Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Analfabetismo funcional: Necesidad Educativa Especial del sistema educativo chileno

Resumen: Equidad y Calidad son los pilares de la Reforma Educacional desarrollada en los gobiernos de la Concertación, siendo los temas eje de las reflexiones críticas realizadas tanto en 2006 – revolución pingüina – como en 2011 en las Marchas de movilización por la Recuperación de la Educación Pública...

Publicación enviada por Nidy Liz Marchant Díaz




 


Resumen
Equidad y Calidad son los pilares de la Reforma Educacional desarrollada en los gobiernos de la Concertación, siendo los temas eje de las reflexiones críticas realizadas tanto en 2006 – revolución pingüina – como en 2011 en las Marchas de movilización por la Recuperación de la Educación Pública. Sin embargo, los mencionados planteamientos nacionales son el resultado de los esfuerzos sistemáticos que han permitido transitar – como tema principal de las políticas públicas educacionales – desde la cobertura a la calidad de la educación. El presente ensayo se desarrollará en el pilar de la Calidad, sosteniendo que es una necesidad educativa que el sistema no ha entregado respuesta satisfactoria, contribuyendo al aumento del analfabetismo funcional.

Abstract
Equity and quality are the pillars of education reform developed in the Concertación governments, with the axis of the issues critical reflections made in both 2006 – Penguin Revolution – and 2011 in the Marches of mobilization for the Recovery of Public Education. However, the aforementioned national approaches are the result of systematic efforts that have allowed transit – the main theme of educationalpublic policies – from covering the quality of education. This test was developed in the pillar of Quality, arguing that it is an educational need that the system has not delivered satisfactory response, contributing to the rise of functional illiteracy.

Palabras claves.
Analfabetismo funcional, literacidad, Necesidades educativas especiales (N.E.E.),


El período comprendido entre los años 1980 y 2011, en Chile, obedece al desarrollo de diversos contextos políticos, pero se obtiene de Cristina Cox (s.f.) los siguientes hitos de política de Estado en materia educacional:

• La descentralización administrativa del sistema educacional y el fortalecimiento de la autonomía de las unidades educativas.
• La asignación de subvención como modelo de asignación de recursos para financiar la educación.
• Creación de incentivo para la inversión privada en educación y privatización de servicios educacionales.
• Políticas sectoriales de focalización en: Calidad y Equidad.
• Cambio en las condiciones de trabajo de los docentes y el desarrollo del magisterio.

De los hitos entregados anteriormente, se comprenderá que los tres primeros señalados se refieren a la política de Estado implementada en el período conocido como gobierno militar (1973 – 1990). Cristian Cox (2005: 19) nos describe dicho período a través del siguiente escenario:

“En el marco de un régimen político autoritario con poderes extraordinarios y a través de una reforma estructural radical, descentralizó su administración, introdujo instrumentos de financiamiento basados en el subsidio a la demanda, desafilió del status de funcionarios públicos al conjunto del cuerpo docente y utilizó instrumentos legales e incentivos de mercado para estimular la creación y el crecimiento de escuelas privadas con financiamiento estatal”.

Los dos últimos hitos mencionados se refieren a los esfuerzos realizados por el gobierno democrático de alianza de centroizquierda, cambiando el foco de atención, esto es desde la cobertura hacia la calidad de los aprendizajes y la equidad de su distribución a la población chilena.

Sin embargo, se puede realizar otro nivel de comparación, el cual es mucho más detallista que el anterior referido. Chile, en el año 1970 poseía 11, 7% de analfabetos en su territorio, cuya cifra bajo al 4,3% en el año 2002, lo cual significó establecer la meta de estar bajo al 3% de iletrados. Sin embargo, se obtiene que es el analfabetismo funcional es el tema que debiese dirigir la preocupación de las políticas educacionales chilenas, pues (Rivero, 1999) establece que:

“este problema no es sólo registrado en países con mayores tasas de analfabetismo absoluto sino incluso en aquellos que registran tasas altas de escolarización (Así, en Argentina, Chile, Costa Rica y Uruguay el porcentaje de adultos con escolaridad básica incompleta bordea el 40%).”

Como sabemos – a grosso modo – las personas que poseen analfabetismo funcional leen textos y desarrollan operaciones aritméticas básicas, pero no las pueden aplicar en su contexto cotidiano porque, en el fondo, no las comprenden. Las personas descritas anteriormente desarrollan – según la taxonomía de Bloom – el conocimiento, es decir, el primer y más básico peldaño de la escala ascendente del desarrollo de habilidades cognitivas.

La actual globalización exige que las personas “evalúen” para promover la literacidad y para que ello ocurra, primero, se necesita comprender. La evaluación es necesaria porque las Nuevas Tecnologías (NN. TT.) nos proveen de nuevas informaciones cada segundo, pero no todos constituyen conocimiento, por lo cual se requiere que el sujeto sea capaz de establecer prioridades y aplicarlas a su contexto.

Se comprenderá, de lo referido, que las personas poseerán deficiencia en coordinarse y llegar a consensos. Cassany (2005: 2) nos entrega que “el concepto de literacidad abraca todos los conocimientos y actitudes necesarios para el uso eficaz en una comunidad de los géneros escritos”, es decir, la comprensión ya no basta ser desarrollada desde la individualidad sino que se necesita el desarrollo de competencias de comprensión grupal. Se comprenderá, por tanto, que el alfabetismo funcional impedirá interrelacionarse correctamente y en armonía con otros, conllevándonos a la denominada: brecha digital.

La brecha digital, se comprenderá por tanto a la distancia que poseerá las personas de desarrollar las competencias profesionales establecidas por la Comisión Europea en la declaración de Lisboa, las cuales son:

• Comunicación en la lengua materna.
• Comunicación en lenguas extranjeras.
• Competencias matemáticas y competencias básicas en ciencias y tecnologías.
• Competencias digitales.
• Aprender a aprender.
• Competencias ciudadanas.
• Sentido de la iniciativa y el emprendimiento.
• Conciencia cultural y expresión.

Carlos Peña, al ser consultado por la reforma propuesta por el actual gobierno, nos entrega que:

“es probable que esa pregunta – ¿para qué educar? – siga pendiente y que, una sociedad plural como la nuestra, tenga dificultades para darle una sola respuesta. Pero ello no debe impedir que atendamos los problemas urgentes de integración del sistema: por vez primera tenemos a todos los niños y niñas dentro de la sala de clases. Con ellos han entrado a la escuela los problemas y los conflictos de la sociedad entera, desde las contradicciones de clase a los problemas que aquejan a la familia. Eso es hoy lo urgente”. (Ríos, Josefina, 2010).

Es por ello, que el analfabetismo funcional se debe comprender como una de las tantas posibles vías para entregar calidad educativa, revalorizando la educación municipalidad como responsabilidad del Estado y compartir la visión:

“que la obligación del Estado no es sólo detener la caída [de la educación municipalizada], sino retornarla a un sitial de excelencia, en el que, en cada comuna de Chile, los apoderados puedan optar por enviar a sus hijos a escuelas privadas o públicas, con la garantía de que en estas últimas recibirán una oferta de calidad”. (Educación 2020, 2010: 4).

Se comprende que el sitio de excelencia – no sólo de la educación municipalizada sino de la Educación – es detener el analfabetismo funcional. Sin embargo, dicha pretensión posee un grado de complejidad mayor que no poseía la Educación vivida por nuestros padres y para comprender éste, se retoma la idea de integración del sistema mencionada por Carlos Peña.

La integración es posible por la nueva concepción que las necesidades educativas especiales poseen actualmente, a las cuales estamos presentes (LEGE, artículo 23) “cuando precisa ayudas y recursos adicionales, ya sean humanos, materiales o pedagógicos, para conducir su proceso de desarrollo y aprendizaje, y contribuir al logro de los fines de la educación, ” es decir, todos podemos poseer N. E. E. en algún momento de la vida y, por ello, es la escuela la responsable de velar su aminoramiento en conjunto a la familia y el demandante de aprendizaje.

Lo anterior, exige y permite a la comunidad educativa, “garantizar la existencia de proyectos educativos integradores, a diferencia de proyectos educativos que representen intereses particulares o de grupos específicos de la sociedad” (Educación 2020, 2010), pues requiere de individualización de las instancias de aprendizajes acordes al contexto especifico, es decir, entregar respuestas a las necesidades reales que se necesitan.

Se puede concluir, entonces, que el sistema educativo chileno no da respuesta a las necesidades educativas actuales de nuestro país, pues son pocos los establecimientos que comprenden que la actual reforma educacional se debe gestionar desde el liderazgo docente, el cual debe estar conciente del actual analfabetismos y, por ende, comprender que la copia y memorización descontextualizada de los contenidos a tratar, aumenta y contribuye el analfabetismos funcional.

Seguir concibiendo que el aprendizaje no logrado es responsabilidad del estudiante y no de la institución educativa y de la sociedad en su conjunto, es otra forma de aumentar el mencionado analfabetismo.

Lo referido en el presente artículo se debe valorar como una oportunidad de brindar viabilidad al pilar de la calidad en los aprendizajes y, por tanto, se debe considerar el presente analfabetismo como responsabilidad estatal y, con ello, revalorizar la educación tanto desde nuestra práctica cotidiana como docentes como de investigación referente al presente tema.

Bibliografía
• Brunner, José Joaquín (2007) “Los principios en el proyecto de Ley General de Educación (LEGE): Tres test para probar su consistencia. Disponible en: http://mt.educarchile.cl/mt/jjbrunner/archives/PrincipiosLEGE.pdf
• Cassany, Daniel (2005) “Investigaciones y propuestas sobre literacidad actual: multiliteracidad, Internet y criticidad”. Disponible en: http://www2.udec.cl/catedraunesco/05CASSANY.pdf
• Cox, Cristián (s.f.) “Las políticas educacionales de Chile en las últimas dos décadas del siglo XX”: Disponible en: http://www.lapetus.uchile.cl/lapetus/archivos/12399776211207141139Las_Politica_Educacionales[1].pdf
• Cox, Cristián (2005) “políticas educacionales en el cambio de siglo. La reformadle sistema escolar en Chile”. Santiago: Editorial Universitaria. Disponible en: http://books.google.com/books?id=pOSu0qyTPAC&pg=PA135&dq=LAS+POLITICAS+EDUCACIONALES+EN+CHILE+EN+LOS+ULTIMOS+20+A%C3%91OS+(19802000)&hl=es&ei=z_xzTumKHqPy0gGIqLXsDQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CCwQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false
• Educación 2020. (2010) “Financiamiento, educación pública e inequidad”. Propuesta legislativas en discusión: opinión de Educación 2020. Disponible en: http://www.educacion2020.cl/index.php?option=com_docman&task=doc_details&gid=86&Itemid=55
• Infante, Marta (2007) “Inclusión Educativa en el cono sur: Chile”. UNESCO. Taller regional preparatorio sobre educación inclusiva. América Latina, Regiones Andina y Cono Sur. Disponible en: http://www.ibe.unesco.org/fileadmin/user_upload/Inclusive_Education/Reports/buenosaires_07/chile_inclusion_07.pdf
• La Nación. (2009) “Analfabetos funcionales podrían llegar a los 4 millones en Chile”. Disponible en: http://www.lanacion.cl/noticias/site/artic/20090907/pags/20090907215706.html
• República de Chile. “Mensaje de S. E. EL Presidente de la república con el que inicia el proyecto de Ley de calidad y equidad de la Educación”. (2010) Mensaje Nº 517 -358. Secretaria General de la Presidencia.
• MINEDUC. “Ley General de Educación”. (ley número 20.370). Disponible en: http://es.scribd.com/doc/48243319/lege
• Ríos, Josefina. “Decir que es una revolución es un exceso, llamarla cosmética es mezquino”. Revista Qué Pasa, 29 noviembre de 2010. Disponible en: http://mt.educarchile.cl/MT/jjbrunner/archives/2010/11/post_183.html
• Rivero, José. (1999). “Políticas Educativas de Equidad e Igualdad de Oportunidades”. III Seminario para Altos Directivos de las Administraciones Educativas de los países Iberoamericanos. La Habana. Disponible en: http://www.oei.es/administracion/rivero.htm

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados