Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Cuba ante los desastres naturales internacionales (1960 - 2006)

Resumen: Se realizó una revisión de la participación de Cuba desde el terremoto en Chile en 1960, hasta la ayuda a Bolivia ante las intensas lluvias que azotó ese hermano país en enero del 2006. Como ha sido la ayuda con Brigadas Médicas o enviando materiales médicos y no médicos en 26 ocasiones y que ha comprendido tres continentes; América, África y Asia, durante estos últimos 46 años , siempre que los países siniestrados nos han solicitado ayuda .

Publicación enviada por Dr. Rodolfo Jova Casañas




 


Cada año se incrementan los impactos negativos producidos por la actividad humana sobre los componentes del medio ambiente. El modelo económico-social impuesto por la actual sociedad capitalista ha disminuido las posibilidades de compatibilidad del hombre moderno con el medio que lo rodea. 

A la contaminación de los mares y océanos, a la pérdida de la diversidad biológica, la deforestación, el incremento de las emisiones de gases invernadero, la insuficiente cobertura del saneamiento y de agua potable entre otras calamidades, se une la dramática dimensión de la pobreza en la que están hundidas las tres cuartas partes de la humanidad. Todos estos problemas innegablemente han sido determinados por la falta de equidad en el desarrollo económico y social y por el egoísmo del mundo desarrollado en la distribución de las riquezas en detrimento de los países subdesarrollados. 

La humanidad tiene la obligación de buscar la vía idónea para preservar la naturaleza y restaurar los daños causados en largos siglos de nefasta incidencia. Poco se alcanzaría si no se toma conciencia de estos daños y no se logra una sensibilización en la actual generación y en las venideras sobre la temática ambiental.

Mucho se ha filosofado al respecto y los expertos coinciden en que un conjunto de directrices y guías de funcionamiento, que deberán ser expresados mayoritariamente en hábitos y habilidades que ayuden a la comprensión y apreciación de la relación entre los subsistemas naturaleza, población y economía, lo cual se incluye en el concepto de Educación Ambiental, vendría a solucionar una parte importante de la problemática a partir de una conciencia política de los estados en relación con esta situación. 

Bajo los auspicios de la UNESCO en Tibilisis en 1977 se celebró la Conferencia Intergubernamental sobre Educación Ambiental donde quedaron bien establecidos sus objetivos generales:
1. Profundizar en las formas metodológicas, técnicas y estrategias de la Educación Ambiental a través de vías formales, no formales e informales. 
2. Formación de códigos de comportamiento respecto a la cultura ambiental. 

Es la escuela la institución responsabilizada con la formación y desarrollo de la cultura ambiental de las nuevas generaciones, por ello debe actuar con una estrategia que tenga en cuenta las particularidades de los alumnos que educan su personalidad en ella y además las características del contexto de actuación donde ellos se desenvuelven. 

Uno de los principios enunciados por la Educación Ambiental es: pensar globalmente y actuar localmente. Las acciones globales a favor del medio ambiente no han sido lo suficientemente enérgicas y los acuerdos internacionales en gran medida no han sido cumplidos, principalmente por las potencias industrializadas. Cada individuo debe preocuparse entonces por la actuación coherente con la protección ambiental que realice en su contexto, por lo que el conocimiento de la situación ambiental de su localidad debe ser premisa para el desarrollo de su accionar. 

El concepto de estudio de la localidad se incorpora como elemento a tener en cuenta en cada una de las estrategias de Educación Ambiental que se implementen en los centros docentes de nuestro país. El estudio de la localidad consiste en el análisis multilateral del territorio que rodea la escuela con el objetivo de despertar el interés cognoscitivo de los alumnos en relación con los objetos, fenómenos y procesos que en ella se manifiestan como vía de formación de conceptos que, contribuyen a la formación y desarrollo de una cultura ambiental en los educandos. El estudio de la localidad debe familiarizar al alumno con los problemas ambientales que aquejen a la zona donde este realiza su accionar diario y además con las medidas que se toman o se han de tomar para minimizar los impactos ambientales negativos existentes en la misma. 

La Educación Ambiental nunca podrá catalogarse como una asignatura del currículo escolar de ninguna institución, sino una dimensión que debe ser incorporada a cada una de las materias que le son impartidas a los educandos. Los problemas ambientales no pueden ser tratados por una sola asignatura independiente, no existe ni existirá un problema ambiental eminentemente geográfico, ni químico, ni biológico sino que todas estas materias se tejen en problemas que bien pueden ser la pérdida de la biodiversidad o la degradación de los suelos, entre otros. 

Hoy en la escuela Secundaria Básica cubana se cuenta con la figura del Profesor General Integral, con muchas más potencialidades para el logro de este necesario enfoque interdisciplinario que el profesor especialista en determinadas materias del modelo anterior. 

Este profesional domina los contenidos y la metodología de casi todas las asignaturas que le son impartidas al adolescente en la Secundaria Básica, por lo que este elemento constituye una fortaleza para la búsqueda de nexos interdisciplinarios entre las materias del currículo. Se suma a esta ventaja el hecho de que el Profesor General Integral trabaja directamente con solo 15 estudiantes que transitan con él desde el séptimo hasta el noveno grado, hecho que facilita la formación y desarrollo de valores con respecto al modelo anterior. La riqueza y profundidad de los elementos del diagnóstico de sus estudiantes es indiscutiblemente superior al que podía precisar un profesor especialista en el antiguo modelo, las acciones educativas en correspondencia con ese diagnóstico pueden hacerse más efectivas lo que condicionaría indiscutiblemente al perfeccionamiento de la formación integral de los alumnos influenciados.

Es por eso que la dimensión ambiental, puede incorporarse con mucha más facilidad en la práctica pedagógica de este profesional de la educación favoreciendo el logro de la comprensión por parte del alumno de la problemática ambiental a través de la incidencia positiva de un solo facilitador.

Se une entonces a la necesidad de educar ambientalmente a la nueva generación en manos de quien estará el futuro de nuestro planeta, aprovechando las facilidades que brinda el entorno y donde se encuentra enclavada la escuela tomándolo como medio de enseñanza, a la existencia del Profesor General Integral de Secundaria Básica cuyas potencialidades educativas, deben ser correctamente dirigidas a la formación ambiental, para contribuir al éxito educativo propuesto. 

Una de las formas de organización del proceso docente educativo más utilizada para el aprovechamiento de las potencialidades locales para el desarrollo de la Educación Ambiental lo constituye la excursión docente.

La excursión docente puede entenderse como una forma de la organización del proceso docente-educativo, que se realiza fuera del aula y consume, generalmente, un período de tiempo mucho mayor que el señalado normalmente a una clase. 

Las potencialidades educativas que encierra una excursión bien concebida son innumerables, es el momento preciso donde son percibidos en la realidad los contenidos que se han ofrecido, o se tratarán con posterioridad por el profesor. 

Se desarrollan durante esta actividad distintas habilidades, hábitos y valores en lo actitudinal, la solidaridad, el trabajo en grupo, el amor a la naturaleza y a su cuidado y protección, la laboriosidad, se desarrolla además la independencia y prepara a la joven generación física y militarmente. Durante las excursiones también se interpretan los contenidos de una manera diferente a como se pudieran interpretar y desarrollar dentro del estrecho marco del aula, mucho más acordes con la realidad donde se desenvuelve el estudiante.

Según la autora Graciela Barraqué Nicolau en su obra “Metodología de la Enseñanza de la Geografía” las excursiones se clasifican en:
1. Excursiones de introducción: cuya utilidad está en que permiten iniciar un nuevo contenido y con ellas se pretende formar representaciones que faciliten el aprendizaje en las clases posteriores. 
2. Excursiones de asimilación de nuevos conocimientos: este tipo de excursión tiene gran importancia para el desarrollo de capacidades cognoscitivas de los alumnos, propicia la formación de representaciones y de los conceptos sobre los objetos y fenómenos geográficos. * 
3. Excursiones de aplicación: Sirven para corroborar en la práctica los conocimientos adquiridos.

De manera ilustrativa utilizaremos el ejemplo de una excursión docente con un marcado carácter integrador propuesta para ser realizada en el polígono de estudio “Loma del Capiro” localizado en la ciudad de Santa Clara. 

Según la clasificación anterior se trata de una excursión de aplicación donde en la práctica son utilizados los conocimientos que han sido impartidos anteriormente y tiene carácter de sistematización y generalización de los mismos, por lo que su implementación debe realizarse en una etapa del curso donde los contenidos de las diferentes asignaturas por ella abordada ya hayan sido tratados. 

Para el desarrollo de la misma se tratarán problemas ambientales que afectan al polígono de estudio y a la ciudad de Santa Clara, estos son: contaminación del aire y las aguas, la degradación de los suelos, la pérdida de la biodiversidad y otros relacionados con el saneamiento y la cobertura de agua en la ciudad. 

Para la planificación del trabajo docente de la excursión se deben tener en cuenta las siguientes etapas: 
1. Preparación.
2. Ejecución 
3. Culminación o conclusión. 

Etapa de preparación:
Incluye la planificación del trabajo docente. Dentro de esta etapa están enmarcadas las actividades que realiza el profesor para la planificación de la excursión y las que realiza este con sus alumnos de forma previa para garantizar la efectividad de la etapa siguiente. 

El primer paso de esta etapa radica en la formulación del objetivo de la actividad a desarrollar, se propone, teniendo en cuenta la habilidad, el sistema de conocimientos, la vía mediante la cual se trabajará y su intencionalidad educativa, para este caso se propone: 
Argumentar la importancia de proteger el medio ambiente de la Loma del Capiro y la ciudad de Santa Clara mediante una excursión docente contribuyendo al desarrollo de valores ambientales. 

Evidentemente este objetivo pudiera variar según el diagnóstico que tiene el profesor de sus 15 alumnos.
Una vez elaborado el objetivo de la actividad se debe visitar previamente el polígono de estudio donde se va a desarrollar la excursión, deben seleccionarse las áreas donde van a trabajar los equipos, detectar los posibles elementos que puedan constituir un peligro físico para los alumnos, constatar en el lugar la posibilidad de la realización de las actividades que posteriormente se le exigirán al estudiante y seleccionar adecuadamente los objetos y fenómenos que se tratarán. Se determinará además el itinerario a seguir y las paradas a realizar. 

Al finalizar este paso el profesor, utilizando un mapa de la ciudad confeccionado al efecto, estará en condiciones de trazar la ruta desde la escuela hasta el polígono donde se incluirán las estaciones para analizar con los estudiantes algunos aspectos de interés afines con los objetivos de la actividad: observación de microvertederos, contaminación del río Bélico o el Cubanicay, contaminación acústica y atmosférica producida por el trasporte automotor, lugares históricos como La Audiencia, el Tren Blindado donde se realizará una breve explicación del hecho o fenómeno y su importancia. Se propone la confección de un mapa ampliado de la ciudad de Santa Clara que sirva para el posterior trabajo de localización tanto en el aula como en el polígono. 

Es indispensable la preparación del profesor para abordar cada una de las temáticas en las estaciones o paradas por lo que se hace necesaria una revisión de la bibliografía especializada en los temas a tratar (ver bibliografía). Se confeccionarán además las guías educativas con las que trabajarán los estudiantes. (Anexo 1).
Se propone que los alumnos se distribuyan en 4 equipos de acuerdo con las actividades a realizar, estas quedarán organizadas de la siguiente manera. El equipo 1 trabajará la caracterización general de área y por ser el equipo con un mayor nivel de complejidad de sus acciones debe estar integrado por no menos de 5 alumnos. El equipo 2 trabajará el tema de la contaminación y contará con 3 estudiantes. El equipo 3 trabajará la pérdida de la biodiversidad y lo integraran 4 estudiantes atendiendo a la diversidad de acciones que en este sentido pudieran desarrollarse y el equipo 4 tratará el tema referido a la degradación del suelo y contará con un total de 3 alumnos. De esta manera los equipos trabajarán de forma independiente un tema particular y luego se realizará un informe y una exposición final de los resultados donde estos quedarán integrados. La evaluación se desarrollará mediante la observación del desempeño de los alumnos, el trabajo individual y colectivo, el grado de responsabilidad que muestren con la actividad y la disciplina. Se podrán evaluar igualmente las respuestas orales y las reflexiones que puedan surgir en el intercambio a partir del análisis realizado, así como la ortografía, la redacción y la expresión oral en la elaboración y exposición final del informe por equipos. 

La confección de las guías educativas debe estar basada en el diagnóstico grupal y de cada uno de los miembros de los equipo para garantizar la efectividad de las mismas por lo que las tareas docentes que deben contener las guías que se proponen pueden sufrir modificaciones radicales en dependencia de la realidad pedagógica que se tenga en cada caso. (Anexo 1) 

El siguiente paso de esta etapa lo constituye la confección del plan de la excursión donde deben incluirse los aspectos siguientes: 
1. Tema de la excursión. 
2. Objetivos generales. 
3. Lugar y fecha. 
4. Hora de salida y regreso. 
5. Itinerario, con sus paradas o estaciones. 
6. Objetivos y actividades en cada una de las estaciones. 
7. Organización de los alumnos. 
8. Evaluación. 

Seguidamente el profesor está en condiciones de comenzar su trabajo frente al aula con sus alumnos. Se orientará el objetivo de la actividad, mediante una conversación puede motivar los intereses de los alumnos y se pudieran repasar, de acuerdo al diagnóstico, algunos conceptos hábitos y habilidades necesarios para el logro de los objetivos propuestos. Se podrá localizar en el mapa de la ciudad confeccionado previamente por el profesor el itinerario a seguir y donde se realizarán las estaciones y se precisarán los temas que se tratarán en cada una de ellas. Se explicará la organización de los alumnos en cuatro equipos de trabajo y sus integrantes y se seleccionarán a sus responsables. El profesor hará referencia a la indumentaria y enceres necesarios para la actividad dentro de los cuales podrán estar las bolsas de nylon para la recolección de muestras, brújulas, frascos con alguna sustancia ácida para la identificación de las rocas carbonatadas, las libretas de notas, cintas métricas, estacas de madera, entre otros que estime el profesor. Se orientarán posteriormente las actividades contenidas en las guías educativas a cada uno de los equipos, esta orientación debe ser clara y de ser posible se le debe entregar a cada equipo una copia de la guía con las acciones a realizar. Al final se harán las precisiones para la elaboración del informe, la exposición oral de los resultados y la exhibición de las muestras colectadas, además de informar a los alumnos sobre las formas y el contenido de la evaluación. 

Etapa de ejecución: 
Es el momento en que se ejecuta la excursión y donde el trabajo independiente de los alumnos cobra su máximo esplendor. Es de extrema importancia que la hora de salida, el itinerario, las paradas y la hora de regreso se cumplan estrictamente tal y como fueron orientadas a los alumnos en la etapa anterior. En cada una de las estaciones el profesor trabajará frente a todos los alumnos y controlará que sean tomadas las notas necesarias de los aspectos fundamentales tratados. Al llegar a la zona del polígono donde se desarrollarán el grueso de las actividades, el profesor trabajará nuevamente con todos el grupo donde puede realizarse una breve caracterización integral de la zona, se podrá guiar la observación hacia algunos elementos importantes de la ciudad como el área del Parque Vidal y el Hotel Santa Clara Libre, la Plaza de la Revolución, la tostadera de café como elemento contaminante, el Monumento al Descarrilamiento y Toma del Tren Blindado entre otros. Posteriormente se distribuirán los equipos por las áreas de trabajo que previamente fueron determinadas por el profesor. Se propone en este sentido que el equipo 1 trabaje fundamentalmente la zona próxima al monumento, por ser este el punto culminante existe la mayor visibilidad sobre los elementos de la ciudad y el entorno de la loma. El equipo 2 que trabajará la contaminación podrá ubicarse también en esta área por las posibilidades que brinda esta posición para el logro de los objetivos del trabajo en el equipo, se facilita a la observación de los elementos contaminantes y a la realización del dibujo. El equipo 3 podrá ubicarse en algún sector del “Bosque de los tamarindos” ya que es en este lugar donde la diversidad biológica es más intensa. La biodiversidad del bosque puede comparase con la existente en la ladera norte, sur y oeste de la elevación. Los integrantes del equipo 4 podrán situarse para la realización del trabajo en las zonas próximas a la escalera en la ladera oeste donde se evidencian algunas manifestaciones de erosión. 

El profesor, una vez ubicados los estudiantes en sus respectivos equipos y áreas brindará los niveles de ayuda necesarios para el desarrollo de las actividades en cada equipo. El profesor debe estar atento a cualquier situación que se pueda presentar tanto favorable como negativa durante la ejecución de las actividades por parte de los alumnos para asumir el correcto tratamiento pedagógico. 

Pudiera ser de gran utilidad la vinculación de los padres en esta actividad. Esto puede favorecer al control de la disciplina y por vía directa los padres también podrán ser influenciados mediante las acciones educativas que realizan sus hijos por lo que será un acercamiento importante a la familia y a la comunidad. Se debe controlar que los estudiantes tomen todas las notas necesarias para la posterior confección del informe final. De forma general es necesario hacer énfasis en el trabajo independiente y colectivo de los alumnos, con el propósito de que sean ellos los que descubran los elementos esenciales de los objetos y fenómenos que se tratan en la actividad. 

Etapa de conclusión: 
En esta etapa se centra en la elaboración del informe final de cada equipo, la exposición de los resultados, la información de la evaluación a los alumnos, además del análisis sobre el desarrollo de la actividad haciendo énfasis en los logros y las dificultades presentadas así como el montaje de una exposición con las muestras colectadas de manera que estos resultados puedan hacerse extensivos a toda la escuela. 
Para la elaboración del informe los alumnos utilizarán la bibliografía orientada por el profesor, así como las anotaciones hechas por los estudiantes en cada una de las estaciones y al realizar las actividades contenidas en cada una de las guías. Los informes deberán contar con la siguiente estructura:
1. Introducción: Aquí se precisará la importancia del tema y los objetivos. 
2. Desarrollo: Incluyen los resultados de las actividades realizadas durante la excursión. 
3. Conclusiones: Resume las experiencias adquiridas y el cumplimiento de los objetivos. 

Para la evaluación del informe el profesor tendrá presente el descuento ortográfico establecido para la Secundaria Básica, la coherencia en las ideas expresadas en el mismo, la limpieza y la presentación del trabajo. 

Durante la exposición de los resultados los alumnos oralmente y utilizando las muestras obtenidas y el mapa del área harán una pequeña defensa del trabajo. Para esto en los grados octavo y noveno, los estudiantes estarán en condiciones de realizar su exposición mediante el uso de presentaciones electrónicas haciendo uso de los medios informáticos. 

Es conveniente que al finalizar la exposición de los resultados el profesor realice preguntas orales y/o escritas que permitan la generalización de los conocimientos y la comprobación de los resultados de la excursión a todos los miembros del grupo.

Las muestras obtenidas y el mapa donde quedan reflejados el itinerario, las estaciones y los elementos localizados por los alumnos se podrán exponer en un lugar que sea accesible al resto de los alumnos del centro y un grupo de estudiantes participantes de la actividad podrán dar un breve bosquejo sobre los resultados de la excursión favoreciendo la sensibilización con los temas ambientales al resto del plantel. 

Anexo 1: Propuesta de tareas docentes que pueden ser incluidas en cada una de las guías educativas. 

Equipo 1: Caracterización Integral del Área. 
1. Orientación en el terreno mediante la utilización de diversos métodos. 
2. Localización del polígono en el mapa de la ciudad. 
3. Confección de un croquis del área donde los principales accidentes y objetos naturales y antrópicos. 
4. Caracterización del tipo y las formas de relieve existentes. 
5. Recolección de rocas. 
6. Identificación del tipo de roca utilizando alguna sustancia ácida. 
En séptimo grado esto solo se abordará con carácter informativo. 
En octavo grado se podrá identificar si existe alguna reacción química o no y se podrán clasificar las sustancias reaccionantes en simples o compuestas.
En noveno grado los alumnos podrán escribir la ecuación química de la reacción y clasificarla en endotérmica o exotérmica. 

6. Describir las condiciones del tiempo mediante la confección de una tabla donde se registren las variables atmosféricas en dos o tres momentos de la excursión. 

Hora

Nubosidad

Viento

Temperatura

Precipitaciones

Dirección

Fuerza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 










Para la realización de esta actividad se debe utilizar la veleta, que puede ser confeccionada en clases de Educación Laboral por los propios alumnos y el termómetro. Para la clasificación de la velocidad del viento puede emplearse la siguiente escala:
- Brisa ligera: arrastra el humo sin hacer girar la veleta. 
- Viento moderado: levanta algo de polvo y mueve levemente el follaje de los árboles. 
- Viento fuerte : Agita las ramas gruesas
- Viento muy fuerte: Levanta mucho polvo y sacude con fuerza los árboles. 
- Huracán: Desgaja ramas y derriba árboles. 

7. Determinar la media de la temperatura (Octavo Grado)
8. Determinar la moda de nubosidad, viento y precipitaciones (Octavo grado)
9. Describir las actividades socioeconómicas que se realizan en el área observada. 
10. Argumentar la importancia del hecho histórico desarrollado en el área observada. 
11. Ubicar la fecha de la Batalla de Santa Clara en la gráfica del tiempo.
12. Localizar visualmente y describir algunos de los lugares históricos y de interés patrimonial de la ciudad. 
13. Argumentar qué condiciones naturales posee este lugar que conllevaron al Che a considerarlo como un lugar estratégico. 

Equipo 2: Contaminación.
1. Definir el concepto de contaminación de las aguas, el aire y el suelo. 
2. Localizar visualmente y describir focos de contaminación del aire en la ciudad. 
3. Identificar las emisiones de CO2 como gas contaminante presente en la ciudad. Clasificar al CO2 como sustancia simple o compuesta, escribir su fórmula. ( Octavo grado)
4. Argumentar la importancia del O2 para la vida en el planeta. (Octavo grado) 
5. Argumentar las medidas que se han de poner en práctica para minimizar la contaminación atmosférica en la ciudad. 
6. Realizar un dibujo de lo observado en el área o durante el trayecto donde se destaquen los elementos que propician la contaminación atmosférica y de las aguas en la ciudad. 
7. Describir algunos focos contaminantes que se hayan observado durante el itinerario desde la escuela hasta el área. 
8. Argumentar las principales causas de la contaminación de los ríos de la ciudad.
9. Recolectar en un recipiente una muestra de agua de alguno de los ríos por los que se pasó durante el itinerario. Describir dicha muestra. 
10. Realizar, una vez en el laboratorio de la escuela, la separación de los sólidos disueltos o no en el medio líquido utilizando el método más idóneo para ello. (Octavo y noveno grado) 
11. Argumentar las medidas que se han de poner en práctica para minimizar la contaminación de las aguas en la ciudad. 

Equipo 3: Pérdida de la biodiversidad. 
1. Definir el concepto de pérdida de la biodiversidad. 
2. Marcar utilizando una cinta métrica u otro instrumento y estacas de madera, un área de 25 m2 ( cuadrado de 5 por 5 metros)
3. Contar la cantidad de ejemplares por especie de árboles y arbustos existentes. 
4. Determinar el % que representa cada una de las especies. 
§ Con los datos confeccionar un gráfico de pastel ( noveno grado)

5. Recolectar y describir ejemplares de plantas y clasificarlas en algas, musgos hongos, helechos, angiospermas y gimnospermas. Caracterizar cada grupo y argumentar su importancia. 
6. Argumentar las causas que han provocado la pérdida de la biodiversidad en el área y en la ciudad. 
7. Argumentar las medidas que se han de tomar para evitar la pérdida de la biodiversidad en el área y en la ciudad. 
8. Realizar un dibujo de lo observado donde se destaquen los elementos bióticos del área y la ciudad.
Equipo 4: Degradación del suelo.
1. Definir el concepto de degradación del suelo. 
2. Localizar en el área cárcavas, surcos y barrancos que demuestren el proceso de degradación. 
3. Localizar en el mapa las zonas del polígono donde se detectaron las formas erosivas. 
4. Recolección de muestras de suelo. 
5. Determinar la textura del suelo. 
6. Argumentar las causas que conducen a la degradación del suelo en el polígono. 
7. Argumentar las medidas que se han de poner en práctica en el polígono para evitar la degradación del suelo.
8. Recolectar organismos que viven en el suelo describirlos, clasificarlos y argumentar su importancia para la protección de este recurso. 

Bibliografía
1. Acevedo Gonzáles Manuel. Geografía Física de Cuba. Tomo II. Pueblo y Educación. La Habana,1992.
2. Barraqué Nicolau Graciela. Metodología de la Enseñanza de la Geografía. Libros para la Educación. La Habana, 1978.
3. Bosque Suárez Rafael. Enrutando la Geografía Escolar. Colección ALSI. Editorial Academia. La Habana, 1999. 
4. Delgado Díaz Carlos de Jesús. Cuba Verde. En busca de un modelo para la Sustentabilidad en el siglo XXI. Editorial Martí. La Habana, 1999.
5. Gómez Luna Lilian. Pequeña enciclopedia del Medio Ambiente. Editorial Oriente. Santiago de Cuba, 2004.
6. Núñez Jiménez Antonio. Geografía de Cuba. Cuarta Parte. Geografía Económica. XX Aniversario. La Habana.
7. Programas de Séptimo Grado. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.2003

Autores: 
Lic. Erich Rodríguez Vallejo. 
Msc. Ana Edy Sobrino Estrada. 
Msc. Jacinto Hernández Zamora
Msc. Rosa Marrero Sosa.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados