Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La Cuba de Fidel Castro: La Tiranía "Ilustrada" del Tercer Mundo

Resumen: El texto “La Cuba de Fidel Castro: La Tiranía “Ilustrada” del Tercer Mundo” se reparte en cuatro capítulos: La primera parte es un encuentro con la historia de las relaciones exteriores del régimen castrista. En la segunda parte ingresamos a la economía de la dictadura castrista.En la tercera parte nos ubicamos en la sección “La mujer en la dictadura castrista”.

Publicación enviada por Alejandro Guevara Onofre




 


ÍNDICE
Resúmen - Introducción - Las relaciones diplomáticas de la dictadura castrista - La economía de la dictadura castrista - La mujer en la dictadura castrista - El deporte en la dictadura castrista - Fuentes - Datos del autor

1.RESÙMEN
El texto “La Cuba de Fidel Castro: La Tiranía “Ilustrada” del Tercer Mundo” se reparte en cuatro capítulos: La primera parte es un encuentro con la historia de las relaciones exteriores del régimen castrista. En la segunda parte ingresamos a la economía de la dictadura castrista.En la tercera parte nos ubicamos en la sección “La mujer en la dictadura castrista”. El último tema es “El deporte en la dictadura castrista”. La Cuba de Fidel Castro: La Tiranía “Ilustrada” del Tercer Mundo es un texto que recuerda la esencia dictatorial de un gobierno que utiliza el desarrollo humano como escudo a las graves violaciones a los derechos humanos en la Isla.

2.INTRODUCCIÒN 
La política de la dictadura castrista ha sido vender al mundo un aire de Isla exótica con importantes logros en el campo del desarrollo humano y la solidaridad con el Tercer Mundo. Ciertamente, Cuba atrapa a primera vista , pero después desilusiona al saber que todos los “logros” se han construido a base de la destrucción de la democracia, los derechos humanos, la falta de libertad y el exilio de cerca de cuatro millones de cubanos.

Por otro lado, Cuba consiguió avances en el desarrollo humano gracias a la extensa ayuda de la ex URSS. Albania estuvo a punto de industrializarse gracias a la ayuda de la China Maoísta. Sin embargo, la ayuda china fue efímera en relación a los miles de millones de dólares que otorgó la URSS a la dictadura de Fidel Castro.La Albania del régimen totalitario de Enver Hoxha tampoco colaboro en una política expansionista, como fue en el caso de Cuba con respecto a la URSS.

3.LAS RELACIONES DIPLOMÀTICAS DE LA DICTADURA CASTRISTA
Desde la conversión de Cuba en Estado socialista (1961) las relaciones con el resto del mundo han atravesado diversas etapas. En los sesenta, los Estados Unidos y casi toda América Latina, Argentina, Perú, Venezuela, Haití, El Salvador, Jamaica, Panamá, Brasil, Chile, Colombia, Nicaragua, iniciaron una ruptura de relaciones diplomáticas con La Habana, además de su expulsión de la Organización de Estados Americanos (OEA). Entre 1961-91, Cuba, como ningún otro país latinoamericano se acerca al Mundo Soviético, especialmente a Moscú, Checoslovaquia (hoy República Checa y República Eslovaca), Bulgaria, República Democrática de Alemania, Polonia y Hungría. De hecho, los contactos aumentaron a raíz del subsidio soviético a la economía antillana. 

Cuba en el seno de las Naciones Unidas se ha distinguio por su perseverante apoyo a la política expansionista de la desaparecida URSS. Asimismo, apoyo los procesos de independencia en el Tercer Mundo. En su momento estuvo por la causa de las guerrillas izquierdistas de Namibia, además de mantener la misma visión con Palestina. También fue uno de los principales gestores en la lucha con el apartheid de Sudáfrica. Entre sus principales oradores destacó el canciller Isidoro Malmierca, recordado por su ofensivo lenguaje diplomático contra el entorno estadounidense y vocero castrista del no pago de la deuda externa al Fondo Monetario Internacional (FMI).Entre los años 1990-1991, la dictadura castrista fue miembro del Consejo de Seguridad No Permanente de las Naciones Unidas.

A finales de los sesenta y principios de los setenta, diversos gobiernos latinoamericanos acusaron a Fidel Castro de apoyar a los insurgentes y terroristas de la región. Sin embargo, con la llegada de algunos regímenes populistas, como Velasco Alvarado en Perú, la Isla restablece algunos vínculos.

Cuba fue el único Estado de América Latina que ha comprendido ,a lo largo de estos últimos decenios, los sueños utópicos de las agrupaciones rebeldes marxistas latinoamericanas. En la época de la Guerra Fría y del ferviente latido del autoritarismo regional, La Habana no disimuló sus simpatías con los rebeldes del continente. No en vano Ernesto Guevara , el famoso “Che” Guevara, se plantó en las selvas tropicales de Bolivia. La dictadura castrista exhibió simpatías con los tupamarus del Uruguay, el Partido Acción Democrática de Venezuela, el Ejército de Liberación Nacional de Brasil. Sin embargo, aunque prestaron gran interés por los Montoneros de Argentina, éstos siempre rechazaron a Cuba. Entre los años 1975-1989, los mayores nexos de La Habana fueron con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador y la Unión Nacional Revolucionaria Guatemalteca (URNG) de Guatemala. Sin lugar, que el triunfo de los sandinistas al derrocar al tirano Anastacio Somoza Debayle, estímulo los lazos entre Cuba y los rebeldes. Pero entre los críticos más acérrimos al régimen castrista se encontró al grupo terrorista Sendero Luminoso, responsable del genocido de más de 60 mil habitantes, el 80 por ciento de origen andino, en el Perú. Entre 1980-1989, Sendero Luminoso consideró que el régimen castrista era un satélite de la Unión Soviética.

En los noventa, la Isla dio un giro hacia un mayor fortalecimiento con las democracias latinoamericanas y adios al apoyo de las utopias de los rebeldes latinoamericanos. Durante el conflicto de Chiapas, el gobierno castrista mantuvo un bajo perfil.

En los setenta, Cuba lanzó una ofensiva diplomática, cultural, económica y deportiva hacia los países del Tercer Mundo, sus mayores contactos en América Latina se ubicaron en Venezuela, Panamá, Ecuador, México, Jamaica, Trinidad Tobago, Colombia y Guyana. El dictador Fidel Castro tuvo grandes aliados en los gobernantes Michael Manley (Jamaica), Forbes Burnham (Guyana), Salvador Allende (Chile), Juan Velasco Alvarado (Perú) y Omar Torrijos (Panamá). No obstante, el ingreso al poder de sistemas políticos anticomunistas (Chile, Centroamérica, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil y Argentina), no sólo ocasiona la ruptura de vínculos diplomáticos, sino también conflictivas confrontaciones en los organismos internacionales y campañas, tanto de Cuba contra los gobiernos militares del Cono Sur, como de éstos contra Fidel Castro.

A mediados de los setenta, Cuba envió varias fuerzas militares al Africa, la mayoría para fortalecer a los gobiernos socialistas. Las fuerzas militares castristas se trasladaron a Mozambique, Etiopía y Angola. En Etiopía, los soldados cubanos respaldaron al tiránico gobierno de Mengistu Haille Mariam, responsable de masacres y hambrunas en varias zonas del país del Africa Oriental.

Mientras el mundo reconocia la ayuda del Mundo del Atlántico a las víctimas de las hambrunas y sequías en Eritrea, Ogaden, Tigre, Dire-Dawa y Oromo, la dictadura castrista elogiaba la llamada “revolución” del dictador Mengistu Haille Mariam, quien llevó a Etiopía a convertirse en el país más pobre de la Tierra.En 1978, más de 40.000 militares cubanos se trasladaron a tierras angoleñas, un claro respaldo a favor del gobierno socialista del presidente Eduardo dos Santos en su lucha contra los rebeldes ultraderechistas de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), una de las guerras civiles de mayor intensidad en el mundo 

Las relaciones externas con la Santa Sede han mejorado en los últimos tiempos. El 19 de noviembre de 1996, en un hecho sin precedentes en la historia del catolicismo mundial, el Papa Juan Pablo II recibió por espacio de 35 minutos al líder cubano Fidel Castro , visitó la Santa Sede, y aceptó la invitación castrista.Se estableció que el Jefe de la Iglesia Católica Mundial durante su gira a la Isla, gozará de todos los derechos de libertad de tránsito y expresión, es el primer extranjero (visitante) en conseguir ilimitadas libertades. La entrevista entre el Pontífice y el solitario dictador latinoamericano concitó interés mundial: es la primera vez que el Santo Padre se entrevista con uno de los máximos representantes del totalitarismo universal. Las autoridades del Vaticano siempre condicionaron la visita de su Santidad con una serie de requisitos: libre expresión de ideas y traslado, libertad de las agencias y misiones católicas por el territorio cubano, mejora de relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica de Cuba. Se recuerda como los medios de comunicación de Cuba trataron en lo posible de exculpar los conductos misteriosos entre el terrorista turco Mehmet Ali Agca y la entonces Bulgaria anticristiana en el escenario del atentado del Sumo Pontífice (1981). En 1998, Juan Pablo II llegó a la Isla.

En los ochenta, Costa Rica y Colombia rompieron lazos con Castro, pero se inició los contactos con la Nicaragua Sandinista, uno de los mayores aliados de la Revolución Cubana. Durante el gobierno Sandinista (1979-1989), la dictadura castrista envió miles de soldados y trabajadores internacionalistas (educadores, asesores políticos, médicos, entrenadores deportivos y otros trabajadores) a Nicaragua. El gobierno de El Salvador, Honduras, Guatemala y Estados Unidos acusaron al régimen cubano de fomentar las guerrillas centroamericanas (especialmente en el conflicto salvadoreño). Entanto, las relaciones entre Cuba y las guerrillas salvadoreñas, SWAPO (South West Africa People´s Organization) de Namibia y el Congreso Nacional Africano (CNA) de Sudáfrica se fortalecen. En los noventa, el líder cubano asistió a la toma presidencial de los Jefes de Estado de Bolivia, Venezuela, Uruguay y Ecuador. También es invitado a las principales conferencias presidenciales de la región (Chile-96).

Las relaciones con Washington sólo tuvo un efímero acercamiento durante la gestión del presidente Carter (especialmente en 1977). En 1961, Estados Unidos rompe relaciones con la Isla al declararse marxista y entrar en contacto con Moscú. Ese mismo año, fracasa una invasión de 1.400 exiliados cubanos a Bahía de Cochinos (intentaron expulsar al gobierno de Fidel Castro). En enero de 1962, Washington oficializa un embargo económico contra la dictadura de Fidel Castro. A decir verdad, muy pocos países en el mundo han recibido este trato , Libia, Irán, Corea del Norte (en el pasado: Vietnam y Albania).

En la década de Reagan, Estados Unidos incluyó a la Isla dentro del circuito de Estados que apoyan el terrorismo internacional. En estos años, el dirigente cubano alertó, en diversas oportunidades, a su pueblo contra una supuesta invasión estadounidense, sobretodo a raíz de la invasión a la pequeña Isla de Granada (1983), donde hubo enfrentamientos entre tropas estadounidenses-caribeñas y asistentes antillanos (40 cubanos muertos). En el primer período del presidente Bill Clinton surgió la iniciativa “incrementar la comunicación”. Este proyecto asumía los siguientes puntos: grupos norteamericanos de caridad y derechos ingresarían equipos de asistencia; las organizaciones de noticias americanas autorizadas a funcionar; intercambios culturales y de estudiantes (una visita humanitaria por año a la Isla). En octubre de 1995, por primera vez, un equipo de alrededor de 60 empresarios norteamericanos visito La Habana desde la fundación del Estado socialista. La gira tuvo el permiso del departamento del Tesoro y fue organizada por la editorial Time Inc. Entre los altos ejecutivos figuraban representantes de la cadena hotelera Hyatt y la General Motors. 

En mayo de 1995, ambos gobiernos acordaron la entrada al territorio estadounidense de la mayoría de los 21.000 refugiados cubanos detenidos en la Base Naval Guantánamo. Washington confirmó repatriar directamente a La Habana a los futuros refugiados isleños que intenten ingresar como ilegales. Con anterioridad, en 1994, La Habana y Estados Unidos firmaron un acuerdo de inmigración con el objetivo de evitar un exódo masivo, como ocurrió con la ola de Mariel de 1980. 

Sin embargo, los vínculos volvieron a su peor momento al ser derribada una avioneta estadounidense, con opositores anticastristas, que volaban sobre territorio cubano (principios de 1996).El ataque fue censurado en todas partes del planeta. En Naciones Unidas, la embajadora de los Estados Unidos, Madeleine Albright, pidió drásticas medidas contra el régimen castrista. Luego de diversos debates , antes del incidente, el congreso norteamericano aprobó la controvertida Ley Helms –Burton, que sanciona a los países que comercian con Cuba utilizando propiedades estadounidenses confiscadas por el régimen prosoviético en los años sesenta.

Las relaciones entre la República Popular de China y La Habana, antiguamente limitadas en comparación con el bloque soviético, se deterioraron con los lazos no diplomáticos entre China y Washington (1972-1975) y totalmente tensas después de la muerte de Mao Tse-tung. Fidel Castro acusó a Beijing de ser aliada de los Estados Unidos y del gobierno militar de Augusto José Ramón Pinochet Ugarte. Sin embargo, los lazos mejoraron en 1985, mayormente cuando La Habana se vio disminuida de homólogos socialistas. La esencia de las fructíferas relaciones sino-cubanas fue la visita de Castro a Pekín, en 1996, donde se concretaron diversos acuerdos comerciales y de cooperación económica.

En 1994 el ministro de Relaciones Exteriores Roberto Robaina visitó España, Perú, Ghana, Angola, Zimbabwe, Zambia, Namibia y Suiza.En 1996, se iniciaron los primeros contactos diplomáticos con Haití y Paraguay, antiguos Estados antimarxistas. En 1997, la posible intervención de la Isla en la Crisis de los Rehenes, en Perú, mejoró los vínculos con Japón (los lazos con Tokio se encontraron en su mejor momento producto de los encuentros bilaterales entre las más altas autoridades japonesas y cubanas). El gobierno castrista aceptó recibir a los pseudoguerrilleros del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) como asilados. Las autoridades cubanas se mostraron muy interesadas en las negociaciones con Japón y el Perú, especilamente cuando el presidente Alberto Kenya Fujimori se entrevisto con Fidel Castro, y el canciller de la Isla, Roberto Robaina, viajó a Tokio.En esta década, las relaciones con Polonia, República Checa, Nicaragua y Argentina sufrieron serios reveses. 

En el siglo XXI, varios países han vivido tensas relaciones con el régimen castrista especialmente por la situación de los derechos humanos en la Isla (Mexico, España, Perú, Canadá, Costa Rica, Portugal, Argentina). En los primeros años del sigloXXI, las relaciones entre Venezuela y Cuba se fortalecieron como nunca antes. Tras la llegada del gobierno populista de Hugo Chávez, Cuba aseguró grandes cantidades de petróleo a través de una gigantesca asistencia médica. educativa y deportiva en el territorio venezolano. A raíz de su apoyo internacional a la República Democrática Popular de Corea (Corea del Norte), La Habana no mantiene relaciones diplomáticas con Corea del Sur, una importante potencia económica internacional. Tampoco existe en la capital cubana una Oficina Cultural Económica de Taiwan, tal como existen en varias capitales y ciudades latinoamericanas. Por su incondicional apoyo la causa de Palestina,el régimen dictatorial de Castro no mantiene relaciones diplomáticas con Israel.

4.LA ECONOMÌA DE LA DICTADURA CASTRISTA
A partir de la década de los noventa, la Isla sufrió un duro golpe económico cuando se suspendió la ayuda del Mundo Soviético, sin lugar a dudas la mayor ayuda económica a un país en el Tercer Mundo. En el lapso de los años 1960-1989, la Isla fue el único país del Tercer Mundo que no padeció los problemas económicos, aun cuando su territorio figura entre los más pobres de América Latina.Entanto, Fidel Castro salio libre de todo encuentro con el pago de la deuda externa, realidad que no ocurrió con países con altos recursos naturales, como Brasil, Bolivia, Perú, México y Venezuela.

Ciertamente, el derrumbe de la URSS y de Europa del Este gravitó la crisis cubana que se venía desde 1985. La carencia de combustible fue el principal problema al caer las entregas de petróleo de la URSS de 13.4 millones de toneladas a menos de 4.5. Desde emtonces, la Isla incrementa esfuerzos en la exportación de la industria farmacéutica y el turismo, que llega a la cifra de los dos millones de visitantes extranjeros.La crisis económica ha ocasionado la extensión de fuertes políticas de racionamiento: los servicios de agua, electricidad, combustible, salud, alimentos y recreación deportiva. Se da prioridad al desarrollo humano de los niños, ancianos y enfermos. El desempleo y la inseguridad por un futuro mejor hizo que a mediados de 1994, miles de frágiles embarcaciones cubanas zarparan, en condiciones infrahumnas, los mares del Caribe con destino a Florida. 

En 1995 , Cuba no pudo realizar sus compromisos de exportaciones azucareras y tuvo que recomprar 400.000 toneladas de azúcar, por la pobre cosecha, y congelar contratos por 100.000 toneladas. Asimismo, disminuyeron el valor de las ventas del níquel, camarón, langosta y cítricos. Por otro lado, Aumentaron los sectores de productos de biotecnología e industria farmacéutica, una de las mayores ventjas competitivas de la Isla. En 1996, el gobierno castrista , por primera vez permitió la visita general de los cubano-norteamericanos y exiliados, la mayoría del Estado de Florida, in mayores trámites burocráticos. La decisión ponía en evidencia la aguda crisis que padece Cuba.

Desde hace varios años Venezuela, bajo la presidencia de Hugo Chavez, se ha convertido en el principal abastecedor de petróleo a la Isla. A cambio del petróleo venezolano, la dictadura castrista envia numerosos grupos de médicos, entrenadores deportivos y educadores al país sudamericano. Similar intercambio existió entre Cuba y Guinea Ecuatorial, uno de los principales productores de petróleo del continente africano.

Las principales empresas transnacionales en la Isla son: la empresa italiana de confecciones Benetton Group; la petrolera británica Burmah Castrol PLC; la empresa ngloneerlandesa Unilever NV; y la Sherrit International Corporation de Canadá, que firmó un contrato por 250 millones de dólares para explotar yacimientos de níquel. En 1996, las inversiones fueron afectadas por la Ley Helms-Burton, que radicaliza sanciones contra aquellas compañias que comercian con Cuba implicando la infraestructura norteamericana confiscada.

A decir verdad, la economía de la Isla gira alrededor del turismo. De hecho, Cuba debería recibir entre 6-7 millones de turistas anuales, pero la cifra se reduce a menos de dos millones de visitantes. De hecho, la Revolución Cubana combatió al turismo hasta lograr su total desgracia a principios de los años sesenta. En muchos casos, la campaña marxista asocio al turismo con la prostitución. Los dirigentes cubanos sostenían “el turismo es una lacra del capitalismo”, ignorandopor completo que naciones socialistas como Checoslovaquia,Yugoslavia y Hungría se encontraban en la lista de países con más de tres millones de visitantes por año. Así pues, los cubanos copiaron apasionadamente casi todos los detalles de las sociedades de Europa Oriental, pero no adoptaron los modelos turísticos de los circuitos de las playas yugoslavas y de las famosas ciudades antiguas de Checoslovaquia.

Para nadie es un secreto que Cuba posee una fascinante y bella geografia que fácilmente la convierte entre las islas más hermosas del planeta. Según algunos organismos internacionales de turismo, Cuba compite en belleza natural sólo con lugares paradisíacos como Seychelles, Mauricio, Hawaii, Balí o las islas Maldivas. Entanto, por tradición guarda una de las culturas más respetadas y elogiadas, producto de la mezcla de raíces africanas, españolas, nativas y francesas.

Antes de la Revolución Cubana, La Habana era conocida con diveros nombres como “Perla del Caribe” o “Montecarlo de América”, no hay duda que muy pocas ciudades latinoamericanas podían competir con su encanto tropical y porte europeo. El famoso Tropicana asombro apropios y extraños por presentar al mejor cabaret del mundo y otros espectáculos artísticos que en nada tenían que envidiar a los lujosos shows musicales de París o Las Vegas. Era común los desfiles artísticos de Nat King Cole, Xavier Cugat, Josephine Baker y otras consagradas estrellas. Asimismo, La Habana Vieja, una de las maravillas de la antigua arquitectura de América, atrapaba a los turistas extranjeros por su soberbio estilo barroco y por la vasta colección de obras de arte de Europa del siglo XIX. 

5.LA MUJER EN LA DICTADURA CASTRISTA
Al igual que en el extinto Mundo Soviético, la mujer cubana ocupa desde el inicio de la Revolución Socialista un sitial secundario dentro de la estructura de la política nacional. Muchos dirigentes de la Revolución y el presidente Castro señalan con bastante orgullo el papel de la mujer cubana en la política, pero para ser honestos dicho papel se reduce a sólo el alto porcentaje de congresistas femeninas en la gigantesca Asamblea Nacional, donde no tienen mayor presencia en los grupos de trabajo. La Cuba castrista explota mucho el porcentaje de sus parlamentarias, alto en relación con el promedio mundial. De hecho, la Isla registra uno de los cinco primeros puestos de parlamentarios en relación con su población, inclusive superior a muchos países con más de cien millones de habitantes. Al margen de los títulos de Jefe de Estado y Primer Ministro (en poder de la familia Castro Ruz), los puestos más importantes del Poder Ejecutivo se encuentran en manos de ministros varones en un país que se proclama ejemplo de la igualdad de oportunidades a la mujer. 

A decir verdad, Haydeé Santamaria (extinta) y Vilma Espin Gilloys son las dos únicas mujeres que mayor presencia han gozado en la Revolución Cubana. Al margen de ocupar el cargo vitalicio de Presidenta de la Federación Cubana de Mujeres (desde 1960-), Vilma Espín, esposa de Raul Castro Ruz (Primer Ministro), ocupa uno de principales cargos en la pirámide del poder nacional. La “Primera Dama de la Revolución Cubana”, con estudios en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology, fue una de las principales figuras que llevó a las Conferencias Mundiales de la Mujer (México-1975, Dinamarca-1980, Kenya-1985) a un encuentro de rivalidades Este-Oeste. La extinta Santamaria, esposa Armando Hart, Ministro de Cultura, fue la fundadora de Casa de las Americas, una institución cultural.

Aun cuando la mujer cubana ha logrado vances en materia de salud y educación, la ausencia de democracia sepulta a la mujer cubana a vivir bajo el marco del culto a la personalidad del líder Fidel Castro, tal como ocurrió con las mujeres en la China Maoísta, la Albania de Enver Hoxha y la República Democrática de Alemania de Erich Honecker.

6.EL DEPORTE EN LA DICTADURA CASTRISTA
Desde 1976, Cuba se ha convertido en la principal potencia atlética de América Latina, superando a Brasil, Argentina y México. Los resultados del deporte cubano de la época de Fidel Castro son producto de la extensa ayuda del antiguo Mundo Soviético, una realidad que jamás vivió ningún país del planeta.

Con escasa ayuda gubernamental, varios países del Tercer Mundo han demostrado que pueden vencer a los más grandes del deporte universal. En 1987, Paraguay, con gran actuación de los jugadores Víctor Manuel Pecci y Francis González, venció 3x2 a los Estados Unidos en las semifinales de la Copa Davis de Tenis. Un año antes en los Campeonatos Mundiales de Baloncesto Masculino de España, Angola derrotó 74-69 al equipo de Australia. Con anterioridad, exactamente en 1979, en el Torneo de Sotfball Femenino de los VIII Juegos Deportivos Panamericanos de San Juan de Puerto Rico, Belize, un pequeño país centroamericano, derrotó 2x1 a los Estados Unidos. 

Sin embargo, no todo lo que brilla en el deporte antillano son medallas de oro,plata y bronce en los Juegos Centroamericanos-Caribe, Juegos Mundiales Universitarios, Juegos Buena Voluntad, Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos. Al margen del dopaje del saltador Javier Sotomayor Sanabria, variosdeportistas cubanos estuvieron implicados en el uso de sustancias prohibidaspor el Comité Olímpico Internacional (COI):Luis Mariano Delis (1990), Elisa Costa (1990), Dulce García(1990), Elizabeth Fernández (1989),Lazaro Betancourt (1986),Juan Miguel López (1986), María Cristina Betancourt (1983), Mayra Vila (1983), Daniel Nuñez (1983), Alberto Blanco (1983), William Vargas(1999),Modesto Sánchez (1999), Rolando Delgado (1999) y Azoro Castillo (1986).

A partir del siglo XXI, era difícil encontrar sucesores de deportistas de la talla de Sylvio Leonard (atletismo), Regla Torres (voleibol),MireyaLuis (voleibol), Sylvia Chivas (atletismo), Ana Fidelia Quirot (atletismo), Alejandro Urgelles (baloncesto), OscarPeriche (polo acuático), Imilcis Tellez(voleibol), Ruperto Herrera (baloncesto), Teófilo Stevenson (boxeo), Raúl Vilches (voleibol), Roberto Urrutia (levantamiento de pesas) y Fernando Griñan (fútbol).En los Campeonatos Mundiales de Atletismo de París 2003, varias plazas atléticasde Cuba estuvieron desiertas por el pobre nivel de los equipos masculinos (salto alto, 1500 metros, 100 metros, etc) y femeninos (disco, salto con garrocha, 400 metros con vallas, salto de longitud). En algunas pruebas sólo se presentó una representación: Geyman López (400 metros), Yahumara Neyra (100 metros con vallas), Roxana Díaz (100 y 200 metros), Yoel Hernández (110 metros con vallas) y Luis Felipe Meliz (salto largo).

La falta de renovación de atletas es un antiguo problema que afecta el desarrollo del deporte cubano. El waterpolista José Angel “Bolondron” Ramos se retiró de las piscinas tras 17 años de actividad internacional. El mismo panorama se apreció con las biografias deportivas de María Elena Sarria (atletismo:1973-89), Mercedes Pomares (voleibol: 1969-84), Margarita Rodríguez (esgrima: 1964-84), Alejandro Casañas (atletismo:1971-89) y Ernesto Martinez (voleibol: 1971-84).

Entanto, la ayuda deportiva cubana al Tercer Mundo sigue siendo tan pobre como cuando se inició en 1971, a excepción de Tailandia, quien conquisto por intermedio del entrenador Ismael Antonio Salas una medalla de oro en el torneo de boxeo de los Juegos Olímpicos del 2000. La mayoría de entrenadores cubanos de categori A no salen de la Isla, realidad que confunde cuando el Comité Olímpico Cubano y el INDER (Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación) exporta cientos de entrenadores y especialistas deportivos a los países del Tercer Mundo. 

A decir verdad, la mayoría de éxitos deportivos se encuentran en manos de entrenadores nacionales y especialistas del Mundo del Atlántico y Corea del Sur.Detrás de las medallas olímpicas del atletismo de Kenya, un país africano, se encuentra el maestro Mike Kosgei. El ilustre doctor Woldemeskel Kostre es el principal arquitecto de la genialidad atlética de los fondistas de Etiopía, eterno dueño de las medallas de oro en las competencias de larga distancia en los Juegos Olímpicos,Juegos Deportivos Panafricanos y los Campeonatos Mundiales de Atletismo.Sin embargo hay más: el sabio entrenador surcoreano Young wang Sonh fue el pionero del éxito internacional del voleibol masculino de la Argentina, ganadora del tercer puesto en los Campeonatos Mundiales de 1982 y las Olimpiadas de 1988. Al margen de estos éxitos, se encuentra el entrenador argentino Julio Velasco, quien se ubico como uno delos tres mejores entrenadores de voleibol masculino en el siglo XX, tras llevar a la selección italiana a la cúspide mundial en los años noventa.

Ahora bien, los mejores deportistas del Tercer Mundo no entrenan en Cuba.Dudley Dorival, el mejor atleta de la historia Haití después del saltador Sylvio Cator, reside en los Estados Unidos. Este atleta se encuentra al margen de la influencia que ejerce la asistencia cubana sobre el deporte en Haití. Otros deportistas con gran brillo internacional sin ningún tipo de influencia del deporte castrista se encuentran en los nombres de Felix Sánchez (República Dominicana) y Obadele Thompson (Barbados) y María de Lourdes Mutola (Mozambique).

A pesar de la gran influencia castrista sobre Angola, el deporte en el país africano poco o nada tiene que agradecer al ComitéOlímpico Cubano, pues sus principales éxitos internacionales se encuentran en el balonmano femenino, hockey sobre patín y baloncesto masculino, deportes con pobres actuaciones caribeñas. Otro tanto ocurre con El Salvador, Guatemala, Guyana, Ghana, Mozmbique, Myanmar, Perú, Siria, Argelia, Bolivia, Costa Rica, Chile, Djiboutí, Filipinas, Kuwait y Mongolia. Al igual que Angola, Guyana ha tenido una gran cercanía histórica con el régimen de FidelCastro, pero ello no ha servido de mucho para elevar el deporte guyanés: James Gilkes, el mejor deportista del país del siglo XX, estudió y se preparó en una universidad estadounidense. 

Durante el régimen peseudodemocrático de Alberto Kenya Fujimori, el deporte peruano recibió a varios expertos deportivos cubanos, mas los resultados internacionales fueron los peores en la historia del deporte nacional, incluyendo consecutivos fracasos en el voleibol de mujeres de las categorias mayores , juveniles y menores, la disciplina más destacada en la historia del deporte peruano en los años 1964-1988.

En el caso del gobierno de Hugo Chávez, el deporte venezolano sólo ha podido conquistar medallas a nivel de unos Juegos Panamericanos. Venezuela, con más de 500 técnicos y asesores deportivos cubanos, ha tenido discretas actuaciones en los Juegos Olímpicos 2000-2004 y Campeonatos Mundiales. 

Otro punto que preucupa en el deporte cubano es el escaso reconocimiento al deporte femenino. Aun cuando hay importantes triunfos en el deporte de mujeres, el mayor reconocimiento nacionalse concentra básicamente en los atletas varones. En los años setenta, ochenta y noventa, las voleibolistas y basquetbolistas no recibieron un trato justo en las premiaciones a los mejores deportistas anuales. La propaganda del deporte de la Revolución Cubana se concentró en el boxeador Stevenson,el atleta Juantorena y el saltdor Sotomayor, mas no en los triunfos de la lanzadora María Caridad Colón, la voleibolista Mireya Luis Hernández y la basquetbolista Margarita Skeet. Entanto existe poco interés en la participación femenina en el levantamiento de pesas,balonmano, fútbol, bádminton y lucha. En el orden de las autoriades deportivas,el monopolio sigue siendo varonil, a diferencia de muchos países del Tercer Mundo (Antigua-Barbuda, Angola, Barbados, Granada,Guyana, Irán,Malasia, etc). 

Por otra parte, hasta los últimos días del Mundo Soviético, la URSS otorgó un trato preferencial al deporte cubano, incluyendo prefabricadas premiaciones en torneos internacionales. “A Juantorena se le quiso dar el mejor cartel.Se aseguró que la carrera de Moscú sería su despedida como atleta, silenciando que días después correría en la gira europea.A Juantorena se le trato con cariño. Incluso en la final sele concedió un trato de favor. Después de hacer una carrera cómoda, en la que solo pudohacer gala de su apodo “caballo” en la última curva, un modesto atleta polaco sele echó encima en la recta. Tanto, que le llegó a superar justo en la línea de llegada. Los jueces concedieron dos medallas de oro, entendiendo que había habido una llegada ex-equo”, afirmó el periodista español Juan Mora después del Torneo de la Amistad Moscú 1984.

En las últimas décadas del siglo XX, el régimen castrista se convirtió en uno de los principales animadores del boicot-olímpico internacional. Sin embargo, la política deportiva castrista estuvo muy lejos de apoyar causas justas a través de los boicots olímpicos. Durante los decenios sesenta y setenta, el gobierno de Fidel Castro se presentó ante los ojos del mundo como uno de los principales aliados a favor de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, Zimbabwe (Rhodesia) y Namibia. En casi todos los eventos de revisión de la política internacional, los diplomáticos cubanos no olvidaron elevar el tema del apartheid en la agenda de las Naciones Unidas. Por esta postura a favor de las mayorías negras del Africa Austral, pronto Cuba importantes amigos alrededor del Tercer Mundo, especialmente en el Africa. La Habana estableció relaciones diplomáticas con la mayoria de naciones africanas, incluso con gobiernos autocráticos anticomunistas, como Togo, Cote d´Ivoire y Egipto. Asimismo, cientos de jóvenes africanos fueron becados a estudiar en la Isla de la Juventud. Sin embaro, en 1976 surgió un atípico divorcio entre el discurso y la acción castrista en la lucha antiapartheid, lo cual indicaba que el gobierno cubano no era consecuente con tal lucha. Era claro que estaba muy lejos de ser Julyus Nyerere, gobernante de Tanzania, uno de los enemigos de la Sudáfrica racista. A decir verdad, le interesaba el caso del apartheid como una plataforma para servir a los intereses de la URSS en el Tercer Mundo. De hecho, el entusiasmo de Fidel Castro por invertir justicia internacional a través del deporte estuvo ausente cuando casi todo el continente africano se puso de pie para no asistir a las Olimpiadas de Verano de Montreal-76 a raíz de los contactos deportivos entre Nueva Zelandia y la Sudáfrica racista.

Por otra parte, las deserciones se han vuelto el peor dolor de cabeza de las autoridades deportivas castristas. En 1980, el tercer mayor ídolo del deporte de la Revolución Cubana,después de Alberto Juantorena y Teófilo Stevenson, el pesista Roberto Urrutia deserta en la ciudad de México, lugar donde seguía su preparación con miras a los Juegos Olímpicos de la URSS.En 1991, el famoso beisbolista Rene Arocha, jugador del Club Havana Industriales, solicito asilo político en Miami. Cinco años después, el beisbolista Rolando Arrojo, del Club Villa Clara, deserto en Albany (Georgia, Estados Unidos).En 1999, durante el Torneo Preolímpico de Puerto Rico, cuatro jugadores de la selección cubana optan por seguir el camino del exilio político. En los Juegos Deportivos Panamericanos de República Dominicana 2003, Cuba no pudo llevar equipos de baloncesto masculino,polo acuático y balonmano masculino.Asimismo, en la cita de Santo Domingo, los beisbolistas antillanos fueron sometidos a estrictos controles de vigilancia. No hay duda que a nivel de deserciones Cuba posee el solitario récord mundial. Por la fuerte ola de deserciones, en el año 2002 el régimen castrista anuló la participacion cubana a los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador (El Salvador). Posteriormente, dicha historia casi se repitió cuando La Habana sólo llevó dos deportistas a los Juegos Mundiales Universitarios de Corea del Sur, un país que no mantiene lazos con la dictadura de Fidel Castro. En la cita de Daegu-Surcorea, Cuba finalizó en el puesto 38 producto de las medallas de los yudocas Yordanis Arencibia y Yurileidys Lupetey, una actuación cubana muy pobre en relación a sus participaciones en las décadas de los años sesenta, setenta y ochenta.

DEPORTISTAS DESTACADOS
Mireya Luis Hernández: La sucesora de Mercedes “mamita” Pérez, nació en Camaguey el 25 de agosto de 1967. En 1983, sorprendio a propios y estraños cuando lidero, con solo 15 años de edad, la victoria frente a los Estados Unidos, con todas sus estrellas, en la final del torneo de voleibol femenil de los IX Juegos Deportivos Panamericanos de Caracas-Venezuela. Antes de su ingreso a la selección antillana, ésta perdía posiciones importantes dentro del ranking mundial desde 1978, fecha en la cual la Isla se proclamó campeona del mundo en una cita efectuada en tierras soviéticas. En 1980 se pensó que Cuba conseguiría una de las tres medallas en disputa de la Olimpiada Veraniega de la URSS, más aún cuando no asistían la República Popular de China, Corea del Sur, Japón y los Estados Unidos (por el boicot de Jimmy Carter). Pero esto no ocurrió al ocupar un discreto quinto lugar, después de la Unión Soviética, Alemania del Este, Bulgaria y Hungría, y finalizar como séptimo mejor del mundo; en 1981 la Isla ocupó la sexta posición en la III Copa del Mundo de Voleibol Femenil de Tokio-Japón, tras perder frente a los sextetos de la República Popular de China, Japón, URSS, Estados Unidos y Corea del Sur; en 1982 logró el quinto lugar del Campeonato Mundial de Voleibol de Lima-Perú, después de un dramático partido frente a las brasileñas (3x2). En 1983 Cuba perdió, por segunda vez consecutiva, el título Norte-Centro y del Caribe de Voleibol Femenino. Eugenio George, director técnico, en algún momento insistió por las veteranas del 78, pero al ver el excelente resultado de las juveniles peruanas en el Campeonato Mundial de Lima-82, decide probar la misma suerte llevando a la infantil Mireya Luis y a las juveniles Nancy González (19 años), Lázara González (19 años), Ana Oreutinier (18 años) y Josefina O´farrill (19 años) a las Espartaquiadas Preolímpicas de Moscú 1983. El resultado es contundente al lograr la presea dorada, derrotando a la República Soviética Socialista de Rusia. En la larga carrera de la jugadora Luis se presentan dos momentos críticos involucrados con la política de la Guerra Fría. En 1984, Fidel Castro decide seguir los pasos del Mundo Soviético y boicotear la Olimpiada de Los Angeles. Sin embargo, la fiebre del boicot cubano también llegó a los Juegos Olímpicos de Corea del Sur (1988); Mireya y su corte tratan de entender la “solidaridad castrista hacia Corea del Norte”. Fidel Castro insiste en que los deportistas deben mantenerse leales a la Revolución Cubana. En 1986, Mireya, después de dar a luz, juega parcialmente el Campeonato Mundial de Praga. En 1994 ella rechaza las ofertas del voleibol profesional brasileño.No obstante, al año siguiente se incorpora , por corto tiempo, junto a Magalys Esther Carvajal Rivera y otras estrellas del voleibol criollo, a la liga japonesa. Las ofertas para emigrar al extranjero llegaron desde los ochenta, pero el gobierno cubano no permitio la categoría de profesionales en sus deportistas. Después de las Olimpiadas de Sydney (2000), Mireya Luis Hernández opto por retirarse de las competencias internacionales. 

7.FUENTES
Barros, S.-Campos,H-Montesinos,E-Cable,M. “El secreto del éxito”, Granma Suplemento Deportivo Especial, La Habana, 11 de diciembre de 1983.

Ebro, Jorge-Cancio Isla, W. “Cuba retiene atletas”, El Nuevo Herald, Miami, 8 de agoso de 2003, en www.bayarea.com/mld/nuevomundo/6587715.html

Freedom in the World. The Annual Survey of Political Rights and Civil Liberties 1992-93, Freedom House, 1993

Gasparini, Juan. Mujeres de Dictadores, Ediciones Península, Barcelona, 2002

Grondona, Mariano. “La otra Cuba”, Visión, Miami, diciembre de 1993

Guevara Onofre, Alejandro. Enciclopedia Mundototal 1999, Editorial San Marcos, Lima, 1998
----------------------- Historia de la Mujer de los Estados Unidos, Cecosami, Lima, 2002
----------------------“El fin de sus líderes”, Diario El Peruano, Lima, 29 de setiembre de 1992
----------------------“La Olimpiada Barcelonesa”, Diario El Comercio, Lima, 26 de julio de 1992
----------------------“La ruptura del marxismo mundial”, Diario El Peruano, Lima, 18 de setiembre de 1992

Jorge, Antonio. The Cuban Economy: Dependency and Development, University of Miami, Miami, 1989

Menendez, Elio. “Cien años en el deporte cubano: momentos cumbres”, Granma Internacional, La Habana, 12 de marzo del 2000

Miller, Nicola. Soviet Relations with Latin America 1959-1987, Cambridge University Press, Cambridge, 1989

Roca, Sergio. Socialist Cuba: Past Interpretations and Future Challenges, Westview Press, London

Rodriguez Elizondo, José. Crisis y Renovación de las Izquierdas, Editorial Andres Bello, Santiago, 1995

Suchlicke, Jaime. The Cuban Military Under Castro, University of Miami, Miami, 1989

The World Almanac and Book of Facts 1969, 1984, 1994, 1997, 2001, 2002, 2003, 2004, World Almanac Books, New Jersey, 1968, 1983, 1993, 1996, 2000, 2001, 2002, 2003.

Ward, Fred. “Unside Cuba Today”, National Geographic, Washington DC, january 1977

8.DATOS FDEL AUTOR 
Alejandro Guevara Onofre (Lima-Perú). Alejandro77_89@hotmail.com Alejandro es una apasionado escritor sobre diversos asuntos del Tercer Mundo (sistemas políticos, terrorismo, realidad nacional, realidad de la mujer, biografias, cultura, deporte, historia...). Guevara Onofre es editor de los libros: Mujer y Poder (2001); Historia de la Mujer de los Estados Unidos (2002); Norteamericanas Universales (2002). Entre sus investigaciones destacan Dictadura y Deporte : El Régimen de Fidel Castro(2001), La Tiranía “Ilustrada” del Africa: Mugabe de Zimbabwe(2002), Fidel Castro y Dictadura(2002) y La Revolución del Poder Femenil (2001).

NOTA:ESTE ENSAYO SE PUBLICÒ EN ABRIL DEL 2005
Alejandro Guevara Onofre
Alejandro77_89@hotmail.com



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados