Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Socialización del Conocimiento de la Cultura Física y su evaluación; desde el ámbito universitario cubano

Resumen: Evidentemente y el transcurso y evolución de los entes sociales, la sociedad humana es la extensión del individuo, si realmente es consiente la necesidad de un cambio radical, si aspiramos a un mundo mejor, es imperiosamente urgente cambiar individualmente, cambiar dentro de nosotros mismos, alterar dentro de nuestra propia individualidad. La sociedad es una suma de individuos, sí cada individuo cambia, la sociedad cambiará inevitablemente...

Publicación enviada por Prof. Aux. MsC. Emelinda Parris Sarría; Prof. Aux. MsC. Lucia Estrella Portilla




 


Introducción
Evidentemente y el transcurso y evolución de los entes sociales , la sociedad humana es la extensión del individuo, si realmente es consiente la necesidad de un cambio radical, si aspiramos a un mundo mejor, es imperiosamente urgente cambiar individualmente, cambiar dentro de nosotros mismos, alterar dentro de nuestra propia individualidad. La sociedad es una suma de individuos, sí cada individuo cambia, la sociedad cambiará inevitablemente.

La sociedad entonces es claramente el medio que utiliza el individuo para lograr sus fines y objetivos, si la idea de que el todo lo es la sociedad, y cada uno de los individuos no es más que un componente de aquélla. El ser humano necesita la acción el trabajo y el accionar real de su entorno y su realidad lo que le hace sentirse en una mayor simbiosis, para poder interactuar con todo estos indicadores incidentes en el cambio del individuo y por ende de la sociedad en su conjunto.

La capacidad del hombre de autodeterminarse, de asumir la dirección de su vida, y de ejercer esta capacidad en una acción concreta, lo determina como hombre libre y un sujeto ético. La posibilidad de la autodeterminación introduce lo ético en lo que se refiere al hombre.

El ser social se caracteriza por los actos propiamente humanos, actos voluntarios y responsables del autor, es decir, hace al ser humano responsable de los actos de que es actor voluntario (es propio del hombre actuar deliberadamente).

Un individuo vive en una sociedad, está en su contexto y en base a esto va a ser su característica de vida. Tomando como base el criterio de Mills donde plantea que no se puede analizar nada sociológico (relación entre el individuo y la sociedad) si no se tiene en cuenta su contexto, el lugar y el tiempo en que vive, las características de las mismas, su evolución, etc. O sea que no se puede tomar al individuo como un ente aparte y analizarlo, frente a los diferentes cambios y evoluciones, cada individuo va a ser afectado de manera diferente.

Se debe valorar la ética, que es individual, personal, cada individuo posee su propia ética, formada por sus valores personales, por su ideología. La ética no es el intento de darse la buena vida, y esto significa hacer todo lo que se quiera, saciando todos los caprichos, la ética implica que hay que pensar más que en estar bien el momento solamente, y pensar un poco en el efecto que nos van a producir las cosas (las diferentes decisiones) en un futuro (no necesariamente muy lejano).

Los conocimientos científicos y tecnológicos deben formar parte indisolubles del acervo cultural de cada individuo. Entendemos por acervo cultural la adquisición de conocimientos, rasgos actitudinales y procedimentales que permitan al individuo orientarse mejor en la sociedad en que vive; que sean bases para la toma de decisiones bien fundamentadas y responsables.

La ciencia y la tecnología puestas al servicio de la sociedad permiten contar con los medios para poner a disposición de cada individuo los principales y múltiples resultados de su desarrollo; destacándose entre ellos los recursos educativos, los deportivos y los divulgativos/científicos y artísticos a través de múltiples formas de intervención en el proceso de socialización.

Por todos es bien conocido el carácter y la naturaleza social de la actividad científica y tecnológica formadas históricamente, de modo que la socialización de estas actividades muchas veces es interpretada, en el sentido de que las mismas se hayan indisolublemente ligadas a la propia génesis de la sociedad humana. Es importante señalar sin embargo, que la socialización debe considerarse también apuntando al aspecto de esta actividad ligada a la distribución de sus resultados entre los componente de una sociedad dada y al modo en que estos resultados modifican sus condiciones de vida.

En general resulta bien reconocida la estrecha relación entre el desarrollo científico tecnológico y la socialización de los conocimientos, sobre todo según el segundo aspecto antes señalado. Recordemos el papel de las comunicaciones, el desarrollo de la informática, de los medios de comunicación masiva, de las instituciones educativas, de sus programas y estrategias, y el modo sustancial en el que cambian los rasgos de la vida cotidiana, familiar y profesional influidos por los avances científico-técnicos.

El problema de la autogestión para una vida más saludable y sana etc., para producir cambios en las personas que lo hagan asumir actitudes más responsables y participativa en los cambios sociales.

El problema de la socialización del conocimiento en el sentido de participación en su producción, utilización y determinación de sus influencias en la vida de cada individuo, es un problema con un carácter sociológico evidente. Este tema toca muchas de las aristas más significativas de las estrategias sociales, políticas e ideológicas que cualquier sociedad contemporánea se proponga realizar.

Si consideramos las políticas como el sistema de estrategias, regulaciones, normas y objetivos complejos de recursos humanos y materiales que se articulan en función de las necesidades sociales.

Según E. Capote -, que de modo institucional formulan las condiciones y agentes que han de garantizar el cumplimiento de sus propósitos sociales. Así podemos hablar de las Políticas Sociales, Política del Conocimiento y Política de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. El marco mas general para el estudio de la socialización del conocimiento científico y tecnológico en diferentes ámbitos de la sociedad hay que considerarlo en las políticas aquí mencionadas.

Uno de los ámbitos sociales donde estas reflexiones encuentran especial atención está relacionado con la naturaleza, el papel y alcance de la Cultura Física en la sociedad cubana contemporánea. Si tenemos en cuenta que el INDER, que es la institución cubana que unifica los programas y estrategias relacionados con la actividad física, el deporte y la recreación, cuenta con un Sistema de Ciencia e Innovación Tecnológica, cuyo propósito es:
”sostener sobre bases teóricas, sólidamente argumentadas en la experiencia práctica y el nivel científico alcanzado por sus especialistas, el tratamiento de la Cultura Física como problema teórico que avanza en la dinámica del mundo contemporáneo de manera propia e independiente que posterior es generalizada. Una teoría de la Cultura Física cubana, un modelo teórico de Cultura Física sustentado en la práctica de la Revolución cubana y sólo dable en un sistema tal como el que hemos construido: El sistema socialista cubano…”

Numerosos son los aportes que la ciencia y la tecnología han dado a la Cultura Física, son los casos de la medicina, la bioquímica, la fisiología la biomecánica, la morfología y otras ramas del saber. La medicina deportiva, también ha hecho aportes que han permitido incrementar los conocimientos a cerca de la fisiología del cuerpo de los deportistas, conocer casi con exactitud los estados óptimos, mediante un sin números de pruebas físicas y mentales con y sin equipos. La Cibernética y la Informática han permitido el estudio biomecánico del movimiento del cuerpo y las técnicas dadas, así como la obtención de información rápida que ayuda a la predicción y control de los resultados, apoyado también en la intensificación de los entrenamientos.

El deporte y la Cultura física esferas muy impactadas por la ciencia y la tecnología de punta, su campo está directamente bajo su influjo. Según A. Ruíz (1983) «específicamente a partir de los Juegos Olímpicos de Londres, se transformo casi en su totalidad las concepciones del pasado; se han derrumbado los límites fisiológicos en consecuencia se superan casi todas las marcas establecidas para las disciplinas individuales (...)
Han cambiado las características de la Arquitectura Deportiva, la estructuras de las superficies y suelos, los sistemas de medición e información en virtud de la influencia del desarrollo electrónico, la iluminación, los espacios complementarios y el carácter integral y polivalente de las edificaciones». (p.2). No es un secreto para nadie que las nuevas tecnología en el accionar deportivo, desde los entrenamientos, hasta los ciclos competitivos, han jugado un papel decisivo en los resultados, que además también han incidido en la sociedad ya que en mucha de esta tecnología llega a grandes grupos sociales en su mas disímiles formas.

Un significado más amplio de la tecnología, que permita situarla en su contexto social, supone tomar en cuenta también las cuestiones sociotecnológicas derivadas de sus dimensiones organizativa y cultural, de esta forma, la acepción que se adopte de la noción de tecnología se relaciona con la manera de entender la denominada alfabetización tecnológica de los ciudadanos, uno de los objetivos prioritarios de la política educativa en la mayoría de los países industrializados.( Acevedo, 2002: pp1-2 ).

Las nuevas tecnologías nos permiten controlar mejor la información que se nos presenta, la manera en que aprendemos, creamos y trabajamos, la elección de las personas con las que trabamos relaciones, e incluso la forma en que se distribuyen los bienes, la atención de salud y los servicios públicos.

1.2. La socialización del conocimiento en la comprensión de la interrelación ciencia, tecnología y sociedad.
Llegado a este punto del análisis, podemos percatarnos de que existen muchos otros problemas que resolver por ejemplo para considerar las consecuencias que esta visión del asunto puede tener para el desarrollo de procedimientos didácticos en las disciplinas en los diferentes niveles de enseñanza- para completar de manera coherente y amplia, una visión de la socialización del conocimiento que sirva de base heurística y metodológica para su aplicación en ámbitos sociales concretos.

Sin embargo solo nos ocuparemos ahora de la segunda de las interrogantes que planteamos anteriormente, ¿Qué lugar ocupa la socialización del conocimiento en la comprensión de la interrelación ciencia, tecnología y sociedad?

Este tema tiene que ver directamente con el modo en que se comprenda la llamada interrelación ciencia, tecnología y sociedad y dentro de ello, con la llamada gestión del conocimiento y la innovación científica tecnológica. El problema de la socialización del conocimiento científico y tecnológico suele plantearse de modo implícito o explicito desde diferentes ángulos de las investigaciones sociológicas, políticas, filosóficas y educativas entre otros. Si partimos de la consideración de que:

“La visión o imagen CTS comprende la ciencia y la tecnología como procesos sociales, cuyas trayectorias son socialmente construidas a partir de la constelación de circunstancias sociales, valores e intereses que actúan en la sociedad. En consecuencia, se defiende la idea de la democratización del conocimiento, en particular el derecho de la sociedad a intervenir en el curso tecnocientífico” , entonces no quedan dudas de la presencia en este proceso de la socialización del conocimiento particularmente dirigido a la producción, divulgación y aplicación de los conocimientos científicos y tecnológicos.

Es importante señalar que no se trata solo, como estos mismos autores mencionan, de “la apropiación social del conocimiento”. Desde nuestro punto de vista se trata de algo mas allá de la simple apropiación social que llega a considerar, como vimos anteriormente, de un auténtico proceso de interrelación individuo ( en este caso no solo los colectivos de investigación sino además de todos los componentes sociales) sociedad.

El problema de la socialización del conocimiento en el sentido de participación en su producción, utilización, y determinación de sus influencias en la vida de cada individuo, es un problema con un carácter sociológico evidente, pero con connotaciones profundas para la evaluación y valoración del impacto social del desarrollo científico tecnológico.

Producción, divulgación y aplicación de los conocimientos científicos y tecnológicos no constituyen procesos aislados, descontextualizados y al margen de la totalidad de sujetos en determinado contexto social; no hay que olvidar tampoco el papel, lugar y sentido que en la totalidad compleja de los procesos sociales tiene la diferenciación, jerarquización y las funciones de la red del entramado social, el proceso de profesionalización e institucionalización de las actividades científicas, tecnológicas y productivas. Para evitar cualquier simplificación inútil es necesario combatir cualquier interpretación superficial de la socialización del conocimiento como ocurre cuando esta se identifica con la simple divulgación del conocimiento científico.

La divulgación debe comprenderse en sus vínculos con otros conceptos tales como: comunicación social, formación integral, vida útil, calidad de vida etc. Por todos es bien conocido el carácter y la naturaleza social de la actividad científica y tecnológica, de modo que la socialización de estas actividades –recordar que las mismas se hayan indisolublemente ligadas a la propia génesis de la sociedad humana-, también apunta a la distribución de sus resultados y al modo en que estos resultados modifican las condiciones de vida de cada ciudadano.

Son conocidas las diversas interpretaciones sobre lo que es ciencia, tecnología y sus consecuencias sociales; el esclarecimiento de esta cuestión tiene importancia sobre todo para buscar una solución adecuada a los problemas planteados por las múltiples aristas de la socialización del conocimiento.

Uno de los conceptos que actualmente recibe amplia atención en variados campos de investigación es el de “vida cotidiana” y su vínculo con el desarrollo científico tecnológico. Los fundamentos de ese interés recaen en múltiples razones, entre las cuales podemos considerar las siguientes: La vida cotidiana se presenta como el “nodo” de una gran red en la que se entrecruzan y concurren las diversas conexiones que involucran socialmente a cada individuo.

La vida cotidiana ha dejado de ser una frase para designar algo de lo que debemos alejarnos lo más posible para poder acercarnos a lo más elevado del conocimiento humano, al conocimiento científico y, se ha convertido en el verdadero escenario donde debemos realizar todas nuestras aspiraciones al mejoramiento humano.

Quizás por primera vez en la historia de la sociedad humana, la vida cotidiana constituye el escenario ideal para correlacionar racionalmente el vínculo entre conocimiento, normas y tomas de decisiones y permitirnos comprender, a su vez, la naturaleza social e histórica de las ciencias, la tecnología y el impacto social. Según afirma E. Hobsbawm, “…aun cuando la alta ciencia del siglo XX era ya perceptible antes de 1914, y pese a que la alta tecnología de etapas posteriores estaba ya implícita en ella, no había llegado todavía a ser algo sin la cual la vida cotidiana era inconcebible en cualquier parte del mundo.”

Junto a la influencia del desarrollo científico tecnológico en la vida cotidiana se han producido cambios de la imagen tradicional de las personas, incluso de los no especialistas, tienen de la ciencia y la tecnología; imagen que ha transitado desde concebirla como expresión de certidumbre, de la evidencia experimental, de la racionalidad y fundamento incondicional del progreso, hasta considerar hoy en ella los intereses y los valores, como palabras claves para “explicar causalmente”, la formación de las creencias científicas.

La nueva imagen de la ciencia y la tecnología que se impone además de apreciar el papel humanístico y el valor cultural de la ciencia, presupone, además de la adquisición de saberes y habilidades específicos necesarios pero insuficientes-, la incorporación del saber hacer y el juzgar, es decir la integración de lo fáctico y lo axiológico en sus tres dimensiones (valores éticos, estéticos y políticos) contenidos esenciales en la educación para la vida que demanda del especialista (tecnólogo) el actual siglo XXI.

La principal función inherente al quehacer científico, consistente en estudiar de manera sistemática y profunda la naturaleza y la sociedad para obtener nuevos conocimientos tiene un carácter histórico, que, lejos de las interpretaciones unilaterales del externalismo e internalismo , hay que considerarlo en su carácter complejo y fuera de todo objetivismo estrecho. Estos nuevos conocimientos, fuentes de enriquecimientos educativos, culturales e intelectuales, generan avances tecnológicos y beneficios económicos que actúan como catalizadores que facilitan la interacción y la comunicación entre los agentes socializadores involucrados en la adquisición del saber, en su divulgación y en su aplicación.

La interrelación entre el desarrollo científico-tecnológico y el proceso de socialización con el individuo tiene un carácter multifacético y multiescalonado; “A efectos prácticos, la realización de milagros con una tecnología científica de vanguardia que necesitamos comprender o modificar, aunque sepamos o creamos saber cómo funciona.

Esto nos indica que la socialización del conocimiento científico-tecnológico tiene un contacto estrecho con la vida del individuo no a través de la apropiación directa de los últimos conocimientos científicos-tecnológicos, sino por los efectos prácticos-éticos-afectivos que los mismos producen en la actuación inmediata del individuo.

De no tener en cuenta esta peculiaridad de la socialización del conocimiento científico-tecnológico seguirá siendo un gran misterio incomprensible el por qué la objetividad y veracidad del conocimiento científico no garantizan por sí solos sus efectos formativos-educativos en las personas.

Amanera de conclusiones parcial podemos decir que:
La socialización del conocimiento está vinculada al desarrollo de los medios informáticos, comunicativos educativos - divulgativos, y esto es a los medios de comunicación de masas: en el mundo actual los medios de comunicación y las nuevas tecnologías han alcanzado una difusión sin precedentes, todos son usados por una cantidad muy significativa y creciente de personas para satisfacer, principalmente, las necesidades de información y entretenimiento, dedicando un número muy grande de horas a ver, escuchar o leer los mensajes difundidos por estos medios.

La necesidad de orientación social sobre bases cognoscitivas: es cada vez más necesario que la población posea una cierta “cultura científica y tecnológica” para estar en disposición de hacer elecciones lo más beneficiosas, o menos perjudiciales para ellos mismos o para sus conciudadanos. Esta perspectiva tan sencilla se convierte en lo que podemos denominar la socialización del conocimiento que merece una consideración más atenta y matizada, sobre todo en relación con ámbitos sociales particulares.

La formación social que se da dentro del proceso educativo es uno de los factores principales en el proceso de socialización. Este punto puede abordarse desde varios ángulos, cuyos detalles salen fuera de esta investigación pero que no dejan de tener importancia: para ello consideremos simplemente que desde el punto de vista del educador, el proceso de socialización es una corriente interactiva muy productiva para la transformación del conocimiento en factor de desarrollo personal más que un indicador del rendimiento académico.

Aprender con y a través de las nuevas tecnología, usar productos tecnológicos en la enseñanza de las diversas Disciplinas de los Planes de Estudios al que deben vincularse las distintas asignaturas que recibe los estudiantes, lo cual provoca ante todo motivación, actualización y aprendizaje, esto es un evidente proceso de socialización entre los individuos.

Bibliografía
1. Alfonso López, Félix Julio. Los estudios sobre deporte y sociedad: ¿una asignatura pendiente? pág. Historiador. Oficina del historiador de la Ciudad. Revista Tema: Cultura - ideología - Sociedad N0 49 / (Enero – Marzo 2007).
2. Acevedo, J. A. Educación Tecnológica desde una perspectiva CTS. Una breve revisión del tema. OEI – Programación – CTS + I – Sala de lectura. Disponible en: http://www.campus-oei.org/salactsi/acevedo5.html. (2002).
3. Acevedo, J. A. La tecnología en las relaciones CTS. Una aproximación al tema. Enseñanza de las Ciencias. (1996).
4. Acevedo Díaz José Antonio. Educación Tecnológica desde una perspectiva CTS. Una breve revisión del tema. (2001).
5. Alfonso López, Félix J.: “Los estudios sobre deporte y sociedad”: ¿una asignatura pendiente? En: Rev. Temas, Cultura ideología sociedad. No.49/ (Enero-Marzo 2007)
6. Amador Martínez, Dra. Amelia. Ponencia Central, Taller sobre... Educación y Socialización: Unidad de Acción .Investigadora del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas. (1989).
7. Bosque, Jiménez, Jerry. La Educación científico tecnológica en la formación del profesional del Licenciado en Cultura Física N0 1. Acción Revista Cubana de la Cultura Física. (La Habana) p (54-55). (2002).
8. Conocimiento y sociedad: pensando en el desarrollo” Conferencia científica UCIENCIA 2006.La Habana, Cuba.
9. De Urrutia Barroso Lourdes. Compiladora: “La sociología como ciencia” en “Sociología del deporte” Selección de lecturas para la docencia. Ed. Deportes, La Habana (2004).
10. De Urrutia Barroso Lourdes. Compiladora: “Sociología y Trabajo Social Aplicado. Selección de lecturas. Editorial Deportes, La Habana (2006).
11. Durán González, Javier, Dr. Culturas deportivo y valores en las sociedades actuales .Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte – INEF. (Universidad Politécnica de Madrid)
12. García Capote E. Surgimiento, evolución y perspectivas de la política de ciencia y tecnología. Disponible en: http://www.cujae.edu.cu .Cuba (1959-1995).
13. López, A. ¿Es la Educación Física, ciencia? citado 2 de noviembre del 2007. Acceso desde Internet:<< http://www.efdeportes.com. (2003).
14. Martínez Carrillo Andersson. Trabajo Referativo de problemas sociales de la Ciencia y la tecnología. "Lugar y papela de la Ciencia y la Tecnología en el desarrollo del deporte en Cuba antes del año 1959."
15. Núñez Jover Dr. Jorge .La Ciencia y la Tecnología como procesos Sociales. Lo que la Educación Científica no debería olvidar .Editorial "Félix Varela". La Habana (1999)
16. Núñez Jover J Dr., López Cerezo. Innovación Tecnológica, innovación social y estudios CTS en Cuba .Biblioteca Nueva, S.L, Madrid, (2001).
17. Núñez Jover Jorge Dr., Universidad de La Habana, Figaredo Curiel Francisco Dr., Universidad de Camagüey. CTS en contexto: la construcción social de una tradición académica.
18. Núñez Jover, Jorge. Universidad, Innovación y Sociedad: Experiencias de la Universidad de la Habana. CD Universidad (2006).
19. Parlébas, Pierre. Elementos de Sociología del deporte. Colección Unisport. Junta de Andalucía/Universidad Internacional Deportiva de Andalucía. Málaga. (1988).
20. Parra Luzardo, Gastón: “Proposición de análisis socio-histórico del deporte en América Latina”. En: Sociología del Deporte. Selección de Lecturas para la docencia. Editorial Deportes, Ciudad de la Habana. (2004).
21. Paz Sánchez, Bárbara: El sistema de Cultura Física y deportes. La alternativa. En: Sociología del Deporte. Selección de lecturas. Ed. Deportes, Ciudad de la Habana, (2004).
22. Piñol Jiménez, Lázaro. Conocimientos, normas y toma de Decisiones: una reflexión educativa bajo los Enfoques CTS. Ponencia presentada a “Universidad 2008, La Habana, Enero (2008).
23. Paz Sánchez, Bárbara. “La Phyquis entre la cultura y la filosofía”. En: Rev. Temas, cultura ideología y sociedad. No. 50/51, abril-septiembre (2007).

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados