Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Los valores esteticos presentes en la obra martiana vistos a traves el analisis de un texto

Resumen: Este trabajo se basa en el analisis textual aplicado a un texto lirico, en el que se transita por algunos de los niveles de la lengua, para constatar, a traves del uso de los recursos linguisticos y literarios, los valores esteticos presentes en la obra y que evidencian la sensibilidad artistica de su autor...

Publicación enviada por Lic. María del Carmen Hernández Díaz; Lic. Gueldys Pupo del Castillo




 


Resumen
Este trabajo se basa en el análisis textual aplicado a un texto lírico, en el que se transita por algunos de los niveles de la lengua, para constatar, a través del uso de los recursos lingüísticos y literarios, los valores estéticos presentes en la obra y que evidencian la sensibilidad artística de su autor.

Palabras claves: análisis, recursos, lingüísticos, literarios, estéticos, artística.

Introducción
Martí no solo fue un gran patriota y un extraordinario pensador, sino, además, un revolucionario en las letras castellanas. La obra en prosa del Apóstol comprende novelas, discursos, ensayos y artículos, en los que se expresa uno de los momentos más importantes de la prosa castellana y uno de los pensadores más originales de nuestra América. Se puede afirmar que muchas publicaciones enciclopédicas y de diversos autores insisten en el perfil del Martí escritor. En México, donde vivió entre 1875 y 1877 es donde Martí se revela, definitivamente como periodista, publicando y colaborando revistas, periódicos y publicaciones parlamentarias. Sus escrituras incluyen, además de la prosa, numerosos poemas que se pueden encontrar agrupados en: "Ismaelillo" (1882), "Versos sencillos" (1891) y "Versos libres" (1892), etc. Al estudiar la vida y obra de José Martí se puede conocer que fue el iniciador del Modernismo Latinoamericano, lo que le atribuye un gran mérito en el mundo de las letras.

Versos Sencillos es un libro de poemas escrito por José Martí, de carácter bibliográfico, el que dedicó a sus amigos Manuel Mercado de Méjico o al uruguayo Enrique Estrázulas. La mayoría de los poemas que conforman el libro fueron escritos en agosto de 1890, en las montañas de Catskill, adonde había ido por motivos de salud. Pero el libro no fue publicado hasta octubre de 1891.

En el prólogo del libro Martí expresa que fueron versos salidos de su corazón, del profundo dolor que sintió al ver a los pueblos de América pendiendo de las garras del imperialismo norteamericano. Se refiere, Martí, a la declaración hecha por la delegación de los Estados Unidos a la Conferencia monetaria en marzo de 1891, en la que declara “que la creación de una moneda común de plata de curso forzoso en todos los Estados de América era un sueño fascinador”. (Martí, José: 1891)

El vasto conocimiento que Martí poseía sobre la forma de actuar de los norteamericanos, le ayudó a advertir lo oprobioso y comprometedor que resultaba para los pueblos de América tal comunión con los norteamericanos, pues como expresara “el que siente en su corazón la angustia de la patria, el que vigila el carácter del pueblo que convida y el del convidado… ha de inquirir cuáles son las fuerzas políticas… y los intereses de los partidos… y de los hombres en el momento de su invitación. (Martí, José: 1891)

Evidentemente la propuesta hecha por los norteamericanos, afectó profundamente a Martí, a esto se une la vieja dolencia que padecía producto de los grilletes del presidio, la que califica de “dolores injustos”; y el regreso a Cuba de su esposa Carmen Zayas Bazán y su pequeño hijo al que no vería más. Esto lo conduce a un prolongado descanso en las montañas de Catskill, ordenado por su médico. Es este el momento que Martí aprovecha para escribir los Versos Sencillos que son el producto de reflexiones hechas por sí mismo, en los que atrapa momentos de su vida, que van desde la niñez hasta la adultez, siendo esto el motivo de la variedad de temas tales como: el optimismo, la traición, el amor en toda su magnitud: a la naturaleza, a las cosas cotidianas, a los amigos, a los héroes, a la poesía, a la patria, a la familia, etcétera.

Para apreciar los valores estéticos de la obra martiana se ha seleccionado el poema que corresponde al verso XLV “Sueño con claustros de mármol”, por lo que el presente trabajo tiene como objetivo: demostrar, a través del análisis de un texto, los valores estéticos presentes en la obra literaria de Martí.

El conocimiento de la obra poética de José Martí, y en el caso particular de los Versos Sencillos, donde el autor logra la plenitud como creador, lleva a la reflexión sobre la necesidad de su estudio por los jóvenes, no solamente por sus valores estéticos, sino también por su carácter educativo, ya que en ellos se refleja la personalidad moral, los principios éticos y los sentimientos de la excelsa figura que es Martí, cuya vida irradia múltiples ejemplos. Así conocemos al Martí escritor, humanista, solidario, justo, sencillo, amigo, paternal, amante, patriota, filósofo, antiimperialista.

Desarrollo
El poema objeto de análisis es uno de esos versos salidos del corazón, verso XLV “Sueño con claustros de mármol” en el que advierte la gran preocupación del autor por el peor mal que padecía América: el anexionismo, y como resultado de esta situación, su compromiso con los héroes que pelearon por liberar a Latinoamérica del yugo colonial español. El poema consta de tres estrofas de catorce, quince y nueve versos respectivamente. Los versos son octosílabos, excepto uno que es heptasílabo. Son versos libres.

Análisis

Núcleos semánticos.                                Redes de palabras.
1. Deseo.                                            Sueño, claustros, mármol, silencio, divino,
                                                           Los héroes, de pie, reposan, noche, la luz,
                                                           alma, hablo, ellos, están, fila, las manos,
                                                           piedra, beso, abren, los ojos, mueven, los
                                                           labios, tiemblan, las barbas, empuñan, la
                                                           espada, lloran, vibra, la vaina, mudo, beso, la
                                                           mano.

2. Traición.                                         Dicen, que, beben, hijos, propia sangre, copas,
                                                          venenosas, dueños, hablan, lengua, podrida,
                                                          rufianes, comen, el pan, oprobio, la mesa,
                                                          ensangrentada, pierden, lengua, inútil, último,
                                                          fuego, ya, muerto, raza.

3. Reacción.                                       Échame, tierra, bote, el héroe, que, abrazo,
                                                          ase, cuello, barre, la tierra, cabeza, levanta,
                                                          el brazo, luce, lo, mismo, sol, resuena, la
                                                          piedra, buscan, el cinto, las manos, blancas,
                                                          soclo, saltan, los hombres, mármol.

Todas las redes de palabras se relacionan. La primera se refiere a la llegada del visitante a los claustros, la segunda a lo que el visitante informa a uno de los héroes, y la tercera a la reacción que provoca la noticia, primero en el héroe elegido y luego en los demás.

El título del poema: “Sueño con claustros de mármol”, inicia el primer verso, lo que prepara al lector para la lectura, obviamente referida a un sueño. Sueño se deriva del verbo soñar y este del latín sǔmnus que significa acto de dormir, con el cual se confundió en castellano el latín sǔmniǔm que significa, a su vez, representación de sucesos imaginados durmiendo; sin embargo, el empleo del verbo en presente de indicativo con valor de presente actual revela que el sueño no ocurre durante el acto de dormir, pues se hubiera empleado el pretérito soñé, pero aquí la acción significa también el desiderátum (objeto y fin de un último deseo) y la significación que el propio autor le confirió a este vocablo ”…el deseo es el sueño” (Martí, José: 1884), se puede decir que es su voluntad, su deseo, el encuentro llega como su anhelo.

El sintagma nominal claustros de mármol, ubica al lector en el lugar donde se desarrolla la acción, claustros son galerías cerradas por muros en las que hay mármoles cuyo color conocemos por la expresión las manos blancas (verso 37). De lo anterior se infiere que son estatuas, el sustantivo mármol está en lugar de estatuas, además el mármol estatuario es de color blanco. Por la significación del sustantivo claustro se intuye que es un recinto sagrado, reafirmado por la expresión silencio divino, el empleo de este adjetivo refuerza la significación de su sustantivo, que ya de por sí implica falta de ruido, excluye toda relación de sonidos, es un silencio absoluto. Queda descartada la posibilidad de que sean bustos, pues el complemento preposicional de pie, intencionalmente utilizado a modo aclaratorio por el uso de las comas, hace referencia a estatuas, las que el autor ha colocado en fila, en formación para significar que son estatuas de guerreros, de militares, son héroes de la guerra.

En la primera estrofa aparece la metáfora la luz del alma, empleada por el autor en textos:”Todo, o casi todo, se sabe ya de la luz de la tierra. ¿Y quién sabe algo nuevo sobre la luz de la luz del alma? (Martí, José: 1882) o “Ni en el alma se acaba la luz…” (Ibídem 1875). Para comprender la significación de esta metáfora es necesario conocer la etimología del vocablo alma, viene del latín anǐma que significa aire, aliento que en una de sus acepciones significa vigor del ánimo, voluntad, deseo. Entonces se comprende que Martí se refiere a la claridad que brota de su voluntad, del deseo de que el encuentro suceda. Aparecen otras metáforas pero de muy fácil comprensión. En esta misma estrofa en el sintagma de noche advertimos una marcada intención de destacar cuando se produce el sueño, pues así comienza la tercera oración / ¡De noche, a la luz del alma, hablo con ellos:/(versos 4-5) a la que yuxtapone otra oración formada solamente por el complemento, pues el verbo hablar está implícito, es decir, hay elipsis de este verbo (verso 5). Las dos oraciones forman una enunciativa con matiz exclamativo. Aquí llama la atención el uso del signo de puntuación utilizado para abrir, pues no ocurre así en otras exclamativas del texto, en las que solamente aparece el del cierre.

En las oraciones las manos de piedra les beso (versos 7-8) y mudo les beso la mano (verso 14), el uso de la referencia personal anafórica les se refiere a ellos, a los héroes. En ambas oraciones la acción verbal recae sobre, pudiera decirse, el mismo objeto directo; pero uno es plural (las manos) y el otro singular (la mano). En la primera oración la acción de besar está dirigida a una de las manos de cada uno de los héroes, lo que sucede al pasar junto a cada uno de ellos, como muestra de respeto por lo que ellos simbolizan para el autor. A partir de aquí las acciones provocan reacciones que se dan en forma de cadena, pues el acto de besar provoca el despertar, evidenciado por las prosopopeyas: abren los ojos, mueven los labios, tiemblan las barbas, empuñan la espada (de piedra) y vibra la espada. Este despertar sorprende al visitante, expresado por el adjetivo mudo que funciona como complemento predicativo. Hasta aquí se infiere que ha sucedido lo que no esperaba el visitante, de ahí la mudez que le provoca la acción de besarles, ya no las manos, sino que las ha reunido todas en una: la de la disposición, la de la voluntad de continuar vivos. Si bien en la primera oración el acto de besar es un hecho concreto dirigido a cada héroe, en la segunda es un acto imaginado, está en la mente del autor como premio a la voluntad de los héroes.

El adjetivo lloroso, que está también funcionando como complemento predicativo, nos muestra los profundos sentimientos de amor que le provoca al autor la presencia de un héroe en particular al que se abraza en gesto preferencial, lo que nos hace pensar en una figura relevante, un jefe, alguien a quien Martí valoró por sus actos y al que considera el idóneo para escuchar lo que sucede a sus espaldas, la traición de sus sucesores, que el autor muy sabiamente cambia por hijos para dar la connotación de que nacieron por él, por este héroe, y son el fruto de lo conquistado por él. La traición cometida por estos hijos se expresa a través de epítetos, en los que se nota la selección de vocablos que significan cosas malas, repugnantes y feas, como son: copas venenosas, lengua podrida, mesa ensangrentada. También utiliza otros que, aunque no tienen la significación antes mencionada, sí expresan claramente lo peligroso que resulta la traición. Con idéntico propósito utiliza la metáfora pan del oprobio, con la que refuerza todo lo expresado anteriormente. Al profundizar en esta metáfora nos damos cuenta que lo que comparten no es precisamente pan, sino lo amasado, lo formado por la ignominia y la deshonra.

Ya comentamos que el sueño no era más que el deseo de Martí de encontrarse con estos héroes, motivado por las preocupaciones que tenía en relación con la nueva situación que amenazaba a América. En la tercera estrofa hay una reacción agresiva del héroe a quien se ha abrazado, esto es el reflejo del tormento que el autor siente y la necesidad de hacer algo. Pudiera pensarse que este héroe al que el autor abraza sea Simón Bolívar, pues existen otros textos escritos por Martí en los que utiliza un léxico similar:”…Pero cuanto dijéramos, y aún lo excesivo, estaría bien en nuestros labios esta noche, porque cuantos nos reunimos aquí, somos los hijos de su espada…” ( ); ”…! parece que los héroes todos de la libertad, …poblaban apiñados aquella bóveda hermosa…( ); ”¿ A dónde irá Bolívar ? ¡Al brazo de los hombres para que defienda de la nueva codicia… la tierra donde será más dichosa y bella la humanidad. La identificación de Martí con Bolívar se aprecia también en el texto Tres héroes contenido en La Edad de Oro, cuando expresó:”…y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca a un hijo…”;…” El viajero hizo bien porque todos los americanos deben querer a Bolívar como un padre. A Bolívar, y a todos los héroes que pelearon como él porque América fuese del hombre americano ( ). Constituyen estas citas muestras de intertextualidad con el poema XLV “Sueño con claustros de mármol”.

En la estrofa mencionada anteriormente la acción nos llega, en este fragmento del poema, a través de los verbos echar (en su acepción de lanzar), asir, barrer, como resultado de lo que el autor cree merecer; y levantar, resonar, buscar y saltar como el regreso de los héroes a la batalla, con lo que expresa el cese de su tormento y su paz espiritual. Entonces ahora sabe lo que debe hacer.

Martí emplea en la tercera estrofa del poema dos sustantivos, que a nuestro juicio, son dignos de análisis, son: bote y soclo. Bote significa golpe de lanza, pero él lo ha utilizado como sinónimo del verbo tirar, es una sustantivación de botar, por lo que en el texto bote significa tirón. Después de consultar varios diccionarios de la lengua española y de no encontrar el vocablo soclo, llegamos a la conclusión de que no pertenece a nuestra lengua; sin embargo, sí aparece en los diccionarios de lengua inglesa como sinónimo de pedestal que significa en español zócalo. Por supuesto que en inglés la palabra no se escribe tal y como aparece en el texto, sino socle, de ahí la suposición de que Martí haya españolizado un término de una lengua que conocía tan bien como la suya. El cambio consiste en la sustitución de la e de socle (en Inglés no existen los morfemas de género) por la -o y así coincide con el género, en español, de pedestal y zócalo (término de arquitectura).

La mayoría de las formas verbales son simples, y corresponden al presente de indicativo con valor de presente actual, lo que le permitió al autor la coexistencia de la acción con el acto del habla. La única forma verbal compuesta aparece como núcleo de la subordinada / ¡que ya se ha muerto tu raza! / la que por su gran significación en el texto, se analiza. La forma verbal ha muerto es una frase verbal de participio, en la que el verbo perfectivo morir indica proceso acabado, pero además está modificada por el adverbio temporal ya en su referencia al pasado, lo que nos muestra la intención del autor de significar la conclusión del proceso, pues el adverbio refuerza la acción verbal. Por otra parte el reflexivo de participación se, al no precisar la verdadera actividad del sujeto hace que el proceso verbal tenga valor medio, impreciso. Esto nos conduce a la interrogante ¿se mató? o ¿la mataron? Lo segundo encierra más veracidad que lo primero. Es precisamente esta acción la que provoca la furia del héroe.

En el texto hay predominio de la yuxtaposición, de las 34 oraciones que lo forman, veintiséis responden a esta clasificación y solo ocho son subordinadas, lo que hace que la sintaxis sea emotiva. Si hacemos un recorrido por el texto nos percatamos de que esta causa un efecto de acción que comienza lento (primera estrofa) y se va haciendo más rápido, se produce una pausa (segunda estrofa) y vuelve a hacerse rápido en la tercera estrofa.

Conclusiones
Todo el poema evidencia una gran poesía y un sentido plástico, dados por la forma y la línea que conducen a lo trágico. La presencia de numerosos recursos expresivos (metáforas, epítetos, prosopopeyas) en el texto demuestra la esteticidad de su obra. El uso de la mayúscula al inicio de cada verso y el signo de exclamación de cierre y no de apertura, son algunas características que identifican al Martí escritor. Todo lo expresado anteriormente nos muestra la existencia de un estilo que tipifica la literatura martiana, en la que se destaca su valor estético.

El poema nos muestra cómo a través de un sueño el poeta enfrenta al hombre (lo animado), a la piedra (lo inanimado), a la grandeza y lo cotidiano, a lo móvil y a lo estático en el escenario donde ha ido a rendirles culto y más que eso a buscar consuelo a su alma perturbada. Nos presenta a los héroes que lucharon ayer, convertidos en héroes de piedra, piedras solemnes que representan la historia de los pueblos, piedras que deben ser admiradas.

José Martí fue un escritor de talla singular, futuro y presente y, además, uno de los despertadores de los nuevos tiempos, en la América Nuestra y en el mundo.

Bibliografía
- Grass Gallo, Élida. Textos y Abordajes. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2002.
- Roméu Escobar, Angelina. Teoría y práctica del análisis del discurso. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2003.
- ____________________. El enfoque Cognitivo, Comunicativo y Sociocultural. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2007.
- Valdés Galárraga, Ramiro. Diccionario del Pensamiento Martiano. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2007.
- Martí, José. Obras Escogidas Tomo II. La Habana, Editora Política, 1978
- ____________________. “Três héroes” en La Edad de Oro. Ciudad de La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1995


Anexo 1

XLV-SUEÑO CON CLAUSTROS DE MÁRMOL...
Sueño con claustros de mármol
Donde en silencio divino
Los héroes, de pie, reposan:
¡De noche, a la luz del alma,
Hablo con ellos: de noche!
Están en fila: paseo
Entre las filas: las manos
De piedra les beso: abren
Los ojos de piedra: mueven
Los labios de piedra: tiemblan
Las barbas de piedra: empuñan
La espada de piedra: lloran:
¡Vibra la espada en la vaina!
Mudo, les beso la mano.

¡Hablo con ellos, de noche!
Están en fila: paseo
Entre las filas: lloroso
Me abrazo a un mármol: "¡Oh mármol,
Dicen que beben tus hijos
Su propia sangre en las copas
Venenosas de sus dueños!
¡Que hablan la lengua podrida
De sus rufianes! ¡Que comen
Juntos el pan del oprobio,
En la mesa ensangrentada!
¡Que pierden en lengua inútil
El último fuego! ¡Dicen,
Oh mármol, mármol dormido,
Que ya se ha muerto tu raza!"

Échame en tierra de un bote
El héroe que abrazo: me ase
Del cuello: barre la tierra
Con mi cabeza: levanta
El brazo, ¡EI brazo le luce
Lo mismo que un sol!: resuena
La piedra: buscan el cinto
Las manos blancas: ¡del soclo
Saltan los hombres de mármol!

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados