Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La dependecia y el subdesarrollo en el pensamiento de vivian trias

Resumen: La dependencia y el subdesarrollo son dos conceptos emblemáticos del pensamiento sociológico latinoamericano. Que influyeron particularmente en el pensamiento socialista del historiador Vivián Trías.

Publicación enviada por Lic. Augusto Batista.




 


Resumen

La dependencia y el subdesarrollo son dos conceptos emblemáticos del pensamiento sociológico latinoamericano. Que influyeron particularmente en el pensamiento socialista del historiador Vivián Trías.
En V.Trías la dependencia y el subdesarrollo son dos conceptos claves en su visión de las sociedades tercermundistas y particularmente las latinoamericanas.
Como define estos dos conceptos y en que autores se basa para aplicarlos a nuestra realidad son dos interrogantes que son cruciales para explicar la vigencia del pensamiento latinoamericano de Vivián Trías en nuestros tiempos.

Introducción

Este trabajo tiene el cometido de analizar los conceptos de dependencia y subdesarrollo en el pensamiento socialista de Vivián Trías. Con el objetivo de poner de manifiesto la actual vigencia de estos pensamientos a la hora de analizar nuestras sociedades tercermundistas.
Por último, se sacaran las conclusiones del caso.

Desarrollo del tema

Para V.Trías de cualquier manera la fuente principal del financiamiento del desarrollo, es la utilización de los propios recursos; la que puede completarse con los créditos que se obtengan sin imposiciones capaces de frustrar la transformación revolucionaria de la sociedad.
Para estudiar el modo de movilizar los recursos nacionales, en tal medida que permitan financiar el desarrollo, debemos esclarecer dos cuestiones previas :

1) Definir el subdesarrollo.

2) Definir la noción de excedente económico.

Con respecto a lo primero el historiador uruguayo dice lo siguiente :

• Sin pretender elaborar una definición exhaustiva, podemos caracterizar a un país subdesarrollado cuando:

1a) Padece monocultura, de modo que sus exportaciones están constituidas por uno, dos o tres productos esenciales.

1b) Depende hipersensitivamente del mercado exterior:
por ser monocultor y exportador de materias primas, exhibe una relación de intercambio desfavorable; resortes fundamentales de su economía están en manos del capital extranjero.

2a) Exhibe un débil y deformado desarrollo industrial.
2b) El ingreso per-capita es bajo.
3c ) Excedente real muy pobre.
4d) Excedente potencial dilapidado en consumos suntuarios, desempleo disfrazado, despilfarros, recursos inexplotados y beneficios e intereses del capital extranjero que se evaden del país.

A lo que hace a lo segundo, V.Trías dice lo siguiente de acuerdo a la definición de :
Paul A. Baran –La economía política del crecimiento-; el excedente económico real es, simplemente, la diferencia entre la producción real generada por la sociedad y su consumo efectivo corriente. Coincide pues, con la parte de la plusvalía que se acumula.
El excedente económico potencial “es la diferencia entre la producción que podría obtenerse en un ambiente técnico y natural dado con la ayuda de los recursos productivos utilizables y lo que pudiera considerarse como consumo esencial”.
De lo citado, se desprende que el subdesarrollo para el historiador uruguayo es sinónimo de economía mal desarrollada. Es decir, es como un enano deforme.
Con respecto a la noción de excedente económico en sus aspectos real y potencial V.Trías se basa en el economista marxista estadounidense Paul Baran; de él saca las nociones de excedente económico real y excedente económico potencial.

Estos dos conceptos V.Trías lo utiliza para caracterizar a un país subdesarrollado.
Para V. Trías hay un vínculo entre subdesarrollo e imperialismo. En relación a este vinculo el historiador uruguayo dice lo siguiente:

• El vocablo sub-desarrollo designa, simplemente, la situación histórica que resulta de la penetración imperialista en los países dependientes.
• El imperialismo es un hecho único e indivisible, pero presenta dos caras, dos aspectos, dos mirajes:
1) La metrópoli y

2) La colonia o semi-colonia.

• Sin la amalgama funcional entre ambos términos no existe la ecuación imperial. Estas verdades, por inocultables y manidas que sean, son el punto de partida imprescindible para la comprensión cabal del subdesarrollo.
• Para V.Trías hay un vínculo directo no mecanicista sino históricamente dado entre subdesarrollo e imperialismo en los países dependientes.
• La penetración imperialista en los países dependientes pauta el nivel de subdesarrollo para estos países.
Para el historiador uruguayo el imperialismo es una moneda que tiene dos caras por un lado:
La metrópoli y por el otro- La colonia o semicolonia.
La existencia de estas dos caras de la moneda imperialista hace que se de la ecuación imperial. El tener presente estas verdades, hace que se comprenda en profundidad el fenómeno del subdesarrollo.
Hay un vínculo muy cercano entre dependencia de la metrópoli y subdesarrollo.
En relación a esto V.Trías dice lo siguiente :
• No existen comunidades pobres, sino empobrecidas y el factor determinante de sus carencias es la dependencia de centros metropolitanos que las explotan.
• El país simplemente atrasado es asimilable al niño normal; un organismo no desarrollado, pero que si recibe la alimentación y los cuidados adecuados, crecerá y se convertirá en hombre.
• La sociedad subdesarrollada es semejante, en cambio a un enano; vale decir, un organismo no desarrollado pero; además deformado, monstruoso, que no puede crecer.
• La comparación exige una precisión; los factores decisivos en la parálisis de crecimiento que aqueja a la comunidad subdesarrollada son esencialmente exógenos y consisten en su opresión por parte del poder imperial.
De lo citado se desprende que para V. Trías lo que existen son comunidades empobrecidas y el factor determinante de sus carencias es la dependencia de los centros metropolitanos que las explotan.
Los factores decisivos en la parálisis de crecimiento que aqueja a la comunidad subdesarrollada son esencialmente exógenos y consisten en su opresión por parte del poder imperial.

Subdesarrollo no es ausencia total de desarrollo, sino más bien, deformación y limitación del desarrollo. Es natural, es obvio, pues, que la estructura del subdesarrollo, el diseño de la monstruosidad- económico – social – política que padecen los regímenes marginales del globo, sea determinado por el modelo de capitalismo imperante.
En relación a esto último V.Trías dice lo siguiente:
• “Distinguimos, en la historia, tres modelos de capitalismo y a cada uno corresponde, en líneas generales, su imagen correlativa de subdesarrollo y por cierto, la crisis que sacuden a las metrópolis, sobre todo cuando son muy profundas e implican la bancarrota de un modelo, inducen cambios hondos trascendentales en las orillas sometidas.”
Estos tres modelos de capitalismo son los siguientes:
1) El modelo liberal del capitalismo vigente desde la Revolución Industrial de fines del siglo XVIII hasta el último cuarto del siglo XIX.
2) El modelo monopolista e imperialista del capitalismo rige, aproximadamente, desde mediados de la década de 1870-80 hasta los primeros años posteriores a la segunda guerra mundial.
3) Desde el fin de la guerra pero más decisivamente desde el boom coreano la norteamericanización de la economía internacional e internacionalización de la economía norte-americana, invadió avasalladoramente, a América Latina.

Después de mencionar los tres modelos de capitalismo según V.Trías pasaremos a desarrollar los correspondientes estructuras de subdesarrollo que responden a cada uno de los nombrados tres modelos.

Para V.Trías la primera estructura de subdesarrollo se caracteriza:
• En primer lugar, por que el imperialismo liberal impuso una división internacional del trabajo en que se reserva el crecimiento industrial y en que cada país dependiente de acuerdo a sus recursos, debe proveer al mercado mundial de ciertas materias primas baratas.
• En segundo lugar, el comercio de exportación e importación en manos de consorcios extranjeros, que no solo acaparan la producción destinada al mercado mundial e interno, sino que controlan la importación de las manufacturas que satisfacen el consumo de sociedades con nula o muy escasa industrialización.
• En tercer lugar, la banca que financia el funcionamiento de la monocultura, del comercio exportador- importador y del Estado instrumentado por la oligarquía nativa y asociada a la burguesía metropolitana.
• En cuarto lugar, ciertas infraestructuras como puertos y transportes, que se organizan para consolidar la dependencia. En ese sentido cumplen un rol primordial los ferrocarriles extranjeros.

La segunda estructura de subdesarrollo se caracteriza:
• En primer lugar, por la profundización del dominio colonial y por ende, en un alto grado de integración a las colonias y semicolonias a las metrópolis.
• En segundo lugar, lo que fue la primacía casi exclusiva de Inglaterra en primer lugar y Francia en segundo, se convierte en una dominación policéntrica en que varias potencias disputan, implacablemente, por la distribución y redistribución de espacios coloniales.
• En tercer lugar, en este periodo se inicia la crisis general y endémica del capitalismo y en sus grietas se inserta la alteración más significativa experimentada por la imagen del subdesarrollo.

La tercera estructura de subdesarrollo se caracteriza:
• En primer lugar, por la gravitación decisiva, todopoderosa, del capital extranjero y en particular yanqui, en nuestras economías.
• En segundo lugar, la dirección de esas inversiones con marcada preferencia hacia el desarrollo industrial, sin excluir los sectores básicos de la siderurgia, la petroquímica.
• En tercer lugar, el predominio de las grandes empresas, filiales de las corporaciones multinacionales que protagonizan la “norteamericación” de la economía internacional. Ello supone una aguda concentración capitalista y el predominio del sector acaparado por las omnipotentes corporaciones multinacionales, que se convierte en el nuevo eje de la constelación del subdesarrollo.
• En cuarto lugar, de este modo nuestras economías se integran orgánicamente a la “norteamericanización” de la economía internacional.

Conclusiones

De lo analizado se desprende que el subdesarrollo para V.Trías:
• es sinónimo de economía mal desarrollada; es decir, es como un enano deforme.
Con respecto a la noción de excedente económico en sus aspectos real y potencial V.Trías:
• se basa en el economista marxista estadounidense Paul Baran.
• De él saca las nociones de excedente económico real y excedente económico potencial estos dos conceptos el historiador uruguayo los utiliza para caracterizar a un país subdesarrollado.


• Hay un vinculo directo histórico entre subdesarrollo e imperialismo en los países dependientes.
• La penetración imperialista en los países dependientes pauta el nivel de subdesarrollo para estos países. El imperialismo es una moneda que tiene dos caras por un lado, la metrópoli y por el otro, la colonia o semicolonia.
• Lo que existen son comunidades empobrecidas y el factor determinante de sus carencias es la dependencia de centros metropolitanos que las explotan.
• La estructura del subdesarrollo, el diseño de la monstruosidad – económica – social – política que padecen los regímenes marginales del globo, sea determinado por el modelo de capitalismo imperante.

Bibliografía

Trías Vivián, La crisis del imperio, ediciones de la Banda Oriental, Montevideo,
1970.

Trías Vivián, El plan Kennedy y la revolución latinoamericana, ediciones el sol,
Montevideo 1961.

Autor, Lic. Augusto Batista



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados