Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El pecado contra el cuerpo: la porneias maltraducido al latin como fornicationes

Resumen: En el presente articulo se resume una importante investigacion que demuestra una alteracion de significados biblicos alli donde se tradujo fornicacion por porneias. Esta alteracion desfigura completamente el mensaje biblico original...

Publicación enviada por Israel Pichardo




 


ÍNDICE
- Introducción
- Desarrollo
1.1- Porneías no significa fornicar
1.2- La magnitud del pecado de porneías.
1.3- Los significados del gr. Porneias y Moixeias
1.4- El contexto arameo, hebreo y griego de Porneías:
1.5- Otros lugares donde se traduce porneías como prostitución en la Biblia
1.6- Porneías nada tiene que ver con las relaciones sexuales extramatrimoniales
1.7- No hay otra posibilidad de divorcio en Cristo, que no sea la prostitución del cuerpo.
1.8- Enmienda tus errores ante Dios, y no obedezcas a los falsos maestros
1.9- Interpretación de lo analizado hasta aquí.
- Nuestras conclusiones al respecto
- Bibliografías

RESUMEN
En el presente artículo se resume una importante investigación que demuestra una alteración de significados bíblicos allí donde se tradujo fornicación por porneías. Esta alteración desfigura completamente el mensaje bíblico original, lo que puede lograr que muchas personas se pierdan y pequen deliberadamente pensando que están haciendo la voluntad de Dios. La única causa del divorcio cristiano, no es por adulterio ni por un simple acto sexual extramatrimonial, ni antes del matrimonio, sino por causa de prostituir el cuerpo, con uniones matrimoniales incestuosas, del mismo sexo, con animales, corromperse por dinero, o sea, lo que Pablo y Judas llaman también como vicios contra naturaleza. Este es el verdadero significado de porneías o de la zenunit hebrea en el contexto bíblico.

SUMMARY
Presently article is summarized an important investigation that demonstrates an alteration of biblical meanings there where fornication was translated by porneías. This alteration deforms the original biblical message completely, what can achieve many people to get lost and sin thinking deliberately that they are making the will of God. The only cause of the Christian divorce, is not for adultery neither for a simple act sexual extramatrimonial, neither before the marriage, but by reason of prostituting the body, with incestuous matrimonial unions, of the same sex, with animals, to corrupt for money, that is to say, what Pablo and Judas also call as bad habits against nature. This is the true porneías meaning or of the Hebrew zenunit in the biblical context.

INTRODUCCIÓN
Existe un pecado contra el cuerpo, del cual se da testimonio en las escrituras griegas del Nuevo Pacto de Jesucristo; este pecado se identifica con el término griego forneías, y el término hebreo zenunin, ambas palabras tratan de significar los “actos sexuales prohibidos” de los cuales se habla en Levítico 18 y 20. Las traducciones actuales de las escrituras han retomado un término que proviene de las contaminadas copias que se realizaron en el latín románico: fornicationem, mal traducido al castellano fornicación, allí donde se debió traducir simplemente prostitución de porneías o zenunit.

Esto ha traído por consecuencia que aquellas denominaciones eclesiásticas teológicas que no viven por las revelaciones divinas como la congregación original hayan tergiversado completamente, la única causa del matrimonio cristiano. Por ende, será necesario, volver al contexto original de los pasajes bíblicos donde se traduce fornicación, por porneías o zenunin, para poderlo comprender, y vivir verdaderamente conforme a la voluntad de nuestro creador; pues los romanos también usaron el término prostitución en algunos casos donde se escribió pornés o proveías en el original griego, pero todo parece indicar, que para complacer a los lectores latinos, adornaron las escrituras con diferentes terminologías como “meretrices”, “fornicatium” entre otros términos latinos, donde debían traducir simplemente prostitución.

Esto trajo consigo, que hoy muchos teólogos han propuesto diversas interpretaciones de lo que está bien claro en las escrituras griegas y hebreas: porneías no es moixeias, ni porneías es coites extramatrimonial; o sea, prostitución no es adulterio, ni un simple acto sexual es los que hoy llaman fornicación. ¿Cuántas personas hoy se divorcian porque sus parejas cometen adulterio y no porneías? Jesucristo sentenció a través del testimonio de Mateo 5: 32, y 19: 9:

“....32Pero yo les digo que si un hombre se divorcia de su esposa, a no ser en el caso de una prostitución (porneías), la pone en peligro de cometer adulterio (moiXeías). Y el que se casa con una divorciada, comete adulterio (moiXeías).......”

Aquí, no hay lugar a las dudas, el Señor fue preciso y certero, la única causa del divorcio cristiano en la prostitución del cuerpo; pero para entender esta sentencia, primeramente debemos comprender lo que significa la prostitución bíblica, que difiere mucho a lo que se comprende hoy en nuestros idiomas la palabra prostitución; veamos pues el contexto bíblico y cristiano de este término, el cual significó la condena del mundo antiguo al diluvio, y la destrucción de Sodoma, Gomorra y las ciudades vecinas.

DESARROLLO
1.1-Porneías no significa fornicar
Dada la complejidad y lo polémico que resulta la traducción teológica del término griego “PORNÉIAS”, se hace necesario detenernos aquí para interpretar su plenitud a la luz del contexto histórico y social en que se usó esta palabra: pues Pornéias es el único pecado contra el cuerpo, y según Jesús, es el único motivo de separación matrimonial del Nuevo Pacto. Y esto es así puesto que no se dijo que por adulterio (Moixéias) había tal separación.

Si hay una separación injustificada ante Dios, hasta nuestros hijos quedarán fuera de la gracia, serán inmundos. Y los hijos son bendición de Dios, así que si tú estas en una de estas situaciones, sé prudente; si es Pornéias y ya recibiste la unción del Santo, sepárate, pero si es por Moixéias, o sea; “Adulterio”, espera por un arrepentimiento y perdona que Dios no es un “dios” de confusión sino de paz, porque asimismo nosotros fuimos todos sujetos a la desobediencia para que también Dios tuviera compasión de nosotros mismos, que hemos traicionado a Dios muchas veces y de muchas formas y Jesús nos perdona como mismo nosotros debemos perdonar las debilidades de otros; has con los demás como quieras tú que hagan contigo. Hemos dicho ya que en la literatura rabínica “Porneias”, se refiere a uniones matrimoniales “NULAS” por haber sido contraídos en grados de parentescos prohibidos por la antigua “LEY MOSAICA” (Levítico Capítulo 18 y 20, referido a la Zenut de la enseñanza rabínica) y que los judíos habían permitido a sus prosélitos .

1.2. La magnitud del pecado de porneías.
Ahora, bien; fíjense la magnitud de este pecado que aún al que no está en Cristo le es “ilícito”, por cuanto Juan el que bautizaba en el Jordán, perdió la cabeza reprendiendo a dos incrédulos que vivían en semejante condición: Herodías y Herodes, pues esta mujer dejó al medio hermano de Herodes para unirse a este último, e incluso tenía como fruto de su matrimonio una hija, diciéndole: “no te es lícito tener la mujer de tu hermano” (caso incestuoso)

1.3. Los significados del gr. Porneias y Moixeias
Se resumen en:

PorneiaV = gr. PORNEIAS, (heb. y arameo ZeNuT o ZeNuNiN): Uniones prohibidas o prohibiciones que contaminan y pervierten la tierra y/o el cuerpo, entre lo que se encuentran:
- Incestos (uniones matrimoniales muy cercanas familiarmente –ver Levítico 18 y 20-).
- Homosexualismo.
- Echarse con animales.
- Tener relaciones con la mujer del Plesíon (Prójimo, el que ha sido misericordioso contigo).
- Vicios contra naturalezas, perversión sexual y moral.
- Prostituir el cuerpo por dinero.

MoiceiaV = gr. MOIXEIAS y heb. NiuF: Ambos términos denotan las relaciones sexuales extramatrimoniales, Adulterio o infidelidad, traición al pacto con Dios, tratar de desunir lo que él unió. Tales como:
- Concubinato. (no permitido en Cristo como en el viejo pacto)
- Poligamias.
- Unirse a una divorciada, mientras su marido vive después de conocer la Verdad y haber sido perdonado.
- Acto sexual extramatrimonial.
- Mirar y Codiciar a una mujer cualquiera en nuestro corazón.
- Divorciarse y volverse a unir en matrimonio.
- Casarse con una mujer divorciada.

1.4. El contexto arameo, hebreo y griego de Porneías:
Es necesario aclarar que ni en el hebreo ni en el arameo ni en el griego, existía un término tuviera el significado de la palabra castellana “Matrimonio”, pues entonces se usan para ello, varios términos, Ejemplo: ajnasthvsei spevrma que quiera decir: “levantar descendencia”, el término griego “Koimethe” “unirse sexualmente”, “Coíte (hacer el acto sexual) amíantos (puro, limpio)” que puede significar “Unión sexual pura” “unión matrimonial” “unidos sexualmente”. También se usa “Gamos” término griego que significa unirse, boda, y algunas veces se traduce como “matrimonio” (Heb. 13:4, Mt 22:10, Apc 19:7) en Hebreo 13:4 dice en griego: ” …. 4Tivmio" oJ gavmo" ejn pa`sin kai; hJ koivth ajmivanto", povrnou" ga;r kai; moicou;" krinei` oJ qeov" …..” lo que se ha traducido de diferentes formas: La R- V 1909.. 4Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. Dios Habla Hoy lo traduce: 4Que todos respeten el matrimonio y mantengan la pureza de sus relaciones matrimoniales; porque Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.

La Biblia en Lenguaje Sencillo lo traduce así: 4 Todos deben considerar el matrimonio como algo muy valioso. El esposo y la esposa deben ser fieles el uno al otro, porque Dios castigará a los que tengan relaciones sexuales prohibidas y sean infieles en el matrimonio; y la Nueva Versión Internacional, lo traduce: 4 Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales.

Fijémonos aquí como el mensaje de la Reina-Valera no llega al lector correctamente traducido por tener en cuenta un término latino introducido por los primeros católicos, y cuán diferente se entienden las otras traducciones; asimismo la Reina-Valera tergiversa muchos de los mensajes sencillos y claros de la Biblia e introduce “Mensajes sublimes del diablo” para hacernos caer. Creemos que cualquiera que sea prudente entienda tal aclaración: En Cristo Jesús, la única causa de separación, es una “Excepción” la cual Dios nos la ha prohibido en todas las épocas, pues se trata del pecado contra el cuerpo “la ZENUT de la enseñanzas Rabínicas” la “prostitución de nuestro cuerpo”, lo que Pablo y Judas tratan como “Vicios contra naturaleza”, por lo cual el mundo antiguo fue abnegado en agua, y por lo cual fue borrada de sobre la faz de la tierra Sodoma, Gomorra y todo sus alrededores.

Así que por adulterio no hay separación, y si la hubiese ninguno de ambos cónyuges podrá casarse sino reconciliarse, pero sabiendo esto, que quien se separa por otra cosa que no sea “Prostitución” pone en peligro de adulterio a su pareja, lo que se entiende como que: sirve también de tropiezo; y ¡Ay de aquellos que sirvan de tropiezo a los más pequeños del señor, más vale que le aten al cuello una piedra de molino y sea arrojado al fondo del mar. En el lenguaje bíblico del Viejo pacto, el esposo es dueño de su mujer, veamos pues lo que dice un diccionario bíblico:

“….Esposo: Traducción de varias palabras hebreas y 2 griegas (aner, numfíos), ninguna delas cuales es el equivalente exacto de nuestra palabra "esposo". Ocasionalmente, el pensamiento del termino bíblico es "amo" o "dueño", y así describe al esposo como quien posee o es dueño de una esposa ( Ex. 21:22; Est. 1:17, 20; etc.); pero generalmente el término español es la traducción de una palabra bíblica que significa sencillamente "hombre" (Gn. 3:6; Rt. 1:12; Mt. 1:19; 1 Co. 7:2; etc.) …”

Por ende, nuestros hermanos, Pablo y Judas nos transmitieron que:
Pablo a los Romanos; 1: 22Decían que eran sabios, pero se hicieron tontos; 23porque han cambiado la gloria del Dios inmortal por imágenes del hombre mortal, y hasta por imágenes de aves, cuadrúpedos y reptiles. 24Por eso, Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos, y han cometido unos con otros acciones vergonzosas. 25En lugar de la verdad de Dios, han buscado la mentira, y han honrado y adorado las cosas creadas por Dios y no a Dios mismo, que las creó y que merece alabanza por siempre. Amén. 26Por eso, Dios los ha abandonado a pasiones vergonzosas. Hasta sus mujeres han cambiado las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza; 27de la misma manera, los hombres han dejado sus relaciones naturales con la mujer y arden en malos deseos los unos por los otros. Hombres con hombres cometen acciones vergonzosas, y sufren en su propio cuerpo el castigo merecido por su perversión. 28Como no quisieron reconocer a Dios, él los ha abandonado a sus perversos pensamientos, para que hagan lo que no deben. 29Están llenos de toda clase de injusticia, perversidad, avaricia y maldad.

Judas, a todos nosotros: 7Lo mismo que esos ángeles, también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas se entregaron a la prostitución, y se dejaron llevar por vicios contra la naturaleza. Por eso sufrieron el castigo del fuego eterno y quedaron como advertencia para todos.

1.5. Otros lugares donde se traduce porneías como prostitución en la Biblia
Para que tenga una idea y se entienda cuán mal traducido fue el término hebreo-arameo ZeNuNiN y griego Porneías al lenguaje de los romanos “el Latín Fornication”, hay que ira al lenguaje usado por el Espíritu Santo a través de Juan en Apocalipsis, donde el diablo nunca pudo maltraducir el mismo término como la “gran fornicaria ni la madre de las fornicarias”, allí el Espíritu Santo usó la traducción Megale pornés y Mather tw pornés; lo que se ha podido traducir al castellano como “Grande Ramera o Grande Prostituta” y “ Grande Prostituta y Madre de las Prostituta” cuando Dios se refiere a ellos mismos, a los “Católicos” y a sus descendientes: “Los falsos reformadores protestantes que les nacieron y que fundaron las iglesias denominacionales por todo el mundo”. Porque la sabiduría de Dios es más poderosa que la astucia del diablo, y las “tinieblas no prevalecen sobre la luz”. Veamos el juego de satanás a través de las traducciones de los primeros católicos. Las versiones griegas dicen en Apocalipsis 17:1 y 5, respectivamente: 1 th`" povrnh" th`" megavlh" 5 Babulw;n hJ megavlh, hJ mhvthr tw`n pornw`n, lo que coincide claramente con lo que estamos tratando de explicar; y los romanos tradujeron en sus contaminadas versiones latinas como Apc. 17:1 “meretricis magnae” y el versículo 5: “Magna Mater fornicationum”, y utilizan en el mismo capítulo los términos “Fornicati” y “prostitutionis” para traducir la misma palabra “pornes”. ¿Es correcta su traducción? ¡claro que no! Sino que tergiversan el verdadero mensaje para pervertir las correctas sendas del Señor, como lo han hecho durante 20 siglos. Así también pervirtieron el claro mensaje de Jesús en el Sermón del Monte y en Mt 19:9, analicemos también este hecho: ¿Qué dicen los manuscritos griegos? Mt 5:32. porneiva" Mt 19:9: porneiva/ ¿cómo debió traducirse?

En ambos casos debió traducirse por causa de “Prostitución” .Y ¿cómo lo tradujeron los católicos romanos hasta nuestros días? Mt 5:32: “Fonicatione” Mt 19:9: "Fornicationem”. Y ¿qué quiere decir esto? ¡Que en el Nuevo Pacto del Señor Jesucristo no hay lugar al divorcio, sino una simple separación si se vive en condiciones de prostitución! ¡Algo que nunca fue un matrimonio delante de Dios! porque es una abominación delante de su presencia, porque es “inmoral” “contra su naturaleza” que es santa y pura, él nunca reconoció esta unión como tal. Así que, como él te llamó, así permanecerás, y si te separaste por otra causa que no sea “prostitución” ¡reconcíliate!, no sea que estés dando lugar a que tu esposa adultere; y si estás casado con una divorciada, estás en el pecado de “Adulterio” ¡reconcíliate con Dios! Y con el esposo de ella, porque ella está unida por la ley del esposo hasta que este muera; y si este ya se casó con otra mujer, ¡reconcíliense con tu adversario mientras estemos en el camino antes de poner un ofrenda a Dios!.

1.6. Porneías nada tiene que ver con las relaciones sexuales extramatrimoniales
Desde este contexto, el pecado de Porneías o Zenut nada tiene que ver con las relaciones antes de la unión matrimonial, sino con el “adulterio”, pero solo si no sigues con tu pareja, pues un casamiento no nada tiene que ver con formalismos humanos, sino con “Coités”, con hacer el sexo; lo que significa que con solo hacer el sexo, ya estamos unidos en un cuerpo. De este mismo contexto se habla en 1 Co 6 y 7 como el único pecado contra el cuerpo, cuando se asegura que: Dios Habla Hoy 1Co. 6:18 “Huyan, pues, de la prostitución. Cualquier otro pecado que una persona comete, no afecta su cuerpo; pero el que se entrega a la prostitución, peca contra su propio cuerpo” ( las únicas biblia que la traducen bien son las editadas por la Crítica Textual y Comparativa) vean lo que dice en el griego original: “18Feuvgete th;n porneivan. pa`n aJmavrthma o} eja;n poihvsh/ a[nqrwpo" ejkto;" tou` swvmato" ejstin: oJ de; porneuvwn eij" to; i[dion sw`ma aJmartavnei” Aquí hemos destacado, los términos anthropos y soma que se refieren al “cuerpo” y porne a la “prostitución”, para que tú no tengas más dudas de lo que te estamos transmitiendo, en el nombre de Jesucristo, ¡Amén!

1.7. No hay otra posibilidad de divorcio en Cristo, que no sea la prostitución del cuerpo.
Para asegurarte que en Cristo no existe ninguna posibilidad de abandono (porque la palabra usada es Apostasai de abandonar, de apostatar, no precisamente se usa algún término que signifique “divorcio” sino “dejar, abandonar”) en el matrimonio, Jesucristo también dijo: Marcos 10:11 y Lucas. 16:18 —El que se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera; 12y si la mujer deja a su esposo y se casa con otro, también comete adulterio- lo que en el griego sería: “18Pa`" oJ ajpoluvwn th;n gunai`ka aujtou` kai; gamw`n eJtevran moiceuvei, kai; oJ ajpolelumevnhn ajpo; ajndro;" gamw`n moiceuvei”; que traducido correctamente, no para complacer a los lectores sería: “el que abandona a su mujer y se una a otra mujer, adultera (traiciona a su mujer), y si la mujer abandona a su esposo y se une a otro varón adultera”.

Lo importante de lo que estamos afirmando delante de Dios, de lo que estamos sacando a la luz, es que por estas mismas palabras seremos juzgados en el tribunal de Cristo, y más aún; estas mismas palabras, nos condenarán en el día último, donde muchos saldrán avergonzados por no cavar y buscar hasta poner el fundamento en la “roca” no en ninguna denominación eclesiástica u hombre alguno que envanecido por su conocimiento carnal haya fundado iglesias, en el cual no se verifiquen claramente las señales con las cuales Jesucristo, confirma su evangelio, que es poder de Dios, y no teología bíblica, ¡Amén!

Y para que estemos aún más claro de que un ”matrimonio” no es el resultado de cuestiones legales de la justicia humana, la Septuaginta griega traduce en Levítico 20 y 18 como “uniones matrimoniales” del hebreo y del arameo, de la siguiente manera: “Levítico 18: 11,12,15,17,18,20 y en todos los lugares que se traduzca: no te unas, o no te acuestas, o no hagas el acto sexual con: “koimhqh`/ meta; gunaiko;"” Es como si se nos dijera: “no hagas el coito con la mujer de, o no coitees con la mujer de”, y lo que se relacionan con Pornev, se consideran actos sexuales prohibidos, depravaciones sexuales, actos infames. Y también Jesús nos rectificó que desde el principio el “matrimonio” era: Mateo19.4: —¿No han leído ustedes en la Escritura que el que los creó en el principio, ‘hombre y mujer los creó’? 5Y dijo: ‘Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona.’ 6Así que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido. Por esto, habrá que entender que la “unión matrimonial en Cristo”, es “Sagrada” como la relación matrimonial de Cristo con su cuerpo, que es la iglesia.

Hermanos amados, a partir de ahora, interpreta la palabra latina “fornication”, como prostitución, como actos prohibidos por Dios, como actos abominables, depravados, infames, como vicios contra la naturaleza de Dios; no como un simple acto sexual extra matrimonial ni prematrimonial, sino, como algo por lo cual se corrompe la tierra y a nuestro cuerpo y deberá ser destruida, porque el Espíritu de Dios mora en la santidad, no en lo que se corrompe, ¡Amén!

1.8. Enmienda tus errores ante Dios, y no obedezcas a los falsos maestros.
Por eso, en el caso de un divorcio, se puede entender que haya una separación de ambos cónyuges antes de conocer a Dios, y que de mutuo acuerdo lo han realizado antes de ser bendecidos con hijos, y se unen en matrimonio con diferentes parejas; - en mi opinión a partir de Juan, capítulo 8-: los dos han cometido adulterio (Moixeias) contra ellos mismos, y viven en pecado ante Dios; ninguno podrá tirar la primera piedra, o sea, acusarse delante del Rey.

Ahora si uno de ellos persiste en reconciliarse y no a pecado a la manera del otro, es decir, no cometió ese error de volverse a unir a otra persona; la primera persona ha atado un pecado hasta arreglarse con el ofendido y con el mismo Dios, porque la mujer casada está unida a la ley del esposo mientras este viva, y lo que Dios unió no lo separe el hombre; además, es Dios quien bendice un matrimonio cuando les ha dad frutos, es decir; hijos, pues es él quien hace a la mujer dar a luz, y bendición de Dios son los hijos; y más aun, la mujer se salvará engendrando hijos, si se mantiene en fe, santidad y amor; se salvará como coheredara de la gracia, sujeta en plena obediencia a su esposo.

Este es el orden que Dios estableció en el cuerpo de Cristo para que no hubiese contradicciones. Como llegaste a Cristo, así deberás permanecer, si no estás casado, pues cásate, con una mujer libre, no divorciada, y si eres divorciado y tu esposa, no se ha vuelto a casar, ruégale a Dios, que él te reconciliará con ella, pues él no puede ir contra su propia naturaleza ni contra el mismo orden que él estableció en Cristo, él es santo, y nos exige que seamos santos nosotros también.

En el primero de los casos, arréglate con tu hermano antes de poner una ofrenda a Dios, y no vuelvas a pecar de esa manera, porque Jesús murió UNA SOLA VEZ por nuestros pecados, y en este primer caso es perdonable, sino conocías la palabra.

En el segundo caso, no es admisible, puesto que el marido ofendido o la mujer ofendida tendría que morir para dejar libre a su cónyuge que es su propio cuerpo, y están unidos por la ley del marido. No deberá separarse lo que Dios unió. Y si te uniste en matrimonio conociendo a Dios, sabrás que en el nuevo pacto es inadmisible el divorcio, que haces mentiroso a Dios con tu actitud, y si te separas no podrás casarte de nuevo, sino reconciliarte con tu pareja.

Esto no es así porque queremos o no queremos esto lo estableció Dios de esta manera, y de otra forma estaremos fuera del orden divino.

Otra posible solución o repuesta a esta problemática sería la siguiente: Debemos tener en cuenta, para darle culminación al tema de Porneías y Moixeías que según las palabras que el mismo Mesías dijo, ellas nos juzgarán en el día postrero y, que aunque el cielo y la tierra pasen ellas (sus palabras) no pasarán. Entonces esta situación de Mateo 5: 31 y 19: 9 deberá resolverse de la siguiente manera: ¡Vete y no peques más!, quiere decir: que si estás casado o mejor dicho, unido en matrimonio con una mujer divorciada, nunca has estado bien delante de Dios, vives en PECADO, en ADULTERIO, porque su marido vive aún y ella está sujeta a esa ley (compromiso delante de Dios) mientras este viva. Solución: ¡Sepárate y no peques más!.

Por muy duro que sea, esta es la verdad de Jesús ¡Obedécela! Es la voluntad de Dios y deberás sujetarte al orden que él mismo estableció en Cristo Jesús; y si tuvieses hijos con ella, son una bendición de Dios, ponte en manos de Dios, y arréglate con el ofendido, no sea que te acuse y tengas que pagar por eso ante el tribunal de Cristo; si que por tu propia obediencia a estas palabras serás justificado ¡No temas!, pero no confíes en nada ni nadie sino en Dios, que es el único Juez, y Jesucristo está siempre orando por nosotros delante de él, grande es este misterio. Nuestra voluntad es trapo de inmundicias para Dios, y los deseos de nuestra carne estarán siempre contra las cosas del espíritu que es de Dios también; porque Dios es el Espíritu.

Si vivieras en Porneías, sabrás que esa unión ilegal nunca fue aprobada delante de Dios, nunca existió, pecas contra tu propio cuerpo y lo prostituyes, ¡Sepárate! Y no peques más. En ambos casos la solución está en la separación y en la reconciliación con Dios, o sea, en apartarte del mal y busca lo bueno delante de nuestro Dios; no trates de agradar a los hombres. En el primero de los casos, estás unido a alguien que nunca te perteneció, es decir, codiciaste lo ajeno y lo profanas, y no desearás la muerte de tu semejante para justificar tu codicia, eso no es vivir conforme a la piedad ni mucho menos vivir conforme al amor de Dios, que es obediencia, ¡Sepárate! Y arréglate con ambos pidiéndoles perdón para que tu pecado no quede atado aquí en la tierra.

En el segundo de los casos ¡Sepárate! Irremediablemente, puesto que pecas contra el templo de Dios que es santo: “TU CUERPO”, que fue comprado a precio de sangre por el Hijo de Dios para habitar en él por el poder del Espíritu Santo. Es muy posible que sean estas dos estorbos los que no nos han permitido recibir las promesas tal y como las recibieron nuestros hermanos en el pasado, y por lo cual muchos hallan recibido el pago de su pecado, recibiendo y aceptando otro espíritu, el del “error”, porque es imposible que alguien que viva en semejante condición pueda recibir algo de Dios, sino de “Satanás”. El mundo se ha prostituido tanto con sus libertinajes y modernidades, que de una forma inconsciente también nos hemos contaminado, y sin “santidad nadie verá a Dios”, estos dos frutos de vivir en el pecado nos separan de la presencia del gran Rey; por eso fue dicho “Inútiles fuimos porque hicimos lo que teníamos que hacer”.

Pero si no hacemos lo que tenemos que hacer en el mundo y obedecemos a Dios cumpliendo lo que él nos ha ordenado en Cristo Jesús, entonces seremos perdonados nosotros y quienes estén unidos a nosotros en un mismo cuerpo de pecado. Y si ya no estamos unidos a Moixeías y a Porneías porque hemos creído al Hijo de Dios al igual que Abraham creyó a Dios y les fueron contadas por justicia sus obras, o sea, cuando obró conforme a la voluntad de Dios; asimismo ahora nosotros por esa fe seremos justificados también por la bondadosa gracia de Dios en Cristo Jesús; y si no obramos de acuerdo a esa fe, o sea, por lo que hemos creído, nos será contado como pecado, por no creer en el testimonio que Dios ha dado de su Hijo a su debido tiempo a través de su Santo Espíritu de Gracia, y entonces hacemos mentiroso al que no miente. Ver Jn. 12: 47 – 50, 1Jn. 2:5 – 6; 3: 22 – 24, 18; 5: 2 – 5, 9 – 12; 1Jn. 3: 4 – 10; 1: 5 – 10.

El Pastor de Hermas*1 (que para algunos vivió en Roma alrededor del año 140 d. C. y para otros es el mismo que aparece en la Epístola a los Romanos) parece dar una respuesta certera a este conflicto, cuando dice en forma de dialogo:<<”Señor, si uno tiene esposa creyente y descubre que es adúltera ¿cometerá algún pecado al seguir viviendo con ella? – Hasta que el marido no lo sabe, no comete pecado, pero si advierte el pecado de su esposa, y ella no se arrepiente, al seguir viviendo con ella compartiría su falta y adulterio - ¿Qué hará pues el marido? – Que la despida y se quede solo. Porque si después de despedirla se casa con otra, él también se hace adúltero”>>. Así que si tu hermano pecara contra ti, setenta veces siete tienes que perdonarlo si viene arrepentido delante de ti ¿cuántas veces más tendremos que perdonar lo que es de nuestro propio cuerpo?, si no se arrepiente, llámalo a solas, si persiste, llámalo delante de dos o tres testigos, para que delante de ellos cuente todo asunto, si persistiera llévalo delante de la congregación, y si no se arrepiente, tenlo por gentil y publicano. Porque el que no perdona no será perdonado, esta es la regla de medidas que se nos ha dado en Cristo Jesús. Pero si es el caso de tu esposa; no podrás casarte otra vez.

En Cristo Jesús somos nueva criatura, las cosas viejas pasaron ya. Así que como llegaste a él, así te quedarás. El adulterio es perdonable, la Pornéias por el contrario el cuerpo deberá destruirse, ya no servirá para el Espíritu de Santidad, así será salvo tu espíritu el día final, serás expulsado de la congregación. Moixeias y Porneias son dos términos que significan dos cosas bien diferentes, el primero se refiere a traición, infidelidad, adulterio; el segundo, por el contrario, se refiere a prohibición, perversidad sexual, casos incestuosos, y trae por consecuencias cosas desastrosas porque pecamos contra nuestro cuerpo, el cual es de Dios que es santo. Posiblemente, este sea el problema más difícil de entender en la Biblia, ya que no existe en el español un término que traduzca completamente Pornéias, al igual que Plexion mal traducido como Prójimo. Pero te digo una cosa, como llegaste a Dios así quédate, él sabrá cual es el propósito de tu llamado, y recuerda que no estamos bajo la Ley, y donde no hay ley no hay pecado.

Pablo habla de una posible solución, dice primero: “Que la mujer no se separe de su esposo, y si está separada, no se vuelva a casar, o que se reconcilie con su esposo, lo mismo, que el marido no despida a su mujer”. Después agrega: “Pero si el esposo o la esposa que no cree se quiere apartar, que se aparte, en tales casos no hay obligaciones para el esposo o la esposa creyente. “El Señor nos ha llamado a la paz”.

1.9. Situación actual de esta problemática en las congregaciones teológicas
Estas cosas en las iglesias denominacionales de mi país están “pata pa´arribas”, tergiversadas gravemente, cogiendo el pasaje del “Yugo desigual para este menester” torciendo así los rectos caminos del Señor; porque en todo el testimonio que se da del Nuevo Pacto de Jesucristo no existe ni un solo testimonio de que ninguna divorciada se haya casado con otro, ni que nadie se haya separado porque su esposo ni la esposa sea incrédula todavía, mas se da el testimonio de que la mujer creyente en silencio y por su conducta casta y reverente provocará que el marido incrédulo se convierta a Cristo, y más aún, se dice que el marido y la esposa creyente santifican a su cónyuges, el Espíritu de Dios ni antes ni en aquellos momentos ni después ha dado ese testimonio, así que el que vaya más allá de lo que está escrito, no es de Dios, y el que se exceda y no persevere en las puras doctrinas de Cristo, no tiene ni al Hijo ni al Padre. ¡Ay del que se divorcia por adulterio y no entendió qué es pornéias! ¡Ahí de los que sirven de escándalo (tropiezo) al pueblo que busca a Dios!. Porque hay quienes se divorcian por adulterio y se vuelven a casar no importa si el otro está arrepentido o no, es decir, que confunden Porneías con Moixéias indiscriminadamente. Y los falsos maestros que dan consejos lejos de la Verdad de Dios recibirán mayor condenación, porque el que no perdona, no será perdonado, y lo que el hombre siembre, eso recogerá.

1.10. INTERPRETACIÓN DE LO ANALIZADO HASTA AQUÍ.
Cuando confirmes esto en las Escrituras Griegas del Nuevo Testamento, y por la revelación divina de Dios, entonces te surgirá otra vez esta interesante interrogante: ¿Cómo será posible que puedas enseñar a otros si vives en el pecado de Moixeías o Porneías? Si verdaderamente fuimos llamados para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Jesús, que es puro y santo, sin arrugas y sin manchas ¿Cómo podremos ser constituidos para ello si todavía vivimos en pecado?

Es aquí donde cabe la enseñanza del Sermón del Monte: “Saca primero la viga que hay en tu propio ojo para que puedas ver bien y sacar la paja que está en el ojo de tu hermano”. Y: “El que ame mujer, hijo, hermana o hermano, padres o heredades más que a mí, no es digno de mí”, y “El que no sea capas de dejar a mujer, hijo, hermana o hermano, padres o heredades por causa de mí, no es digno de mí”. Porque el pecado tiene la perversa razón de apartarnos de Dios.

Estoy persuadido de que no conocemos nada más que los primeros rudimentos del misterio del evangelio del Hijo de Dios, somos niños que necesitamos alimentarnos con la leche pura no contaminada, con el alimento blando, ¿No estamos divididos?; es muy posible que ni siquiera hayamos nacido en Cristo todavía; así que ni siquiera podemos decir que somos niños en Cristo Jesús, sino atraídos a él, dejémonos guiar por el Espíritu, no por los falsos maestros y los obreros asalariados, no resistamos más al Espíritu de Gracia, desechemos las cosas que hemos conocido según el mundo. ¿Te siguen las señales que él prometió?, si ellas no nos siguen, ni siquiera podemos decir que somos creyentes, pues no estamos en la dimensión de la estatura de un verdadero creyente, porque él aseguró que a los creyentes les seguirían sus señales, y él no miente, y con estas señales el nos ayuda confirmando su palabra, y a la vez nos confirma a nosotros mismos de que estamos en la verdad.

Esta es una dura verdad, pero esta es la verdad del Hijo de Dios, ¡nos guste o no!. Al no manifestarse ese poder y esa autoridad en nosotros ministrando a otros, hacemos mentiroso a Dios que no miente, hacemos vano el sacrificio en la cruz de Cristo y ministramos desobediencia no bendición. Así que si estás en estas condiciones de seguir el camino estrecho para entrar por la puerta angosta, limítate a la oración, a las buenas obras, a las limosnas, para que seas perfecto comparte lo que tienes con los que Dios ponga cerca de ti y piensen como tú, con los pobres y menesterosos, hasta que el Señor se nos manifieste y nos confirme en su verdad. Para reafirmar lo que te estamos diciendo medita en los siguientes pasajes del Nuevo Testamento:

- Según Juan 15: 17, Jesús dijo: “Si ustedes permanecen unidos a mí, y si permanecen fieles a mis enseñanzas, pidan lo que quieran y se les dará”.
- 14: 15. “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que le mande otro Abogado Defensor, el Espíritu de la Verdad, par que esté siempre con ustedes”.
- 14: 23. “El que me ama, hace caso de mi palabra, y mi Padre lo amará, y mi Padre y yo vendremos a vivir con él. El que no me ama, no hace caso de mis palabras”.
- 14: 21. “El que recibe mis mandamientos y los obedece, demuestra que de veras me ama. Y mi Padre amará al que me ama, y yo también lo amaré y me manifestaré a él”
- 12: 47 – 48: “Pero aquel que oye mis palabras y no las obedece, no soy yo quien lo condena, porque yo no vine para condenar al mundo, sino para salvarlo. El que me desprecia y no hace caso de mis palabras, ya tiene quien lo condene: las palabras que yo he dicho lo condenarán en el día último”.
- 3: 18. “El que cree en el Hijo de Dios, no está condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado por no creer en el Hijo único (MONOGÉNES) de Dios”.
- 3: 20 – 21: Todos los que hacen lo malo odia la luz, y no se acercan a ella para que no se descubra lo que están haciendo. Pero los que viven de acuerdo con la verdad, se acercan a la luz para que se vea que todo lo hacen de acuerdo a la voluntad de Dios”.
- 1 de Juan 5, 3: y 2Jn. 6 dice: “El amar a Dios consiste en obedecer sus mandamientos, y sus mandamientos no son una carga.”
- 1Jn. 3, 22: “Y su mandamiento es que creamos en su Hijo Jesucristo y nos amemos unos a los otros como él nos mandó, Y él nos dará todo lo que le pidamos, porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada”.
En el versículo 18, dice: “….que nuestro amor no sea solo de palabras, sin que se muestre con hechos”.
- 1jn. 4, 6: “El que conoce a Dios nos escucha, pero el que no es de Dios no nos escucha. En esto, pues, podemos conocer quien tiene el espíritu de l verdad y quien tiene el espíritu del engaño (error, seductor)”.

No hay dudas, el término fornicación no responde al contexto hebreo ni al griego, más bien solo tergiversa el mensaje bíblico; por lo que te aconsejamos que donde quiera que aparezca sustitúyelo por prostitución o por uniones matrimoniales nulas ante Dios, y podrás comprender el verdadero mensaje que se nos transmite desde el contexto en que vivió Jesucristo..

CONCLUSIONES
Confía solamente en Dios, por estos tiempos hay muchos anticristos tergiversando la palabra implantada, muchos engañadores y engañados, por eso el que tenga falta de sabiduría, pídala a Dios, y el dará abundantemente y sin ningún reproche. Pero el que pida que lo haga con mucha fe, y pida también que Dios le confirme esta enseñanza, no los hombres, sino Dios, a través de su Santo Espíritu.


Nuestra dirección para que nos escribas y nos de tu opinión sobre el artículo: Soldados y colaboradores de Jesucristo: Máximo Gómez No 511 “A” e/ 2 y 3 norte, Ciudad de Guantánamo, Provincia de Gtmo. Cuba. Código Postal 95 100. E-Mail: yeosua@infosol.gtm.sld.cu, Teléfono 32 40 53
Nosotros trabajamos para la gloria del Padre en Cristo Jesús, utilizando la palabra como es debido, sin alterarla ni contaminarla, pura como fue dada a los santos en los tiempos de Cristo y sus discípulos, para que nos sea útil y eficaz como espada de doble filo que penetra hasta lo más profundo, y de frutos de justicia, amor, paz y gozo.

Que Dios el Padre derrame de su gracia y de su paz sobre todo aquel que lea este artículo y que lo cubra con el poder de su nombre, para su gloria; dándole también un entendimiento espiritual desde lo alto, en el nombre de su amado Hijo Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, a quien servimos para la honra de su nombre ¡Amén!

BIBLIOGRAFÍAS
Clásica

1- Zamora Pellisier; Armando Emilio. El Inconforme que busca la verdad revelada en Cristo Jesús. Tratado del Cristianismo Histórico, Partes I, II y III. 2006. 366 p.
Básica:
1. “Biblia de Jerusalén”, nueva versión totalmente revisada y aumentada. Bilbao,1978. J. A. Ubieta y colaboradores.
2. “Biblia de Jerusalén latinoamericana”, EDITORIAL Descleé de Brouwer; S. A. 2001, Bilbao España.
3. “Nuevo Testamento”. Versión directa del texto Original Griego, B.A.C., Madrid, 1962, F. Puso y J. M: Bover.
4. “Nuevo Testamento Griego - Español”, Versión bilingüe. José O´ Callaghan. Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid. MCMXCVII
5. “Nuevo Testamento”, Versión del Texto original Griego, E. Nácar Fuster y A. Colunga Cueto; B. A. C. Madrid. 1989
6. “Dios Habla HOY” Biblia de estudio. Sociedades Bíblicas Unidas.
7. “Dios Habla HOY”, versión popular. Sociedades Bíblicas Unidas.
8. “Biblia Latinoamericana”. Ediciones Paulinas.
9. Nuevo Testamento, “Dios llega al Hombre”. con los Salmos y proverbios. 1976. Sociedades Bíblicas Unidas. Buenos Aires, Argentina. Versión Popular.
10. “La Biblia del Siglo XXI, Nueva Versión revisada de Reina – Valera, 1909. Edición del año 2000.
11. “La Santa Biblia”, Nueva Versión, Sociedades Bíblicas Unidas. 1998
12.. La Biblia de las Américas. Sociedades Bíblicas Unidas. 1999.
13. La Biblia El Pueblo de Dios, de la fundación Palabra de Vida. Edición San Pablo. Sociedad Bíblica Catolica.
14. “Antigüedades Judías”, de Flavio Josefo y Filón.
15. “Padres Apostólicos” Edición bilingüe completa. Daniel Ruiz Bueno, sexta edición, Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid. MCMXCII. 1993
16. “The Greek New Testament” Actualizada por Vover en una versión al castellano
17. “The Greek New Testament” con Introducción en castellano. Kurt Aland, Mattew Black, Carlo M. Martín; Tercera Edición. 1975, Institute for New Testament Textual Research, Münster/Welphalia. Sociedades Bíblicas
18. “Historia Eclesiástica de Eusebio de Cesarea”Editorial Nova de Buenos Airea. 1950.
20. “Nuevo Testamento Trilingue”. J. M. Bover y J. O´Callaghan. B. A. C. 400. Madrid. 1994.
21. “La Santa Biblia” Versión Moderna 1960, editorial, Sociedades biblicas en América Latina.
22. “La biblia del pueblo de Dios”. Fundación Palabra de vida, Editorial San Pablo. Prutesio Gómez 15. 28027 Madrid, Sociedad Biblica Catolica Internacional (SUBICAIN), Noviebre 2002.
23. “Manual Biblico de Unger” Merriell F. Unger. Ed. Portavoz. Kregel Publications P.O. Box 2607 – 1985 Grand Rapids, Michigan 49501, USA. 720 páginas.
24. “Compendio Manual de la Biblia” Henrry H. Halley. . Ed. Portavoz. Kregel Publications P.O. Box 2607 – 1985 Grand Rapids, Michigan 49501, USA.
25. “La Santa Biblia”. Nueva Versión Internacional. Sociedades Bíblicas Unidas . 1998.
26. Soporte Magnético. Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
27. “Santa Biblia”. Antiguo y Nuevo Testamento. Versión Reina – Valera, actualizada, basada en la Reina – Valera de 1909 y cotejada con diversas traducciones y con los mejores textos en los idiomas originales Hebreo, Arameo y Griego. Editorial Hispano. El Paso. Texas. 1990.
28. “Nuevo Testamento “A viva voz” versión en un lenguaje sencillo, 2004. Sociedades Bíblicas Unidas.
29. “Catolicismo y Protestantismo”. Ernesto Bravo. Edición San Pablo. 1995. Colombia.
30. La Biblia “Políglota Interlineal”. Versión del Códice vaticano. 1952. EE. UU.
31. “Santa Biblia”, Versiones Reina-Valera, de 1909 y 1960.
32. C. L. Neal. “Los Bautistas a Través de los Siglos” Challenge press, Inc. 4702 Colebrook Avenue Meaux, PA 18049 Cpyright 1978. Little Rock, Arkansas 72215. P. O. Box 5567. Segunda Edición 1987.
33. El Nuevo Testamento. Traducción en Lenguaje actual, Sociedades Bíblicas, Impreso en Colombia 2000..

AUTOR
Lic. Armando Emilio Zamora Pellisier
Un soldado al servicio de la verdad rebelada en Jesucristo desde la ciudad de Guantánamo para todas las naciones.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados