Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

El asedio al turismo. Nuevo reto para la sociedad cubana

Resumen: El triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959 marcó una etapa de cambios para la sociedad cubana, uno de los retos principales fue la eliminación de los vicios que minaban la moral de algunos hombres y mujeres que vivían del juego y la prostitución (La Habana era centro principal de recreación turísticas para magnates) brindándoles la posibilidad de reincorporarse a la sociedad y establecer nuevos estilos de vida.

Publicación enviada por Lydia Esther García Vázquez




 


Introducción:

El triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959 marcó una etapa de cambios para la sociedad cubana, uno de los retos principales fue la eliminación de los vicios que minaban la moral de algunos hombres y mujeres que vivían del juego y la prostitución (La Habana era centro principal de recreación turísticas para magnates) brindándoles la posibilidad de reincorporarse a la sociedad y establecer nuevos estilos de vida.
A partir de la década del 90 las condiciones económicas y sociales del país cambiaron por la repercusión del período especial y la aplicación de nuevas medidas aplicadas por el Estado para solucionar la crisis creada. Esto provocó que el turismo se convirtiera en una de las principales fuentes de obtención de divisas en el país y por consiguiente todas las personas relacionadas con esta actividad aumentaran su nivel de vida. Algunas personas que no tienen vínculo legal con los turistas buscaron alternativas, aunque no estuvieran en los marcos legales, para obtener ganancias rápidas y satisfacer sus crecientes necesidades materiales, convirtiéndose esto en un asedio a los turistas, lo que demuestra la pérdida de valores de las personas que lo practican.

Desarrollo

A la actual generación cubana le ha tocado ingresar a la vida social en un momento muy difícil, cuando se ha alterado el ritmo más o menos estable con que venía funcionando la sociedad por más de tres décadas y donde se limitan las posibilidades de que disponen en relación con las que contaban las generaciones precedentes tanto en términos de tener asegurado un lugar adecuado en la cultura socio-clasista de la sociedad, como de aspirar mediante esa inserción, a alcanzar el nivel de bienestar que la sociedad socialista venía garantizando desde hacía ya tiempo.
Según Documento de la UNICEF a esta generación se le reducen las posibilidades de una movilidad social ascendente y sus perspectivas son más bien el estatismo retroceso, pues las repercusiones que están teniendo las restricciones en la economía en la estructura socioclasista de la población tiene un peso muy fuerte en la juventud.
El Período Especial, manifiesta Domínguez, M.I, Ferrer, está dejando sentir sus impactos sobre las expectativas de los jóvenes y el resto de la población, la escasez de bienes y servicios dentro de la economía formal y el modelo igualitario de consumo, hace perder su efecto a las diferencias sociales que estimulaban un trabajo más calificado.
De forma paralela, han ido ganando para vías alternativas para materializar ese modelo de bienestar, desde los promovidos socialmente mediante la inserción en la economía emergente, amplia en corporaciones y empresas mixtas, trabajo por cuenta propia, hasta las vías informales, en las actividades en el mercado negro, la prostitución y el delito.
La utilización de estas vías por ciertos grupos va generando una espiral en el nivel que van alcanzando sus aspiraciones de consumo pues su desvinculación del trabajo como mecanismo de acceso a ellos, abre horizontes estimulados hacia los cuales aspiran.
Continua planteando Dominguez, M.I, Ferrer que un factor que esta incidiendo de modo negativo con mucha fuerza en la difusión de ese estilo de vida consumista y que, a su vez, se convierte en una vía de acceso a él, es el turismo extranjero. El turista, procedente al menos de sectores medios de sociedades capitalistas, es portador de un modelo de consumo, a la cual se agrega que las condiciones creadas en el país para su disfrute son muy superiores a las que cuenta la población. Aunque esto es así en todas partes del mundo, la conciencia del igualitarismo desarrollada en Cuba hace pensar que si alguien tiene derecho a algo, el resto también debe tenerlo, aunque en este caso ese “alguien” sea el turista extranjero.
Por esta vía, el efecto demostración de un modelo de bienestar de sectores provenientes de sociedades capitalistas, llega mas directamente a una masa mayor de la población y de la juventud que como había ocurrido hasta ahora mediante pequeños grupos que eran quienes podían establecer esos contactos directos con extranjeros o por el cine u otros medios de difusión.
El disparo de las aspiraciones y el espejismo de la sociedad capitalista de consumo conduce a algunos jóvenes, como ha ocurrido en estos momentos del período revolucionario al plantearse la salida del país como alternativa de solución como las posibilidades de salida legal son realmente limitadas, pues requieren de la reclamación oficial y el pago del pasaje por parte de familiares cercanos interesados en que el joven viaje.
Todos estos mecanismos comienzan a operar por una parte de la población como canales alternativos que permiten satisfacer las expectativas de bienestar material, status social ahora basado casi exclusivamente en el bienestar material y escasos esfuerzos para lograrlos.
En cuanto a las organizaciones políticas y de masas, las nuevas condiciones sociales exigen un reforzamiento de la atención al escenario de la comunidad, pues son muchos más los jóvenes que se desarticulan de las actividades sociales básicas (estudio y trabajo), y la mayor parte de las veces en este contexto donde se inician la realización de actividades alternativas.
Ello debería implicar un cambio en la concepción del trabajo de prevención social de manera tal que pueda actuar realmente como prevención y no como control de los jóvenes ya problemáticos como funcionan en la actualidad en la generalidad de los casos.
Quizás eso requiera revitalizar el papel de los Trabajadores Sociales y convertir a las comisiones de prevención sobre todo en los niveles de base, en verdaderos agentes de cambio.
Estos ajustes en la acción de las instituciones socializadoras constituyen un importante reto para los objetivos de la socialización y de las políticas sociales dirigidas a los jóvenes, al potencial su papel como sujeto activo en la conformación de las nuevas circunstancias en las que desarrollaran su vida y aprovechar al máximo las potencialidades de la etapa juvenil como una de las más fructíferas en la vida del ser humano.
Desde su origen, en tiempos en que los jóvenes se ofrecían a los dioses por medio de los sacerdotes para obtener favores divinos, la prostitución ha estado regida directa o indirectamente, por condiciones económicas que escapan a la voluntad o al deseo de los seres humanos.
Según Domínguez, M.I, Ferrer en su libro reconocen que en el año 1959; Cuba con seis millones de habitantes tenía 100 mil prostitutas de mayoritario origen campesino para un 95 por ciento.
En el barrio Colón la más célebre zona de tolerancia del país, inició el gobierno revolucionario un proceso de reinserción social que casi todas las personas vinculadas a este ambiente asumieron voluntariamente, por reales simpatía a la Revolución o por tener al abierto rechazo que los sectores populares manifestaban hacia ellos.
Se cerraron burdeles, se atendieron a mujeres y a sus hijos, se les dio oportunidad de aprender un oficio y de asistir a escuelas y centros de salud.
Los proxenetas recalcitrantes fueron puestos a disposición de la justicia, y en 1963, cuando se considera terminado el proceso, las que aún ejercían fueron internadas en granjas agrícolas. Aunque a este último grupo se intentó rehabilitar por métodos carcelarios y los resultados terminaron siendo bastante formales, la prostitución fue en verdad excluida del espectro institucional cubano y de la práctica que tradicionalmente involucró a niveles de personas.
Treinta millones de mujeres se prostituyen en el planeta. Auspiciados por la Federación Abolicionista Internacional, la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y la UNESCO, a fines 1994 representantes de todas las latitudes reconocían que este era un fenómeno al cual no escapaba prácticamente ningún país, declaraban la prostitución como forma contemporánea de esclavitud y revelaban un hecho dramático; hay naciones donde las niñas están siendo incorporadas al mercado sexual desde los tres años. Hoy del 2 al 3% de las mujeres trabajadoras se dedican a la práctica, obligadas por el desempleo, el hambre endémica, las migraciones, las pocas habilidades de desarrollo, la escasa o nula educación, el predominio del patriarcado, la violencia doméstica que las desvalía ante sus propios ojos, la soledad, etc.
Berlín oriental ya tiene prostíbulos administrados por comunas, anuncios lumínicos que proporcionan show pornográficos en vivo, videos, etc.
El comercio del sexo es para la mayoría de los países más pobres de Asia: verdaderos imperios del turismo sexual, lo que sustenta sus economías.
Tailandia se convirtió en la capital mundial del turismo sexual, por la belleza de las mujeres, a quienes se les denomina en los folletos turísticos oficiales como chicas hospitalarias, palabra clave para el entretenimiento sexual.
Elizalde, R.M plantea que el jineterismo comienza a cobrar auge a partir de la década de los 90 debido a la contracción de las contradicciones de Europa del Este, y los cambios en el modelo económico y en las condiciones sociales que favorecieron la rápida circulación de dólares en la sociedad cubana al priorizarse el turismo y la apertura al capital extranjero dentro de las estrategias de sobrevivencia del país.
¿Quiénes son estas personas? ¿Qué las distingue? Todas tienen relaciones sexuales con extranjeros a cambio de una o varias condiciones fijadas o no de antemano: dólares, regalos o el disfrute de los servicios de las instalaciones turísticas.
En el jineterismo – palabra extendida en Cuba que al parecer viene del habla popular mexicana y califica a aquel que obtiene ganancia indebida o ventajosa – se distinguen tres tipos fundamentales de práctica de acuerdo con la manera en que abordan al extranjero, según Elizalde, R.M.
-Los de sitio fijo buscan al cliente en un lugar determinado: discoteca, hotel, albergue INIT, casa de cita clandestina, aeropuerto, en días y horas regulares.
-Los callejeros recorren céntricas avenidas a sitios de habitual paso de turistas, empresarios o marineros a carro o a pie, en espera de que acepten sus servicios o les propongan una cita.
-Los exclusivos son más reservados, pues encubren la prostitución con otras actividades – son bailarines, modelos, masajistas-sus precios suelen ser más elevados y sus teléfonos o modo de localización son conocido a veces por intermediarios y clientes.
El factor económico es sin dudas el que condiciona esta prostitución, que no es la única pero que vincula el mayor número de personas dedicadas a la práctica.
El servicio que vende los jineteros, proxeneta mediante o no, es el uso de su cuerpo por un plazo que muchas veces expira al amanecer. Paradójicamente el mercado del placer es un bazar de insatisfacciones. Más de la mitad de las mujeres necesitan de la bebida o de la droga para ¨ sentirse bien ¨ y estar en condiciones de ¨ hacer el pan ¨. Muchas piensan en otros hombres mientras son poseídas. Aseguran que el amor no es importante y que ¨ el cariño solo es bueno si sirve para el negocio.¨
El asedio al turismo en cualquiera de sus manifestaciones demuestra la perdida de valores de la población que la practica y por tanto constituye un reto para los organismos e instituciones que tienen como encargo social la prevención de conductas inadecuadas en la sociedad.
A las puertas del próximo milenio, la corrupción de menores se ha convertido en un habitual tema de preocupación para casi todos los gobiernos del planeta; originando también inquietudes y discrepancias entre los miembros de las diferentes sociedades; todo ello debido a las impresionantes estadísticas que se manejan a nivel mundial sobre el considerable crecimiento de este fenómeno. Según cifras aportadas por organismos de la ONU, tales como la UNICEF, cada año no menos de un millón de niños en todo el mundo son introducidos en el mercado del sexo, víctimas del tráfico y el turismo sexual; constituyendo esta situación “(...) una violación fundamental de los Derechos del Niño, equiparada con la tortura por el daño que ocasiona”. Plantea Documento de la UNICEF del Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de Niños.
En el caso de Cuba este fenómeno se materializó como algo aislado durante la década del 70, y comienzos de la del 80; de hecho esta conducta corruptora resulta poco conocida hasta los primeros años de la década del 90. En este período se hizo necesario adoptar una serie de medidas emergentes para sacar a flote nuestra economía de la difícil situación en que se encontraba producto de la desaparición del campo socialista mundial y la desintegración de la URSS. Entre las medidas adoptadas con el objetivo de reanimar la economía e insertarnos en los mecanismos económicos mundialmente existentes se encuentran: la apertura de nuestro gobierno a las inversiones extranjeras, el incremento del turismo internacional en el país y la despenalización de la tenencia de divisas libremente convertibles. Estas medidas produjeron indudables beneficios económicos, pero trajeron aparejadas nocivas consecuencias en el plano social.
Los efectos negativos arriba mencionados podrían ser divididos para su mejor comprensión en dos planos: efectos económicos y efectos sociales. Entre las consecuencias económicas de las medidas emergentes anteriormente citadas, se puede mencionar la depreciación del peso cubano y la “dolarización” de la economía, las sensibles desigualdades entre el trabajo, el ingreso y el consumo; etc. En el plano social se han manifestado como consecuencias: la pérdida del incentivo por el trabajo, las diferencias sociales creadas por ingresos no provenientes del trabajo, el deterioro de algunos valores morales a nivel social, y, como efectos más negativos encontramos el incremento del proxenetismo, la prostitución y la aparición de fenómenos tan denigrantes como el asedio al turismo y la mendicidad.
Teniendo en cuenta esta situación social existente en Cuba en la década de los 90 es que el Estado Cubano ha recrudecido su atención en la tutela penal de los niños y jóvenes, tratando de evitar que la proliferación de las conductas corruptoras de menores adquiera en nuestra Patria, las dimensiones que posee a nivel mundial. En consonancia con este interés estatal es que nos dedicamos a profundizar en el estudio del delito de Corrupción de Menores, haciendo hincapié en su concepto, en el tratamiento que recibe en algunas legislaciones latinoamericanas, en la evolución histórica en el ordenamiento cubano y en sus actuales características técnico-penales. Según González, M
La entrada en la última década del Siglo XX, significó para Cuba un cambio radical en sus condiciones económicas y sociales. El derrumbe del campo socialista y el recrudecimiento del bloqueo de EE.UU. contra la isla nos colocó en una crítica situación económica, lo que obligó a una apertura al Turismo Internacional, el otorgamiento de curso legal a las divisas convertibles, etc. Todas estas medidas indispensables para evitar la paralización económica trajeron aparejadas una serie de consecuencias negativas de carácter social, reavivándose, entre otros problemas, la posibilidad de la corrupción de menores. A tenor con esta peculiar situación socio-económica, aparece el Decreto-Ley 175 del 17 de junio de 1997, el cual introduce modificaciones sustanciales en el rango de las sanciones del delito de Corrupción de Menores, elevando estas sanciones de manera considerable. Además, en cuanto al elemento material realiza cambios en los verbos rectores, creando nuevas conductas delictivas para este tipo penal. Según se plantea en el estudio teórico del delito de corrupción de menores.

Conclusiones:

· El asedio al turismo constituye un problema a enfrentar en las nuevas condiciones de la sociedad cubana, provocado principalmente por la desvinculación del estudio y el trabajo y la búsqueda de esta vía como fuente de obtención de dinero de forma rápida.
· El trabajo de todos los factores en los diferentes territorios y de las Comisiones de Prevención es determinante para disminuir el número de incidencia en esta problemática y reincorporar a estas personas a la sociedad con un nuevo proyecto de vida de acuerdo a las posibilidades que le brinda el proyecto social cubano.

Bibliografía

1. Documento de la UNICEF del Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de Niños. Estocolmo. Suecia. Agosto de 1996.
2. Domínguez, M.I, Ferrer, M. E. 1996. Jóvenes cubanos. Expectativa en los ´90. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.
3. Elizalde, R.M. 1996. Jineteros en La Habana. Editorial: Pablo de la Torriente.
4. González, M. 1997. Informe final de Investigación sobre “Estudio Criminológico de los efectos sociales negativos de la despenalización de la tenencia de divisas en las provincias de Villa Clara y Santi Spíritus”.
5. ----------------. 2008. Estudio teórico del delito de corrupción de menores. Disponible en:www.derecho.sociales.uclv.edu.cu/corrupción%20de%20menores.htm. Consultada en abril/2008.
6. Echevarria, M. 2007. Asedio al turismo. Disponible en: www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp. Consultada en abril/2008.
7. Ferrer, D. 2006. Los derechos de la mujer en Cuba. Una alerta para el turismo en la isla. Prisión, represión, corrupción y abuso al día. Disponible en: www.finlay_online.com/tomasromay/darsi6.htm. Consultada en marzo/2008.



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados