Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El principio de realización: Defensa de los procesos y métodos de la Contabilidad

Resumen: De las catorce (14) normas básicas, el Principio de Realización, se constituye en la piedra angular de la contabilidad. El Decreto 2649 de 1993, así se encarga de asegurarlo en el artículo 12; pero más allá de las consideraciones legales, todo el peso de la contabilidad se logra por este principio; que como una célula, diferencia la vida de la muerte, lo contable de lo no contable; lo efímero y superfluo de una transacción, de lo sustancial y vital para la continuidad económica de una empresa. Palabras claves: Hecho económico, ente económico, medición, homeostasis, estadística, información.

Publicación enviada por Juan Pacheco Pino




 


Indice
1. Resumen
2. El principio de Realización
3. Bibliografía

1. Resumen
De las catorce (14) normas básicas, el Principio de Realización, se constituye en la piedra angular de la contabilidad. El Decreto 2649 de 1993, así se encarga de asegurarlo en el artículo 12; pero más allá de las consideraciones legales, todo el peso de la contabilidad se logra por este principio; que como una célula, diferencia la vida de la muerte, lo contable de lo no contable; lo efímero y superfluo de una transacción, de lo sustancial y vital para la continuidad económica de una empresa.

Palabras claves: Hecho económico, ente económico, medición, homeostasis, estadística, información.

2. El principio de realización
La norma básica de Realización está dividida en tres partes fundamentales: La primera hace referencia a la necesidad de incorporar formalmente a la contabilidad, hechos económicos que cumplan con la primerísima cualidad, y es que se hallan realizado. La segunda establece tácitamente cuando un hecho económico cumple con la anhelada cualidad: “.... se ha realizado cuando quiera que pueda comprobarse que, como consecuencia de transacciones o eventos pasados, internos o externos, el ente económico tiene o tendrá un beneficio o un sacrificio económico... ” . Por último, señala que aunque se deben realizar los hechos económicos, no basta, puesto que éste debe ser también cuantificable o medible.

Lo expresado anteriormente, hace formular varias preguntas: ¿cómo se logra comprobar que el hecho se ha realizado?. La norma establece la obligación de comprobarse, pero no se expresa tácitamente. Es decir, deben existir medios de pruebas y procesos técnicos para la captura de evidencia suficiente, para reconocer los cambios sufridos en los recursos. Otra pregunta que se deriva del principio es: ¿hasta qué punto o significación, habrá que considerar el cambio sufrido?. Es decir, la empresa por efecto de variables externas e internas, tenderá a cambiar, pero ¿cuáles cambios se deberán tener en cuenta y cuáles no?, ¿hasta qué punto se podrán detectar o no?

Para comprender el principio de Realización, deben abordarse las preguntas formuladas, con el cuidado que demanda, para no ahondar en incoherencias que pongan en riesgo la interpretación de la norma. Por otra parte, es esencial acudir a principios como los de valuación, esencia sobre forma, prudencia, importancia relativa y materialidad y asociación, que de manera particular tratan de explicarlo. También, normas técnicas generales como el reconocimiento y la causación.

En primer lugar es conveniente que se trate el asunto del cambio, implícito en el principio en cuestión. El cambio exige una situación inicialmente descrita o termino de comparación, del cual se aleja o se distorsionan tales características. Trasladando un ejemplo al campo contable, el cambio es analizado en un periodo determinado (1 año, 6 meses, etc.), en el cual los recursos aumentan o disminuyen. Sin embargo, el cambio puede también ser producto de una situación o condición que no se logre percibir en el periodo, por tanto, aunque no se experimente inmediatamente, es probable que ocurra o se deje ver en su totalidad en el futuro; sacrificando los recursos disponibles o beneficiando a la empresa con nuevos recursos. De esta manera el cambio económico no es ajeno a la empresa, puesto que la economía, en si misma, envuelve constantemente situaciones de cambio. Lo diferenciable de la contabilidad con otros instrumentos, tales como la estadística, muy utilizada por las ciencias económicas, es su capacidad de detección de dichas alteraciones. 

El principio de Realización pone en manifiesto, la necesidad de acudir a procesos sistemáticos confiables que permitan capturar los hechos económicos que causan los cambios, lo que conforma la característica más importante de la contabilidad, “que es su capacidad de demostrar por medios aceptados, que se ha sufrido o experimentado una alteración de los recursos”. No hay otro principio que le dé tanta importancia a la función de la contabilidad, no hay otro principio que presente la diferenciación explícita con otras disciplinas, no hay otro principio que garantice la seguridad de los datos. Es en la identificación, clasificación y medición de hechos económicos, en donde está la supremacía y magnificencia de la contabilidad.

En segundo lugar, el principio de la Realización, envuelve una condición absoluta para la apreciación total del hecho económico, la cual es la medición. No basta con que se produzca un cambio, sino que se pueda valorar. Pero, ¿por qué se mide? y ¿cómo se mide?. La respuesta a la primera pregunta, tiene sus orígenes en los teóricos económicos expuestos desde Adams Smith y David Ricardo, sobre el trabajo incorporado en la producción y en los conceptos explicados por Carlos Marx (1867), que al respecto señala: “El valor de cambio, que no es en puridad otra cosa que la manera social de contar el trabajo invertido en la fabricación de un objeto... ha llegado a ser tan familiar para todos, que parece ser una propiedad intrínseca de los objetos” , también, por lo expresado en las teorías administrativas sobre control de los recursos.

De esta manera, un hecho económico se mide, por la necesidad imperante de controlar y en busca de la homeostasis sistémica. Esto se da, desde las civilizaciones antiguas como Babilonia y Egipcia, las cuales utilizaron los números como herramienta para presentar los recursos poseídos. No obstante, se tiende a valorar lo que incorpora esfuerzo físico o intelectual, de algún modo cuantificable en una unidad de medida. Aunado a lo anterior, son valorados bienes transeables, que puedan ser llevados y negociados en el mercado, por efecto de la ley de la demanda y oferta. 

Todo lo expuesto anteriormente, demuestra la trascendencia del principio de Realización, del cual se deriva, en mayor parte, el resto de normas contables. Adicionalmente, pone en manifiesto las problemáticas actuales de las empresas, generadas por esta norma. Así se podría mencionar la necesidad de las actuales organizaciones de poseer instrumentos adecuados para la obtención de información provenientes de transacciones. Dichos instrumentos, dentro de los cuales se incluyen los procesos y soportes contables, deben propender por la efectividad del sistema de información contable. Por otro lado, el surgimiento de nuevas variables sujetas a medición y que antes eran ignoradas, como las ambientales y sociales, proponen un reto adicional para las ciencias contables.

De manera concluyente, el principio de Realización, se inclina a valorar la aplicabilidad de la contabilidad, como instrumento formal y aceptado por los agentes económicos, desde la perspectiva normativa, para recolectar y procesar información económica, demostrando la importancia que tiene para la organización económica de las sociedades humanas, toda vez que propende por el ordenamiento y el equilibrio de los recursos.

Por último, quedarían preguntas claves para ser debatidas por la contabilidad, en la actualidad: ¿ Será la contabilidad desplazada en su totalidad por el avance creciente de la estadística, a causa de la perdida de competitividad de esta, ya que sus métodos se han quedo obsoletos ante la complejidad de los mercados?, ¿Podrá imponerse la ciencia (perspectiva positivista), por encima de la norma contable?, ¿Cómo se hace para introducir los cambios que necesita la contabilidad?, ¿Estamos dispuesto y tenemos las capacidades, los qué tenemos relación directa con la contabilidad, para hacer los cambios pertinentes?, ¿qué tanto podrán ser aceptados dichos cambios?

3. Bibliografía
- Decreto 2649 de 1993. Marco conceptual de la Contabilidad.
- MANTILLA, Samuel. Auditoria 2005, Universidad Pontificia Javeriana, Bogotá D.C., 2004.
- Finney, H. "Curso de Contabilidad." Introducción. Tomo I, 3ra Edición. México.1982
- Silva, J. Fundamentos de la Contabilidad I Ediciones CO-BO.1990
- Marx Carlos, El Capital (resumido por Gabriel Denille), Editorial Gráficos Modernos, Bogotá D.C.
- Michael Beaud, Historia del capitalismo: de 1500 a nuestros días, traducción de Manuel Serrat, Ariel, Barcelona, 1986.
- Milton Friedman, Capitalismo y libertad, Rialp, Madrid, 1966.

AUTOR: 
Juan José Pacheco Pino
Correo: jp_contpublico@hotmail.com
Estudiante de Contaduría Pública
CECAR-2006



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados