Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La formación del estudiante preuniversitario y su evaluación integral

Resumen: La escuela cubana, a partir de las últimas décadas he experimentado cambios trascendentales en la concepción, presupuestos teóricos, metodológicos y sociológicos de los modelos pedagógicos de los diferentes subsistemas educativos con la finalidad de la proyección de una escuela de nuevo tipo...

Publicación enviada por LiC. Hermes López Azahares




 


Resumen.
La escuela cubana, a partir de las últimas décadas he experimentado cambios trascendentales en la concepción, presupuestos teóricos, metodológicos y sociológicos de los modelos pedagógicos de los diferentes subsistemas educativos con la finalidad de la proyección de una escuela de nuevo tipo. Asume así la escuela, cada vez más, la responsabilidad de formar un hombre con una preparación integral general en consonancia con las regularidades y condiciones específicas en que ocurre el proceso de formación.

En el presente trabajo se aborda las dimensiones en que ocurre el proceso de formación del estudiante preuniversitario y se declaran los diferentes indicadores que deben tenerse presente para el desarrollo de una evaluación integral como resultado de su proceso de formación.

Palabras claves: Personalidad, formación integral, perspectiva de desarrollo cognitivo o cognoscitiva, perspectiva político-moral, perspectiva motivacional y perspectiva contextual o social

Introducción.
Un problema común para la Psicología y la Pedagogía como ciencias es la formación integral de la personalidad del sujeto. Si bien la psicología ha ofrecido aportes referidos a la estructura de la personalidad, con resultados prácticos aceptables, no han sabido ser lo suficientemente flexible como para dar su instrumentación sistemática en la evaluación. La búsqueda de una solución definitiva, para muchos psicólogos, recae en llegar a un estudio de desarrollo superior en la integración de procedimientos de evaluación confiables que permitan la verificabilidad de sus concepciones.

Por su parte la Pedagogía, a pesar de reconocer el proceso de formación y desarrollo de la personalidad como una de las categorías y principios centrales de su quehacer investigativo, docente-metodológico y orientador-educativo, no ha podido todavía exponer una solución definitoria, una consecuencia de esto es la proliferación de métodos, criterios y técnicas existentes en relación a la evaluación.

El presente trabajo aborda nuestra consideración en torno a la formación integral del estudiante preuniversitario y su evaluación, para esto se declaran las dimensiones en que transcurre la formación integral de su personalidad y se ofrecen además el sistema de indicadores que debes tener presente el profesor durante el desarrollo de su labor educativa para evaluar el desempeño del estudiante en cada una de ellas.

Desarrollo.
La formación integral de la personalidad implica el conocimiento de las capacidades individuales y la participación activa del sujeto a partir de la interacción con los otros.

Este proceso de formación integral ocurre a partir de la relación que se produce entre los procesos internos (propiedades y formaciones psicológicas de su personalidad) con los procesos externos (medio sociocultural). Por lo tanto el proceso de formación transcurre durante todo el desarrollo evolutivo del ser humano y tiene como máxima pretensión el desarrollo de las potencialidades individuales del sujeto y se logra a través del proceso de educación.

Siguiendo la lógica de este razonamiento, entonces la formación de la personalidad del alumno en el preuniversitario es posible siempre que se lleve a cabo a través de un proceso educativo personalizado, que canalice el protagonismo estudiantil y su potencial autorregulador, que potencie tanto el desarrollo de los procesos cognoscitivos, de aprendizaje, que les permita conocer y comprender la realidad, como las potencialidades para la detección, enfrentamiento y solución de los problemas profesionales de la realidad.

Este presupuesto indica la necesidad de desarrollar los mecanismos que propicien una independencia del individuo de los otros, y se alcanza en la medida que se desarrolle los procesos lógicos del pensamiento que desarrollan otros términos como la independencia y la creatividad. Visto de este modo la formación integral de la personalidad implica ante todo, que se produzcan cambios y transformaciones en la personalidad del sujeto como un todo, haciendo que el individuo alcance niveles superiores en la formación de su personalidad.

En este sentido formación integral se concibe como una unidad dialéctica entre: el grado de desarrollo que alcanza en los procesos cognoscitivos; el sistema de hábitos, conocimientos y habilidades; la preparación política; su comportamiento social y nivel de motivación para enfrentar las actividades.

La formación integral se define como el proceso de cambios y transformaciones que se producen en las configuraciones psicológicas del individuo que permite el alcance de niveles superiores en su desarrollo cognoscitivo y de interacción social con su medio y otras personas.

La propuesta que se presenta constituye un proceso que ha permitido contextualizar el objeto sobre la base de cuatro perspectivas de desarrollo humano, constituyendo estas las dimensiones que se tendrán en cuenta para la evaluación de la formación integral de la personalidad del estudiante: perspectiva de desarrollo cognitivo o cognoscitiva, la perspectiva político-moral, la perspectiva motivacional y la perspectiva contextual o social, teniendo en cuenta la relación dialéctica entre cada una de las dimensiones en la formación integral de la personalidad del individuo.

Las cuatro dimensiones declaradas están influenciadas mutuamente. En los seres humanos la vida social, la inteligencia y la propia individualidad psicológica constituyen la fuente principal de estímulo para el desarrollo integral de la misma. Estas dimensiones forman un sistema, de tal modo que para estudiar como se ha producido la formación integral de la personalidad del estudiante es importante tener presente el modo en que estas se integran en la personalidad de este.

En esta concepción la formación integral esta contextualizada a las exigencias del modelo del universitario, logrando con ello formar profesionales con un a sólida preparación que le permita enfrentarse a la realidad de la vida social.

En la concepción se evidencia la necesaria relación entre las cuatros dimensiones de la formación integral de la personalidad. Pero ¿cómo evaluar el progreso que alcanza cada uno de ellos en las diferentes dimensiones? La pregunta podría formularse de otra manera ¿Qué indicadores tener presente para evaluar cada una de las dimensiones declaradas?

La respuesta no resulta fácil, pues el problema de la formación integral de la personalidad y su evaluación son abordados de distintas manera por la ciencia en general y las ciencias particulares que tienen como objeto la personalidad del sujeto.

Una reevaluación de las propuestas realizadas y con el objetivo de hacer un acercamiento en el propio desarrollo de la aplicación práctica finalmente nos condujo a realizar nuestra propuesta, partiendo de la relación existente entre: desarrollo cognoscitivo–aprendizaje-comportamiento social-preparación político-moral – y la motivación ante el desarrollo de las actividades.

En la concepción que se propone las características esenciales de la formación integral se expresan a partir de las dimensiones que la conforman.

Dimensión del desarrollo cognoscitivo.
Esta dimensión comprende el grado de desarrollo alcanzado por los procesos lógicos del pensamiento para que se produzca y se logre el desarrollo de las habilidades de análisis, síntesis, comparación, abstracción y generalización.

Para determinar los indicadores de esta dimensión hay que considerar las acciones que debes desarrollar el alumno para el cumplimiento de las habilidades. Desde un enfoque dialéctico-materialista se conoce que el nivel de conocimiento del hombre, no se determina sólo por las peculiaridades naturales o intelectuales de los hombres, sino ante todo por las condiciones y posibilidades sociales.

El elemento cognitivo es presupuesto de la interiorización, pero no se puede quedar ahí, lo emotivo, lo sentimental, refuerza el conocimiento y se sigue trabajando por esta vía el sentimiento. La emoción, cuando se enraíza en el conocimiento, despierta los sentimientos y se da el vínculo entre el sentimiento y el conocimiento, que es la base del valor.

Por lo tanto se requiere que el maestro mediante el contenido de su asignatura, dirija el desarrollo de las potencialidades intelectuales de los alumnos y necesariamente, tengan que usar operaciones básicas de la mente para apropiarse de los conocimientos, para que el alumno tenga entre otras, que observar, analizar, relacionar, comparar, generalizar. Cuanto más el alumno realice estas actividades, las ejercite y las consolide, el resultado será más sólido; lo esencial permanecerá más tiempo y servirá de base sistemática a los nuevos conocimientos, le permitirá el desarrollo y alcance de una independencia cognoscitiva creadora y activa.

Lo que se quiere es que el estudiante logre, entre otras cosas:
• Conocer por qué ocurren los hechos y fenómenos y de las relaciones que se establecen entre ellos y sean comprensibles.
• Separar las cualidades del objeto para llegar a la comprensión del mismo.
• Asumir una posición activa ante la necesidad de aprender.
• Reconocer las propiedades inherentes al objeto cuando analiza y asume posiciones.
• Desarrollar las habilidades del pensamiento crítico y lógico.

Para que se comprenda mejor lo relacionado con la dimensión cognoscitiva, ofrecemos las variables y sus indicadores que se proponen.




Al valorar lo antes expuesto, queda en evidencia la importancia de atender a la formación y desarrollo de las operaciones lógicas del pensamiento, a un nivel de exigencia elevado, que conduzca a la adquisición por el estudiante de un pensamiento teórico; la importancia de fortalecer la interacción entre los sujetos en el aprendizaje; el significado de las acciones de orientación, de análisis de las condiciones de las tareas, la exploración de diferentes vías de solución; así como la adquisición de acciones de control y valoración, que faciliten al estudiante el logro de la autorregulación y su independencia. Queda claro, que existe una relación directa entre el nivel de logros obtenido en el desarrollo intelectual y la calidad del aprendizaje, que una persona que realice operaciones intelectuales de mayor calidad, aprende con un ritmo más rápido.

Dimensión político-moral.
Esta dimensión engloba todo lo referente a la preparación política y la manifestación de los sentimientos, valores y actitudes del estudiante.

Existe consenso en la literatura que aborda este tema, en entender la formación de valores como un proceso complejo, que forma parte de otro más amplio, la formación de la personalidad, que dichos valores están contenidos no sólo en la estructura cognitiva, sino fundamentalmente en los profundos procesos de la vida social, cultural y en la concepción del mundo del hombre, que existen en la realidad, como parte de la conciencia social y en estrecha correspondencia y dependencia del tipo de sociedad en el que se forman los niños, adolescentes y jóvenes.

En este sentido es necesario que la escuela eduque y enseñe, pues los jóvenes son la garantía de la continuidad de nuestro proceso revolucionario máxime cuando la revolución lo tiene como principal elemento para salir del período especial. El profesor para trabajar consecuentemente la formación de valores en los jóvenes, debe tener presente el medio social en que se desenvuelve el joven y el desarrollo social.

Para Nancy Chacón (1984), los valores se producen sobre la base de cuatros componentes: el componente cognitivo, el afectivo-volitivo, orientación ideológica y las vivencias y experiencias moral acumuladas. Por tanto la educación moral es un proceso individual, vivenciado y asumido por cada individuo en dependencia de las condiciones de su medio social, de la calidad humana de sus relaciones con sus educadores (familia, escuela, el resto de las instituciones sociales y personas con quien interactúa).

Constituyen indicadores para evaluar esta dimensión los siguientes:



Dimensión contextual o social.
Esta dimensión manifiesta las cualidades empáticas del sujeto, vista esta como la habilidad del sujeto para conocerse y comprender a los demás. Abarca el comportamiento social del estudiante en la escuela y en su grupo social (aula), a partir de su acción social como miembro del grupo y el grado de empatía que logra.
La acción social es la interacción en la que la conducta de los individuos o grupos pude influenciarse mutuamente.

El estudiante en tanto es un miembro de un grupo social (grupo/escuela), donde las relaciones entre sus miembros están en constantes transformaciones. Ha estas transformaciones contribuyen todos y cada uno de sus miembros, tal como podemos comprobar al observar los cambios habidos en las relaciones amorosas o en las formas de diversión actuales. La interacción entre los miembros del grupo puede transformar el medio social en que se desenvuelve el estudiante, no obstante el estudiante cuenta con disposiciones naturales para el aprendizaje y para adaptarse a las más variadas situaciones, puedes además acumular y transmitir lo aprendido a sus compañeros que podrán partir de esas experiencias para seguir avanzando.

En la escuela como institución social el estudiante se enfrenta a normas sociales, pautas de comportamiento establecidas como obligatorias para todos (reglamento escolar). Las normas establecidas por el reglamento disciplinario, vienen a constituir normas funcionales por que son reglas a las que el estudiante tiene que ajustarse. Reglas que sabes que si incumple recibirá una sanción negativa, un castigo, y que si la cumple, la sanción será positiva, el grupo te premiará.

Es este aspecto el grupo juega un papel de control social de la conducta resultante del comportamiento social del estudiante, por otro lado constituye un mecanismo para regular la libertad de acción. Es decir el grupo de estudiantes juega una función reguladora de la conducta mediante el establecimiento de normas y sanciones.

Somos del criterio que en esta dimensión debe tenerse presente la competencia comunicativa del sujeto para lograr su empatía social a partir del acto de poder transmitir y socializar información

En este sentido la competencia comunicativa es vista como la capacidad del ser humano para entrar en relación con otros en un medio sociocultural. Esta se expresa en el conocimiento que posee el estudiante para usar el lenguaje, a fin de comunicar lo que desea expresar en cada situación.

En esta dimensión constituyen indicadores para su evaluación los siguientes:
_ Si el estudiante apoya, acepta o rechaza los códigos sociales establecidos.
_ Si conoce que hacer ante el grupo.
_ Si valora positivamente y negativamente las consecuencias de sus actos.
_ Si conoce los medios, vías, etc. para realizar criticas a sus compañeros.
_ Si posee autonomía.
_ Si justifica la imposición por palabras o utiliza el ejemplo personal.
_ Si ejerce el control por la fuerza o por el pensamiento.
_ Si persuade a los miembros del grupo para el desarrollo de las actividades docentes, laborales, etc.
_ Si lucha por la justicia y crítica las inmoralidades.
_ Si participa en la distribución equitativa de los bienes materiales.
_ Si asiste puntualmente al desarrollo de las actividades.
_ Si se comporta disciplinadamente en el transcurso de las actividades.
_ Si cumple eficientemente con sus responsabilidades como miembro del grupo.
_ Rechaza las polémicas y las sustituye por el diálogo.
_ Se adapta al medio social y se relaciona creativa y sensitivamente.
_ Es receptivo ante los cambios (lo nuevo).
_ Opina conscientemente y asume posiciones debido a sus conocimientos de base.
_ Responde al beber impuesto por el amor a la acción.
_ Es capaz de usar correctamente el uniforme y demás atributos.
_ Si posee liderazgo de grupo.

En lo relativo a la competencia comunicativa se tendrá en cuenta:
_ Nivel de cultura que posee.
_ Capacidad de comunicarse oralmente interpersonal y colectivamente.
_ Capacidad para escuchar y ponerse en el lugar de los otros.
_ Nivel de códigos que utiliza para comunicarse e interrelacionarse en colectivo.
_ Capacidad para adaptarse al contexto.
_ Actitud que asume al hablar y hacia aquello de lo que se habla.
_ Capacidad para establecer contactos y relaciones sociales.
_ Capacidad para mantener un discurso coherente y acorde a la situación.
_ Si mantiene una postura y tono de voz adecuados
_ Y otros que el profesor considere.

Dimensión motivacional.
La motivación es una característica del proceso de enseñanza-aprendizaje, es una función psicológica del mismo y no solo de un momento de este, el proceso tiene que estar permanentemente motivado. El término motivo procede de la palabra metas y designa el motor, lo que desde dentro impulsa al móvil. El sujeto tiende hacia los objetos del medio que satisfacen sus necesidades. Esta relación dinámica se inicia por el estado carencial (necesidad) que periódicamente sufren los sujetos y que puede ser satisfecho por determinados objetos externos que llamamos incentivos.

Esta dimensión comprende todo lo relacionado con el modo de actuación y seguridad hacia las diferentes actividades, comprendiendo su autoconocimiento, confianza y autoaceptación para cumplir las actividades.

La motivación está estrechamente relacionada con la actividad intelectual y formativa que genera el proceso de enseñanza-aprendizaje. El aprendizaje resultante dejará un “efecto”, en términos de conocimientos, habilidades, vivencias y motivaciones, que incidirán positivamente en su comportamiento intelectual y en su actitud ante la búsqueda de otros conocimientos.

Por el contrario, si el alumno no se motiva y estimula favorablemente, la desmotivación incidirá desfavorablemente en su interés por estas actividades y por adquirir los conocimientos. Si no se logra formar motivos, necesidades, e intereses cognoscitivos en nuestros escolares, no podrá lograrse una verdadera actividad de aprendizaje.

Constituyen indicadores para esta dimensión, entre otros:
- Capacidad de actuar.
- Responsabilidad para cumplir las tareas.
- Autoaceptación y asunción de sus decisiones y consecuencias.
- El planteamiento de metas propias y vías para alcanzarlas.

Conclusiones.
Las investigaciones sobre evaluación integral están aun por recibir la importancia que merece. La psicología, la Pedagogía y la Didáctica como disciplinas independientes, no han priorizado los métodos de investigación que ayuden a identificar no solamente las dimensiones que intervienen en una formación integral, sino tambien en su evaluación para poder identificar los cambios que se producen en le desarrollo de la personalidad del sujeto.

Proliferan superficialmente ¨propuestas¨y los docentes poseen una imagen dudosa acerca de que hacer para alcanzar un desarrollo armónico e integral del sujeto. Todo esto refleja que la Pedagogía y las ciencias afines, no se han dedicado a este campo con la importancia que requiere.

No obstante se consideran aportes de trabajo :
• Haber realizado una propuesta de las dimensiones para la evalución de la formación del estudiante universitario a partir de la lógica de su integracción.
• El establecimiento de indicadores que permiten evaluar integralmente el proceso de formación, sobre la base del desarrollo integral de la personalidad del sujeto.

Bibliografía.
1. ABBAGNANO, NICOLÁS. Diccionario de Filosofía._, La Habana: Ediciones Revolucionarias, 1963.
2. AGÜERRONDO, INÉS. La calidad de la educación. Ejes para su definición y evaluación. on line. Disponible en http://www.iaed.oas.org.  .
3. AHUMADA ACEVEDO, PEDRO. Estrategias y procedimientos para una evaluación Auténtica de los aprendizajes en la enseñanza universitaria. Universidad Católica de Valparaíso. Chile. En: Cuadernos ICR.
4. ÁLVAREZ MÉNDEZ. Evaluar para conocer, examinar para excluir. La cara oculta de la evaluación. La cuestión ética y práctica. on line._ http://www.vulcano.lasalle.edu.co/,
5. ÁLVAREZ ECHEVARRÍA, MARIA ISABEL. Principio para el estudio de la personalidad a partir de una concepción dialéctica-materialista en la psicología._p49._52._En Selección de lecturas de psicología de la
a. personalidad._ La habana: Editorial Pueblo y educación,
6. AVENDOÑO OLIVERA, RITA MARÍA. Ideas Fundamentales e Independencia cognoscitiva / Rita María Avendoño olivera, Alicia Frida Minujín Zmud._p24_36._ En Temas de Psicología Pedagógica para maestros II._ La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2002.
7. Aprender y enseñar en la escuela. Una concepción desarrolladora/ Doris
a. Castellanos Simons .et al.... Editorial: Pueblo y Educación. La Habana. 2002.
8. BERMÚDEZ MORRIS, RAQUEL /. Del aprendizaje, una mirada desde la Psicología./Raquel Bermudez Morris, Llorenzo Pérez Martín._ En Hacia una Educación Audiovisual._ La hanbana: Editorial Pueblo y Educación: La habana, 2004.
9. BLACK, PAUL. Evaluación e innovaciones en el aprendizaje._p101-
106._En Avance y Perspectivas._ Vol. 17, México, Marzo-Abril, 1999.
10. BRAECNER, LEO J. Diagnostico y tratamiento de las dificultades en el Aprendizaje / Leo J. Braecner, Guy L. Band._ Madrid: Ediciones Rialp, 1974.
11. CASTELLANOS SIMONS, BEATRIZ. Perspectivas contemporáneas en torno al aprendizaje._ En Centro de Estudios educacionales. ISP._ La Habana, Abril, 1999.
12. CARDENAS MOREJÓN, NORMA. La comprensión de la personalidad en la psicología histórica-cultural._p38-48._ En selección de lecturas de psicología de la personalidad._ La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2003.
13. CARHUAPOMA ACOSTA, MISTRAL. Evaluación del aprendizaje._ on line. Disponible en._http://www.aspefam.org.pe,
14. LOPEZ AZAHARES, HERMES. La evaluación como componente del proceso enseñanza-aprendizaje-on line. .Disponible en. ttp:/www.ilustrados.com/publicaciones/EEKpVpZyAAgoMSCHib.php>

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados