Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Reflexiones en torno al aprendizaje, la familia y el valor del diagnóstico

Resumen: La comprensión y tratamiento de las dificultades en el aprendizaje constituye todavía en el siglo XXI un tema problemático y controvertido, que atraviesa desde lo conceptual terminológico, el diagnóstico, la caracterización, la intervención y la prevención...

Publicación enviada por Dr. C Ángel Luís Gómez Cardoso; MsC. Olga Lidia Núñez Rodríguez; Lic. Elizabeth Gómez Núñez; Dra. C. Dania María Santí Morlanes; MsC. Oscar Ortiz Blanco




 


La comprensión y tratamiento de las dificultades en el aprendizaje constituye todavía en el siglo XXI un tema problemático y controvertido, que atraviesa desde lo conceptual terminológico, el diagnóstico, la caracterización, la intervención y la prevención.

Hammill (1990) trabajó 11 definiciones que tienen su origen en investigaciones desarrolladas en E.U. en las cuales se analizan como elementos conceptuales básicos los siguientes:
• Bajo rendimiento académico.
• Disfunciones del SNC.
• Alteraciones en los procesos psicológicos implicados en el aprendizaje.
• Trastornos específicos del habla y el lenguaje, como dificultades potenciales en el aprendizaje.
• Trastornos académicos específicos.
• Problemas del pensamiento y razonamiento.
• La edad en la que puede hablarse de dificultades en el aprendizaje.
• Las dificultades en el aprendizaje en otras discapacidades.

Siguen vigentes interrogantes tales como:
• ¿De qué aprendizaje y qué dificultades se trata?
• ¿Cuándo puede considerarse que un niño tiene dificultades en el aprendizaje?
• ¿Cuáles son realmente las causas que provocan la dificultad o fracaso en el aprendizaje? ¿Orgánica, social, cultural, psicológica, pedagógica o múltiples?
• ¿Son dificultades generales, específicas o ambas?
• ¿La dificultad en el aprendizaje y la hiperactividad, tienen que andar juntas necesariamente?
• ¿Estas dificultades en el aprendizaje son más frecuentes en determinados grupos o segmentos de la sociedad?
• ¿Cómo prevenir que aparezcan esas dificultades? ¿Es posible la prevención?
• ¿Son estas dificultades permanentes o transitorias o temporales?
• ¿Cuáles serían las mejores condiciones para favorecer el aprendizaje?
• ¿La prevención o eliminación de esas dificultades requiere de una respuesta psicológica, social, económica, pedagógica o….?

¿Qué piensan ustedes? Sería interesante compartir sus reflexiones y las nuestras y aunque no todas podrán ser satisfechas en este momento sí dejo abierto el debate en los equipos técnicos multidisciplinarios de esta institución, a modo de seguir profundizando en esta temática.

Ahora bien la primera interrogante que aparece en la página anterior, nos alerta sobre la necesidad de precisar, qué se asume como la categoría aprendizaje. Pueden encontrarse variedad de definiciones y tendencias en la comprensión y explicación, de lo que se entiende por aprendizaje.

Por ejemplo los teóricos representantes del enfoque conductista clásico consideran: “Aprendizaje como un cambio de conducta, en la forma que actúa determinada persona en cada situación” (Watson, J. B., Thorndike, E. L., Skinner, B. F. entre otros.

Por otra parte, autores con un enfoque cognitivo, privilegian los componentes del procesamiento interno que permite el aprendizaje, por lo que para ellos quedaría analizado como: Un proceso continuo de estructuración y reestructuración del sistema de conocimientos que se concreta en esquemas, percepciones, conceptos, ideas, que van enlazando y ampliando su sistema de relaciones como resultado y procedimientos del aprendizaje. Destacan el valor del aprendizaje de herramientas o recursos para “aprender a aprender”, aprender estrategias, más que puros contenidos o información.

En la teoría Piagetiana y de sus seguidores representantes del constructivismo, aunque al propio Piaget, muchas veces se le ubica como cognitivista, porque sin duda el desarrollo de su concepción teórica está centrada en la esfera cognitiva. Desde este enfoque el aprendizaje se concreta en “Adquisición de conocimientos” y en épocas más recientes “Proceso de construcción de conocimientos”. “Diferencia el aprendizaje como desarrollo y el de datos o información”. Proceso de asimilación y acomodación para lograr el equilibrio cognitivo y la adaptación a las exigencias del medio”

Para el Psicoanálisis el aprendizaje se interpreta como “proceso inconsciente que moviliza cambios en la formación y desarrollo de la personalidad y sus conductas derivadas moderadas por dosis de ansiedad provocada por el enfrentamiento a la nueva situación donde el significado emocional tiene un impacto importante”.

En la concepción histório-cultural, al reconocer el carácter interactivo del desarrollo y el papel de los social en relación con lo biológico, se comprende el aprendizaje como: “Proceso de apropiación de la cultura, mediada por los otros y automediada, en entornos que constituyen fuente de aprendizaje para potenciar el desarrollo”. A decir de Vigotski, “el buen aprendizaje es aquel que precede al desarrollo y contribuye determinantemente para potenciarlo”.

Valdría la pena reflexionar en torno a que si realmente son dificultades en el aprendizaje o dificultades en la enseñanza (Nicola Cuomo)

De todas formas sería oportuno destacar en resumen las características generales de las dificultades en el aprendizaje:
• Grupo heterogéneo.
• Insuficiencias y retardo temporal de las funciones psíquicas.
• Implicadas en el aprendizaje.
• Incompetencias en el desempeño académico.
• Incongruencia entre posibilidad y rendimiento.
• Inmadurez en la esfera afectivo-volitiva.
• Insuficiente desarrollo de los mecanismos de autorregulación.
• Carencias o inadecuada utilización y organización de las estrategias de aprendizaje.
• Puede estar asociado a hiperactividad o lentificación del comportamiento.

El hombre de la Edad de Oro, nuestro José Martí refiriéndose a la familia y al efecto de la educación que en ella se desarrolla y que se trasluce en su descendencia nos legó: “Las cualidades de los padres quedan inscriptas en la personalidad de los hijos, como las huellas de los dedos de un niño en las alas de una fugitiva mariposa”.

El significado de lo que aprende el niño en la escuela y en cualquier otro contexto está mediado por las vivencias y experiencias de la vida en familia. La relación conocimientos-sentimientos aparecen en primer lugar en la interacción del contexto familia, a través de la unidad dialéctica de la actividad y la comunicación como categorías rectoras por las que transita la formación de la personalidad. La primera condición para prevenir cualquier dificultad en el desarrollo es garantizar una familia de calidad.

Y hablar de una familia de calidad es tener en cuenta:
• La trasmisión de valores sensibles, útiles, vitales, estéticos, morales.
• Es conferirle a la educación de los hijos atributos de ternura, entrega, interés, generosidad, sonrisa, tolerancia, sinceridad, responsabilidad honestidad y compromiso.

La familia es la estructura funcional básica donde se inicia el proceso de socialización y a partir de la cual se comienza a compartir y fomentar la unidad de sus miembros, con la consiguiente aceptación, respeto y consideración. Es, en última instancia, donde se debe favorecer la diversidad, y propiciar un estilo de vida que potencie y desarrolle al niño y a la niña, sobre la base de la armonía, la seguridad, y la estimulación, con el propósito de satisfacer sus necesidades (Gómez Cardoso, A.L.1997).



¿Qué es la Atención a la Diversidad?
 Supone la búsqueda continua del equilibrio entre comprensibilidad y diversidad.
 Atender simultáneamente y con eficacia a unos alumnos/hijos que se van diferenciando progresivamente.

Tener presente:
 La organización del centro y de la estructura familiar.
 Los criterios que rigen la selección de objetivos y contenidos.
 Las propuestas metodológicas y actividades de aprendizaje.
 Profesores y padres preparados

Postulados asumidos por los partidarios de la Pedagogía de la Diversidad:
 Todos los niños pueden aprender.
 Todos los niños asisten a aulas comunes de la edad apropiada en sus escuelas locales.
 Todos los niños reciben programas educacionales apropiados.
 Todos los niños reciben un currículum relevantes según sus necesidades.
 Todos los niños se benefician de la cooperación y colaboración entre la familia y la comunidad.

A decir del Árias, G. (2001) “Tanto para padres como para hijos pueden ser estimuladas las potencialidades del desarrollo… si bien los otros constituyen agentes potenciadores para la formación y desarrollo del psiquismo del individuo, también los otros necesitan ser potenciados para desempeñar de una manera más óptima su función”

La familia como primer mediador, como el primer educador debe convertirse en un otro cualitativamente superior, no debe dejarse su funcionamiento solo a la sabiduría de la intuición y la espontaneidad. Innumerables investigaciones demuestran que una familia bien preparada para el desempeño de sus funciones, constituye un factor decisivo para promover el desarrollo de sus miembros.

Es por ello que el punto de partida para el trabajo con familias se sustenta en dos procesos de cardinal significación: Evaluación-Diagnóstico.

Evaluar significa comúnmente la acción de medir, valorar y determinar un conocimiento, una cualidad, una actitud, o un hecho familiar, con el propósito de compararlos, clasificarlos en analogía con determinada referencia o escala. La evaluación nos permite obtener de una manera rigurosa y científica, un conocimiento más exacto de las cosas.

El diagnóstico, por su parte, pretende ir más allá. Es la comprensión de lo que se ha evaluado a través de la utilización de diversas valoraciones que faciliten la comparación o la clasificación con cierto nivel de complejidad tomando en cuenta una serie de cualidades.

Resulta importante entonces:
• El conocimiento de la realidad objetiva en la que se organiza, vive y actúa, es decir la estructura familiar.
• Los problemas familiares, cómo, dónde y desde cuándo se manifiestan, la extensión e intensidad.
• La actitud y las opiniones de otras personas al respecto.
• Sus metas.
• La evaluación de la propia familia sobre su “problema”.
• La conducta de enfrentamiento del problema.
• La situación que conspira contra la estabilidad familiar.
• Las debilidades de la familia.
• Las fortalezas y las potencialidades de la familia.
• Los mecanismos de adaptación y crecimiento.
• Los estilos de comunicación

Es a fin de cuentas un diagnóstico presuntivo que supone la formulación de una hipótesis que requiere ser comprobada y objetivizada.

Si fuéramos a graficar las tres palabras que enuncian la denominación de este evento, situaríamos dentro de un gran circulo a la familia y al aprendizaje y bordeando el gran circulo el necesario diagnóstico tanto de la familia como de los niños y niñas con dificultades en el aprendizaje, pero teniendo en cuenta que la atención a las dificultades en el aprendizaje requieren indiscutiblemente del concurso de la familia y esta de estar lo suficientemente preparada para enfrentar tan difícil reto. En esta interacción todos crecen.

Es por ello que los profesionales de la Pedagogía Especial junto a la familia no escatimemos esfuerzos en el logro de una pedagogía del éxito, de una pedagogía de la potencialidad, en fin de una pedagogía de la diversidad que es hablar a favor de una postura de reconocimiento a las diferencias culturales, de sexo, de desarrollo y de aprendizaje, como fundamento de la educación, de una pedagogía de la diversidad no sólo ha de reconocer la diferencia de los educandos, sino también la de los profesores y la de los padres.

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados