Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Acercamiento a los usos y funciones de la comunicación

Resumen: En el presente trabajo se realiza una descripción de los diferentes usos de la comunicación vinculada a las funciones fundamentales de la misma. La comunicación es elemento estructural o dimensión fundamental de la persona y de la comunidad humana, y por lo tanto es un factor que no puede concebirse aislado en el individuo o en el cuerpo social.

Publicación enviada por Lic. Yusleidis Carmouze Cairo, Ing. Luis Ernesto Castellón Salas y Lic. Belquis González López




 


Resumen

En el presente trabajo se realiza una descripción de los diferentes usos de la comunicación vinculada a las funciones fundamentales de la misma. La comunicación es elemento estructural o dimensión fundamental de la persona y de la comunidad humana, y por lo tanto es un factor que no puede concebirse aislado en el individuo o en el cuerpo social.
La comunicación es causa y efecto al mismo tiempo de lo que la persona y la sociedad son y hacen. Formarse como buen comunicador no consiste pura y simplemente en aprender un eficiente y eficaz manejo de determinados medios (macro o micro) ni siquiera de la transmisión de mensajes positivos a través de canales adecuados, es crecer como comunicador justo, libre, servicial... creando o potenciando una convivencia humana, fraterna y abierta.
Teniendo en cuenta la importancia de la comunicación para la relación médico paciente, se nos hace necesario continuar abordando esta temática fundamentalmente en el aspecto relacionado con el uso de las funciones y habilidades comunicativas para la promoción y prevención de salud en la atención primaria de salud.

INTRODUCCION

La comunicación social, no es fenómeno surgido, en el siglo XX con el progreso vertiginoso de las tecnologías electrónicas, ni tampoco en la época moderna o contemporánea con la invención de la imprenta, la fotografía y el telégrafo. La comunicación social es algo tan antiguo como el ser humano, desde el uso de objetos naturales y artificiales como soporte material de transmisión de datos o mensajes con intención de memoria, pasando por la fase histórica o de representación de objetos y de situaciones cotidianas a través de la pintura rupestre con fines mágico -religiosos, y por la fase ideográfica o de asociación de símbolos pictográficos, como objetos, acciones e ideas (lenguaje jeroglífico) hasta la fase fonética o de representación del sonido articulado del lenguaje oral a partir de la invención del alfabeto (Fenicia 3 000 a. Cristo) el hombre de la prehistoria manifestó la necesidad de desarrollar sus habilidades de comunicación inherentes a su esencia social.
Desde hace mucho los textos que tratan este tema hacen referencia a las diversas culturas y su capacidad creadora de descubrir nuevos medios o soportes materiales para el intercambio de mensajes, que superaron los límites del fugaz empleo de las señales de humo, el fuego, o el repercutir de los tambores, permitiendo una conservación en el tiempo y una circulación en el espacio de los datos que podrían constituir la historia de los pueblos respectivos. Las tablas de arcilla que luego se cocían al fuego para aumentar su dureza, así como la piedra, el bronce y el cobre grabado, sirvieron como soporte de mensajes destinados a perdurar y a circular a través de los espacios geográficos.
Del mismo modo, el papiro obtenido de las cañas de las riveras del Nilo, el pergamino de pieles curtidas de ovejas y cabras y más tarde el papel existente en China (hacia el año 105 a. de Cristo) contribuyeron al desarrollo del lenguaje escrito como la modalidad predominante de transmisión de mensajes a distancia, prevaleciendo la información cronística y la expresión de ideas y sentimientos que tendían a ser compartidos facilitando así la evocación de la historia nacional; el origen de los escritos bíblicos, provenientes de la tradición oral, transmitida primero de generación en generación y redactada luego, en códigos sucesivos.
En el año 2 400 a. Cristo, el Imperio Egipcio, organizó un sistema de correos que se hizo común a los demás pueblos de la antigüedad, llegando a funcionar en las culturas de los aborígenes de América precolombina, como fue el correo CHAQUIS, portador de mensajes entre los Incas. Las piedras grabadas de los griegos para dar a conocer mensajes públicos oficiales, constituyeron el origen de los carteles y de los murales, antecedentes históricos del periodismo.
La invención de la imprenta a mediados del siglo XV, que junto con otros sucesos científicos y tecnológicos marcaría el paso de la EDAD MEDIA a la MODERNA, produjo un hecho significativo: El primer libro impreso, que es la Biblia, y de allí los escritos llegaban a mano de los alfabetizadores.
En el siglo XIX junto con el invento del ferrocarril, el perfeccionamiento de la navegación marítima y fluvial a vapor, surgen los mensajes a distancia que constituyen la base de la telegrafía, la radiotelefonía, y la televisión. Mientras tanto el perfeccionamiento de la fotografía, que había generado la incorporación de la imagen a la prensa, desembocaría en la invención del cine, cuyas primeras proyecciones silentes se presentan a partir de 1895 y luego la primera película sonora en 1927.

DESARROLLO

Comunicar, quiere decir, hacer común. Su etimología proviene del latín communis y nos plantea de entrada una interrogante sobre el sentido de su uso actual. La palabra comunicación suele emplearse para designar fenómenos de interrelación humana, generalmente vinculados al complejo tecnológico de los medios de masas: prensa, cine, radio, televisión, espectáculos, etc.
Según Bateson Gregory (1990) es una palabra de origen latina (comunicare) que quiere decir compartir o hacer común. Cuando nos comunicamos con alguien nos esforzamos en compartir, en hacer común algo con otros. Es la acción de comunicar o comunicarse, es el trato, la correspondencia entre dos personas, la unión que se establece entre ellas. Es una cadena continua de contextos de aprendizaje y fundamentalmente, de premisas para la comunicación.
Hall Walfriman y Sheflon (1980) expresan que la comunicación es concebida como la matriz de todas las actividades humanas, como proceso permanente y circular de interacciones en los que cada hombre participa.
González Castro V. (1989: 272) plantea que es un proceso de interacción social a través de símbolos de sistemas de mensajes que producen como parte de la actividad humana. También puede entenderse como intercambio, diálogo, vida en sociedad, todo ello relacionado indisolublemente con las necesidades productivas de los hombres y no puede existir sin el lenguaje.
González Rey F.(1985) dice que la comunicación es un proceso esencial de toda la actividad humana, ya que se basa en la calidad de los sistemas interactivos en que el sujeto se desempeña, y además tiene un papel fundamental en la atmósfera psicológica de todo grupo humano.
Para B.F Lomov (1989: 293) la comunicación es la interacción de las personas que entran en ella como sujetos, que no sólo se trata del influjo de un sujeto con otro, aunque esto no se excluye, sino de la interrelación entre ambos. En ella se lleva a cabo un intercambio de actividades, representaciones, ideas, orientaciones, intereses, etcétera, se desarrolla y manifiesta el sistema de relaciones sujeto-objeto, necesitándose como mínimo para su realización, dos personas, cada una de las cuales actúa como sujeto.
Este autor la considera una categoría muy relacionada con la categoría actividad y propone los siguientes principios:
1- La comunicación no se reduce al lenguaje verbal porque todo el organismo es instrumento de ella.
2- No se restringe a la transmisión de información, no solo se propaga sino se crea dentro del propio proceso comunicativo.
3- En la comunicación se resuelve la contradicción entre lo particular y lo general de los hombres, entre sus cualidades generales y particulares.
4- El hombre se realiza y asimila en la comunicación su esencia general.
Ortiz Torres E. (1995) comparte los criterios dados por González F., del carácter teórico metodológico de la relación entre la personalidad y la comunicación, ya que el hombre se implica como personalidad en el proceso educativo, la personalidad debe ser estudiada a partir de los contextos comunicativos.
Solo a través de la comunicación las personas se expresan y descubren sus irregularidades esenciales; el hombre como personalidad es el sujeto del proceso comunicativo.
Báxter Pérez E. (1999) la define como el proceso por medio del cual el hombre, utilizando palabras, gestos y símbolos, intercambian una información o idea; o como la actividad consciente que se establece cuando dos o más personas se interrelacionan, con un motivo definido mediante el lenguaje (bien sea oral o escrito).

Se coincide con el planteamiento de que cualquier definición de comunicación comprende los elementos básicos comunes siguientes:

· EL sujeto que emite el mensaje (fuente).
· El contenido del mensaje.
· Las vías y los medios que se utilizan para transmitir el mensaje.
· El sujeto o los sujetos que reciben el mensaje (perceptor).
· El efecto logrado por el emisor.
Para Mañalich Suárez R. (1999), la comunicación es un proceso complejo relacionado con el comportamiento humano.
Otros autores como Maldonado A., Sebastián M.E. y Soto. (1999), consideran que la comunicación es un proceso donde un sistema trasmite información a otro sistema que es capaz de recibirla.
Andrieva G.M., fundamenta que la comunicación es un modo de realización de las relaciones sociales que tiene lugar a través de los contactos directos e indirectos de las personas y los grupos en el proceso de la vida y actividad social.
En apuntes del libro Fundamentos Psicológicos del Lenguaje (2000) aparecen valoraciones realizadas por Vigotski L.S. y Rubinstein S.L. que consideran la comunicación como intercambio de pensamiento, sentimientos y emociones.
Por su parte Figueredo Escobar E. (2000) coincide con los criterios de Leontiev cuando plantea que la comunicación es la relación que se efectúa entre los objetos y fenómenos, la establecida entre las personas, y de forma mas concreta, es la relación que tiene lugar entre las mismas en el proceso verbal.
La comunicación actual entre dos personas es el resultado de múltiples métodos de expresión desarrollados durante siglos. Los gestos, el desarrollo del lenguaje y la necesidad de realizar acciones conjuntas tienen aquí un papel importante.
Si bien es importante la comunicación entre los individuos (conversación), la que se realiza de manera masiva juega un papel fundamental para el desarrollo de las habilidades comunicativas de los seres humanos
Se ha venido denominando comunicación social a un conjunto de disciplinas que constituyen áreas cada vez más específicas del saber científico y de la actividad profesional, inscriptas en el marco de las llamadas Ciencias Sociales, como también en el ámbito de las artes expresivas.
Considero que cualquier intento de definir la comunicación es necesario hacerlo, teniendo en cuenta la tensión entre el ser y el deber ser. Desde el ángulo del ser, tanto en el lenguaje popular como en el científico, suele usarse el vocablo comunicación para describir procesos de emisión, conducción y percepción de mensajes, mediante el uso de canales y de signos. El deber ser, es el de la participación dialógica (comunicación propiamente tal) a la luz de la cual, es preciso enfatizar en el carácter de las personas, de los sujetos que intervienen en los procesos anteriormente mencionados; tal forma de interrelación humana es la que corresponde a una situación de comunidad en el sentido originario de estos términos (communitas).

¿QUÉ NO ES COMUNICACIÓN?

Aún persiste en muchos ámbitos, una mentalidad según la cual, el uso de aparatos tecnológicos cada vez más sofisticados, es lo que hace que se produzca la comunicación. Una mentalidad mágica que acoge ingenuamente los medios con toda la implicación de la técnica que pone al hombre al servicio de ésta, en lugar de que ocurra lo contrario. Las nuevas tecnologías solo han expandido una función: la de comunicarse, que es esencial, permanente e inherente a la naturaleza social del hombre; los nuevos medios sólo han venido a ampliar una capacidad preexistente y a facilitar una función esencial, no a engendrarla. Por lo tanto el problema esencial sigue siendo el de la comunicación interhumana y no el de los medios o su desarrollo.
Antropológicamente hablando, el término comunicación, debe utilizarse para designar el carácter específico de las relaciones humanas en cuanto son o pueden ser, relaciones de participación recíproca o de comprensión. El término es sinónimo de coexistencia o de vida con los otros, e indica el conjunto de modos específicos que puede adoptar la convivencia como tal, tratándose de medios humanos, o sea, de modos en los que queda a salvo una cierta posibilidad de comprensión. Los hombres forman una comunidad porque se comunican, porque pueden participar recíprocamente en su modo de ser y de esa manera adquiere nuevos e imprevisibles significados.

Entre los factores adversos a la comunicación están el rumor y el ruido. El concepto de ruido o interferencia surgió en el ámbito de la electrónica y concretamente de su aplicación a los procesos de información; sin embargo, su uso se ha extendido a otros campos además del físico-tecnológico. Se entiende por ruido a cualquier elemento o fenómeno que en algún grado impide la fidelidad de la emisión, transmisión y percepción de un mensaje, causando la distorsión de éstos y dificultando por lo tanto su captación y su comprensión por parte del polo receptor.
El rumor afecta los procesos de información, especialmente en conjuntos sociales relativamente amplios; se ha definido como un tipo de mensaje que circula en una masa social a partir de los contactos interpersonales sucesivos y está constituido por fragmentos dispersos de mensajes difundidos a través de distintos canales y recompuestos por los individuos en función de cierto números de estereotipos o de valores, para lograr una coherencia explicativa y generar todo tipo de rumor en su trayectoria, lo que se alejará cada vez más de la verdad.
Entre los factores imprescindibles para una buena comunicación es preciso mencionar dos:
- La empatía
- La retroalimentación

EMPATIA: Definida como proyección en la personalidad de otros, el desarrollo de tal facultad sería el proceso a través del cual llegamos a las expectativas, a las anticipaciones de estados psicológicos del hombre.

RETROALIMENTACION: También se llama información de retorno, puede definirse como el proceso por el cual la reacción producida por la percepción e interpretación de un mensaje, de alguna manera llega a ser conocida por el emisor y por lo mismo es captada por éste como respuesta.
El concepto de comunicación social debe relacionarse con el concepto de cultura. Se entiende por cultura un conjunto trabado (estructurado) de maneras de pensar, sentir y obrar más o menos formalizadas, que aprendidas y compartidas por una pluralidad de personas, sirven de un modo objetivo y simbólico a la vez para constituir a esas personas en una colectividad particular y distinta.
Cuando en una cultura prima la sola información o la informatización sobre la participación dialógica se genera una situación de incomunicación que reduce la vida social a una civilización de robots o autómatas programados.
Podemos entonces decir que la comunicación y las culturas se correlacionan en forma directa proporcional. A mayor desarrollo comunicativo, mayor desarrollo cultural, entendiendo por éste, no simplemente el progreso tecnológico informativo, sino la realización creciente de las potencialidades de participación dialógica de todos los individuos de una sociedad.
La actualización concreta de la sociabilidad humana no es posible sin la comunicación. No hay cultura sin comunicación.
Las ideas básicas de Mcluhan pueden resumirse así:

1.- Los medios tecnológicos son extensiones de nuestros sistemas neuropsíquicos y por lo mismo forman un entorno que modula las pautas de nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos.

2.- El medio es el mensaje: Las sociedades siempre fueron remodeladas mucho más por la naturaleza de los medios con que se comunicaban los hombres que por el contenido de la comunicación; esto lleva al autor a dividir la historia humana en tres edades sucesivas:


- La Edad Tribal
- La Edad Alfabética
- La Edad Electrónica

3.- La nueva independencia electrónica vuelve a crear el mundo a imagen de una aldea global en la que el periódico es el "MOSAICO COMUNAL", la radio es el "TAMBOR DE LA TRIBU", el cine es el "MAGO DE LA ALDEA", y el receptor de la comunidad es la "TELEVISION"; produciéndose así una conciencia mundial que supera las barreras de las diferencias lingüísticas y culturales.
Todos estos planteamientos han sido muy discutidos, especialmente en los que hace referencia a su identificación del medio con el mensaje.
La Comunicación ha venido sobresaliendo como una dimensión especial y se ha convertido en uno de los saberes más representativos de nuestro tiempo. La Comunicación Social en Cuba, perecería en silencio, ha crecido y marcha hacia su desarrollo pleno. Sin embargo, el contexto exige mayores niveles de comprensión, aceptación, alcance, posicionamiento e integralidad.
En el entorno de la Comunicación Social, contrario a lo que piensan
algunos, se trabaja en la Isla desde principios del siglo pasado. Por
ejemplo, los fundamentos del Periodismo se impulsaron con la creación en
1942 de la Escuela Manuel Márquez Sterling de La Habana. Además,
adquirieron cuerpo seguro cuando se fundaron centros similares de nivel
medio profesional en otras provincias del país. También contribuyó el
quehacer, positivo en determinados segmentos, de periódicos, revistas y
posteriormente de la radio y la televisión.
Por otra parte, a mediados de los años 50 empresas cubanas y, sobre
todo, estadounidenses establecidas en Cuba, insertaron Relaciones
Públicas y Publicidad en su gestión administrativa e incluso llegaron a
formar departamentos dedicados a tales efectos. La primera, a partir de
1956, contó con una Asociación Cubana de Ejecutivos de Relaciones
Públicas (ACERP). La última obtuvo realce en tanto la mayoría de las
veces se venía a la capital habanera para comprobaciones preliminares de
las estrategias estadounidenses. Asimismo, la labor alcanzó profundidad
con la inauguración en 1954 de la Escuela Profesional de Publicidad.
A juzgar por varios testimonios, en los cincuenta el país constituía
lugar de vanguardia en las técnicas de Mercadotecnia (Marketing), las
cuales estaban enfocadas hacia las ventas, el consumo, y en consecuencia
favorecían a la Publicidad.

ETICA Y MORAL DE LA COMUNICACION

Tanto el estudio como la práctica de la comunicación social en todas sus dimensiones, áreas y medios exigen una perspectiva ética.
Los problemas éticos y morales de la comunicación se inscriben en el marco de los conflictos sociales, económicos, políticos y culturales de la historia humana. Por lo tanto, es preciso afrontarlos con una visión totalizante, desde su intensión crítica y transformadora de los sistemas de la ideología y de los acontecimientos estructurales que impiden la realización cabal de la dignidad humana en lo individual y en lo social, en lo material y en lo espiritual.
ETICA
Principio del actuar humano con referencia a un horizonte de valores, a cuya relación debe tener todo sujeto consciente y libre como ser personal, es decir, conocer en relación con otros sujetos en un contexto social y cultural.

ETICA DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL


Filosofía de la praxis comunicativa, ciencia teórica y práctica cuyo objeto es la fundamentación de una acción-reflexión tendiente al logro de una comunicación humana que sea factor de convivencia de desarrollo integral de las personas y la sociedad.

MORAL
Normas vividas que en la realidad histórica concreta, una persona, un grupo, o una comunidad de personas asumen para orientar su vida con referencia a unos valores éticos comúnmente aceptados como tales.

MORAL DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL

En este orden de ideas podemos hablar en el sentido de una forma determinada, identificable, histórica y culturalmente de practicar y vivir los procesos de interacción social productiva y preceptora de mensajes con sus motivaciones y consecuencias específicas, con referencia a unos valores éticos que corresponden a una particular concepción del mundo y del hombre.
Una ética inmoral de la comunicación social se relaciona con los llamados códigos deontológicos, que en virtud de una axiología tiende a expresar sus formulaciones normativas del deber del ejercicio de la profesión del comunicador social en sus diversas áreas de actividad: periodismo, publicidad, relaciones públicas, educación, recreación, y en el uso de los distintos medios: prensa, cine, televisión, fotografía, etc.
La participación humana constructiva, la que crea unión entre los hombres y a su vez la refleja, supone de una actuación del potencial de libertad del ser humano en línea ética, a la altura de la naturaleza, la dignidad y la vocación de todas las personas.

DIMENSIONES DE LA COMUNICACION SOCIAL

Con frecuencia se oye hablar de comunicación social como si ésta estuviera enfrentada a la comunicación interpersonal, esto se debe en gran parte a un desconocimiento de la realidad pluridimensional de la comunicación humana.
En el espacio de la comunicación humana podemos distinguir tres dimensiones que no pueden existir separadamente:
- LA INTRAPERSONAL: Relación de cada persona con su entorno físico y cultural y es el proceso por el cual el individuo percibe, interpreta y da sentido a la información que le llega del mundo exterior y de su propia realidad personal.
- LA INTERPERSONAL: Supone y exige la anterior, corresponde a la relación entre dos o más personas.
- LA SOCIAL: Incluye las dos anteriores y comprende precisamente el conjunto de proceso de acción e interacción que constituye la cultura.
Según los master en ciencias Eneida López González y Jorge Félix Rodríguez Rodríguez la acción de comunicar está dada por una serie de códigos verbales o no que se trasmiten de unos a otros constantemente. Esa transmisión de significados sin palabras se puede organizar atendiendo a:

1. Los códigos que se acuñan como social y culturalmente válidos en una comunidad lingüística concreta y transmitidos por los canales visual y táctil.

2. Los códigos cuyo canal de transmisión es el auditivo, derivados de la producción del sonido articulado (intensidad, timbre, pausas, ritmo, etc.).

Es importante, entonces, subrayar los aspectos esenciales de cada tipo de comunicación no verbal atendiendo a sus códigos.

Comunicación no verbal a través del canal visual.

Se distinguen dos tipos de informaciones: las que constituyen en sí mismas informaciones completas (significados provenientes de gestos, movimientos, etc., que los individuos pertenecientes a una misma cultura y comunidad lingüística ya han fijado como estables para expresar una y no otra información); las que complementan la información verbal oral (cualquier movimiento y gesto que puedan expresar contenidos afectivos o de contraria connotación. Cabe mencionar la importancia del rostro por ser la parte del cuerpo que ofrece más información complementaria no verbal por la vía visual, en especial, los ojos).

Comunicación no verbal mediante el canal táctil.

Este canal es el menos fecundo en la cultura cubana, en lo cual pueden influir diferentes factores tales como las condiciones medioambientales (clima) y las connotaciones de carácter sexual reservadas para las relaciones corporales. De todas maneras, se han acuñado en la sociedad cubana ciertos tipos de contactos expresivos que transmiten informaciones diferentes: apretón de manos en el saludo, mano sobre un hombro para expresar condolencia, solidaridad, etc.
Comunicación extraverbal mediante el canal auditivo.

Este tipo de comunicación se vincula de manera especial al lenguaje verbal oral por constituir una consecuencia del carácter sonoro de este. Los rasgos acústicos y articulatorios, que constituyen, en conjuntos, tipos de sonidos articulados, y que hacen posible el carácter de continuo sonoro de la lengua, son los mismos rasgos que actúan como transmisores de información a un nivel extraverbal.

Por ejemplo, la intensidad o energía respiratoria con que se pronuncia un sonido hace posible su perceptibilidad auditiva, y en el caso del español, es la intensidad un rasgo importante en la distinción de vocales y consonantes, así como de los componentes silábicos y del carácter prosódico de la sílaba; esa intensidad puede también determinar diferencias en el significado de una información en virtud de matices que esta pueda adoptar de acuerdo con la intención, finalidad, características de la personalidad del hablante, el contexto comunicativo, etc.

La producción de la voz, como consecuencia del acto de fonación, contribuye con sus cualidades acústicas (nitidez, timbre, tono) a matizar con significaciones paralelas la información que se transmite, a lo que se une que la voz expresa también informaciones acerca del sujeto que se desempeña como emisor. Por otra parte, la entonación puede clarificar diferentes sentidos del texto oral: ironía, desconfianza, burla, simpatía, entre otros. También en la situación comunicativa aportan elementos importantes las particularidades de la entonación y del acento: lugar de procedencia de los participantes, su nivel cultural, la esfera aproximada de ocupación laboral, etc.

Con una visión más detallada de la comunicación extraverbal, atendiendo al canal que la transmite, se ofrecen a continuación algunas consideraciones socioculturales y pedagógicas de la misma.

Es importante destacar que los comportamientos extraverbales se encuentran social y culturalmente determinados. La tradición social y cultural, la demarcación geográfica (y costumbres que se derivan de estas), la idiosincrasia, el nivel de instrucción alcanzado por los individuos (elementos todos de la cultura), determinan la selección social de los códigos no verbales y la fijación de las ideas que estos requieren en el proceso de comunicación verbal oral.

La clase es un escenario comunicativo en el cual se ponen en interacción un profesor y un colectivo estudiantil que son diferentes por la edad, los marcos referenciales, el nivel de instrucción, las costumbres, los hábitos comunicativos, etc. A esto se une que en la clase ocurren desde los más formales intercambios orales hasta las más espontáneas comunicaciones habladas; así, se asignan valores socioculturales a gestos, movimientos, tono de la voz, etc., que pueden considerarse de uso vulgar en un determinado grupo social y en una situación comunicativa específica, en tanto que en otra, donde cambian los participantes, el lugar, la situación, la finalidad, etc., ese mismo uso, considerado vulgar, puede constituir un elemento de unión, de solidaridad en el interior del grupo social en cuestión.

Es obvio, por tanto, reconocer las razones por las cuales la comunicación extraverbal debe ser abordada desde una didáctica que considere las variaciones socioculturales y sociocomunicativas para que los estudiantes aprendan a usar convenientemente ese tipo de comunicación para incrementar elementos a favor de la adquisición de una competencia suficientemente efectiva. Desde el punto de vista pedagógico debe tenerse en cuenta la función
retroalimentadora de la comunicación extraverbal. El proceso docente educativo en la clase necesita el constante reajuste en aras de que este cumpla los objetivos que se propone. Por eso, el emisor debe estar atento a cómo es recibida la información (el interés, la empatía, el deseo de colaboración), así como tratar de eliminar las barreras que obstaculizan un eficaz desenvolvimiento de la actividad El conocimiento de las manifestaciones extraverbales que expresan esas barreras es esencial para el profesor, porque así contará con armas para redirigir el proceso docente a través de las estrategias comunicativas, a fin de ajustar el mismo a los intereses de los estudiantes.

Como todo proceso, la comunicación, produce efectos que pueden ser positivos o negativos teniendo en cuenta la intencionalidad del comunicador.
En cuanto a los efectos de la comunicación, debemos tomar en consideración los factores siguientes:
1. Influencia del comunicador.
2. Distancia entre las posiciones del comunicador y las del sujeto.
3. Apelaciones emocionales o racionales.
4. Apelaciones positivas o negativas.
5. Secuencia de los argumentos.
6. Nivel de discrepancia entre el argumento y el sujeto.
7. Argumentos unilaterales y bilaterales.

El lenguaje es la forma de expresión comunicativa que utilizan los seres humanos para transmitir mensajes por lo que dentro de sus funciones está implícita la comunicación. Dichas funciones las relacionamos a continuación.

Funciones del lenguaje.

Como medio de existencia, de transmisión y de asimilación de la experiencia histórico-social. A través del lenguaje es trasmitida la experiencia histórico-social de toda la humanidad o, de forma más restringida, de un colectivo humano.

Como medio o procedimiento de comunicación o lo que es lo mismo, de regulación de la conducta humana. Toda comunicación, toda información, influye, ante todo, directamente sobre el interlocutor -si nosotros le indicamos acerca de lo que debe hacer- o indirectamente –si le informamos la noticia fundamental para su actividad sobre la cual él pudiera orientarse rápidamente en la situación correspondiente.

Instrumento de la actividad intelectual. El hombre, a diferencia del animal, es capaz de planificar sus actividades. El instrumento fundamental para la planificación y, en general, para la solución de las tareas mentales es el lenguaje.

La función más importante o principal: la comunicativa (o informativa) porque sólo en el proceso de la comunicación podemos obtener nuevos conocimientos sobre la realidad, a través de esta se permite la relación entre los hombres, que transmite la información y asimila la experiencia acumulada de generación en generación.

Vicente González Castro en su obra PROFESIÓN: COMUNICADOR amplía al respecto, señalando que la función informativa "...proporciona al individuo todo el caudal de la experiencia social e histórica y propicia la formación de habilidades hábitos y convicciones además de avisos, datos, conceptos y otros muchos elementos que el hombre necesita para su existencia, tanto de carácter utilitario como emocional y que se satisfacen por medio de la función informativa de la comunicación."

González Castro por su parte señala que el diálogo es "impresión inmediata" y resulta la forma más espontánea de conocer lo que piensa un sujeto sobre un tema ya que debe responder a la pregunta o a la observación que se le ha hecho sin que tenga tiempo anticipado para elaborar sus puntos de vista o procesar sus consideraciones. En lo concerniente al lenguaje monologado considera, sin embargo, que es la forma más madura del uso del lenguaje e indica que en ésta el emisor y el receptor "coinciden en la misma persona; excluyendo de esto, desde luego el monólogo teatral cuya única función es comunicar al público lo que piensa el personaje de la obra".

Gillian Brown aporta una interesante clasificación respecto a la orientación socio - lingüística de estas funciones y establece que primeramente el lenguaje de la interacción está orientado al interlocutor y para ello utiliza el término en inglés "listener-oriented", mientras que el lenguaje de la transmisión está sobre todo orientado al mensaje y lo denomina "message-oriented”.
Así Max Figueroa Esteva en su obra LA DIMENSIÓN LINGÜÍSTICA DEL HOMBRE expresa:
"...toda elección de un medio específico (digamos: ciertas variantes fonéticas o ciertos recursos léxicos) presupone e implica la elección de muchos otros medios asociados sistémicamente al primero, por el hecho de corresponder a la misma norma sociolingüística. Así lo que se elige (mejor sería decir: lo que le impone al hablante la situación socio- comunicativa y su pertenencia a determinado grupo social, entre otros factores) no es un medio aislado sino todo un sistema socio- comunicativo (subsistema, más exactamente), constitutivo de una norma específica.
La comunicación masiva en nuestros días es una problemática que preocupa a todos, no siempre esta vía es adecuadamente utilizada, no al menos con los fines educativos que se espera. Estamos hablando de radio, televisión, cine, internet.
La temática de los medios de comunicación interesa tanto y cada vez más, quizá porque estamos viviendo un cambio importante en las características de la información y por un cambio importante en la disposición de los medios. Sobre esto quisiera insistir: los medios de comunicación se transforman cuando se modifican una serie de parámetros, y a veces basta que uno solo se modifique para que los medios cambien. Desde hace diez años estamos viviendo una modificación de tres parámetros o dimensiones importantes que caracterizan a la información: tecnológicas, económicas y retóricas. Las tecnológicas se refieren a las llamadas nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, las cuales, desarrolladas desde finales de los años 80, han invadido nuestra manera de comunicar desde hace cinco o seis años. Se trata de Internet, de la revolución digital.
Los procesos de comunicación condicionan la calidad de la relación médico-paciente. Las habilidades fundamentales que se deben formar en un médico, como son las de diagnosticar, tratar y prevenir, están muy relacionadas con su calidad en la comunicación que establece. Las habilidades comunicativas en la RMP, influyen en mejores resultados en la salud física, mental, funcional y subjetiva, en el nivel de satisfacción de pacientes y familiares, en el cumplimiento de los tratamientos, en la eficiencia clínica y en la disminución del número de complementarios. En relación con estos aspectos el médico para el logro de una adecuada comunicación con los pacientes debe poner en práctica las funciones comunicativas que ha continuación se mencionan:
· La función informativa de la comunicación.
· La función regulativa de la comunicación.
· La función afectiva de la comunicación.
Desde el punto de vista de la promoción en salud los programas de comunicación pueden informar, convencer, fortalecer y educar. Todo ello debe lograrse con recursos limitados y en circunstancias que hacen que la adopción de estilos de vida más saludable sea la más alta prioridad.
Una premisa fundamental de todo programa es la de que, para ser viables, los programas de comunicación en salud deben estar basados en la comprensión de las necesidades y las percepciones de las audiencias seleccionadas.
Muchas son las formas en que se manifiesta la comunicación y más disímiles aún los sectores sociales que hacen uso de sus virtudes para cumplimentar sus misiones. Sería muy pretencioso de nuestra parte pretender resumirlas todas en este trabajo. Pretendemos dejar con el mismo una serie de conceptos y reflexiones que nos permitan manejar términos adecuados en materia de comunicación.

CONCLUSIONES

La comunicación es elemento estructural o dimensión fundamental de la persona y de la comunidad humana, y por lo tanto es un factor que no puede concebirse aislado en el individuo o en el cuerpo social.
De esta forma, la comunicación es causa y efecto al mismo tiempo de lo que la persona y la sociedad son y hacen. De lo cual resulta una reformulación concreta de la comunicación, para que esta responda mejor a la condición y exigencia del hombre, implica de modo previo, concomitante o consiguiente, una intervención en el conjunto social siguiendo la misma dirección.
Formarse como buen comunicador no consiste pura y simplemente en aprender un eficiente y eficaz manejo de determinados medios (macro o micro) ni siquiera de la transmisión de mensajes positivos a través de canales adecuados, es crecer como comunicador justo, libre, servicial... creando o potenciando una convivencia humana, fraterna y abierta.

RECOMENDACIONES

Teniendo en cuenta la importancia de la comunicación para la relación médico paciente, se recomienda continuar abordando esta temática fundamentalmente en el aspecto relacionado con el uso de las funciones y habilidades comunicativas para la promoción y prevención de salud en la atención primaria de salud.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Adam, J, M, Les textes: types et prototypes. Estados Unidos. Editions Nathan, 1994. 234p.
2. Alvarez de Zayas, C. Didáctica: la escuela en la vida, La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1999. 79p.
3. Akulenko V, V, Breve introducción a la Lingüística La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1979. 184p.
4. Baragli E. Comunicación Social. Bogotá : Ed. Paulinas.1993, 116 – 120
5. Barcaz Hechavarría Ernesto. Estrategia de comunicación social para la atención primaria de salud en la provincia Las Tunas Rev Cubana Educ Med Super 2002;16(1):19-36
6. Blanco Betta, I. Conferencias de lingüística. La Habana: Editorial Pueblo y Educación,1992. 234p.
7. Brown G. Teaching the spoken Language. La Habana: Editora Pueblo y Educación; 1989. p.10.
8. Cassiwe E. Antropología Filosófica de la Comunicación. Ed. Burguen 11945- 9.
9. Figueroa Esteva M. La Dimensión Lingüística del Hombre. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 1983 .p. 126.
10. Ferrater Mora. Diccionario de Filosofía y Comunicación. Caracas Venezuela: Ed. Monte Avila, 1980: 21 – 38.
11. López González Eneida, Rodríguez Rodríguez J. F. La comunicación extraverbal en el contexto de la enseñanza comunicativa de la lengua. Facultad de cultura física. Villa Clara (http://biblioteca.idict.villaclara.cu/UserFiles/File/revista%20varela/rv1402.pdf)
12. Luria, A. R. El Cerebro en acción. La Habana: Editorial Revolucionaria, 1974. 573p.
13. Martínez Terreno J. La Comunicación Alternativa. Florida - Buenos Aires: Ed Paulinas 1994: 24 - 31
14. Pascuali, A. Comprender la Comunicación. Caracas: Venezuela .2da ed. 1980 : 35 - 36
15. Proenza Pupo, José Rafael. El Entrenamiento Psicopedagógico: una vía de Intervención Pedagógica. Rev. Ciencias Holguin 2003;2(2) [seriada en linea]
16. Sánchez V A. Etica. Buenos Aires: Ed. Paulinas. 1990: 22 - 24
17. Stein E. Entre el Silencio y el Grito. Revista Eca. Univ. Centro Americana. San Salvador. Oct - Nov.1989: 21 - 30
18. Texto en Boletín. La Comunicación Social. Bogotá - Colombia: Celan. (149) - Mayo 1994: 115 – 118
19. Vázquez Montalvan M. Historia y Comunicación Social. España: Ed. Burguen, 1980: 15 - 21.
20. Vidal y Santidia. Etica. Tomo I. Unidad V, No. IX. Medios de Comunicación Social. Bogotá: Ed. Burguen. 1995: 231 - 36.
20.Vera López José Eduardo; Villegas Martínez de R Victoria. El fenómeno de la comunicación social. Revista "Archivo Médico de Camagüey" 1997;1(1)ISSN 1025-0255

Facultad de Ciencias Médicas
“Dr. Faustino Pérez Hernández”
Sancti Spíritus

Autor: Lic. Yusleidis Carmouze Cairo.

Coautores: Ing. Luis Ernesto Castellón Salas
Lic. Belquis GonzálezLópez



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados