Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La Sustancia Espacial

Resumen: Un mensaje para entregar, desde el interior de un escritor, es como una orden superior que hasta que no la escribes y la publicas no se está en paz. Como latino, e iberoamericano, percibo que por estadísticas esta obra quizás no llegue a donde debería llegar, y ganar un premio Nóbel, de Física y Astrofísica; tampoco dispongo de los fondos para darla a conocer, ni tengo un apellido anglosajón, como los que figuran en los nombres de los nominados típicos; pero puedo advertirles que la última palabra en esta materia será muy parecida a lo que trato en este documento.

Publicación enviada por Lic. José Manuel Fernández Núñez




 


INDICE
1 El Espacio 
2 La Materia Viva 
3 La Partícula Viva 
4 La Vida Espacial 
5 Ontos 

INTRODUCCIÓN
Un mensaje para entregar, desde el interior de un escritor, es como una orden superior que hasta que no la escribes y la publicas no se está en paz.
Como latino, e iberoamericano, percibo que por estadísticas esta obra quizás no llegue a donde debería llegar, y ganar un premio Nóbel, de Física y Astrofísica; tampoco dispongo de los fondos para darla a conocer, ni tengo un apellido anglosajón, como los que figuran en los nombres de los nominados típicos; pero puedo advertirles que la última palabra en esta materia será muy parecida a lo que trato en este documento.

Agradezco a Miquel Molina de Polseguera Editores, por haber valorado y acogido la primera edición de este documento, cuando recién lo escribí, hace varios años. Eso habla muy bien de su calidad humana y profesional.

De todos modos, el trabajo está terminado, y haremos las diligencias para conocer sus frutos en esta vida.
No queda más que tener paciencia, y esperar a ver si esta humanidad y sus instrumentos, evolucionan lo suficiente para asimilar y aprovechar estos discernimientos.
Deseándoles éxitos y esperando que les sea de alguna utilidad, esta lectura.

Muchas gracias.

Sinceramente,
Lic. José Manuel Fernández Núñez
http://www.eumed.net/libros/2006a/jmfn/index.htm
6 de Octubre de 2006

1.El Espacio
El espacio es irrefutablemente la primera substancia en existir de entre todas las que conocemos y conoceremos. 

No pecamos al decir que se sospecha que todo lo que vino después está compuesto de alguna evolución de la substancia espacial.

En el principio, todo estuvo en estado de vació absoluto. Este mismo vació no es más que la ausencia de materia, pues así define la física al vació; como ausencia de materia. 

De ahí viene la definición de vacío absoluto: vació auténtico, o absoluto, es la sola presencia del espacio, sin la materia como la conocemos.

Un vació absoluto es un espacio absoluto.
El universo tiene por predecesor al espacio absoluto, a la sustancia espacial en su estado puro. 

El espacio es substancia, y también es materia, principalmente por su innegable existencia objetiva. 

La física define a la materia como todo aquello que tiene masa y ocupa un lugar en el espacio. La pregunta ahora es, ¿Cual es la masa del espacio?; La respuesta que tengo, que el espacio es la esencia misma de la masa física. Que el espacio pasa por un interesante proceso por medio del cual su inmensurablemente tenue y elástica sustancia se comprime y condensa hasta formar las partículas. 

Este proceso de condensación es permanente en el universo, y que dicha acción de condensación permanente da origen al magnetismo. Que una vez conformadas las nuevas partículas, la inducción vecina del mismo proceso de condensación que genéricamente les dio origen, hace que las mismas se aglutinen conformando los átomos y demás estructuras flotantes del universo.

Esto debe por tanto cambiar nuestro criterio al respecto de lo que es el espacio, la materia y la energía. Debemos decir que el vació no existe, que lo que sí existe es una gradación de la densidad de esa, la única sustancia, que es el espacio y que todo está hecho de espacio comprimido en última síntesis.

Entonces, la luz es partícula, la energía es partícula, la materia es partícula y las ondas de la luz, la materia y la energía, son resultado del movimiento de la sustancia espacial en su proceso "natural" de condensación y descompresión.

Conclusión
El espacio es materia. El espacio es la única substancia original sin principio ni fin en el tiempo y sin principio ni fin en su volumen, e infinitamente elástico por ser unisubstancial o bien irrompible, indivisible, Además es omnipresente ya que no existe un lugar de infinitamente infinito volumen donde no esté presente su misma sustancia. Además, es prerrequisito de todo lo que existe, de todo lo que conocemos, ya que nada ni nadie puede existir primeramente sin su substancia que es lo que compone las partículas, ni sin su hospitalidad infinita que le da cabida a todo. 

La pregunta que surge:
¿Cuál es la dinámica del espacio?, Es decir, el espacio tiende como sustancia a moverse o a quedarse tranquilo?. Vamos a razonarlo, tan solo para no decir la respuesta inmediatamente y para que quedemos todos conforme. 

En primer lugar: Si el espacio fuese un ser inanimado e inorgánico; ¿Cuál sería su tendencia?. Pues evidentemente tendería a quedarse tranquilo. Esta tranquilidad implicaría que no habría condensaciones de su sustancia. No habría condensaciones de ninguna naturaleza, no existirían las partículas y tampoco existirían las ondas y por tanto NADA de lo que hay en el universo. Solo existiría la muerte en su más profundo y completo sistema de expresión.

En Segundo lugar: Si el espacio fuese un ser ORGANICO, y con alguna naturaleza de vida; ¿Cuál sería su tendencia?. Pues evidentemente, siendo el espacio el primer ser vivo, con capacidad de tomar ciertas decisiones, tendería a ACTIVAR determinadas o todas las áreas de su expresión universal y podría decidir si se auto-comprime o se descomprime a sí mismo y daría esta capacidad como resultado la existencia de las partículas, las ondas, la energía, la luz y todo tipo de creaciones de su iniciativa como ser universal. 

Es evidente que el universo se parece más a la segunda opción.

Conclusión de la Segunda Opción:
Se concluye:
Que no solo la materia, la energía, la luz y las ondas, provienen del espacio; sino que también La Vida viene del espacio. 

Que el espacio es el primer ser vivo verdaderamente original, y que ya que todo está compuesto de él, todo tiene alguna tipología de vida. Esto divide la materia en dos grupos universales:
primero: La materia con vida no comprendida aún.
segundo: La materia con vida aceptada y oficialmente en estudio.
Todo tiene vida. Todo está en alguna forma Vivo.

2.La Materia Viva
Una vez planteada la sustancialidad del espacio, que se hace evidente al evaluar la partición en la línea del tiempo-eterno, donde vemos que de un lado tenemos toda la materia (en el después), y del lado anterior tenemos "el vació" o netamente la sustancia espacial (en el antes). 

Viendo que la sustancia solo puede preceder a la sustancia, espacio y materia son ambos substancias de cada lado de esta alusión lineal de la proyección de la eternidad.

Procede ahora la explicación del origen mismo de las partículas, es decir, plantear los detalles operativos del nexo infinitesimal entre la geometría y la sustancia espacial. Ese es el propósito de este capítulo. 

Explicaremos el origen mismo de los electrones, protones, neutrones, fotones, neutrinos, positrones, etc., y la base para entender el origen del átomo y las estructuras atómicas. 

Después, se verá el interesante asunto de ¿porqué el espacio se decidió a moverse?.

¿Existe realmente un nexo entre la sustancia espacial y la geometría?
El carácter unisubstancial del espacio inactivo es enemigo absoluto de la forma. 

La forma tiene su principal exponente en lo que conocemos como materia, o lo que es lo mismo la sustancia espacial en movimiento. 

Visualicemos una gran sábana tan extendida que no se permite ni un solo pliegue ni dobladura, eso es análogamente el espacio inactivo. Se parece a la muerte misma, sus cuatro puntas son las cuatro inalcanzables puntas la sustancia espacial. 

Sabemos que el espacio es inalcanzable en sus extremos, esta tirantez infinita da origen a una fuerza de dimensión infinita que está presente en toda ubicación del espacio es la infinita fuerza centrífuga del espacio (FCE). 

Pero, el espacio no tiene centro principal conocido, aunque podemos suponer que tiene un centro, uno solo. 

El Espacio es la comunidad infinita de todos los centros infinitos e inalcanzables, e inmensurables, e incontables... "el centro" es un concepto, omnipresente como todos los conceptos.

Visualicemos ahora que este ser vivo (que demuestra su vida al poderse mover a sí mismo a pesar de su tirantez de dimensiones infinitas), se pliega, sobre su misma esencia dando origen inmediato a la geometría. 

En el ejemplo de la sábana, diríamos que la sábana puede lograr todas las formas geométricas al realizar pliegues en su misma sustancia.

En una segunda instancia tenemos el otro extremo de la sustancia espacial, el cual está en el interior inescudriñable de su unisubstancialidad. Es decir que de igual forma que inalcanzable en sus infinitos límites exteriores es también inalcanzable en sus límites interiores. 

No importa la potencia del microscopio, siempre habrá una esfera “imaginaria” (pero real) más adentro en el eterno centro de cualquier lugar (punto) de la sustancia espacial. 

De igual forma inalcanzable hacia dentro como hacia afuera. Esto da origen desde luego al segundo vector de fuerza. La fuerza centrípeta de tirantez infinita de cada lugar de la sustancia espacial (FIE).

Este último ejemplo hace doblemente infinita la dificultad que tiene la geometría para llegar a nacer por medio del primer pliegue del espacio. Pero increíblemente, tenemos por evidencia a todo el universo creado, que demuestra que "sí se mueve". O como diría Galileo; “Sin embargo se mueve”. Este es el origen de la vida.

El Origen de la Inteligencia
El Triángulo infinitesimal: Espacio, Materia y Vida, en una convivencia eterna e infinita. En el espacio activo, evidencia la existencia de una voluntad del espacio y por tanto de una inteligencia.

Cuando pensamos en lo abstracto e intocable de un concepto como lo es el de la inteligencia misma, nos parece que hablamos del mismo ser espacial, infinitamente intocable en su "centro" y en su "extremo"; uní sustancia, porque no se puede concebir un pedazo o libra o metro de inteligencia...

Todos los conceptos pre-existen dentro de la sustancia espacial, aun en su aparente muerte cuando está inactivo. 

Hasta el más el insignificante de los conceptos tiene al igual que el espacio un estado activo y un estado inactivo. 

Lo mismo que el espacio, la inteligencia y los conceptos son omnipresentes, ya que están en todas partes y vemos que aunque aparentemente invisible una idea puede brotar a través de múltiples formas de vida sin importar la distancia en tiempo y espacio.

Las ideas más básicas pueden surgir en una mente de una especie o de otra. Las ideas subsisten por sí mismas, no son una ilusión de la mente humana.

La inteligencia es en sí, la comunidad de los conceptos, que como prole infinita son una sola pieza infinita y unisubstancial. 

Al igual que el espacio, la inteligencia y los conceptos son eternos, soberanos absolutos en lo intocable e inamovible. 

Cuando hablamos de espacio y de inteligencia estamos hablando del mismo SER. 

Decir espacio y decir inteligencia es una misma cosa, con diferentes nombres que nos ayudan a entender la gran realidad en la que estamos inmersos. 

Conclusión
En la dicotomía de la infinita línea del eterno tiempo y el infinito espacio, Hay dos lados; tanto en lo extracósmico como en lo microcósmico, un lado es el espacio inactivo y el otro es el espacio activo. 

Algo tan igual al espacio como lo es la inteligencia y la vida, solo pueden existir de un lado, si también está del otro, en su estado de “inactivado”.

Además, de igual forma que el espacio es una sustancia perfecta y soberana, que es desde un principio infinito e inalcanzable, así mismo, es también la “vida” y la “inteligencia”.

La muerte existe como concepto, ya que es otra forma de vida de las diversas denominaciones de la sustancia espacial.

Finalmente: Igualdades Absolutas
Espacio = Vida = Inteligencia = Eternidad 
Espacio = Omnipresencia
Espacio Activado = Geometría = Materia 
Espacio Activado = Tiempo = Volumen

3-La Partícula Viva
Ahora tratamos los detalles del proceso que da origen a las partículas; y con este discernimiento llegaremos a interesantes conclusiones sobre el origen de “la identidad” en toda escala natural.

Conjuntamente conoceremos las razones de la creación universal, o lo que es lo mismo: Porqué la substancia espacial decidió moverse, dando origen a “la forma”, a la geometría, siendo que esto es a todas luces un acto de fuerza y autodominio infinitamente imposible, o mejor dicho, solo posible para un infinito poder de voluntad.

Para entenderlo mejor, es como que nos dediquemos a observar a una persona que está sentada, y que con nuestra mente como único recurso nos pongamos a enviarle el impulso de que se levante y se mantenga de pié. Solo si esa persona está viva (y con el poder y la inteligencia adecuados) y cuando ella lo desee, se pondrá de pié.

El Espacio es un Ser Vivo.
¿Cómo se forman las partículas y cuales son los principales modelos de partículas?
Esto es uno de los fenómenos más asombrosos del descubrimiento de la viva realidad universal. 
La Inteligencia Espacial establece dos planos, y moviliza su propia sustancia por medio de este juego de planos. El solo hecho de determinar un plano de referencia dentro de sí mismo le atribuye al espacio una interesante capacidad de manejo de abstracciones.
Todas las partículas están compuestas de dos planos esféricos:
1º- Plano Esferoidal Interno PEI: Que no es más que un área esférica determinada en el interior de otra esfera llamada "Plano Esferoidal externo". 
2º- Plano Esferoidal Externo PEE: Que envuelve al Plano Esferoidal Interno.
Estos planos, como todo plano dentro de la sustancia espacial es una muestra palpable de la capacidad de autocontrol de la sustancia espacial para controlar su propia esencia. Un plano es una idea de límite que la inteligencia espacial determina sobre su misma sustancia.
Estas dos ideas de límite sirven para dividir el espacio en tres niveles de profundidad.

Imaginemos un vector que une el inseñalable centro de un plano esferoidal con el inseñalable límite del espacio. En ese recorrido podemos ubicar tres niveles de profundidad.
El primer nivel es el espacio que queda dentro de la esfera interna, 
El segundo nivel es el espacio comprendido dentro de las dos esferas. y ...
El tercer límite es el espacio exterior a la esfera externa.
Una vez hechas estas aclaraciones procedemos a explicar qué dinámica rige a las siguientes partículas:

El Electrón
En el Electrón la sustancia espacial se desplaza a sí misma, permanentemente pero en forma oscilatoria desde el PEI hacia el PEE. Como si intentase vaciar el sector del infinito microcosmos encerrado por el PEI. 
A la vez este movimiento crea masa o cuerpo para el electrón. Por otro lado el PEE del electrón propulsa una parte de la masa acumulada por el sector interesférico. Dada la condición infinitamente elástica de la sustancia espacial pudiese pasarse toda la eternidad extrayendo sustancia desde su ultra microscópico centro que es además infinito.
Esto hace a la vez que los electrones se repudien entre sí. Cada uno expulsa sustancia interponiéndola delante de todo lo que se les acerca. 
Esta condición facilita el carácter errante de los mismos. La apariencia de la sustancia espacial en el área de descompresión es lo que conocemos como luz electrónica.

El Protón
En el protón la sustancia espacial se comprime a sí misma, desde el PEI hacia fuera creando masa en el Sector Interesférico. A la vez desplaza en forma continua, e intermitentemente sustancia desde el espacio exterior al PEE hacia el Sector Interesferoidal, halando consigo la sustancia expulsada por los electrones y creando por este mecanismo la gravitación, y con ello atrayendo a los electrones que se les aproximen. 
Los protones no llegan a "comerse" a los electrones ya que los protones “expulsan” también luz electrónica desde el PEE hacia fuera). 

Esto hace que los protones se atraigan entre sí a la vez que atraen también a los electrones. Los protones son la base de la gravitación universal.

El Neutrón
Los neutrones aparentan ser parejas o grupos de electrones y protones que uniéndose muy de cerca ayudan a la definición de la tipología de los átomos. Creo que los neutrones son la base de la diversidad de los elementos de la tabla periódica. 

Las posibilidades de combinación en cuanto a; desde donde y hacia donde, fluye la sustancia basándose en los PEI y PEE, han de ser investigadas y así obtenidas las explicaciones a la multitud de partículas que se conocen en el universo.

Esta investigación será posible por medio de una nueva instrumentación científica. Los instrumentos de investigación actuales han sido diseñados a partir de imaginar un universo muerto salpicado de vida, cuando en realidad lo que hay es un universo vivo integralmente.

Visualicemos como el espacio sostiene todo este universo por medio de esa determinación de sostener esta multitudinaria e inmensurable actividad atómica. Esta es una verdadera demostración de la omnipotencia y de la extraordinaria inteligencia de la sustancia primigenia, el espacio.

Todo el universo pende de una voluntad; La voluntad del espacio, y surge la pregunta: ¿Qué interés tiene el espacio en la existencia del universo?.

¿Qué interés tiene la inteligencia espacial en la existencia del universo?

La mente espacial o inteligencia espacial son a la vez la misma sustancia espacial, un mismo Ser, y basándose en las igualdades absolutas que la rigen es necesario observarla y entender a la mente espacial, la vida, el espacio, etc, como el solo ser y sustancia que en verdad es. 

Las limitaciones de un ser eterno e infinito
Parece una contradicción pero no lo es. Imaginemos que somos el espacio absoluto, e inactivo, en el “tiempo cero” de la eternidad pasada. 
Donde quiera que hay inteligencia hay algún tipo de emociones, aun sean básicas. 

¿Cómo nos sentiríamos, si fuésemos eternos, condenados a vivir para siempre?
Esto es desde luego un cambio radical de la óptica tradicional; pues hasta se pensó, que todo estaba originalmente muerto y que la vida apareció luego. 

Ahora sabemos que es todo lo contrario: que Todo esta vivo, y que Todo aspira inalcanzablemente a morir. Esto no tiene remedio. De ahí la razón de la creación teatral de la jugarreta de los dos bandos del bien y del mal. Estos no son realmente independientes, pues son resultado del eterno reto de la sustancia contra la sustancia; en busca de la muerte irrealizable. Esto es valentía pura.

El Espacio es un ser vivo, pero ocioso en su gran extensión. Esta ociosidad trae para el espacio el gran problema de todo ser vivo inteligente y desocupado. 

El espacio crea los universos para recrearse, distraerse, etc.; pero fundamentalmente para retarse a sí mismo, todo ello en su plan eterno e irrealizable de MORIR, pero lo más lejos a que llega es a fingir la muerte. De estos juegos universales obtiene a la vez el beneficio de adquirir experiencia.

He aquí el otro elemento del espacio: la analogía de la tirantez exterior e interior infinitas de sus cuatro puntas inalcanzables, y su eterno centro irrealizable se traslada a su inteligencia. 

La inteligencia ha de ser re-planteada como concepto, solo así estudiaremos con éxito la personalidad o psicología del Sr. Espacio.

Conclusiones
Todo lo dicho es tan increíble como irremediablemente cierto.
Debemos cambiar revolucionariamente nuestra forma de ver al TODO, y al universo.
La muerte es el juego eterno de Don Espacio.
La búsqueda de la muerte es un gran punto de desarrollo del espacio. Por eso se desafía, crea lo salvaje, y lo demoníaco, pero su verdadera naturaleza supera incluso a lo más santo, porque también las cosas santas son parte de la dinámica que practica.
La otra intriga está en el autoconocimiento. Surge con la elemental pregunta: ¿Puede un ser inescrutable por su infinitud conocerse totalmente? Aun teniendo a favor su unisubstancialidad que da conectividad perfectísima a toda su omnipresencia; y facilidad para manejar la tirantez infinita de su infinitamente creciente inteligencia, su misma infinitud mantiene su inescrutabilidad permanente. 
El Espacio no puede terminar de conocerse a sí mismo, porque eso misma sería de demostración de tener límite en su presencia, lo cual es contra el postulado infranqueable de su infinita infinitud.

4-La Vida Espacial
Una vez planteada la irrefutable vida espacial, la irrefutable inteligencia espacial y la irrefutable sustancia espacial; Tanto así como la irrefutable identidad unisubstancial de esta tríada; resulta impostergable el estudio de este Ser Original y originario de la vida, Don Espacio. En específico su perfil psicológico, su anatomía y su fisiología.

Fisiología del Espacio
El universo que conocemos y que ahora observamos al igual que todos los universos en el inmensurable espacio, no aparecieron mágicamente. 
La inteligencia espacial ha debido trabajar a su propio ritmo durante períodos de tiempo inimaginables, hasta la formación de todo lo que hoy existe. 
La inteligencia del Espacio Increado es muy básica. Su única operación posible es la de jugar con las formas geométricas básicas, desdoblándose sobre sí mismo. Círculos, y más círculos, tiempo y más tiempo. 
El tiempo no existe, como concepto manifestado en el espacio increado. 
El tiempo está atado a la existencia de la forma para poder manifestarse ya que el tiempo no es otra cosa que la duración de una forma.
En resumen existe la materia amorfa y la materia con formas, Espacio increado, y espacio creado.
La fisiología espacial se caracteriza por una estructura de profundidad. Ya sabemos que en cualquier lugar del espacio lo único que tenemos como puntual es la posición cartesiana dentro del inmenso tejido de la sustancia espacial, ya que hacia dentro de este punto es imposible señalar un centro, y de igual forma que hacia afuera del mismo es imposible señalar un final.
Luego, hacia dentro de cada posición, tanto como hacia afuera, existen lo que por ahora llamaremos envolturas dimensionales. Otro elemento importante en el análisis de la fisiología espacial es la separatividad infinita que existe entre dos posiciones cartesianas. Es decir. la cantidad de posiciones señalables entre dos posiciones es igualmente infinita. Por ello definimos a este espacio como infinitud interposicional.

Los Pasos de la Creación Universal
Para iniciar su creación universal el espacio realiza los siguientes pasos:
1.- Crea partículas iniciales de lo que por ahora llamaremos materia geométrica. Es decir crea un laboratorio de partículas que en sí son densificaciones con formas geométricas preferentemente esféricas. 
Por medio de estas esferas sutiles prueba normalmente todo antes de volver a ejecutarlo en una envoltura dimensional superior. 
Esta primera envoltura donde el espacio ensaya y guarda sus resultados la llamaremos Dimensión concientiva del espacio. 
Calculamos que en tiempo humano sería inmensurable determinar lo que le tomo a la inteligencia de un “área”, del espacio creado, llegar a perfeccionar este mecanismo.

2.- Luego, y usufructuando el principio de la infinitud interposicional, el espacio crea dentro de este espacio comprendido entre las posiciones densificadas de su primera envoltura concientiva, una nueva envoltura. Esta nueva envoltura la llamaremos Dimensión Operativa o Causal del Espacio. Esta envoltura se caracteriza porque en ella se reproducen las geometrías que lograron complejizarse y evolucionar dentro de la todavía insipiente e ingenua actividad intelectual de la inteligencia espacial. 
Aunque la actividad de la envoltura concientiva es tremenda por la cantidad de ensayos y proyectos geométricos que en ella se realizan, la actividad de la dimensión Operativa es un poco más tranquila, pero nunca más tranquila que la actividad de las demás envolturas que usufructúan la infinitud interposicional.

3.- Entre dos puntos esféricos posicionales de la dimensión concientiva del espacio existen varias envolturas o dimensiones además de la dimensión causal u operativa. 
Posterior, y exteriormente, en sentido radial y en "abuso" de la infinitud interposicional, existe otra envoltura donde la inteligencia espacial vuelve y reproduce con un nivel de mayor densificación material aquellas creaciones que han demostrado funcionar más óptimamente para su primitivo instinto de autoconocimiento; y sobre todo, que de acuerdo a la experiencia acumulada por el espacio han demostrado satisfacer más el propósito de un instante existencial en específico. 
Esta envoltura interposicional es la Dimensión Razonativa. En ella hay mayor materialidad que en la dimensión operativa o causal. Pero a la vez es más templada. 

Esta transformación gradual directa-inversa se sucede aun varias veces.

4.- En forma subsiguiente encontramos la envoltura interposicional sensorial. 
A esta envoltura la llamaremos Dimensión Sensitiva. La función de esta corteza de la materialidad espacial es obtener información del mundo exterior a las demás cortezas interiores y en ella chocan las vibraciones geométricas de ambos mundos, el mundo exterior a cada creación y el mundo interior de otro laboratorio. Ambos laboratorios de características inimaginables.

5.- En todos los seres y creaciones del espacio están presentes todas estas cortezas. 
Aun en un electrón o protón, etc. Un aparentemente simple electrón es una estructura complejísima de placas de sustancia material. 
No obstante, a estas cuatro cortezas iniciales e interiores les rodean dos cortezas adicionales. 
La primera es la corteza electromagnética que no es más que una densificación producto del choque o encuentro de energías provenientes desde la esfera sensitiva o Dimensión Sensitiva y la presión natural del espacio producto de su infinita tirantez; recordemos que el espacio tiende a comprimir y reducir todo lo que hay dentro de él como consecuencia de su permanente acción centrífuga y centrípeta desde cada posición. 
A esta corteza le llamaremos Dimensión Electromagnética. Su función principal es atraer las demás partículas, sobre todo aquellas que aun están el extenso proceso de hacer experiencia para la formación y administración de sus cortezas. 

6.- Ahora vemos un espacio y universos vivos, ingenuos dentro su gran ignorancia, pero sabio dentro de la experiencia acumulada. 
Las partículas se aglutinan y forman bajo la inmanencia de la Dimensión Electromagnética, lo que llamamos Dimensión Física o Carnosa. Esta es la materia que conocemos como materia. 
Cuando podemos ver con nuestros instrumentos como por ejemplo el microscopio electrónico, encontramos aún la infinitud interposicional entre dos partículas materiales pero tampoco es el propósito del espacio llenarlos, por lo menos por ahora. 
Además que es irrealizable llenar la infinitud interposicional. Todo el mundo que creemos conocer esta compuesto por la corteza carnosa o física.

Conclusiones
De todos modos la inteligencia espacial es primitiva en su grado más absoluto, sobre todo en el espacio increado y peor aún si imaginamos que siempre es posible intrincar todo un poco más. 

La operación básica del espacio es geometrizar por medio de desdoblarse y plegarse sobre sí mismo. Pero para un ser creador del tiempo con esa simple operación intelectual basta. Tiene la eternidad para llegar a lo irrealizable. 
Todo es materia, los pensamientos y toda la psiquis son cortezas internas de la materia.
La magnitud actual del universo no es más que la comunidad de todas estas estructuras.

El Perfil Psicológico del Espacio
Durante tanto tiempo hemos desarrollado una base intelectual sobre parámetros erróneos y unas veces hasta un poco absurdos. Esto se debe a que a veces la verdad es tan sencilla que la mente misma se resiste a creerlo. De cualquier forma esta costumbre de la mente le ha permitido desarrollar muchos conocimientos y tecnología. 

Tampoco olvidemos el dicho; “de tal palo tal astilla”, pues si somos uni-sustancia con la sustancia espacial también tendemos a ser muy intrincados y a investigar y experimentar y hacer complejas las cosas.

Visualicemos una recta que representa la línea del tiempo eterno. 

Pongamos un punto cero y digamos que a la izquierda está el mundo de las ideas, los conceptos y la inteligencia. 
A la derecha estará entonces el mundo de la materia viviente, en específico el cerebro. 

Hemos llegado al absurdo de decir que las ideas son imaginarias y las neuronas son reales. Que de un lado está lo irreal, abstracto e impalpable y que del otro esta la materia medible y pesable. 
Cómo podemos pensar entonces que exista una influencia tan fuerte de las ideas que hasta nos enferman o nos curan. Las ideas nos comandan. Es obvio que para que algo pueda operar al cerebro ha de ser algo material. 

Dejemos de buscar “eslabones perdidos”, las dos partes son una sola cosa; no hay “eslabón”.
Efectivamente, las ideas y los conceptos son materia. De hecho son el mismo tejido del espacio. 

Los conceptos son infinitos, son entes numéricos y geométricos, todo concepto es una suma de otros conceptos y esto nos lleva a la conclusión de que existe un concepto original, del cual dependen todos los otros. 

Este concepto original es "el número". el número es a la vez el origen de la identidad de todos los seres del universo. 

Dentro de todos los conceptos existe un tejido que es lo que conocemos como la inteligencia, y la inteligencia tiene una estrategia; y esta estrategia tiene como uno de sus principales objetivos la investigación de la muerte.

La muerte es el juego eterno de Don Espacio. 

La muerte es el tema predilecto del espacio. 
El espacio sabe que es imposible de lograr su muerte, pero no deja de intentarlo. El espacio se resiste a creer que no puede morir, que es infinitamente inmortal. Se resiste a creer que su inmortalidad es invulnerable. Es un Ser valiente y extremadamente SOLO.

En realidad el espacio solo está acompañado de sí mismo en una eterna soledad; tiene todo el tiempo que el mismo pueda crear (infinito) para conocerse. 
Si hay algo inaceptable para un ser de dimensiones infinitas; es el aceptar que nunca se conocerá lo suficiente. 

El autoconocimiento es el gran punto de estudio del espacio, es la base de su desarrollo y de todo proyecto o acción desarrollada. 

El carácter irrealizable de la muerte somete al espacio a una eterna prueba de sí mismo. La eterna prueba de su perfección y de su inmortalidad. 

En cuanto a la muerte y el autoconocimiento, el espacio es un ser infinitamente obstinado. Le cuesta aceptar que siendo el 100% del conocimiento ya que todo está contenido en él, sea a la vez infinitamente ignorante de sí mismo. Su inescrutabilidad se vuelve contra él mismo. 

El autoconocimiento es el propósito principal de toda acción de la Inteligencia Espacial o Sustancia Espacial. La pregunta que nos ayuda a entenderlo es ¿Puede el Espacio siendo un ser inescrutable por su infinitud conocerse totalmente? Pues, aun teniendo a favor su unisubstancialidad que da conectividad a toda su omnipresencia y facilidad para manejar la tirantez infinita de su infinitamente creciente inteligencia, su misma infinitud mantiene su inescrutabilidad permanente. 
Entonces, nos toca ahora analizar el sistema pensante del espacio, conocer como es el "cerebro del espacio".

¿Cómo es el Cerebro del Espacio?
Todo lo que existe está sometido al “principio de la analogía”. 

Todo lo que existe se parece a otro ser en un grado análogo. 

Todo es lo mismo pero diferente. 
Esto lo heredamos del Espacio Inactivo donde la única identidad que existe es la posición cartesiana, y donde todo lugar señalable es exacto e infinitamente igual a los demás, pero a la vez totalmente diferente; por su nominación cartesiana posicional. 

Una vez re-evaluado el aspecto matemático matricial de la sustancia espacial, evaluaremos su espíritu o inteligencia que lo anima. 

La inteligencia espacial está hecha de conceptos. Para muchos, los conceptos son creaciones de la mente humana, pero esto no es así. Los conceptos son creación de la interminable industria que es la mente o inteligencia espacial, son entes materiales y hasta pesables. 

Esto aparenta oponerse a quienes afirman que si el hombre no existiese no existirían los conceptos o la inteligencia. Pero la falsedad de esta creencia resalta desde el mismo momento que vemos la inteligencia manifestándose en todo el reino animal y hasta en el reino vegetal; y lo que es peor, en el reino microscópico, hasta el punto de encontrar criaturas tan insignificante como virus tomando decisiones y manejando información. 

Esto no nos sorprende cuando vemos que aun donde antes se creía que no había nada en el espacio vacío, y que ahora sabemos que “el espacio es sustancia”, y que en ese espacio se toman decisiones como son las de crear un límite esférico, y más aún comenzar a movilizar la sustancia en forma centrífuga o centrípeta. Esto ya no es increíble sino irrefutable. 

El lector puede aun así preguntarse cómo se mezclan tan íntimamente la sustancia espacial y su mente espacial al punto de ser unisubstancial.

La respuesta; los conceptos son la materia de cual está hecha la sustancia espacial. 

Evaluemos que los conceptos han demostrado ser capaces de trascender la necesidad misma de la materia densa para existir y actuar. 

Evaluemos lo parecido que es un concepto a una posición cartesiana de la sustancia espacial. 

Hagamos la analogía entre sustancia espacial e inteligencia espacial; y entre posición cartesiana y concepto. Encontrando que en la misma forma que el espacio es la comunidad infinita de todas sus inescrutables posiciones cartesianas, la inteligencia es la comunidad infinita de todos los conceptos. 

La inteligencia es una red de conceptos. La inteligencia es un tejido abstracto formada por todos los conceptos unidos entre sí. La inteligencia es entonces una sustancia. 

Visualicemos ahora cuantos conceptos pueden existir. Verdaderamente infinitos. Imaginemos ahora cuantos conceptos pueden ser creados instante tras instante en un tiempo eterno: Verdaderamente infinitamente infinitos. He ahí la “matriz del espacio”. 

El espacio y el concepto son como la comida y el olor de la comida. 

Hemos acertado entonces en “el concepto” el detonador del espacio inactivo. Por eso el espacio crea islas donde juega plegando su misma sustancia, haciendo geometría, de forma que elabora experiencias nuevas que una vez realizadas se transmiten instantáneamente a toda su conectividad unisubstancial. 
Esta conectividad de la red de conceptos es lo que conocemos como omnisciencia.

Estas islas de conceptos son los cosmos y los universos. La inteligencia es el alma y principio activo del espacio y de todo lo manifestado.

En su estado increado o inactivo el espacio está atado sin remedio al concepto original que es “el número” o “dirección cartesiana posicional”. Por ello todo concepto es posterior e inmanifestado. 

Solo “el número” existe eternamente. Los “conceptos” al igual que el espacio, o están activados o están inactivados. 

Un concepto activado está atado a la forma y que la forma está atada a la acción del espacio, al movimiento. Del movimiento depende la geometría.

Conclusión
Se puede deducir que el espacio ha debido evolucionar y experimentar mucho hasta llegar al momento de poder manifestarse la vida como la conocemos. 
Pero lo que más le sobra al espacio es tiempo eterno. Toda la eternidad es un instante dentro de la duración sin límites de la sustancia espacial, sin origen y sin final.
Las primeras estructuras en complicarse fueron las estructuras mentales. Los planos mismos de cada ser vivo posible. Finalmente, comienzan los ensayos biológicos. 
Es necesario un nuevo instrumental necesario para investigar la materialidad de lo que hasta ahora creíamos inmaterial e imaginario.

5-Ontos
Es el momento de plantear el papel del ser humano dentro del proyecto de la inteligencia espacial y las características del instrumental que ha de desarrollarse para esta nueva naturaleza de investigaciones. 

El "Onto" y el Origen del Ser Humano
El origen del Ser Humano se remonta más alejado de lo que pensamos. En primer lugar debemos comprender en qué consiste la identidad dentro de la sustancia espacial. 

La identidad se basa en la profundidad de los microcosmos. 

Existe en el espacio otra modalidad de partícula a la cual llamaremos "Onto", cuya función es lo más parecida a la que debería ser la del neutrón. 

En el Onto la sustancia espacial fluye desde el PEE hacia dentro y desde el PEI hacia el PEE. Se forma por tanto una pared entre los dos planos PEE y PEI. 

Queda entonces encerrado un área de microcosmos que es la cápsula de la inescrutable identidad de los seres vivos como los conocemos oficialmente en la biología. 

Los ontos están dispersos por todo el cosmos, son los directores de la creación. 

Un ontos determina y dirige la formación de toda estructura dentro del universo. 

Los ontos son núcleos envejecidos del espacio, donde se ha acumulado conocimiento de tiempos inmemorables. 

Este conocimiento es de carácter geométrico, está registrado por medio de formas geométricas dentro del microcosmos que encierra. 

Su funcionamiento es como si el inescrutable espacio central dentro del PEI fuese un espejo del espacio exterior al PEE. La pared que separa el microcosmos del onto es sensible a todo lo que ocurre afuera y por ello todo lo que ocurre afuera se representa adentro de inmediato, gracias a la infinita elasticidad y conectividad de la sustancia espacial. 

De igual forma todo lo que ocurre en el interior de cada onto se traduce en vibraciones geométricas hacia el exterior, y luego se registra en todos los demás ontos.

Los ontos dirigen los átomos, hay un onto por cada átomo. Los átomos hacen estructuras más o menos complejas, y por cada estructura uno de los ontos toma la dirección de todo el organigrama. 

Así, una célula tiene un onto director, un tejido o músculo u órgano y hasta una sustancia encapsulada dentro de un organismo o tejido; cada una de estas estructuras tiene un onto director con todo su organigrama de inteligencia. 

El propósito de los ontos es experimentar directamente todas las experiencias posibles, incluso las experiencias que ya han vivido los otros ontos, también hacen espejo en su interior. El espejo microcósmico es el sistema por medio del cual los ontos aprenden.

El camino o programa de experiencias de los ontos se organiza en forma aleatoria, por medio de ascensos permanentes en su capacidad de dirigir experiencias y estructuras cada vez más complejas; 

Es capacidad crece por medio de "copias microcósmicas de todo lo que ha vivido", es decir que cada onto tiene una memoria operativa a la vez. 

Esta memoria se graba por espejo y los propósitos de acción de los ontos se expresan por proyección de las geometrías de su interior hacia el exterior.

La principal cualidad del onto es su capacidad de obedecer a una estructura mientras absorbe su base geométrica de datos conceptuales y funcionales. 

Cuando el onto encuentra una experiencia superior para vivirla, se hace sustituir por la misma inercia de los ontos que buscan la experiencia que él niega por haber sido suficientemente cubierta. Esto es el escalafón de la evolución de la inteligencia universal.

Entonces se conecta a la estructura superior que ha encontrado. De esta forma podemos entender que La evolución existe en el espacio y que se centra en la vida escolástica liderativa y autodidáctica del onto. 

Las especies dentro del gran mosaico de la biodiversidad son salones geométricos multidimensionales donde el onto se conecta para vivir nuevas experiencias hasta doctorarse en ellas. 

El onto es por tanto ingeniero y estudiante a la vez. Cada vez que el onto de hace doctor de una estructura de inmediato se vuelve a "matricular" o inscribir como estudiante de otra. Esta es la base de la evolución de las conciencias individuales.

Es así como el Ser humano (y todo Ser) es en síntesis un organismo simbiótico. El ser humano es una comunidad de seres dirigida jerárquicamente por un onto principal que es nuestra verdadera identidad como seres humanos. 

Este onto se encuentra en la parte frontal de nuestro cerebro y es el comandante de nuestra identidad. 

Este onto central es director de toda nuestra estructura de materia geométrica donde se acumulan copias de las experiencias vividas como humanos, así como todo tipo de decisiones posibles, todo este centro de decisiones lo comanda un onto experto en proyectar situaciones basándose en las ya vividas. 

Este onto director de causalidades y casuística, está bajo el mando del onto principal, es decir de nosotros en sí. Porque nosotros somos el onto principal. Esa es la respuesta más correcta a la pregunta ¿quién soy?. Respuesta; "El Onto Principal".

Bajo el mando del onto de causalidades, encontramos otro onto. Este es el onto de analítico. El onto analítico es lo que conocemos como “la mente”, por eso hay personas que pueden hablar con ellos mismos. Es básicamente el diálogo entre el onto principal y el onto analítico y los demás ontos. El onto analítico dirige todo un set de memoria geométrica conocido como la memoria mental, esto no es más que un espacio que rodea al salón del onto casuístico, donde se proyectan las circunstancias (que a la vez hay que decir que cada circunstancia es tan específica que tiene un onto solo para su registro geométrico), la circunstancia que llena mejor las expectativas del onto principal es la que progresa, las demás “se borran” del espacio administrado por el onto analítico. El salón del onto analítico es lo que conocemos como "La Mente". 

Subsiguientemente, al “salón analítico”, el onto analítico hace gerencia sobre la actividad del onto materializador, Este onto maneja estructuras más densas de materia aun más densa que conocemos como sentimientos y deseos. 

Los sentimientos y deseos no son más que estructuras ontológicas de tremendo magnetismo que emiten vibraciones que reciben todos los demás ontos involucrados con la concertación del plan del onto principal, en específico cada acción depurada en el salón analítico o mente. 

De acuerdo al carácter de la vibración, y de la experiencia a ser transmitida hacia todos los demás ontos, estos evalúan y actúan obedientemente para plasmar el arquetipo mental que se elaboró. 

A veces en un arquetipo se involucran no solo ontos de nuestra administración espacial como por ejemplo otros ontos muy distantes y de otras administraciones. De esta forma los deseos se hacen realidad. En especial en términos de sensación en el cuerpo físico de carne y huesos. 

El onto materializador administra el salón de los sentimientos donde habitan dos universos de arquetipos geométricos. Por un lado las representaciones de lo que deseamos nosotros (o deseos) y por otro lado las representaciones geométricas ocasionadas por los deseos ya plasmados (o emociones). 

El onto materializador hace gerencia a la vez sobre el onto electromagnético que es quien moviliza y configura todos los procesos físicos y carnales dentro de nuestro cuerpo mortal. 

El onto electromagnético es por tanto el eslabón entre la teoría y la práctica de las acciones materiales en sí. Este onto maneja procesos tales como transpirar, producir calor o frío en el cuerpo, el crecimiento, las enfermedades físicas, los procesos hipocondríacos, el dolor, el placer físico, la energía misma que mueve la materia. Además el onto electromagnético hace gerencia sobre el onto carnal.

El onto carnal es el gerente de todas las estructuras atómicas densas que componen nuestro cuerpo de carne y huesos, nuestros órganos, músculos, tejidos, etc. Todos estos son estructuras ontológicas cada una con un onto gerente bajo el mando del onto carnal. 

El onto carnal es el que más confusión ocasiona en las mentes de poca evolución, ya que llega a parecer que es nuestra verdadera identidad, por su misma mortalidad. La mortalidad o bien la muerte, no afecta al onto carnal, aunque sí le destruye su materialidad que el cuerpo físico. El onto carnal queda libre para ascender a dirigir un salón electromagnético u otro cuerpo carnal para nuevas experiencias del onto principal.

Esta estructura ontológica de los ontos directores, se repite según la especie del mosaico de la biodiversidad que se esté tratando. 

De cualquier forma el onto director principal que cada uno es, pudo haber vivido con anterioridad multitud de experiencias en diversos reinos y especies incluso. Es solo así como puede llegar a ser posible la superioridad y tremenda comprensión que muestra el ser humano sobre toda la naturaleza. Recordando que la misma naturaleza de nuestro planeta no es más que una gran estructura ontológica.

Advertimos como están tremendamente ligadas la ontología, la teología y la lógica, al visualizar al universo como una gran pirámide de ontos directores, con un plan específico y planes generales, unidos por la omnisciencia de las vibraciones inter-ónticas y los espejos microcósmicos. Conocemos con otra óptica lo que las mentes del pasado tuvieron que llamar “Dios”, que ahora sabemos que no es más que toda la comunidad óntica interactuando. Vemos con otra óptica lo que los ancestros llamaron Conceptos, sabiendo que son estructuras ónticas que sirven de nutrientes para los procesos matemáticos y lógicos del onto analítico. 

Distinguimos al universo como una gran y compleja estructura de multi-materialidad, de múltiples densidades de la sustancia espacial, y de múltiples universos posicionales dentro del radio que une el centro del onto con el exterior.

Conclusiones
Todo lo que existe en el universo son estructuras ónticas, haciendo experiencias con el manejo de las estructuras atómicas y multidimensionales. 

La ontología es la ciencia que nos muestra al espacio como un ser protagónico y evolucionante. 

El ser humano y muchas especies del mosaico biodiverso del cosmos, están compuestos de todo un espectro de materiales y vibraciones. 

El Ser Humano no es el último producto o arquetipo que el espacio ha creado para manifestar su gran avance evolutivo, debe haber otros seres superiores a los humanos. En la misma forma como los hay inferiores. 

De igual forma que los animales inferiores a nosotros, “no se percatan” de como les afectamos sus vidas y hasta nos ven como dioses o amos. Así mismo ignoramos que planes están ejecutando sobre nosotros las especies que hay por sobre nosotros. De ahí viene el origen de la angelología (estudio de los Ángeles) y las investigaciones de civilizaciones extraterrestres. 

En la inmensa eternidad es además obvio que ha existido una y otra vez civilizaciones enésimas sobre lugares diversos del cosmos. 

La religión como la conocemos es la historia de la amistad y los experimentos entre seres de mayor tecnología y los humanos. Quizás por eso decía Jesucristo Nuestro Señor: “Mi Reino no es de este mundo”.

La verdadera ciencia es un camino hacia lo que conocemos como Dios.
...

Por : Lic. José Manuel Fernández Núñez.
Segunda Edición, 2006.

Biografía
Abogado, egresado de la Universidad de la Tercera Edad, en Santo Domingo, República Dominicana; Experto en Sistemas Informáticos, Electrónicos, Logísticos y de Gestión de Calidad.

Escritor, pensador, profesor, estratega, analista, conferencista. Nació en Santo Domingo (13-03-1966).

Autor de múltiples escritos, publicados por diversos sitios de Internet. Con el presente libro busca dar inicio a una Nueva Escuela de Pensadores y Políticos, con auténtica vocación de servicio.

Ha realizado un arduo trabajo para difundir la Responsabilidad Social, y política en diversos foros; Por medio de este trabajo hace su aporte a favor de ayudar a plasmar un mundo mejor.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados