Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Importacia de la determinación del ojo director o dominante, parala práctica de tiro

Resumen: Tradicionalmente en los medios militares es común que se tenga en cuenta la determinación del ‘’Ojo director’’ u ‘’Ojo dominante’’ (ojo con el que primero se ve un objeto a través de un círculo situado al frente y centro de ambos ojos) como indicador de la mano a que se debe tirar.

Publicación enviada por Lic. Hermes Matias Martín, Lic. Yerani Matias González, Lic. Líber Hernández Calero, MSc. Osmany Cruz Coca




 


Resumen
Tradicionalmente en los medios militares es común que se tenga en cuenta la determinación del ‘’Ojo director’’ u ‘’Ojo dominante’’ (ojo con el que primero se ve un objeto a través de un círculo situado al frente y centro de ambos ojos) como indicador de la mano a que se debe tirar. Este procedimiento también es utilizado con bastante frecuencia por algunos entrenadores de Tiro Deportivo al hacer la selección de los futuros atletas.

Teniendo en cuenta las dificultades que han presentado, en el proceso de aprendizaje, algunos atletas de Tiro Pistola Deportiva que, siendo zurdos y por falta de armas zurdas, se entrenaron tirando con la mano derecha, así como de la ausencia de una bibliografía confiable que trate el tema y de diferentes criterios que existen al respecto, se procedió a realizar este estudio para el cual se dieron los siguientes pasos:

- Realización de una encuesta a entrenadores de Tiro Deportivo para determinar que proporción utiliza este procedimiento.
- Determinar el Ojo director o dominante en varios sujetos mediante la técnica tradicional y constatar posibles influencias subjetivas durante la ejecución de la prueba.
- Profundizar en la bibliografía sobre aspectos relacionados con el proceso de la realización del disparo, así como del funcionamiento de los principales órganos de los sentidos implicados; la vista y el tacto.

Se llegó a la conclusión de que en la determinación del ojo director, por el método tradicional, influyen elementos subjetivos y que, de existir un ojo director, no es aconsejable tenerlo en cuenta en el caso del sujeto que deba tener que tirar con la mano contraria, dadas las consecuencias para su Preparación en el Tiro deportivo.


Introducción
Actualmente, una parte importante de los entrenadores de Tiro Deportivo, para la selección de futuros atletas y los instructores de tiro en lo militar, al dar las primeras clases de tiro, proceden a determinar cuál es el ojo director de cada individuo pues supuestamente representa una ventaja al realizar la alineación de las miras con el blanco, no dudando en orientar la utilización de la mano del mismo lado, sea o no la mano dominante. Esto es, si un tirador derecho, en la prueba realizada le da que su ojo dominante es el izquierdo pues se le orienta tirar a la izquierda.

El procedimiento anterior ha generado dudas en una parte de los entrenadores del Alto rendimiento en el Tiro deportivo pues durante varios años de experiencia en el proceso de Preparación en este deporte hemos observado que los que, por alguna razón, siendo zurdos comienzan el aprendizaje con la mano derecha, presentan algunas dificultades fundamentalmente en el aprendizaje y coordinación del cuadre de miras-apriete del disparador, que hace que les cueste mayor trabajo dicho aprendizaje. Por lo que algunos entrenadores resolvemos no tener en cuenta a los zurdos al conformar la nómina de los futuros tiradores, lo cual pudiera traer como consecuencia la pérdida de posibles buenos tiradores al tomar esta decisión.

Actualmente la causa fundamental de dicha decisión es la carencia de armas zurdas pero la situación del ojo director pudiera ser otro aspecto a tener en cuenta.

La diferencia de criterios al respecto y la falta de una bibliografía que trate específicamente este tema nos llevan a realizar un estudio a fin de determinar las posibles ventajas de tener en cuenta el ojo director al determinar a que mano debe tirar un sujeto.


Desarrollo
Para la realización de un disparo exitoso el tirador debe tener determinadas cualidades, entre las que están:

- No tener dificultades en la vista (Tener una agudeza visual normal u óptima).
- Tener una alta sensibilidad en las células receptoras de estímulos.
- Desarrollo del control de acciones motrices de poca magnitud y desplazamiento, en coordinación con el tiempo de ejecución, con el equilibrio corporal y con la percepción visual.

Acercamiento al funcionamiento del ojo
El órgano del sentido de la vista es el ojo, existiendo dos, uno derecho y uno izquierdo. En ellos existe una membrana llamada retina, la cual está compuesta por células sensibles a la luz posibilitando la formación de una imagen del objeto que miramos. Los rayos luminosos que parten desde todos los puntos del objeto describen una trayectoria rectilínea hasta llegar al ojo y formar la imagen en dicha membrana.

Como la visión es binocular (Se efectúa utilizando los dos ojos a la vez) desde el objeto parten rayos luminosos a cada uno de los sitios idénticos de cada retina y son trasmitidas al cerebro, donde se superponen, posibilitando ver una sola imagen.

En el ojo normal las imágenes se forman exactamente sobre la retina y la visión es clara y precisa. Si uno de los ojos presenta algún defecto las imágenes no se percibirán con igual nitidez en ambos analizadores. En opinión de optometristas entrevistados es muy común que coincida ojo director con ojo de mejor visión.

Ojo director o dominante
Se plantea que se han hecho estudios que señalan que el tirador debe usar el ojo dominante mejor que la mano dominante, y mejores resultados pueden esperarse si la mano usada para el tiro esta del mismo lado que el ojo dominante por ejemplo Ojo derecho - mano derecha, y ojo izquierdo - mano izquierda, argumentándose que, por suprimir el ojo dominante, el cuerpo es llevado ligeramente fuera de balance, y el otro ojo puede tener más dificultades en llevar las miras sobre el blanco, que esta tarea de coordinación puede afectar la alineación de las miras, la posición de la mano y el balance del cuerpo y que el ojo no dominante puede además fatigarse más rápido (Skanaker, 1985).

Según el mismo autor, citando los mismos estudios, la mayoría de los tiradores apuntan con su ojo dominante, que coincide con su mano dominante, pues sólo alrededor de un 15% de la población tiene el ojo dominante al lado contrario de la mano dominante y los tiradores de este grupo tienden a darle prioridad a la mano dominante antes que al ojo dominante.

El procedimiento de la prueba para la determinación del ojo director, o dominante, es el siguiente: Se hace un círculo con los dedos(o un pequeño círculo en una hoja de papel o cartulina), se extienden los brazos al frente y se trata de localizar un objeto lejano previamente determinado, a través del agujero, finalmente cerrando primero un ojo y después el otro se determina con cual es visto dicho objeto. El ojo con el cual se ve en el centro del círculo es su ojo dominante (Anexo 1).

Importancia de la coordinación y del sentido del tacto en el Tiro
La efectividad en la realización de un disparo está dada en la posibilidad de dar en el blanco y para ello el tirador debe ser capaz, entre otros aspectos, de desarrollar una gran coordinación músculo-articular que le permita establecer pequeñas diferencias en espacio y tiempo al realizar las acciones, especialmente las relacionadas con el apriete del disparador. Para ello es necesario que células sensoriales, altamente especializadas en los músculos, los tendones y las articulaciones se activen junto con mecanoreceptores de la superficie prensil del dedo que presiona el disparador.

Estas células enviarán constante información sobre la situación del dedo en su trayectoria durante el apriete del disparador, en estrecha coordinación con la situación variable de las miras con relación al blanco, posibilitando los ajustes durante la acción. Mucho depende de la precisión y velocidad de esa coordinación.

Es de pensar entonces que la mano dominante, durante todo el decursar de la vida del individuo ha recibido una preparación que, aunque no tan especial, le ha creado cierta base que favorece el desarrollo de aún más delicados, precisos y oportunos movimientos, acortando el tiempo de desarrollo de la coordinación necesaria, así como favoreciendo el aprendizaje correcto al contar con mejores condiciones iniciales.

Al explorar sobre el tema del ojo director en los entrenadores de Tiro Deportivo, militares en activo y otros sujetos (12 en total), una parte considerable de ellos, el 58 %( 7) consideran importante determinar el ojo director para decidir a que mano se debe tirar, el 33 % (4) no tiene elementos para rechazar el procedimiento y sólo un 8% (1) no lo considera importante.

Al aplicar la prueba con un orificio de 4,5 cms de diámetro en un cuadrado de cartulina de 17 por 17 cms. (Anexo 1), a un grupo de sujetos (10) de diferentes ocupaciones se comprobó que a un 10 % de la muestra (1) no le corresponde el ojo director con la mano que realiza la mayoría de las acciones, cifra algo menor que la citada por Skanaker, por lo que en un 90 % (9) el ojo dominante coincidió con su mano de realizar la mayoría de las actividades. Fue curioso conocer que de los 7 que señalaron observar con mayor nitidez la imagen que se correspondió con su ojo dominante, 4 tienen ametropías o defectos en la visión en el ojo no dominante, pudiendo ser esta una posible causa, de una inclinación inconsciente del círculo hacia la dirección en que se encuentra el ojo de mejor visión. Este criterio se refuerza cuando se le pidió al sujeto que cerrara los ojos primero y luego llevara el círculo hacia la zona del objeto, abriendo los ojos a continuación y haciendo correcciones sólo en la vertical, lo que dio como resultado que la mayoría (7), señalaran que no veían el objeto o que no lo veían en el centro del orificio, lo cual indica que al observarse el objeto, los rayos luminosos que parten del mismo atraviesan dicho orificio, en línea recta hasta el ojo, por lo que si se coloca el círculo al frente y en línea con el objeto en realidad ninguno de los dos ojos tendrá la posibilidad de ver el objeto (Anexo 1-A). Sólo si, por alguna razón movemos el círculo lateralmente será observado el objeto; si lo movemos a la izquierda; con el ojo izquierdo y si a la derecha con el derecho (Anexo 1-B).


Conclusiones
1- La ‘’Prueba del ojo director o dominante’’ es insuficiente para concluir que en las personas exista un ojo con mayores posibilidades que el otro y que influya en las capacidades coordinativas.
2- De existir un ojo que sea dominante, o director, no es recomendable tenerlo en cuenta al seleccionar talentos para el Tiro Deportivo, dada la importancia fundamental que tiene el proceso de apriete del disparador.


Recomendaciones
1- Tener en cuenta la mano dominante, en lugar del posible ojo dominante, al determinar a que mano deberá tirar un practicante de este deporte.
2- Profundizar este estudio en la rama militar por la existencia en ella de otros elementos con diferente relevancia como la táctica, la estrategia, los objetivos, etc.


Bibliografía
- Forteza de la Rosa, A. (1998). Bases Metodológicas del Entrenamiento Deportivo. La Habana: Editorial Científico Técnica.
- Forteza de la Rosa, A. (2000). El problema científico en el Entrenamiento deportivo. La Habana. http://www.efdeportes.com/ Revista Digital.
- González Alvarez, J. (1999). Optica Oftalmológica. La Habana: Editorial Ciencias Médicas.
- Skanaker, R. y Antal, L. (1985).El Tiro con Pistola. Klippan, Suecia: Editorial Ljunbergs Backtryckeri.
- Vainshtein, L.M. 1985) El entrenador y el tirador. La Habana: Editorial Científico-Técnica.


Anexos

Anexo No 1: Vista superior de la observación del objeto mediante un orificio. Si realmente colocamos el orificio en el centro de la perpendicular no se ve el objeto de referencia (A). Si el orificio, por alguna razón, se mueve hacia un lado, hacia la derecha en la figura B, entonces lo veremos con un solo ojo, el derecho en la figura.



 



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados