de valores de los individuos en la sociedad y que las circunstancias y algunas prácticas sociales hacen más difícil la vida de la familia, del hogar, atentando contra su estabilidad, se precisa que los profesionales atemperen sus saberes a las realidades circundantes. No cabe dudas que ante los males que amenazan a la familia en Cuba y ante el peligro de que esta pierda su solidez, sus leyes fundamentales y su esencia, se impone una reacción eficaz; todos los medios deben estar preparados para defenderla. De esto depende la reconstrucción de la humanidad por un mundo mejor, pero para ello debe reconocerse a la familia como la institución primaria de la sociedad y su papel irremplazable en la estructura de cada país.

Palabras claves. familia, sociedad, deberes, derechos.

INTRODUCCION
La dimensión social de la educación para la paz y los derechos humanos que aspira a desarrollar una ética en las relaciones interpersonales: en la familia en la escuela, en los lugares públicos, sobre la base de la solidaridad humana; el respeto a las diferencias de género, raza, edad, territoriales y otras; la tolerancia con los límites que ella misma impone; la defensa de las opiniones propias y de los derechos humanos de todo y todos, implica partir de un ideal de ser humano que responda a lo mejor de las tradiciones y a las necesidades y aspiraciones presentes y futuras a partir del vínculo derecho-deber.

¿Cuánto tiempo han permanecido en silencio las armas en el mundo entero después de 1945? 

La humanidad se encuentra en una etapa decisiva que debe marcar un viraje en el curso de la historia, mantener la paz es la tarea más apremiante. 

La imagen del mundo que actualmente se atribuye con más fuerza a todos los humanos es de un espacio ininteligible, al mismo tiempo que se fortalecen los medios de comunicación y resaltan las motivos de la contribución. Nunca antes los hombres se habían sentido tan capaces como hoy de comprenderse y a la vez de destruirse mutuamente.

La paz solo puede fundarse en la idea de que las relaciones entre los hombres son relaciones entre semejante y en este siglo la paz se levanta como fórmula para lograr los objetivos del desarrollo. 

Hoy son diversos y complejos los motivos que "conectan" al hombre y que intentan cada día limitarlo. Uno de ellos es la relación familia-hogar.

Ningún hombre es una isla. La experiencia muestra cómo regresar al camino correcto cuando alguien se ha desviado y la vida de cada hombre es su propia historia. En ocasiones necesita dar una media vuelta, hacer un cambio de dirección, cambiar de opinión, cambiar corazón y actitud, pero para ello se necesita reconocer y reconocerse legítimamente. 

Entendidos en el tema han demostrado que un hogar necesita un fundamento correcto, un gobierno y un orden que salvaguarde el entrenamiento correctivo y paute la conducta de los miembros que lo componen. 

Puede amarse a la familia, pero no siempre se le demuestra una verdadera amistad. La deferencia hacia ella se manifiesta recurrentemente de manera instintiva, pero no como amigos fraternos. Es a ella a quien se le expresa impaciencia, censura y queja; se violentan fronteras; se le muestra el clásico olvido y las actitudes muchas veces más reprochables.

Convivir significa algo más que encontrarse, significa tratarse, comprenderse, coordinarse, trabajar en orden para beneficio de todos los miembros que integran la familia, siempre sobre la base de la solidaridad, la tranquilidad y la paz. Sólo la interconexión que debe existir entre ellos proyecta una imagen de convivencia social.

Esta temática nos une a todos desde diferentes aristas, se impone desde la práctica educativa aportar modestas reflexiones que pueden conducir a minimizar las recurrencias de hechos que afectan a la sociedad de forma general. Sin comprensión no basta el amor.

DESARROLLO
Aunque no puede citarse un documento como base teórica que recoja específicamente el cambio de sentido en el concepto de valor de la familia en Cuba, a partir de 1959 el discurso político de aquellos años subyace, a la par que una exaltación de la mujer en tanto participante activa en las transformaciones económicas, políticas en general en todas las esferas de la nueva sociedad, cierta subestimación en tanto se veía a la familia formando parte de los valores que en aquel momento se identificaron con la sociedad burguesa y que debían ser demolido.

La confrontación política a nivel familiar se manifestó a partir de la década de los años 60; la inmigración legal e ilegal fue uno de los aspectos de la vida de la familia conducido por la operación Piter Pan.

El código de la familia. (Ley 289) se da a conocer en 1875, reúne en sí todas las regulaciones del Estado Socialista con relación a la familia. En su concepción antepone los intereses sociales a los de la familia, y en esto se refleja un alto grado de intervención del Estado.

Durante las últimas cuatro décadas el desarrollo de la cultura, la educación y la ciencia ha constituido una prioridad fundamental del Estado cubano. Esto se ha expresado no sólo en avances significativos en estos campos, sino también en una cierta mentalidad y estructura de valores entre los profesionales, en particular los vinculados al campo científico - técnico, donde el sentido de responsabilidad social se haya ampliamente extendido. 

Es cierto que todas las familias no son iguales y cabe preguntarse por qué son diferentes, aunque si se tiene en cuenta las diversas clasificaciones o tipos de familia, se reconoce que existen también diferentes esquemas sobre las funciones de ellas. Indicadores tales como: cumplimiento de las diferentes funciones, relación género y rol, actitud ante la convivencia familiar, ante los problemas, eventos y conflictos que enfrentan, comunicación, entre otros, son elementos que cualifican las virtudes y/o deficiencias de la familia en función de su encargo social.

Nuestra identidad, lo que somos y lo que queremos ser, nos viene dado en gran parte por la adscripción a un universo familiar determinado. La familia no está aislada del resto de las instituciones sociales, está integrada por familias y la vida social es un reflejo de la vida familiar. 

El matrimonio continúa siendo una aspiración declarada, pero aumentan las uniones consensuales y las separaciones, se mantienen e incrementan convivencias no deseadas en familias constituidas por varias generaciones, hay falta de comunicación y de constructividad para solucionar conflictos e insuficiente preparación de los jóvenes para la vida de pareja, bajos niveles de natalidad sobre todo en zonas rurales, vigencia de patrones sexistas en la realización de tareas domésticas, con sobrecarga para la mujer, excesivo tiempo consagrado a la función económica, condiciones de vida favorables, y pobre participación masculina en la función educativa, entre los más graves,

La crisis de la vivienda se universaliza, el uso desmedido de lo nuevo imprime síntomas de descomposición. Las crisis generacionales implican fuertes conmociones en la escala de valores de los individuos en la sociedad. Las circunstancias y algunas prácticas sociales hacen más difícil la vida de la familia, del hogar, atentando contra su estabilidad.

Es cierto que el vértigo de la vida de hoy se extiende a pasos galopantes, pero la mayor necesidad del hogar moderno es la familia: el padre, muchas veces ausente; la madre, considerada históricamente como un extracto de perfecciones y virtudes femeninas, austera para modelar las asperezas de los caracteres y crear verdaderos climas familiares, lejos de evaluarse como tesoros tradicionales, se confundan con estancamiento. Sin embargo, hoy, se manifiesta "ahogada" en sus interminables y casi siempre duplicadas tareas. 

Muchas veces es criticada por aquellos que deben apoyarla y comprenderla, queda reducida por la censura de un esposo que sólo hace resaltar sus deficiencias culinarias y sus faltas, por hijos que amonestan sus hábitos, ponen en duda sus ideas y someten su sistema nervioso ya desgastado a la mayor irritación y a reacciones desfavorables, imprimiéndole una carga a su equilibrio emotivo, mayor de lo que ella puede soportar.

Esto presupone la necesidad de la labor coordinadora de todos los actores sociales del hogar para no estancar las exigencias morales que actúan como ráfagas o lanzas despiadadas bajo el nombre de evolución de los tiempos.

Todo diverge tan considerablemente que se escatima el tiempo de reunirse y/o de inquietarse por aquello que hacen los otros, se debilita la comunicación, se dificulta compartir las mesa, los intereses primarios radican fuera de las paredes del hogar y hasta los momentos impactantes hay que forzarlos.

La situación se torna complicada y compleja, pero se necesita de una reflexión común. Está demostrado que sin consenso será imposible salvar los conflictos familiares. La familia corre peligro, se ha hecho incompatible con la "civilización actual" El problema está vivo, presenta un carácter urgente desde el punto de vista universal.

Los retos del nuevo milenio imponen una transformación del hogar acorde con el ideal formativo y cultural que la sociedad requiere. Tiene la responsabilidad de concentrar y dirigir las influencias educativas para la formación de la personalidad de niños, adolescentes y jóvenes, que puede incluso extenderse directa o indirectamente a los adultos y a la comunidad.

Los nuevos reclamos se abren a las nuevas necesidades y se instauran nuevas prioridades que conducen, necesariamente, a problemas que deben ser objeto de investigaciones.

Se necesita de la labor coordinadora de todos los actores sociales del hogar y con proyecciones externas. Para ello deben ser abiertos, comprensivos, que estén dispuestos a sacrificar sus propios criterios y sus actuaciones en aras del bienestar general y de regeneración continua. 

La interconexión entre ellos proyecta una imagen de convivencia social que conduce a disminuir las cifras de hijos rebeldes, hijos desilusionados de sus padres, hijos desleales y faltos de aprecio a lo que hacen ambos padres.

No se puede vivir al margen de los demás, el diálogo abierto permite que frente al conflicto exista siempre una respuesta de solución. Cualquiera que sea su naturaleza, tienen multiplicidad de ello, tanto a nivel individual como colectivo. 

La UNESCO declara: “Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erguirse los baluartes de la Paz.”

CONCLUSIONES
1.- El hogar, en su sentido amplio se entiende como el conjunto de influencias recíprocas que se establecen entre el individuo y la sociedad, con el fin de lograr su inserción plena en ella.
2.- En el proceso de la convivencia se establecen las relaciones directas entre los participantes: la familia, la comunidad, las instituciones, organizaciones, asociaciones y grupos informales y los medios masivos de comunicación.
3.- Las crisis matrimoniales y familiares pueden constituir oportunidades, pero para aprovecharlas se requiere de la voluntad que cada miembro deposite desde su "yo" interno. 
4.- El padre, en todas las circunstancias, debe reconocer que la influencia maternal es tan abarcadora que necesita de su apoyo, de su simpatía y que él tiene, entre sus responsabilidades la de crear el estado psicológico favorable en su familia y su efecto estabilizador. 
5.- La mujer, si es influida positivamente por su esposo para un cambio de actitud, difícilmente se resistirá a un análisis; por el contrario, estará dispuesta a reflexionar y reaccionar de manera encantadora. 
6.- Los hijos se forman para un hogar futuro. La convivencia exige preparación intelectual y moral como única manera de que haya verdadera paz.
7.- Aunque la familia es una institución de derecho natural, debe adaptarse a las necesidades de los tiempos y las responsabilidades que les son inherentes a sus miembros no se pueden esquivar. Enmendar y corregir las deficiencias debe ser su mayor anhelo.

BIBLIOGRAFIA
- Álvarez Torres, Osvaldo (2001): El procedimiento familiar en Cuba: una necesidad impostergable.
- Álvarez Suárez, Mayda et al (2000): Indicadores de la situación de la familia. Editorial de la Mujer, La Habana, pp. 26-44.
- Colectivo de autores (2004) Temas de introducción a la formación pedagógica. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana 
- García Gilberto y otros(2004) Compendio de Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana.
- MINED, UNICEF, CELEP. (2003) Educa a tu hijo. La experiencia cubana en la atención integral al desarrollo infantil en edades tempranas. 
- Reina Fleitas Ruiz. (2005): Selección de lecturas de Sociología y política social de la familia. Editorial Félix Varela, La Habana. 
- Vera Ana, comp. (2003): La familia y las ciencias sociales, Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, La Habana.


AUTORA׃ 
Ms. C Julia Miriam Quintana Cruz



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados