Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El odio a los judios

Resumen: El odio a los judios es un sentimiento repudiable que fue alimentado y difundido durante siglos por la Iglesia hasta 1965. Ese odio prosperaba en la ignorancia y llevo a algunos cristianos a cometer atrocidades contra el antiguo pueblo de Israel en nombre de Cristo. En toda Europa los judios fueron acusados de matar a Jesus (pueblo deicida). Tambien fueron objeto de infames calumnias, satanizados, masacrados y perseguidos despiadadamente. Al pueblo del Antiguo Testamento, que fue el primer pueblo elegido para creer en Dios Padre, se le consideraba una “raza perfida”. Para justificar esto se utilizaron argumentos descabellados fundamentados en interpretaciones tendenciosas de las Sagradas Escrituras.

Publicación enviada por Camilo Ezagui




 


"¿Cuántos panes hay en el horno?. Todos: Veintiún quemados. ¿Quién los quemó?. Todos: El perro judío. Atrácale fuego que allá voy yo, eso te pasa por aturdido, perro judío"...Juego de ronda infantil en Chile.

El odio a los judíos es un sentimiento repudiable que fue alimentado y difundido durante siglos por la Iglesia hasta pleno siglo 20. Ese odio prosperaba en la ignorancia y llevó a algunos cristianos a cometer atrocidades contra el antiguo pueblo de Israel en nombre de Cristo. En toda Europa los judíos fueron acusados de matar a Jesús (pueblo deicida). También fueron objeto de infames calumnias, satanizados, masacrados y perseguidos despiadadamente. Al pueblo del Antiguo Testamento, que fue el primer pueblo elegido para creer en Dios Padre, se le consideraba una “raza maldita” de "pérfidos" y "usureros". Para justificar ésto se utilizaron argumentos descabellados fundamentados en interpretaciones tendenciosas de las Sagradas Escrituras.

La verdadera razón que se escondía detrás de esa perversa y sistemática campaña de persecución no tiene que ver con lo que hayan hecho algunos judíos. Ese fue el argumento aparente. Entre los judíos siempre ha habido gente buena y gente mala como en todas las religiones y pueblos. La razón oculta la revela el Dr. Brad Young en su libro “Jesús el Teólogo Judío”, pag. 34 cuando dice: “Jesús debe ser entendido como un teólogo judío. Su teología es judía hasta la médula...Los ataques de la Iglesia contra la Sinagoga han despojado a Jesús de su herencia religiosa. Como cristianos se nos han enseñado falsos prejuicios sobre los Judíos y sobre el Judaísmo. El odio al pueblo judío ha erigido una barrera que nos separa de Jesús y de su teología...Jesús es judío tanto en sus antecedentes étnicos como en su pensamiento y práctica religiosos”.

Es decir, que las enseñanzas del Rabino Galileo no siempre concuerdan con la posterior Teología del Cristo greco-romano. La “Teología de la Sustitución” del Viejo Israel (los judíos) por el Nuevo Israel (los cristianos) que concibieron los Padres de la Iglesia contradice flagrantemente la voluntad del Nazareno cuando éste dice: "No penséis que he venido a abolir la Ley mosaica y los Profetas. No he venido a abolir sino a dar cumplimiento. Si, os lo aseguro, el cielo y la tierra pasarán antes de que pase una "iod" o una tilde de la Ley mosaica sin que todo suceda, Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos por muy pequeños que sean y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos…" (Mateo 5, 17).

Y también afirmó tajantemente: “No toméis camino de gentiles (paganos) ni entréis en ciudades de samaritanos, dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 10, 5)...”No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 15, 24). Pablo no conoció a Jesús. Cuando inicia su labor misionera entre los gentiles y concibe su doctrina contra los mandamientos de la Ley mosaica todavía no se habían redactado definitivamente los Evangelios y no parece tomar en cuenta la “Palabra de Dios”. Para contrarrestar esta perturbadora discrepancia se recurrirá al recurso de las “revelaciones correctivas”. Como la visión que tuvo Pablo camino de Damasco que oportunamente lo llamó a predicar a los gentiles (idólatras).

Entre los primeros cristianos hubo comunidades que si observaban la Ley mosaica tal y como lo dispuso expresamente Jesús. Como la Primera Iglesia, la de Jerusalén, llamada Iglesia de los Circuncisos. Compuesta por aquellos judíos que conocieron y siguieron a Jesús y conducida nada menos que por Jacobo (Santiago) "el Hermano de Jesús" (que para los católicos es un hereje). También los “Ebionitas” creían entonces que Jesús era el Mesías, más no un dios encarnado, pues esa figura era ajena al monoteísmo mosaico, se regían por la versión escrita originalmente en hebreo del Evangelio de Mateo, practicaban los mandamientos de la Torá y rechazaban las Epístolas de Pablo por considerarlo un apóstata. Como era de esperarse, todos los judeo-cristianos fueron declarados herejes por la dominante iglesia de los gentiles que se autoproclamó como el Nuevo Israel adoptando el dogma de la Encarnación y de la Trinidad.

Los Profetas fueron judíos y todos los autores de los libros de la Biblia también lo fueron a excepción de Lucas. Jesús, sus 12 Apóstoles, su madre María, San José, San Juan, Lázaro de Betania, Marta, María Magdalena, San Pablo, José de Erimatea, Nicodemo, Simón de Cirine, Simón el Leproso, Simón el Curtidor, los parientes de Jesús y los primeros cristianos todos eran judíos. Destaca entre todos éllos Juan el Bautista, en hebreo Yojanán Hamatbil, hijo de un sacerdote del templo que tenía sus propios discípulos. Aunque vivió, predicó y murió como un judío piadoso es venerado por los cristianos como uno de sus santos mayores. Dos mil años después, el recién fallecido Cardenal de Francia, Monseñor Jean Marie Lustiger, fue un muchacho judío (Aarón) salvado de ser deportado durante la segunda guerra mundial gracias a la bondad de una familia católica. Su madre, Gisele Lustiger, murió asesinada en el campo de concentración de Auschwitz. ¿Acaso también son todos esos judíos de una "raza pérfida"?...¿Y los judíos que representan la quinta parte de los Premios Nobel del mundo también lo son?.

El Santo Padre Juan Pablo II pidió perdón por esos agravios y por ese odio injustificado durante su histórica visita a Israel en marzo del año 2000. Antes había dicho: “En el mundo cristiano circularon durante demasiado tiempo interpretaciones erróneas e injustas del Nuevo Testamento que afectan al pueblo hebreo y a su presunta culpabilidad, generando sentimientos de hostilidad en relación con este pueblo. También contribuyeron a adormecer muchas conciencias, de modo que, cuando se extendió por Europa la ola de persecuciones inspiradas por un antijudaísmo pagano, que, en su esencia era al mismo tiempo un anticristianismo, la resistencia espiritual de muchos no fue la que la humanidad tenía el derecho de esperar de parte de los discípulos de Cristo”, declaró el Papa Juan Pablo II el 1 de noviembre de 1997, en su alocución a los participantes del coloquio sobre “El antijudaísmo en ambiente cristiano”, que él mismo convocó en el Vaticano.

Para combatir la ignorancia es preciso aclarar ciertas “creencias” populares inculcadas a las masas por la iglesia. ¿Rechazaron todos los judíos a Jesús?. Si leemos los Evangelios veremos que los judíos recibieron al Rabí Yehoshúa Hanatzerí de diversas maneras. En Judea y en la Galilea la mayoría del pueblo (campesinos, pescadores, pastores, artesanos y relegados) consideraban a Jesús un profeta de Dios y escuchaban con fervor sus prédicas en las sinagogas, en el Templo y en los campos. Un ejemplo ilustrativo de esos calurosos encuentros lo tenemos en la Multiplicación de los Panes y Los Peces (Mateo 14,13...). O Mateo 21, 10 donde dice: " Y al entrar él en Jerusalén toda la ciudad se conmovió. ¿Quién es éste?, decían. Y la gente decía: Este es el profeta Jesús de Nazareth de Galilea". Otros judíos fueron inicialmente sus Apóstoles, seguidores y discípulos pues creyeron que era el Mesías esperado (Mashiaj en hebreo). Y otro grupo de judíos, los saduceos, que eran unos romanófilos corruptos, y que en ese entonces eran los sacerdotes del Templo (como Anás y Caifás) intrigaron para matarle. No siempre hubo sacerdotes así en el Templo. Antes de la purga que hizo Herodes el Grande hubo sacerdotes como Zacarías, padre de Juan Bautista, un hombre “justo” según el Evangelio de Lucas. Podemos concluir entonces que para la mayor parte del pueblo judío era un profeta y para sus discípulos era el "Mashiaj", el Ungido esperado.

Aclaremos también quién fue el Procurador romano Poncio Pilatos. Según Filón de Alejandría Pilatos era: “de carácter inflexible y duro, sin ninguna consideración, su procuraduría se caracterizó por su corrupción, robos, actos de violencia, ofensas, brutalidades, innumerables condenas sin proceso previo y una crueldad sin límites”...Esta descripción contradice la imagen pasiva que los Evangelios y la iglesia nos presentan de Pilatos durante la Pasión. Seguramente al redactarse siglos después la versión final de los textos canónicos, la Iglesia no quizo provocar represalias contra los cristianos por parte del poder imperial de Roma denunciando a su procurador en Judea como el verdadero verdugo de Cristo.

Pilatos ya había tenido varios encontronazos con los judíos. Era tan insensible con las creencias de ese pueblo monoteísta que hasta trató de introducir imágenes en Jerusalén y construir un acueducto con los fondos del Templo de Yahvé. Como procurador tuvo que enfrentarse con el movimiento disidente de los rebeldes zelotes. Había hecho preso a Barrabás (Bar-Aba) que era uno de los guerrilleros. Así que temía que un líder popular sublevara a ese pueblo monoteísta contra el imperio romano pagano. Es de suponer que la "Entrada Triunfal" a Jerusalén del "Hijo de David" (Rey de los Judíos) cabalgando sobre un pollino y rodeado por una multitud alborozada de judíos que lo aclamaban como a su liberador, no pasó desapercibida por el Procurador. Pilatos no se iba a quedar de brazos cruzados en vísperas de la masiva peregrinación de la Pascua (Pésaj) ante lo que pudo interpretar como un desafio al poder del Cesar. En el 36 E.C., Lucio Vitelio, el Legado de la provincia de Siria lo destituyó por la brutalidad con que reprime una revuelta de los samaritanos. Lo que confirma el testimonio de Filón en cuanto a su crueldad.
Respecto a Judas Iscariote voy a presentar una versión de su traición fundamentada en las expectativas religiosas de la época.

Yehuda Ish Kraiot, del hebreo Judas del pueblo de Kraiot. Era un nombre común en Judea. Jesús tenía parientes que llevaban ese nombre. No olvidemos que Judas fue "elegido" por Jesús para seguirle. Era uno de los Doce. Compartía las expectativas mesiánicas. Es preciso considerar el contexto religioso-político de su conducta. Judea había perdido su independencia. Estaba sometida al Imperio Romano que era idólatra. Los judíos que eran el único pueblo que entonces creía en Dios Padre estaban esperando un Mesías prometido por sus Profetas. Muchos esperaban un Mesías Guerrero de la Dinastía de David que los liberara del yugo romano y de los impostores del Templo. No todos estaban preparados para recibir al Mesías Sufriente (Mashiaj Ben Yosef). En más de una ocasión los discípulos dudan ante la prédica de Jesús, "hombres de poca fe", hasta llegan a abandonarle algunos en una ocasión después de escuchar una de sus enseñanzas en la sinagoga de Cafarnaún (Juan 6). Es muy probable que Judas esperaba al Mesías guerrero y se decepcionó del Mesías Sufriente que se opone a la violencia y predica el amor al enemigo.

Cuando crucifican al Galileo los romanos también iban a crucificar a otro judío: un zelote llamado Bar Aba (Barrabás) que para algunos era un héroe nacional por luchar contra los romanos. Muchos esperaban la aparición inminente del Mesías guerrero. ¿Se decepcionó Judas?. Es un hecho que los Zelotes (la secta de los "celosos") lograron levantar al pueblo contra Roma en el año 66 y de nuevo en el año 132. Fue entonces cuando el Maestro Rabí Akiba que era el líder espiritual del pueblo sentenció que el caudillo guerrero de la revuelta llamado Bar Kosiva o Bar Kojvá era el MASHIAJ, "el ungido" que estaban esperando y el pueblo lo aceptó así...

Es indudable que la "traición" de Judas jugó un papel crucial en la Pasión de Jesús, sin embargo, el Nazareno se entregó voluntariamente al venir a Jerusalén. Jesús no se escondía de nadie aunque le habían advertido que lo buscaban para matarle y el que quería encontrarlo sabía donde buscarlo. Según el Evangelio de Mateo 26, 21 en adelante, el Nazareno le advierte a los doce que uno de éllos lo va a entregar y cuando Judas pregunta "¿Soy yo Maestro?", Jesús responde: "Tú lo has dicho". La pregunta es: ¿Por qué los otros once no detuvieron a Judas inmediatamente?...Quizás la respuesta esté en el recién descubierto "Evangelio de Judas" según el cual el mismo Jesús le había pedido a Judas que lo entregue…En todo caso, todo lo que se ha afirmado sobre la teología de la predestinación en cuanto a este personaje tan controvertido no se compagina con la tradición popular propiciada por la iglesia de la "Quema" callejera de Judas. La considero una práctica vulgar de odio contraria a las enseñanzas del Maestro galileo y opuesta a una religiosidad del amor. Obviamente su único objetivo era el de enardecer a las masas contra los judíos (Judas = judíos).

En tiempos de Cristo no había televisión ni radio ni prensa. Los judíos que no estaban en Jesuralén durante su Pasión no se enteraron de lo que pasó hasta pasadas muchas semanas. En Jerusalén nos dicen los Evangelios que las doncellas judías del pueblo lloraban entristecidas al verle pasar con la cruz camino al Gólgota (Octava Estación de la Vía Dolorosa). Los que llevaron a Jesús a la Cruz tienen nombre y apellido y no fue todo un pueblo, mucho menos los que ni siquieran vivían en Jerusalén, en Judea o en la Galilea como los centenares de miles de judíos que vivían en Alejandría y en otras ciudades del Imperio Romano. Si unos pillos congregados en el patio del Pretorio dijeron: “recaiga sobre nosotros y nuestra descendencia su sangre", ¿con que autoridad lo hicieron en nombre de todo un pueblo?, ¿acaso su maldad tiene el poder de condenar a justos por pecadores?. En todo caso su maldición recaería solo sobre éllos mismos. Asi lo dispuso Dios Padre: "No morirán los hijos por culpa de sus padres. Cada cual morirá por su propio pecado", Deuteronomio 24, 16.

Ciertas Iglesias protestantes no utilizan el odio a los judíos para predicar la Palabra a pesar del antisemitismo de Lutero. Son gente buena que se sienten unidos al pueblo judío a través del Jesús que predicaba en las sinagogas . Parece que les va bien a juzgar por los millones de cristianos que acuden a sus templos...Algunas de esas Iglesias hasta aman activamente al pueblo judío y al Estado de Israel.

También hay católicos de buena voluntad que han rechazado el veneno del antisemitismo. Y es que el odio y el amor son incompatibles con las enseñanzas de Jesús. Más aún cuando ese odio se ensañó inmisericordemente contra todo su pueblo generación tras generación.
Entre éllos destacan los "JUSTOS DEL MUNDO". Así llamamos en Israel con gratitud a aquellos cristianos que arriesgando sus vidas salvaron judíos de morir exterminados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

El Concilio Vaticano II pide a los católicos un cambio de actitud hacia los judíos en la Declaración "Nostra Aetate" y voy a citarla textualmente:"Aunque las autoridades de los judíos con sus seguidores reclamaron la muerte de Cristo, sin embargo, lo que en su Pasión se hizo, no puede ser imputado a todos los judíos que entonces vivían ni a los judíos de hoy. Y si bien la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, no se ha de señalar a los judíos como réprobos de Dios ni malditos, como si ésto se dedujera de las Sagradas Escrituras.
Por consiguiente procuren no enseñar nada que no esté conforme con la verdad evangélica y con el Espíritu de Cristo, ni en la Catequesis, ni en la Predicación de la Palabra de Dios. Además, la Iglesia, que reprueba cualquier persecución contra los hombres y conciente del patrimonio común que tenemos con los judíos, deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de cualquier tiempo y de cualquier persona. Por lo demás, Cristo abrazó voluntariamente, movido por inmensa caridad, su pasión y muerte, por los pecados de todos los hombres, para que todos consigan la Salvación".

NOSTRA AETATE - CONCILIO VATICANO II.
El valioso legado de antiguos pueblos, cunas de civilizaciones, como Egipto y Mesopotamia, se encuentra hace mucho tiempo en los museos y en las bibliotecas. Aquéllos sabios con sus dioses ya no están con nosotros en la Egipto o Siria-Irak de hoy día. Sin embargo, el pueblo del Antiguo Testamento que le legó al mundo por vez primera la Fé en un solo Dios invisible, los Mandamientos de Moisés y la sabiduría de los Profetas, sigue vivo y está con nosotros. Más aún, su dios, Yahvé, el Dios de Abraham, Isaac y Jacobo, también se convirtió con el tiempo en el Dios de miles de millones de cristianos y de musulmanes.

A finales del siglo 20 la Iglesia condena el odio a los judíos y en los albores del siglo 21 el Papa pide perdón con amor y humildad. La Iglesia le extiende hoy a sus “hermanos mayores”, tal y como los llamó Juan Pablo II, una mano fraterna. Es sin duda un paso valioso aunque todavía insuficiente en la árdua tarea de propiciar la reconciliación entre las dos religiones de la Biblia.

- Lectura recomendada: “Historia del Antisemitismo” de Gerald Messadié.
- El Antisemitismo en: www.freewebs.com/camiloezagui/
- Camilo Ezagüi, 56, ha sido periodista y docente en Venezuela y guía de peregrinos en Israel. En 1981 egresó de la Escuela de Turismo de Jerusalén donde estudió Historia, Geografía, Arqueología, Hebreo, Religiones, Biblia y Folklore. Es un estudioso de las raices judías del Cristianismo. En 1989 estudia Periodismo en Tel Aviv. Ha sido instructor de turismo y conferencista en varios institutos universitarios. Es autor de los libros: El Turismo Receptivo, Universidad de Los Andes, 1997 y Los Principios del Turismo Moderno, Editorial Planeta, 2000. También es autor del libro "Distracciones" que trata sobre el sentido de la vida. Actualmente es consejero de realización personal (Life Coaching). Vive en Tel Aviv.

Por Camilo Ezagüi
Tel Aviv - Israel



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados