Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Desarrollo de la expresión oral en inglés en la facultad de derecho

Resumen: El presente trabajo responde a la necesidad de desarrollar la comunicación oral en idioma inglés de los estudiantes de la carrera de Licenciatura en Derecho, como parte de su formación profesional...

Publicación enviada por MSc. Sonia Gerard León, MSc. Omar J. Nardín Anarela




 


Introducción

La realidad del hecho educativo actual en la Universidad de Camagüey denota que los estudiantes muestran de forma general un dominio aceptable de la habilidad de lecto-comprensión, ya que tradicionalmente el objetivo fundamental de todos los Planes de Estudios centra el énfasis en esta habilidad y expresan además hacia donde las restantes habilidades deben encaminarse para tributarle a la misma, por tanto la comprensión auditiva, la expresión oral y la expresión escrita no tienen el mismo nivel de desarrollo.

Debe tenerse en cuenta que el escenario de actuación de su futura profesión debido al desarrollo de la sociedad tiene que ver en gran medida con la apropiación de conocimientos del idioma inglés que le permita un mejor desenvolvimiento en el intercambio con especialistas de su perfil. Por tanto, se requiere de un trabajo independiente y consciente por parte del estudiante para que el mismo pueda contribuir a su formación profesional. Álvarez de Zayas define el trabajo independiente como el modo de organización del proceso docente, dirigido a la formación de la independencia, como característica de la personalidad del estudiante.

En el aprendizaje de una lengua extranjera es preciso que el estudiante esté consiente de como aplicar los conocimientos, el alumno tiene que aprender a representar la situación social en que tiene lugar el aprendizaje de ahí que requiere conocer como va aprendiendo, para reflexionar sobre ello y explorar qué procedimientos o estrategias podrían garantizar la efectividad de su aprendizaje. Está claro que la formación de habilidades productivas como son la expresión oral y la redacción demandan de una mayor práctica y experiencia por parte del estudiante.

Los resultados obtenidos en el desarrollo de la capacidad de comunicación oral de los estudiantes de Derecho corroboran que el proceso de formación de esa habilidad es aún insuficiente. De ahí que el problema sea que el insuficiente desarrollo de la habilidad de expresión oral en inglés no favorece la formación profesional de los estudiantes de Derecho en la Universidad de Camaguey.
De donde se infiere el siguiente objetivo: Diseñar una propuesta metodológica que favorezca la habilidad de expresión oral en inglés en los estudiantes de Derecho como vía para su formación Profesional.

Se plantearon las tareas que dieron como resultado el siguiente trabajo:

Desarrollo

Para determinar el nivel de desarrollo de la habilidad de expresión oral que necesita el estudiante de Derecho será necesario partir de la exigencia real del contexto social. Deben tenerse en cuenta tanto las necesidades objetivas, que están determinadas por las demandas sociales, ocupacionales y/o académicas, como las subjetivas. Se les llaman necesidades subjetivas a las que el alumno quiere o siente que necesita, por lo que están permeadas por los intereses y motivaciones de los estudiantes. Está claro que los nuevos requerimientos de la enseñanza del inglés en la universidad cubana requieren de un profesional capaz de comunicarse en inglés. Por tanto el alumno debe saber desenvolverse con efectividad en una situación dada, la cual estará en correspondencia con determinadas funciones y habilidades de su campo de acción, por tanto se debe partir del análisis de las funciones profesionales y académicas del futuro egresado.

Para poder instrumentar adecuadamente un proceso encaminado a lograr los referidos objetivos es preciso profundizar en los dos grandes campos de acción técnica del egresado de Derecho, estos son: el campo del ejercicio de la abogacía y la actuación fiscal y jurisdiccional y el campo de la asesoría jurídica.

El jurista labora en diversos campos de la compleja maquinaria que constituye el sistema de Derecho. En general puede laborar y de hecho labora en las empresas nacionales o mixtas, organismos y cooperativas como asesor legal, en los bufetes colectivos nacionales e internacionales, como representante de los intereses particulares ante la administración de justicia o ante el aparato estatal en función administrativa y labora asimismo en la fiscalía y los tribunales.
Pero esta variedad que encierra el trabajo del jurista no puede hacer que se pierda de vista los elementos comunes, las acciones y las habilidades generales y esenciales de los que debe disponer un jurista con una formación básica e integral.

Entonces, se puede decir que la necesidad de la comunicación oral en idioma inglés del futuro jurista está reflejada precisamente en los campos de acción antes mencionados. Asimismo, él requiere de funciones comunicativas a través de los cuales tendría lugar la interacción y estas funciones no deben circunscribirse al marco de las necesidades técnico laboral que necesariamente tiene que asumir el especialista, sino además a aquellas funciones comunicativas que en el orden social el mismo necesita en la vida diaria. Ahora bien para poder trazar el camino hacia lo que se aspira a lograr se hace necesario valorar qué se ha alcanzado y las vías usadas para ello.

Sobre la base del estudio realizado, se plantea una propuesta metodológica para el desarrollo de la habilidad de expresión oral en los estudiantes de Licenciatura en Derecho, cuyos pasos se describen a continuación:

* Realizar un análisis del campo de acción de los estudiantes para determinar las necesidades de uso de la lengua atendiendo a las funciones académicas y profesionales del futuro egresado.

Por su experiencia práctica, los profesores de idioma Inglés conocen las necesidades de uso del idioma que pueden enfrentar todos los profesionales en relación con las actividades cotidianas. Así por ejemplo, es conocido que necesitan dominar las funciones comunicativas básicas y sus correspondientes exponentes lingüísticos para saludar, presentarse, solicitar y dar información, describir actividades habituales, despedirse, etc.

Sin embargo, no se pueden separar las necesidades de uso del idioma, del contexto en que se desenvuelve el estudiante y en el que se desenvolverá como futuro profesional. Por tanto, hay que tener en cuenta las necesidades que posee el alumno, tanto en el marco académico como en el futuro ejercicio de su profesión.

Si el estudiante se encuentra en una situación en la que no siente ningún interés hacia el tema o aspectos que se están abordando; y/o no tiene conocimiento o experiencia previa sobre los mismos, aún en su lengua materna, probablemente, no sienta motivación alguna, ni deseo de comentar ni emitir criterios al respecto. O lo que es peor, puede sentir temor a tratar dichos aspectos. Por supuesto que eso frena la producción oral del estudiante.
De ahí la importancia que reviste el análisis de las funciones técnicas del Licenciado en Derecho para determinar para qué necesita el idioma y en qué contexto lo va a usar.

Así se parte del siguiente esquema:



* Determinación del nivel base de conocimientos y estado de desarrollo de la habilidad de expresión oral.

Una vez efectuado el análisis de lo que el estudiante necesita lograr, es decir, que se ha determinado para qué el alumno va a usar el idioma y en qué contexto, se pueden determinar las funciones comunicativas que debe dominar para poder intercambiar y expresarse en la lengua extranjera de acuerdo con sus necesidades. Sin embargo se hace necesario hacer un estudio del nivel de adquisición del idioma que tiene el estudiante. En este caso se centra la atención en las posibilidades de uso del idioma del estudiante en cuanto a comunicación oral, dado que está enfocado el estudio hacia la habilidad de hablar, aún cuando se conoce que las habilidades se desarrollan de forma integrada.

En las páginas 36 y 37 de este trabajo se detallan los resultados de los instrumentos aplicados para la para la valoración del nivel base de conocimientos de los estudiantes y sus posibilidades de uso del idioma de forma oral para las asignaturas Inglés I y II.

Asimismo en los instrumentos aplicados (entrevista y encuesta), cuyos resultados aparecen en las páginas 25 y 26, también se recoge en cierta medida, aunque a criterio de los estudiantes, el nivel de conocimientos y desarrollo de la habilidad en estudio.

Es de conocimiento general la flexibilidad de los Planes de estudios C en cuanto a contenido de los programas y su implementación en la enseñanza superior. En lo concerniente a la disciplina Idioma Inglés para la carrera de Derecho, la dinámica del trabajo metodológico, en los últimos cursos, se ha centrado mayormente en buscar procedimientos de activación del proceso, juegos de roles, rompecabezas, técnicas grupales etc. Sin embargo, el profesor centra su atención en el cumplimiento de los objetivos de un programa que fue diseñado por agentes externos, sin la participación directa del profesor y el alumno. Por tanto, no sólo no se tienen en cuenta las necesidades e intereses específicos del estudiante, sino que tampoco se diagnostica el nivel de conocimiento y habilidades que el mismo posee para enfrentar el nuevo contenido. Es importante prestar especial atención al nivel de frustración o malestar que puede provocar en el alumno el hecho de que el nivel de asimilación y profundidad de los contenidos esté por encima de sus posibilidades; como desmotivante resulta que esté por debajo de su nivel de lengua.

* Planteamiento de los objetivos.

El objetivo en su carácter rector, guía tanto al profesor como al alumno durante todo el proceso, lo cual quiere decir, que se parte del objetivo general del programa, a la unidad, a la clase, y a la actividad específica.

Para determinar los objetivos es importante conocer hasta qué peldaño se dirige el proceso de aprendizaje del estudiante, pero también de dónde parte. En el análisis de las clases impartidas que aparece en las páginas 53-58 se reflejan las deficiencias que existen actualmente con el planteamiento de los objetivos.

En los pasos anteriores de la metodología se determinaron las necesidades de uso del idioma que posee el estudiante de acuerdo con sus funciones sociales, profesionales y académicas; lo que permite determinar las funciones comunicativas que necesitaría dominar ese profesional, el ideal a lograr, pero también se ha determinado el nivel base que el alumno posee.

De ahí que se llegue al siguiente esquema:



* Orientación del proceso

Del mismo modo que se ha planteado la necesaria gradación de los objetivos, desde el programa hasta la propia actividad o tarea didáctica que el alumno desarrolle dentro y fuera del aula, hay que tener en cuenta el diseño del sistema de conocimientos (funciones comunicativas, estructuras, vocabulario y pronunciación) y el desarrollo de la habilidad, como un proceso, con su correspondiente sistema operacional.

Ahora bien, como se plantea en la hipótesis de este trabajo, se está proponiendo el desarrollo de la habilidad de expresión oral centrada en la actividad independiente y consciente de los estudiantes. Por tanto se requiere del análisis de las estrategias y estilos que posee el alumno, así como de las estrategias o modelos de enseñanza.

Otro de los aspectos importantes del proceso de enseñanza-aprendizaje lo constituye la evaluación. La evaluación del proceso de enseñanza y aprendizaje debe considerarse como una actividad necesaria en tanto que le aporta al profesor un mecanismo de autocontrol que le permitirá la regulación y el conocimiento de los factores y problemas que llegan a promover o perturbar dicho proceso.

Existen diversas propuestas de clasificación de la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje, una de ellas es la que distingue a los tipos de evaluación por el momento en que se introducen en un determinado episodio, proceso o ciclo educativo. Estas tres clases de evaluación son las llamadas de diagnóstico, formativa y sumativa.

La evaluación diagnostica es aquella que se realiza previamente al desarrollo de un proceso educativo, cualquiera que esta sea. También se ha denominado evaluación predicativa. En el segundo paso de la metodología que se propone se declara la necesidad de realizar un diagnostico que debe ejecutarse en la primera semana de clases.

Evaluación formativa es la que se realiza concomitantemente con el proceso de enseñanza aprendizaje por lo que debe considerarse, mas que las otras, como una parte reguladora y consustancial de proceso. Su finalidad es estrictamente pedagógica, regular el proceso de enseñanza aprendizaje para adaptar o ajustar las condiciones pedagógicas (estrategias, aprendizaje) en servicio del aprendizaje de los alumnos.

También se habla de una evaluación formadora, en la que se trata de promover que ya no sea solo el docente el único y exclusivo agente evaluador, sino que los alumnos participen activamente en el acto desde su lugar socioinstruccional. En este caso pueden realizarse tres tipos de evaluaciones alternativas y complementarias a la evaluación desde el docente.

- La auto evaluación: Es la evaluación del alumno acerca de sus propias producciones. La autoevaluación como vía de evaluación sistemática o frecuente si se está proponiendo la actividad cada vez más independiente por parte del estudiante.

- La coevaluación: Es un producto del alumno realizado por él mismo en conjunción con el docente. El estudiante puede solicitar al profesor que está en disposición de exponer acerca de un tema de interés personal y que requiere de la valoración del profesor, esto puede realizarse a través de una actividad independiente fuera del horario de clases.

- La evaluación mutua. Que se refiere a las evaluaciones de un alumno o un grupo de alumnos que pueden hacerse sobre las producciones de otros alumnos o grupos de alumnos. Es necesario concientizar al estudiante de la importancia que tiene esta evaluación que se puede realizar sistemáticamente en el aula, para evitar el temor que pueda ocasionar el hecho de corregir todos los errores cometidos por el compañero de aula que está siendo evaluado.

También se puede evaluar la habilidad de expresión oral a través del portafolio, es decir, se le puede sugerir temas de interés para el estudiante, el mismo debe realizar una compilación de dichos textos y archivarlos para ser utilizados en las actividades evaluativas

Véase entonces de la siguiente forma:



* Implementación de la actividad.

En el diseño e implementación de la actividad en sí inciden todos los aspectos que se han ido exponiendo en la metodología. Sucede que puede que se hayan determinado el contenido y objetivos apropiados y se tengan en cuenta los aspectos señalados y sin embargo haya dificultades en la implementación de la actividad. Hay aspectos esenciales como son la gradación del contenido y los niveles de asimilación que en gran medida determina el tipo de actividad o cómo ésta se desarrolla. Según los instrumentos aplicados, ésta ha sido una de las deficiencias que ha incidido en el pobre desarrollo de la expresión oral en los estudiantes de Derecho. Por otra parte el profesor debe estar familiarizado con el material, lo que equivale a planificar los pasos de la actividad, determinar el tiempo, valorar el conocimiento previo del alumno, predecir la ayuda que puedan necesitar y los errores que puedan cometer. Decidir qué instrucciones dará y cómo lo hará.

Con frecuencia sucede que el profesor orienta la actividad y el grupo de estudiantes no sabe lo que debe hacer; lo que indica que la orientación no fue clara y precisa. En el proceso de orientación resulta importante facilitarle al alumno toda la información que necesite, para desenvolverse adecuadamente, ya sea el vocabulario, la estrategia a seguir, los materiales, etc. Los pasos de implementación de la actividad son válidos para cualquier tarea orientada.


Conclusiones.
El estudio realizado en este trabajo ha permitido el planteamiento de una metodología, la cual se ha demostrado teóricamente que favorece el desarrollo de la habilidad de expresión oral en idioma inglés, al estar centrada en el trabajo independiente y consciente del alumno.

Se han tenido en cuenta las necesidades sociales, académicas y profesionales de los estudiantes, las estrategias y estilos de aprendizaje, los modelos de enseñanza, los pasos de implementación de las actividades y la evaluación y autorregulación del aprendizaje, como elementos que interactúan en el proceso de formación de la habilidad; lo que constituye los rasgos distintivos de la propuesta.

Fue establecido inequívocamente, por la caracterización y los resultados obtenidos en la investigación, que el desarrollo de la capacidad de comunicación oral de los estudiantes de Derecho y que el proceso de formación de esa habilidad es aún insuficiente para desenvolverse en el campo de su profesión en el mundo actual, por lo que el problema asumido en el presente trabajo es objetivamente, una realidad del proceso de formación de los estudiantes de Derecho de la Universidad de Camagüey, comprobándose la imperiosa necesidad de su estudio y solución. La existencia de la teoría adecuada y de experiencias prácticas, evidenciaron la viabilidad de este trabajo.


Bibliografía
1. Álvarez de Zayas, Carlos M. la escuela en la vida. Editorial Pueblo y Educación, Tercera Edición. 1999.

2. Arrechavaleta, Guarton, Nora. Revista Cubana de Educación Superior. Vol. XIX No. 1.Lo histórico – cultural en la gestión de la docencia o en la docencia y la gestión. 1999.

3. Broven, Gellian, y Yerle, George. Teaching the spoken language (An approach based on the analysis of conversational English. Edición Revolucionaria. 1990.

4. Byrne, Donn. Teaching oral English. Edición Revolucionaria. 1989.

5. Carnero, Canals, Ma. de los Mercedes. Los métodos en la enseñanza de las ciencias. editorial Academia, La Habana. 1999

6. Castellanos, Simons, Doris y otros. Aprender y enseñar en la escuela. Editorial Pueblo y Educación. 2003.

7. Clark, John, L. Curriculum Renewal in School. FLL. 1997.

8. Colectivo de autores. Tecnología Sociedad. Editorial Félix Varela, La Habana.1999.

9. Corona, Camaraza, Dolores Ma. La Enseñanza del inglés en la Universidad Cubana. Reflexiones en el 40 Aniversario de la Reforma Universitaria. Revista cubana de Educación superior. Vol. 21 No. 3 2001.

10. Corona, Camaraza, Dolores Ma. Teaching English en Cuba. Copyrght. M.E.S. 1997.

11. Diaz-Barriga, Arceo, Frida. Estrategias Docentes para un aprendizaje significativo. 2da edición. Ciudad México. 2002.

12. Dobson, Julio M. Effective techniques for English conversation groups Newbury House Publisher. 1992.

13. Horroutinier. P. Estrategia de la enseñanza del idioma inglés. M.E.S. Ciudad de La Habana. 1999.

14. Moredo, Martín, Norma. Metodología para la enseñanza de Inglés Tesis en opción al título de Master en Ciencia de la Educación. 1999.

15. Penilla, Gómez, Raquel. La estrategia de parafrasis en los procesos orales cuadernos Cervantes No. 25 Vol. V 1999.

16. Romeu, Escobar, A. Comunicación y enseñanza de la lengua. Revista Educación, Sept/Dic. 1994.

17. Shrum Glesan. Teaching Interactive Speaking. Cambridge University Press. 1994.

18. Terroux, George. Teaching English in a Wold at Peace. 1997.

19. Vigotski L.S. Pensamiento y lenguaje. Editorial Pueblo y Educación La Habana, 1992.

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados