Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Cómo ayudarle con las tablas de multiplicar

Resumen: Cada vez que los niños comienzan con el aprendizaje de las tablas de multiplicar los padres se echan a temblar porque no resulta una tarea fácil para ninguno. Sea como sea hay que aprendérselas de memoria, pero ¿cómo conseguirlo?...

Publicación enviada por Jenny Guerra Hernández




 


Resumen:
Cada vez que los niños comienzan con el aprendizaje de las tablas de multiplicar los padres se echan a temblar porque no resulta una tarea fácil para ninguno. Sea como sea hay que aprendérselas de memoria, pero ¿cómo conseguirlo?

Palabras clave: ayudar con las tablas, matemáticas, educación, aprender las tablas, las tablas de multiplicar, multiplicaciones.

Cuerpo del artículo:
Aprender las tablas de multiplicar supone un reto que tienen que afrontar muchos niños durante la educación Primaria, pero también sus padres. El concepto de la multiplicación no es difícil de entender, sobre cuando se intentan aprender las tablas de memoria.

Conocer las tablas de multiplicar es uno de los pilares fundamentales para asegurar el éxito en el estudio de las matemáticas. Una vez que la idea de multiplicar ha sido aceptada, la mejor manera de hacer uso de ella es conocer las tablas de multiplicar de memoria. Sin embargo, es necesario disponer de recursos efectivos que puedan ser utilizados en caso de olvido o para aplicarlos a la resolución problemas que impliquen varias multiplicaciones combinadas.

Conocer las tablas de memoria facilita que el niño pueda prestar toda su atención a la resolución del problema, utilizar la reversibilidad matemática para autocorregir los ejercicios que implican el uso de multiplicaciones y el pensamiento por categorías para reconocer los múltiplos de cualquier número.

Para entender mejor las ventajas que supone conocer las tablas de memoria, se utilizará un ejemplo. Vamos a imaginar que su hijo o hija tiene que buscar una fracción equivalente a otra y debe multiplicar el numerador y denominador por el mismo número, por ejemplo, el siete. Existen dos formas de afrontar esta situación:

• Si no se ha aprendido de memoria las tablas de multiplicar, el niño dejará de resolver el problema de fracciones y empezará a tratar de recordar la tabla del siete. Al darse cuenta de que no la recuerda comenzará a sumar con los dedos, preguntar a un hermano mayor o incluso buscar la respuesta en internet. Una vez que tenga la respuesta, tendrá que asegurarse de recordarla y aplicarla en el numerador y no en el denominador, al que luego tendrá que someter al mismo proceso. Si por casualidad se olvida del resultado de alguna de las multiplicaciones, tendrá que volver a iniciar la misma tarea de búsqueda, acompañado de una gran frustración.

• Si por el contrario, su hijo o hija ha memorizado todas las tablas, sólo tendrá que enfocarse en recordar en qué parte de la fracción debe poner el resultado de la multiplicación que realiza de forma mental, reduciendo considerablemente sus niveles de estrés frente a la tarea que afronta. Obviamente esto evitará que cometa muchos errores no sólo en la colocación de los números correctos en la fracción, sino que hará que el aprendizaje del concepto de la fracción equivalente sea mucho más fácil.

Este tipo de situaciones se repiten a medida que los adolescentes comienzan a aplicar las multiplicaciones a aspectos matemáticos más complejos, como por ejemplo, el álgebra, y no es nada extraño darse cuenta de que tienen problemas para resolver multiplicaciones con quince años, cuando el orientador psicopedagógico del centro o del gabinete privado nos lo demuestra.

Esta situación es fácilmente evitable si se dedica un tiempo a entrenar al niño o adolescente en la memorización de las tablas. Hay que buscar la forma de que las aprenda y se familiarice con ellas, pero sin traumatizarlo.

A continuación se describen algunos consejos que suelen funcionar en la consulta psicopedagógica y que deben ser aplicados preferentemente en las edades en las que se comienza el aprendizaje de las tablas:
• enséñale las tablas con ayuda de canciones, muchos personajes infantiles suelen editar canciones con su versión pegadiza de las tablas y a los niños les encantan;
• haz que explote globos con las soluciones de las tablas;
• ayúdale a inventar pareados o frases simpáticas que relacionen cada multiplicación con su resultado;
• repasa las tablas en el coche al llevarlo al colegio (esto es algo que muchos padres hacen de forma espontánea);
• pídele a su abuelo o abuela que le cuente cómo aprendió las tablas de niño y le enseñe algunos de sus trucos mágicos;
• utiliza juegos para aprender las tablas que puedes encontrar en internet de forma gratuita.

Como se dijo al principio, el aprendizaje de las tablas es básico para facilitar el aprendizaje de las matemáticas que se enseñan a lo largo de la enseñanza obligatoria y conseguir que los niños se las aprendan no suele ser fácil. Sin embargo, es necesario no desesperarse y buscar formas divertidas que enganchen a los niños y que ayuden a consolidar el aprendizaje de las mismas. La clave es insistir, pero sin agobiar, jugar mucho y hacerles saber que queremos ayudarles a conseguirlo.

Un saludo,
Jenny Guerra Hernández

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados