Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Uruguay, MERCOSUR o muerte

Resumen: En el año 1989, el geopolítico uruguayo Bernardo Quagliotti de Bellis decía “La base de la geopolítica uruguaya está en la acción de Artigas”. Esto quiere decir, que un proyecto progresista para el Uruguay de hoy debe contener un plan de integración regional.

Publicación enviada por Augusto Batista




 


En el año 1989, el geopolítico uruguayo Bernardo Quagliotti de Bellis decía “La base de la geopolítica uruguaya está en la acción de Artigas”. Esto quiere decir, que un proyecto progresista para el Uruguay de hoy debe contener un plan de integración regional.

En el año 1957, Carlos Quijano escribía en su semanario “Marcha” lo siguiente “ Los pueblos chicos tienden a desaparecer. Ya de una manera desembozada, ya de una manera hipócrita. O se los absorbe o se les mediatiza. Una política inteligente -¿puede haberla?- debería buscar, con sentido realista, una integración voluntariamente consentida, que salvase lo propio y limpio de cada pago, en lugar de esperar, sumisa y resignadamente, entre el chisporroteo de los floripondios, la servidumbre por otros impuesta. Algo de esto nos enseña nuestra propia y tan corta historia. Algo de esto miramos todos los dìas, aunque no lo veamos. También hay que elegir y por tanto renunciar. Elegir entre la apariencia independiente bajo el control del màs fuerte o la asociación libremente consentida y concertada con quienes estàn màs cerca de nosotros. Entre ser súbditos confesos o vergonzantes de un imperio o coasociados de una federación. Gran parte de nuestros males y de los males de otros que son nuestros iguales, aunque su poderío sea distinto, deriva de este trágico error que los ajenos fomentaron y que circula a travès de toda nuestra historia. La gran empresa de reandar el camino que lleve a nuestra uniòn –la de la cuenca del Rìo de la Plata- està erizada de tremendas dificultades; pero es una empresa digna de que le consagren la vida los que nos sucederán”.

Un pueblo chico, como el uruguayo, si quiere sobrevivir y no morir en los hechos en una aparente independencia bajo el dominio del imperialismo yanqui o el de la U.E. debe practicar una política artiguista. Esto quiere decir concretamente, tener muy presente la gran empresa, al decir de Carlos Quijano, de reanudar el camino que lleve a nuestro uniòn sin vacilaciones de ningún tipo con los pueblos hermanos del MERCOSUR. En otras palabras, con los pueblos que son parte de la cuenca del Rìo de la Plata. Una empresa que dignifica como ya lo sabia Quijano a todos aquellos uruguayos de hoy que tengan como divisa lo dicho por Bolivar en el año 1814 “ Para nosotros la Patria es Amèrica”. Esto conduce a que los uruguayos se pregunten y se contesten, como lo hizo hace 37 años atrás el historiador uruguayo, Alberto Methol Ferrè “¿Para ser uruguayos, debemos dejar de ser uruguayos al modo que fuimos y aùn somos? O crece o muere”. O a decir, si se quiere, como decìa, Carlos Quijano “Ser oriental es ser artiguista. Ser artiguista es ser rioplatense. Ser rioplatense es ser hispanoamericano. Si hay leyes naturales, esa es nuestra ley natural. Nuestra tradición y nuestro destino. El proyecto básico, al cual todos los otros estàn condicionados”. Lo mismo sucede con Viviàn Trìas que decìa “En nuestro caso, orientales y latino-americanos, es desde ese àngulo singular que vemos al mundo y que encaramos sus problemas”. En resumen, para seguir siendo uruguayos en esta època de MERCOSUR progresista es necesario ser, hoy màs que nunca, orientales, artiguistas, rioplatenses y latino-americanos. Es desde ese àngulo singular, al decir de Trìas, que tenemos que ver y encarar los problemas como tambièn las soluciones de nuestra Amèrica Latina.

El Uruguay, junto a los demàs paìses fundadores del MERCOSUR y Bolivia son parte de la llamada cuenca del Rìo de la Plata. En relación a este tema, el historiador Alberto Methol Ferrè, decìa ya en el año 1967 lo siguiente “ Si América Latina està dividida en dos grandes zonas por el infierno verde que anula su arteria principal, la Cuenca Amazónica, si sus comunicaciones son aùn extrovertidas, marítimas y no terrestres, en la gigantesca Cuenca del Plata, base fundamental del Cono Sur, està el àmbito de despegue màs portentoso de Amèrica Latina. Tapòn y salida, allì està el Uruguay. Lo sabemos, pero es difusa cosa a nuestras espaldas, aunque sea desde ya nuestro ineludible futuro. La vuelta a la Cuenca es retorno, en un nivel superior, a la visiòn geopolítica de Artigas, al que hemos achicado a nuestra mera estatura, convirtiéndolo en exclusivo héroe local. Pues Artigas es mucho màs que nosotros, y nosotros su fracaso històrico. El Uruguay es la negación de Artigas, y su futuro serà su reafirmaciòn. El camino està señalada desde lo hondo, y cumple con la altura de nuestro tiempo”.

La Cuenca del Plata, base fundamental del Cono Sur, según Methol Ferrè, està el àmbito de despegue màs portentoso de Amèrica Latina. Tapòn y salida, allì està el Uruguay. El historiador compatriota sigue diciendo “¡Què es la Cuenca del Plata? El Hemisferio Sur està dominado por los océanos, y sòlo hay tres dispersos centros terrestres, insulares respecto a las àreas humanas màs densas del planeta: uno Australia y Nueva Zelandia, otro Africa del Sur (separada del resto por el Sahara) y finalmente, nosotros el Cono Sur latinoamericano. No somos asì zona de trànsito, estamos como a contra mano del comercio mundial y de las àreas de tensión bélica entre los grandes poderes. Esta posición relativamente marginal es sin embargo la zona òptima de Amèrica Latina. Abarca a Bolivia, Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay ...”. Es asì que, la llamada Cuenca del Plata abarca a Bolivia, Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay. Con respecto a la extensión de la mencionada Cuenca, el geopolítico uruguayo Bernardo Quagliotti de Bellis dice lo siguiente “ La Cuenca del Plata se extiende desde las mesetas bolivianas y brasileñas hasta el rìo de la Plata, conformando el escenario por donde fluyen caudalosos rìos: Paranà, Paraguay, Pilcomayo, Bermejo, Salado, Uruguay y su numerosa red de afluentes”. En el año 1974, al inaugurar la VI Conferencia de Cancilleres de la Cuenca del Plata, el presidente de la Repùblica Argentina Juan Peròn, decìa lo siguiente “Esta VI Reunión de Cancilleres de los Paìses de la Cuenca del Plata que hoy se inaugura tiene una tarea muy importante que cumplir. Las inmensas riquezas naturales de esta región deben y pueden explotarse intensamente para beneficio de los pueblos que la habitan. Si lo hacemos en forma racional, ello nos permitirà convertirnos en las naciones ricas del futuro, a lo que justamente aspiramos para bien de nuestros pueblos. En un mundo donde la solidaridad no es ya màs un compromiso sino una imperiosa necesidad, el contar con ese verdadero emporio de riquezas es una bendición de Dios que asegura la participación de nuestros paìses en las grandes soluciones que deberà – tomar la humanidad en el porvenir. La región que comprende la Cuenca del Plata es el corazón de Amèrica. Tiene, como dijimos, grandes riquezas naturales y una población aproximada a los sesenta millones de habitantes, que al finalizar el siglo se habràn transformado en màs de cien millones. Población èsta que ha surgido del feliz encuentro de hijos de españoles y portugueses con los autóctonos habitantes de esta significativa zona del continente americano”. En resumen, la región que comprende la Cuenca del Plata es rica en recursos naturales como en recursos humanos. Es, al decir de Peròn, el corazón de Amèrica. En lo que se refiere, al Uruguay en la Cuenca del Plata, Methol Ferrè dice lo siguiente “Creo que el paìs tiene viabilidad inserto en la Cuenca del Plata y no como un Hong Kong, un Singapur o un Taiwán. Somos parte de un hinterland històrico y cultural que trasciende al propio paìs aislado”. Para Uruguay, el integrarse definitivamente a la Cuenca del Plata le genera una serie de beneficios. En relación a esto, Bernardo Quagliotti de Bellis, dice lo siguiente “ Para Uruguay, el proceso de la Cuenca del Plata representa beneficios en dos aspectos fundamentales. Por una parte, significa aprovechar las consecuencias que pudiera traer un desarrollo màs dinámico de toda la zona, debido a su posición geográfica que domina la salida de la Cuenca en la desembocadura del rìo de la Plata. Por otra parte, el desarrollo regional puede significar una ventaja para la regionalizaciòn de Uruguay, atrayendo concentración demográfica y potencial industrial y de servicios al “interior” y en particular sobre el àrea fronteriza”.

Es claro entonces, que todo proceso de integración entre los paìses que abarca la Cuenca del Plata (en este caso, el MERCOSUR) tiene para el Uruguay un carácter estratégico. Esto es debido a razones històricas, culturales y fundamentalmente a su posición geográfica en la nombrada Cuenca. Dado que el Uruguay, segùn Quagliotti de Bellis, domina la salida de la Cuenca en la desembocadura del rìo de la Plata. Pero, para sacarle el debido provecho a su posición geográfica en la Cuenca del Plata. El Uruguay, como paìs debe dejar de jugar el rol de estado cuña entre Argentina y Brasil. Con respecto a este tema, Quagliotti de Bellis dice lo siguiente “Uruguay debe aprovechar la metamorfosis geopolítica que le ha ofrecido realizar Amèrica Latina, en particular el Cono Sur: de cuña, de algodón entre “dos cristales”, a la de un espacio vital para alcanzar una convergencia de toda la Cuenca del Plata, en la màs importante salida del Atlántico Sur”. Es decir, el Uruguay para poder aprovechar al máximo su posición geográfica en la Cuenca del Plata debe dejar de ser un estado cuña ( el Hong-Kong rioplatense: plaza fuerte de custodia y emplazamiento para banqueros, timba y turistas, Alberto Methol Ferrè) y pasar hacer, al decir de Quagliotti de Bellis, un estado llave en dicha Cuenca sudamericana.

En ralaciòn a esto ùltimo, hace 37 años atrás, el historiador Alberto Methol Ferrè decìa lo siguiente “El Uruguay como problema, problematiza a toda la Cuenca del Plata. Es que la crisis del Uruguay pone en crisis a toda una època històrica. En efecto, el Estado Tapòn era como el arco de bòveda que sostenìa los compartimentos estancos rioplatenses, era la clave de la balcanizaciòn, su punto de equilibrio. Pero si el Estado Tapòn se destapa, todo el equilibrio se rompe y todas las aguas se confunden. Pues el Uruguay es tambièn el talòn de Aquiles de la balcanizaciòn en el Hemisferio Sur latinoamericano. La inserción del Uruguay en la Cuenca, por la buenas o por las malas, por decisión propia o desorden interno, serà el punto de fusión de las historias argentina, paraguaya, brasilera, etc. Serà el fin de los compartimientos estancos, de los grandes lagos interiores en un torrente comùn. Es por el Uruguay donde se destaparà la Cuenca, y se convertirán las historias de sus vecinos complicados en una sola historia. Por aquì comenzarà el deshielo de la balcanizaciòn latinoamericana. De màs en màs nos acercamos a esa encrucijada”.

El cambio en el status-rol del Estado uruguayo en la Cuenca del Plata ademàs de convertir, segùn Methol Ferrè, las historias de sus vecinos (las historias argentina, paraguaya, brasilera) en una sola historia (la de la Cuenca del Plata), pone tambièn en el debate regional la cuestión de la soberania. Con respecto a este importante tema, el historiador Viviàn Trìas dice lo siguiente “Quienes somos partidarios de una integración latinoamericana liberadora sabemos que ella no podrà operar sino sobre la base de soberanìas nacionales efectivas e igualitarias. Sin abusos, ni prepotencias, ni satélites mayores, ni menores, ni paìses dominantes y dominados; sòlo desde ese punto de partida se podrà construir la gran nación latinoamericana que el futuro y nuestros pueblos reclaman. La enseñanza de José Artigas a este respecto es invalorable. En no se trataba de patrias, sino de provincias; pero el Protector postulò la igualdad entre todas, la exclusión de toda hegemonìa de una sobre las otras, como base imprescindible para construir la Federación. “Condicionar el reconocimiento (de la Asamblea de 1813) no es negar el reconocimiento”, expresò en su famoso discurso inaugural del Congreso de Abril. Y esas condiciones ineludibles significan el respecto mutuo de los derechos de cada provincia. Es una política que hoy podemos y debemos aplicar a las patrias latinoamericanas. Sin patrias soberanas no habrà integración vàlida y fecunda”.

El MERCOSUR , la integración latinoamericana liberadora, al decir de Trìas, debe funcionar sobre las bases de soberanìas nacionales efectivas e igualitarias. Sin patrias soberanas, segùn el historiador uruguayo, no habrà integración valida y fecunda. Pero, en los hechos toda política de integración de paìses vecinos con lleva a que las soberanìas nacionales se compartan. Con respecto a este tema, Bernardo Quagliotti de Bellis dice lo siguiente “A nuestro criterio, se hace necesario fomentar mas el dialogo en todos los niveles (políticos-econòmico-cultural-educativo) para romper –unànimamente- los esquemas perimidos de la “Repùblica Señorial” que sustituyò al sistema organizativo español. Que sustituyò equivocadamente, pues debemos encuadrar nuestras soberanìas en el marco de una nueva SOBERANIA COMPARTIDA que conocemos con el “gastado” tèrmino de la integración. Debemos intensificar la infraestructura de comunicación, que durante todo este tiempo de autonomías nacionales nos separan. Esta acciòn implica, junto con la anterior, retornar a las REALIDADES REGIONALES, que se consolida con los principios democráticos, de paz, de no intervención en los asuntos particulares de cada Estado. El desafìo se amplìa en el campo de la tecnología de alternativa, fortaleciendo el diàlogo interdependiente en los diversos sectores de punta que necesitan nuestras econòmias. Otro punto, prioritario, radical, “revolucionario”, està dirigido a sustituir la “balcanizaciòn” impuesta por el o los actores hegemónicos internacionales por la unificación REAL de los paìses latinoamericanos a favor de sus legítimos intereses. Indudablemente que todo ello exige reexaminar el concepto tradicional de SOBERANIA –el expuesto por la doctrina monista y replanteada por algunos tratadistas políticos contemporáneos, de aquellos que viven en “destiempo” ante la dinámica del acontecer històrico- concepto aquèl que obliga a la flexibilidad que exige cualquier sistema nuevo de integración plurinacional regional, como lo es el acuciante de la cooperación o intrarrelaciòn latinoamericana”.

El encuadrar las soberanias de los paìses de la Cuenca del Plata en el marco del MERCOSUR (integración en el plano, político, social, cultural, educacional, científico, tegnològico, infraestructura de comunicación, económico, comercial y militar), se hace necesario hablar y discutir sobre el concepto de soberanìa compartida y esta discusión conduce obligatoriamente, segùn Quagliotti de Bellis, a reexaminar el concepto tradicional de soberanìa. A su vez, para los paìses menores o intermedios de la Cuenca del Plata que son Uruguay, Paraguay y Bolivia se les presenta claramente el problema de quedar en los hechos subordinados a la alianza argentino-brasileña. Es decir, a lo que es la columna vertebral del MERCOSUR. La alternativa a esta situación radica en la reinstauración en los hechos y no en los papeles del llamado URUPABOL (la alianza de Uruguay, Paraguay y Bolivia), para mantener la armonìa y el equilibrio en el MERCOSUR. Ademàs, de mejorar sus respectivas capacidades de negociación frente a la alianza argentino-brasileña. La instauración definitiva del URUPABOL es lo que debe impulsar el Uruguay en el seno del MERCOSUR para no quedar en los hechos como periferia política en nuestro vinculo con la columna vertebral del bloque regional sudamericano. Pero, para esto en el Uruguay debe haber un nuevo gobierno nacional (en un futuro muy cercano) que no puede ser otro que el del Frente Amplio. Por que, al decir de su primer presidente, el General Liber Seregni “El Frente Amplio es el legìtimo heredero de la tradición artiguista y toma sus banderas y su ideario”. O como dijo en diciembre del 2003 el actual presidente del Frente Amplio, Tabarè Vàzquez “Sin desconocer las asimetrías existentes y en muchos aspectos irreversibles; sin minimizar la complejidad que caracteriza a cualquier proceso de integración regional, apostamos a èsta sobre bases de igualdad institucional...”. Esto quiere decir, que el gobierno del Frente Amplio no va admitir en los hechos ningún tipo de hegemonismo por parte de un paìs o un bloque de paìses en el seno del MERCOSUR .

En el año 1965, el director del semanario “Marcha”, Carlos Quijano decìa lo siguiente “Dos millones y medio de hombres nada significan en el mundo. Nada pesan. Pero tienen derecho a vivir. Es un derecho que deben conquistarlo ellos mismos. Los demàs no se lo otorgaràn. Ni siquiera se lo reconocerán graciosamente. Los pueblos dejan de existir cuando viven de la piedad ajena. En este mundo feroz estàn condenados los paìses que dilapidan su patrimonio y sus energìas. La incuria y la imprevisión y la ignorancia, llevan a la dependencia. Inevitablemente. Y no porque los otros sean “malos”. Los otros sigue su camino. No es cierto que los pueblos o las naciones tengan la vida eterna asegurada. Mueren tambièn. Y en ocasiones para no renacer màs. Sin necesidad de hundirse en la historia lejana, ahì està Portugal para recordárnoslo. Siempre nos serà màs duro sobrevivir que a otros. Por nuestra pequeñez y nuestra debilidad. Pero debemos afrontar el desafìo. Y la primera tarea que nos espera, la màs larga, la menos exultante quizás, la màs difícil, la màs sacrificada, es la de quemar nuestros mitos, aborrecer nuestras hipocresías, y mirar, para verla, a la realidad. Mirar y ver, conocer los hechos, no supone resignarse a soportarlos. Por el contrario se les soporta, se es esclavo de ellos, cuando se les ignora. Mirar y ver, es el principio de la sabiduría. Y ya ha sido dicho que para dominar a la naturaleza, hay que obedecerla. El paìs entero tiene que comprender, debe comprender, con todo lo que ello significa, que es débil y pequeño; que està
en un continente enfeudado; que el peligro y la amenaza rondan sus fronteras; que el mundo està sacudido por una revolución prodigiosa y vertiginosa; que las nuevas técnicas lanzadas ya a la conquista del espacio y de otros mundos, aquì, en esta tierra, llevan camino de trastornar toda la escala de valores, que la victoria serà de los màs eficientes y los màs capaces; que la insularidad no encontrarà refugio; que el pasado no vuelve; que sus mitos estàn muertos y no le sirven ya, ni de arma, ni de escudo; que sòlo se vive cuando se vive peligrosamente y que nuestra gran aventura –la aventura para la cual los tiempos estàn maduros- es la de recrear el paìs y crear la gran patria o las grandes patrias americanas”.

Lo citado, es parte de un articulo que lleva por titulo “Los mitos y los hechos” fue escrito por Quijano en “Marcha”, lo escribo de vuelta, en el año 1965. Hoy, en el año 2004 (39 años después), el ùnico cambio que habrìa que hacerle al texto citado seria borrar Portugal y escribir Albania o Haití. Lo demàs, sigue manteniendo hasta hoy, lamentablemente para el Uruguay, una total y absoluta vigencia. En este siglo XXI nuestra gran aventura, al decir de Quijano, sigue siendo recrear el paìs con base històrica ( el Uruguay nexo entre Argentina y Brasil, Alberto Methol Ferrè ) y crear la Patria Grande y ùnica latinoamericana. Es bueno recordar, lo que dice el articulo 6º de la sección 1 del capitulo IV de la actual Constitución de la Repùblica Oriental del Uruguay de 1967 “La Repùblica procurarà la integración social y económica de los Estados Latinoamericanos, especialmente en lo que se refiere a la defensa comùn de sus productos y materias primas. Asimismo, propenderà a la efectiva complementaciòn de sus servicios públicos”. El MERCOSUR, regido por gobiernos latinoamericanistas (pro Consenso de Buenos Aires) fundamentalmente en el bloque argentino-brasileño ( un firme entendimiento brasileño-argentino es la ùnica base real y positiva del desarrollo y unidad latinoamericana. Sin esto, el resto de Latinoamérica està condenada a una serie intermitente y anárquica de revoluciones suicidas y claudicaciones. No me cansarè de repetirlo, sin la conjunción argentino-brasileña, no habrà Amèrica Latina, Alberto Methol Ferrè), es el primer paso para poder instaurar en este siglo y en nuestro continente, los Estados Unidos de Amèrica Latina.

BIBLIOGRAFÍA
Methol Ferrè, Alberto, El Uruguay como problema, Ediciones de la Banda Oriental,
Montevideo, Uruguay,1971, paginas, 56,68,69,81,86.
Methol Ferrè, Alberto, Exposición del historiador Alberto Methol Ferrè en “El Agora II de la
Repùblica”: Mercado Comun del Cono Sur, diario “La Repùblica”,
Sábado 22 de diciembre de 1990.
Methol Ferrè, Alberto, Entrevista al historiador Alberto Methol Ferrè, diario “La Repùblica”,
Jueves 4 de mayo de 1989.
Quagliotti de Bellis, Bernardo, Dinámicas en el Cono Sur, revista NEXO nùmero 3, segundo
Trimestre 1984, Montevideo, Uruguay, paginas, 67,68.
Quagliotti de Bellis, Bernardo, Amèrica Latina y los nuevos esquemas internacionales, revista
GEOSUR ( Asociación Sudamericana de Estudios Geopolíticos
e Internacionales), Cono Sur. El cambio de la estrategias
nacionales Nº121/122, AÑO XI, Julio-Agosto 1990, Montevideo,
Uruguay, p.7.
Quagliotti de Bellis, Bernardo, Entrevista al geopolítico Bernardo Quagliotti de Bellis, diario
“La Repùblica”, Sábado 25 de marzo de 1989.
Quijano, Carlos, Los grandes problemas nacionales, Cuadernos de Marcha, Tercera Època,
Año I, Nº 4, Setiembre 1985, p. 65.
Quijano, Carlos, El paìs y su gente, Cuadernos de Marcha, Tercera Època, Año I, Nº 6,
Noviembre 1985, p.121.
Peròn, Juan, Tercera posición y unidad latinoamericana, Editorial Biblos, B. Aires, 1985.
Seregni, Liber, Discursos, Editorial Arca, Bolsilibros, Montevideo, Uruguay, 1971, p.144
Trìas, Viviàn, Obras de Viviàn Trìas, Serie Patria Grande, Tomo 11, Imperialismo y
geopolítica en Amèrica Latina, Ediciones de la
Banda Oriental, Montevideo, Uruguay, 1989, p.304.
Trìas, Viviàn, Por un socialismo nacional, Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo,1985,
p.11.
Vàzquez, Tabarè, Discurso del DR. Tabarè Vàzquez en el acto inaugural del IV Congreso
Extraordinario del Frente Amplio llamado “Héctor Rodríguez”,
diario “La Juventud”, domingo 21 de diciembre del 2003.
 



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados