Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Aspectos teóricos en el enfoque del trabajo comunitario desde la institución escolar

Resumen: Al abordar el tema del trabajo comunitario deben ser tratadas algunas cuestiones importantes relacionadas básicamente con aspectos esenciales que intervienen en su desarrollo...

Publicación enviada por MSc. Wilfredo Castañeda Torres; Dra. C Olga Lidia Núñez Rodríguez; Dr. C Angel Luis Gómez Cardoso




 


Resumen
Al abordar el tema del trabajo comunitario deben ser tratadas algunas cuestiones importantes relacionadas básicamente con aspectos esenciales que intervienen en su desarrollo.

Introducción
Alrededor del año 1950 los países de Asia y África, ponen en marcha programas nacionales de desarrollo comunitario y se establecen programas a escala internacional. Desde 1951 se fueron creando organizaciones que ejercían influencia en la preparación de diferentes personas para llevar a cabo el desarrollo de la comunidad trabajando con factores que son parte de la educación comunitaria.

En las Naciones Unidas se sistematizan las experiencias y se produce un documento básico denominado “Desarrollo de la Comunidad y Servicios Conexos” que propone explicar su significado con una definición que por muchos años ha sido clásica y que dice así: “La expresión de desarrollo de la Comunidad se ha incorporado al uso internacional para designar aquellos procesos en cuya virtud los esfuerzos de una población se suman a los del gobierno para mejorar las condiciones económicas, sociales y culturales de las comunidades, integrar ésta en la vida del país y permitirle contribuir plenamente al progreso nacional”

Esta fue la primera definición del término ´Desarrollo de la Comunidad́´, propuesta que por las Naciones Unidas y en la que nos apoyamos. En este proceso –según la ONU- intervienen dos elementos esenciales:
• La prestación de servicios de manera que se estimule la iniciativa, la autoayuda y la colaboración mutua con vista a hacerlas mucho más eficaces.
• La participación de los habitantes en los esfuerzos por mejorar su nivel de vida, en dependencia de sus ideas, iniciativas y propósitos.

En Cuba, donde se lleva a cabo este estudio, el trabajo comunitario ha estado ligado a toda su historia, encontrando acciones de este tipo en su comunidad primitiva, en las luchas mambisas, y otros.

En los primeros años posteriores al triunfo de la Revolución, se realizaron diversas experiencias de intervención comunitaria y a finales de la década de los años 80, se realizaron numerosas investigaciones de comunidades; pero la gran mayoría de ellas se centraban en el estudio de las condiciones materiales de vida o de aspectos muy específicos como el hacinamiento, los delitos, las relaciones con los adolescentes, y otras.

Los elementos subjetivos de la comunidad han sido muy poco estudiados, en la mayoría de los casos se han enfocado sólo como la satisfacción de las condiciones materiales de vida. Los trabajos de intervención son parciales y también dirigidos, sobre todo, a aspectos señalados. Durante el proceso revolucionario encontramos estos estudios como factor que promueve el desarrollo de las zonas, barrios, personas, población, para mejorar los niveles de vida material y espiritual. Las organizaciones sociales como los CDR, FMC, las Asociaciones de jóvenes y otras, además de atender las problemáticas específicas del objetivo para el cual se crearon, atienden la educación de la población en problemas de salud, higiene, convivencia, relaciones familiares, orientación sexual, profesional y otros aspectos que son contenido de la acción comunitaria.

Al surgir nuevas comunidades se hicieron masivos los servicios de educación y salud, extendiéndose hasta los lugares más apartados del país, lo que trajo consigo que los organismos e instituciones culturales y de investigación tuvieran mayor participación social en la creación de otras formas de vida comunitaria que fueran justas y de mayor realización personal y social, no exentas de contradicciones y problemas producto de las dificultades económicas y de intercambio comercial y, desde luego, dificultades del propio proceso revolucionario del país.

Es evidente que el desarrollo de la comunidad mediante la ayuda mutua y la acción conjunta es casi tan viejo como la misma humanidad, teniendo en cuenta que a lo largo de la historia han existido intentos continuos que por vías y formas diferentes, han procurado el bien común con el esfuerzo comunitario. Sin embargo no son abundantes las investigaciones realizadas en este sentido ni los trabajos presentados en eventos y jornadas referentes a este tema, hasta los años 90.

Desarrollo.
En el año 1994 se realizó el “1er Taller de Trabajo Comunitario” en nuestra comunidad, con la participación de compañeros del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas y de diferentes factores de la Comunidad Oriente Rebelde. Comenzaron también trabajos de programas, ponencias y actividades en forma práctica del “Trabajo Comunitario Integrado”, dirigido a impulsar la convocatoria del Estado en este sentido, dada las dificultades del período especial.

En la actualidad, como sabemos, se presentan grandes dificultades económicas debido a los cambios bruscos que sufrió la economía cubana con sus lógicas consecuencias en lo social, el que marca limitaciones y carencias para la población, que trata, junto a su gobierno de atenuarlas en lo posible con diferentes medios, de manera que se mantengan las conquistas alcanzadas en la educación, la salud y la cultura. En correspondencia con ello, el trabajo comunitario desempeña un papel esencial como factor de desarrollo y como vía de atención a muchas problemáticas en general y en poblaciones menos favorecidas, teniendo que llevarse a cabo en estos momentos diferentes programas sociales para la etapa. En toda labor la acción de la escuela es fundamental.

Cabe señalar que con la aparición del trabajo comunitario, desarrollo comunitario y otras denominaciones, se ha dado vestimenta científico – técnica a las acciones desarrolladas desde épocas anteriores, las que se han extendido como una forma de aliviar situaciones, mover a las personas que viven en zonas marginales o muy apartadas y en general promover el desarrollo, adquirir conciencia de los problemas y buscarles solución de conjunto. Y en ella ha sido significativo el desempeño de las organizaciones de masas.

Importante papel desempeña el Consejo Popular, órgano estatal, que ejerce gobierno en su demarcación, así como la coordinación e integración de acciones con los diferentes factores de la vida social junto con los delegados de circunscripciones, como representantes del Gobierno y el Estado en el barrio, para materializar la labor comunitaria como requiere en la coyuntura actual de la nación cubana.

La organización social de nuestro país posibilita que los diferentes organismos, organizaciones e instituciones sociales puedan coordinar sus esfuerzos con el propósito de hacer llegar a toda la población información esencial para la protección de la salud y el mejor disfrute de la vida; en este empeño le corresponde al Estado funcionar como vehículo de participación popular en la actividad social y en su desarrollo la educación juega un importante papel.

La comunidad constituye un sistema y como tal su actividad se desenvuelve, a partir del principio de que son primordiales sus intereses y necesidades propios, concibiéndose como núcleo conductor esencial el protagonismo de sus miembros en la solución de los problemas y en la satisfacción en general de sus necesidades así como en la proyección de su futuro. En esta labor es fundamental partir de la diversidad de tradiciones y características culturales determinadas por la historia de cada región, por lo que es vital la atención y el respeto a las peculiaridades propias que hacen de cada comunidad un marco irrepetible, en el que desempeña la escuela un papel fundamental en la cohesión de los integrantes de la comunidad y en la orientación y conducción de esta tarea, desde su arista educativa.

Resulta importante aclarar que en Cuba se ofrece trabajo comunitario a todas las comunidades y no como en América Latina básicamente a comunidades marginadas por problemas sociales, étnicos y a manera de trabajo remedial o terapéutico, por lo que en nuestro país este accionar tiene un carácter de desarrollo.

Principales concepciones de que se parte.

• Comunidad.
Para precisar el concepto “comunidad” se ha recurrido a varios autores que en su mayoría señalan la existencia de diferentes definiciones: de acuerdo con su extensión, género, especie, relaciones sociales y otros.
Héctor Arias y M. Montalvo destacan que el problema dela delimitación del tamaño de la comunidad queda subordinado a un elemento funcional: “el problema de la cooperación”. Estos autores consideran que tienen que existir límites rígidos, siempre y cuando exista una estructura potencial capaz de ejercer la función de cooperación y coordinación entre sus miembros. Este aspecto se tendrá en cuenta en la realización de este trabajo, porque en la definición de comunidad es importante observar los elementos funcionales que unen a sus integrantes y que sirven de base a su organización y movilización para realizar tareas comunes. Héctor Arias precisa que “la comunidad es un organismo social que ocupa determinado espacio geográfico. Está influenciada por la necesidad dela cual forma parte y a su vez funciona como un sistema más o menos organizado, integrado por otros sistemas de orden inferior – las familias, los individuos, los grupos, las organizaciones e instituciones _ que interactúan y con sus características e interacciones definen el carácter subjetivo, psicológico de la comunidad, y a su vez influyen , de una manera u otra, en el carácter objetivo, material, en dependencia de su organización y su posición – activa o pasiva respecto a las condiciones materiales donde transcurre su vida y su actividad”.

Este autor considera muy importante la definición de F. Violich para quien la comunidad es un grupo de personas que viven en un área geográfica específica y cuyos miembros comparten actividades e intereses comunes donde pueden o no cooperar formal e informalmente para la solución de los problemas colectivos.

Luis Arturo de la Garza, señala que es importante definir el ámbito de realidad que recorta el concepto para comprender el campo que analiza. Para este autor la génesis de “la comunidad se encuentra en las instituciones a las que alude una práctica social de normas y costumbres que se estabilizan y normalizan en determinados momentos de su desarrollo” . Dice que de esta forma podemos pensar en prácticas tan diversas como el trabajo en gremios, los órganos colegiados, las formas democráticas de gobierno, la organización de viviendas en barrios o colonias en las que el rasgo común lo constituye el hecho de que se van conformando o desapareciendo en la práctica histórico – social sin ser necesariamente el centro de la práctica existente.

Mara Fuentes y un colectivo de autores señalan que “la comunidad” es el lugar donde se concretizan, de manera particular las relaciones sociales, de grupos individuales, porque es donde cada sujeto interactúa la presencia social y en este mismo ámbito, de manera individual o colectiva devuelve su reflejo particular o grupal de las influencias sociales más generales. Dentro de esta acción, dicen los autores, que las condiciones materiales de vida no garantizan por sí misma el desarrollo espontáneo de la espiritualidad humana, ni la creación de organizaciones e instituciones presupone la participación social.

g. Briones entiende por comunidad “primero un pequeño grupo o conglomerado de población, segundo, un distrito, comuna o municipalidad delimitada administrativamente dentro de la ciudad, tercero, un barrio de la ciudad” . El autor declara que ha realizado la anterior descripción dados los objetivos de su trabajo y considerando que unidades de población como los distritos tienen una historia de desarrollo, cierta autonomía y estabilidad relativas, sus miembros están unidos por sentimientos de pertenencia.

Rodríguez Vivanco divide en dos conceptos a la comunidad: el geográfico “comarca, localidad o región habitada por un grupo social determinado; el sociológico, intereses comunes de los coasociados” .

Ezequiel Ander Egg escribe que según las circunstancias en las que utiliza el concepto, se constata que de acuerdo a los casos, se enfatiza uno y otro aspecto. Cuando el término es referido a la localidad o área geográfica se trata primordialmente de tomar en cuenta los límites geográficos o la influencia de factores físicos sobre las relaciones sociales…También se habla de comunidad para designar las estructuras sociales de grupo . El autor arriba mencionado considera que la comunidad es un conjunto de relaciones sociales cuando los problemas de los roles, status y clases sociales de dan en su interior.

Estos diversos aspectos que según las circunstancias u objetivos se enfatizan o privilegian en uso del concepto, nos dan algunos elementos para avanzar en el análisis, ya que “comunidad” es un término que se usa, por una parte, de manera analógica y, por la otra, con una gama de significados, por lo que es necesario delimitar el alcance que se dará a este concepto.

Es muy valioso el aporte de los autores que vinculan diversos aspectos para entender mejor el concepto “comunidad”, tal es el caso de Guadalupe Guerrero Dávila que lo define puntualizando lo siguiente: “la comunidad es una agrupación organizada de personas que se percibe como una unidad social, los miembros participan en algún rasgo, interés, elemento, objetivo o función, con nivel de pertenencia, situados en una determinada área geográfica, los sujetos interactúan aspectos subjetivos en los que se crean y recrean, se hacen haciendo y son de acuerdo a su momento histórico capaces de transformar la realidad, tomando en cuenta que forma parte de una organización mayor, instituciones que influyen en su estructura física y mental” .

Rosa Elena Simeón; - (en su intervención en el II Congreso Iberoamericano de Agentes del Desarrollo Sociocultural Comunitario en 1996) – define esta “como el espacio socio físico ambiental, geográficamente limitado en el cual tiene lugar todo el sistema de interacciones económicas, socio políticas e ideológicas espirituales”.

En la revisión de documentos donde se enfatiza el papel del educador donde se enfatiza el papel del educador, Amelia Amador Martínez, señala que es la comunidad un lugar donde la institución educacional, abierta a ella, representa un agente principal de educación y que utilizando los factores que la componen se logra de manera más eficaz el desarrollo de quienes la integran. Considera que la vida en la comunidad matiza a las personas que viven en ella de un modo peculiar que los caracteriza, que deja huellas en numerosos aspectos .

Por su parte, el autor de este trabajo considera que la comunidad es el espacio físico ambiental, geográficamente determinado, donde tiene lugar un sistema de interacciones sociopolíticas y económicas que produce un conjunto de relaciones interpersonales sobre la base de necesidades y vínculos esenciales. Este sistema resulta portador de tradiciones, historia e identidad propias que se expresan en identificación de intereses y sentido de pertenencia que diferencian al grupo que integra dicho espacio ambiental de los restantes, de los cuales, desde luego no es independiente, sino parte integrante.

Un elemento central de la actividad comunitaria es la actividad económica, sobre todo en su proyección más vinculada a la vida cotidiana. Pero junto a la actividad económica y, como parte esencial de la vida de la comunidad, están las necesidades sociales, tales como la educación, la salud, pública, la cultura, el deporte, la recreación y otras. Todas ellas integran una unidad y exigen un esfuerzo de cooperación.

Como se ha analizado, y a pesar de referir que existen diferentes definiciones del concepto “comunidad”, se pueden encontrar acercamientos de los autores, sobre todo porque la base de los estudios de cada uno de ellos responde a las necesidades de transformar el medio partiendo de lo general a lo particular, ya que la comunidad constituye el escenario natural y a la vez sociocultural más inmediato, donde transcurre la vida y se desarrolla el hombre.

La comunidad debe desempeñar un rol activo de autogestión e iniciativa, en la solución de sus problemas. De esta manera se desarrollan sus habitantes y la comunidad como un todo, como sujeto de su actividad, pero no siempre ella está consciente, ni tiene claridad de sus problemas, necesidades y posibles soluciones.

• Trabajo comunitario.
Es un proceso integrador, que se da en la comunidad mediante la coordinación entre todos los organismos, organizaciones e instituciones que cumplen una función decisiva en su desarrollo interno, lo cual permite la autorrealización personal, la formación cultural y técnica y el despliegue de potencialidades que mejoren las condiciones físicas, intelectuales y morales con el fin de contribuir al aporte cada vez más a favor del bien común y a la vez multiplicar las experiencias positivas.

Para el autor de esta tesis, el trabajo comunitario es la acción agrupada de factores, que bajo la influencia de una institución rectora, interactúan de conjunto para el logro de los objetivos propuestos.

Esto contribuye a la realización práctica de acciones con sentido de pertenencia, en beneficio de todos los pobladores, -ya que resulta esencial la identificación del individuo con su zona, o barrio de residencia, sus habitantes, sus normas de conducta, sus costumbres, sus tradiciones, sus relaciones y estilo de vida, en general-. Así se constituyen poderosos factores que permiten en cada territorio la movilización de los habitantes para planearse metas, trabajar en conjunto y lograr la solución de problemas de la comunidad sobre la base de la unidad, la cohesión y la cooperación entre todos los integrantes.

Un objetivo central del trabajo comunitario en nuestro país es fortalecer la defensa de la Revolución en todas las formas en que se expresa, para continuar consolidando el proyecto cubano de desarrollo socialista, mediante la cohesión de los esfuerzos de todos para lograr el mejor aprovechamiento de las potencialidades. Para ello se debe organizar y movilizar a la comunidad, propiciando su participación, en la toma de decisiones y en la elaboración y ejecución de soluciones a problemas que den respuesta a sus propias necesidades, al mejoramiento de la calidad de vida y del progreso propio y de la sociedad en general, a partir de sus recursos materiales y humanos, tanto físicos como espirituales.

El desarrollo del trabajo comunitario comprende, principalmente, el diagnóstico y la elaboración del plan de acción: el primero, revela los problemas y necesidades, así como el potencial humano y material con que se cuenta; el segundo, permite formular cómo organizar y ordenar el tiempo , las acciones que se deben emprender en la comunidad para la solución de los problemas detectados, precisándose las tareas concretas de cada sector educacional, en función de las figuras claves dela comunidad, sus líderes formales y no formales.

Estas actividades constituyen acciones priorizadas y permanentes del plan de acción como medio de garantizar la calidad y efectividad de la dirección y participación de los implicados en el proceso de trabajo comunitario. Cabe reflexionar acerca del papel de las instituciones, y sobre todo de la escuela y la familia.

• Las instituciones.
De la influencia de las instituciones en la vida social, se puede tener una visión general que permita tanto la actualización sobre la comunidad como la cooperación y participación del grupo, pero se hace necesario insistir en el papel de las instituciones en la vida de los hombres. Es importante por ello en su actividad tener en cuenta, comprender la constante transformación del ser, del individuo; asimismo, la posibilidad de formar y transformar que posee el hombre, de modo que si en el proceso histórico ha creado las instituciones con formas aparentemente definidas, su actividad puede cambiarlas, y no solo puede, sino que lo hace.

La escuela es las institución a quien está dada la mayor responsabilidad social en la formación de las nuevas generaciones, conjuntamente con otra fuerzas educativas a las que debe orientar, estimular y con las cuales coordina la actividad educativa durante la vida escolar. En el enfoque del conjunto de actividades que la escuela planifique desarrollar con el alumnado, hay que concebir las tareas de carácter educativo al igual que las de carácter docente. La escuela, por lo tanto, tiene que enseñar a los niños y jóvenes a vivir a la par de su tiempo y valorar la realizad que les rodea, apreciar el mundo circundante en su transformación y desarrollo, junto al resto de los factores educativos.

La labor coherente de la escuela y su responsabilidad en la formación de los educandos es de vital importancia, de ahí que el trabajo educativo sea una de las condiciones para elevar la calidad de la enseñanza, y la educación en la escuela mediante la formación de hábitos, la asimilación de normas de conducta, sentimientos, cualidades, actitudes, conceptos morales, de valores, principios y convicciones para que los educandos participen en el desarrollo histórico – social de forma activa y creadora. De ahí la gran exigencia de trabajar con las principales instituciones en las que se interrelaciona el hombre: la familia, la escuela, y el porqué de un trabajo vinculado entre ellas. Considerando que la comunidad conforma o contiene en su sistema a estas instituciones, es menester realizar una integración de esfuerzos si el objetivo es el de educar y preparar por la participación consciente y autogestiva de quiénes la integran y por qué no decirlo, de crear mejores niveles de vida. La escuela es lo comunitario desde una óptica educativa, prepara a los niños, prepara a la familia y contribuye con la comunidad en esta área.

La familia como núcleo de la sociedad desempeña un papel fundamental en la formación de la personalidad del niño y en el desarrollo de conductas, cualidades y hábitos en él. Por eso es tan importante el efecto positivo que produce en el niño una correcta educación familiar, sin embargo, la familia no siempre está preparada para hacerlo correctamente.

En este sentido la escuela, a diferencia de aquella, educa por medio una acción científica, planificada, consciente y sistemática. Por eso, las instituciones escolares tienen la posibilidad de ayudar a la familia, a elevar su preparación para cumplir mejor su función educativa con los hijos. Es de destacar que la familia tiene a su cargo el trabajo esencial de la socialización primaria o de las primeras edades, mientras que la escuela es el factor preponderante que asegura la socialización secundaria o posterior.

Es de máxima prioridad la realización de un trabajo educativo y orientador con la familia cubana actual, dirigido a su preparación para que pueda ser realmente el primer marco de referencia positivo donde se eduque cada niño y cumpla adecuadamente con esta función como se plantea en nuestra sociedad.

Son funciones fundamentales de la familia la biológica, encargada de la reproducción y crecimiento demográfico; la función económica, cuyo propósito es el de satisfacer las necesidades materiales del sujeto para garantizar su supervivencia y manutención, siempre y cuando esa satisfacción de necesidades materiales no sea mal interpretada por los `padres y relegue a un segundo plano la importancia que tienen los estímulos morales y espirituales; y la función educativa y de satisfacción de necesidades afectivas y espirituales, que, sin lugar a dudas, requieren de una atención especial, porque es en ella donde está incluida la responsabilidad de la educación de los hijos como ciudadanos útiles de la sociedad y seres que alcancen su plenitud.

`para poder aprovechar todo el potencial educativo que ofrece la sociedad, es necesario que exista una estrecha comunicación entre la escuela, la familia y la comunidad, de manera que se puedan obtener resultados cualitativamente superiores y se establezcan vínculos de trabajo con la comunidad y la familia.

La labor de la escuela con la comunidad y de esta con la escuela requiere la participación de unos y otros para potenciar la educación de las jóvenes generaciones y de la población en general, llevando a cabo el trabajo comunitario que permita educar niños , jóvenes, adultos en y para la Revolución, respondiendo al trabajo político – ideológico, patriótico – militar y pedagógico – psicológico con una visión de futuro, que permita atender los programas orientados por el nivel central hasta la institución como el PAEME, la formación de valores, la educación sexual y el trabajo político- ideológico y atendiendo a cuestiones específicas de ese territorio.

Con esta óptica educativa se preparan todos los factores de la comunidad para que interactúen sobre los niños y la familia, teniendo en cuenta las orientaciones que emanan de la institución escolar. Esa preparación puede hacerse desde las reuniones del Consejo de Dirección y su Consejo de Escuela, todos sus órganos deben participar.

En la literatura internacional se identifican dos tendencias: una que analiza el vínculo escuela – comunidad destacando la necesidad de reforzar el trabajo de la escuela en este sentido y la otra, de incorporar la escuela al medio. Ambas son importantes, ya quede esta forma se contribuye a crear el sentimiento de pertenencia, a desarrollar la responsabilidad por el destino de la comunidad y a participar en su mejoramiento, por lo que la escuela puede y debe fomentar la cultura comunitaria haciendo uso de ella en sus actividades, rescatando su historia, sus héroes, sus cantos, sus bailes, costumbres y tradiciones. Es de vital importancia el rol que desempeñan la escuela y el maestro mediante la participación activa en la formación de valores, ideales, y normas de conductas en los alumnos y en la comunidad con su trabajo sistemático.

El vínculo de la comunidad con la escuela y la familia, y con el resto de las instituciones sociales, formales e informales, tiene gran importancia para hacer más eficiente el trabajo educativo y, en este sentido, a la escuela le corresponde el rol central: el desarrollo del trabajo educativo en función de las comunidades y dirigido a los objetivos a que se aspira. No obstante, a pesar de los logros de nuestro sistema educacional aún no se ha alcanzado el nivel de eficiencia deseado. Esto requiere exigencias superiores en el trabajo de la escuela en unión del resto de los factores y la atención individualizada de los estudiantes, pues lo más importante es la complementación y la integración armónica éntrelas influencias desde la escuela.

Para obtener resultados cualitativamente superiores se hace necesario que la escuela establezca vínculos de trabajo más directos con la comunidad y la familia, que los pobladores y autoridades de la primera desarrollen sentimientos e identidad hacia el centro educacional y los segundos no se limiten solamente a conocer más o menos el aprendizaje de sus hijos. La escuela, por otra parte, tiene que irradiar seguridad y confianza en su labor _como centro cultural y socializador de la comunidad_ tiene que traspasar los limites de su demarcación y lograr insertarse fuertemente en la zona donde está enclavada; hacer partícipes a los pobladores de sus logros y dificultades; buscar su apoyo en todo momento.

La comunidad tiene que crear las condiciones necesarias y a su vez exigirle a la escuela por el cumplimiento de la función social que le corresponde, de organizar y dirigir el proceso de instrucción y educación de sus estudiantes.

Como se conoce, la comunidad es única y los conocimientos que de una de ella se obtenga enriquecen los conocimientos y, experiencias de los niños y familias e instituciones que participan, los educadores pueden orientar, encausar y extender su acción al medio (institución, familia, comunidad), y buscar y brindar apoyo a las necesidades educativas de la comunidad, dentro y fuera de las escuela; potenciar la labor de la escuela, con la participación de los padres, de personas destacadas de la comunidad, cohesionar a los miembros de la comunidad y ofrecerle a esta también sus posibilidades y recursos.

El trabajo comunitario desde la institución educacional no es entonces algo que se agrega o se superpone a su labor, sino que es parte de ella, tiene carácter esencial porque profundiza en las características de la familia y la comunidad a que pertenecen los alumnos y esto le permite al maestro encauzar su acción adecuadamente, tratando de atender, compensar, complementar, según lo que haya detectado en cada caso. Le permite fortalecer el arraigo del os niños a su entorno, al propiciar que ellos participen en su caracterización, que conozcan los aspectos positivos y negativos, que contribuyan en los planes de acción para promover cambios, que se preparen como integrantes de esta comunidad en su historia, en sus tradiciones, que aporten a la comunidad actividades culturales, y otras, que se aproximen la escuela y la comunidad, que coordinen sus acciones y así potenciar su influencia y elevar la calidad de la educación, es tarea esencial de estas dos instituciones fundamentales, la cual debe extenderse al resto de ellas.

Bibliografía
CAÑEDO IGLESIAS, GISELA MILAGROS. (2004) El desarrollo científico-tecnológico, la evolución en las perspectivas sociales-humanistas y la atención de las necesidades educativas especiales. Vía Internet http:/ www.monografías.com
____________________________________. (2002) Familia y necesidades educativas especiales. Tesis en opción al Grado Científico de Doctora en Ciencias Pedagógicas. Madrid.
____________________________________. (2007) La familia y la cultura de la diversidad. Vía Internet http:/ www.monografías.com
CASTRO ALEGRET, PEDRO LUIS. (1995) Familia, sexualidad y discapacidad.- Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
COLLAZO DELGADO, BASILIA. (1992) La orientación en la actividad pedagógica / Basilia Collazo Delgado, María Puentes Albá.- Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
ESPINOSA RABANAL, ALMUDEMA. (1995) Iguales, pero diferentes. Un modelo de integración en el tiempo libre.- Madrid: Editorial Popular.
GÓMEZ CARDOSO, ÁNGEL LUIS (2007). Estrategia educativa para la preparación de la familia del niño y de la niña con diagnóstico de retraso mental. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias pedagógicas. Camagüey.
______________________________ (2010). Familia. Análisis de la definición del concepto. Una concepción operativa para la familia del niño y de la niña en situación de riesgos biológicos al nacer. Página Web mailxmail.com. Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). ISSN 1699-4914, código numérico auspiciado por la UNESCO para identificar las publicaciones periódicas de todo el mundo. Barcelona.
______________________________ (2010). Niños con discapacidades. Orientación y preparación educativa. Reflexiones sobre la orientación y preparación educativa de la familia de los niños con discapacidad. Página Web mailxmail.com. Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). ISSN 1699-4914, código numérico auspiciado por la UNESCO para identificar las publicaciones periódicas de todo el mundo. Barcelona.
_____________________________ (2009). El desempeño del docente en la orientación educativa de la familia de los niños con diagnóstico de retraso mental. Revista Odiseo. Revista electrónica de pedagogía Año 7 No. 13 julio-diciembre 2009. Publicación semestral, ISSN-1477.
_____________________________ (2009). Hacia una pedagogía para la atención integral a personas con necesidades educativas especiales. Sello Editor EDUCACION CUBANA. Ministerio de Educación. ISBN 978-959-18-0410-5
______________________________ (2009). Familia y educación de los hijos. Experiencias desde la escuela. Sello Editor EDUCACION CUBANA. Ministerio de Educación. ISBN 978-959-18-0464-8
______________________________ (2009). La familia del niño y de la niña con diagnóstico de retraso mental como agente principal de socialización. Una estrategia educativa para su preparación. Memorias del Congreso Internacional Pedagogía 2009. ISBN 978-959-7139-70-6.
______________________________ (2008). El maestro y la familia del niño con discapacidad. Editorial Pueblo y Educación. ISBN 978-959-13-1794-0
______________________________ (2008). El niño y la niña con diagnóstico de retraso mental: manual de ayudas para la familia. Ciudad de La Habana: Editorial Universitaria, 2008. ISBN 978-959-16-0848-2 (Libro digital).
_______________________________ (2008). Estrategia educativa para la preparación de la familia del niño y de la niña con diagnóstico de retraso mental. Editorial Universitaria del Ministerio de Educación Superior de la República de Cuba, 2008. Ciudad de La Habana ISBN 978-959-16-0847-5. (Tesis doctoral)
________________________________ (2007). Familia e Intervención Temprana. En Revista El amor nos hace crecer. Revista para padres y maestros. Número Inaugural. Publicada por el Centro de Investigación y Desarrollo Educacional A. C. de México, CEIDE, y el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, ICCP, de Cuba.
______________________________ (2001). La familia del niño con Síndrome de Down: una conceptualización operativa / Ángel Luis Gómez Cardoso, Olga Lidia Núñez Rodríguez.- p. 14-17.- En Revista Contacto (México). Edición Especial.
______________________________. (1999) Propuesta de un Diseño de Ayudas para la familia del niño con Necesidades Especiales. Una vía de Trabajo Social. Tesis en opción por el título de Master en Trabajo Social, Universidad de Camagüey.
_________________________________. (2003) Comunicación y amor: elementos esenciales para el cumplimiento de las funciones familiares en el seno de la familia del niño con Síndrome de Down. Publicación Electrónica. Página Web www.astrolabio.net y www.monografías.com.
JIMENEZ PACO (1999). De Educación Especial a Educación en la Diversidad. España. Editorial Aljibe
La personalidad: su diagnóstico y su desarrollo (2004) / Lorenzo M. Pérez Martín…-/et al/…-La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
MOHANTY, C.T (1990). On race and voce: challenges for liberal education in the 1990s. en Cultural Critique, No 14, Winter1989-1990.
NÚÑEZ ARAGÓN, ELSA (1995). ¿Qué sucede entre la escuela y la familia?- Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
________________________ (2005). Familia y Escuela 2. Algunas dificultades con los niños, niñas y sus familias que el maestro debe conocer Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
PADRÓN ECHEVARRÍA, ANA ROSA (2000). Comunicarnos en la familia. (Material Mimeografiado).- La Habana.
TORRES GONZÁLEZ, MARTHA (2004). Comunicación y familia. Material Power Point. La Habana.
VIRURU, R (2002). Colonized through language: the case ofearly childhood education. En Contemporary Isues in Early Childhood.

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados