Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Creencias para triunfar: todos poseemos un armario lleno de ellas

Resumen: Transformar las creencias auto-limitadoras en creencias potenciadoras nos ofrece la llave para conseguir cualquiera de nuestras metas, aprende aquí y ahora como lograrlo. Muchas veces nuestro desempeño, está estrechamente ligado a cómo percibimos las cosas y no tanto a una falencia técnica o de estrategias...

Publicación enviada por Segundo López Linares; Arnu Rodriguez Ayala




 


Resumen:
Transformar las creencias auto-limitadoras en creencias potenciadoras nos ofrece la llave para conseguir cualquiera de nuestras metas, aprende aquí y ahora como lograrlo. Muchas veces nuestro desempeño, está estrechamente ligado a cómo percibimos las cosas y no tanto a una falencia técnica o de estrategias.

Transformar las creencias auto-limitadoras en creencias potenciadoras nos ofrece la llave para conseguir cualquiera de nuestras metas, aprende aquí y ahora como lograrlo. Muchas veces nuestro desempeño, está estrechamente ligado a cómo percibimos las cosas y no tanto a una falencia técnica o de estrategias.

Lee con atención estas palabras escritas por una persona, al igual que todos nosotros, y de nombre Angélika Paterson:
 
“Los seres humanos somos nuestras creencias.
Algunas nos amargan la existencia, en cambio otras crean puentes hacía el éxito, obran milagros en nuestra salud y abren ventanas a nuevas posibilidades.
Conociendo cuáles son mis creencias en cada apartado de mi vida, podré ser libre.”

¿Quién de nosotros no suscribiría esa frase, o estaría más o menos de acuerdo con su contenido?, pienso que muchos mostraríamos nuestra conformidad.
Créeme si te digo que estoy hablando muy en serio, no es este un tema baladí y existen muchos ejemplos de ello en nuestra vida cotidiana.

Hasta hace poco tiempo a muchos estadounidenses les parecía imposible que una persona de color llegase a la presidencia de EEUU.

En tu vida personal quizás encuentres alguna creencia (similar quizás a la expuesta anteriormente) que te impida hacer algo que te gustaría.  Toma unos instantes y reflexiona y piensa que es aquello que te está constantemente impidiendo hacer lo que te gustaría lograr.
 
El efecto de las creencias
Las ideas o creencias que tenemos acerca de algo en particular afectan a nuestra vida. Y las creencias pueden ser referidas a muchas cosas, por ejemplo, la vida en general, la amistad, el trabajo, el dinero, la casa, la pareja, la enfermedad, la salud, y por su puesto en nuestro desempeño en ventas y claro un largo etcétera.

Las creencias tienen que ver fundamentalmente con los juicios y valoraciones que hacemos acerca de nosotros mismos, de otros y del mundo que nos rodea. Determinan qué significado les damos a los eventos, siendo el centro de la motivación y la cultura. Nuestras creencias (y también nuestros valores) proporcionan refuerzo (motivación y permiso) que apoya o inhibe determinadas capacidades y ciertas conductas.
 
Los efectos fisiológicos
Dado que las creencias son producidas por estructuras más profundas de nuestro cerebro, éstas producen cambios en las funciones fisiológicas fundamentales del cuerpo, esas que son responsables de muchas de nuestras acciones inconscientes.

De hecho, si realmente creemos en algo se desencadenan toda una serie de reacciones fisiológicas.

La relación íntima existente entre las creencias y las funciones fisiológicas profundas incide, asimismo, de forma poderosa en el área de la salud y la curación y como no en nuestro desempeño laboral!!!!.

Tomemos el siguiente caso real: Se cuenta el caso de un hombre, con un cáncer en estado muy avanzado, cuyo médico no sabía cómo hacer para ayudarle puesto que la quimioterapia y otras terapias para el cáncer ya no le hacían efecto.

Decidió comentarle la existencia de un medicamento en fase de experimentación, el cual parecía que estaba dando resultados muy buenos. El tal medicamento era cierto que estaba en fase de experimentación, hasta ahí todo cierto, pero las cápsulas que el médico dio a su paciente eran un placebo (cápsulas de gelatina rellenas de agua con azúcar o una sustancia inofensiva). El caso es que el hombre regresó a consulta unos meses más tarde y el cáncer había remitido por completo.

Los efectos en la empresa
Lo expuesto hasta ahora incide como no podía ser de otra manera en el mundo de la empresa.

Todos nosotros tenemos nuestras propias creencias y valores. Son mucho más permanentes que las sensaciones efímeras, incluso que las actitudes. Las creencias que afectan lo que usted consigue en su mayor parte se ocupan de lo que cree de sí mismo, o cómo se "ve" a sí mismo: su autoimagen, si lo prefiere.

Las creencias pueden ser tanto individuales como colectivas, de tal forma tenemos la autoimagen tanto del vendedor o el director, como de la empresa.

Una empresa que se percibe así misma como productora de bienes y servicios de baja calidad, terminará no sólo dando muestra de ellos hacia el exterior, sino además generándolas.

Las auto-creencias negativas son limitantes para las personas en cuanto a su capacidad de aprender y realizar labores.

Una vez que creemos algo (sea ello positivo o negativo), nuestro comportamiento se ve afectado a todos los niveles.

El mundo de los negocios está cambiando a pasos tan acelerados que la demanda de especialización se ha visto reemplazada por la de aprendizaje y diferenciación. Cada día hay más entidades interesadas en crear una organización discente: una organización capaz de aprender, en la que los individuos que la componen gestionen su propio desarrollo, aprendan a desplegar sus habilidades y exploten su potencial al máximo. Sin embargo, esto no puede lograrse con métodos del pasado.

¡Si continuas haciendo lo de siempre, acabarás igual que siempre!
 
Transformar creencias limitadoras en creencias potenciadoras
Una buena noticia sobre el círculo de creencias limitadoras… podemos elegir de forma consciente como programar nuevas creencias potenciadoras. El siguiente sencillo proceso te ayudará a examinar y reflexionar tus creencias negativas y limitadoras y seguidamente re-programarlas con nuevos y poderosas creencias.

The following presents a simple model to change a self-limiting belief. As you work through the process, write down your findings.
1. Piensa en una creencia que te este frenando para rendir lo mejor de ti  (Por dar un ejemplo: ‘No puedo’ hacer llamadas en frio);
2. Toma nota y escribe la charla interna que va junto con esta creencia (Soy un cero a la izquierda haciendo llamadas en frio);
3. Describe cuál es la zona cómoda en la que te encuentras debido a tu creencia (‘Hacer llamadas en frio me hacen sentirme con inseguridad y me incomodan, por lo que no las incluyo en mi lista de habilidades’);
4. Ahora describe lo opuesto a tu creencia limitante (‘Puedo hacer llamadas en frio y sentirme seguro y positivo al hacerlo);
5. Seguidamente escribe la charla interna positiva que acompaña a está creencia (‘Las llamadas en frio es algo que puedo hacer perfectamente bien’);
6. Describe la nueva y expandida zona cómoda en la que está nueva creencia te coloca;
7. ¿Cómo te sientes al tener esta nueva creencia?;
8. Piensa, siente, visualiza, escucha, describe cómo estas actuando y reaccionado cuando tienes es nueva creencia en ti (‘Me veo a mi mismo levantando el teléfono y marcando con confianza y positivo);
9. Como alguien que tiene una nueva y fuerte creencia potenciadora, da un paseo y actuá y percibe todas las sensaciones positivas y de júbilo que vives con esta nueva creencia. Conviértete en tu nueva creencia
 
La clave del futuro descansa en los individuos
La capacidad para gestionar sus pensamientos, resolver conflictos y percibir experiencias será, en última instancia, lo que marque la diferencia entre aquellos individuos y organizaciones que se abran paso hacia un nuevo futuro, interesante, creativo y cooperativo, y los que se queden en la estacada.

En la actualidad, muchos de los libros dedicados al futuro de los negocios inciden en que las empresas necesitan realizar una extensiva labor de reestructuración. Pero el secreto no reside en renovar la estructura de la organización, sino en volver a programar la forma de pensar y las actitudes de los individuos que la integran. La cultura de una organización es la expresión de las personas que la componen.

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados