Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El tratamiento a los contenidos de longitud y la acción de medir en el grado preescolar

Resumen: El presente articulo hace referencia al trabajo con las longitudes, constituye un aspecto de suma importancia dentro del sistema educacional en los diferentes niveles en Cuba, máxime en la Educación Preescolar porque es en esta etapa donde se sientan las bases para el posterior desarrollo del niño, así como la existencia de grandes reservas y posibilidades para la formación de las diferentes habilidades...

Publicación enviada por MSc. Inalvis González Marrero; MSc. Tamara Andrea Pérez Mulet; MSc. Martha Desdín Díaz; MSc. Marlene González Poll




 


Resumen
El presente articulo hace referencia al trabajo con las longitudes, constituye un aspecto de suma importancia dentro del sistema educacional en los diferentes niveles en Cuba, máxime en la Educación Preescolar porque es en esta etapa donde se sientan las bases para el posterior desarrollo del niño, así como la existencia de grandes reservas y posibilidades para la formación de las diferentes habilidades. El objetivo de los ejercicios encaminados al desarrollo de las longitudes desde las primeras edades es una prioridad, y se hace imprescindible trabajar para favorecer su desarrollo en los niños del grado preescolar.

INTRODUCCIÓN
En la edad preescolar la educación sensorial se convierte en el primer eslabón en el desarrollo integral de la personalidad infantil, al brindar una aproximación al conocimiento de los objetos a través de los sistemas sensoriales: vista, tacto, oído, olfato. A partir de esta base es que surgen de forma paulatina los procesos más complejos tales como la formación de conceptos, hipótesis, juicios, y teorías.

El conocimiento se aborda entonces como una unidad dialéctica entre su nivel sensorial y racional, donde ambos se interrelacionan y se condicionan mutuamente, parten de lo desconocido a lo conocido, de lo fácil a lo difícil, de lo simple a lo complejo. La sensación es la primera imagen sensorial de las distintas propiedades de los objetos y fenómenos del mundo circundante.

La función de las sensaciones consiste en transmitir las propiedades aisladas de los objetos y fenómenos de la etapa sensorial del conocimiento. Todas ellas se producen en conjunto, como propiedades de un objeto único, como imagen sensorial única, se desarrollan de esta manera las percepciones y representaciones. Las que se modelan según los objetos y fenómenos del mundo material.

En la edad preescolar ocurre el período de desarrollo sensorial intenso y de perfeccionamiento de la orientación en cuanto a las propiedades y relaciones externas de los fenómenos y objetos en el espacio y en el tiempo. La actividad del conocimiento comienza con las sensaciones y las percepciones. Estas son fundamentales para la comprensión del medio y sus relaciones, que pueden entonces corroborarse el conocimiento sensorial y constituyen la premisa básica para la actividad del pensamiento.

Los patrones sensoriales son las representaciones elaboradas durante el transcurso de la humanidad sobre los tipos fundamentales y relaciones de los objetos, tales como color, forma, tamaño la disposición espacial.

En la edad preescolares se deben combinar actividades que tributen al dominio de los patrones sensoriales y de las acciones perceptuales necesarias para su asimilación. Son indispensables entonces, las actividades productivas, los juegos y los ejercicios didácticos especiales. Los niños deben aprender a establecer diferencias y semejanzas entre las cualidades de los objetos. Mediante la percepción analítica de un objeto se logra descomponerlo en sus partes.

Los niños reconocen las características de los objetos al usarlos, por eso es importante realizar de manera sistemática tareas encaminadas a desarrollar de forma armónica y profunda la percepción infantil. Es necesario que el niño conozca aquellas cualidades de los objetos que, en el devenir histórico de la sociedad toman carácter de patrones y aprendan los métodos más racionales para investigar y comprobar estas propiedades externas.

A medida que se desarrolla el afán de conocimiento, los intereses cognoscitivos aumentan, el pensamiento se utiliza, cada vez más, para adquirir un conocimiento del mundo circundante que se sale del límite de las tareas planteadas por la propia actividad práctica.

Es por eso que, de las tareas que contempla la Educación Preescolar se considera necesario profundizar en las que corresponden a la educación intelectual, la que se define como el conjunto de condiciones, métodos y medios de enseñanza. La tarea más importante de la educación intelectual consiste en impartir a los niños los conocimientos elementales, a la vez que se forman en ellos determinadas vías de percepción y también procesos sencillos de la actividad intelectual, o sea, la capacidad para analizar, comparar y generalizar lo observado.

En consecuencia E. Cruz (2003. 143p.12) define “La educación intelectual como: el conjunto de condiciones, métodos y medios de enseñanza encaminados a formar en el niño un sistema de conocimientos hábitos y habilidades que le permitan el perfeccionamiento de los procesos de percepción, pensamiento, desarrollo de capacidades cognoscitivas y motivos de la actividad intelectual, cobra una alta significación desde las primeras edades"

Como consecuencia de una adecuada educación intelectual el niño de preescolar posee determinados conocimientos del medio al relacionarse con el mundo que lo rodea; se perfecciona la asimilación y sus cualidades, así como los fenómenos de la naturaleza y la vida social, producto de ello la asimila y desarrolla el lenguaje materno. Este conocimiento resultará más complejo y completo en la medida que se desarrollen los procesos psíquicos, los intereses cognoscitivos, la curiosidad y el afán por conocer todo lo que les rodea. Esto se logra mediante todas las actividades que se desarrollan en el proceso educativo de esta educación.

Se puede decir entonces que la educación sensorial les ofrece a los niños preescolares muchas posibilidades para su desarrollo intelectual y que esta sirve de base para el trabajo en el área de desarrollo de Nociones Elementales de Matemática. Un objetivo esencial del trabajo en esta área es estimular la actividad intelectual en post del desarrollo del pensamiento, en la medida que este se desarrolle los niños anticipan el resultado y planean sus acciones.

DESARROLLO
Las Nociones Elementales de Matemática forman parte de la experiencia social, pues, es el resultado de las relaciones que establece el hombre a lo largo de la historia con el medio que le rodea. Un elemento a considerar es que en esta edad solo se admite la adquisición de nociones elementales que familiaricen a los niños con formas de razonamiento, los que permitirán desarrollar su intelecto y sirven de base para la comprensión posterior de la matemática escolar.

Esta área de desarrollo permite preparar al niño para el conocimiento más complejo de las relaciones cualitativas de los objetos e iniciarlas en la asimilación de las relaciones cuantitativas que están dadas en el medio natural y social donde se desarrollan. Sirve de base al trabajo con los conceptos matemáticos en la edad preescolar. El desarrollo de las Nociones Elementales de Matemática es parte del complejo proceso de formación de la personalidad.

El niño debe enriquecer sus experiencias, en la medida que aprende a establecer relaciones cualitativas y cuantitativas entre los objetos y sus propiedades, así como entre los conjuntos de objetos. A partir de que estos se apropien de los conocimientos y desarrollen las capacidades elementales correspondientes, se amplían sus sistemas sensoriales, se forman capacidades intelectuales generales y se interiorizan determinados puntos de vista, actitudes y formas de conducta. Al penetrar en las relaciones cualitativas y cuantitativas se contribuye sobre todo, a la conformación de una concepción científica del mundo.

En relación a esto L. C. Greciet (2008.131p.12) expresa que: “las primeras impresiones acerca de que el mundo es cognoscible y de que el hombre lo puede transformar, las reciben los niños, desde las primeras edades”. Es necesario tener en cuenta que la percepción tiene un carácter activo. La calidad de la actividad del niño depende de la calidad de su actividad de percepción. Esto posibilita que él reciba la información necesaria sobre la cualidad de los objetos. Lo conocido en la teoría coincide en exactitud con la práctica.

Es por ello que en el preescolar se prepara al niño en relación con las características cuantitativas, que se seleccionan para el trabajo con las cantidades y las longitudes, dado que los números naturales resultan de una importancia especial como tipo de conjuntos. Las cantidades no existen de forma aislada, sino que siempre están unidas a los objetos, estas se integran en las relaciones cualitativas y cuantitativas. Además, durante el quinto año de vida y al inicio de preescolar, los niños realizan acciones de selección y clasificación, desde el punto de vista cuantitativo lo que condiciona con posterioridad el trabajo con las longitudes.

El trabajo con longitudes por niños de preescolar.
Todos los objetos y fenómenos del mundo natural y social donde se desenvuelve el niño, tiene algunas propiedades que pueden compararse de forma cuantitativa. Esto permite, al analizar esta acción, dividir las propiedades en clases. A estas pertenecen los elementos para aplicar un procedimiento de medición propios para ellos se obtienen resultados iguales. Una clase formada así se denomina magnitud. Entre las magnitudes más conocidas y aplicadas en la vida diaria están las de longitud, las de superficie, las de volumen, las de tiempo, las de pesos entre otras.

Una vez señalada la significación de la Matemática para la sociedad, su importancia se hace necesaria desde la edad preescolar. Por lo que su dirección debe realizarse sobre bases científicas. Un primer elemento es la adquisición de determinadas nociones matemáticas en los niños de edad preescolar que los familiaricen con formas de razonamiento, los cuales permitirán desarrollar su intelecto y servirán de base para la comprensión posterior de la Matemática.

Los ejercicios o tareas relacionados con el área de desarrollo Nociones Elementales de Matemática no sólo preparan el desarrollo intelectual de los niños, sino que propician la estimulación del desarrollo integral de los mismos en otras dimensiones. Los niños se apropian de los números naturales a través de diversas acciones intelectuales y prácticas con conjuntos de objetos concretos. Esas acciones se denominan operaciones del trabajo con conjuntos.

Los objetos del medio en que se desarrolla el niño, tiene cada uno sus dimensiones y así tiene que ser percibido por ellos de esta manera entiéndase por dimensión: a la extensión de un segmento (longitud), figura plana o cuerpo (longitud, anchura, altura), a cada una de las magnitudes fundamentales con que se expresa una magnitud derivada. Según el diccionario Enciclopédico Ilustrado pág. 595, es el aspecto, relieve que alcanza una cosa.

Se considera necesario partir del concepto de longitud: según la Enciclopedia Encarta: longitud es: magnitud física que expresa la distancia entre dos puntos, distancia utilizada en grados entre el meridiano de un punto y otro, se toma como referencia el Ecuador, distancia entre dos puntos correspondientes a una misma fase en dos ondas consecutivas. Se define además como la mayor de las dos dimensiones que tienen las cosas o superficie planas. (Grijalbo, 1054 p)

El otro contenido fundamental se refiere a los objetos en particular y abarca la comparación de sus dimensiones o de sus diferencias con respecto a otros como un tipo más de fenómeno cuantitativo. Si sólo se da la relación en la que existen las dimensiones de dos o más objetos (más largo que, no tan alto como) entonces se le llama a esto comparación global. Las dimensiones particulares de un objeto son tomadas por los niños como mediciones sencillas, aquí se está en presencia de la comparación detallada de dimensiones.

Estas dos esferas de contenidos del área de desarrollo están situadas de manera paralela en el trabajo educativo con los niños de preescolar, pero a menudo se vinculan una con la otra. Una vinculación semejante está prevista de antemano en el trabajo pedagógico, cuando se aborda la clasificación de objetos de acuerdo con criterios determinados (trabajo con conjuntos) también hay que atender a la característica, tamaño (comparación de dimensiones) como un criterio más de clasificación.

Desde las edades más tempranas se pone al niño en contacto con los diferentes patrones sensoriales, entre estos el tamaño, el niño descubre que hay cosas grandes y cosas pequeñas, lo que permite un conocimiento más real del mundo de las longitudes, que se inicia en el trabajo con las cantidades que se realiza con posterioridad, cuando las reconoce y opera con ellas.

Entre las magnitudes, las longitudes aparecen en la vida de los niños, ellos viven con estas. Las mismas incluyen: largo, ancho y altura, que en los objetos ocupan su lugar de forma convencional, es decir, de acuerdo con la posición que ocupan en el espacio. El largo y el ancho se ven en posición horizontal, mientras que la altura se observa de forma vertical.

Por la complejidad que tiene diferenciar el largo del ancho, en la educación preescolar solo se trabajan el largo y la altura. A partir de los dos años el niño comienza a comparar dos objetos por el tamaño de forma global, para ello se establece la metodología siguiente:

1. Comparación de objetos de tamaños contrastantes.
¿Cuál es el más grande?
¿Cuál es el más pequeño?

2. Comparación de objetos de tamaños menos contrastantes.
¿Cuál es el más grande?
¿Cuál es el más pequeño?

3. Comparación de objetos de igual tamaño.
¿Son de igual tamaño?

4. Series de tres tamaños, donde se establece la relatividad del tamaño en dos sentidos: ascendente y descendente
El más grande de todos, el pequeño y el más pequeño de todos.

Ejemplo:
Hay dos niños que juegan, uno es más alto que el otro, el otro es el más bajo de todos, pero en eso vino otro niño más bajito, que pasó a ser el más bajo de todos. El niño más alto se va y de los dos que se quedan en el juego, el del medio que era pequeño, pasó a ser el más alto de todos.

La relatividad del tamaño se trabajará siempre que se realicen variaciones de objetos y se realizan series de hasta 7 elementos; el trabajo con el tamaño o con las longitudes se realiza mediante la comparación global, la que posee los pasos metodológicos que se analizan a continuación:

Pasos metodológicos para la acción de comparación global de longitudes:

• 1er paso: determinar los objetos a comparar.
Deben existir como mínimo dos objetos para establecer la comparación.

Los objetos deben ser conocidos por los niños.
Ejemplo: hay dos árboles.

• 2do paso: determinar la dimensión por la cuál se van a comparar los objetos.
Esta dimensión la determina la maestra.

Ejemplo: es cuando la maestra señala que quiere saber qué árbol es el más alto.

• 3er paso: el niño debe reconocer la dimensión dada en los objetos correspondientes.

• 4to paso: el niño tiene que abstraer la característica fundamental de cada objeto y eliminar las que no sirven para comparar.
Por ejemplo: si van a comparar dos árboles por su altura, cada niño tiene que observar sólo la altura de los mismos, y eliminar el color, la forma de las hojas, etc.

• 5to paso: cuando el niño coloca los objetos de forma correcta para realizar la comparación.
Ejemplo:

• 6to paso: establecer la relación de tamaño que existe entre los dos objetos y decir esta relación.
La comparación detallada está ligada a la acción de medir, es cuando el niño puede determinar cuán largo o alto es un objeto, en comparación con otro, se precisa la cantidad.

La acción de medir, una necesidad en la comparación detallada de longitudes.

Medir no es más que determinar cuantas veces un representante de una magnitud se encuentra contenido en otro representante de la misma magnitud. Al representante seleccionado para comparar se le llama magnitud o unidad. Para medir longitudes, hay que tener en cuenta los aspectos siguientes, los que son fundamentales:
• El objeto a medir.
• La unidad de medida.
• La cantidad (o número) de la medida.

Es importante que se tenga en cuenta que la unidad de medida y la cantidad de medida, son inversamente proporcionales, mientras mayor sea la unidad, la cantidad de medida es menor. La metodología de la acción de medir, cuenta con tres fases.
• Primera fase: Familiarización con la medida.
• Segunda fase: dominio de la acción de medir.
• Tercera fase: utilización de la acción de medir para solucionar problemas prácticos.

Primera fase: familiarización de la medida. En esta primera fase que debe desarrollarse en varias actividades o tareas , lo más importante es que el niño comprenda que la percepción visual, que hasta ese momento le servía para determinar los resultados de la comparación global de longitudes, resulta insuficiente para dar respuesta de la comparación detallada, y puede llevarlos a cometer errores; pues en la forma que se presentan los objetos a comparar, la percepción no ayuda a determinar el resultado correcto y hace falta un procedimiento que lo lleve a establecer la solución adecuada.

En esta fase, la maestra trabajará en el piso, dibujará con tizas, grandes caminos que faciliten la acción del niño. En la primera actividad programada con este objetivo, la maestra demostrará al niño que necesitan algo más que la observación para dar la respuesta correcta.

Para ello tendrá dos caminos y un títere que será objeto de la motivación y la orientación de la actividad. Es frecuente que se seleccionen los cuentos de “La Caperucita Roja” o “Ricitos de Oro”, que dan pie a determinar qué camino es más largo y cuál es el más corto. La disposición de los caminos que se utilizan debe impedir que por la percepción, el niño llegue a la respuesta adecuada.

La maestra después de motivar con el cuento (no narrándolo), los niños lo conocen y se lo saben, se hace referencia al mismo y a sus personajes, invitará a los niños a determinar cuál de los caminos es el más largo (o el más corto), a lo que los niños tratarán de dar una respuesta. En este momento que el niño siente inseguridad al dar la respuesta, la maestra les pedirá que prueben antes de responder.

Para ello el niño utilizará las manos, caminará sobre los caminos, para “sentir” la longitud en su cuerpo. Estas acciones son importantes y es necesario que la maestra provoque esta situación, y que digan cuál es el más largo. Obtendrá diferentes respuestas. Después que el niño realice acciones, les muestra dos cordeles (los que tendrán cada uno la medida de un camino) y les propondrá utilizarlos para saber cuál de los dos caminos es el más largo, y ver qué niños tenían razón y cuáles no.

Los cordeles se colocarán en los caminos y se superpondrán en los mismos. Los niños ayudarán a la maestra en esta acción, que al terminar tampoco le dará la respuesta a los mismos, entonces les orienta mantener fijos y a un mismo nivel uno de los extremos de los dos cordeles, y estirar los mismos, obtiene así dos longitudes que se pueden comparar de forma global y los niños que saben como hacerlo.
• “El cordel más largo corresponde al camino más largo”
• “El cordel más corto indica el camino más corto”

Al determinar el resultado, se comprueba quiénes tuvieron razón y quiénes se equivocaron. En las restantes actividades programadas la maestra dibujará dos caminos en el suelo, para cada pareja de niños (como máximo 3 niños), con sus respectivos cordeles y con otras motivaciones, como por ejemplo: utilizar muñecos de animales, que para llegar a ellos hay que buscar el camino más corto, para que los niños de forma independiente realicen la acción.

Realizará tantas actividades de este tipo, se busca el nivel de complejidad, hasta que los niños por sí solos hagan las acciones con los cordeles. Después se pasará al siguiente momento de esta fase, que consiste en utilizar varillas en vez de cordeles. Con la utilización de las varillas los caminos que se dibujan en el piso no pueden ser ondulados, sino que se utilizarán trazos rectos. El trabajo con las varillas seguirá el mismo orden de acciones que con los cordeles: superponer las varillas en cada camino, estirar las varillas y comparar los dos conjuntos de varillas.

Por supuesto, todas las varillas serán iguales, y deberán tener forma rectangular, pueden ser de madera, cartón o cartulina (de papel no), por lo que se trabaja en el área exterior y el aire impedirá la colocación de las mismas. “El camino que tenga más cantidad de varillas es el más largo”. “El camino que tenga menos cantidad de varillas es el más corto”. Con las varillas se trabajarán de dos o tres actividades hasta que el niño domine las acciones y no requiera de la ayuda de la maestra. Entonces se pasa al otro tipo de acción de esta fase, que es utilizar una sola varilla, tizas y fichas (figuras geométricas de dos tipos). Se dibujan los caminos en el piso, pero ahora los niños dispondrán de una sola varilla.

La maestra como en los casos anteriores, dejará primero que los niños traten solos, con esos materiales, de encontrar el camino más largo o el más corto, de acuerdo con la motivación dada. Después se hará la demostración por parte de la maestra, de cómo poner la varilla en el camino, marcarlo con una tiza y poner una ficha, para cada camino se utilizarán las fichas en dependencia de las veces que marque la varilla, pues el niño en este momento todavía no sabe contar.

Después de marcados los dos caminos, se hará la comparación de las fichas como una comparación global de conjuntos Es importante que los niños comprendan que las fichas significan las veces que se colocó la varilla y se marcó en cada camino. El camino que tiene más cantidad de fichas es el más largo. Este último tipo de tarea constituye la introducción de la medida, por lo que con estas tareas culmina la primera fase Debe ejercitarse tantas veces como sea necesario para que el niño la realice de forma independiente.

Segunda fase: dominio de la acción de medir
La fase tiene como objetivo que el niño logre el dominio de la acción de medir y lo realice en objetos reales (medibles), que existan en la casa, el círculo infantil, en escuela. Estos pueden ser bancos, muritos, mesas, areneros, piletas, pasillos, pizarra, aula, paredes, cama, cuarto, entre otros. En este tipo de actividades el maestro le indicará a cada niño un objeto y después le pedirá que compare su resultado con el de otro y establezca la relación que corresponde.

Esta forma de trabajo trae como consecuencia que se obtengan resultados de comparación de igualdad de longitud en el análisis de diferentes longitudes. El niño dará los resultados al utilizar las cantidades. En este camino debe usar tres veces la varilla. En este otro ponerla cuatro veces. Este camino es tan largo como este otro, los dos miden seis varillas. Después que el niño muestra dominio de la acción de medir y de la acción de contar, se reduce el espacio para trazar los caminos, en vez de trabajar en el suelo, se trabajará en hojas de papel, por lo tanto, realizarán las acciones de forma Independiente.

En este momento, se introducirán el lápiz y una unidad de medida más pequeña que podrán ser palillos de tres a cinco centímetros o menos, como mínimo el palillo de un fósforo. Las tareas que se le pongan al niño serán parecidas a las que realizó en el suelo, pero lo que se busca es que logre apropiarse y ejercite el procedimiento de medir, ahora exigiéndole más cuidado y atención.

Es importante que los maestros comprendan que en el momento de marcar la cantidad de medida no se le exige precisión de ello, dado por el poco desarrollo de los músculos finos de la mano, no puede realizar con exactitud. Lo más importante es que realice la acción de medir para dar solución a una tarea dada.

Tercera fase: utilización de la acción de medir en la solución a diferentes problemas.
Después que el niño domina la acción de medir, se utiliza la misma para dar solución a diferentes problemas sencillos. La respuesta a este problema puede ser un camino que mida menos que el dado, esto depende de la unidad de medida que se le dé al niño. Para solucionar este problema tendrá, primero, que medir el camino que le dan y determinar la cantidad de medida que tiene. Después dibujará el camino corto que él quiere, con una cantidad de medida inferior al otro; al finalizar se comprobará la relación que existe.

Pueden crearse otras situaciones problémicas donde se le pida el camino más largo, o una longitud determinada, por una cantidad de medida, o problemas donde tenga que dibujar ambas longitudes y después compararlas. También se pueden crear problemas, donde el niño busque longitudes que sean cuatro veces mayores que otra, o tres veces menor que otras, para después, utilizar los números y establecer la relación.

Los ejercicios que se proponen requieren que se conciban de forma variada, en el sentido de que existan tareas con diferentes niveles de exigencias que conduzcan a la aplicación del conocimiento en situaciones conocidas y no conocidas, de lo fácil a lo difícil. Es decir, que promuevan el esfuerzo y el quehacer intelectual del niño y los conduzca a etapas superiores del desarrollo, se parte de un plano amplio a un plano reducido que transita por diferentes niveles de complejidad donde se trabaja en dúos, y en tríos para propiciar la comparación a partir de su propio cuerpo, se debe tener en cuenta las diferentes fases.

Otro aspecto que se tiene en cuenta es su carácter suficiente y diferenciado: de forma tal que los ejercicios propuestos den respuestas a las necesidades individuales de los niños y a los diferentes niveles de asimilación.

Reúnen las siguientes características:
• Están orientadas hacia el cumplimiento de un objetivo en particular, que al cumplirse en cada una de ellas de paso a cumplimentar el general.
• Obedecen, en su estructura, a principios determinados con anterioridad, los que están en correspondencia con los objetivos planteados.

Ejemplos de ejercicios en sus diferentes fases para el tratamiento a los contenidos de longitud con niños de preescolar.
• Primera fase
Ejercicios para la familiarización con la medida.
1. Título: ¿quién camina más?
Objetivo: comparar caminos por su largo mediante la acción de medir.
Medios: los pies y tizas para marcar.

Desarrollo
Se trazan en el piso varios caminos los cuales tendrán diferentes medidas, para que los niños a través de la acción de medir determinen cuál de esos caminos es el más corto y cuál es el más largo para que mamá llegue temprano al trabajo.

Se explica a los niños que para ayudar a mamá tienen que utilizar sus pies y mediante la extensión de ellos y de forma alterna reconozcan cuál de estos caminos es el más corto a través de la comparación.
Los niños formados en parejas, uno ubica sus pies de manera alternada y el otro mide el camino, para ello debe marcar con una tiza cada medida realizada. Luego realizan el conteo de los puntos realizados y comparan. Lograran determinar que el camino que tenga más cantidad de puntos es el más largo y viceversa.
Al finalizar cada medición se intercambian las diferentes acciones realizadas por los niños y se valora la actividad realizada.

Valoración
¿Qué hiciste para ayudar a mamá a encontrar el camino más corto para llegar a su trabajo?
¿Qué utilizaste para medirlo?
¿Por cuál de los caminos llega primero la mamá a su trabajo?

• Segunda fase
Ejercicios para el dominio de la acción de medir
Título: mis manos son importantes
Objetivo: comparar caminos por su largo mediante la acción de medir.
Medios: las manos y tizas.

Desarrollo: se trazan en el piso varios caminos los que tendrán diferentes medidas, para que los niños a través de la acción de medir determinen cuál de esos caminos es el más corto y cuál el largo para que los animales lleguen primero al campo.

Se explica a los niños que para ello tienen que utilizar sus manos y mediante la flexión y extensión de ellas reconozcan cuál de estos caminos es más corto a través de la comparación.
Los niños formados en parejas, uno se agacha y extiende sus manos y el otro mide el camino, para ello debe marcar con una tiza cada medida realizada. Luego realizan el conteo de los puntos realizados y comparan. Lograran determinar que el camino que tenga más cantidad de puntos es el más largo y viceversa.
Al finalizar cada medición se intercambian las diferentes acciones realizadas por los niños y se valora la actividad realizada.

Valoración
¿Qué hiciste para ayudar a los animales a encontrar el camino más corto?
¿Qué utilizaste para medirlo?
¿Por cuál de los caminos llegan primero los animales al campo?

• Tercera fase
Ejercicios para la utilización de la acción de medir den la solución a diferentes problemas.
Título: la pelota de Robertico
Objetivo: medir caminos con unidades de medidas no convencionales
Medios: hojas de trabajo, lápiz y plumas de aves.

Desarrollo: Robertico, para llegar a donde está su pelota necesita ir por un camino muy largo. Cuánto medirá un camino más corto que ese. Dibújalo.

Valoración: ¿qué hiciste para ayudar a Robertico?
¿Cuál resulto ser el más corto?
¿Qué utilizaste para medir los caminos?



CONCLUSIONES
Los fundamentos teóricos abordados permiten corroborar que en la Educación Preescolar, en el área de desarrollo de las Nociones Elementales de Matemática, se trabaja para que el niño adquiera el procedimiento de medir, que le acompañará toda la vida.

Uno de los logros de desarrollo a alcanzar por los niños preescolares es realizar mediciones sencillas con unidades de medida no convencionales, sin embargo en la práctica educativa del centro escolar Patricio Lumumba se constata que existen limitaciones para el tratamiento a los contenidos de longitud, lo cual no favorece el desarrollo de la acción de medir por los niños preescolares.

Es por lo que se decide la elaboración de ejercicios que permitieran favorecer el tratamiento a este contenido, que posibilite un accionar más activo para fortalecer la acción de medir en niños de preescolar.

BIBLIOGRAFÍA
• CD de la Carrera de Educación Preescolar en Cuba. Versión 7.
• CRUZ. C, L. El conocimiento del mundo circundante como una tarea fundamental de la Educación Intelectual en los niños preescolares. […et . al…]. La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1988
• La educación familiar de nuestros Hijos. - - La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1977. 52 P.
• Educación Preescolar. Programa segundo ciclo, MINED: La Habana. - - Editorial Pueblo y Educación, 1992. 46 P.
• Folletos del 1 al 9: Ministerio de Educación. – Editora Pueblo y Educación, 1992.
• FRANCO O. Enfoque lúdico del proceso educativo: Lecturas para educadores I. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 2004. -- 16 p.
• GARCÍA, J. Selección de lecturas sobre medios de enseñanza, Ed. Pueblo y Educación, La Habana, 2002.
• GARCÍA, S. Recomendaciones metodológicas para el desarrollo de la Percepción Analítica en el 3er y 4to ciclos de la Educación Preescolar en CD Carrera Educación Preescolar. Versión No 7. art. --14p.
• GARCÍA, G. Compendio de Pedagogía. Compilación. Ed. Pueblo y Educación, La Habana, 2002.
• GONZÁLEZ, V Teoría y Práctica de los Medios de Enseñanza. Ed. Pueblo y Educación, La Habana, 1986.
• La Educación de los niños en la edad Temprana. - - La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1981. 69 P.
• Venguer. Temas de Psicología Preescolar. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. 1996.
• Makarenko, Antón: La colectividad y la Educación de la Personalidad. - - L a Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1984. 60P.
• Mendoza Franklin. Domínguez Martha. Principales Modelos Pedagógicos de la Educación Preescolar. Educación 2001.
• Savin, M. N: Pedagogía. - - La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1984. 55 P.
• Usova y N. P. Sakulina: Teoría y Práctica de la Educación Sensorial en El círculo infantil. - - La Habana: Editorial de libros para la educación, 1982. 65 p.
• Vigotski, L. S. - Desarrollo de las funciones psíquicas superiores. - - Edith. Pueblo y Educación: La Habana, 1988.

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados