Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El desarrollo personal desde la interacción alumno- alumno y alumno- profesor y grupo como un todo en el contexto universitario

Resumen: El presente trabajo tiene el objetivo de fundamentar el desarrollo personal del estudiante universitario desde un enfoque comunicacional basado en la relación alumno-alumno y alumno- profesor y grupo como un todo.

Publicación enviada por Jesus Perez Gonzalez




 


ÍNDICE
Resumen
Introducción
Desarrollo
Conclusiones
Bibliografías

RESUMEN
El presente trabajo tiene el objetivo de fundamentar el desarrollo personal del estudiante universitario desde un enfoque comunicacional basado en la relación alumno-alumno y alumno- profesor y grupo como un todo.

En el mismo se aborda la importancia del acto comunicativo, definición de comunicación, se describe la problemática de un grupo en particular, se señalan estilos de comunicación más adecuados para la dirección eficiente del proceso de enseñanza- aprendizaje.

Se manejan términos como: elaboración conjunta de significados, interacción, diálogo, comunicación intergrupal, estilo democrático, autoritario, trabajo grupal, aprendizaje cooperativo.

INTRODUCCIÓN
La educación es el proceso que pretende preparar a los sujetos para su futuro desempeño profesional y social, por tanto es permanente en la vida del hombre. Tradicionalmente el proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido utilizado como la vía idónea para trasmitir información y ser interiorizada por parte del estudiante, asumiendo este una posición pasiva en el proceso y al profesor se le han asignado diversos roles: el de trasmisor de conocimientos, el de animador, el de supervisor, o guía del proceso de aprendizaje e incluso el de investigador educativo. Hoy día es un clamor social que la tarea docente no debe restringirse a una mera transmisión de información.

Desde esta perspectiva de análisis, en el documento "Políticas y estrategias para la Universidad Latinoamericana del futuro" (1998) la UNESCO señala que el estudiante al egresar de las aulas universitarias debe ser capaz de movilizar sus recursos personales, adecuándolos al contexto laboral específico, mediante el uso de herramientas intelectuales y sociales, así como debe ser capaz de autogestionarse nuevos aprendizajes que le permitan responder acertadamente a las demandas crecientes de la práctica. Todas estas exigencias apuntan hacia la formación en la escuela de un aprendiz cada vez más autónomo y desarrollado.

Al intentar caracterizar el contexto universitario cubano, encontramos que son múltiples las modificaciones que ha sufrido con el arribo del nuevo milenio. La Batalla de Ideas que libra nuestro pueblo, la universalización de la educación superior, la concepción del estudio como forma de empleo, el perfeccionamiento empresarial, las nuevas características de la matrícula, la insuficiente calidad en la formación de los graduados así como la informatización de la sociedad cubana, entre otras, también demandan de nuevas formas de concebir el proceso de enseñanza-aprendizaje en nuestra aulas (Documento Base para la elaboración del Plan de Estudios "D", 2003). La calidad del aprendizaje en condiciones de masividad es otro reto a afrontar por el sistema de educación superior.

Si se valoran los nuevos retos, se aprecia que estos no operan solo dentro del ámbito profesional, sino que trascienden a complejos constructos como la ideología y a formaciones psíquicas superiores como la autoeducación y el autodesarrollo. Se afirma que nuestras universidades deben de formar un egresado más capaz, autónomo y con crecimiento personológico.

Esta idea permite considerar al sujeto activo, con un desarrollo integral que puede ser puesto de manifiesto en todas sus esferas de actuación dentro de la vida cotidiana, garantizando su éxito profesional, familiar, intelectual y social.
Los procesos de enseñanza y aprendizaje no se reducen a situaciones diádicas entre alumno y profesor, (aunque estas están presentes y son muy importantes), sino que es necesario tener en cuenta, además, la red de relaciones con los iguales, ya que son estos vínculos los que forman el contexto en que tiene lugar el aprendizaje. Es así que surgen nuevas variantes de aprendizaje como son el llamado aprendizaje grupal, cooperativo, inter﷓aprendizaje, aprendizaje como actividad conjunta del profesor y los alumnos, etc.

Estimular la interacción entre los miembros del grupo escolar arrojará positivas influencias sobre el aprendizaje: cuanto mayor sea la comunicación en un grupo, más se reforzará su vida interna, sus posibilidades de acción y de lograr los fines que se propongan. Una clase tendrá más vitalidad mientras mayor sea la interacción entre sus miembros.

El proceso de enseñanza-aprendizaje tiene, sin duda, un componente de contenidos, que es menester transmitir, enseñar; pero necesita, en gran medida ser descubrimiento personal, re-creación, reinvención.

Entre los estudiantes de la carrera de Psicología de la Sede Universitaria Rafael Trejo de Los Arabos se han apreciado deficiencias en los procesos formativos focalizadas en el logro de la relación entre teoría y práctica, y la actualización de los contenidos impartidos curricularmente. Las estrategias de aprendizaje que utilizan los estudiantes no propician el desarrollo personal e intelectual de los mismos, los conocimientos son fijados solamente para el momento del examen, no trascendiendo el marco puramente reproductivo, no integran los contenidos recibidos en las diferentes asignaturas, lo que dificulta la comprensión total del fenómeno que se estudia, además esto se puede comprobar en la marcha del proceso pues los estudios independientes que realizan no tienen la calidad requerida, la información que resumen no la comunican adecuadamente, no utilizan de manera adecuada el lenguaje técnico de las asignaturas que reciben, no pueden establecer vínculos interasignaturas y/o interdisciplinas, pobreza de expresión oral y escrita, las relación que se establece entre alumno y profesor es pasiva, tradicionalista y el estilo de comunicación que predomina es autoritario, no asumen posiciones críticas con relación al contenido que aprenden ni expresan sus valoraciones personales.

Todo esto repercute de manera negativa en la calidad del proceso de enseñanza- aprendizaje y posteriormente se traducirán en insuficiencias en sus diferentes áreas de desempeño. Unido a esto se encuentra la necesidad de nuestra sociedad de formar un profesional que sea capaz de movilizar sus recursos personales, adecuándolos al contexto laboral específico en que se desempeñe, mediante el uso de herramientas intelectuales y sociales, que sea capaz de autogestionarse nuevos aprendizajes en cada esfera de actuación de su vida cotidiana, garantizando el éxito profesional, familiar, intelectual y social.

En el contexto de la Universalización donde se aplica un modelo pedagógico nuevo, centrado en el estudiante, de quien depende en gran medida la eficiencia del proceso de aprendizaje, resulta muy novedoso realizar esta investigación. Paradójicamente, en los últimos tiempos, la Psicología en Cuba se abre nuevos espacios en la práctica profesional, requiriéndose autogestión y autonomía constante (Perfil del Profesional, 1995).
Por todo lo expuesto anteriormente es que nos proponemos como objetivo en este trabajo:

Fundamentar el desarrollo personal del estudiante universitario desde un enfoque comunicacional basado en la relación alumno-alumno y alumno- profesor y grupo como un todo.

DESARROLLO
La Comunicación Educativa en su enfoque procesual está presente en aquellos modelos de educación que identifican a los procesos comunicativos no como meros instrumentos o estrategias del aprendizaje, sino como su esencia. Las definiciones más recientes del término destacan el papel de la interacción, de la elaboración conjunta de significados entre los participantes como característica esencial del proceso docente.

A partir de la revisión de la amplia bibliografía sobre el tema la autora considera que: “La comunicación educativa es un proceso de interacción entre profesores, estudiantes y estos entre sí y de la escuela con la comunidad, que tiene como finalidad crear un clima psicológico favorable, para optimizar el intercambio y recreación de significados que contribuyan al desarrollo de la personalidad de los participantes.” (CEPES).

Para comenzar el abordaje de las interacciones alumno- alumno, alumno- profesor y con el grupo como un todo para contribuir al desarrollo personal del estudiante universitario sería necesario partir de las siguientes interrogantes que guiarán las reflexiones que siguen:
¿Es posible el aprendizaje sin la interacción?
¿Podemos hablar de desarrollo personal sin mencionar interacción social, papel del otro, etc?
¿Es posible analizar cualquier problema en el ámbito educativo sin tener en cuenta el acto comunicativo?

En las condiciones socioeconómicas de igualdad de oportunidades, para la plena realización en todos los ciudadanos de sus potencialidades individuales, el sistema de enseñanza está al servicio del proceso de transformación social. Las relaciones educativas se democratizan sin perder el docente su función de guía de las nuevas generaciones. La actividad docente se transforma en actividad conjunta del profesor y los alumnos, se estimulan relaciones de comunicación entre ellos.

Las tendencias pedagógicas que se manifiestan en la actualidad vinculadas al proceso docente educativo, destacan la importancia de la comunicación profesor – alumno y de la participación activa del estudiante. Esto impone nuevas exigencias al profesor, el cual debe generar un ambiente comunicativo en su grupo escolar, que actitud más independiente y creadora y facilite una dinámica grupal positiva.

No obstante, a la realización de notables esfuerzos para lograr en el alumno una participación más activa, aún se manifiesta en las actividades un predominio del rol del profesor, mientras los alumnos se limitan a escuchar y responder algunas preguntas del profesor.

En las relaciones del profesor con sus alumnos, el mismo adopta diferentes estilos, que en unos casos se caracteriza la relación por garantizar la participación relativamente activa de los estudiantes, teniendo en cuenta los criterios de los mismos “estilo democrático” y en otros en la relación se imponen los criterios del profesor y no se tienen en cuenta los puntos de vista de los estudiantes “estilo autoritario”. Por lo general en la práctica pedagógica se dan estilos que se mueven entre estos dos polos, evidenciándose un equilibrio entre ambos o una tendencia hacia uno de ellos.
Un caso extremo en las relaciones profesor – alumno, lo constituye el estilo permisivo, donde el docente más que dar la participación al alumno, le deja hacer, es un caso de no imposición que implica la pérdida de su autoridad y del control del proceso.

El profesor debe saber combinar los recursos para imponer respeto y autoridad y a la vez llegar a sus alumnos, comprenderlos y lograr la confianza en ellos. La adopción de un estilo comunicativo que propicie el diálogo la cooperación, el trabajo grupal, el desarrollo pleno de los miembros, conjugando, los intereses individuales con los objetivos educativos generales, debe conducir al logro de una mayor eficiencia del proceso docente educativo.
Es importante que el profesor conozca que no existe un estilo comunicativo que garantice el éxito. Si el docente asume un estilo que no le es propio, pierde su autenticidad, de ahí la necesidad de conocer no sólo los estilos más empleados sino las características personales de cada cual, lo que hará posible el éxito del estilo que determine emplear en las diferentes situaciones comunicativas.

Los psicólogos y pedagogos con orientación humanista, enfatizan la necesidad de personalizar el proceso de enseñanza, de evitar los procedimientos generales dentro de este proceso, tratando de diferenciar la acción del maestro, teniendo en cuenta las características del escolar, desarrollar la interacción comunicativa sana y personalizada entre alumnos y maestros, enfatizando en el desarrollo de motivaciones hacia la autonomía, la autorrealización y la creatividad en los alumnos.

Los procesos de enseñanza y educación representan un acto creativo, tanto por parte del docente en su expresión hacia los alumnos y en la interacción con estos, como por parte de los alumnos en la asimilación del material que el maestro brinda y en la configuración de su sentido para sí.
Durante el estudio, en el proceso de asimilación de conocimientos, se producen ideas, reflexiones, dudas, vivencias, que constituyen elementos esenciales para conducir el proceso de individualización del conocimiento por parte del profesor.

El error debe ser considerado como un momento necesario del aprendizaje y del desarrollo de la personalidad, saberlo utilizar como fuente de estimulo y desarrollo, es un elemento importante del proceso docente educativo.

El profesor debe estar bien preparado en sus conocimientos sobre la personalidad, sobre recursos como la conversación individual, las teorías de dinámica grupal y otros, en los que la formación tradicional por lo general es insuficiente. Los educadores no deben perder de vista el empleo de todas las formas y posibilidades de activación, en las cuales los alumnos tengan que fundamentar y defender sus puntos de vista, las decisiones y pruebas de reafirmación práctica, las que aportan demostraciones para la formación de convicciones y modos de actuación que conduzcan al desarrollo personal.

El sistema de influencias educativas en las escuelas debe responder a las necesidades específicas de la personalidad en la edad en que se encuentre el alumno. El estilo de trabajo, el contenido de las actividades, los métodos que se emplean, deben despertar el interés de los educandos por su realización y contribuir a que los objetivos educativos y los procesos prácticos externos, se transformen en motivos y formaciones psicológicas de la personalidad.

El alumno como sujeto del proceso educativo, no asimila automáticamente la influencia externa, sino que la incorpora a la personalidad en formación, a través de un proceso de transformación psíquica en el cual juega un papel esencial la práctica social activa, la experiencia individual acumulada y las necesidades del sujeto.

El profesor no siempre admite los puntos de vista personales y las opiniones de los adolescentes y jóvenes, lo que puede generar tensiones en las relaciones y una representación negativa en su trabajo en la formación de la personalidad de los mismos .Es necesario tomar en cuenta las opiniones, valoraciones, y juicios de los demás, esto nos permite penetrar en su mundo interno y conocerlos mejor, para orientarlos y lograr una comunicación más efectiva.

Al profesor le corresponde la tarea de coordinar las actividades informativas y de desarrollo de la personalidad de los alumnos, mediante la sistematización de las interacciones comunicativas, presentándoles la realidad de modo claro, lúcido, sencillo e interactivo. Se deben aprovechar al máximo las posibilidades o potencialidades del grupo para contribuir al desarrollo personal de cada uno de sus miembros.

Se trata de que el conocimiento se produzca fundamentalmente en función de los objetivos planteados por el propio alumno, teniendo en cuenta sus particularidades de personalidad. Las potencialidades para la autorregulación de su comportamiento de manera general se manifiestan en las posibilidades del alumno de plantearse sus propios objetivos y metas, así como en el dominio de los resultados que debe alcanzar a través de su actividad en las diferentes tareas que realiza.

Cuando se aprende desde un enfoque desarrollador se posibilita la reflexión del sujeto psicológico que se implica en la situación provocando no solo una valoración de la situación o los recursos intelectuales propios, sino que reflexiona y enriquece contenidos y funciones psíquicas superiores en su configuración reguladora del comportamiento.

Para un mejor desarrollo de las posibilidades autorreguladoras de la personalidad del estudiante, es necesario que posea un profundo conocimiento de sus particularidades actuales y potenciales, esto le permitirá plantearse objetivos asequibles a él, ser persistente en su logro, buscar las vías y los medios necesarios de acuerdo con sus particularidades para alcanzarlos, ser creativos y preocuparse por su propio desarrollo.

Se ha comprobado que las particularidades de la autoestima guardan relación también con las posibilidades de los alumnos de desarrollarse personalmente, ya que contribuyen a desarrollar la capacidad de plantearse metas que puedan ser realmente logradas, junto con la objetividad suficiente para evaluarlas. Además la autoestima puede llegar a constituir un importante motivo de conducta que impulse a la personalidad a superar sus propias limitaciones e inconformidades.

En el proceso comunicativo el profesor debe propiciar las condiciones adecuadas, un espacio para el desarrollo de una mayor interacción entre los miembros del grupo, de una comunicación más efectiva que condicione no solo el crecimiento personal sino también el crecimiento grupal, y ello solo se logra si la actividad docente se organiza como una actividad de grupo, generadora y mediatizadora de las relaciones entre sus miembros, que propicie el establecimiento de relaciones de dependencia para el logro de aprendizajes significativos.

La interacción en el grupo, no se logra con facilidad, frecuentemente no se manifiesta un verdadero trabajo de grupo, cada participante cuanto más defiende sus puntos de vista, pero no aprende, ni se enriquece con la visión de los demás, lo que es típico de la intervención disociada, fenómeno negativo que afecta la dinámica grupal.

El desarrollo está socialmente determinado, siendo esta su esencia. Las interacciones en las que el sujeto se compromete a lo largo de la vida permite que se logre este proceso, que con el aumento de la complejidad de los contextos sociales demanda del sujeto reestructuración y nuevas formaciones psicológicas capaces de adaptarse a la vida en el medio y posteriormente ser capaz de trascender la inmediatez en su comportamiento, siendo el resultado más importante del desarrollo el logro de la autorregulación del comportamiento.

Se ha propuesto un abordaje de la relación alumno-profesor, alumno-alumno, y grupo como un todo enfatizando en las posibilidades del alumno de desempeñarse más allá de su desarrollo actual con la ayuda del otro significativo, dándole al profesor un rol distinto al de presentador y controlador de la estrategia sino que se parte de la necesidad sentida de desarrollar o introducir la estrategia y que sea él mismo, de conjunto con el estudiante quien la transfiera y guíe su práctica y la de sus coaprendices, considerando que la situación de aprendizaje puede darse desde áreas específicas o desde el carácter multidisciplinario, en una actividad docente o en la práctica profesional.

CONCLUSIONES
Resulta muy importante fundamentar el desarrollo personal del estudiante universitario desde un enfoque comunicacional basado en la relación alumno-alumno y alumno- profesor y grupo como un todo.

La comprensión por el docente de la educación como un proceso de interacción y diálogo y la organización de sus clases sobre la base de esa concepción tiene importantes repercusiones en el proceso docente y en la formación de los estudiantes.

Un proceso realmente educativo y no meramente instructivo sólo tiene lugar cuando las relaciones entre profesor y alumno no son únicamente de transmisión de información, sino de intercambio, de interacción e influencia mutua, cuando se establece una adecuada percepción y comprensión entre los protagonistas del hecho educativo.

Frecuentemente la intervención de los profesores en la comunicación alumno-alumno, en relación con el empleo de recursos pedagógicos que faciliten la misma, no es eficiente.

El clima afectivo en el sistema de relacionas en que se establezca debe propiciar el respeto a la individualidad, la aceptación de criterios y sugerencias de los alumnos atendiendo a necesidades y preocupaciones mutuas (profesor y alumnos), el tratamiento adecuado de manifestaciones negativas, el afecto, la justeza, la exigencia y la comprensión. Además debe fomentarse la disciplina consciente, con el establecimiento conjunto de normas y reglas de comportamiento, convivencia y organización de la actividad consistentes, con el control y valoración sistemática del cumplimiento de normas y reglas establecidas y con la determinación colectiva de las estrategias a seguir ante las dificultades.

Debe estimularse la cultura del buen trato entre los miembros del grupo y propiciarse un ambiente de colaboración mutua (profesor – alumno, alumno – alumno) .

El profesor y los alumnos deben utilizar formas y métodos de trabajo que contribuyan al establecimiento de relaciones positivas (propiciando el diálogo, el debate, la discusión activa y colectiva en la toma de decisiones, el trabajo grupal, la determinación de responsabilidades colectivas e individuales).

El profesor debe crear espacios en el sistema de actividades que propicien el autoconocimiento y la autorregulación de los alumnos en sus relaciones con las demás personas, al organizar acciones dirigidas a la valoración y la reflexión en relación con el comportamiento y los resultados alcanzados, propicie la autovaloración, estimule la crítica y autocrítica objetivas a partir del papel protagónico de los alumnos

BIBLIOGRAFÍA
BELLO DÁVILA, ZOE. Psicología Social - - La Habana: Ed Félix Varela, 2002.
BOZHOVICH L. S. La personalidad y su formación en la edad infantil. - - La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1976.
__________“ La Educación y el autodesarrollo de la personalidad”.En Pedagogía 2001: Curso 74. La Habana: Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño, 2001.
COMISIÓN NACIONAL DE CARRERA. MES. (1995). Perfil del profesional de Psicología.
COMISIÓN NACIONAL DE CARRERA. MES. (2003). Documento base para la elaboración del Plan de Estudio "D".
COLECTIVO DE AUTORES. Comunicación educativa. CEPES, Capítulo III, La Habana, 1999.
FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, ANA M. Comunicación educativa[et al - - La Habana: Ed Pueblo y Educación, 2002.
FERNANDO GONZÁLEZ REY, ALBERTINA MITJANS. - - La Habana: Ed. Pueblo y
Educación, 1989.
GONZÁLEZ CASTRO, VICENTE. Profesión: Comunicador. - - La Habana: Ed. Pablo de la Torriente, 1989.
GONZÁLEZ MAURA VIVIANA. (Et al) Psicología para educadores. - - La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1995.
MORENZA PADILLA, LILIANA y ORLANDO TERRÉ CAMACHO. “Escuela Histórico
Cultural”- - En Revista de Educación. - - N° 93. - - La Habana, enero – abril, 1998.
OJALVO MITRANY, VICTORIA. La Educación como proceso de interacción y comunicación. - - En Pedagogía 95: Curso de Superación. - - La Habana: Instituto Latinoamericano y Caribeño, 1995.
PUERTAS CRUZ, FELICITA. Modelo teórico – metodológico basado en el enfoque comunicativo, para el desarrollo de la comprensión del texto literario en séptimo grado. - - 1999. - - 178 h - - (Tesis de Maestría).- ISP “Enrique José Varona”, La Habana, 1999.
R UNESCO. (1998). Política y estrategias para la universidad latinoamericana del futuro.
Material Fotocopiado.
VIGOTSKY, L. S. Pensamiento y Lenguaje. - - La Habana: Ed. Instituto Cubano del Libro, 1968 .

AUTOR
Lic. Yanetsy Vázquez González
Institución: SUM Rafael Trejo González.
Los Arabos, Matanzas, Cuba.
· Municipio: Los Arabos
· Provincia: Matanzas
· País: Cuba
· Especialidad Graduado: Licenciatura en Psicología
· Año de graduación: 2002
· Centro de Estudio: Universidad Central Martha Abreu de Las Villas"
· Categoría Docente: Profesor instructor a tiempo parcial UMCC.
· Experiencia Profesional: 5 años
· Experiencia Docente: 5 años
· Correo electrónico: yanetsi.vazquez@umcc.cu
· Teléfono personal: 379510



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados