Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

La organización y el tratamiento informáticos de la documentación epigráfica: La onomástica latina del Noroeste hispano

Resumen: Breve presentación de dos tipos de bases de datos epigráficas. Por una parte, se muestra una base de datos diseñada en el marco de la línea de investigación sobre "Estructura Social y Territorio. Arqueología del Paisaje" y orientada fundamentalmente al estudio de la onomástica del área astur en época romana. En una segunda parte, se han seleccionado tres ejemplos de bases de datos en Internet que permiten ilustrar el uso de esta herramienta informática como corpus epigráfico en formato electrónico.

Publicación enviada por Inés Sastre Prats




 


Breve presentación de dos tipos de bases de datos epigráficas. Por una parte, se muestra una base de datos diseñada en el marco de la línea de investigación sobre "Estructura Social y Territorio. Arqueología del Paisaje" y orientada fundamentalmente al estudio de la onomástica del área astur en época romana. En una segunda parte, se han seleccionado tres ejemplos de bases de datos en Internet que permiten ilustrar el uso de esta herramienta informática como corpus epigráfico en formato electrónico.

 

1. Presentación general

 

En el presente trabajo pretendo mostrar diferentes formas de tratar la documentación epigráfica en bases de datos informáticas. Los criterios que manejo para ello tienen un fundamento en la investigación histórica, no en una amplia experiencia informática. Esto tiene, como aspecto positivo, el poder servir de "testimonio" de un manejo, como simple usuaria, de las herramientas informáticas, orientado por los propios planteamientos de la investigación histórica. Tiene, en cambio, como posible aspecto negativo, la escasa utilidad de este trabajo para quien busque un conocimiento certero de la gestión de bases de datos.

 

Para entender mis planteamientos relativos al manejo de bases de datos epigráficas previamente debe conocerse el contexto científico en el que se desenvuelven esos criterios. Mi trabajo se integra en la línea de investigación sobre "Estructura Social y Territorio: Arqueología del Paisaje" desarrollada desde el Instituto de Historia del CSIC. Nuestro trabajo se ha centrado en los procesos de cambio de las comunidades del Noroeste peninsular en el marco de la dominación romana. El concepto de paisaje incluido en el título de la línea de investigación puede definirse como la parte espacial de las formaciones sociales que sólo puede ser analizado diacrónicamente. Esto exige una lectura globalizadora que debe integrar el registro arqueológico (vid. el trabajo de M. Ruiz del Árbol en este mismo volumen) y los diversos tipos de fuentes escritas, de manera no jerarquizada y desde una reflexión previa del papel de cada uno de estos tipos de fuentes en la investigación histórica.

 

En este marco general dentro del equipo se han desarrollado diversos trabajos que incluyen, como dos caras de la misma moneda, el estudio de los paisajes rurales antiguos, con especial atención a la minería (tanto desde estudios territoriales como desde el análisis de fuentes literarias como los agrimensores), y la definición de los sistemas de explotación que impuso Roma en estos territorios (tributación, formas de dependencia) y que en último término explican la formación de esos paisajes. Todo ello se ha enfocado de una manera diacrónica partiendo del estudio de las formaciones sociales prerromanas.

 

2. La base de datos epigráfica de la línea de investigación "Estructura social y territorio. Arqueología del Paisaje".

 

Toda base de datos (BD) tiene una utilidad que podría considerarse "directa" o "mecánica": la presentación ordenada de la información de modo que se facilite su acceso. Por eso, la base de datos que uno diseña para trabajar directamente con ella puede ser un instrumento útil a otros colegas si se presta un poco de cuidado en su presentación. Pero, al mismo tiempo, lo lógico y fundamental es que se adapte muy directamente a las propias necesidades de la investigación.

 

Pero para hacer posible esto es necesario evitar un error muy grave: considerar que ese orden viene dado por el tipo de material que estamos intentando clasificar. No se puede, desde mi punto de vista, plantear la elaboración de la estructura de una BD a partir exclusivamente de la información que debe tratarse, en este caso, de las propias inscripciones: clasificar temáticamente los diversos contenidos de cada inscripción y plasmarlos en una tabla. No se trata de recoger información por el mero hecho de recogerla. El elemento clave es el modo de ordenar esa información y este no viene dado por las propias inscripciones sino por los objetivos que pretende el investigador. Se añade así un criterio externo a la propia información epigráfica a partir del cual se construye la estructura de la BD. Ésta se debe adaptar a los objetivos con los que es construida y éstos, lógicamente, deben estar orientados por los planteamientos generales de la investigación.

 

Por supuesto estoy partiendo de la base de que estamos ante formas de investigación que imponen criterios de ordenación a los datos para hacer posible su interpretación y no su mera descripción. Esto se enfrenta al punto de vista positivista, que pretende dejar "que los datos hablen por sí mismos". Por supuesto, si se siguen estos planteamientos, la elaboración de catálogos y corpora se convierte en el objetivo fundamental de la labor del historiador. En este caso, la atención debe centrarse en la aplicación de clasificaciones lo más certeras posibles y cerradas en sí mismas. En este caso mi discurso se hace completamente innecesario.

 

Puesto que la definición del tipo de base de datos y su estructura dependen de las estrategias de la investigación, no existe un modelo universal de base de datos epigráfica. No existen normas universales, útiles a cualquier investigador que utilice la epigrafía. Incluso las bases de datos que aspiran a un planteamiento "universal", es decir, a servir de fuente de información a todo investigador, están condicionadas por planteamientos previos sobre el registro epigráfico que dan lugar a una gran rigidez en ciertos aspectos y a gran flexibilidad en otros, como veremos en la siguiente sección.

 

Dentro del contexto científico de la línea de investigación arriba descrita, el estudio de la epigrafía se ha orientado a la definición de las formas de dependencia social que surgen en el proceso de integración de las poblaciones del Noroeste en el Imperio Romano. Se trata de un estudio que parte de dos cuestiones generales:

 

1. La conexión entre registro arqueológico y epigráfico.

2. La consideración de los elementos espaciales de las inscripciones (lugar de aparición, menciones a unidades administrativas, etc.) como algo fundamental en su análisis.

 

Estas cuestiones han permitido definir la epigrafía del Noroeste como una fuente de información de tipo político. Esto lleva a afirmar que a través de las inscripciones -o sólo a través de las inscripciones- no se pueden definir las relaciones estructurales de las formaciones sociales rurales del Noroeste (entre otros motivos, porque los grupos inferiores no aparecen reflejados en ellas ni siquiera indirectamente). Sin embargo la epigrafía es muy útil para intentar definir las relaciones de poder entre las diversas familias pertenecientes a los grupos dominantes locales, regionales y provinciales y, a través de ello, ciertas formas de articulación del territorio, desde su división administrativa hasta las diferentes formas de jerarquización a nivel local.

 

Es por eso que se emprendió hace ya tiempo, en el marco del trabajo del equipo, el estudio de la onomástica en el área astur (Asturias, León, Zamora y Tràs os Montes). Para ello se han abordado varios tipos de análisis:

 

- La clasificación de los tipos de nombres según el estatuto jurídico (fórmulas onomásticas ciudadanas, peregrinas, esclavos, libertos, etc...)

- La distribución espacial tanto de las fórmulas onomásticas como de nombres particulares de especial relevancia local.

 

Con ello se han podido definir diferencias en los procesos de integración de los territorios mineros frente a las áreas en las que los intereses estatales no fueron directos, así como diferentes áreas de poder dentro del territorio de algunas de las civitates. Indudablemente para esto era necesaria una base de datos.

 

2.1. El diseño de la base de datos epigráfica del Noroeste hispano.

 

Se trata de una base de datos plana, es decir, con una sola tabla. Las únicas posibilidades de relación entre tablas están en cuestiones como los datos de localización. Esto llama, sin duda, la atención en la era de las bases de datos relacionales. Esto se puede corregir para algunos campos, como ocurre con las localizaciones, que pueden dar lugar a una segunda tabla, y con las fórmulas onomásticas (facilitándose así el descifrado de los códigos).

 

La explicación de este aparente "retroceso" es, nuevamente, de planteamiento. La necesidad principal a la hora de hacer la estructura era poder manejar listas de nombres clasificados por tipologías y por áreas de estudio, pero respetando a la vez las peculiaridades con las cuales esos nombres son recogidos en las inscripciones. Al mismo tiempo era necesario mantener, evitar que se perdieran, las relaciones de los diversos elementos que conforman el texto de cada inscripción, sobre todo la vinculación entre sí de los diversos nombres que pueden aparecer en las mismas (difunto y dedicante, relaciones de parentesco, etc.). Para ello fue necesario que cada inscripción se convirtiera en un registro, manteniendo así su individualidad.

 

Los campos incluidos en esa tabla son de tres tipos:

 

1. Campos epigráficos (fig.1). Se trata de los campos que recogen los datos de clasificación epigráfica de la inscripción. En relación con estos cabe destacar la vinculación con la tabla LOCALIZACIÓN (fig.2) donde se incluye el campo ZONA. Este es el campo fundamental a la hora de poder analizar la información en bloques definidos espacialmente. Se trata de unidades regionales que deben tener una cierta entidad histórica, lo que justifica su manejo como criterio de definición de los bloques de inscripciones. En el ejemplo seleccionado (fig. 3) se muestran las zonas mineras de Asturia Augustana (actuales regiones de El Bierzo, Valdeorras, Valduerna y Valderia en León y Ourense). Como se ve en el mapa, las diversas zonas epigráficas (A, B, C y D) se definen por la distribución general de la epigrafía y se corresponden con las principales regiones mineras.

Por otra parte, este tipo de campos pueden ser eficaces puntos de anclaje para vincular bases de datos epigráficas y arqueológicas y para la elaboración de Sistemas de Información Geográfica.

 

2. Campos onomásticos (fig 4). Aquí se plantean los mayores problemas estructurales por varias razones.

- Es necesario repetir los mismos campos un número de veces igual al número total de nombres que aparecen en cada inscripción (al menos cinco veces).

- Muy raramente se da el caso de que se rellenen todos los campos. Lo habitual es que muchos campos se queden vacíos. Esto, que en las bases de datos habitualmente se considera un error de diseño, resulta ser imprescindible en el caso de las inscripciones. Desde mi punto de vista no hay forma de ordenar el contenido de las inscripciones de manera que quede realmente estandarizado y homogéneo, cuando se considera un dato en sí mismo las peculiaridades que muestra cada inscripción.

- todo esto hace necesario trabajar con consultas de unión para poder manejar listas completas de nombres (fig. 5). Si bien a la hora de guardar la información había que mantener de alguna manera la unidad de la información de una misma inscripción (lo que se resuelve considerándola toda linealmente en un mismo registro), en ocasiones hay que utilizar listados que incluyan todos los nombres ordenados alfabéticamente o por zona de estudio. Para esto no sirve una consulta normal. Es necesario utilizar una consulta de SQL.

 

3. Otros campos (fig. 6): se incluyen aquí algunos campos pensando sobre todo en los casos en que las entidades activas en la inscripción (dedicantes, honorados...) no sean individuos, sino instituciones (unidades organizativas indígenas, civitates, etc.). El campo EXTRAÑOS se reserva para introducir las partes de la inscripción que presentan dificultades de interpretación. Por último se incluye también la relación de parentesco entre los individuos que aparecen en la inscripción.

 

2.2. Aplicación de la BD al análisis onomástico.

 

La principal aplicación que ha tenido la BD de epigrafía en la labor de investigación ha sido el proporcionar la información necesaria para la elaboración de mapas y gráficos de síntesis. A partir de éstos ha sido posible definir algunas cuestiones importantes sobre el funcionamiento de las formaciones sociales rurales del Noroeste. Pondré algunos ejemplos.

 

En primer lugar, y como información básica, es posible definir áreas de concentración de inscripciones. Su conocimiento es necesario tanto para la valoración del hábito epigráfico en las áreas estudiadas como para la definición de una jerarquización epigráfica del territorio. Como ejemplo puede mencionarse el caso zamorano. La provincia de Zamora se caracteriza por una importante concentración de epígrafes en el sector occidental (regiones de Aliste y Sayago) y un gran vacío en el área oriental, a excepción de algunos núcleos como el área Villalazán-Madridanos, zona militar en época romana. Las inscripciones occidentales se continúan por el área portuguesa dando lugar a un área coherente que incluye también las regiones de Miranda do Douro y Bragança. Se trata del territorio de la civitas Zoelarum, cuyos grupos dominantes muestran una particular atención a la práctica epigráfica, lo que exige, sin duda, una interpretación histórica. Queda implícito, además, en el ejemplo, la importancia del estudio epigráfico en la definición de territorios históricos.

 

En segundo lugar, el adecuado tratamiento informático de las inscripciones permite analizar diferenciaciones espaciales basadas en los tipos de inscripciones o en los tipos de fórmula onomástica, que permiten la valoración de las diversas formas que toma ese hábito epigráfico allí donde se desarrolla. En la fig.7 se recogen los gráficos relativos a la distribución de fórmulas onomásticas ciudadanas y peregrinas en zonas mineras y no mineras del conventus Asturum. Como se ve, existen importantes diferencias en el hábito epigráfico de los dos tipos de territorios, lo que permite hacer consideraciones generales sobre los grupos dominantes de los mismos y su grado de integración en las redes de relaciones políticas dominadas por la administración romana.

 

Un tercer tipo de estudio en el que el papel de la BD ha sido esencial se basa en la definición espacial de grupos de nombres o de familias locales que permiten identificar áreas de poder geográficamente diferenciadas. Este análisis está todavía en proceso pero ha permitido definir un área fundamental de relación onomástica para los nombres astures (el área cántabra y lusitana occidental) así como algunos puntos fundamentales, como Lara de los Infantes, en Burgos, cuya onomástica no se explica si no es en relación con la epigrafía cántabro-astur.

 

Por último hay que añadir que está en marcha la ampliación del estudio epigráfico con la inclusión en la BD de los rasgos formales de las inscripciones, teniendo en cuenta, por su puesto, su distribución geográfica. Se parte de la consideración de las inscripciones como "objetos de prestigio" insertos, por lo tanto, en las formas de manifestación de poder.

 

3. Bases de datos de epigrafía accesibles por Internet.

 

En este apartado se mostrarán muy brevemente algunos ejemplos de bases de datos de epigrafía en Internet, que pueden ser recursos útiles para una investigación epigráfica y sirven para ilustrar otras formas de enfocar la elaboración de BD.

 

En relación con el apartado anterior este segundo gran bloque se concibe como otro nivel de trabajo complementario. Junto a la elaboración de una base de datos como instrumento de trabajo puede ser útil conocer las herramientas informáticas que existen actualmente en Internet y que pueden ser de gran ayuda en el desarrollo de una investigación de base epigráfica.

 

A diferencia de las bases de datos concebidas como instrumentos de trabajo personal, las bases de datos de Internet suelen funcionar como corpora epigráficos informatizados, con tendencia, por lo tanto, universal. Esto suele incluir el presupuesto de que estos recursos informáticos están construidos a partir de una completa objetividad que los hace útiles a todo tipo de investigación y que supone, por lo tanto, un valor añadido. Como intentaré demostrar a continuación esta supuesta objetividad es bastante relativa.

 

3.1. Epigraphische Datenbank Heidelberg (EDH) fig. 8

(Heidelberger Akademie der Wissenschaften)

Dir. Géza Alföldy

www.uni-heidelberg.de/institute/sonst/adw/edh/indexe.html

 

Se trata, probablemente, del principal recurso epigráfico del que actualmente se dispone en Internet con un acceso libre. Su objetivo es la integración de las inscripciones latinas de todo el Imperio (actualmente –3.05.2002- incluye unas 32.500).

 

Cada entrada incluye el texto epigráfico revisado (la tendencia es a incluir una revisión a partir de la autopsia por parte del autor de la ficha), la bibliografía fundamental y el análisis del monumento u objeto sobre el que está la inscripción. Esto hace que la EDH no sea una mera recopilación de textos recogidos en otras publicaciones, sino que implique una completa labor epigráfica de revisión y relectura (cuyo alcance está indicado por medio de un código digital incluido en cada entrada). Por ello, además, el manejo de la información contenida en la base de datos exige su cita como si se tratara de un catálogo epigráfico en formato convencional. Esa cita se realiza a partir del número de catálogo incluido en cada ficha.

 

Tiene posibilidades bastante notables para realizar índices. El sistema funciona muy bien para la búsqueda de términos o palabras particulares que aparecen mencionadas en las inscripciones. Respecto a la documentación gráfica, no todas las entradas incluyen fotografía de las inscripciones. Existe una Epigraphische Photothek Heidelberg, y la tendencia será probablemente ir convinándola con la base de datos electrónica. Pero actualmente sólo algunas entradas incluyen la fotografía.

 

El criterio fundamental de clasificación es el orden geográfico, regido por las provincias romanas. Sin embargo, esta clasificación impone algunas rigideces a la hora de extraer grupos de inscripciones. Sólo es posible definir conjuntos por "país" (curiosamente en la lista desplegable no aparece España), por "nombre antiguo" (así, por ejemplo, se pueden extraer todas las inscripciones de una ciudad como Asturica) o por "lugar de hallazgo" (p.e. Cacabelos). Pero no se puede obtener, por ejemplo, la lista de todas las inscripciones por provincia. Tampoco está previsto trabajar con regiones geográficas (históricas o no) o con cualquier otro criterio espacial.

 

Esta rigidez permite ilustrar una realidad importante: el diseño de toda base de datos responde a unos claros planteamientos previos de la investigación. Así la EDH es muy útil para los estudios estrictamente epigráficos o basados en la "historia social" de los investigadores alemanes, que realizan una investigación "desde dentro" determinada por las categorías geográficas y sociales expresadas en la propia documentación latina. Sin embargo, esta herramienta presenta notables limitaciones cuando se pretende hacer un análisis en el que la distribución geográfica es importante. Indudablemente es un problema meramente particular, que no afecta a la generalidad de los epigrafistas, pero no deja de relativizar las pretensiones de universalidad.

 

La EDH tiene una notable importancia en la epigrafía española debido a la influencia de los epigrafistas alemanes en nuestro país. Así, por ejemplo, la publicación digital del CIL II2 (www2.alcala.es/imagines_cilii) remite directamente, mediante un link, a la lectura de la EDH. Incluye también las fotos (que están en el servidor de Alcalá, no en el de Heidelberg).

 

3.2. Sammlung von Inschriften im ASCII-Format (fig.9)

(Seminar für Alte Geschichte. Johann Wolfgang Goethe Universität Frankfurt)

Dir. Manfred Clauss

www.rz.uni-frankfurt.de/~clauss

Esta base de datos también pretende tener un carácter universal pero se realiza a partir de las publicaciones convencionales y no incluye en principio una labor de revisión sistemática como la de la EDH. Puede utilizarse como base de datos complementaria de la primera, al facilitar el acceso a los corpora generales o regionales existentes. No contiene fotografías.

 

El acceso a la información puede hacerse al menos de dos maneras:

 

- Inscripciones en formato ASCII: listas de inscripciones con el texto completo principalmente a partir del CIL, divididas en diversas carpetas (una de ellas "Neu" para las inscripciones recientemente publicadas). Para buscar las inscripciones de España hay que marcar la carpeta CIL II, que se desglosa en subcarpetas con los diversos corpora regionales (mencionados por sus abreviaturas).

- Buscador: pueden realizarse índices por palabras (términos que aparecen en las inscripciones) bien en toda la base, bien restringidos a las diversas carpetas/corpora. Sin embargo, esta función resulta lenta y poco operativa. Para ello es mejor utilizar la EDH.

 

 

3.3. US Epigraphic Project (fig. 10)

(Dept. of Classics. Rutgers University. New Brunswick)

http://usepigraphy.rutgers.edu

Se trata de un base de datos todavía en preparación que pretende recoger todas las inscripciones conservadas en USA.

 

La base del catálogo es fotográfica y es accesible, una vez seleccionado el idioma, latín o griego, bien por las colecciones (museos, etc...) en las que se integran las inscripciones o bien por tipos (epitafios, votivas, graffiti etc...). Cada registro contiene la referencia a los principales corpora (CIL, ILS...) y una pequeña descripción que incluye la datación. El acceso por colecciones incluye una división geográfica más o menos arbitraria (Atenas y el Ática, Asia Menor, Galia, Italia), que incluye una subdivisión por tipos.

Inés Sastre Prats
Becaria postdoctoral. Università degli Studi di Perugia



Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados