Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Formacion de Valores Profesionales en la Educacion Superior

Resumen: La presente publicacion responde a una problematica actual del proceso docente educativo en las universidades cubanas y en especial al problema referido a las insuficiencias que se manifiestan en la actuacion profesional de los estudiantes universitarios. La investigacion aborda el perfeccionamiento en la concepcion del proceso de formacion de valores profesionales en la Educacion Superior...

Publicación enviada por Mabel María Palomino Regueiro; Alina Leyva Martínez; Raúl Dominguez Puebla




 


Resumen:
La presente publicación responde a una problemática actual del proceso docente educativo en las universidades cubanas y en especial al problema referido a las insuficiencias que se manifiestan en la actuación profesional de los estudiantes universitarios. La investigación aborda el perfeccionamiento en la concepción del proceso de formación de valores profesionales en la Educación Superior.

Si se establece una metodología para la formación de valores profesionales en el componente laboral desde los programas directores, sobre la base de un modelo que tiene en cuenta la relación esencial entre la orientación profesional que brinda la escuela y lo sociocultural profesional presente en la cotidianidad, entonces se contribuye a la calidad de la actuación profesional de los estudiantes universitarios.

La significación práctica consiste en el sistema de valores profesionales que se deben potenciar en los estudiantes universitarios.

Introducción:
En nuestra sociedad las relaciones del individuo con la sociedad se fundamentan en el carácter democrático y popular del Estado y la sociedad, lo que refleja la necesidad de participar, el compromiso y la responsabilidad personal y colectiva en el ámbito familiar, del centro de trabajo y estudios, la comunidad, la patria y la nación.

Las actuales condiciones de existencia en nuestro país revelan que estamos viviendo momentos difíciles, de profundos cambios, como resultado de modificaciones internas y externas trascendentales, todo lo cual conlleva a la manifestación de determinadas situaciones totalmente diferentes a las que se estaba acostumbrado hasta hace algunos años.

Lo apuntado anteriormente tiene una repercusión directa e indirectamente en las diferentes esferas de la vida social, económica, política, ideológica y cultural, por lo que la educación no ha de quedar exenta de recibir la influencia de tales cambios.

En el plano educacional, concretamente, se analiza con fuerza una problemática de connotación social y de importancia significativa: la formación de valores en las nuevas generaciones que, como apunta Fabelo Corzo en la Audiencia Pública Nacional (1996), "de la formación de valores en las nuevas generaciones depende en grado sumo la continuidad histórica de nuestro proceso revolucionario.

Se tiene como objetivo la elaboración de una metodología para la formación de valores profesionales de la educación superior en el componente laboral sobre la base de un modelo pedagógico dirigido a potenciar esta formación desde los programas directores: Orientación Profesional, Ideo-Político y Ética.

Desarrollo:
La formación de Valores Profesionales en la Educación superior.
El estudio de la esfera profesional ha sido abordado por diferentes investigadores. Los trabajos realizados se han dirigido en lo fundamental a describir la organización de la motivación profesional en la personalidad, desde la configuración de formaciones motivacionales complejas.

El proceso de formación del profesional debe potenciar la formación de valores, concibiéndose este como:
 Proceso continuo de sistematización y desarrollo de valores en el sujeto.
 Proceso predominantemente personológico.
 Proceso flexible, con búsqueda constante de alternativas para elevar su efectividad.
 Proceso contextualizado a la realidad y a las necesidades del sujeto y sus condiciones.
 Proceso eminentemente comunicativo, desde un enfoque participativo de la comunicación.
 Proceso de interrelación entre lo instructivo y lo educativo.

La formación de valores hay que entenderla como resultado de un proceso educativo eminentemente formativo y de socialización cuyos límites trascienden los marcos de las instituciones educativas para abrirse a la familia, los medios de comunicación, las instituciones, las organizaciones sociales y políticas y la comunidad.

En este sistema un lugar importante lo ocupa la escuela a través del proceso docente-educativo. La esencia de la educación está en el proceso de configuración conjunta con el educando de un sistema de valores personalizados, portadores de un sentido moral para él, realmente vivenciado y asumido, lo que conduce a la diferenciación individual en la apropiación de la moral (González Rey, 1982 - 87).

Resulta necesario enfatizar el papel y lugar de la orientación educativa en el proceso de formación de valores desde un enfoque personológico.

Se asume la definición de orientación educativa ofrecida por la Dra. Clara Suárez quien la define como un proceso en el que se movilizan los recursos personales y sociales de los sujetos y grupos participantes en la identificación de las contradicciones que emergen en la situación y en el que se promueve la búsqueda de alternativas para su solución.

Desde esta definición puede explicarse la necesidad de concebir el proceso de formación de valores tomando como marco referencial la concepción de aprendizaje grupal.

La orientación educativa en ese contexto a partir de la finalidad expuesta anteriormente debe caracterizarse por:
* Estimular el intercambio de ideas, criterios y opiniones en relación con los valores que se necesita potenciar, de manera que contribuya al desarrollo de las unidades valorativas y de orientación en el grupo.
* Promover el desarrollo de los valores en cada uno de los miembros del grupo desde la potenciación del desarrollo de la autoestima, la autovaloración y la autoeducación a partir del conocimiento de las posibilidades de realización personal y las condiciones reales para materializarlos.
* Estimular el crecimiento personal de los sujetos, el desarrollo de la autonomía y la capacidad para decidir y determinar su propio sistema de valores, evitando la alineación desde la adopción de un sistema de valores con carácter formal expuesto desde fuera.
* Estimular y descubrir los intereses, necesidades, aspiraciones, ideales de los sujetos, como sustento esencial sobre la base de la cual se construyen o se configuran los valores.

La orientación educativa en el proceso de formación de valores profesionales está dirigida, ante todo, a potenciar un aprendizaje desarrollador en los sujetos, en tanto se dinamizan las relaciones inter e intrasujeto. Constituye un proceso complejo en el que confluyen procesos interactivos, procesos subjetivos y procesos socioculturales desde los que se producen una orientación hacia la profesión.

Desde esta perspectiva los valores que se determina jerarquizar son:
Amor a la profesión.
Compromiso social de la profesión.
Responsabilidad.

Principales consideraciones que fundamentan estos valores
1. Amor a la profesión:
En la propuesta que se realiza el amor a la profesión constituye valor esencial y permanente alrededor del cual se integran todo un conjunto de valores; constituye un elemento importante en la configuración de la motivación profesional a partir de la atracción, de la relevancia, del sentido personal que tiene para el sujeto su profesión.

En este sentido constituye la piedra angular alrededor de la cual se despliega y se desarrolla toda la actividad del profesional en sus diferentes contextos.

La realidad actual en la profesión, revela las insuficiencias que han existido en este aspecto en el proceso de formación de los profesionales, motivado por diferentes causas que han sido abordadas en otras investigaciones.

Al decir de Martí "el amor es el lazo de los hombres, el modo de enseñar y el centro del mundo", por ello se considera que deben ante todo amar a sus discípulos y a su profesión.

Este valor no puede ser entendido al margen del sistema motivación al del sujeto; sin amor a la profesión no es posible una conformación real de planes y proyectos profesionales en el sujeto. A través de él se expresan los mecanismos de identificación y empatía hacia la profesión.

Tales elementos llevan a situar en un primer plano la necesidad de contribuir a la formación del amor a la profesión. Este valor significa:

Amar al hombre, desde un enfoque humanista que implica alta sensibilidad humana.
Identidad profesional
Alegría profesional
Orgullo profesional
Competencia y desempeño profesional exitoso.

2. Compromiso social de la profesión.
AAsumir la profesión en toda su dimensión e intencionalidad significa comprender su propia esencia.

El análisis del objeto de trabajo de la profesión y los problemas profesionales que el trabajador debe resolver como expresión de las exigencias y demandas de la sociedad revelan el compromiso social de la profesión. Se trata entonces de asumirla desde la perspectiva de lo que aporta a la sociedad, partiendo del encargo social.

En la medida en que el compromiso social hacia la profesión deviene en motivo, que se configura en el sistema motivacional del sujeto, pasa a constituir un valor que ha de asumido por el profesional.

Este valor constituye expresión de la conciencia de la necesidad social de la profesión para el sujeto, a partir de un análisis reflexivo de su contenido.

Compartimos el criterio del Dr. Carlos Álvarez de Zayas (1992, 1996) cuando plantea que es evidente que la relación sociedad - universidad no debe ser explicada desde la dimensión de las ciencias particulares ; no es tampoco un problema exclusivamente pedagógico, sino que también es un problema de formación de valores y convicciones sociales.

Cuando se analiza el compromiso social de la profesión como valor se incluyen los siguientes elementos:
Identificación con los problemas y demandas sociales a resolver en la profesión.
Búsqueda de alternativas de solución a los problemas, con carácter cada vez más creativo.
Superación constante.
Compromiso con la formación y desarrollo de la personalidad.
Asumir como valores de la profesión los expuestos anteriormente, exige, necesariamente, una actitud responsable del profesional.

3. Responsabilidad
En la medida en que el trabajador tome conciencia, asimile como necesidad el cumplimiento de los deberes de la profesión y de las tareas, bien individuales, bien colectivas, y responda por los resultados de sus actos y de su labor, de manera que sienta satisfacción por lo que hace, en esa misma medida la responsabilidad, entendida como valor, ocupará un lugar importante en el sistema de valores asumidos por el profesional. En resumen, alcanzará la categoría de valor aquello que resulte altamente significativo y gratificante. Este valor expresa el nivel volitivo del sujeto quien es capaz de autorregular su actuación conforme a las metas que desea alcanzar en el ejercicio de su labor profesional.

Estos tres valores están estrechamente concatenados, vinculados de manera orgánica, resultando difícil establecer límites entre unos y otros; en este sentido su proceso de formación se va dando de manera integrada como un sistema de configuración en la motivación profesional del sujeto.

Conclusiones:
* La formación de profesionales en Cuba se ha caracterizado por ser un proceso continuo de transformaciones dirigidas al perfeccionamiento en la preparación del personal, en el que se han manifestado como regularidad las exigencias en su formación en correspondencia con las necesidades y demandas sociales y que ha tenido en su esencia la formación político - ideológica y ética del profesional, desde la eticidad predominante en cada período histórico, existiendo un nexo genético entre los valores de la profesión que se necesita potenciar en los estudiantes y los que se encuentran en las concepciones éticas y la práctica de los profesionales cubanos del siglo XX.

* El sistema de valores profesionales constituye parte orgánica de la ética de la profesión y en él se expresa la orientación ideológica que sustenta la labor del profesional cubano en las actuales circunstancias, desde su identificación y reafirmación profesional.

Bibliografía
1.- ALVAREZ DE ZAYAS, C. Fundamentos Teóricos del Proceso Docente Educativo en la educación superior cubana / Carlos Alvarez de Sayas. La Habana.
2. MINED. Lineamiento para fortalecer la formación de valores, la disciplina y la responsabilidad ciudadana desde la escuela. R/M. 90 / 98. La Habana.
3. ________________. Orientaciones metodológicas para el desarrollo del programa dirigido a la formación de valores, la disciplina y la responsabilidad ciudadana desde la escuela. La Habana, 1998.
4. ________________. Programa para fortalecer la formación de valores, la disciplina y la responsabilidad ciudadana desde la escuela. La Habana. 1998.
5. ________________. Intervención en la Audiencia Pública de la Asamblea Nacional del Poder Popular sobre la formación de valores en las nuevas generaciones. Material mimeografiado (La Habana). – 14 - 4 - 1995.
6. ________________. Comunicación, personalidad y desarrollo. / Fernando González Rey. – La Habana: De. Pueblo y educación, 1995. – 139 p.
7. GONZALEZ REY, F. Algunas cuestiones del desarrollo moral de la personalidad... (et. al)—La Habana: De .Pueblo y educación, 1982. – 87 p.
8. TORROELLA, G. La formación de valores. Tarea fundamental de la educación actual. / Gustavo Torroella, -- p. 62- 71. – En Revista Bimestre Cubana (La Habana). – Volumen LXXXIV. No. 9, jul. - dic. , 1998.
9. Intervención en la Audiencia Pública de la Asamblea Nacional del Poder Popular sobre la formación de valores en las nuevas generaciones. Material mimeografiado (La Habana). – 14 - 4 - 1995.

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados