Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

¿Viviendo en el nuevo pacto de Jesucristo?

Resumen: Este articulo sobre el Patron Original de la Iglesia de Cristo es parte de un sistema de estudios cristianos realizados a la sazon de la diversidad de credos que existen actualmente entre las diferentes denominaciones que han aparecido en los tres ultimos siglos...

Publicación enviada por Israel Pichardo




 


RESUMEN
Este artículo sobre el Patrón Original de la Iglesia de Cristo es parte de un sistema de estudios cristianos realizados a la sazón de la diversidad de credos que existen actualmente entre las diferentes denominaciones que han aparecido en los tres últimos siglos; todas afirman estar en la verdad, y compiten entre sí. Pero lo que es cierto, es todas fueron fundadas por reformadores, no por el Señor.

La verdadera congregación que fundó el Mesías no cambia como su fundador tampoco cambia. Por esto reviste una vital importancia regresar al Patrón original, corregir nuestra fe y ponerla sobre el verdadero fundamento, así podemos cosechar los frutos esperados. Desde estas perspectivas, debemos estar bien claro de qué trata el Nuevo Pacto para no mezclarlo con el Viejo que fue derribado en la cruz, de esto trata precisamente este artículo que quiero compartir contigo, para que meditemos juntos y saquemos nuestras propias conclusiones al respecto.

SUMMARY
This article on the Original Pattern of Christ's Church is part of a system of Christian studies carried out to the season of the diversity of credos that you/they exist at the moment among the different denominations that you/they have appeared in the last three centuries; all affirm to be in the truth, and they compete to each other. But what is certain, is all they were founded by reformers, not for the Mr.. The true congregation that the Messiah was founded doesn't neither change as his founder it changes. For this reason you had a vital importance to return to the original Pattern, to correct our faith and to put it on the true foundation, we can harvest this way the prospective fruits. From these perspectives, we should be very clear it is the New Pact for not mixing it with the Old one that was demolished in the cross, of this about what this article that I want to share with you, in fact tries so that we meditate together and let us reach our own conclusions in this respect.

INTRODUCCIÓN

Muchas congregaciones de hoy que se denominan “cristianas” mezclan preceptos del nuevo pacto y del viejo pacto el cual está bajo “maldición” cambiando así la propia esencia del evangelio de Cristo.

Jesús derribó aquel pacto por el cual nadie pudo ser justificado y esto –según las escrituras- quedó confirmado con la sangre que derramó en la cruz. Se dijo al respecto hace casi 2000 años ([1]): “Hemos rechazado el proceder a escondidas, como si sintiéramos vergüenza; y no actuamos con astucia ni falseamos el mensaje de Dios. Al contrario, decimos solamente la verdad, y de esta manera nos recomendamos a la conciencia de todos delante de Dios. Y si el evangelio que anunciamos está como encubierto por un velo, lo está solamente para los que se pierden.

Pues como ellos no creen, el dios de este mundo los ha hecho ciegos de entendimiento, para que no vean la brillante luz del evangelio del Cristo glorioso”... Y luego se dijo ([2]): ...”Estoy muy sorprendido de que ustedes se hayan alejado tan pronto de Dios, que los llamó mostrando en Cristo su bondad, y se hayan pasado a otro evangelio. En realidad no es que haya otro evangelio. Lo que pasa es que hay algunos que los perturban a ustedes, y que quieren trastornar el evangelio de Cristo. Pero si alguien les anuncia un evangelio distinto del que ya les hemos anunciado, que caiga sobre él la maldición de Dios, no importa si se trata de mí mismo o de un ángel (mensajero) venido del cielo”.

Un profeta bajo el mismo viejo testamento dijo de parte de Dios ([3]): “Y hasta llegué a imponerles leyes que no eran buenas y mandamientos con los que no podían encontrar la vida”.

Ahora preguntamos nosotros: ¿Por qué acogernos a promesas del Viejo pacto si hace casi 2000 años se dio testimonio de que el Nuevo Pacto tenía mejores promesas?

Veamos pues, lo que se puede confirmar al respecto en el testimonio de los santos discípulos de Jesucristo.

DESARROLLO
¿Por qué no es aconsejable acogerse a promesas del Viejo Pacto?
1.1. Análisis en el Testimonio de Nuevo Pacto de estos hechos:

Desde antes de la venida del Mesías el profeta Jeremías ([4]) anunció: “ El Señor afirma: vendrá un día en que haré una nueva alianza con Israel y con Judá. Esta alianza no será como la que hice con sus antepasados, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto; porque ellos quebraron mi alianza, a pesar de que yo era su dueño. Yo, el Señor, lo afirmo. Esta será la alianza que haré con Israel en aquel tiempo: Pondré mi Ley en sus corazones y la escribiré en su mente. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Yo, el Señor, lo afirmo. Ya no será necesario que unos a otros, amigos y parientes, tengan que instruirse para que me conozcan, porque todos, desde el más grande hasta el más pequeño, me conocerán. Yo les perdonaré su maldad y no me acordaré más de sus pecados. Yo, el Señor lo afirma”.

En el Evangelio que los primeros católicos atribuyeron a Marcos ([5]), se da el siguiente testimonio: “Les dijo (Jesús): - Esta es mi sangre, con la que se confirma la alianza, sangre que es derramada a favor de muchos”.

Nuestro hermano, el apóstol de los gentiles -Saulo de Tarso- da testimonio a los Corintios ([6]) de que: “Así también, después de la cena, tomó la copa en sus manos y dijo: Esta copa es la nueva alianza confirmada con mi sangre”,

Y en la segunda ([7]): afirmó: “...pues él nos ha capacitado para ser servidores de una nueva alianza, basada no en una Ley, sino en la acción del Espíritu. La Ley condena a muerte, pero el Espíritu de Dios da vida.

Si la promulgación de una Ley que llevaba a la muerte y que estaba grabada sobre tablas de piedra se hizo con tanta gloria que los israelitas ni siquiera podían mirar a la cara de Moisés, debido a que ese resplandor destinado a desaparecer era tan grande, ¡cuán más será la gloria del anuncio de una nueva alianza fundada en el Espíritu! Es decir, que si fue tan gloriosa la promulgación de una Ley que sirvió para condenarnos, ¡cuán más glorioso será el anuncio de que Dios nos hace justos!

Porque la gloria anterior ya no es nada en comparación con esto, que es mucho más glorioso. Y si fue glorioso lo que había de terminar por desaparecer, mucho más glorioso será lo que permanece para siempre. Precisamente porque tenemos esta esperanza, hablamos con toda libertad. No hacemos como Moisés, que se tapaba la cara con un velo para que los israelitas no vieran el fin de aquello que estaba destinado a desaparecer. Pero ellos se negaron a entender esto, y todavía ahora, cuando leen la antigua alianza, ese mismo velo les impide entender, pues no les ha sido quitado, porque solamente se quita por medo de Cristo. Hasta el día de hoy, cuando leen los libros de Moisés, un velo cubre su entendimiento. Pero cuando una persona se vuelve al Señor, el velo se le quita.

Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubría la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Señor, y vamos transformándonos en su imagen misma, porque cada vez tenemos más de su gloria, y esto por la acción del Señor, que es el Espíritu”.

En el capítulo 15: 56 –57 expresa: “El aguijón de la muerte es el pecado, y el pecado ejerce su poder por la ley. ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro señor Jesucristo!”

A los Romanos el mismo Saulo de Tarso les explica: 7: 6: “Pero ahora hemos muerto a la Ley que nos tenía bajo su poder, quedando así libres para servir a Dios en la nueva vida del Espíritu y no bajo una Ley anticuada”, y más adelante agrega (v. 8) “... Pues mientras no hay ley, el pecado es cosa muerta...”. En el capítulo 10: 1 – 4, vuelve y explica: “Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por los israelitas es que alcancen la salvación. En su favor puedo decir que tienen un gran deseo de servir a Dios, solo que ese deseo no está basado en el verdadero conocimiento. Pues no reconocen que es Dios quien hace justos a los hombres, y pretenden ser justos por sí mismos, y así no se han sometido a lo que Dios estableció para hacernos justos. Porque la Ley llega a su término con Cristo”.

A los Gálatas se les alertó (3: 10 – 14): “Quienes ponen su confianza en la Ley están bajo maldición, porque la Escritura dice: Maldito sea el que no cumple fielmente todo lo que está escrito en el libro de la Ley. Por tanto, está claro que nadie es reconocido como justo en virtud de la Ley, pues la Escritura dice “el justo por la fe (por lo que cree) vivirá. Pero la Ley no se basa en la fe, sino que dice: “El que cumpla la Ley vivirá por ella. Cristo nos rescató de la maldición de la Ley haciéndose maldición por causa nuestra, porque la Escritura dice: Maldito el que muere colgado en un madero. Esto sucedió para que la bendición que Dios prometió a Abraham alcance también, por medio de Cristo Jesús, a los no Judíos; y para que por medio de la fe recibamos todos el Espíritu que Dios ha prometido “.

En los versículos 19 – 20 dice: “Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue dada después, para poner de manifiesto la desobediencia de los hombres, hasta que viniera esa descendencia a quien se le había hecho la promesa. La ley fue proclamada por medio de los ángeles, y Moisés sirvió de intermediario. Pero no hay necesidad de intermediario cuando se trata de una sola persona, y Dios es uno solo”.

En el capítulo 5: 4; vuelve a decir: “....Ustedes, los que quieren ser reconocidos como justos por cumplir la Ley, se han apartado de Cristo; han rechazado la generosidad (gracia) de Dios. Y en el versículo 18 y 25, dice: Pero si el Espíritu los guía, entonces ya no están sometidos a la Ley. Si ahora vivimos por el Espíritu, dejemos también que el Espíritu nos guíe...”.

También a los Efesios se les aseguró: 2. 14 – 16: “Cristo es nuestra paz. Él hizo de judíos y de no judíos un solo pueblo, destruyó el muro que los separaba y anuló en su propio cuerpo la enemistad que existía. Puso fin a la Ley que consistía en mandatos y reglamentos, y en sí mismo creó de las dos partes un solo hombre nuevo. Así hizo la paz. Él puso fin, en sí mismo, a la enemistad que existía entre los dos pueblos, y con su muerte en la cruz los reconcilió con Dios, haciendo de ellos un solo pueblo”. Así alertó Pablo a los Efesios como antes lo había hecho con los Romanos, a quienes les dijo: 5: 12 – 13: “Así pues, por medio de un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado entró la muerte, y así la muerte pasó a todos porque pecaron. Antes que hubiera Ley ya había pecado en el mundo; aunque el pecado no se toma en cuenta cuando no hay Ley. Sin embargo, desde el tiempo de Adán hasta el de Moisés, la muerte reinó sobre los que pecaron, aunque el pecado de estos no consistió en desobedecer un mandato, como hizo Adán, el cual fue figura de aquel que había de venir”.

Pablo enseña a los Colosense sobre este tema de la siguiente manera: 2. 14 – 23: ....” Dios anuló el documento de deuda que había contra nosotros y que nos obligaba, lo eliminó clavándolo en la cruz. Dios despojó de su poder a los seres espirituales que tienen potencia y autoridad, y por medio de Cristo los humilló públicamente llevándolos como prisioneros en su desfile victorioso. Por tanto nadie los critique a ustedes por lo que comen o beben, o por cuestiones tales como días de fiestas, lunas nuevas o sábados. Todo esto no es más que la sombra de lo que ha de venir, pero la verdadera realidad es Cristo. No dejen que los condenen esos que se hacen pasar por muy humildes y que dan culto a los ángeles, que pretenden tener visiones y se hinchan de orgullo a causa de sus pensamientos humanos.

Ellos no están unidos a la cabeza, la cual hace crecer todo el cuerpo al alimentarlo y unir cada una de sus partes conforme al plan de Dios. Ustedes han muerto con Cristo y ya no están sujetos a los poderes que dominan a este mundo. ¿Por qué, pues, viven como si todavía fueran del mundo, sometidos a reglas tales como: No toques eso, no comas aquello, no lo tomes en tus manos? Todas estas reglas tienen que ver con cosas que se acaban con el uso, y solo son mandatos y enseñanzas de hombres. Es verdad que tales cosas pueden parecer sabias, porque exigen cierta rigurosidad y humildad y duro trato del cuerpo, pero son cosas que no honran a nadie, pues solo sirven para satisfacer los deseos puramente humanos”.

Es posible que el instrumento usado como autor de la Epístola a los Hebreos sea el que más claro hable de este tema. Veamos, pues, lo más significativo en el mensaje a aquellos Judíos de la dispersión:

Hebreos 2: 1 – 8: “..... Por esta causa debemos prestar mucha más atención al mensaje que hemos oído, para que no nos apartemos del camino. Los mandamientos que Dios dio en otros tiempos por medio de los ángeles, tenían fuerza de Ley, y quienes pecaron y los desobedecieron fueron castigados justamente. ¿Cómo, pues, escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? Pues el mismo Señor fue quien anunció primero esta salvación, la cual después confirmaron entre nosotros los que oyeron ese mensaje. Además, Dios la ha confirmado con señales, maravillas y muchos milagros, y por medio de Espíritu Santo, que nos ha dado de diferentes maneras, conforme a su voluntad. Dios no ha puesto bajo la autoridad de los ángeles ese mundo futuro del cual estamos hablando”.

Y dice más adelante: 14- 17: “Así como los hijos de una familia son de la misma carne y sangre, así también Jesús fue de carne y sangre humanas, para derrotar con su muerte al que tenía poder para matar, es decir, al diablo. De esta manera ha dado libertad a todos los que por miedo a la muerte viven como esclavos durante toda su vida. Pues ciertamente no vino para ayudar a los ángeles, sino a los descendientes de Abraham. Y para eso tenía que hacerse igual en todo a sus hermanos, para llegar a ser Sumo Sacerdote fiel y compasivo en su servicio a Dios, y para obtener el perdón de los pecados de los hombres por medio del sacrificio”.

Y también prosigue la carta a los Hebreos de la dispersión: 7: 11 - 19: “ El pueblo de Israel recibió la Ley basada en el servicio levítico. Ahora bien, si estos sacerdotes hubieran podido hacer perfectos a los hombres, no habría sido necesario que apareciera otro sacerdote, ya no de la clase de Aarón sino de la clase de Melquisedec. Porque al cambiar el sacerdocio, también se tiene que cambiar la Ley....................así que el mandato anterior quedó cancelado porque era débil e inútil, pues la Ley de Moisés no perfeccionó nada, y en su lugar tenemos una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios”.

En el capítulo 8: 6: el autor de la carta a los Hebreos, sentencia: “.....Pero nuestro Sumo Sacerdote, que ha recibido un Ministerio sacerdotal mucho mejor, es mediador de una alianza mejor, basada en mejores promesas”.

Luego vuelve a alertar: 8: 7 – 13: “....Si la primera alianza hubiera sido perfecta, no habría sido necesario una segunda alianza. Pero Dios encontró imperfecta a aquella gente, y dijo: El Señor dice: Vendrán días en que haré una nueva alianza........ Cuando Dios habla de una nueva alianza es porque a declarado vieja la primera; y a lo que está viejo y anticuado, poco le falta para desaparecer. 9: 11 – 23: Pero ya Cristo vino, y ahora él es el Sumo Sacerdote de los vienes definitivos. El santuario donde el oficia como sacerdote es mejor y más perfecto, y no ha sido hecho por los hombres, es decir, no es de esta creación......

Pero si esto es así, ¡cuánto más poder tendrá la sangre de Cristo! Pues por medio del Espíritu eterno, Cristo se ofreció a sí mismo a Dios como sacrificio sin mancha, y su sangre limpia nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para que podamos servir al Dios vivo. Por eso Jesucristo es mediador de una nueva alianza y un nuevo testamento, pues con su muerte libra a los hombres de los pecados cometidos bajo la primera alianza, y hace posible que los que Dios ha llamado reciban la herencia eterna que él les ha prometido”. 10: 8 – 10: “ En primer lugar, dice que Dios no quiere ni le agradan los sacrificios ni ofrendas de animales, ni holocaustos para quitar el pecado, a pesar de que son cosas que la Ley manda a ofrecer. Y después añade: Aquí vengo para hacer tu voluntad. Es decir, que quita aquellos sacrificios antiguos y pone en su lugar uno nuevo...........”

1.2. Interpretación de estos testimonios registrados en las Escrituras.
Primeramente debemos entender que el Viejo pacto nada tiene que ver con el último y definitivo, pero a los Judíos les sirvió de esclavo (AYO) para llevarlos a Cristo, porque estaba bajo el poder de los ángeles, y donde el diablo tenía poder sobre la muerte, porque también estaba bajo maldición y la ira de Dios; por eso fue dicho: Deuteronomio 30: 19: “En este día pongo al cielo y la tierra por testigos contra ustedes, de que les he dado a elegir entre la vida y la muerte y entre la bendición y la maldición, escojan pues, la vida para que vivan ustedes y sus descendientes” esto ocurrió cuando fue dada la ley al pueblo de Israel antes de cruzar el Jordán y tomar posesión.

Claramente aquí se da un libre albedrío; pero en aquella Ley que estaba bajo maldición, o sea en el viejo pacto que derribó Jesús, porque en el nuevo, Dios se reserva el derecho de elegir y llamar a los que de antemano predestinó en Cristo Jesús. Esto quiere decir que los que se acogen a los preceptos del viejo pacto dan culto a esos poderes angelicales que fueron destronados en la Cruz, y por tanto, están bajo la desobediencia, porque no se han acogido al orden que Dios estableció en Cristo para la salvación. Por eso Dios los abandonó, y no hace ni las señales ni las maravillas sobrenaturales con las que se confirma el verdadero evangelio que aún los ángeles anhelan ver.

También deberemos saber que el que se acoge a preceptos del viejo pacto cae de la gracia y está bajo la ira de Dios por tener por inmunda la sangre derramada por Cristo, y que se acogió a cosas que están todavía bajo el poder y la potestad de los ángeles que fueron destronados, como adorar el sábado que es judaizar, o el domingo Romano que es Idolatría al dios “dominguis” o dios del sol de los Romanos, el diezmo está bajo maldición, el libre albedrío, donde cada uno escoge entre el bien y el mal.

Porque ahora es Dios quien hace justifica a quien el quiere no al que quiere. Todo esto fue derribado por Cristo y el que lo vuelve a construir es un trasgresor, porque ¿quién eres tú para edificar lo que Jesús derribó con su sacrificio? Por eso Nosotros fuimos llamados a vivir bajo el nuevo pacto con mejores promesas confirmado por la sangre de aquel que nos compró, el viejo pacto fue derribado y clavado en la cruz de Cristo, lo que indica que para nosotros también está crucificado.

¿Cómo es posible que estemos todavía viviendo por promesas del viejo pacto?
Por todo esto, Saulo de Tarso, explica a los Romanos sobre la predestinación y no sobre el libre albedrío de la Ley 8: 28 – 30, y lo confirma en el primer capítulo de los Efesios: “ Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales él ha llamado de acuerdo con su propósito. A los que de antemano Dios había conocido, los destinó desde un principio a ser como su Hijo, para que su Hijo fuera el primero entre muchos hermanos. Y a los que Dios destinó desde un principio, también los llamó, y a los que llamó, los hizo justos, y a los que hizo justos, les dio parte en su gloria”.... Y después en el 9: 13, dice: “Así quedó confirmado el derecho que Dios tiene de escoger, de acuerdo con su propósito, a los que quiere llamar, sin tomar en cuenta lo que hayan hecho”. Y vuelve a decir en el v. 16 del citado capítulo: “Así pues, no depende de que el hombre quiera o se esfuerce, sino de que Dios tenga compasión”.

Esta es la gracia o bondad de Dios que caracteriza el nuevo pacto y lo diferencia de aquel pacto derribado en la cruz donde se confirmó con el derramamiento de la sangre de Cristo Jesús.

En nuestro próximo artículo trataremos sobre el modelo original de la verdadera Iglesia fundada por el Mesías, este modelo diseñado por el propio testimonio de Jesús y sus discípulos, nos servirá de patrón único, sabiendo esto, que todo lo que no se parezca a este modelo, no es verdadero, sino una copia irreal del patrón verdadero.

Nuestra dirección para que nos escribas y nos dé tu opinión sobre el artículo:
Soldados de Jesucristo: Máximo Gómez No 511 “A” e/ 2 y 3 norte, Ciudad de Guantánamo, Provincia de Gtmo. Cuba. Código Postal 95 100.
E-Mail: yeosua@infosol.gtm.sld.cu, Teléfono 32 40 53

CONCLUSIONES
Acogerse a preceptos del antiguo testamento es hacer mentiroso a Dios que no miente, es caer en la ira de Dios, es estar bajo maldición y no en el amor y la gracia de Dios mostrado a través de Cristo Jesús, por esto nuestra fe debe estar firmemente basada en el nuevo pacto de Jesucristo, basada en el evangelio que fue dado a los primeros cristianos.

El nuevo pacto, según el testimonio que dan las escrituras griegas, no se vive por preceptos ni leyes algunas sino por el Espíritu de Dios que es poder y fuerza de Dios en Cristo Jesús, mezclar ambos pactos no procede de la verdad sino del error.

Por eso la teología que hoy invade las congregaciones que conocemos no salvará a nadie porque es conocimiento puramente humano, del mundo y confundido, el que enseña es el Espíritu que Dios a prometido, que enseña las cosas celestiales, las cuales son locuras para el hombre natural, y que no tienen que ver con el falso avivamiento pentecostal ni metodista del cual Jesús y sus discípulos jamás hablaron. Por este tiempo, lo que habría –según el testimonio dado a su debido tiempo- era apostasía, engaños y anticristos por todo el mundo

RECOMENDACIONES

1- Saca tus propias conclusiones de este estudio, corrige tu camino, y apártate de todo evangelio enrarecido por el enemigo, vive por tu fe y no por la de otros, porque un ciego no podrá guiar a otros.
2- Afirma tu fe en el nuevo pacto y olvídate del viejo porque ni siquiera tú eres judío ni descendiente de Israelitas, para qué te vas a acoger a esos preceptos dados a Israel por los cuales nadie fue salvo.
3- El Viejo Pacto quedó como testimonio de la desobediencia, como una alerta para que no sigamos semejantes ejemplos

REFERENCIAS
[1] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas: 2da de Corintios 11: 2 – 4.1997
[2] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas . Gálatas 1: 6 – 9. 1997
[3] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas. Ezequiel 20: 25. 1997
[4] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas . Jeremías 31: 31 - 34. 1997
[5] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas.. Marcos 14: 24. 1997
[6] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas. 1 ra epístola a los Corintios 11: 25. 1997
[7] Biblia de Estudios Dios Habla Hoy. Sociedades Bíblicas Unidas . 2 da epístola a los Corintios 3: 6. 1997

BIBLIOGRAFÍAS
1. “Biblia de Jerusalén”, nueva versión totalmente revisada y aumentada. Bilbao,1978. J. A. Ubieta y colaboradores.
2. “Biblia de Jerusalén latinoamericana”, EDITORIAL Descleé de Brouwer; S. A. 2001, Bilbao España.
3. “Nuevo Testamento”. Versión directa del texto Original Griego, B.A.C., Madrid, 1962, F. Puso y J. M: Bower.
4. “Nuevo Testamento Griego - Español”, Versión bilingüe. José O´ Callaghan. Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid. MCMXCVII
5. “Nuevo Testamento”, Versión del Texto original Griego, E. Nácar Fuster y A. Colunga Cueto; B. A. C. Madrid. 1989
6. “Dios Habla HOY” Biblia de estudio. Sociedades Bíblicas Unidas.
7. “Dios Habla HOY”, versión popular. Sociedades Bíblicas Unidas.
8. “Biblia Latinoamericana”. Ediciones Paulinas.
9. Nuevo Testamento, “Dios llega al Hombre”. con los Salmos y proverbios. 1976. Sociedades Bíblicas Unidas. Buenos Aires, Argentina. Versión Popular.
10. “La Biblia del Siglo XXI, Nueva Versión revisada de Reina – Valera, 1909. Edición del año 2000.
11. “La Santa Biblia”, Nueva Versión, Sociedades Bíblicas Unidas. 1998
12.. La Biblia de las Américas. Sociedades Bíblicas Unidas. 1999.
13. La Biblia El Pueblo de Dios, de la fundación Palabra de Vida. Edición San Pablo. Sociedad Bíblica Católica.
14. “Antigüedades Judías”, de Flavio Josefo y Filón.
15. “Padres Apostólicos” Edición bilingüe completa. Daniel Ruiz Bueno, sexta edición, Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid. MCMXCII. 1993
16. “The Greek New Testament” Actualizada por Vover en una versión al castellano
17. “The Greek New Testament” con Introducción en castellano. Kurt Aland, Mattew Black, Carlo M. Martín; Tercera Edición. 1975, Institute for New Testament Textual Research, Münster/Welphalia. Sociedades Bíblicas
18. “Historia Eclesiástica de Eusebio de Cesarea”Editorial Nova de Buenos Airea. 1950.
20. “Nuevo Testamento Trilingue”. J. M. Bover y J. O´Callaghan. B. A. C. 400. Madrid. 1994.
21. “La Santa Biblia” Versión Moderna 1960, editorial, Sociedades biblicas en América Latina.
22. “La biblia del pueblo de Dios”. Fundación Palabra de vida, Editorial San Pablo. Prutesio Gómez 15. 28027 Madrid, Sociedad Biblica Catolica Internacional (SUBICAIN), Noviebre 2002.
23. “Manual Biblico de Unger” Merriell F. Unger. Ed. Portavoz. Kregel Publications P.O. Box 2607 – 1985 Grand Rapids, Michigan 49501, USA. 720 páginas.
24. “Compendio Manual de la Biblia” Henrry H. Halley. . Ed. Portavoz. Kregel Publications P.O. Box 2607 – 1985 Grand Rapids, Michigan 49501, USA.
25. La Compubiblia. Soporte magnético. 2005.

AUTOR
Lic. Armando Emilio Zamora Pellisier
Un creyente de la Verdad revelada en Cristo Jesús. Investigador y Profesor de la Universidad Médica de Guantánamo. Filial de Tecnología de la Salud. Aspirante a Master en Ciencias de la Educación Superior
República de Cuba
Provincia Guantánamo



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados