Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Fundamentación filosófica sobre la integración de los contenidos

Resumen: El hombre desde sus inicios ha tratado de explicar y descubrir los aspectos más elementales de su propio pensamiento, utilizando modelos de diferentes ciencias particulares, muy relacionadas con las ciencias más generales, tales como la Filosofía.

Publicación enviada por Msc Odalys Vázquez Naranjo y otros autores




 


RESUMEN
El hombre desde sus inicios ha tratado de explicar y descubrir los aspectos más elementales de su propio pensamiento, utilizando modelos de diferentes ciencias particulares, muy relacionadas con las ciencias más generales, tales como la Filosofía. Entre los problemas aún existentes, relacionados con el pensamiento humano, está la integración de los contenidos.

Los contenidos constituyen la base de la interpretación del mundo desde una concepción científico-dialéctica, que no debe ser captada como una simple suma de estos, sino por las relaciones que se establecen entre los contenidos.

Para comprender cualquier fenómeno, es preciso considerarlo en conexión con otros, conocer su origen y su desarrollo. La conexión entre los objetos tiene carácter diverso: unos fenómenos están vinculados directamente; otros por medio de una serie de eslabones intermediarios, pero la conexión es siempre interdependencia e interacción.

No hay fenómenos absolutamente aislados, cada uno está condicionado por otros. Un fenómeno arrancado de su conexión natural se transforma en algo inexplicable. Cada fenómeno y todo el mundo en su conjunto constituyen un complejo sistema de relaciones, cuyo aspecto esencial es la conexión e interacción de las causas y los efectos.

DESARROLLO
El conocimiento científico, el sistema de conceptos formados por el hombre en el proceso cognoscitivo, no es otra cosa que el reflejo de los nexos internos entre los fenómenos.

Al respecto F. Engels afirmó que” toda la naturaleza asequible a nosotros forma un sistema, una concatenación general de cuerpos, entendiendo aquí por cuerpo todas las existencias materiales, desde los astros hasta los átomos, más aún hasta las partículas del éter, de cuanto exista. El hecho de que aparezcan concatenados lleva implícito el que actúan los unos sobre los otros, y en esta su acción mutua consiste precisamente el movimiento” (1).

La percepción del mundo es la forma de reflejo sensorial directo. La función fundamental de la percepción es la acumulación de la experiencia sensorial, la obtención de la información sobre el mundo objetivo existente en la realidad.

Sin embargo, la percepción del mundo no es un reflejo fiel, pasa a formar parte del sistema de la experiencia anterior de la vida del hombre, del sistema de sus relaciones con la realidad. El hombre juzga lo percibido desde determinadas posiciones, en dependencia de cómo él percibe unos y otros aspectos de la realidad. La contemplación del mundo se incluye en el proceso de la actividad práctica del hombre y está indisolublemente ligado al pensamiento lógico. En el proceso de contemplación viva se realiza la generalización de lo percibido, pero esta generalización tiene un carácter mediante el cual se efectúa el paso del conocimiento directo de la realidad, a lo conceptual.

La función principal del pensamiento abstracto es la de reflejar la esencia del fenómeno, el establecimiento de las relaciones causa-efecto entre los fenómenos del mundo. Al conocer la realidad en su esencia, el hombre desarrolla la capacidad del reflejo anticipado. Sobre la base del conocimiento causa-efecto se forma en el hombre un sistema general de puntos de vista sobre el mundo circundante. El hombre no se detiene en la contemplación, a partir de ahí orienta su acción transformadora.

El conocimiento de la realidad por parte del hombre supone extraer de la realidad misma el sistema de regularidades que rigen su desarrollo y la elaboración de conceptos, principios y leyes mediante las cuales expresamos nuestra comprensión sobre las propiedades y las cualidades de los objetos y sus relaciones internas y externas.

La existencia de este nivel general de conocimiento tiene su base en el reconocimiento, científicamente corroborado, de que entre la diversidad de objetos y fenómenos que conforman el mundo material, existen elementos comunes esenciales que, al ser generalizados, conforman el contenido de las estructuras conceptuales de la Filosofía; que constituye de fundamento teórico metodológico al resto de las ciencias. La base de estas generalizaciones está en el proceso de abstracción.

Según V.V Davydov “el proceso generalizador se analiza indisolublemente ligado al proceso de abstracción” (2). Podemos entonces plantear que las generalizaciones tienen un contenido objetivo, dado que la conciencia, de la cual constituye un elemento, es un reflejo subjetivo de la realidad objetiva. Este sistema tiene su expresión más alta, al igual que los sistemas de conocimientos de las ciencias particulares, cuando adquieren la forma de leyes y se formulan y se aplican por medio de ellas.

Sobre la base de destacar las propiedades inherentes a cada objeto por separado y simultáneamente comunes esenciales a todos los objetos. V. V. Davydov considera al proceso de generalización como un procedimiento lógico, donde ocurre el tránsito mental desde lo singular a lo general y está muy relacionado con el proceso de abstracción. La adecuación de las generalizaciones depende de la amplitud de las variaciones en los rasgos conjugables y de la presencia en el contenido de combinaciones de la propiedad común entre los fenómenos.

Para avanzar en la comprensión de esta situación, se hace necesario hacer alusión a algunos conceptos importantes; estos son: integración, conocimiento y pensamiento, los cuales se encuentran estrechamente relacionados.

Integrar es componer, formar; unir entidades separadas en un todo coherente. Según el Diccionario Enciclopédico Salvat, integrar es “formar las partes de un todo, completar un todo con las partes que faltaban, contribuir, unirse o entrar a formar parte de un todo o conjunto” (3). El Diccionario Larousse Ilustrado define la integración como, “acción y efecto de integrar; proceso de unificación de varias entidades. (Fisiología): coordinación de las actividades de varios órganos” (4).

En el Diccionario Enciclopédico Grijalbo, integración es, “organización de los elementos de un sistema de modo que formen partes articuladas de una totalidad” (5).

El análisis de estas definiciones nos conduce a la ley de la concatenación universal de los fenómenos, que expresa la unidad de la estructura interna de cada uno de los elementos y propiedades en un todo íntegro, así como las relaciones de todo sistema con los sistemas que los rodean. De igual forma, las categorías de todo, parte y sistema son básicas en la estructuración de la propuesta de la alternativa metodológica, por su importancia en el proceso de comprensión de la integridad de los contenidos.

El conocimiento, según Rogelio Bermúdez y Maricela Rodríguez, es “generalización que se produce en virtud de la estructuración de relaciones entre los fenómenos que se estudian o entre las partes constituyentes de uno de ellos” (6). En este proceso se produce el paso del reflejo del fenómeno a su esencia. El conocimiento es el resultado del proceso cognoscitivo, y la relación del conocimiento con la realidad objetiva está expresada en el reflejo.

El conocimiento es la unidad del reflejo sensorial y racional de la realidad. Lo sensorial y lo racional son los aspectos fundamentales de toda cognición. Pero en el proceso cognoscitivo se pueden distinguir dos tipos de conocimiento el empírico y el teórico, que se distinguen entre sí por la plenitud, la profundidad y el detalle del objeto, por el modo de llegar al contenido fundamental del conocimiento y por la forma en que este se manifiesta.

El conocimiento empírico representa un nivel cognoscitivo cuyo contenido procede, en lo fundamental, la experiencia sometida a cierta elaboración racional. Se forma a partir de la integración de aquellas propiedades de los objetos que se captan directamente por medio de los sentidos y que solo reflejan aquellas propiedades externas del objeto de estudio; es decir el objeto del conocimiento se refleja desde el punto de vista de las propiedades y las relaciones accesibles a la contemplación sensorial.

En el conocimiento teórico, el objeto se refleja, desde el punto de vista de las relaciones y regularidades obtenidas, no solo de manera experimental, sino también de manera directa mediante el pensamiento abstracto. Se forma por la revelación de lo esencial del objeto, lo esencial como parte de lo universal que se manifiesta en lo particular y en lo singular y en los nexos con las diferentes cualidades generales del objeto.

Los niveles empírico y teórico del conocimiento están estrechamente concatenados. En el proceso del conocimiento, el hombre asimila conceptos acerca de los fenómenos reales, va comprendiendo el mundo circundante. Este conocimiento lo utiliza en la actividad práctica.

En el proceso de abstracción, el pensamiento no se limita a destacar y a aislar alguna propiedad y relación del objeto asequible a los sentidos, sino que trata de descubrir el nexo oculto e inasequible al conocimiento empírico. Debido a esto la abstracción es el procedimiento que permite comprender más a fondo el objeto. El pensamiento según V. V Lenin, “al elevarse de lo concreto a lo abstracto, si es correcto...no se aleja de la verdad, sino que se acerca a ella..., todas las abstracciones científicas reflejan la naturaleza de una manera más profunda, veraz y completa” (7).

El pensamiento permite clasificar los objetos y los fenómenos, y llegar a soluciones de problemas. Según M Rosental y P. I Ludin, el pensamiento “es un producto superior de la materia dotada de una organización especial, el cerebro; proceso activo en que el mundo objetivo se refleja en conceptos, juicios, teorías, etc.” (8). La facultad que el pensamiento posee de reflejar de manera generalizada la realidad se traduce en la capacidad del hombre para formar conceptos generales.

La abstracción y la generalización teórica se expresan mediante conceptos teóricos, constituyendo estos los medios del pensamiento teórico, también denominado racional, reflexivo o comprensivo, acerca de lo cual V. V Davydov desarrollo importantes investigaciones, y en particular las referidas a la vía deductiva en la formación de conceptos.

La abstracción y la generalización teórica conducen a niveles más elevados del pensamiento, resulta necesario extenderlo a que el hombre se encuentre en situación de utilizar el conocimiento y aplicarlo en la interpretación de situaciones problemas y en la solución de problemas.
El dominio de la esencia y profundidad en cuanto al establecimiento de nexos entre los elementos del conocimiento no puede quedarse en la abstracción y generalización alcanzada, precisa que se propicie como culminación del ascenso de lo abstracto a lo concreto pensado, precisamente el hallazgo de los concretos por el hombre, la solución de problemas y la elaboración de problemas.

Una vez definidos estos conceptos es necesario analizar las categorías todo, parte y sistema, imprescindibles en la comprensión de la integración de los contenidos. En relación con estos aspectos F. Trápaga y H. Rodríguez, plantearon que, “por sí solo se comprende, que el todo está formado por partes y que estas en su conjunto, constituyen el todo” (9). El principio de la integridad biológica desde el punto de vista marxista leninista es definido como la relación mutua e integración entre las partes o componentes de un todo. El sistema es un conjunto íntegro de elementos ligados entre sí tan íntimamente que aparecen como un todo único respecto a las condiciones circundantes y a otros sistemas.

Si analizamos el término íntegro, expresa no solo que tiene todas sus partes, sino también el establecimiento de vínculos necesarios entre las partes, que son indispensables en relación con la formación del sistema. En la correlación del todo y la parte, lo principal es el todo, la parte está sometida a la acción del todo y se cumple la ley: “...cuanto más profundo y complejo es el nexo entre las partes, tanto mayor es el papel del todo respecto a las partes y, por consiguiente, tanto menor es la independencia relativa de las partes respecto al todo” (10).

Las categorías de todo y parte precisan la categoría de sistema. El todo no puede existir aislado de sus partes, es decir, depende de las partes, y de las relaciones que se establecen entre ellas que condicionan la existencia del todo. La categoría parte no expresa el objeto en sí, como tal, sino solamente en su relación con aquel del que forma parte. Por ejemplo, en el caso de la Biología, un órgano es parte de un sistema de órganos y éste, a su vez, es parte de un organismo.

La asimilación de este planteamiento es muy importante para lograr la integración de los contenidos. De este modo, un sistema puede ser comprendido como el conjunto de elementos organizados y ordenados entre sí, que presuponen el cumplimiento de determinadas funciones que garantizan la existencia del nivel estructural correspondiente. Así, a cada nivel estructural le corresponde un conjunto determinado de sistemas materiales que lo caracterizan.

El todo está compuesto por partes, pero no se puede reducir a una suma de ellas, ya que el todo adquiere nuevas cualidades en comparación con las partes. Estas nuevas cualidades del todo, por ejemplo, del organismo íntegro, ejercen influencia sobre sus partes componentes: órganos, tejidos, células, y al mismo tiempo sobre los procesos que tienen lugar en el todo. Del análisis realizado anteriormente, entonces se puede comprender la importancia metodológica de la integración de los contenidos en la formación de una concepción científica del mundo.

La Biología, como disciplina escolar, contribuye a la formación multilateral del individuo, esto está dado por su contenido y sus métodos, que contribuyen a desarrollar la concepción científica del mundo mediante la explicación dialéctica de los fenómenos que se estudian, al interpretar la naturaleza, facilitando la unidad de la teoría y la práctica. En relación con la investigación que nos ocupa, la integración de los sistemas nervioso y endocrino con los sistemas que realizan las funciones vegetativas permitirá la comprensión de los contenidos relacionados con el funcionamiento del organismo como un todo y, además como base primaria para la integración de los contenidos biológicos de los restantes niveles de organización de la materia.

Para evidenciar la unidad del mundo, como una unidad material, revelando los nexos entre los fenómenos en movimiento que son objeto de estudio y facilitan precisamente una visión mas integral del mundo natural y social en la mente de los alumnos, se hace necesario que logren integrar los contenidos en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que los profesores deben dominar que, desde el punto de vista pedagógico, existen diversas tendencias de aprendizaje que emergen a escala internacional y al mismo tiempo hay que adecuarlas a las realidades de Latinoamérica, a nuestro contexto nacional y a los problemas propios de nuestro territorio.

Para lograr la integración de los contenidos se asume el aprendizaje significativo por su importancia en el establecimiento de relaciones entre aprendizajes, entre el nuevo contenido y el contenido precedente, entre la teoría y la práctica.

Si al concluir el estudio de la disciplina Anatomía Humana, los alumnos son capaces de integrar los diferentes sistemas de órganos que determinan la existencia de un todo organizado en íntima relación con el medio interno y con el medio ambiente, podremos afirmar que se habrá logrado exitosamente los objetivos propuestos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1 Federico, Engels. Ludwing Feuerbach y el fin de la Filosofía Clásica Alemana. Editorial Progreso, Moscú, 1984, P. 48
2- V. V Davydov. Tipos de generalización en la enseñanza. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 1982, P.17.
3- Diccionario Enciclopédico Salvat. Universal Salvat Editores, S. A, Barcelona, España., 1976, P. 266.
4- Diccionario Larousse Ilustrado. Instituto Cubano del Libro, Ciudad de La Habana, 1963, P. 241
5- Diccionario Enciclopédico Grijalbo. Grijalbo Mondadori, S. A, Barcelona, 1998, P 1026.
6- Rogelio Bermúdez Sarguera y Marisela Rodríguez Rebustillo. Teoría y metodología del aprendizaje. Editorial Pueblo y Educación., Ciudad de La Habana, 1996, P. 88.
7- Vladimir, I Lenin. Obras Completas, Tomo 29. Editora Política. Ciudad de La Habana, 1964, P. 152.
8- M. Rosental y P. Ludin. Diccionario Filosófico. Editora Política. Ciudad de La Habana, 1981. P. 355
9-Francisco G. Trápaga Mariscal y Heriberto Rodríguez Parra. Metodología de la enseñanza de la Biología. Editorial de Libros Para la Educación. Ciudad de La Habana, 1978, P 57.
10- Francisco G. Trápaga Mariscal y Heriberto Rodríguez Parra. Metodología de la enseñanza de la Biología. Editorial Libros Para la Educación. Ciudad de La Habana, 1978. P 58.

AUTORES
Msc Odalys Vàzquez Naranjo Profesora Asistente Anatomîa Humana Master en Didactiva de la Biologìa
Dr Oscar Fundora Martìnez Profesor Auxiliar Anatomìa Humana
Dra Lilian Barrios Herrero Profesora Auxilair Histologìa

E-Mail. odalysvazquez@infomed.sld.cu
Ciudad de La Habana, 2008
Instituto Superior de Ciencias Médicas de la Habana.
Facultad de Ciencias Médicas
Dr. “Salvador Allende”



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados